Justicia cusqueña decidirá si confirma o reformula pena contra Luzgardo Pillco y Jainor Huillca, condenados por el homicidio de la turista española Nathaly Salazar. Pero ellos no serían los únicos responsables [VÍDEOS]

Escrito por: Leonor Pérez-Durand
¿Homicidio culposo? ¿Homicidio simple por dolo eventual? ¿Feminicidio? A tres años de la muerte de Nathaly Salazar Ayala, turista española que perdió la vida en una tirolesa en Cusco, el cuerpo de la joven aún no ha sido recuperado, sus padres no pudieron pagar los 10 mil dólares ─que afirman─ les demandó el abogado de los sentenciados para revelarles su paradero

«Soy la madre, quiero a mi hija, quiero que me devuelvan a mi hija. Tres años que estoy sufriendo. Tres años que estoy aquí llorando por mi hija. Tres años buscándola por el amor de Dios. Que estos malditos me devuelvan a mi hija. Que el abogado Herbert Quispe Usucachi que me está queriendo cobrar 10 mil dólares, me devuelva a mi hija».

El 16 de diciembre la Segunda Sala Penal de la Corte Superior de Justicia del Cusco decidirá si confirma, aumenta o anula la condena de 11 años de prisión en contra de Luzgardo Pillco Amau y Jainor Huillca Huamán, por el asesinato de Nathaly Salazar Ayala, joven española de origen ecuatoriano que llegó al “ombligo del mundo” como parte de una ruta en la que tenía puesto el futuro.

Justicia para Nathaly

«Devuélvanme en el cuerpo de mi hija», fue el grito que se cortaba en la garganta de Alexandra Ayala León, madre de Nathaly, asesinada el 2 de enero de 2018 en el distrito de Maras del Cusco. Nathaly tenía 28 años. Una gran sonrisa, según dicen quienes la recuerdan. Un corazón enorme, según su madre. Y el futuro en sus manos.

Con todo llenó su mochila y partió desde la ciudad de Valencia, España, hacía su país de origen, Ecuador. Luego de visitar a la familia y de reconocer lugares de infancia, Nathaly emprendió viaje a Perú a conocer sitios maravillosos, como la ciudad del Cusco y sus construcciones sagradas, así como sus atracciones turísticas.

Y es que Nathaly quería poner un hotel en su Ecuador querido, un hotel con ruta turística incluida. Ella era técnica en deportes de riesgo en el medio ambiente y quería tender un puente, cual cordón umbilical, entre España, Ecuador y Perú, para llevar turistas europeos a hacer deporte de aventura en territorios maravillosamente desconocidos para ellos.

Por eso viajaba, ‘mochileando’, ella quería conocer bien lo que podría ofrecer. Pero los sueños de Nathaly fueron truncados cuando en su camino se cruzaron Jainor Huillca Huamán y Luzgardo Pillco Amau, los dos hombres sentenciados por su asesinato; quienes, además, no tuvieron reparo en robarla y esconder su cuerpo, después de lo que ellos han confesado: «Fue una muerte accidental».

Por el crimen cometido contra Nathaly, Jainor Huillca Huamán y Luzgardo Pillco Amau han sido condenados a 11 años de prisión por los delitos de homicidio culposo consciente, hurto grave y acciones contra la administración de justicia, por ocultar las pruebas y el cuerpo de la víctima, sin embargo, la defensa de la familia de la joven ha apelado y en unos días sabrán si son oídos.

El 2 de diciembre pasado, el abogado de Nathaly, Juan Carlos Espejo, expuso en la apelación, los motivos por los que ─a falta del cuerpo de la joven─ considera que Pillco y Huillca deberían ser condenados por homicidio simple por dolo eventual, y no por homicidio culposo ─cuya pena es menor─. Espejo sostiene que nada de lo ocurrido fue un acto fortuito como se interpreta en derecho adjetivo “culposo”.

La audiencia, que fue transmitida por Internet, estuvo a cargo del juez Pedro Álvarez Dueñas, presidente de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de Cusco. TeleoLeo.com acudió a la cita y, a través de la familia de Nathaly obtuvo copia de la misma. En la audiencia, Espejo pidió el cambio de sentencia y sustentó: «Nada de lo ocurrido puede considerarse un acto negligente, imprudente o culposo».

