Cerrar

Miles de catalanes han vuelto a manifestarse al grito de ‘República Ahora’

A casi tres meses de las elecciones del 21-D, los catalanes han vuelto a la calle para exigir a los parlamentarios independentistas que se pongan de acuerdo y formen gobierno YA

“No retrocederemos. No nos sentimos ciudadanos del reino de España. Nos sentimos ciudadanos de la República catalana y como ciudadanos de la República catalana exigimos su implementación y su pleno desarrollo como una nación dentro de la comunidad de naciones libres del mundo”. Así lo ha manifestado el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Agustí Alcoberro en la manifestación independentista realizada este domingo en Barcelona.

Bajo el lema ‘República Ahora’, miles de catalanes han salido a las calles para demandar a los partidos independentistas que se pongan de acuerdo de una vez por todas y lleven a cabo la investidura de un presidente en Catalunya. Pero eso no es todo lo que ha dicho Alcoberro, durante su discurso, también ha emplazado a los políticos soberanistas a que se muevan rápido y de manera efectiva porque “no tenemos gobierno, y eso no se puede permitir”.

“Libertad presos políticos” e “independencia ya”, han sido otras de las frases que se han podido escuchar de boca de los 45 mil manifestantes (la cifra corresponde a las estimaciones de la guardia urbana).

El objetivo de esta movilización ha sido exigir a los partidos independentistas que no alarguen más las negociaciones para formar gobierno y que se dediquen a construir la República declarada el 27 de octubre en el Parlament catalán. Según Alcoberro, “la sociedad civil ha de dar un mensaje claro, ganamos en las urnas el 1 de octubre y el 21 de diciembre y queremos que el gobierno cumpla con el mandato para el cual se le ha votado”.

“¿Qué coño está pasando? ¿Qué no se no está diciendo?”

Estas interrogantes fueron parte del discurso del Secretario Nacional de la ANC, Jordi Pairo, quien de forma más contundente que Alcoberro, ha expresado el hartazgo y el desconcierto de la población por  la falta de acuerdo entre las agrupaciones independentistas: ERC y JxCat quieren investir un presidente dentro de Catalunya y un presidente en Bruselas, mientras que la CUP, que no quiere más autonomismo, es decir quiere que sus socios mayores le garanticen que implementarán la República.

Héroes anónimos

Pero el verdadero protagonismo de la marcha ha estado en la gente de a pie, en el ciudadano, en los “héroes anónimos”, como les ha llamado Alcoberro. En aquellos que pusieron la cara y el cuerpo para que el 1 de octubre fuese posible; en aquellos que en unas elecciones ilegitimamente convocadas por el Estado español acudieron a las urnas para reafirmar su voto independentista; en aquellos que a pesar de los porrazos y de las agresiones sufridas se siguen organizando en torno a los ‘Comités de Defensa de la República’ (CDR), para llevar a Catalunya a Ítaca.

Por eso, porque el protagonismo ha sido de ellos, antes de los discursos de los máximos representantes de la ANC, ellos desfilaron por el escenario y contaron su experiencia. Entre los “héroes anónimos” estuvo, el regidor de un municipio, acusado por delito de odio y de resistencia grave, su pecado: ponerse una nariz de payaso y hacer guardia al lado de uno de los policías que custodiaba la Conselleria de Economía, el día en que allí realizaban un registro.

Otro de los que habló fue un mecánico, dueño de un taller de reparación de autos, que se negó a reparar el vehículo de un guardia civil al cual también se le acusa de delito de odio. Sin embargo, si nos atenemos al Código Penal, estas acusaciones no se aguantan por ningún sitio, pues la tipificación de ‘delito de odio’ fue creada para proteger de discriminación y de posibles agresiones a las minorías, raciales, o religiosas, o que pudiesen ser agredidas, entre otras cosas, por su condición sexual.

Art. 510 Código Penal: “Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

Todos los “héroes anónimos se la jugaron”, dice Alcoberro. “Se la jugaron el 1 de octubre y las semanas posteriores y ahora quieren que los representantes de Catalunya también se la jueguen”. La manifestación de Catalunya ha tenido su réplica en Londres, y en esa ciudad una de las que se ha manifestado ha sido Clara Ponsatí, la exconsellera de Educación que hace unas semanas renunció a su acta de diputada y ha retomado sus catedra en una universidad escocesa.

Libertad de movimiento

Clara Ponsatí era una de los cuatro consellers que se encontraban con Carles Puigdemont en Bélgica y esta mañana ha publicado en su cuenta de twitter un mensaje en el que decía: “disfrutando de mi libertad de movimiento como ciudadana europea, esta semana me he reincorporado a la Universidad de St Andrews”.

Investidura

La marcha de este domingo cuyo objetivo era exigir a los partidos independentistas formar gobierno y construir la República, también sirvió para denunciar públicamente de la falta de separación de poderes en España, pues las resoluciones del Poder Judicial no difieren con las del gobierno estatal. En este sentido, este lunes se pretendía hacer ingresar a escena al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

La razón para acudir al TEDH era para demandar medidas cautelares a favor de Jordi Sánchez, expresidente de la ANC, actual diputado de JxCat y uno de los cuatro políticos que España mantiene en prisión. La semana pasada, al defensa de Sànchez pidió del Tribunal Supremo que liberase a su cliente o que, por lo menos, le concediera permiso para acudir a la sesión de investidura ya que es el candidato del Parlament para ocupar la presidencia de la Generalitat.

Carles Puigdemont en un nuevo giro táctico anunció hace unos días que daba un paso al ladoen favor de Sánchez para que se encargue de gobernar la Generalitat de manera efectiva mientras él establece el Consejo de la República desde Bruselas.

Ante la petición de los abogados de Sánchez, el Tribunal Supremo ha negado toda posibilidad de que Sánchez acuda al Parlament al Pleno de investidura, razón por la cual, la defensa de diputado anunció que recurriría la decisión del Supremo en el TEDH, sin embargo, en 48 horas esta acción ha quedado descartada. Diferentes juristas y abogados expertos en derechos humanos han manifestado que la vía europea es válida, pero sólo después de agotar las instancias nacionales.

