Carles Puigdemont querellado en busca de asilo político en Bélgica

España bate nuevo récord europeo, es el primer país del continente que -en pleno siglo XXI- tiene un gobierno en el exilio. Fotos van e informaciones vienen. Este lunes en Catalunya hemos tomado el cafecito del almuerzo en medio de rumores, “el president Carles Puigdemont se encuentra en Bélgica con algunos de los integrantes de su gobierno”, decían algunos tuits. No puede ser decíamos los más incrédulos, si ayer el ministro de Inmigración de ese país dijo que Puigdemont podía pedirles asilo y el primer ministro lo corrigió diciendo que no, que de eso nada.

Y una vez más caímos, el president de la Generalitat ha vuelto a demostrar que tiene más cintura que Messi, y en otro interesante quiebre ha dejado territorio catalán en el mismo momento en el que el Fiscal General del Estado, José Maza, presentaba querella en contra de los cesados president, Carles Puigdemont; el vicepresident, Oriol Junqueras; los consellers del Govern; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; y los integrantes de la Mesa del Parlament por los delitos de rebelión, sedición, malversación y delitos conexos. Aunque el de rebelión no se justifica porque aquí NO ha habido violencia alguna.

Según el artículo 472 del Código Penal (CP) español, “son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente”, el artículo señala “declarar la independencia de una parte del territorio nacional” como uno de los supuestos para incurrir en este ilícito.  Sin embargo, uno de los encargados de redactar este delito, el exparlamentario Diego López Garrido, manifiesta que según el CP NO hay rebelión en la declaración de independencia de Catalunya porque NO ha habido violencia en el acto. “Yo mismo incorpore una enmienda clave que evita que se castiguen las acciones independentistas si NO se producen mediante el uso de la violencia”, señala el exparlamentario. El delito de rebelión comporta una pena de 15 a 30 años de cárcel. 

El president, el vicepresident y los consellers serían investigados por la Audiencia Nacional, donde Madrid tiene pleno poder de decisión. Según el fiscal Maza, al haber sido destituidos han perdido el aforo y esta es la instancia adecuada para juzgar los delitos de rebelión. Es necesario recordar que la Audiencia Nacional es el tribunal que citó a declarar a ‘los Jordis’ -líderes de la ANC y Òmniun, asociaciones civiles soberanistas- y los encarceló sin derecho a fianza. A ellos se les acusa de un delito de sedición por alentar protestas en contra de la Guardia Civil cuando realizaba un registro en la Consellería de Economía de la Generalitat, sin embargo, según vídeos proporcionados como pruebas, ellos sólo intentaron tranquilizar a los manifestantes.

La presidenta del Parlament y los integrantes de la Mesa del mismo, serian investigados por el Tribunal Supremo de Justicia de Catalunya, porque al mantener el cargo aún son aforados. En la querella contenida y desmenuzada en 118 páginas, el fiscal Maza dice que los investigados no serán detenidos si acuden a declarar, si no lo hacen podrían ser encarcelados.

Otra de las medidas que considera la querella es la prisión preventiva en caso de que la jueza o juez consideren que hay peligro de fuga y la fianza conjunta o embargos por valor de 6.207.450 euros. Pero la querella de Maza llega tarde. Este fin de semana el president se dejó ver en Girona, desde donde dio su primer mensaje luego de la declaración de independencia, en su discurso, Puigdemont solicitaba a los catalanes que hagan una “oposición democrática y cívica” al Gobierno español.

Atento a los símbolos

La frase no es mía, es de un amigo, pero parece que Puigdemont y sus estrategas la conocen. Hace unas semanas, cuando contestaba al rey la demanda que este realizaba a Mariano Rajoy para que aplicase la ley a los catalanes soberanistas, Puigdemont lo hacía delante de una puerta abierta, pues pedía diálogo para evitar lo que por aquí han llamado “el choque de trenes”. Esta vez, como president de la República catalana intervenida por el 155, Puigdemont hacía su discurso delante de una de las escaleras del ayuntamiento de Girona, parecía decir que aún hay peldaños por subir.

Plan de vuelo

El domingo Puigdemont seguía en Girona, lo vimos vitoreado y recibiendo muestras de afecto en las calles donde se grabó parte de la sexta temporada de Game Of Thrones, allí abrazado de su esposa caminó por la famosa Plaça de la Independencia, comió en uno de sus restaurants y luego ya no supimos más de él. Este lunes, primer día laborable luego de la aplicación del artículo 155, se le esperaba en Barcelona en una reunión con los integrantes de su gobierno.

