El fallo contra “La Manada” vuelve a dejar en rídiculo a la justicia española. La ONU y la UE se pronuncian

Psicólogos, sociólogos coinciden que en el caso de “La Manada”, el fallo por abuso sexual es insuficiente y que si ella no dijo que no, es porque no pudo, tal y como señala la sentencia de más de 300 páginas

La ONU y la Unión Europea se han pronunciado posicionándose en contra del fallo judicial en el caso de “La Manada”. La ONU dice que la sentencia subestima la gravedad del delito de violación y desde el parlamento europeo, la comisaria de Justicia ha dicho que no quiere criticar la justicia española, pero que espera que cuando la sentencia sea recurrida a los tribunales superiores, se haga justicia de manera justa y rápida.

En el debate realizado en el parlamento europeo, la conclusión ha sido que España debe de retocar su Código Penal en lo referente a los delitos sexuales, y que debe de equipararlo al Convenio de Estambul, en el que se estipula que si no hay consentimiento explícito, una agresión sexual es una violación. Los parlamentarios han concluído que la justicia española da muy mal ejemplo con esta sentencia. 

Por su parte, mil ochocientos psicólogos y psiquiatras de todo el Estado español han enviado una carta abierta al ministerio de Justicia rechazando la sentencia y manifestando que aunque la joven no opusiera resistencia, eso no significa que estuviese de acuerdo con lo que ocurría. “La paralización es la reacción normal delante de una agresión, amenaza de muerte o violación sexual”, y por lo tanto, “no tiene sentido plantear la cuestión del consentimiento o resistencia de la víctima, como tampoco ayuda preguntarle por su reacción posterior porque eso la revictimiza”.

Desde la indigna sentencia por el caso “La Manada”, España se ha puesto de pie. Miles de personas han salido a las calles a protestar por el fallo en que los jueces sólo ven abusos y no una violación colectiva en el caso de la joven atacada por 5 depredadores en la fiesta de los sanfermines de 2016. Estos depredadores son sólo una parte de los integrantes del grupo autodenominado “La Manada”que, según se deduce por su grupo de whatsapp, “The Manada”, cuenta con 21 integrantes.

En dicho grupo,  todos los “lobos”, que es así como se hacen llamar los integrantes, comparten tácticas para violar chicas, hablan de las drogas que utilizan para despojarlas de voluntad y hacer con ellas lo que quieran. También comentan sobre los lugares y las actividades que realizan para ‘divertirse’ y pasárselo bien a costa del dolor y del daño que infligen. Los que violaron a la chica en los sanfermines además tenían un grupo particular denominado “veranito”.

En los chats de “La Manada”, no se habla de relaciones consentidas, se habla de forzar, de drogar y de someter, también hay referencias a robos y a armas. Cuatro de los 5 “lobos” de los sanfermines tienen antecedentes penales por robo, lesiones, riñas tumultuarias y desorden público. Sin embargo, estas conversaciones no fueron tomadas en cuenta por los jueces durante la investigación del caso.

Para muestra, unas frases de los chats: “Quillo, en verdad follarnos a una gorda entre los cinco en San Fermín sería apoteósico” […]“Estas vacaciones son la prueba de fuego para ser un lobo” […]“¿llevamos burundanga?” […] “tengo reinoles tiraditas de precio. Para las violaciones” (reinoles, es el nombre del Flunitrazepam, un fármaco hipnótico), “hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas… para no cogernos los dedos porque después queremos violar todos”, “violaría una rusa que vea despistada y palizón a un niño de 12 años inglés. 2-0 y pa casa”.

Indignación absoluta

La indignación por la sentencia ha sido tal, que este 1 de mayo, las manifestaciones no sólo han reivindicado los derechos laborales de los trabajadores, la marea lila también tomó las calles poniendo de manifiesto la demanda feminista de igualdad entre mujeres y hombres. Durante el fin de semana también se organizaron lecturas públicas y colectivas de la sentencia de más de 300 páginas.

Yo también he leído toda la sentencia y he quedado petrificada y sorprendida por lo que explica, por cómo está redactada y por cómo -a pesar de todo lo que señala- dos de los tres magistrados a cargo del caso -entre ellos una mujer- sólo han reconocido la existencia de abusos sexuales pero no de una violación, y el tercero no ve delito, para él todos estaban en una orgía, a continuación uno de los párrafos del voto particular que califica como relato pornográfico.