Este mismo domingo, luego de la manifestación de Barcelona, la defensa de Jordi Sánchez ha anunciado que han descartado -por el momento- la posibilidad de ir ante la justicia europea y que agotaran todas las vías en el país. Así que primero tendrán que acudir a la sala de apelaciones de la Corte Suprema y en caso de que el fallo vuelva a ser desfavorable acudirían al Tribunal Constitucional, y si todo sale ‘torcido’, es en ese momento que podrían acudir al tribunal europeo.

Por su parte, desde Bélgica, Carles Puigdemont ha dicho que ha llegado el momento en que la ‘lista del presidente’ -nombre que se le dió a todos los que se presentaron con él en las elecciones del 21 de diciembre- se convierta en partido y pueda participar en elecciones futuras. En los últimos comicios la ‘lista del presidente’ fue a las urnas bajo el nombre de JxCat, al amparo del PDCAT, partido de Artur Mas, quien en varias oportunidades ha dejado ver su desconfianza en el proceso independentista.

Así que el ‘embòlic’,  la confusión, continúa. Nada está dicho aún en el procès catalán y la cosa no tiene cara de solucionarse rápidamente. Los obstáculos a vencer están fuera y dentro y son todos intrincado y complejos. Y es que las verdaderas intenciones del independentismo serían descoser la democracia española, atada con puntadas dispares y débiles, que van saltando con cada paso, con cada estrategia de los soberanistas.

El Alto Comisionado de DD.HH de la ONU critica a España por la existencia de presos políticos

La violencia ejercida durante el 1 de octubre también es motivo de crítica. La democracia retrocede en España

El Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, en el informe anual titulado “Actualización mundial del Alto Comisionado de las preocupaciones por los derechos humanos” se ha pronunciado en contra de la prisión de los políticos catalanes y en contra de la violencia ejercida el 1 de octubre durante el referéndum de autodeterminación de Catalunya.

“La prisión preventiva tendría que ser una medida de último recurso”, dice Ra’ad en su informe y también manifiesta que “el conflicto independentista debería ser abordado desde el diálogo”. Con esta afirmación Ra’ad corrobora que afrontar un problema político desde los juzgados no arregla nada. Y eso es lo que está haciendo el gobierno español: judicializar la política.

Otro de los temas que ha abordado Ra’ad en su informe es el de la violencia ejercida contra aquellos que fueron a votar el 1 de octubre, para él no hay ni proporcionalidad, ni legalidad, ni legitimidad que valga. Al igual que Human Rights Watch y que Amnistía Internacional, Ra’ad afirma que la violencia ejercida por la policía española fue innecesaria. Y aún ayer tuvimos que escuchar decir a un abogado de VOX, una organización de la ultraderecha española, que los violentados fueron los ‘pobres antidisturbios’.

“En España, me consternó la violencia que estalló durante el referéndum de independencia de octubre en Cataluña. Teniendo en cuenta lo que parecía ser un uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, la caracterización por el Gobierno de la acción policial el 1 de octubre como “legal, legítima y necesaria” es cuestionable. Les recuerdo a las autoridades que la prisión preventiva debe considerarse una medida de último recurso. Aliento la resolución de esta situación a través del diálogo político”. (Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein)

El informe del Alto Comisionado de Derechos Humanos no hace más que confirmar lo que hace algún tiempo se sabe, que España está involucionando y se retrotrae a la dictadura de Francisco Franco, la única dictadura europea que no fue derrotada, y que gobernó durante casi 40 años y que sigue gobernando. Y es que Franco – como se dice por aquí- dejó “todo atado y bien atado”, pues antes de morir, nombró  rey y jefe de estado a Juan Carlos I y le dió la misión de mantener España unida.

Ahora continúa el trabajo su hijo Felipe VI, quien dos días después de que los catalanes fuesen apaleados por la policía española se refirió a la situación catalana. Felipe VI habló en ‘prime time’ del incumplimiento de la ley y de la Constitución por parte de los independentistas, habló de la irresponsabilidad de las autoridades catalanas al querer quebrar la unidad de España, pero NO tuvo una sola palabra de compasión para aquellos que habían sufrido los golpes, ni siquiera para el catalán que debido a una bala de goma perdió la visión de un ojo.

Esta no es la primera vez que la ONU se manifiesta en contra de la actuación de España en el conflicto que mantiene con Catalunya. A finales de 2017 dos expertos de la ONU, Alfred de Zayas y David Kaye, publicaban el informe titulado: “España ha de respetar los derechos fundamentales en respuesta al referéndum catalán”.

El documento denunciaba la represión del Estado español durante el referéndum catalán y hacía un llamado al gobierno español para que detuviese las medidas represivas y respetase los derechos fundamentales, tales como el de la libertad de expresión, de reunión, de asociación y de participación pública, también se referían a la cuestionable censura de las páginas web que brindaban información sobre el referéndum, así como a la prohibición de actos políticos.

Este blog también ha sido publicado en LaMula.pe

Dos pasitos pa’ lante y uno para atrás

Luego que el president Carles Puigdemont diese “un paso al lado”, el independentismo catalán podría no ponerse de acuerdo en quien le reemplaza en el cargo. La unión del bloque independentista estaría en riesgo (foto: elEconomista.es)

“Haz todo lo que tengas que hacer para salir de prisión”, este fue uno de los primeros mensajes que recibió Jordi Sánchez en prisión. Él es uno de “los Jordis”, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) una de las asociaciones catalanas impulsora del proceso independentista. El mensaje se lo enviaba su hija y él le hizo caso.

Sánchez ante el juez del Tribunal Supremo que investiga el procés, el magistrado Pablo Llarena, rechazó la unilateralidad de la declaración de independencia y aceptó regirse por el marco constitucional, pero NONES, el juez mantuvo la prisión provisional. Reclusión que se cuenta ya en 4 meses.

Así que ahora, que ha sido propuesto por el expresident Carles Puigdemont como candidato a ser investido President de Catalunya y sabiendo que nada contenta a la justicia española, Sánchez no arruga, acepta el reto y dice en un tuit:

“Es un gran honor y una enorme responsabilidad poder representar al pueblo de Catalunya. El president Carles Puigdemont, el vicepresident Oriol Junqueras junto con todos los consellers destituidos por el 155 son el verdadero Govern legítimo de Catalunya. ¡Siempre con ustedes!”

