Policía de Miraflores se contradice con 3 versiones distintas sobre el suicidio de una joven dentro de uno de sus patrulleros [Vídeos]

A un mes de la muerte de Teresa Patricia Villafuerte Suarez, la policía aún no tendría una versión unificada de lo ocurrido dentro de uno de sus vehículos. El único punto común de declaraciones, comunicados y partes policiales es que la joven se suicidó con un arma reglamentaria

«Supuestamente se disparó, eso dicen, pero no creo que haya sido así, creo que hubo forcejeo. Mi hija no sabía nada de armas, ella no pudo cargar con un AKM, no tenía fuerza para eso, además, el disparo que tenía era por detrás de la cabeza. Todo es muy raro. No sé qué pensar». El 7 de septiembre de este año, Teresa Patricia Villafuerte Suarez, de 24 años de edad, se suicidó en un patrullero que la llevaba a su domicilio. Un mes después hay hasta 3 versiones policiales sobre lo ocurrido.

Haydee Suarez Herrera es la madre de Teresa Patricia, Patricia para los amigos; ella, como es normal, sufre la perdida de su hija, pero su tristeza se ahonda al no tener la certeza de lo que ocurrió con su hija dentro de la unidad policial que la llevaba de vuelta a casa, luego de haber intentado suicidarse en el distrito de Miraflores. Según refiere el parte policial, la joven de 24 años fue retenida por un serenazgo cuando intentaba lanzarse desde un puente.

El serenazgo aviso a la policía que envió al suboficial de segunda Julio César Marquina Sullca y al suboficial de tercera Luis Alberto Sandoval Hoyos, para hacerse cargo de la situación. «Mi hija fue llevada a la comisaría, una vez allí, los policías dicen que llamaron a nuestra casa para que fuéramos a recogerla, pero eso no es cierto, primero porque no tenemos teléfono fijo y segundo porque ni yo, ni mi hijo, recibimos ninguna llamada al celular» ─dice la madre de Patricia.

Leer también: LA FALTA DE PROTOCOLO POLICIAL DE PARA ATENDER LOS INTENTOS DE SUICIDIO Y DEJAR UN ARMA A SU ALCANCE, HABRÍA PERMITIDO QUE PATRICIA VILLAFUERTE SE QUITASE LA VIDA [VÍDEOS]

Luego de identificarla, la orden es llevar a Patricia a su domicilio, así que los suboficiales Marquina Sullca y Sandoval Hoyos la introducen al patrullero e inician su desplazamiento hasta el distrito de Salamanca, lugar donde vivía la joven. A pocos minutos de la comisaría, en el cruce de la avenida Angamos con Paseo de la República, ante una disputa entre taxistas que bloqueaban el transito, el vehículo policial se detiene, Patricia coge el arma que había en el patrullero y se dispara logrando acabar con su vida.

Una historia 3 versiones

Y aquí vienen las contradicciones. Hasta el momento, la policía ha explicado 3 versiones de lo ocurrido dentro del patrullero. «Cuando estaba en la clínica para identificar el cuerpo de mi hija junto con mi hijo y algunos amigos, el comandante de la comisaría de Miraflores, Óscar King Nakandakari Saquia, se acercó y dijo que estando los policías en el auto, mi hija cogió el arma que estaba rastrillada y colocada delante, entre ellos, y se disparó».

Según declaró la madre de Patricia a teleoLeo.com, esta versión fue corroborada por la fiscal Milagros Gallegos, de la segunda fiscalía penal de Surquillo, que investiga el caso. «La fiscal me dijo lo mismo que el comandante Nakandakari, que los policías se encontraban en el patrullero cuando mi hija se disparó».

Otra es la versión que dio el general Víctor Tiburcio, jefe PNP encargado de la Región Policial Lima, él declaró a la prensa que los suboficiales bajaron del patrullero y Patricia, al quedarse sola, cogió el arma y se disparó. Al oír el disparo, los efectivos volvieron al auto y la llevan a la clínica Anglo Americana donde llega cadáver. Esta versión también se repite en el primer informe policial que se dio a conocer y en el comunicado que separa temporalmente a los suboficiales por «infracción muy grave».

La tercera versión es la del parte policial donde los suboficiales Marquina Sullca y Sandoval Hoyos afirman que Patricia no se quedó sola en el patrullero, que en cuanto se detienen, Sandoval Hoyos, operador y copiloto, baja del vehículo y avanza unos metros para identificar a los taxistas problemáticos; como no le hacen caso, Marquina Sullca, baja. Sandoval vuelve y se para al lado de la puerta del copiloto, Marquina va hacia los taxistas, Patricia coge el arma, apunta a Sandoval y luego se dispara.

La madre dice…

TeleoLeo.com entrevistó a la madre de Patricia, esta es la primera vez que ella habla con la prensa y nos explicó el estado de las investigaciones y sus dudas ante las diferentes versiones que la policía maneja sobre la muerte de su hija. «Además, no entiendo cómo es que si se dispara ella, lo haya hecho por detrás, porque la bala entra por la nuca y sale por la parte superior de la cabeza». Esta es una de las preguntas que Haydee Suarez se hace en el transcurso de la entrevista.

Pruebas

El certificado de necropsia practicado a Patricia dice que sufrió laceración y contusión cerebral. La laceración significaría que sufrió desgarro del tejido cerebral y la contusión que tuvo una lesión traumática, todo originado por un disparo que acaba con su vida a causa de un traumatismo cráneo encefálico severo.

¿Sola o custodiada?

Ahora bien, si el orificio de bala está en la nuca, la versión más creíble es que la joven estaba sola en el patrullero en donde negligentemente los suboficiales dejan el fusil AKM asignado a su unidad, rastrillado y al alcance de Patricia, una mujer que momentos antes había intentado suicidarse y que como bien saben los policías ─pues consta en su base de datos─ ya había intentado hacerlo con anterioridad y en el mismo distrito; la última vez, en abril de 2019.

Para poderse disparar en la nuca, Patricia tendría que haber colocado el arma en posición vertical apoyada el asiento, al lado o detrás suyo, eso le habría tomado unos minutos que los policías, de haber estado con ella, como afirma el comandante Nakandakari y la fiscal Gallegos, podrían haber aprovechado para desarmarla. Un fusil AKM es grande, pesa más de 3 kilos y no es fácil de usar para quien nunca ha manejado un arma, como es el caso de Patricia, según afirma su madre.

Fusil AKM utilizado por la Policía Nacional de Perú

Antecedentes penales de los suboficiales

En la entrevista concedida a teleoLeo.com la madre de Patricia también menciona que los suboficiales Julio César Marquina Sullca y Luis Alberto Sandoval Hoyos tienen antecedentes penales y, al parecer, así es.

Julio César Marquina Sullca imputado por conspiración de dos o más personas para tráfico ilícito de drogas. Al 23 de abril de 2019, Marquina Sullca continuaba imputado por este delito.

Luis Alberto Sandoval Hoyos, corrió con más suerte, las dos denuncias en su contra fueron archivadas; él fue denunciado por violencia familiar en 2013 y estuvo imputado por hurto simple en 2014.

TeleoLeo.com intentó entrevistar al comandante Óscar King Nakandakari para preguntarle:

  • ¿Por qué Patricia no fue llevada a un hospital para ser estabilizada luego de intentar suicidarse, esta no era la primera vez que lo hacía y ellos lo sabían porque estaba en su base de datos?
  • ¿Cuál de las 3 versiones sobre el suicidio de Patricia es la real?
  • ¿Cómo es que los policías dejan un arma rastrillada al alcance de un civil que va con ellos en el patrullero?
  • ¿Cómo es que dos personas con antecedentes penales pueden ser parte del cuerpo policial?
  • ¿En que punto están las investigaciones internas que vienen realizando?

Pero no obtuvimos respuesta, el comandante sólo aceptaba responder en persona y aunque se le explicó la distancia que nos separa, no cambió de parecer, aunque, no se negó a contestar a mis preguntas a través de un intermediario/a debidamente identificado/a.

(Foto: Diaro Correo)

Discriminación médica

TeleoLeo.com también habló con la madre de Patricia sobre el penúltimo intento de suicidio de su hija en abril de 2019. En esa oportunidad publicamos una nota denunciando que la joven no había recibido la atención médica que le correspondía. Ella necesitaba que le reconstruyesen la rodilla y en el Hipólito Unanue, no fue atendida adecuadamente, el responsable según la madre: el doctor César Cajo ,traumatólogo especialista en rodilla y en el hospital Dos de Mayo ni siquiera la recibieron.

Leer también: HOSPITAL DOS DE MAYO NIEGA ATENCIÓN A UNA PACIENTE POR ESTAR “COLAPSADO”

Según la madre de Patricia, en más de una oportunidad el doctor Cajo le dijo a ella y a la joven dijo que no le reconstruiría la rodilla porque al haber intentado suicidarse lo volvería a hacer. «Mi hija fue discriminada por el doctor Cajo una y otra vez, ella estaba muy deprimida por eso, porque a sus 24 años no podía caminar bien. Yo la tenía que llevar en silla de ruedas a todas partes».

#JusticiaParaPatricia

«Necesito saber todos los detalles de lo ocurrido, necesito justicia, necesito un abogado y no que me anden atemorizando, diciéndome que lo que hizo mi hija es un delito. La fiscal Milagros Gallegos me dijo que mi hija al suicidarse había cometido un delito y cómo puede ser eso, mi hija se mató, ya no la tengo conmigo y ahora me dicen que es una delincuente».

Sin embargo, el suicidio perse no es un delito, lo es, ayudar a alguien a intentar acabar con su vida, por eso la eutanasia esta penada en Perú y en muchos otros países; pero suicidarse, por lógica, no puede ser un delito porque todo delito conlleva una condena. Habría que preguntarle a la fiscal Gallegos, qué pena recibe el muerto, con cuántos años de cárcel se castiga al que se ha matado y qué reparación civil se le impone, o es que la fiscal le dijo esto a la madre de Patricia desde su esquina religiosa.

Otra de las cosas por establecer es cómo los suboficiales que llevaban a Patricia a su casa, quienes debían cuidarla y protegerla, incluso de ella misma, la dejaron sola en el auto policial, cuando por reglamento no lo pueden hacer y encima con un arma a su alcance, a punto para ser utilizada. Ella no era un reo es cierto, pero era una persona que no se encontraba equilibrada en ese momento y debía haber sido llevada a un hospital o haber estado custodiada hasta ser entregada a un familiar.

Esperemos que las investigaciones den con la verdad de lo ocurrido a Patricia a bordo del patrullero al mando del suboficial de segunda Julio César Marquina Sullca y del suboficial de tercera Luis Alberto Sandoval Hoyos. Teresa Patricia sufría un desorden nervioso conocido como trastorno límite de la personalidad, pero estaba medicada, y ─como dice su madre─ necesitaba comprensión y buenas palabras, no verse sola dentro de un patrullero con un arma a punto para ser utilizada. Estaremos vigilantes.

#JusticiaParaPatricia

Anuncios

Un comentario

  1. A casi dos meses de ocurrido el hecho, donde muere Patricia en circunstancias aun no esclarecidas, los 2 policías con antecedentes muy graves para un efectivo policial, aun no son sancionados ni en el fuero militar, actitud sospechosa de la Policía Nacional, por lo cual solicitamos el pronunciamiento de la Policía y exigimos celeridad en esta etapa de investigación, a la Segunda Fiscalia de Surquillo donde se está viendo el caso, de Patricia Villafuerte Suarez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.