“La denunciante entró en compañía de los 5 acusados al portal y tras atravesar una puerta llegó, junto con aquellos, a una especie de rellano que da acceso a los cuartos de servicio de agua y electricidad donde mantuvieron una serie de relaciones sexuales consistentes en felaciones a todos los varones, penetraciones vaginales realizadas por José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero quien también la penetró analmente; asimismo José Ángel Prenda practicó un “beso negro” a la denunciante y esta otro a él, sin que dicha denunciante les expresase ni de palabra ni con gestos, ni de ninguna otra manera, su disconformidad, creyendo en todo momento, los dichos cinco acusados, que ella estaba conforme con los actos sexuales que entre ellos mantuvieron, ni, por lo demás, conste acreditado que la denunciante durante las referidas relaciones sexuales se encontrase en una situación de shock o bloqueo que le hubiese impedido comunicar a los cinco acusados, si así lo hubiere querido, que su deseo no era el de mantenerlas”. (extracto del voto particular)

Y el juez continúa, y con sus palabras sigue negando que la joven de 18 años, penetrada por vía anal y vaginal 11 veces -y sin preservativo- por 5 hombres que le doblaban la edad haya sufrido una violación. “No aprecio en ninguno de los vídeos y fotografías signo alguno de violencia, fuerza, o brusquedad ejercida por parte de los varones sobre la mujer. No puedo interpretar en sus gestos, ni en sus palabras (en lo que me han resultado audibles) intención de burla, desprecio, humillación, mofa o jactancia de ninguna clase. Sí de una desinhibición total y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos, y, ciertamente, menor actividad y expresividad en la denunciante” […] “los gestos, expresiones y sonidos de la víctima que apreciamos en el vídeo, sugieren excitación sexual”.

Sin embargo, luego del “jolgorio y regocijo” que señala el magistrado, a la joven, a la que no pudo decir que no, porque 5 hombres que la doblaban en tamaño y edad la acorralaron en una habitación pequeña, a la que tuvo que sentir como 10 manos enormes y no deseadas la desnudaban, la manoseaban y la obligaban a meterse sus penes en la boca, a la que según el infame juez disfruto de una “desinhibida sesión sexual”, fue luego víctima de un robo por sus ‘compañeros de orgía’.

Y es que según los cánones machistas, si una mujer o una joven salen de fiesta, beben o consumen alguna sustancia, lo que quiere es que las arrastren 5 desconocidos, o 6, o 10, dentro de un portal y le cojan por la mandíbula y se la acerquen a sus penes, y quiere que entre los 5 -sin que ella diga nada-  la penetren por delante y por detrás una y otra vez, y que luego la dejen tirada cual despojo.

Además, esa misma puta libidinosa sabe que lo normal después del “jolgorio y regocijo”, es que le roben el teléfono móvil y le quiten las tarjetas para evitar su identificación. Porque, todos sabemos que cuando se tiene sexo consentido, y se disfruta de una “desinhibida sesión sexual” lo normal es robarle el teléfono al, o a la que consintió disfrutar contigo.

-¿Mamá los que violaron a esa chica estaban borrachos o drogados?

Esta mañana, mientras desayunábamos, zumo de naranja, avena y noticias, mi hija de 12 años vio en el telediario una de las muchas notas emitidas sobre la sentencia de “La Manada”, y lo primero que me preguntó fue si los cinco hombres que violaron a la joven de los Sanfermines, estaban bajo los efectos de alguna sustancia. Mi hija no entendía que alguien pudiese hacerle mal a otra persona de esa manera, sino lo hacía enajenado.

“No sé si estaban borrachos o drogados, sólo sé que eran cinco hombres y por más alcohol o drogas que hubiesen consumido, si fuesen buenas personas, en algún momento del acto, alguno de ellos tendría que haberse dado cuenta del daño que le estaban haciendo a esa chica”, le contesté, “pero eso no pasó porque algunos hombres creen que tienen derecho de hacer lo que quieren con las mujeres”, le respondí.

-Ah son machistas, contestó mi hija. Ella son sólo 12 años ya sabe en el mundo en el que vive

Pero no sólo el voto particular es una ignominia para las mujeres, porque la chica de los Sanfermines somos todas. Ninguna de nosotras, ni nuestras hijas o amigas o demás mujeres, ninguna estamos a salvo, no sólo por los peligros a los que estamos expuestas, maltrato, abuso, violaciones, asesinatos, sino que también estamos expuestas a la injusticia de la justicia.

Hechos probados

En el apartado de “hechos probados” de la sentencia, los magistrados que votaron a favor del “abuso sexual continuado” señalan: “…al encontrarse en esta situación, en el lugar recóndito y angosto descrito, con una sola salida, rodeada por cinco varones, de edades muy superiores y fuerte complexión […] ‘la denunciante’ se sintió impresionada y sin capacidad de reacción” […] “en ese momento notó como le desabrochaban la riñonera que la llevaba cruzada, como le quitaban el sujetador sin tirantes abriendo un clip y le desabrochaban el jersey que tenía atado a la cintura; desde lo que experimentó la sensación de angustia, incrementada cuando uno de los procesados acercó la mandíbula de la denunciante para que le hiciera una felación y en esa situación, notó como otro de los procesados le cogía de la cadera y le bajaba los leggins y el tanga”. Y yo me pregunto: ¿No es esta la narración de una violación?

Y aquí debemos de reconocer que estos jueces ganarían en un concurso de funambulismo, pues hacen impensables equilibrios verbales para no mencionar la palabra intimidación en la redacción de la sentencia. Hablan de “angustia”, afirman que “la denunciante se sintió impresionada y sin capacidad de reacción” pero en el indignante fallo nunca mencionan la palabra prohibida: “intimidación”.

Y la intimidación la evitan para justificar el fallo por abuso, pues para que se produzca una condena por agresión sexual o violación, el Código Penal español exige el uso de la “violencia y la intimidación”. Pero siendo mujer estoy segura que delante de 5 “lobos” que me tienen acorralada no podría sentirme más que intimidada y asustada, a tal punto que no sabría cómo reaccionar. Además dos de los “lobos” son un guardia civil y un militar, es decir,  individuos con el entrenamiento y la fuerza necesarias para someter a una persona.

En otra parte del fallo mayoritario a partir de las declaraciones de los peritos los jueces señalan, “la denunciante reaccionó de modo intuitivo, la situación en que se hallaba y los estímulos que percibió , provocaron un embotamiento de sus facultades de raciocinio y desencadenaron una reacción de desconexión y disociación de la realidad, que le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad , determinándole a hacer lo que los procesados le decían que hiciera , manteniendo, como hemos comprobado los ojos cerrados en todas las grabaciones ; quedando ocultos por los glúteos del procesado en las dos fotos.” A pesar de esto, para los magistrados no hay ni intimidación, ni violencia, ni violación.

Según Amparo Díaz, abogada especialista en violencia machista, “la mayoría de mujeres cuando sufren una agresión sexual colaboran con el agresor para evitar mayores daños físicos y para evitar poner en peligro su vida, por tanto no podemos confundir un video donde no se ve una violencia física con un video en el que hay un consentimiento de una práctica sexual”.

Así las cosas, que no se vea violencia física en el vídeo grabado por los violadores, no quiere decir que la víctima hubiese dado su consentimiento, ni que partícipase del acto de manera voluntaria. Simplemente, la chica de los Sanfermines, no dijo que no, no luchó, no arañó, ni pateó, ni siquiera gritó, pero no porque estuviese participando de una orgía, sino porque no podía, porque quedó en shock, y como ella misma ha declarado a los jueces, “sólo quería que todo acabase rápido”.

No es no, pero sobre todo: no decir no, no es decir sí

Y esto lo han entendido muy bien en Suecia, donde algunos hacen bromas y dicen que, para tener relaciones sexuales es mejor firmar un documento conforme son relaciones consentidas. A finales de 2017, el primer ministro de ese país declaró que, “el sexo no consentido es ilegal y punible”[…]”el sexo debe ser voluntario”, estas afirmaciones fueron la antesala del proyecto de ley firmado luego por el ministro de justicia, según el cual el delito de violación no requiere violencia y es simplemente el “sexo sin consentimiento”. Para Suecia, sólo sí quiere decir sí.

No sólo los suecos han comenzado a considerar el “consentimiento activo” en los actos sexuales, en algunos estados de Estados Unidos se han establecido reglas similares para evitar abusos y violaciones en los campus universitarios.

Y algunos dirán, que Suecia es uno de los países con más denuncias de violaciones sexuales, y sí, lo es, pero eso ocurre no porque en Suecia se viole más, sino por su legislación. En ese país, incluso con el consentimiento de las partes, si en medio de una relación sexual uno de los dos se arrepiente, dice no, y el otro continúa, eso da orígen a una denuncia por delitos sexuales.

Por otro lado, si una mujer es violada reiteradamente por su pareja, cada acto es contado como una denuncia. “Cuando una mujer va a la policía y dice que su esposo o novio la violó casi todos los días durante el último año, la policía registra cada uno de esos actos, lo que supondría más de 300 denuncias. En muchos otros países eso sería sólo un registro”, dice la socióloga Klara Selin, del Consejo Nacional para la Prevención del Delito de Estocolmo. Es por esto que en Suecia violan más.

Según la socióloga, “en Suecia hay una intención explícita de registrar todos los casos de violencia sexual por separado, para que sea visible en las estadísticas”, esto -según Selin- ha generado  “el debate público sobre este tipo de delito durante las últimas dos décadas y ha tenido el efecto de despertar la conciencia y alentar a las mujeres a acudir a la policía si sufren un ataque”.

El alto índice de denuncias en Suecia, también se debe a que en 2005 modificó las leyes de delitos sexuales y amplió su definición. Entre los cambios también se tipificó como violación el tener relaciones sexuales con una persona dormida, inconsciente, o bajo el efecto de cualquier sustancia que pudiese alterar sus sentidos. Estos condicionantes también lo contemplan otros códigos penales como el peruano, pero no el español. Para este último si una mujer está dormida o inconsciente seguiríamos hablando de abuso sexual, más no de agresión sexual, ergo, de violación.

Uno de los acusados al amparo de los cambios de la ley sueca es Julian Assange, quien en agosto de 2010 tuvo relaciones sexuales con dos mujeres, que luego lo denunciaron por sendas relaciones sexuales que de consentidas, pasaron a no serlo. Assange está denunciado en Suecia por “coerción ilegal” al haber sujetado a una mujer, “acoso sexual” por no aceptar usar un condón, “acoso deliberado” y “violación” de una de las mujeres, pues mantuvo sexo con ella mientras dormía y lo hizo sin utilizar preservativo.

Según un abogado sueco, si el sexo no es consentido se trata de una violación, por ello, la violencia no es requisito indispensable para ser acusado de este delito, “eso es lo que la gente suele pensar, pero en la práctica si uno fuerza a alguien a tener sexo sin consentimiento no se necesita usar violencia del todo. El que comete el crimen puede estarse aprovechando de una difícil situación de la mujer en cuestión”.

Y es que la violación en Suecia tiene tres grados, la más seria incluye violencia directa, la violación regular que incluye violencia más suave y la coerción ilegal que considera una violación a una relación sexual basada en presionar emocionalmente a una persona para aprovecharse de ella. Las tres categorías son condenadas con prisión, de diez, seis y cuatros años respectivamente.

Alrededor de las 03:25 horas, los acusados se vistieron y fueron abandonando el portal de forma escalonada, dejando en él a la denunciante, sola y medio desnuda. Antes de abandonar el lugar, Antonio Manuel Guerrero Escudero se apoderó, en su propio beneficio, del teléfono móvil Samsung Galaxy con IMEI , valorado en 199,19€, que la denunciante portaba en su riñonera, para lo que solo tuvo que abrirla, quitándole la funda y extrayendo del terminal la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria, que arrojó al suelo antes de marcharse. La denunciante tuvo conocimiento de este hecho después de que todos los acusados abandonaran el portal”.

Según la fiscalía este caso amerita una condena por agresión sexual, según los jueces no. Según la opinión pública la violación es un hecho, por todo eso el ministro de Justicia ha anunciado una reforma del código penal para una correcta tipificación y castigo de los delitos sexuales, sin embargo, en la sentencia de “La Manada” el problema no es el código penal sino la interpretación del mismo, pero el gobierno sale raudo a anunciar una reforma, la marea del 8 de marzo con cientos de miles de mujeres en las calles exigiendo igualdad y respeto así lo exige, ellas podrían decantar la balanza en las próximas y, posiblemente, no lejanas elecciones.

A propósito, para evitar confusiones en cuanto al consentimiento o no consentimiento de una relación sexual, Holanda ha creado una app mediante la cual antes de la cita, las partes involucradas dejan constancia de su consentimiento para el encuentro sexual.

Este blog también ha sido publicado en  LaMula.pe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s