Cuando el Convenio de La Haya para la Restitución Internacional de Menores no se aplica bien, todo puede salir mal [AUDIO]

Los padres de Nina, una niña de 8 años sacada del Perú sin permiso de su padre y devuelta por el Convenio supranacional, siguen disputándose su custodia en los juzgados. Si este mecanismo legal hubiese sido respetado 2 años de padecimientos se habrían ahorrado

El martes 9 de abril, Natalia Breso y Gerardo Cárdenas asistieron a una audiencia en el décimo quinto Juzgado de Familia de Lima, donde se ve el pedido de Variación de Tenencia presentado por Cárdenas para obtener la custodia de la hija de ambos. Pero Virginia Arroyo, la jueza a cargo, suspendió la sesión porque Nina no fue llevada a la cita. Su padre no la llevó.

En anterior audiencia la jueza había señalado que en la próxima cita quería hablar con la niña para escucharla y saber cómo estaba. La niña, es Nina tiene 8 años de edad y  es hija de la ciudadana argentina Natalia Breso y el ciudadano peruano Gerardo Cárdenas, ella nació en Argentina el año 2010, sus padres se separaron en 2013, y vía conciliación judicial Breso obtuvo la custodia de su hija.

TeleoLeo.com conversó con Doris Blas Ramírez del Estudio Iqualia, abogada de Natalia Breso, para que nos explique qué ocurrió en la audiencia truncada.

Resúmen del caso

En 2016, y según afirma Breso, debido a que su padre se encontraba muy enfermo ella le pide a Cárdenas permiso para viajar con su hija a Argentina, Cárdenas niega la salida de la menor, sin embargo, Breso marcha y luego se va a Bélgica con su nueva pareja. Cárdenas interpone el Convenio de La Haya para la Restitución Internacional de Menores y denuncia en Perú a Breso por sustracción parental.

Leer también: Gerardo Cárdenas exige rectificación y/o despublicación de los artículos que he escrito sobre el conflicto con su expareja por la custodia de su hija

A mediados de 2017 Nina es devuelta al Perú y llega acompañada de una amiga de su madre quien le entrega la niña a Cárdenas. Breso no viaja a Perú con su hija debido al proceso penal que le habían abierto, “—temía ser encarcelada” —afirma—, y hasta no estar segura de que no corría peligro, no vuelve a Perú.

¿Custodia pérdida?

En enero de 2018 Breso llega a Perú, reclama la custodia de su hija pidiendo que se ejecute el Acta de Conciliación. El juez falla que Nina sea devuelta a su madre incluso “bajo apercibimiento de procederse el allanamiento del domicilio sin perjuicio de ser denunciada por violencia o resistencia a la autoridad”.

Este fallo judicial también es coherente con el artículo 19 del Convenio de La Haya para la Restitución Internacional de Menores, pues según el mismo, el que un niño sea devuelto a su domicilio habitual, no afecta la custodia del progenitor que la ostenta. En este caso, el domicilio habitual de Nina era en casa de su madre, pues desde el momento en que Breso y Cárdenas se separan la niña pasa a vivir sólo con su madre.

RestituciónNoquitaCustodia2

El padre da pelea

Cárdenas apela la ejecución del Acta de Conciliación favorable a Breso y gana.  La Segunda Sala Especializada de Familia de la Corte Superior de Lima resuelve que la Conciliación no va porque Breso tiene un proceso penal por sustracción parental en Perú, sin embargo, la sentencia no toma en cuenta que según el Convenio de La Haya, por el cual se devuelve a su hija a Perú, la sustracción de un menor no es delito.

Y no es que los jueces de la Segunda Sala Especializada de Familia de la Corte Superior de Lima, desconozcan el Convenio, sino que en una aplicación cantinflesca de su articulado dicen que la Conciliación no se puede cumplir porque, aunque el Convenio señala que su aplicación no afecta el derecho de custodia, pues ellos, desde su Sala Superior de Lima, saltándose la jerarquía de una ley supranacional, lo afectan.

TribSupNataliaNopuedaTeenraNinanPqConvenioDeLaHayaDevuelveANina (2)3.png

¿Y la fiscalización de la aplicación del Convenio: pa’ cuando?

Habría que preguntarles a María del Carmen Santiago Bailetti, al mando de  la Dirección General de la Niña, el Niño y el Adolescente del MIMP, encargada de aplicar el Convenio en Perú y a la jueza de enlace de la Haya para estos temas, Luz María Capuñay Chávez, qué es lo que están haciendo para supervisar el cumplimiento de las decisiones tomadas al amparo de este instrumento legal supranacional del cual Perú es uno de los más de 90 países firmantes.

Por otro lado también habría que preguntarle a Santiago Bailetti por qué aún no remiten a Breso el expediente de restitución de su hija a Perú. El documento ha sido solicitado desde el mes de enero de este año de manera formal, y aparte del compromiso verbal de Bailetti de conceder ‘la gracia’ Breso afirma que aún no recibe nada y que Bailetti ya no le responde las llamadas telefónicas.

Defensoría del Pueblo

El 10 de abril, un día después de la audiencia truncada para la Variación de Tenencia de Nina, solicité información del seguimiento y las acciones que tomará la Defensoría del Pueblo en este caso, sin embargo, aún no he recibido respuesta de la comisionada Luz Barreto, quien en un primer momento me informaron que estaba a cargo del caso.

El 15 de abril a través del messenger de la Defensoría me comunicaron que el mail que había enviado a Barreto había sido trasladado a Karen Martin Palomino, “—nuestra Adjunta para los Derechos Humanos y las Personas con Discapacidades y ella le contestara” —me dijeron, pero estamos a día 23 y aún no recibo la prometida respuesta.

El futuro se decide en mayo

La próxima audiencia para decidir la custodia de Nina será en mayo —y esta vez sí Cárdenas no lleva a su hija será apercibido y multado. Sin embargo, este proceso no tendría razón de ser pues se basa en una denuncia penal improcedente, la de sustracción parental cuando el caso fue resuelto por la vía civil a través de la restitución internacional.

Esperemos a ver qué ocurre, en maro, a ver si de una vez la justicia peruana respeta las decisiones tomadas al amparo del Convenio que el Perú se comprometió a cumplir, y las autoridades competentes en la materia hilan de forma delicada y precisa para velar por el cumplimiento de sus normas, porque comprometerse a aplicar un mecanismo legal y no cumplir tiene muchos nombres y ninguno tiene que ver con impartir justicia.

 

 

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.