Jordi Sánchez, número dos en la lista de Carles Puigdemont, fue elegido diputado el 21 de diciembre, en las elecciones catalanas convocadas por el gobierno español bajo el paraguas del artículo 155, mismo que al no haber sido desarrollado en la Constitución española -y al ser la primera vez que se aplica- es plastilina en manos de M.Rajoy.

Mea culpa

Este viernes en una entrevista a una radio catalana, Carles Puigdemont ha manifestado que haber hecho de la declaración de independencia un ‘coitos interruptus’ fue un error. “Escuche a muchísima gente que hablaba directamente con el gobierno español y este aseguraba y prometía que si no votábamos efectivamente la declaración de independencia, que si la dejábamos en suspenso se abría una ventana al diálogo”.

Puigdemont lamenta haber dado oído a esas afirmaciones. “Creí que habían entendido el mensaje del 1 de octubre – dos millones de votos a favor del procés- ahora veo que es evidente que el estado español nunca cumple sus promesas, por eso admito que ME EQUIVOQUÉ, habría sido mejor implementar la República en ese momento”.

También ha dicho que Jordi Sánchez, como diputado, tiene todo el derecho de ser elegido president de Catalunya, “por lo tanto quien ponga trabas a sus acciones estaría cometiendo un grave error y probablemente algún delito”. Puigdemont además ha afirmado, que si el Estado no acepta que Catalunya elija el president que desee, estaría forzando al Parlament a convocar nuevas elecciones.

“Si el gobierno español no acepta el nombramiento de Jordi Sánchez colapsaría el sistema institucional, pues sería la demostración palpable de que el Estado español no acepta el resultado de unas elecciones convocadas por el mismo”. (Carles Puigdemont)

24 horas antes…

Este jueves, el Parlament catalán convocó su primer Pleno, la idea era votar una serie de pactos de los grupos independentistas para investir president a Carles Puigdemont, uno de los puntos conflictivos y que llevaría derechito a la cárcel al president del Parlament, Roger Torrent, era el que exigía la CUP, el partido de izquierda radical catalán.

La CUP -manteniéndose fiel a su electorado- a cambio de su apoyo a la investidura de Puigdemont exigía que se aprobase la declaración de independencia del 10 de Octubre, suspendida en favor del diálogo con el gobierno español, y que el presente gobierno iniciará la implementación de la República.

La demanda de la CUP respecto a que la declaración de independencia fuese reconocida no prosperó, el president del Parlament ni siquiera la propuso a votación, todo en pro de no tener un preso político más. Luego de encarnizado debate entre independentistas y unionistas, se aprobó que Carles Puigdemont continuase siendo el único candidato válido para ser investido president de la Generalitat de Catalunya.

Y España brinco, de inmediato, Mariano Rajoy dijo que ‘de eso nada monada’ y que tampoco aceptaría que fuese investido ninguno de los políticos catalanes en prisión. La afirmación de M. Rajoy, quien en uno de sus famosos lapsus dijo primero que cualquiera que estuviese en prisión podría ser president, no le correspondía a él, ni a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que fue de la misma opinión.

Pronunciarse sobre la viabilidad de la candidatura de Jordi Sánchez le corresponde al president del Parlament catalán y, en todo caso, sería la justicia española la que tendría que pronunciarse sobre si Sánchez podrá asistir a la sesión de investidura para exponer y defender su plan de gobierno delante del pleno del Parlament.

Sin embargo, el juez supremo Pablo Llarena podría no estar por la labor. A mediados de enero NO permitió que los presos políticos elegidos diputados pudiesen acudir a la constitución del Parlament, sólo les concedió la posibilidad de delegar su voto para participar en la elección del President de la cámara catalana.

¿Y en todo este movimiento, dónde queda Carles Puigdemont?

El expresident, luego de que el bloque independentista del Parlament votó en favor de su investidura y sabiendo que esta no será posible porque la justicia española no permite que se haga vía telemática, porque dice que así no se hacen las cosas; y le exige que la misa, perdón, la investidura se haga de cuerpo presente, pues ha decidido dar un paso al lado, pero “no renunció”.

Puigdemont sabe que en cuanto pusiese un pie en territorio español lo detendrían, lo esposarían y lo llevarán directo a una de las prisiones donde se encuentran los otros presos políticos. La semana pasada, un actor vestido de Carles Puigdemont fue intervenido por la policía. Un vecino les llamó afirmando que el expresidente estaba paseando por su pueblo con una cámara de televisión. El ridículo fue importante.

Por eso este jueves Puigdemont, como en su momento lo hizo Artur Mas, ha decidido dar un paso al lado y proponer a Jordi Sánchez como candidato a la presidencia de Catalunya, según el expresident, el camino será largo y lleno de dificultades, pero al final los catalanes tendrán la victoria que esperan.

“Ahora Madrid no tendrá ninguna excusa para continuar con su política de ocupación de nuestras instituciones o para ignorar nuestra voz o no aceptar nuestras decisiones, obviamente esto no garantiza la restauración de nuestra autonomía avasallada por el autoritarismo del Estado, pero nos dará la libertad de emprender la próxima fase del camino hacia la independencia y el desplegamiento de la República catalana desde espacios más libres y democráticos que el actual estado español, y el actual sistema institucional que se encuentra bajo libertad vigilada.

Que lo tengan claro, NO claudicaré, No renunciaré, Ni me retiraré ante la actuación ilegítima de los que han perdido en las urnas, ni delante la arbitrariedad de los que están dispuestos, dicen, a pagar el precio de abandonar el Estado de derecho para garantizar la unidad de la patria. Tengo plena confianza de que ganaremos y de que un día -espero que pronto- pueda volver a Catalunya como un hombre libre y que nuestras instituciones tengan también la libertad de investir president al candidato o candidata que la mayoría considere. Continuaremos nuestra lucha legal y política hasta el final”. (extracto del mensaje de Carles Puigdemont emitido desde Bélgica este jueves)

Pistoletazo de salida

Y para iniciar sus actuaciones en el exterior, Puigdemont ha anunciado que presentará ante la ONU una querella contra el Reino de España. Este viernes ha sido su abogado, el británico Ben Emmerson, especialista en derecho internacional y derechos humanos, quien en conferencia de prensa ha informado que la querella ha sido presentada ante el Comité de Derechos Humanos de la organización internacional, por violación de la Declaración de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del cual España es firmante.

