Abuelo enjuiciado por tocamientos indebidos a dos de sus nietas, sin embargo, el peritaje de una revela: “desfloración antigua”

Texto y vídeo entrevista: Leonor Pérez-Durand

El depredador sexual en el 22% de casos atendidos por los CEM, en Perú, vive en casa y se llama papá, abuelo, tío, hermano. Entre enero y agosto de 2021 los CEM han atendido 9.833 denuncias por violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes (68% niñas), esta cifra representa el 94% más de las atenciones en el mismo periodo de 2020. ¿En 2021 se viola más?, no; el confinamiento por la pandemia se ha relajado y es más fácil denunciar. Lo que sigue siendo más complicado es obtener justicia

«Mili yo no me quiero meter porque es mi papá, haz lo que tu creas que debes hacer, pero es mi papá y a mí ya me pidió perdón y no voy a hacer nada; ya está mayor, diabético y mi mamá llora todo el tiempo. Así me dijo el padre de mis hijas cuando nos enteramos de que su padre las había tocado y violado, sin embargo, en el juicio, se presentó como testigo a favor de su padre; eso me ha dolido muchísimo».

Milagros Soto es madre de 3 niñas, dos de ellas afirman que su abuelo, Marco Antonio Capcha Rios, las habría abusado. Las niñas supuestamente agraviadas son la hija mayor de Milagros y la hija mediana, la primera de ellas no es nieta biológica de Capcha Ríos, sin embargo está firmada por su hijo y ha sido criada por él. «Yo vivía con mi pareja y mis hijas en el tercer piso de casa de mis suegros, pero tuvimos que hacer obras y bajamos un tiempo al primer piso, con ellos».

Soto afirma que un día su hija mayor, con 8 años de edad, le explicó que su abuelo la había tocado. Ella y su pareja, Marco Daniel Capcha Diaz, hablaron con Capcha Rios, pero dio una versión distinta a la de la niña y le creyeron: «Él nos dijo que la niña se había quedado dormida con la televisión encendida y que él había ido a apagarla y se puso a buscar el mando, pero que no la había tocado».

Seis años después, Milagros fue operada de un cáncer al estómago y estando en casa recibió la visita de su madre, su hermano y la pareja del mismo y en ese momento, en confianza, la niña volvió a decir que su abuelo la tocaba, esta vez tenía ya 14 años. «Mi hija. llorando, nos dijo que mi suegro había seguido tocándola, en ese momento mi otra hijita de 10 años dijo que a ella le hacía lo mismo».

El tío de las niñas montado en furia increpó su conducta al abuelo, la suegra de Milagros, según afirma ella, le rogó que no denuncie a su esposo, que ellos se mudarían a un departamento que tenían en otro distrito y que nada de eso volvería a pasar. «Yo siempre estuve muy unida a mi suegra, era como una madre para mí y me persuadió, así que hablamos con mis hijas y les dijimos que no dijesen nada».

Dos años más tarde, la hija mayor de Milagros, con 16 años, volvió a hablar, pero esta vez lo hizo en el colegio. Milagros fue citada a la escuela hasta donde llego la policía y funcionarios del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) para hacerse cargo del caso. «Ahora espero que sí nos apoyes, me dijo mi hija mayor y yo me sentí muy mal de no haber denunciado antes y le prometí que iríamos hasta el final».

En primera instancia, el denunciado fue la pareja de Milagros porque la niña dijo que se sentía incómoda cada vez que su padrastro la abrazaba, sin embargo, ese fue el detonante para que saliera todo a la luz. Milagros habló con su suegra y le explicó que ya no podían seguir callando y que explicaría todo a la policía y al MIMP. Ante esta situación, la Unidad de Protección Especial (UPE) de su zona, le quitó a su hija mayor.

Ante este nuevo escenario Milagros Soto le pidió a su pareja que se fuera de la casa porque ella quería estar con su hija, él aceptó y ella pudo recuperarla. TeleoLeo.com ha hablado con Milagros Soto para que nos brinde su testimonio sobre la denuncia presentada en contra de su ex suegro por el supuesto abuso de dos de sus hijas, Marco Antonio Capcha Rios.

Abuelo denunciado

TeleoLeo.com ha intentado hablar con el abogado de Marco Antonio Capcha Rios, Clifor Santos Erazo, él ha visto el mensaje de whatsapp, pero no lo ha contestado; sin embargo, por la investigación fiscal sabemos que su cliente se declara inocente, además, también hemos podido leer que siempre tuvo buena relación con la madre de sus nietas, pero que la relación se malogró cuando ella “engaño” a su hijo.

Capcha Rios también asegura que no podría haberle hecho nada a sus nietas porque él viajaba mucho y no pasaba más de 4 días a la semana en casa y que nunca estuvo a solas con las niñas, que nunca durmieron en su casa, que nunca se encargó de ellas, que a pesar de vivir en el mismo edificio sólo las veía en reuniones familiares y que él siempre estaba acompañado por alguien de la familia cuando se cruzaba con ellas.

Cámara Gesell

Nieta Mayor

Sin embargo, la hija mayor de Soto en su declaración en cámara Gesell explica que para su abuelo se había convertido casi en una costumbre tocarla al volver del colegio pues comía en su casa: «No me dejaba ir a mi piso, me hacía quedarme a la fuerza, me encerraba en su cuarto, ponía la tele y empezaba a tocarme». También desmiente a Capcha Ríos y dice que sí durmió en su casa durante unas semanas porque pintaban el piso donde vivían y él aprovechaba para tocarla mientras todos descansaban.

Nieta menor

La nieta biológica de Capcha en cámara Gesell ratificó no sólo lo dicho a sus padres, sino que además su versión es similar a la de su hermana mayor. Según declaró, recuerda que su abuelo le habría hecho tocamientos en sus genitales y la habría hecho tocarlo a él, desde los 7 hasta los 9 años de edad, más o menos. Ella explica que Capcha Rios aprovechaba cuando ella veía televisión y se quedaban solos, asegura que su madre, por trabajo, muchas veces la dejaba bajo su cuidado.

También leer: Notas sobre abuso sexual de niñas y niños publicadas en teleoLeo.com

“Delito consumado”, pero: ¿bien calificado?

Este 6 de septiembre en la audiencia de control de acusación en contra de Marco Antonio Capcha Rios, por la denuncia de su nieta menor, el juez resolvió: «Declarar haber mérito para pasar a juicio oral contra el acusado […] se ha comprobado la concurrencia de los elementos […] vinculados a la vigencia de la acción penal […] al haberse acreditado que existe causa probable para pasar a juicio por actos contra el pudor de menores».

En la audiencia de control de acusación el juez analiza la validez de la acusación fiscal aceptando o no sus medios probatorios y los del acusado, y decide iniciar juicio o no. En este caso, el juez de la Corte Superior de Justicia del Callao, Fabian Quedo Obdulio, ha decidido iniciar juicio contra de Capcha Rios por tocamientos indebidos, pero el examen del médico legista indicaría violación sexual.

El examen del médico legista reveló que la niña podría haber sido violada pues señala: “desfloración antigua”. Según la madre, luego de que la niña explicara que su abuelo la tocaba recordó que con 4 años la llevó al médico por sangrado vaginal, en ese momento pensaron que era una infección y no la revisaron, ahora cree que el sangrado podría haber sido producto de la “desfloración antigua” que revela el examen.

De tomarse en cuenta el resultado del médico legista en todos sus extremos estaríamos ante un caso de violación sexual de una menor de 14 años de edad y según el Codigo Penal la pena por este delito es: cadena perpetua.

Artículo 173.- Violación sexual de menor de edad

El que tiene acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o realiza cualquier otro acto análogo con la introducción de un objeto o parte del cuerpo por alguna de las dos primeras vías, con un menor de catorce años, será reprimido con pena de cadena perpetua.

Llama la atención que, a pesar del resultado del médico legista y de que la niña en todas sus declaraciones al único que ha denunciado por abuso sexual es a su abuelo, la acusación fiscal en contra de Capcha Rios sólo sea por tocamientos indebidos, razón por la cual el juez Fabian Quendo Obdulio sólo ha abierto juicio por «actos contra el pudor de menores».

Esta tipificación origina que la fiscalía considere para Capcha Rios una prisión no mayor de 10 años y una reparación civil de 30 mil soles, además, a pesar de que el denunciado es el abuelo de la supuesta víctima, la acusación fiscal dice que “en este caso no se considera ningún agravante”.

Los supuestos tocamientos indebidos o actos contra el pudor habrían ocurrido -según ha declarado la niña- cuando tenía entre 7 y 9 años de edad, pero podrían haber comenzado antes, pues en el examen psicológico dice que no tiene muy claros algunos recuerdos. La acusación fiscal también señala que en la pena en contra de Capcha Rios no se consideran agravantes, sin embargo, el ser su abuelo tiene autoridad sobre ella, así que sí los habría.

Código penal

Artículo 176-A.- Tocamientos, actos de connotación sexual o actos libidinosos en agravio de menores

El que sin propósito de tener acceso carnal regulado en el artículo 170, realiza sobre un menor de catorce años u obliga a este a efectuar sobre sí mismo, sobre el agente o tercero, tocamientos indebidos en sus partes íntimas, actos de connotación sexual en cualquier parte de su cuerpo o actos libidinosos, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de nueve ni mayor de quince años.

Artículo 177.- Formas agravadas

En los casos de los delitos previstos en los artículos 171, 172, 174, 176 y 176-A la pena se incrementa en cinco años en sus extremos mínimo y máximo si concurre cualquiera de las circunstancias establecidas en el artículo 170, segundo párrafo.

2do párrafo del artículo 170: Si el agente abusa de su profesión, ciencia u oficio o se aprovecha de cualquier posición, cargo o responsabilidad legal que le confiera el deber de vigilancia, custodia o particular autoridad sobre la víctima o la impulsa a depositar su confianza en él.

Enjuiciamiento

El 15 de octubre próximo se iniciará el juicio contra Marco Antonio Capcha Rios por la denuncia de tocamientos indebidos en contra de su nieta menor, quien ahora tiene 13 años de edad, su madre aún no sabe por qué la fiscalía no ha tomado en cuenta los resultados del médico legista; teleoLeo.com quiso preguntar al respecto a la abogada que el MIMP le ha proporcionado, Martha Ramos, pero contestó que estaba ocupada, insistimos en otro momento, pero ya no contestó más.

La denuncia de la nieta mayor aún se encuentra en fase de investigación. Según la madre de las denunciantes ambas están muy afectadas por todo lo ocurrido, Milagros Soto no puede olvidar las pesadillas de sus hijas o el descuido en los estudios o algunas pautas de comportamiento que no entendía. «Yo sólo quiero justicia para mis hijas, debí haber hecho caso a mi hija mayor cuando me contó lo que pasaba, pero confié en mi suegro y en mi suegra, ahora lucharé hasta el final por ellas».

Si conoces de alguna persona menor de edad en riesgo puedes recurrir a la Unidad de Protección Especial (UPE) de la zona a la que corresponda para denunciarlo. Las UPE dependen de la Dirección General de Niñas, Niños y Adolescentes (DGNNA) y son instancias administrativas del MIMP que actúan frente a la desprotección familiar de niñas, niños y adolescentes.

También leer: Notas sobre abuso sexual de niñas y niños publicadas en teleoLeo.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .