Baldo Olivares, rector de la UNAC, decidirá si suspende alumno denunciado por violar a una compañera de estudios

El Tribunal de Honor de la Universidad del Callao ha dictaminado la separación de José Eduardo Pachas, el alumno denunciado, ahora la oficina de Asesoría Legal que depende del rectorado deberá pronunciarse

Escribe: Leonor Pérez-Durand

teleoLeo.com

“Siento que mi universidad me ha fallado, no me ha protegido. Me violó un compañero y después de 6 meses de haber solicitado una orden de alejamiento, aún no toman una decisión definitiva. El nuevo ciclo de estudios ya ha comenzado y yo sigo sin poder ir a clases porque no puedo estar en la misma aula de quien me violó. Yo soy la víctima y soy la que ha tenido que encerrarse a estudiar desde casa mientras él hace vida normal. Eso no es justo”. 

La orden de alejamiento no priva al denunciado de seguir sus estudios. De aprobarse, José Eduardo Pachas, continuaría sus cursos desde su casa y acudiría a la universidad para presentar trabajos y rendir exámenes, tal y como hizo la joven abusada el ciclo pasado.

Lezly Carrasco, intentó seguir sus estudios luego de haber sido violada por un compañero de clase pero no pudo, temblaba y sentía pánico en cuanto veía a José Eduardo Pachas, su abusador. No soportaba la idea de tener que compartir aula con él, no podía, recordaba como se había quedado dormida luego que le diera a beber un vaso de vino; recordaba cómo despertó en su cama con él encima penetrándola por donde le dio la gana; recordaba como le había mordido el cuello hasta dejarla adolorida y con un moretón enorme. Ella recordaba todo al verlo y no podía ni respirar.

Hace unas semanas Lezly contactó conmigo y me explicó su historia que publiqué en teleoLeo.com: “¡No es no! Pero, la justicia tampoco lo entiende

En un intento de continuar con sus estudios, Lezly pidió una orden de alejamiento para su agresor, la Oficina de la Secretaría General a nombre del rector, Baldo Andrés Olivares Choque,  le dijo que no, porque el acto no había ocurrido dentro de la universidad, porque los hechos aún se estaban investigando y porque “ni la Constitución ni otros instrumentos legales de carácter internacional lo permitían”.

UNIVERSIDAD CALLAO COMUNICADOVIOLADORACLASE

Sin embargo, no es cierto que “los instrumentos internacionales” no permiten la suspensión del abusador. Diferentes protocolos internacionales en contra de la violencia sexual dentro de la comunidad universitaria contemplan la suspensión del denunciado. Ejemplo de ello son: el Protocolo de acoso moral, sexual y por razón de sexo de la Universidad Autónoma de Madrid; y  la Guía de Prevención y Atención  la Violencia de Género en las Universidades, elaborada también en España.

Tribunal de Honor en acción

Luego de la respuesta del Rectorado, el caso pasó al Tribunal de Honor de la UNAC, que luego de las declaraciones de Lezly y de Pachas se ha decantado por la suspensión del denunciado. Y ahora se está a la espera de la decisión final, la de la oficina de asesoría legal del Rectorado, la que en un primer momento dijo que la suspensión no procedía. 

DICTAMENTH1

Sin embargo, este ente en sus actuaciones cometió un atropello flagrante contra Lezly, pues mientras ella fue citada para declarar de manera presencial, al abusador le enviaron las preguntas a su casa para que responda con toda calma y ‘alevosía’.

A principios de agosto compareció Lezly, ella acudió a la cita con mucho miedo por revivir lo ocurrido; su abogado pidió a los integrantes del tribunal que no la revictimizasen con sus preguntas porque ella estaba aún muy frágil. El abogado de la joven es su hermano y sabe de primera mano que debido a la violación Lezly intentó suicidarse dos veces y que aún está en tratamiento psiquiátrico.

Sin embargo, zurrándose en todas las advertencias el Tribunal de Honor, presidido por Alfredo Guerrero Roldán, quiso conocer cada detalle de lo ocurrido. “Queremos saber el orden en que ocurrieron los hechos ese día, queremos saberlo todo para hacernos una idea”. Así que procedieron a hacer lo que el abogado de Lezly había pedido que no hicieran: revictimizaron a la joven y la auscultaron con lupa.

Le preguntaron si Pachas la había “pretendido públicamente”; “de quién fue idea de ir a su casa y porque fueron”; “si acostumbraba a tomar licor”; “qué hicieron toda la tarde juntos”. Lezly contestó a cada una de las preguntas, dijo que no, que Pachas nunca la había pretendido; que la idea de ir a su casa había sido de él porque quería mostrarle un proyecto de negocio. También dijo que sí, que habían bebido pero que no acostumbra a tomar tanto licor; y que hablaron y bailaron porque ella es profesora de danza. —¿Qué bailaron? — le preguntaron;  —marinera  —respondió.

Hasta ahora no entiendo la razón de esta última pregunta. Será que los integrantes del Tribunal de Honor creen que hay bailes que incitan a la violencia sexual. O sea, ahora, ya no es sólo debemos de cuidarnos de no “exhibirnos” en minifalda, ni de usar escotes de “infarto”, o de no consumir alcohol, también debemos de tener muy en cuenta que bailamos porque nos exponemos a ser sujeto del deseo irracional de los machos que nos rodean y los incentivamos a que nos violen. ¡Plop y replop!

Antecedentes del interrogatorio vejatorio

Cuando Pachas violó a Lezly, cerró con llave la puerta del cuarto donde vive, ella sólo pudo salir de allí porque se encerró en el baño con su teléfono y llamó a un amigo. Los catedráticos le preguntaron si en el pasado “había tenido una relación sentimental con ese amigo”, le preguntaron “por qué durmió en su casa y por qué no había vuelto directamente con su familia, con quién y cómo fue a hacer la denuncia […] por qué le hicieron el dosaje etílico y de drogas a las 18 horas de la violación.”

Ante el Tribunal de Honor, Lezly respondió que había sí había tenido una relación sentimental con su amigo para evitar ser juzgada porque luego de la violación tuvo relaciones sexuales con él. Pero en verdad nunca estuvieron ligados sentimentalmente.

La joven también manifestó que había dormido en casa de su amigo porque no quería que su madre, acabada de operar, y su padre, de duelo por la muerte de su abuelo, la vieran con las marcas que le había dejado Pachas en el cuello; dijo que cuando despertó hizo que su amigo la llevará a casa de su mejor amiga, le preguntaron —incluso— la dirección de su amiga. La joven también dijo que fue a presentar la denuncia acompañada de ellos la mañana siguiente a la violación y que fue la policía la que retrasó el dosaje etílico y la prueba de drogas.

Lezly en su declaración de los hechos ante la psicologa del Ministerio Público manifestó que horas después de la violación tuvo relaciones sexuales con el amigo que la rescató y esto se ha convertido en motivo para juzgar su conducta y no la de su agresor. Pero, el Tribunal de Honor y posiblemente la Fiscalía no tengan en cuenta que en su denuncia ella declaró que se quedó dormida inmediatamente después que Pachas le dió a beber un vaso de vino de una botella que sacó de su nevera. Ambos habían estado bebiendo durante la tarde y él siempre había ido a comprar el vino a la bodega del barrio.

Este punto es importante, porque si Pachas le suministró alguna de las llamadas “drogas de la violación”, estas pueden producir desinhibición y consecuentes conductas promiscuas en las víctimas. Sin embargo, eso no lo sabremos por la negligencia policial. En la realización del exámen toxicológico, la policía no hizo los exámenes específicos para cada tipo de sustancia que Pachas le podría haber suministrado y cuando lo detuvieron en su casa, a pesar que encontraron el sostén de ella, no buscaron pruebas que pudiesen corroborar la denuncia de la joven.

“Pero el hecho de que una persona dé negativo en los análisis toxicológicos no descarta la agresión sexual. La demora que se produce hasta que la víctima acude al hospital es fundamental, y una de las causas de que muchos resultados toxicológicos salgan negativos […] Y añade que el agresor suele elegir una droga que tenga efectos de sedación y amnésicos, y a veces también se utilizan sustancias que producen desinhibición para facilitar la agresión sexual.”

“La hipersexualidad es un efecto secundario común de un trauma sexual (al igual que evitar tener relaciones sexuales de cualquier tipo) […] Mi lógica era muy simple: si soy capaz de acostarme con personas aleatorias significa que estoy bien. Significa que mi trauma no me afecta.”

De una vez por todas debemos entender que NO es NOSuecia la tiene clara, allá si en medio de una relación consentida, alguna de las partes se retracta, el acto se detiene, se acabó, finish, finito. Metámonos en la cabeza que la voluntad de una mujer cuenta, porque si no, las prostitutas no podrían ser víctimas de una violación o de una agresión por parte de sus clientes o de quién sea y eso no es así. A las pruebas me remito: “La Audiencia de Zaragoza ha impuesto penas que totalizan 19 años y 2 meses de cárcel a Iñaki Gómez Floría como autor de la violación de una prostituta, de sendas agresiones sexuales a otras dos mujeres, de un delito de robo y de dos faltas de lesiones”.

Publicidad ingrata

Luego vendría la pregunta definitiva: “¿Considera que la publicidad de su caso en las redes sociales afecta a la imagen institucional de la universidad? […] “¿Como miembro de la UNAC cómo le afecta hacer público su caso  y haberse convertido en juez de la universidad?” Esta pregunta y repregunta se deben a que Lezly publicó en Facebook la desidia de la universidad en su caso, denunció que siendo ella la víctima había tenido que recluirse y estudiar en casa, mientras que su violador había continuado yendo a clase como si nada.

Días antes de la presencia de Lezly en el Tribunal de Honor sus publicaciones en sus redes sociales respecto al comportamiento de la UNAC encendió los ánimos. La vicerrectora de investigación de la UNAC, Ana León, llegó a intervenir en el muro de Lezly negando la inacción de la universidad en su caso, aseguró que la universidad la había protegido y que el Tribunal de Honor se estaba encargando de su solicitud. Lezly le contestó que quería saber si su caso sería enviado a la SUNEDU, que ha pedido a las universidades le presenten todas las denuncias de abusos sexuales que tienen.

La vicerrectora no contestó a la pregunta de Lezly, tampoco respondió cuando se la hice yo, es más, me dijo que yo no era periodista y que era otra mentirosa.

La calificación a mi trabajo vino luego de una conversación telefónico que sostuve con la que tuve con la vicerrectora, en la que mostrando un total desconocimiento del caso de Lezly me afirmó que el Poder Judicial había archivado su denuncia, sin embargo, esto es falso,  el caso aún está siendo evaluado por el Ministerio Público para saber si aceptan juzgarlo o no. León también me aseguró que Lezly y Pachas era pareja: “Pachas declaró ante el Poder Judicial que ellos eran pareja, que estaban en su cuarto y que ella le pidió de tomar”

—¿Pero eso tampoco no justifica una violación? —le dije

—No pues, pero el Poder Judicial lo ha dejado libre, ese expediente ya está cerrado, siguió afirmando la vicerrectora.

Sin embargo, Pachas nunca ha dicho que él y la joven fuesen novios, al contrario, ante la policía manifestó que él tenía novia y que Lezly era sólo una amiga.

4109e1f8-e56c-46f3-905b-646a7cd4d062

León también afirmó que no tenía ningún expediente en el que Lezly hubiese pedido una orden de alejamiento dentro de la universidad para Pachas. “Lo peor es ella publica cosas en las redes, le hacen caso y nosotros no tenemos tiempo para ver lo que publica, ella miente, miente y miente.” Sin embargo eso tampoco es cierto, es debido a la presentación de su caso a la UNAC que desde la oficina de Asesoría Legal le responden con un “no” a su pedido (tal y como hemos visto en el primer documento adjuntado en este blog). Entonces me pregunto yo: ¿quién miente?

Rector no habido

Intente también hablar con el rector de la UNAC, Baldo Olivares, le dejé varios mensajes en su celular y sé que los vio, whatsapp me mostraba el doble check, pero nunca me contestó, supongo que como la vicerrectora dice que no soy periodista y que soy una mentirosa, pues no le pareció “oportuno” contéstarme un par de preguntas:

—¿Por qué desde su oficina se negaron a ordenar la orden de alejamiento del estudiante acusado de violación?,

—¿Porque dijeron que no había normas internacionales al respecto, y si el caso de Lezly será enviado a la SUNEDU?

Alegato

Recientemente la Subprefectura de la Gobernación ha otorgado medidas de protección ordenando que José Eduardo Pachas se mantenga a una distancia prudencial de Lezly, así lo aseguró su abogado durante el interrogatorio del Tribunal de Honor, “esto les va permitir a ustedes tomar cartas en el asunto, nosotros solicitamos una medida para que se resguarde a mi hermana dentro de la universidad, ambos tienen derecho a estudiar pero debido a la agresión son los derechos de mi hermana los que deberían de ser tutelados porque ella es la víctima” —concluyó. 

Así que ahora todo vuelve a estar en manos del rector, y por eso mismo Lezly no está contenta, la oficina que ahora tiene que decidir es la misma que hace unos meses le dijo que no podían suspender de clases a su agresor, además, en unos días se cumple la fecha límite para que la Fiscalía se pronuncie sobre su caso y si es desestimado eso será un factor para que se deniegue la suspensión de Pachas, lo cual la volvería a obligar hacer el último ciclo de su carrera encerrada en casa, como si fuese ella la culpable de haberse ‘dejado’ violar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s