Emmerson también ha anunciado, que cada mes presentarán denuncias ante organismos internacionales. Según el abogado, esta demanda y la ya presentada ante el Grupo de Trabajo contra la Detención Arbitraria de la ONU, por el encarcelamiento de los cuatro presos políticos -Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart- “son sólo el principio”, y ha manifestado que “el tercer paso importante llegará durante este mes”, aunque ha preferido no revelar detalles al respecto.

Las anunciadas denuncias serán presentadas “hasta que el gobierno español acepte iniciar negociaciones para encontrar una solución a la crisis catalana”. El abogado también ha subrayado que un requisito para detener el rosario de denuncias es la liberación de los presos políticos y que “el diálogo sea real e inclusivo”, es decir, que España acepte negociar de igual a igual con Catalunya.

Emmerson también manifiesta que si bien la ONU decidiría en un mes si acepta a trámite la demanda, tendría hasta dos años para resolverla. Para algunos juristas el dictamen de la ONU no sería vinculante, sin embargo, el abogado cree que sí. El Comité de Derechos Humanos se pronunciará sobre si España ha vulnerado derechos fundamentales de Carles Puigdemont al impedir su investidura como president de Catalunya.

La querella acusa a España de “la violación de tres artículos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que reconocen el derecho a presentarse a elecciones, la libertad de asociación política y el derecho a defender ideas que son impopulares con el Gobierno”.

Según la defensa de Puigdemont, el Estado español también deberá demostrar que en todo el procés catalán ha actuado con proporcionalidad en pro de un objetivo legítimo y que las medidas tomadas “eran realmente necesarias en una sociedad democrática”. Entre las actuaciones cuestionadas estarían las cargas policiales del de 1 octubre, consideradas como desproporcionadas por Human Rights Watch y Amnistía Internacional, pues según ellos las fuerzas del orden españolas ejercieron violencia innecesaria en contra de ciudadanos que sólo querían votar.

Reacción a la española

Inmediatamente después de que  Carles Puigdemont anunció que daba “un paso al lado”, el PP, el Partido del gobierno español, en su página oficial, al más puro estilo de las fuerzas del Reino aplastando a sus lacayos publicó en su cuenta oficial de Twitter  lo satisfechos que se sentían de haber logrado vencer al independentismo, sin embargo, Puigdemont desde el exterior, anunciando que emprende “la próxima fase del camino hacia la independencia y el desplegamiento de la República catalana”, se erige oficialmente en el mayor grano en las partes nobles del régimen estatal.

Por su parte, el ministro Portavoz español, Iñigo Méndez de Vigo, y el ministro de Justicia, Rafael Catalán, luego del Consejo de Ministros de este viernes, comparecieron en rueda de prensa para enmendarse la plana y decir que como gobierno no tenían nada que decir sobre el paso al lado de Carles Puigdemont, ni sobre la candidatura de Jordi Sánchez.

Según el ministro de Justicia, “La Abogacía del Estado ya tiene el caso en su manos y son ellos los que se pronunciaran sobre las acciones a tomar, o sobre si tendremos que recurrir nuevamente al Tribunal Constitucional. Nosotros no tenemos nada que decir, ahora bien si proponen a alguien que tiene problemas con la justicia quien dirá algo será el juez que deberá pronunciarse sobre la libertad de esa persona”.

Carrera de obstáculos

Pero la propuesta de Puigdemont respecto a que sea Jordi Sánchez quien le reemplace en el cargo se enfrenta no sólo con la oposición del gobierno central, sino además con reticencias dentro del propio bloque independentista. Este viernes el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, manifestaba que si Puigdemont da “un paso al lado” el candidato natural era Oriol Junqueras, exvicepresident del gobierno de Puigdemont.

Sin embargo, este sábado, el mismo Sabrià ha matizado sus palabras y ha dicho que aceptarán la candidatura de Jordi Sánchez, “hoy el nombre de Junqueras no está sobre la mesa y si la CUP está de acuerdo aceptaremos a Sánchez”. Ahora habrá que esperar lo que diga la CUP pues ellos podrían no ver con buenos ojos al expresidente de la ANC.

Enemigos ¿íntimos?

Luego de las elecciones de 2015, cuando el independentismo también obtuvo la mayoría parlamentaria, Artur Mas era el candidato a investir, sin embargo, los casos de corrupción de su partido -Convergència i Unio- eran un problema. La CUP no quería ‘complicaciones’ en el camino hacia la República, así que condicionó su apoyo a la investidura a cambio de que Mas no fuese el candidato.

Encallado el nombramiento presidendial, Sánchez pidió disculpas a los socios de la ANC por haber pedido el voto para la CUP en esas elecciones. Es por esto que ahora la CUP ve a Sánchez como una persona próxima a Mas y eso podría seguir sieindo para ellos un escollo insalvable. Lo sabremos este mismo sábado luego de la reunión de Consejo Político.

“Todo se mueve”

El subtítulo es el nombre de un programa de la televisión catalana y hoy es más cierto que nunca, este viernes la jornada se cerraba con un estira y afloja entre JxCat, el partido de Puigdemont y ERC el partido de Oriol Junqueras, sobre el candidato a la presidencia. Luego de las primeras declaraciones del portavoz de ERC, Puigdemont manifestó su extrañeza. “Yo quería que fuesemos como un sólo grupo parlamentario a las elecciones, pero fuímos por separado, ahora no es lógico que quieran hacer ver que estamos unidos”. 

Por su parte, luego de una larga reunión entre las agrupaciones independentistas, la CUP manifestaba que la única lógica es que los grandes se pongan de acuerdo y que les den a conocer qué piensan hacer, cómo y a quién quieren poner al frente del ‘kiosko’, si le dan su apoyo a Sánchez -con todo lo que eso conlleva para ellos- o el elegido es ¿otro?

Así esta la ‘cosa’

La ‘cosa’ está complicada, en el último minuto el independentismo no cierra filas y ya no se sabe si esto es parte de una estrategia que supera hasta el más ducho jugador de póker, o si es es cierto que los socios mayores se están apuñalando por la espalda tal como lo gráfico en su última edición “el Polonia”, el programa de humor político catalán, indispensable para entender la realidad en este pequeño territorio.