Mientras la prensa hacía guardia tanto en el Palau de la Generalitat, como en alguna otra dependencia del gobierno catalán, para arrancarle por lo menos un suspiro, el president ya había llegado a Marsella en auto -de Girona a Marsella sólo hay 4 horas por autopista-  allí habría tomado un vuelo a Bruselas, donde según el corresponsal de la televisión pública catalana saben que se encuentra en un lugar discreto desde donde se espera que comparezca mañana.

Y por qué ha escogido Bélgica, podría ser por una cuestión histórica dirían los maś románticos. Bélgica fue uno de los países que integró la casa de los Austrias, de la cual Catalunya fue aliada durante la guerra de sucesión por el reino español que sostuvieron Austrias y Borbones. El 11 de septiembre de 1714  se consumó la derrota de los Austrias y de esos polvos, pues estos lodos. Otra de las razones, la más lógica sería que Bélgica es uno de los pocos países europeos que permite peticiones de asilo político de otro país de la UE.

Defensa

El president Puigdemont -según informa la televisión pública catalana- habría contratado en Bélgica a un abogado experto en derechos humanos, Paul Bekaert, que en el pasado ha llevado diversos casos de asilo de integrantes de la banda terrorista ETA. Según el abogado, aún Puigdemont aún no ha decidido si pedirá asilo político. En caso de hacerlo, el juez tendrá 5 días para decidir si se lo otorga.

Bekaert es conocido en España por haberse encargado de la defensa de algunos integrantes de ETA detenidos en Bélgica. El abogado tuvo a su cargo 4 casos en los que España solicitó la extradición de los terroristas y no logró su cometido. Bélgica consideró que devolverlos a la península podría significar poner su integridad en peligro.

Si Bélgica le da asilo a Puigdemont eso significaría un problema diplomático con España pues el gobierno Belga estaría reconociendo que en España hay persecución política. El gobierno belga también podría resentirse, uno de los 4 partidos que forman gobierno y el que tiene más peso dentro de la coalición es el independentista flamenco, la N-VA, que ve con buenos ojos conceder asilo político al catalán, pero el primer ministro es del Movimiento reformista Balón y podrían no ser de la misma idea.

Mensaje en la botella

Otro mensaje encriptado estaría en un artículo de opinión publicado este domingo por el vicepresident Oriol Junqueras: “en los próximos días el Govern deberá tomar decisiones que no siempre serán fáciles de entender, habrá momentos de incertidumbre, de dudas o contradicciones”. Y ya los tenemos aquí. Esta mañana el portavoz de ERC, el partido del que Junqueras es presidente, luego de una junta directiva, manifestó que de una manera u otra participarán en las elecciones propuestas por el gobierno español para el próximo 21 de diciembre.

¿Se declaró la independencia?

Escuchando de nuevo el pleno del Parlament catalán del viernes pasado, la presidenta al dar el resultado de los votos no dice queda proclamada la independencia, es más, lo que se votaba era la resolución presentada por los partidos soberanistas que proponía el inicio del proceso constituyente, es decir, ponía en valor el resultado del referéndum y se daba el pitazo de salida a la nueva república. La resolución también pedía, diálogo, diálogo y diálogo con el gobierno central. A pesar de ello Mariano Rajoy bajo el dedo y aplicó el 155.

Star Game

La jugada ahora sería participar en las elecciones, que el gobierno español ya le ha dado carácter de plebiscitarias pues las ha planteado como votas por la independencia o contra la independencia. Así que ante este panorama, si la opción soberanista es la más votada, España quedaría sin piso, sin aire, sin recorrido, y los independentistas tendrían por fin su refeŕendum, porque los que les voten estarían reafirmando su voluntad de ser independientes.

Sin embargo, en una entrevista concedida por el vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, integrante del PP, si en las elecciones del 21-D vuelven a salir elegidos los independentistas dice que “si no se cumple la legalidad se requerirá al nuevo Gobierno para que la cumpla y volveremos a hacer lo mismo, aplicar el 155 porque es lo que hay que aplicar”.

Game over dicen algunos respecto al gobierno de Puigdemont, y otros creen que de over nada, que aún hay cartas bajo la manga. El partido continúa y parece que se ganará a penales.

Más en nuestra sección dedicada a Catalunya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: