Padre retiene a su hijo, desde hace 5 meses, incumpliendo la conciliación firmada con su expareja y la sentencia que lo obliga a devolver al niño

Texto y vídeo entrevista: Leonor Pérez-Durand/

En este día de la madre, en Perú, muchas madres no podrán ver a sus hijos porque sus exparejas lo impiden. Esta es una de las formas de violencia vicaria que sufren las mujeres madres tras la separación, en la mayoría de casos, de parejas que durante la relación ejercieron algún tipo de maltrato sobre ellas y cuya única manera de castigarlas, tras la ruptura, es a través de sus criaturas. En casos extremos, la violencia vicaria mata

Este lunes 2 de mayo ella fue citada por el padre de su hijo para una nueva conciliación. Según explicó ella a teleoLeo.com «él propuso en la audiencia, que como ya existe un proceso de variación de tenencia que podría demorar 2 años, buscando el bienestar de nuestro hijo, sería bueno llegar a una conciliación provisional hasta que el juez se pronuncie sobre su pedido».

También le dijo, afirma ella, que la conciliación que firmaron en 2019, al momento de separarse y según la cual ella se quedaba con la custodia del niño -que en ese entonces tenía tan sólo 3 años y necesitaba que lo limpien y le den de comer en la boca- ya no esa vigente porque él ha presentado una contradicción, sin embargo, como esta aún no ha sido resuelta, la conciliación sigue vigente.

Según ella, en la cita conciliatoria, él también dijo que hacía todo esto por su hijo, para que esté tranquilo, para que no tenga que seguir siendo testigo del conflicto en el cual están inmersos su madre y su padre, para poder llevarlo al colegio sin temor de que ella vaya y se lo quiera llevar, para que ella dejé de estar atacándolo en redes, para que ella pueda ver a su hijo sin problemas.

«Él propone quedarse provisionalmente con la custodia de mi hijo hasta que el juez decida la variación de tenencia y como régimen de visitas quiere que yo sólo pueda verlo dos veces entre semana -hora y media cada vez- y 3 horas los sábados; sin que pueda llevarme al niño a mi casa ni un sólo fin de semana porque dijo que he traicionado su confianza varias veces».

Katherine Serpa también afirma que en la cita Ynami dijo que no confiaba en ella porque en 2018 le había sido infiel, luego porque se llevó a su hijo a Estados Unidos sin su permiso y que por testigos se enteró que su hijo había sido maltratado, hecho por el cual la denunció, pero que luego de hablar no siguió con el proceso.

Si todos estos hechos generaban «desconfianza» a Ynami: ¿por qué en 2019 firmó la conciliación en la que otorgó la custodia de su hijo a ella?; y si el viaje fuera del Perú se produjo sin su permiso en 2020 ¿por qué no la denunció por sustracción internacional de menores?; y si su hijo sufrió maltrato durante el mismo. al punto de denunciarla, ¿por qué espero más de un año en pedir la variación de tenencia?

Ella, según afirma, se mantuvo firme en que la conciliación de 2019 sigue viva y le propuso que le devuelva al niño y que él podría visitarlo los días que quisiera, las horas que quisiera -previa coordinación- y tampoco permitía que se llevase al niño, «porque él sí ha violado mi confianza, me pidió llevarse a mi hijo por unos días y durante mes y medio no supe nada de él y ahora que mi hijo en cámara Gesell ha desmentido todas sus mentiras y hay una ejecución pendiente, él quiere conciliar».

Ella y él o él y ella son Katherine Serpa y Jose Ynami, padres de un niño de 6 años de edad, un niño que según su madre era feliz con ambos padres en su vida. «Ahora, Jose lo quiere sólo para él, eso le dijo al equipo multidisciplinario, yo, como dije en la conciliación, quiero que mi hijo nos tenga a ambos; nos separamos, pero seguimos siendo su madre y su padre, yo nunca le he negado que lo vea, él ha visto y estado con nuestro hijo cada vez que ha querido».

La conciliación de este 2 de mayo fue convocada por Jose Ynami luego de que su hijo pasará por cámara Gesell y desvirtuase las denuncias interpuestas por él en contra de Katherine Serpa, según asegura la defensa de Serpa.

Historia de una sustracción investigada

Jose y Katherine se separaron en 2019 y firmaron una conciliación que le otorgaba la custodia del hijo de ambos a ella y visitas a él: «Todo iba bien y yo era flexible con el régimen de visitas, Jose se llevaba a mi hijo cuando me lo pedía, nunca le puse restricciones, es más si ahora el niño está con él, es porque el 22 de noviembre de 2021 me lo pidió, como las clases eran virtuales él quería pasar más tiempo con el niño y yo no puse trabas».

El día 3 de diciembre, día en que Jose Ynami debía devolver al niño a casa de sus madre, la pesadilla comenzó, asegura Katherine Serpa: «Él me dijo que estaba esperando el taxi para ir a mi casa con mi hijo, un rato después volvió a comunicarse conmigo para decirme que me había denunciado por maltratar física y psicológicamente a mi hijo y por exponerlo a sustancias como la marihuana, además, me dijo que no volvería a ver a mi hijo a menos que lo ordenase un juez».

Inmediatamente Katherine presentó denuncia ante la policía que acudió a casa de sus exsuegros, donde vivía el padre de su hijo, pero -según dejaron constancia los efectivos policiales en el parte de ocurrencias- Victor Antonio Ynami Viscaya, padre de la expareja de Katherine, les respondió que su hijo y su nieto ya no vivían allí, lo cual no había sido comunicado formalmente, tal y como corresponde cuando una pareja está separada y hay un niño de por medio.

Katherine Serpa también se acercó a casa de sus exsuegros y el padre de su expareja le dijo lo mismo, que su hijo se había mudado y no sabía adónde. «El 10 de diciembre di con su primer paradero, en San Isidro, fuimos con la policía, yo ya tenía la denegación de medidas de alejamiento que Jose había pedido en mi contra por la denuncia de maltrato hacia mi hijo, y lo exhortaron para que me entregue a mi hijo y que cumpla con la conciliación y él dijo que mi hijo no estaba allí».

Por el contrario, el 11 de diciembre de 2021, la Subrefectura del distrito de San Miguel le otorgó garantías personales a Katherine Serpa Chirinos en contra de Jose Antonio Ynami Miraval: «[…] en su declaración jurada de Solicitud de Garantías Personales, en donde expone en el apartado «motivo», que son muchas veces que el denunciado, al parecer, le viene
causando, maltrato psicológico, violencia familiar y agresión verbal
. El demandado […] se ha llevado a su hijo sin dejar que la denunciante lo vea incumpliendo así un acuerdo que ellos tenían […]».

Con el temor de que José Ynami desapareciese con su hijo, tal y como asegura ella que él la había amenazado, Serpa decidió permanecer en las afueras del edificio haciendo vigilia por 4 días. «El 13 de diciembre, por la policía tomo conocimiento que mientras yo permanecía en la calle, el 11 de diciembre, el padre de mi hijo y su novia habían sacado a mi hijo del edificio, encapuchado, en un auto de lunas polarizadas».

La policía se enteró del traslado del niño por las cámaras de seguridad del edificio del domicilio de José Ynami. «Cuando supe que se había llevado a mi hijo me desmoroné, temía que lo hubiera sacado del país y lo denuncié por sustracción de menor». A partir de allí, Katherine Serpa pierde el rastro de su hijo hasta el día 6 de enero, tras haber denunciado a Jose Ynami por sustracción de menores, día en el que él la llama y le dice que vuelve a vivir en casa de su padre y que le permitirán visitar a su hijo.

Código Penal

Artículo 147.- Sustracción de menor

El que, mediando relación parental, sustrae a un menor de edad o rehúsa entregarlo a quien ejerce la patria potestad, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de dos años. La misma pena se aplicará al padre o la madre u otros ascendientes, aún cuando aquellos no hayan sido excluidos judicialmente de la patria potestad.”