La defensa de los sentenciados pidió la anulación de la pena o su reducción. La defensa de los terceros civilmente responsables, Mario Meza Auccapuma y Raúl Romaní Gómez, dueños de Cuzco Perú Zip Line, empresa dueña de la tirolesa, afirmó que la muerte de Nathaly no se había producido en el sector manejado por ellos y siendo así: «Mis patrocinados no tienen ninguna responsabilidad civil».

Por su parte, la fiscal Monica Merma, manifestó su satisfacción con la sentencia y fue contundente con la responsabilidad de acusados, empresa y Estado: «Los sentenciados aprovecharon la vulnerabilidad de una turista que estaba sola, realizando un deporte normal para ella, quien confió en que la empresa que lo ofertaba era seria y que las autoridades de nuestro país podían controlar la formalidad de estas actividades».

«Sin cuerpo no hay delito»

Alexandra Ayala, la madre, dice que los sentenciados han repetido esta frase varias veces. En la audiencia de apelación, Lisandro Ordoñez, abogado de los dueños de la tirolesa, también se refirió a la falta del cuerpo de la joven y dijo que sin el no se sabía a ciencia cierta lo ocurrido. Por esa misma teoría, habría que decirle al abogado que tampoco podemos saber si en verdad estamos ante un feminicidio.

El viaje de Nathaly

Nathaly llegó a la ciudad del Cusco el día 23 de diciembre de 2017 y luego de unos días de ‘turisteo’ se puso a trabajar en un hostal para conocer el negocio. «El 25 de diciembre subió a Machu Picchu y desde allí nos llamó llorando, agradeciendo porque decía que las montañas la habían recibido como ella quería y que estaba muy feliz de haber hecho realidad su sueño de estar allí», explica su madre.

El 31 de diciembre en conversación con la familia, Nathaly les comunicó que el 1 de enero emprendería su última aventura en el lugar, «estaba muy ilusionada», dice la madre. La joven tenía planeado ir a los distritos de Maras y Moray, dos de los centros turísticos más importantes de la ciudad del Cusco lugares que, con el emprendimiento que tenía en el alma, no podía dejar de visitar.

Le dijo a su familia que recién al volver podría comunicarse con ellos, porque a donde iba talvez no había cobertura de internet, pero no llamó. La madrugada del día 3 cuenta la madre de Nathaly, que despertó a las 4:30 de la mañana, gritando. «Soñé que a mi hija le pasaba algo malo y aunque intentaron tranquilizarme. Los días posteriores, sin llamadas mi angustia fue creciendo».

El 5 de diciembre, sin noticias de Nathaly, su hermana comenzó a llamar a todos los hoteles del Cusco intentando ubicarla, en uno de ellos dio con un amigo que la joven había hecho allí quien se comprometió ir a preguntar al hostal donde estaba alojada. «Allí le dijeron, tal y como mostraban las cámaras del hostal, que ella se había ido el día 2 de enero a las 7:05 de la mañana y no había vuelto».

Al día siguiente, el sábado 6 de diciembre, el dueño del hostal habló con la familia de Nathaly y les dijo que él ya había presentado la denuncia por la desaparición de la joven, pero que a pesar de la normativa de recepcionarla a las 24 horas, recién se la habían recibido tres días después, porque según la policía: «Era una turista más y que seguro estaría en la montaña drogada con el novio».

La madre de Nathaly asegura que cuando ella llamó a la comisaría, le dijeron lo mismo. «Y cuando fuimos al Cusco con mi esposo, los cónsules españoles en Perú y efectivos de la policía española, el mayor de la Unidad de Desaparecidos, Franklyn Bustos Cáceres, volvió a decir que mi hija estaría tirada en la montaña borracha y drogada con el novio».

«Nos enfrentamos a una policía de desaparecidos inepta, negligente, arrogante. Hemos sido maltratados psicológica y verbalmente dañaron la imagen de imagen con sus dichos» (Alexandra Ayala, madre de Nathaly).

A pesar que la denuncia por la desaparición de Nathaly fue aceptada el 6 de enero, la policía peruana ─según afirma la madre─ recién comenzó a buscarla el día 11, cuando la policía española llega al Cusco e interviene en la investigación. El delegado policial español redactó un informe en el que señaló los “desaciertos” cometidos por sus homólogos peruanos en el caso y, según Ayala, no son pocos.

Maras y Moray, el último destino

El 1 de enero Nathaly Salazar tomó un taxi hacia Maras y Moray al llegar allí se encuentra con el zip line, la tirolesa, en la que podía desplazarse ante las vistas maravillosas del lugar. El taxista, Jainor Huillca Huamán, quien le hacía de guia, aprovechó el deseo de la joven y le dijo que él también era monitor y que podía hablar con un amigo que trabajaba allí para poder subir.

Cusco Perú Zip line, la empresa de Meza Auccapuma y Romaní Gómez, ofertaba el descenso a velocidad sujetado a un cable de acero. El recorrido consta de 4 tramos que aumentan su peligrosidad según se avanza, llegando a estar colgado a 200 metros del suelo. Según el abogado de Nathaly, la empresa no estaba registrada, a pesar, de la peligrosidad de la actividad que realizaba.

Nathaly, por su preparación, sabía lo que hacía deslizándose por la tirolesa, lo que no sabía era la serie de eventos que se habían conjurado para que todo saliese mal, el primero de ellos, el engaño del taxista, que se hizo pasar por monitor. Según ha comprobado la madre in situ: «Los taxistas de Maras les dicen a lxs turistas que son guías turísticos y monitores».

  • 1.- Jainor Huillca Huamán no era monitor, era taxista.
  • 2.- No había línea de vida que hiciese seguro el descenso. La línea de vida es un segundo cable que mantiene suspendida a la persona que se lanza cuando el primer cable sufre algún desperfecto.
  • 3.- No había freno de emergencia
  • 4.- El equipamiento no era el adecuado, el arnés no tenía freno y según la inspección realizada los guantes que utilizaban para sujetarse al cable eran lo que se utilizan en construcción civil.
  • 4.- Según los dueños de la torilesa el peso máximo que soportaba el cable de desplazamiento era de 110 kilos. El peso de Jainor Pillco y Nathaly sumaba 117 kilos.
  • 5.-El mal tiempo. En el segundo tramo comenzó a granizar y eso habría sido motivo para que el supuesto instructor detuviese la actividad, pero no lo hizo.
  • 6.-La empresa Cusco Zip Line no era una empresa constituida ni contaba con licencia de funcionamiento, según afirma el abogado Jaun Carlos Espejo.

«Su hija fue un ángel que nos salvó la vida»

Los últimos en ver a Nathaly con vida en la tirolesa fueron una madre y su hijo menor de edad. Esta mujer habló con la madre de Nathaly y le dijo que si su hijo y ella estaban vivos era porque Nathaly les había ayudado cuando el clima se puso feo mientras se desplazaban por la tirolesa. «Su hija fue un ángel en nuestra vida, mi hijo hubiese muerto si hubiésemos seguido cruzando».

Según la madre de Nathaly, esta mujer también escuchó decir a la joven: «Yo quería adrenalina, pero no tanta», lo que no entiende la madre, es por qué a pesar de esto y de conocer el terreno, Jainor Pillco no interrumpió el desplazamiento. Lo que ocurrió luego, según la versión del taxista, es que ambos se estrellaron contra la torre de recepción y Nathaly murió en el acto.

Luego, él y Luzgardo Pillco afirman que subieron el cuerpo de la joven en el maletero del taxi de Jainor para luego arrojarlo al río Vilcanota, antes le robaron las pocas pertenencias que llevaba y metieron en su bolso una botella de licor para que al encontrarla se demostrase lo dicho por la policía ante la denuncia de su desaparición: «Estará borracha tirada en la montaña con el novio».

Diez mil dólares por el cuerpo de Nathaly

En breve se cumplirán 3 años desde la pérdida de Nathaly, y su familia, a pesar de de los 5 viajes que han realizado al Perú para buscarla, aún no recuperan su cuerpo. «El abogado de los culpables, Harbert Quispe Usucachi, nos pidió 10 mil dólares para rebelarnos la ubicación del cuerpo de mi hija, esto es infame», asegura la madre de Nathaly.

Quispe Usucachi, ha sido denunciado por extorsión por los padres de la joven quienes como prueba han presentado un audio en el que se supone hablan con el abogado y él diría que “los chicos” ─Pillco y Huillca─ rebelarían donde está el cuerpo de la joven a cambio de 10 mil dólares. «Se les da una retribución económica, termina el juicio […] luego yo les llamaría para que vean ese tema».

En el audio supuestamente Quispe se habría ofrecido como garante de la transacción: «Quien pone en garantía de que sea lo más justo es mi persona, si ustedes aceptan, el dinero iría a una cuenta a mi nombre y aparecería como un tema de asesoría profesional» […] «Yo se que con estas cosas no se pueden negociar, como padre les entiendo».

Quien tenga oídos para oír, que oiga

TeleoLeo.com les ofrece el audio en el que según afirman los padres de Nathaly, el abogado Herbert Quispe Usucachi los habría extorsionado. Al verse denunciado, Quispe pidió a la fiscalía que el audio no fuese tomado en cuenta como prueba, porque fue grabado sin su consentimiento y no contaba, según él, con una debida cadena de custodia.

Para fiscalía penal provincial del Cusco, en cambio, el audio si tiene valor. TeleoLeo.com tiene en su poder este audio desde inicios de 2020 y lo hace publico ahora que la denuncia por extorsión en contra el abogado está en fase de investigación fiscal. Les invito a comparar la voz de Quispe del primer vídeo de esta nota y la voz que pide 10 mil dólares por revelar donde está Nathaly.

Cusco Perú Zip Line

Nathaly Ayala no es la única que ha perdido la vida en la tirolesa de Cuzco Perú Zip Line. En abril de 2018, tres meses después de su muerte, Milushka Marisella Pacheco Colquicocha, de 29 años de edad, turista; y Vincer Quispe Reyes, de 23 años, guía turístico; también perecieron allí y por ello, el Juzgado de Investigación Preparatoria de Urubamba, ordenó prisión preventiva de 9 meses para Mario Meza Auccapuma y Raúl Romaní Gómez, propietarios de la empresa.

La muerte de estas personas se produjo por la ruptura el cable por el que se deslizaban. Esto ocurrió, además, cuando por las irregularidades detectadas a raíz de la muerte de Nathaly Salazar, el funcionamiento de la tirolesa estaba prohibido. Por la muerte de Milushka y de Vincer; Mesa y Romaní fueron imputados por la presunto delito contra la vida, el cuerpo y la salud u homicidio en modo simple.

¿Sin responsabilidad civil?

Durante la audiencia de apelación de la sentencia por la muerte de Nathaly Salazar, el abogado de los propietarios de la tirolesa, Lisandro Ordoñez, no sólo negó que la muerte de Nathaly se haya producido en la tirolesa, intentando que sus clientes sean eximidos del pago de reparación civil, también dijo que el abogado de la defensa de Nathaly, Juan Carlos Espejo, mentía.

El defensor de Mesa Auccapuma y Romaní Gomez, señaló que Espejo faltaba a la verdad acusando a Cusco Perú Zip Line de trabajar sin licencia. «Al momento del accidente de Nathayly Salazar, las tirolesas no estaban reguladas, sólo después de las muertes de Milushka Pacheco y de Vincer Quispe el gobierno emitió una norma. En todo el Perú había 113 tirolesas que funcionaban sin licencia».

A las leyes me remito

Desde 1998 la ley 26961, Ley Para el Desarrollo de la Actividad Turística, señala al Ministerio de Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales Internacionales (MINCETUR), como ente rector competente en materia turística y le atribuye, «la formulación, establecimiento y ejecución de la política y estrategia nacional de turismo».

El Decreto Supremo 005-2016 MINCETUR, de junio de 2016, en su artículo 5 inciso 1 señala que «las modalidades de turismo de aventura serán aprobadas mediante Resolución Ministerial del MINCETUR». Al momento del supuesto accidente que ocasionó la muerte de Nathaly Salazar, el funcionamiento de las tirolesas no estaba autorizado por MINCETUR.

El DS 005-2016 en su artículo 5 inciso 3 dice que el MINCETUR «autorizará a las personas jurídicas de derecho público y/o privado la instalación de infraestructura para el desarrollo de la o las modalidades de turismo de aventura, sean estos en espacios públicos y/o privados, teniendo como principal finalidad el aseguramiento de la integridad física del turista».

En su artículo 6 también estipula que el servicio de turismo de aventura será prestado «únicamente por Agencias de Viajes y Turismo, las que deberán contar con el Certificado de Autorización otorgado por el Órgano Competente, así como cumplir con las disposiciones establecidas en el presente Reglamento y en el Reglamento de Agencias de Viajes y Turismo».

Así que, desde 2016 ya había reglamentación estatal para formalizar el sector del turismo en el país, que exigía que las empresas que brindaban estos servicios estuviesen autorizadas. Recién, después del supuesto accidente mortal de Nathaly Salazar, en febrero de 2018 mediante el Decreto Supremo 083-2018 se aprobó el zip line como una de las modalidades de turismo de aventura.

Así que Juan Carlos Espejo, al abogado de Nathaly, no miente cuando señala que la empresa Cusco Perú Zip Line incumplía la ley trabajando sin licencia, ni autorización; situación que el abogado de la empresa admite cuando durante la apelación de la sentencia por la muerte de la joven afirma que para ofertar el zip line la empresa no necesitaba autorización ni licencia.

En 2016 se aprobó el Plan Estratégico Nacional de Turismo 2025 aprobado por la resolución ministerial 231-2016 MINCETUR que plantea como uno de sus objetivos fomentar la formalización del sector, «en coordinación con el sector privado tomando en consideración que el sector informal genera un factor externo que se agrega a su efecto adverso sobre la eficiencia».

Más desapariciones y muertes en Cusco

A raíz de la pérdida de la vida de Nathaly Salazar, los padres de la joven, han investigado el trabajo policial en la investigación de lxs desaparecidxs en Cusco y denuncian su «negligencia». «Tenemos una lista de desaparecidos de enero a marzo de 2019, la obtuvimos de una fuente oficial que nos enseñó documentación con casi 40 denuncias, pero nos dijo que faltaban porque la policía no las registraba todas para no evidenciar su negligencia».

Alexandra Ayala, dice que llamaron a todos los de lista y 4 de ellos, según sus familiares, habían sido encontrados muertos, los demás continuarían desaparecidos. «El día 6 de noviembre de este año desapareció, Constantino Sequeiros Puma, pariente de unos amigos que nos ayudaron a buscar a mi hija. Ocho días después encontraron su torso y cabeza en el río Vilcanota, luego encontraron uno de sus brazos en el mismo lugar».

La muerte de Nathaly, la de MillushKa y la de Vincer, no pueden quedar impunes. La informalidad de algunas empresas de turismo peruanas no puede cegar ni una sola vida más. Por eso la fiscal Monica Merma en su intervención en la audiencia de apelación manifestó que las condenas contra Luzgardo Pillco Amau y Jainor Huillca Huamán deben ser ejemplificadoras.

«No sólo se trata de cumplir con la finalidad preventivo especial y general de la pena, también es dar a conocer a la colectividad que casos como estos no se pueden repetir».

Fiscal Monica Merma

Pero no sólo son culpables Pillco y Huillca, además están los dueños de una empresa que funcionaba sin licencia y sin equipos e infraestructuras adecuados. También los organismos estatales, MINCETUR; y regionales, DIRCETUR Cusco; encargadas de la gestión y fiscalización de las actividades turísticas que se desarrollan. Esperemos que se haga justicia con estas víctimas y con lxs turistas y lxs nacionales desaparecidos en esta región tan visitada en el país.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .