Acoso sexual en empresas de publicidad. El caso de Sr.Burns

“Yo estaba preparándome un café en la cocina, la recepcionista estaba al otro lado preparándose un sándwich; en ese momento entró el gerente, Miguel Rodríguez, y ví como aproximó su pelvis hacia el trasero de ella y la ‘punteó’. Ella se sobresalto y él socarronamente le dijo —estás asustadiza…”

Denuncia: La República ha replicado este reportaje que estás leyendo ahora y no ha mencionado mi autoría

Esta es una de las escenas que hasta hace muy poco se vivían a diario en la filial peruana de SrBurns, agencia de publicidad española propiedad de las hermanas Alexander Maestre: Patricia y Carla. La primera es la encargada de dirigir —a distancia— la sede andina.

Leer también:

SrBurns despide a Miguel Rodríguez, su gerente, por denuncias de acoso sexual

 

Acoso, discriminación sexual y racial, trabajadores fuera de planilla, no pago de horas extras, ni de beneficios sociales, son algunas de las perlas de varias empresas publicitarias peruanas que hace unas semanas denunció el colectivo NiUnaMenos.

DENUNCIA FB NUM SR.Burs

Entre las empresas denunciadas está SrBurns. Varias extrabajadoras de esta agencia contactaron conmigo y el siguiente artículo es fruto de lo que vivieron y lo que vieron. Con sus testimonios todas confirman la denuncia de NiUnaMenos. La mayoría ha preferido conservar el anonimato pues temen por su futuro laboral.

Primer acto: Acoso sexual

Hace un par de meses, las calles aledañas a SrBurns, en San Isidro, despertaron con carteles denunciando a Miguel Rodríguez, gerente de la empresa, de acosar sexualmente a las trabajadoras. Durante todo el tiempo de funcionamiento de la agencia varias confiesan haber renunciado para evitar el mal ambiente de trabajo y otras tantas fueron despedidas por quejarse.

MIGUELRODRIGUEZCARTELMACHOPROGRE
@MACHOPROGREPERU

“Miguel Rodríguez una vez le estiró el elástico de la truza a una ejecutiva que estaba ligeramente agachada, ella se asustó pero no dijo nada. Él simplemente pasó de largo hasta su sitio, como si nada; eso no sólo lo ví yo, lo vimos varias” —explica una de las denunciantes, a la que llamaré María.

Según María, Rodríguez —desde su posición de poder— le decía lo que le daba la gana a las mujeres con las que trabajaba. “A una chica recién llegada le hacía gestos obscenos, una vez le dijo —qué rica estás, te quiero comer. A otra chica, luego de abrazarla exageradamente le dijo —un día vas a ser mía, carajo.” 

Morder y comer, los verbos preferidos de Rodríguez

“Una chica sólo tenía unos días en la empresa, coincidió con Miguel en el ascensor: —¡qué rico huele a vainilla! —dijo él;  —ah, es mi perfume —contestó ella; —estás como para morderte —replicó él acercándose a la oreja.”

Juana, otra de las denunciantes, dice que varias empleadas se quejaron por este episodio. “Hablamos con la encargada de Recursos Humanos, Joana Orozco, y su respuesta fue: Si me hicieran eso a mí, yo renuncio, no sigo viniendo”. O sea, la solución es, ¿si te acosan en el trabajo, deja el trabajo? ¡Plop y replop!

“Es como poner a X en cuatro desnuda y con música de fondo…”  La frase pertenece a Rodríguez y, según Juana, con ella se refería a una de las redactoras a las que siempre ‘molestaba’ y de la cual, incluso, compartió su foto en bikini en el grupo cerrado de la empresa. “Siempre se refería a ella de forma vejatoria, también la abrazaba por detrás y la veías incómoda intentando evitar que la roce.”

Acosador Calato

Otra de las mujeres con las que he hablado, ella será Sonia, dice que al principio normalizó el trato de Miguel Rodríguez. “También me abrazaba, siempre que pasaba por mi sitio me jalaba el pelo, pero como veía que lo hacía con todas pues no le daba importancia, ahora me doy cuenta que no es normal que alguien que recién conoces y que es tu jefe se comporte de esa manera.”

Sonia también se enteró que cuando ella no estaba, Rodríguez se acercaba a su sitio, lo olía y decía cosas con contenido sexual. Además me contaron que a veces cuando estaba detrás mío pedía que lo empujen para ‘puntearme‘, nunca me di cuenta de eso”.

Segundo acto: Acoso conocido y consentido

Pero Miguel Rodríguez no sólo acosaba, también permitía el acoso. Juana afirma que varias chicas se quejaron con él por permitir que algunos trabajadores también las molestaran, […] “pero no hizo nada” […]”En una fiesta Josue Vela, diseñador gráfico, le tomo fotos al trasero de una trabajadora mientras bailaba y las envió al grupo interno, alguien le avisó y ella se quejó con Vanessa Caravedo, la Country Manager y Vanessa le dijo —bueno, quién te manda a vestirte así”.

Sonia también confirma este hecho. “Cuando pasó lo de la foto y Vanessa se enteró, a Josue Vela sólo le dieron una advertencia. Luego supe que la misma Vanessa criticaba a la chica agraviada por como vestía. También dijo que se buscaba lo que le había pasado, porque le movía el poto a todos”.

…¿Y qué hacían los que mandaban?…

Según Sonia, el primer director de la empresa, Eduardo García, también sabía lo que ocurría. En 2016, varias de las trabajadoras se reunieron con Joana Orozco, de Recursos Humanos, para denunciar el acoso de Rodríguez. “A raíz de eso García habló con Rodríguez y este se tranquilizó, pero sólo por un tiempo”, afirman las denunciantes.

A García lo reemplazo Vanessa Caravedo y Sonia afirma que ella también sabía todo. “A finales de 2017, una amiga mía —antes de renunciar— habló con Vanessa Caravedo y le explicó con lujo de detalles todo lo que pasaba en la agencia y Vanessa le dijo algo como: Lo tendremos en cuenta.” 

Tercer acto: Acoso y violación de la intimidad

Otra de las extrabajadoras, a la que llamaré Rocío, grabó un vídeo para participar en un concurso donde el premio era un viaje a Madrid y fue víctima de burlas y memes de los compañeros. “Todos se rieron de mí y Vanessa Caravedo me dijo, delante de todos, que necesitaba clases de charm y de baile”.

Debido al vídeo, Rocío recibió el premio al ‘Roche del Año’, desde allí mantuvo perfil bajo y se sintió tan avergonzada que tuvo que ir a terapia, dice. Además Javier Azañedo, el fotógrafo de Tecnología, le pidió una copia del vídeo, “pero en un tono que  me hizo desconfiar”, agrega Rocío.

Y ella tenía razón en desconfiar. Hace unas semanas y luego de una denuncia en redes, Javier Azañedo fue despedido por postear —en el grupo privado de whatsapp de los hombres de la empresa— la foto de una modelo de la agencia y ofrecer publicar el “pack completo”. Del ‘ofrecimiento’ del fotógrafo, Vanessa Caravedo también estuvo enterada.

AZAÑEDOFOTOGRADOABUSAFOTOS

Según Sonia, “cuando se denunció lo de Azañedo, Vanessa hizo una reunión y les dijo a los trabajadores que eran una familia y que cómo podían haber hecho público que él ofrecía fotos de una modelo’, que no debían juzgarlo. Y comparó al fotógrafo con su hijo de 3 años diciendo: todos cometemos errores.”

Cuarto acto: Acoso y discriminación

El acoso sexual no es el único tipo de abuso sufrido por las y los trabajadores de SrBurns. Según María, “a los chicos que vivían en los conos, Miguel Rodríguez les hacía ‘bromas’ refiriéndose a sus gustos musicales, su ascendencia, sus orígenes, su apariencia física. Los ‘choleaba’. También hacía comentarios inapropiados sobre su ropa y comida —eso les gusta porque son indios, les decía.” 

Sin embargo, cual fiel copia de Paco Yunque —uno de los grandes cuentos de César Vallejo— el abusado también puede convertirse en abusador. “Uno de los discriminados era Josue Vela, él fue denunciado por acoso en dos oportunidades, la primera por sus miradas lascivas a las trabajadoras y la segunda porque las fotografiaba sin su consentimiento”, explica María.

Por otro lado, en el grupo cerrado de Facebook —dice María— Rodríguez colocaba fotos de los trabajadores para burlarse de ellos. “Pero con una junior, que había entrado a trabajar el 2016, fue mucho más allá de la ‘broma’, ella tenía sólo un mes en la agencia y Miguel Rodríguez comenzó a compartir —sin su permiso— en un grupo de 70 personas, sus fotos en bikini, sacadas de su cuenta personal.”