Recién el 13 de enero de 2022 ella vuelve a ver a su hijo. Según la resolución del Ministerio Público, de apertura de la investigación por la denuncia de sustracción de menores interpuesta por Katherine Serpa en contra de Jose Ynami: «El denunciado le escribe para indicarle que estaban en casa de los abuelos paternos y que le iba a autorizar visitar a su hijo 2 veces por semana, 2 horas; ella, teniendo una resolución a favor por ejecución de acta de conciliación[…], solicita apoyo policial para retirar a su hijo».

Cuando la policía llegó a casa de los padres de Jose Ynami, Serpa afirma que le preguntó a su hijo si quería irse con ella y el niño le contestó que sí, así que cogió a su hijo en brazos y salió, además, según el propio Ministerio Público ella tiene una sentencia de ejecución de la conciliación firmada en 2019, según la cual ella tiene la custodia de su hijo: «Estando en el domicilio donde retenían a su hijo, lo cargó en brazos y logró salir a la calle, pero su ex esposo y su familia ejercieron violencia sobre ellos, impidiéndoles irse […]», dice la resolución.

Archivo de denuncia en contra de Katherine Serpa

El 19 de enero la 5ª Fiscalía Corporativa en Delitos de Violencia contra la Mujer y los Integrantes del Grupo Familiar, de Lima, notificó el archivo de la denuncia de maltratos psicológicos en contra de su hijo y por la exposición a sustancias tóxicas -marihuna-, interpuesta en contra de Katherine Serpa, al ser examinado el niño el resultado del examen fue: «[…] no presenta afectación emocional en relación a la denuncia presentada».

«Mi hijo no está bien, cada vez que hablamos lo veo temeroso, no sé que le están diciendo de mí, el otro día me preguntó cuando volvería a casa, pero la mayor parte del tiempo me dice que me odia, que no quiere hablarme». A continuación la entrevista que teleoLeo.com le hizo Katherine Serpa.

Relación materno filial sólo por vídeo conferencias y sin mayor información sobre el niño

A partir del 13 de enero ella sólo a podido ver a su hijo por vídeo llamadas, donde siempre está presente algún miembro de la familia de su expareja. En una de las comunicaciones ella pudo observar que a su hijo le faltaba cabello, le preguntó al padre qué le pasaba y según dice, la única respuesta que obtuvo fue: «Ya me estoy encargando del tema». Sin embargo, ella está muy preocupada por la salud de su hijo: «No sé si está siguiendo sus controles médicos, no me informan de nada».

El hijo de Katherine y José sufre de una de las llamadas «enfermedades raras»: hipotonía muscular con hiperlaxitud, que es la debilidad muscular generalizada, lentamente progresiva. «Mi hijo tenía que hacer ejercicios diarios indicados por su médico, sin embargo, cuando le he preguntado si hace los ejercicios que hacíamos en casa me dice que no, su padre sólo le hace practicar artes marciales, es una de las recomendaciones médicas, pero su terapia es importante; eso me preocupa mucho».

El colegio tampoco informa a la madre, por: ¿la Ley de Protección de Datos y la Constitución?

Katherine Serpa tampoco tiene información presentada al colegio de su hijo por Jose Ynami, sobre supuestas enfermedades que sufriría el niño. «En varias oportunidades, he pedido al colegio esa información, pero me dicen que no pueden dármela por la confidencialidad de datos personales, que le pregunte al padre o que les haga el pedido a través de la justicia; pero yo soy la madre, tengo derecho a saber cómo va mi hijo».

La carta del colegio San Antonio de Padua, firmada por Carlos Chang Lam, director del centro, certifica que en reiteradas oportunidades Katherine Serpa ha pedido esta información sobre su hijo y su pedido no ha sido atendido. Según Chang, ellos no se niegan a dar información, pero «normas de derecho» como la Constitución y la Ley de Protección de Datos se lo impiden y le dice que dirija su requerimiento vía el Ministerio Público o un juzgado y que si el pedido llega a través del «debido proceso», entregarán la información.

Sin embargo…

…Aunque el inciso 10 del artículo 2 de la Constitución dice que «toda persona tiene derecho al secreto y a la inviolabilidad de sus comunicaciones y documentos privados» y el inciso 1 del artículo 14 de la Ley de Protección dice que los datos personales podrán ser dados «cuando se recopilen o transfieran para el ejercicio de las entidades públicas en el ámbito de sus competencias», Katherine Serpa es la madre del niño del cual solicita información.

Los menores de edad no se representan a sí mismos

Según el artículo 43 del Código Civil peruano, los menores de edad son «incapaces» y a la letra dice: Son absolutamente incapaces: 1)Los menores de dieciséis años, salvo para aquellos actos determinados por la ley (contraer matrimonio y ejercer la paternidad) y esto previo permiso de sus progenitores.

El Código del Niño y el Adolescente abunda en este sentido y en su artículo 74, inciso F, dice que son deberes y derechos de los padres que ejercen la Patria Potestad: Representarlos en los actos de la vida civil mientras no adquieran la capacidad de ejercicio y la responsabilidad civil y esto, según el Código Civil, ocurre a partir de la mayoría de edad.

Ergo…

El director del colegio San Antonio de Padua, Carlos Chang, se equivocaría al negarle a Katherine Serpa información sobre su hijo, pues ella no ha perdido la patria potestad y, según la conciliación vigente firmada con su expareja en 2019, ella ostenta la custodia legal del niño. Además, el 6 de enero de 2022, vía acta de ejecución, el 2º Juzgado de Familia ordenó a Jose Ynami cumplir con lo pactado y le dio 5 días de plazo para hacerlo, pero no ha cumplido.

«Sólo tengo un registro de las asistencias en el cual indica que mi hijo no va a las clases presenciales, mi hijo está encerrado en casa de sus abuelos, no hace vida normal. Además en la conciliación del 2 de mayo pasado, Jose Ynami confirmó que mi hijo no va al colegio pues dijo que quería firmar una nueva conciliación para poder llevar a mi hijo al colegio sin el temor de que yo me lo lleve». afirma Katherine Serpa.

Amargo día de la madre

Este jueves 5 de mayo Katherine fue al colegio de su hijo, era la actuación del día de la madre, tenía la esperanza de verlo, pero no, no lo habían llevado; ella tuvo que conformarse con una foto de ambos proyectada en una pantalla en el escenario. Ella le ha pedido a Jose Ynami que este domingo le permita pasar un rato con su hijo, pero no sabe si eso será posible o si tendrá que conformarse con una llamada en la que su pequeño le diga una vez más, mirando a quien sostiene el teléfono, que la odia, que no quiere hablar con ella.

Los hijos no pueden, no deben ser instrumentalizados por ninguno de los dos progenitores, menos aún deben ser vistos como objeto para seguir dañando a la expareja, tema recurrente cuando es la mujer quien decide la separación. Por eso es necesario que las leyes de prevención y ataque contra la violencia de género consideren la violencia vicaria, aquella que se ejerce contra la mujer a través de sus seres queridos, como una de las violencias de género más perversa, que debe ser tomada en cuenta no sólo para penalizarla sino también para crear medidas en pro de cortarle avance.

Países como España, donde la psicologa forense Sonia Vaccaro acuñó el término en 2013 ya contempla la violencia vicaria dentro del Pacto de Estado en contra de la Violencia de Género, lamentablemente, las madres que la denuncian no siempre encuentran justicia pues falta que tenga tipificación legal. El Congreso local del Estado de México también ha reconocido en el marco jurídico la violencia vicaria, convirtiéndose, después de Zacatecas, en el segundo estado en hacer esto.

Respecto a la violencia vicaria y su tipificación legal aún hay mucho camino por recorrer, por eso en Perú algunas de la madres que la sufren se han organizado en el colectivo denominado Frente de Lucha Materna y están trabajando para visibilizar este tipo de violencia y para lograr que el cuerpo legal en contra la violencia de género y la violencia intrafamiliar tenga en cuenta su sufrimiento y las ayude a encontrar justicia y reparación.

¡Feliz día de la madre a la que pueda festejarlo libres de violencia y con el amor de sus hijas e hijos!

También leer: DOSSIER: Violencia vicaria, la más cruel de las violencias de género

«Me arrancaba a mi hijo del pecho cuando lo alimentaba, ahora lo ha arrancado de mi vida»

Entregó la custodia de su hijo para poder verlo. Y no lo puede ver

La tenencia compartida no puede ser impuesta por ley

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.