Carta abierta a la madre de un feminicida

Este 9 de octubre Jean Piero Castro Gouveia fue condenado a cadena perpetua por el feminicidio de su expareja, Andrea Rivera Sánchez. TeleoLeo.com, en su seguimiento del caso, publicó una nota con la lectura de la sentencia y una entrevista a Mónica Sánchez, la madre de la víctima. Veinticuatro horas después María Gouveia, la madre del feminicida, envió un comentario a esta web en el que, como periodista responsable, me culpa de la condena impuesta a su hijo.

A lo cual yo respondo…

Señora Maria Gouveia:

Yo, Leonor Pérez-Durand, no me he empeñado en condenar a su hijo, Jean Piero Castro Gouveia, porque no soy jueza. Yo, desde mi posición como periodista, lo único que he hecho es informar sobre el execrable delito cometido por él: degollar a su expareja, entrando al cuarto donde ella vivía, a escondidas, en plena noche, mientras dormía en la misma cama con sus hijos de 7 y 2 años de edad.

Lo único que he hecho es informar como el niño de 7 años intentó defender a su madre y fue golpeado por el asesino, su hijo; y como salió corriendo a buscar ayuda porque a su madre la estaban matando. Lo único que he hecho es difundir este caso para evitar que un feminicida fuese liberado al término de la prisión preventiva. Lo único que he hecho es seguir esta historia hasta el final.

Esta es la segunda vez que María Gouveia mediante comentario en teleoLeo.com, dice que su hijo no es un asesino, que «estaba borracho»; sin embargo, habrá que decirle a esta señora que si su afirmación fuese cierta, los bares estarían llenos de asesinos. Ella también se victimiza diciendo que no tiene dinero para poner en libertad a su hijo, o sea: ¿está hablando de sobornar a la justicia para librar a su hijo del castigo por un crimen que él mismo ha confesado?

En ambos comentarios usted, Maria Gauveia, me reprocha el haber escrito sobre el asesinato cometido por su hijo, menciona que lo hago porque es venezolano y en Perú ahora no son muy queridos, y es justo por esa ‘animadversión’ que en ninguno de los 6 artículos que he escrito sobre este caso menciono la nacionalidad del asesino. Lo único que dije en referencia a este tema es que su prisión preventiva debía ser prorrogada porque al ser su hijo, «un ciudadano extranjero» podría fugar en cuanto se viese libre.

Estas son las únicas veces, que en 3 de los 7 artículos que he escrito sobre este caso, mencionó que Jean Piero Castro Gouveia no es peruano y como se puede leer en ninguna digo que es venezolano, eso lo dice usted, su madre, en sus indolentes comentarios.

Así que no señora, esta periodista no ha hecho escarnio de su hijo, ni de su situación de migrante venezolano. Esta periodista sólo se ha dado el trabajo de investigar y de publicar todo lo que ha encontrado y ha podido corroborar respecto, repito, al execrable crimen cometido por su hijo contra la mujer que en Perú, le dio trabajo, contra la familia que lo acogió y ayudó, incluso, económicamente para que enviase dinero a los hijos que tiene en Venezuela, según asegura Mónica Sánchez.

Dicho todo esto, María Gouveia, y sólo por si usted no se ha dado el trabajo de escuchar la lectura de la sentencia en contra de su hijo, paso a enumerarle las razones por las que el juez lo ha condenado a cadena perpetua y le informo también que por más que apele, el resultado no será diferente porque el crimen cometido por su hijo contiene más de dos de las condiciones que estipula el decreto legislativo 1323, que puede leer integro en este enlace.

Razones para condenar a Jean Piero Castro Gouveia a cadena perpetua, por delito contra la vida el cuerpo y la salud en su modalidad de feminicidio.

  • Degolló a Andrea Rivera Sánchez en presencia de sus dos menores hijos.
  • Mintió cuando dijo que había intentado socorrerla luego de herirla, porque quien pidió ayuda fue el hijo de la víctima.
  • Mintió cuando dijo que no había intentado escapar, lo intentó, pero no pudo hacerlo porque los vecinos se lo impidieron.
  • Mintió cuando dijo que mató a su expareja sin premeditarlo. Según él mismo confesó, horas antes de matarla habían discutido y había comprado veneno para beberlo luego de acabar con ella.

Le dejo por aquí una captura de pantalla de una conversación que sostuvieron Andrea y su hijo donde ella le reclama que tenga un cuchillo y veneno para ratas.

Así que no señora Gouveia, su hijo luego de tomarse unas cuantas cervezas, no fue poseído por las fuerzas del mal que lo llevaron en hombros a matar a su expareja; no. Su hijo premeditó el asesinato de Andrea Rivera y no se contuvo ni cuando entró en medio de la noche al cuartito donde ella dormía en la misma cama con sus hijos. Él fue a matarla y así lo hizo y lo mínimo que se podría esperar de una madre, como lo es usted, es un poco de empatía por todo el daño causado por su hijo.

Usted se queja de no tener dinero para viajar a verlo, pero, sabe qué, la madre de Andrea no podrá volver a ver a su hija ni ahorrando todo el dinero del mundo. Los hijos de Andrea no podrán volver a ver a su madre. Puede usted imaginar lo que es para la madre de Andrea oír a su nieto preguntarle qué puede hacer para estar con su madre, puede usted imaginar lo que es tener que consolar a una pequeña de 3 años que despierta por la noche gritando «sangre mamita, sangre».

Señora Gouveia, la primera vez que hizo un comentario sobre mi cobertura respecto al crimen cometido por su hijo, me puse en sus zapatos y pensé en su dolor, porque obvio que tiene que sufrir al ver a su hijo tras las rejas y no le contesté nada, es más le envié un mail pidiéndole una entrevista, nunca dijo nada, así que entendí su silencio, pero su último comentario culpándome de que su hijo haya sido condenado a cadena perpetua es infeliz, calumnioso y desgraciado.

Nuestros hijos son lo que más queremos y daríamos la vida por ellos, pero no podemos, ni debemos, normalizar sus delitos. No podemos convertirlos en víctimas cuando son victimarios. No podemos buscar culpas externas cuando el único culpable es el que mata, el que deshumaniza al otro y lo convierte en un objeto con el que puede hacer y deshacer, al punto de quitarle la vida y decir cínicamente que lo hizo porque «estaba borracho».

Señora María Gouveia, lamento decirle que con sus comentarios demostraría ser tan mala persona como su hijo, porque antes de escribir lo que ha escrito no se ha detenido, ni un segundo, a pensar en las verdaderas y únicas víctimas de esta trágica historia:

  • Andrea Rivera, degollada
  • Sus pequeños hijos a los cuales, además, ella era la única que sustentaba
  • Mónica Sánchez, la madre de Andrea
  • El padre de Andrea que meses después del asesinato de su hija cayó fulminado de un ataque al corazón sin tener enfermedad cardiovascular previa.
  • El hermano de Andrea, un joven que ahora no puede estudiar la carrera que desea porque su madre se ha gastado lo que tenía y lo que no, para mantener a sus nietos y solventar los gastos que le ha ocasionado el proceso.

Así que señora Gouveia, no se atreva a culparme nunca más de la cadena perpetua impuesta a su hijo y no siga diciendo que me he ensañado con él por ser venezolano, porque no es cierto. Tampoco repita que su hijo no es un asesino, porque lo es, tanto, que no le importó que hubiesen criaturas en medio de la escena. Su hijo no ha sido víctima de un «desgraciado error», él planificó un asesinato y lo cometió, así que antes de volver a escribir póngase en la piel de los que de verdad sufren el crimen cometido por su hijo, el feminicida Jean Piero Castro Gouveia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.