Según las denunciantes, Rodríguez hizo lo mismo con fotografías de las clientas, las capturaba y las colgaba para el divertimento de todos. “Él se hacía amigo las clientas, las tenía en Facebook y de allí sacaba sus fotos personales. Publicó la foto en bikini de una y colgó fotos de otras permitiendo que los trabajadores se burlasen del consumo de alcohol de una y del sobrepeso de otra, sin importarle si eso perjudicaba a la agencia”.

AdrianaLorenzo Denuncia acoso general

Pero en SrBurns, Miguel Rodríguez no era el único que acosaba o molestaba a las trabajadoras con sus comentarios. Según las denunciantes, “Julio Julca, director de arte casado y padre de familia solía hacer bromas de connotación sexual todo el tiempo, incomodándonos. Hipersexualizaba cualquier comentario. Era realmente nauseabundo”.

También señalan a Gabriel Li, el Head of Art, de quien dicen que “es un misógino, siempre tiene algo negativo que decir de las mujeres que conoce. Li —aseguran— era el principal distribuidor de pornografía a través del whatsapp y fue uno de los que participó en la conversación en la que Javier Azañedo ofrecía fotos de una modelo”.

Según María, “la directora de cuentas, Janis Amayo, también es partícipe del hostigamiento que se vive en la empresa, su método es difamar a las trabajadoras, intimidándolas con comentarios fuertes, burlones, creando un ambiente de constantes habladurías. Ella era una de las principales defensoras de Miguel Rodríguez”, afirman.

Las denunciantes manifiestan que no sólo han sufrido acoso por parte de Miguel Rodríguez y de los que se sumaban a su ‘modus operandi’, también se sienten víctimas de los y las, que teniendo una posición de poder, no hicieron nada. “María José Bentín, ex directora creativa, mano derecha de Rodríguez, avalaba el acoso y permitía el bullying disfrazado de humor. Nunca defendió a quienes sufrían estas actitudes, ni hizo un alto a los comentarios hipersexualizados de su jefe”, afirman.

En SrBurns, además de estas situaciones, las extrabajadoras que me han dado sus testimonios hablan de horas extras no reconocidas y por lo tanto no pagadas, salarios bajos, el uso de recibos por honorarios para evitar pagar beneficios sociales a los trabajadores, e incluso la hostilización de una trabajadora embarazada para obligarla a renunciar, “cosa que tuvo que hacer porque no aguantó la presión”, afirman.

Quinto acto: Vendetta

“Un día un grupo de 6 trabajadoras nos quejamos de las actitudes de Miguel Rodríguez y de otros trabajadores con Joana Orozco, de Recursos Humanos, y ella nos aseguró que hablarían con él, —pero esto ha de ser confidencial —nos dijo. Cuando hablábamos con Joana, Miguel nos vió y curiosamente comenzaron a hostigarnos en el trabajo, nos cambiaban de cuentas, si tenías una buena te daban una mala, yo ya ni siquiera me sentía cómoda trabajando allí, el ambiente se enrareció aún más”, afirma Juana.

CONVERSAMARÍADIANASOBREADRIANA

Según Juana, una de las trabajadoras que más vejaciones sufría nunca denunció todo lo que le hacía Miguel Rodríguez. “No puedo denunciar —decía. No puedo exponerme a perder el trabajo, soy madre soltera, mantengo a mi hijo”. Y esto se debe a que —según Juana— los empleados de SrBurns que daban ‘algún problema’ eran despedidos y  los jefes de la empresa daban recomendaciones malísimas de ellos. “Así lo hizo conmigo Miguel Rodríguez, y eso me puso muy difícil volver a conseguir trabajo”, agrega.

María confirma lo de las “recomendaciones malísimas”. “Muchas extrabajadoras se han enterado que los altos cargos de SrBurns: Miguel Rodríguez, Gabriel Li, y Janis Amayo, han dado pésimas referencias sobre nosotras, lo cual nos revictimiza pues fuimos acosadas y hostilizadas mientras trabajabamos allí y cuando renunciamos o nos despiden, nos difaman”.

¿Propósito de enmienda?

Luego de la denuncia de Ni Una Menos, la empresa emitió un comunicado en el que intentaban zafarse de las acusaciones de machismo y acoso diciendo que SrBurns estaba dirigida por mujeres: la dueña Patricia Alexander y  la directora para Perú, Vanessa Caravedo. Tanto María como Juana y Rocío, afirman que “Alexander estaba al tanto de todo, pero sólo le interesaba los beneficios económicos de la empresa y por su parte, Caravedo normalizó el acoso pues nunca hizo nada para detenerlo”. 

En el comunicado se habla de sanciones a los involucrados en actos machistas. Miguel Rodríguez ha sido suspendido sin goce de haberes por tiempo indefinido y el fotógrafo Javier Azañedo, despedido. Ellos fueron actores activos del acoso y la discriminación, sin embargo, los que tenían un cargo directivo y sabiendo lo que pasaba no hicieron nada, también son responsables. Quien firma el comunicado es la directora Vanessa Caravedo, ella es una de las que —según los testimonios recogidos— miró hacia otro lado.

ComunicadoVANESSACOUNTRYMANAGERdiciendoque tomarán medidas

En el facebook de una de las extrabajadoras he encontrado un post sobre el acoso sufrido por una trabajadora de SrBurns por parte de un trabajador de una empresa situada en el mismo edificio de la agencia. En la publicación se explica lo ocurrido y la reacción de “la mujer a cargo”, Vanessa Caravedo, confirmada por las denunciantes.

Created with GIMP

Las extrabajadoras de SrBurns tienen miedo, las trabajadoras más, y es que, luego de la publicación de NiUnaMenos y del comunicado de la empresa, según algunas fuentes, la dirección ha amenazado a los empleados con tomar acciones legales si filtran información y les han dicho que si quieren que se vayan. También han cerrado el grupo de Facebook evitando así que se hagan capturas de pantalla de todo lo que se exponía.

“Lo malo es que a pesar de nuestra indignación, ninguna extrabajadora está dispuesta a denunciar todos los abusos ante el ministerio de Trabajo, porque sabemos que esas denuncias no prosperarían. Además vivimos en un país injusto y con un proceso judicial contra una empresa nadie te contrata”, afirma Maria.

Descargo de SrBurns

Según la CEO de SrBurns, Marta Gutiérrez, no es cierto que la directora de la agencia en Perú, Vanessa Caravedo, haya hecho de la vista gorda con lo que pasaba en la empresa. “Vanessa Caravedo siempre se ocupado de las denuncias recibidas” […] “En las ocasiones en las que una persona ha realizado una queja ha tomado cartas en el asunto y se ha implicado, hablando personalmente con las personas señaladas y tomando medidas que han ido desde la amonestación, hasta la suspensión”.

Gutiérrez agrega que Vanessa “es una persona con grandes valores y en todo momento ha actuado buscando el bien de todos los trabajadores”. Con esta afirmación la CEO contradice a las extrabajadoras con las cuáles he hablado, pues, en sus declaraciones, todas dicen que Caravedo sabía lo que pasaba y no fue contundente a la hora de detenerlo.

La CEO también niega que la dueña de la agencia, Patricia Alexander, haya recibido alguna queja o denuncia. “Patricia Alexander en ningún momento ha recibido por parte de ningún afectado ningún tipo de queja y ha sido conocedora de la situación a través de la dirección trabajando conjuntamente en las medidas y decisiones.” Sin embargo, una de las extrabajadoras dice que Alexander habló con Miguel y le dijo que se modere porque las feministas se estaban quejando.

Sin embargo, según las denunciantes, Patricia Alexander sí sabía  lo que pasaba en la agencia. En una conversación de facebook entre Rocío y una de las clientas de la empresa, esta le pregunta si los jefes o la dueña estaban al tanto de lo que ocurría y Rocío le responde: “Patricia Alexander, la dueña de la agencia, sabía lo que pasaba”.

Dani Huapaya CapP 2.1

María también corrobora que Alexander sabía todo. “Yo misma hablé con ella (en 2016) y con el exdirector Eduardo García y les dije de la existencia del grupo cerrado de Facebook en el que se hacían bromas sexistas y se compartían —sin permiso— las fotos de trabajadoras y clientas, les dije que así la agencia no ganaría premios. Luego me comentaron que en una fiesta, Rodríguez dijo que “la agencia no estaba para ganar premios sino para pasarlo bien.”

Y respecto a la situación de Miguel Rodríguez, la CEO de SrBurns manifiesta que “la agencia sigue analizando cuál ha sido el alcance de lo ocurrido”, según ella, “suspenderlo de manera indefinida sin goce de haberes es de por sí una medida con un alto impacto y los próximos pasos los valoraremos en su momento”.

Marta Gutiérrez también dice que la agencia se ha tomado las denuncias “con la mayor seriedad, estamos trabajando y tomando las medidas pertinentes para resolver la situación”. Y con ese objetivo —dice— “hace tres semanas,  se ha implementado un buzón de denuncias, varias personas nos han expresado que valoran tener este canal”. Y agrega que “aún no ha sido utilizado desde su implementación”.

Caso singular

El de Jimena, es un caso aparte, ella también trabajó en SrBurns y fue despedida —según ella— por convertirse en un problema. “Entré a la agencia el 02 de abril de este año, sin contrato, solo con recibo por honorarios y pase los 3 meses de prueba. Al mes y medio y a los 2 meses le pregunté a mi jefe si creía que me contratarían y me dijo que estaban contentos con mi trabajo y que lo harían”. Sin embargo las cosas se torcieron.

Jimena mantuvo una relación sentimental tortuosa con uno de los directores de cuentas, Jorge Milla. Él la quería, a veces sí, a veces no. Alguna vez amenazó con empujarla, alguna otra le gritó que la odiaba, le decía que no pase por su sitio de trabajo que no la que quería ver; quedaban en hablar y a él nunca le venía bien. Ella no pudo más y habló con su jefes de lo que ocurría, porque la situación afectaba su desempeño. Jimena tiene un diagnóstico por depresión y la agencia lo sabía.

“Trabajaba aguantando el llanto y no pude más” —dice Jimena. Me reuní con mi jefe Jonás Guerrero y Camila Gonzales, de Recursos Humanos, les dije que les contaba porque Jorge había tenido reacciones violentas conmigo, les dije que tenía tanto miedo de ir a trabajar, que no estaba segura de continuar, el mismo Jonás me dijo —¿no has considerado poner una denuncia por maltrato psicológico?”

Sin embargo, la cosa no acabó bien. “Pasaron los días y cuando llegó el momento de contratarme no lo hicieron” —afirma Jimena— “Vanessa Caravedo me dijo que no me despedían por temas personales sino por recorte de personal, pero era mentira, según me dijo Camila de recursos humanos ya tenían mi reemplazo”.  Luego de ser despedida Jimena intentó suicidarse. Hace unos días después de que estallará la denuncia de NiUnaMenos, Jorge Milla fue despedido. Jimena ha contado toda su historia en su blog.

Epílogo

Lo ocurrido SrBurns y en otras empresas tiene que ver con la falta de enfoque de género en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Este 28 de julio el presidente, Martín Vizcarra, reconoció que una de las principales causas de violencia en contra de las mujeres es justamente, “la falta de enfoque de género en las políticas públicas y la existencia de patrones arraigados en el machismo”, y prometió que antes de fin de año aprobará la “Política Nacional de Igualdad de Género, que será el instrumento orientador de comportamientos sociales libres de discriminación contra las mujeres”.

Asumir que la situación de desventaja y debilidad en la que vivimos las mujeres tiene que ver con las desigualdades generadas por el machismo es un gran paso por parte del presidente de un país absolutamente machista y patriarcal. Las tenemos derecho a vivir y desarrollarnos, sin tener que estar soportando frases o actitudes que nos incomodan y ofenden. No podemos seguir yendo con miedo o con asco de lo que nos puedan decir o hacer, incluso, o sobretodo, cuando vamos al trabajo.

Agradezco a todas las mujeres que han confiado en mí para explicar esta historia y esperemos que SrBurns y las demás empresas incluídas en la denuncia de NiUnaMenos corrijan el rumbo, porque es los correcto y porque las mujeres ya no estamos dispuestas a callar.

Este blog también ha sido publicado en: teleoLeo.laMula.pe

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. George dice:

    Felicitaciones por este valiente artículo. El mobbing (bulling laboral) y el acoso han sido cosa asumida y cotidiana en el trabajo durante décadas. Como profesional ligado a la publicidad (y que conoce a alguno de los mencionados en este artículo) puedo decir que en el ámbito publicitario, por la naturaleza de su entorno, siempre se tomó como algo ligero y hasta hilarante, pero es inaceptable que un sujeto como Rodriguez sea capaz de liderar a un grupo de personas, haciendo gala de este tipo de comportamientos. Una mala persona jamás será un buen profesional. Ojalá que los clientes de esta agencia también se tomen en serio estas acusaciones y decidan apostar por empresas que promuevan el desarrollo integral, y sobretodo igualitario de las personas. Esto de una forma u otra se terminará reflejando en su propia imagen frente a un público que poco a poco va tomando conciencia de la gravedad de la situación.

    Me gusta

  2. Daniela dice:

    Y cuando cae el director Frank Perez-Garland???

    Me gusta

    1. si quieres hablar de algo puedes escribirme a teleoleoo@gmail.com

      Me gusta

    2. si quieres hablarme de algo puedes escribirme a teleoleoo@gmail.com

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s