Otra de las estrategias y esta sería únicamente de Puigdemont, podría ser forzar unas nuevas elecciones y hacer que la balanza se decante a favor de su partido -que ya goza del favor ciudadano- y de la CUP, que siempre han dicho que quieren un gobierno que implemente la República. En algunas de las tertulias políticas, muchos de los mensajes de los televidentes decían que en caso de que se produjeran unas nuevas elecciones, esta vez votarían por la CUP.

En ese sentido podría haber sido hecho el mea culpa de Puigdemont, pues hoy ha sido la primera vez que dice haberse equivocado por no llegar hasta el final y no haber hecho efectiva la independencia, cosa que reclama la CUP fervientemente.

Así que talvez, sólo talvez, Puigdemont podría estar jugando a esta carta: ir a un nuevo proceso electoral en el que la CUP aumentase su número de diputados de forma tal que fuese más determinante que ERC en la toma de las decisiones del bloque independentista. Pero esta es una idea descabellada mía fruto de tantos pasitos pa’ lante y pasitos para atrás.

Negociando andamos

Así que las negociaciones continúan y podrían continuar durante el fin de semana. Ahora la pelota está en el campo de la CUP. A partir de la semana que viene, el president del Parlament comenzaría la rueda de contacto con los grupos parlamentarios para la proposición de un nuevo candidato que sin duda será el que elija el bloque independentista, es el que tiene mayoría parlamentaria. Falta saber si el nombre es el de Sánchez o es otro o ¿ninguna de las anteriores?

Mientras tanto desde el gobierno español no saben cómo actuar, ¿denuncian, no denuncian, presentan queja ante algún tribunal afín, mueven ficha, patean el tablero, se inventan más sanciones, reprimen más, sacan el catalán de las escuelas? Lo único que dicen desde Madrid es que no puede ser candidato alguien que -aunque aún no se le ha juzgado- tiene problemas con la ley.

Una vez más se demuestra que en el proceso catalán, la única estructura de Estado preparada es el pueblo. El pueblo que el 1 de octubre salió a votar y no se asustó con las cargas policiales. El pueblo que desde el 2012 se manifiesta pacíficamente luchando por la independencia. El pueblo que unido a través de los Comités de Defensa de la República se sigue organizando para realizar acciones de protesta en contra de lo que consideran los abusos del gobierno español. Los próximos días son decisivos para Catalunya sin Ñ.

(Este blog también ha sido publicado en LaMula.pe)

La ONU se pronunciará sobre los presos políticos del gobierno español

La prisión de los líderes independentistas ya es un tema a tratar para la ONU. “Las autoridades españolas utilizan maneras dictatoriales, encarcelando oponentes políticos y negando su libertad para que abandonen sus convicciones y funciones políticas. Es una inadmisible violación de sus derechos fundamentales”. Esta es una de las afirmaciones pronunciada por el prestigioso abogado Ben Emmerson, durante el anuncio del caso hecho en Londres.

Ben Emmerson quien es relator de la ONU y abogado especialista en leyes europeas de derechos humanos, derecho internacional público y derecho penal internacional, ha presentado una comunicación al Grupo de Trabajo contra la Detención Arbitraria de la ONUpara consultar si la prisión cautelar de Oriol Junquera, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart vulnera la Declaración Universal de Derechos Humanos suscrita por el Estado español. Segun Emmerson “hay indicios más que suficientes para condenar a España”.

“Este caso es un clásico de detenciones políticas arbitrarias” […] “Los cargos en contra suya no se avienen, en varios aspectos, con los estándares internacionales de un juicio justo” […] “Cerca de un centenar de expertos académicos en derecho (españoles) han confirmado públicamente que estos cargos son insostenibles en función de los hechos, pues no se dan elementos de violencia. Son acusaciones puramente políticas”, estas son algunas de las afirmaciones sobre las que se basa de defensa de Emmerson delante de la ONU.

Si bien es cierto, las conclusiones de este grupo de trabajo de la ONU no son vinculantes, sí que son un elemento importante para futuras reclamaciones en tribunales internacionales. Este grupo ha tratado casos de vulneraciones de derechos humanos en Venezuela, Ruanda o Irán. Hace dos años, este mismo grupo dictaminó que Julian Assange -recluido en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012- había sido detenido arbitrariamente.

Justicia y Ejecutivo español: Minority report total

Joaquim Forn, exconseller de Interior que también se encuentra en prisión, no figura en la petición realizada por Emmerson, así lo ha decidido él mismo. Forn ha renunciado a su cargo de diputado -elegido en los comicios del 21D- y a continuar con la actividad política y por eso ha preferido tener una defensa diferenciada, todo por ser liberado; pero esto no le ha servido de nada. El Tribunal Supremo (TS) -y por segunda vez- le ha negado la libertad.

El juez del TS, Pablo Llarena, encargado de la causa que se instruye por rebelión, sedición y malversación en contra de los líderes independentistas, ha dictado un auto en el que niega a Forn la salida de prisión, la causa:  “riesgo de reiteración delictiva por la incerteza que existe de que la voluntad política mayoritaria sea respetar el orden legal para lograr la aspiración de independencia que aún hoy comparte el investigado”

Justicia o vendetta

Sin embargo, habría otra razón para negarle la libertad a Forn, quien -en su calidad de exconseller de Interior- junto con el major de los Mossos de Esquadra, Josep Lluis Trapero, desarticularon la célula terrorista que atacó Barcelona y Cambrils el 17 de agosto del año pasado, en sólo 72 horas. España no le perdona a Forn la eficacia de su trabajo, pues al lado de Trapero lograron demostrar que la policía autonómica catalana, a pesar de contar con menos recursos en logística e inteligencia, está muy bien preparada.

Meses antes de los atentados la conselleria de Interior reclamó al Ministerio del Interior accceso a los datos y recursos del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Oganizado ( CITCO). No se lo dieron. Así como tampoco les permiten integrarse en el sistema EUROPOL, Oficina Europea de Policía, encargada de facilitar las operaciones de lucha contra la delincuencia en Europa. Y a pesar de todas estas trabas, Forn y Trapero ‘la hicieron’. Eso también le duele a España.

España no da tregua

Desde que este martes, cuando el president del Parlament catalán anunció el aplazamiento del pleno de investidura presidencial, las amenazas y demostraciones de fuerza no han parado. Esta vez ha sido el ministro de Justicia -quien irónicamente se llama Rafael Catalá- el que ha anunciado que los diputados independentistas incursos en la gran causa por rebelión, sedición y malversación serían inhabilitados en breve.

En una entrevista, el ministro de Justicia primero habló de la independencia de poderes en España: “el gobierno no le dice al Tribunal Supremo lo que debe hacer, cada uno tiene su papel”. Pero después ‘insinuó’ cuáles serían las próximas actuaciones del TS en el caso de los 13 diputados independentistas: “cuando se dicte el auto de procesamiento todas las personas que estén procesados serán inhabilitadas”. ¿Independencia de poderes? ¿Dónde?

Art. 384 Bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: “Con un auto de procesamiento firme y decretada la prisión provisional por delito cometido por persona integrada o relacionada con bandas armadas o individuos terroristas o rebeldes, el procesado que estuviere ostentando función o cargo público quedará automáticamente suspendido en el ejercicio del mismo mientras dure la situación de prisión”.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal data del siglo XIX. El artículo 384 fue revisado en 1988 (por eso lleva el sufijo Bis) para poder juzgar a los terroristas de ETA, y el concepto de rebelde aquí incluído NO tiene nada que ver con el delito de rebelión, por el que se ha querellado a los ĺíderes independentistas, sino más bien, con los antecedentes penales de los ciudadanos españoles que se recaba en el Registro Central de Penados y Rebeldes. En este registro constan “los demandados en cualquier procedimiento civil cuyo domicilio se desconozca”.

Trece son los diputados independentistas incursos en la causa que instruye el TS. Sin embargo, si nos atenemos a la ley de Enjuiciamiento Criminal, sólo dos de ellospodrían ser inhabilitados -Oriol Junqueras y Jordi Sánchez- pues son los únicos que están en prisión provisional. 

Según Fernando Álvarez Osorio, profesor de Derecho Constitucional, “al confirmarse el auto de procesamiento, si se imputa el delito de rebelión, inmediatamente los jueces dictaminarían la inhabilitación de los procesados”. Pero aquí se estaría confundiendo el delito de rebelión con el concepto de “rebelde”, que son dos cosas diferentes en la legislación española y además se estaría metiendo en el mismo saco a los procesados que se encuentran en prisión y a los que aún están en libertad.

Inhabilitación y democracia

La inhabilitación, que comporta la imposibilidad del ejercicio de cualquier cargo público, no tardaría en llegar. Según el propio ministro de Justicia y fuentes del TS, el auto de procesamiento podría estar listo en marzo y en octubre tendríamos la sentencia que podría castigar hasta con 30 años de prisión actos de rebelión que NO se han cometido. La única violencia ocurrida en Catalunya ha sido la ejercida por las fuerzas de seguridad españolas el día del referéndum catalán.

En medio de tanta prisión y amenaza de inhabilitación, el Índice de la Democracia, elaborado cada año por The Economist Intelligence Unit (EIU), ha bajado la calificación de España. En 2017 España tenía 8,3 puntos y era consideraba un país de “democracia plena”; en 2018, tiene sólo 8,08 puntos lo que la sitúa al límite de ser tipificada como “democracia imperfecta”. El descenso, dice The Economist, se debe a “la represión policial del 1-O y la aplicación del 155 que han llevado a España a una situación de pérdida de calidad democrática”.

Sin embargo, el descenso en el rango democrático de España podría no importar a nadie en el gobierno central. Desde el presidente Mariano Rajoy, la vicepresidenta, el ministro del Interior, el de Justicia, el ministro Portavoz o el de exteriores no han reconocido en ningún momento la violencia injustificada infringida en contra de los catalanes que querían votar.

Como ejemplo del comportamiento antidemocrático de España también podríamos citar las declaraciones del coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, coordinador entre las policías españolas y los Mossos de Esquadra para impedir el referéndum catalán. Ante el TS el coronel ha asegurado que el 1 de octubre, “el cumplimiento de la ley estaba por encima de la convivencia ciudadana”

Esto es como decir que el Apartheid, la ley que discriminaba a los negros frente a la minoría blanca sudafricana, estaba por encima de uno de los derechos fundamentales del ser humano: el derecho a la igualdad. Hace poco, Pablo Iglesias, líder de Podemos, acusó al independentismo de despertar el fascismo. Pero el fascismo español NO ha sido despertado, es que nunca se fue a dormir.

Investidura interruptus

“El pleno de hoy queda suspendido pero no desconvocado. El pleno de investidura del candidato Carles Puigdemont i Casamajor se mantiene convocado y se celebrará una vez que aseguremos un debate de investidura efectivo y con garantías porque esta es la voluntad expresada por los grupos parlamentarios. También se pospone para garantizar el derecho del president Puigdemont a un debate de investidura efectivo y sin injerencias, una investidura que tenga valor real y que sea efectiva”.

Con estas palabras y antes de las 10 de esta mañana, el president del Parlament catalán, Roger Torrent, suspendía el pleno de investidura presidencial de Carles Puigdemont, convocado para las 15 horas y justificaba su decisión para permitir que el Tribunal Constitucional (TC) “deshaga la chapuza”.

Este sábado, el TC respondía un recurso presentado por el gobierno español en el que se impugnaba la investidura de Carles Puigdemont como president de la Generalitat de Catalunya. Después de 6 horas de intensas discusiones entre los magistrados del TC y de llamadas telefónicas, tanto de la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaria, como del propio presidente, Mariano Rajoy, el TC resolvió que Puigdemont podía ser investido, no sin antes cumplir con ciertas condiciones: que el candidato sea investido de forma presencial y previa autorización judicial. 

El TC, también decía que no admitía a trámite el recurso del gobierno español y que se daba 10 días para hacerlo, esperando las alegaciones de las partes. “En ese sentido, he instado a los servicios jurídicos de la cámara a que el Parlament se persone y formule alegaciones  a lo dicho por el TC y atendiendo a la petición del president de garantizar su derecho a un debate de investidura con garantías, y a su vez para dar tiempo a las alegaciones presentadas por el mismo president”, decía Torrent esta mañana.

A las 14:00 horas y luego de reunirse durante una hora, el TC contestaba la alegación presentada por Puigdemont y le decía que  todo continuaba igual, que sus derechos no estaban siendo vulnerados y que sólo podría ser investido de manera presencial y con la autorización judicial.

Según arguye el gobierno español en el recurso presentado, Puigdemont no puede ser investido porque tiene una orden de búsqueda y captura en territorio español, sin embargo, hasta el momento, no hay orden de detención en contra del candidato en todo el territorio español. Dejó de haberla cuando el juez del TS anuló la Euroorden cursada a Bélgica pidiendo la extradición de Puigdemont. Lo que hay es una orden de apercibimiento por no haber acudido a la citación del Tribunal Supremo (TS).

Así las cosas, Puigdemont podría ser conducido por la policía ante el juez para declarar. La reclusión en prisión -preventiva- sólo podría ser ordenada por el juez luego del interrogatorio de rigor. Por otro lado, se ha de considerar el derecho del candidato a la inmunidad parlamentaria establecido en la propia Constitución española.

Artículo 71: Durante el período de su mandato los Diputados y Senadores gozarán de inmunidad y sólo podrán ser detenidos en caso de flagrante delito. No podrán ser inculpados ni procesados sin la previa autorización de la Cámara respectiva”.

Minutos después de la respuesta del TC, Elsa Artadi, portavoz de Junts per Catalunya -el partido del expresident- manifestaba que ellos y los parlamentarios de la CUP, otra de las fuerzas independentistas, no habían sido consultados por el president del Parlament para la suspensión del pleno y manifestaban que este tenía todas las garantías para ser realizado y que TODOS los parlamentarios estaban presentes para poder realizarlo.

Se busca

¿Se refería Elsa Artadi a que Carles Puigdemont estaba en la sede del Parlament?No lo sabemos, sin embargo, de ser esto cierto sería una bofetada a Juan Zoido, el ministro del Interior español, quien hace unos días declaró en una entrevista que a Puigdemont lo buscaban por tierra, mar y aire expertos oficiales de la Guardia Civil (GC) y la Policía Nacional (PN).

“Trabajamos para que Puigdemont no pueda acceder al Parlament, expertos de la GC y la PN trabajan de manera muy intensa mañana tarde y noche para que eso no suceda, y aunque es verdad que la frontera a cubrir es muy extensa, que no sólo hay grandes vías que la penetran y que son más fáciles de controlar, sino que hay muchos caminos rurales que se puede entrar a través de helicópteros, que se puede entrar con un ultraligero, que se puede entrar por barco, nosotros estamos trabajando para que eso no pueda pasar y que la legalidad, sea la que impere en España”. (Juan Zoido dixit)

“España debe de ser el único Estado del mundo que teme y se prepara para la eventual invasión de un solo hombre”. Este tuit retrata perfectamente la nueva paranoia del Ministerio del Interior español, encontrar al diputado Carles Puigdemont, al que buscan hasta bajo las cloacas del Parlament catalán.

Desde hace más de una semana Puigdemont es buscado hasta en el sistema de alcantarillado que rodea el Parlament. Este lunes, una mujer envió un audio de whatsapp a una amiga: “Esta mañana saliendo del departamento de mi novio, que vive cerca al Parlament, me subí a la moto para ir a trabajar y un policía salió de la alcantarilla que tenía al lado, me vió y se volvió a meter”.

Este lunes alerta máxima en un aeródromo español, aterrizaba una avioneta procedente de Bélgica y el enemigo podía estar dentro, rápidamente la policía se apersona, revisa hasta las alas de la nave y sólo encuentra una española, dos belgas, un ruso y alguien más, pero, Carles Puigdemont el hombre más buscado del momento, NO. Esto da hasta para hacer un chiste de aquellos que todos conocemos.

¿Y qué dicen los especialistas?

La respuesta dada por el TC al recurso presentado el sábado por el gobierno español, ha sido cuestionada por juristas españoles y catalanes pues impone medidas cautelares que nadie le ha pedido, y no dice si admite a trámite, o no, el recurso presentado por el gobierno, sobre el cual -además- tiene un mínimo de 5 meses para pronunciarse.

Además el recurso presentado por el gobierno había sido desaconsejado por el Consejo de Estado. Soraya Sáenz de Santamaria, vicepresidenta del gobierno español, en total actitud “Minority Report”, pidió un informe a este órgano para presentar  la impugnación de la candidatura de Carles Puigdemont ante el TC, la respuesta fue que no se podía actuar sobre algo que aún no había ocurrido.

Oh qué será, qué será

Esta no es la primera vez que utilizó este subtitulo para un artículo referente al proceso catalán y es que ahora deberemos esperar a ver qué pasa, ningún analista es capaz de predecir nada, algunos dicen que nos vamos a nuevas elecciones, otros que Puigdemont podría dejar la candidatura para que otro sea investido president y él nombrado algo así como primer ministro y que gobernase desde el exterior, cualquier otro escenario lo sitúa dentro de un prisión, y según su abogado sería por un periodo de 42 años.

Por ahora la oposición celebra la suspensión de pleno de investidura y Mariano Rajoy ha dicho en una entrevista a la radio que ahora sólo queda que el president del Parlament proponga a otro candidato, que sea una persona sin problemas con la justicia y que se comprometa en cumplir con la legalidad española, o sea, que escoja a alguien que acepte todas las imposiciones de un gobierno cuyo partido tiene sólo 4 parlamentarios en la cámara catalana.

Todo está abierto, nada está dicho, delante del Parlament cientos de manifestantes se mantienen con máscaras de la cara de Puigdemont gritando “ni un paso atrás” y algunos de los Comités de Defensa de la República dicen que se mantendrán allí hasta que el pleno de investidura se realice.

Amenazas

Dentro de lo que está ocurriendo es necesario mencionar que en la NO resolución del TC, se le señalaba al president del Parlament que si permitía la investidura telemática de Carles Puigdemot se exponía a una querella judicial. Pero esta no es la única amenaza hecha a Torrent. Pablo Casado, portavoz de comunicación del PP, dijo este lunes que el president del Parlament “tiene dos hijos y sabe lo que le espera”.

Esta no es la primera vez que Casado amenaza a un representante del independentismo. Antes de declarar la independencia de Catalunya el 27 de octubre pasado, Casado le advirtió a Puigdemont que tenga cuidado al declarar la independencia, no sea que acabase como el president Lluis Companys, ejecutado por el dictador Francisco Franco luego de proclamar la república catalana a principios del siglo XX.

Sin embargo, ante las amenazas, que algunos han calificado de mafiosas, el president del Parlament no arruga. “Llegaré hasta el final para defender los derechos de todos los diputados y de los ciudadanos porque la democracia no puede suspenderse, ni violentarse”. En la suspensión del pleno de investidura Torrent también dijo: “no aceptaré ni que el Gobierno español, ni el TC violen los derechos de los diputados” […] “no se le puede decir a los catalanes que han votado mal porque no han votado como quería el gobierno español” […] “El pueblo catalán se respeta”, concluyó.

Carles Puigdemont ya es el candidato oficial del Parlament a la presidencia de Catalunya

“Certifico que el único candidato propuesto para la presidencia de la Generalitat de Catalunya es el señor Carles Puigdemont y Casamajor, así entonces lo propongo a la cámara como candidato”. Ya es oficial. Poco antes del mediodía, el president del Parlament, Roger Torrent, presentaba la candidatura de Puigdemont como candidato a la presidencia de Catalunya. Ahora queda esperar el pleno de investidura y la votación de los diputados.

Sin embargo y como ya sabemos la cosa no será fácil. Y ahora me saltarán a la yugular y saldrán los detractores, los defensores de la unidad de España, aquellos que dicen que Puigdemont es un fresco, que está llevando a Catalunya por el camino de a amargura, los que afirman que los catalanes independentistas están mal de la cabeza y que España no se rompe porque NO. Pero sólo una detalle, si Puigdemont es el candidato a la presidencia es porque el pueblo catalán en su mayoría ha votado por eso y el pueblo es soberano, ¿o no?

Pero dejando el escenario de la pataleta irracional y volviendo al político, la cosa está complicada, el mismo president del Parlament en su discurso de presentación de la candidatura de Puigdemont ha manifestado que es consciente de la situación personal judicial y de la amenaza judicial que pesa sobre el candidato, “pero de igual manera también soy consciente de su absoluta legitimidad para ser candidato”.

Y como dice -sin faltar a la verdad- la posibilidad de afrontar esta investidura es una cuestión política. “Es por eso que he propuesto en una carta dirigida al presidente del gobierno español, al señor Mariano Rajoy, sentarme con él para dialogar sobre la situación anómala que vive el parlament, pues 8 de sus diputados tienen vulnerados sus derechos políticos de representación y en consecuencia los de la ciudadanía que representan”.

Sin embargo, puede que esta solicitud de diálogo tampoco sea atendida. Los días posteriores al referéndum catalán, Puigdemont pidió hablar con Rajoy en diferentes oportunidades, la negativa siempre fue la respuesta. Luego de las elecciones convocadas por Rajoy el 21 de diciembre (21-D), en las que el bloque independentista ganó en número de diputados, Rajoy volvió a manifestar que no tenía nada que hablar con Puigdemont, “con la única que tendría que hablar es con Inés Arrimadas que ha sido la ganadora”.

Inés Arrimadas fue la candidata de Ciutadans, partido más a la derecha de la derecha española. En las elecciones del 21-D, Ciutadans obtuvo 200 mil votos más que Junts per Catalunya, el partido de Carles Puigdemont, pero junto con los otros dos partidos unionistas -el Partido Popular de Catalunya (PP) y el Partido Socialista de Catalunya (PSC)- sólo obtuvieron 57 diputados. El bloque independentista suma 70. Tanta es su debilidad, que aún habiendo obtenido más diputados de manera individual (36), Ciutadans no ha presentado a Arrimadas ante el Parlament como su candidata a la presidencia. O sea, Arrimadas sólo es candidata e interlocutora válida para M.Rajoy.

Pero el president del Parlament lo intenta, él dice que en protección de los 135 diputados y diputadas que representa, hablará con quien tenga que hablar, por eso “he iniciado los trámites para visitar a los diputados y el conseller que se encuentran en prisión preventiva, también con los diputados que están fuera del país, y con el president Puigdemont, porque mi deber es hablar con todos los diputados y diputadas de esta cámara”. 

Pero además, Torrent ha sido contundente en afirmar que su deber es proteger los derechos de participación política de todos los diputados y diputadas de la cámara catalana, “porque la limitación del ejercicio de este derecho supondría la limitación del ejercicio de soberanía de nuestro pueblo, por eso ejerceré mis responsabilidades siendo consciente de esto y de que mi obligación es defender esta institucion de injerencia y escenarios de paralización”.

Estas ultimas afirmaciones están referidas a la voluntad del gobierno estatal de no permitir ni la votación ni la investidura de Carles Puigdemont. Mariano Rajoy ha dicho que no se puede permitir que vote desde fuera del país, ni él ni ninguno de los que se diputados que se encuentran en Bruselas “porque el voto delegado -que un diputado reciba el encargo de votar por otro que se encuentra ausente en la cámara- se contempla sólo en caso de baja maternal o paternal y de imposibilidad grave”. 

M.Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría han declarado que en cuanto Carles Puigdemont fuese investido el artículo 155 que ya desactivó el gobierno de la Generalitat desde la declaración de independencia del 27 de octubre, volvería a ser aplicado y así ad infinitum. ¿Hasta que los catalanes aprendan a votar?

Elecciones en Catalunya: El independentismo gana la mayoría absoluta según las últimas encuestas

Este 21-D los catalanes votan para elegir ser gobernados por una posible coalición independentista, o por control remoto desde Madrid

(Estas elecciones son tan irregulares que en la foto de portada dos de los candidatos no aparecen. Tanto el candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, como Oriol Junqueras, exvicepresidente no están en la toma. El primero está exiliado en Bruselas; y el segundo, en prisión preventiva.) 

Catalunya vuelve a las urnas. Los catalanes eligen hoy un nuevo gobierno. Independentismo SÍ, independentismo NO, eh ahí el dilema. Este 21 de diciembre (21-D) se enfrentan dos bloques, el unionista y el independentista. Para los que quieren separarse de España, estas elecciones serán la segunda vuelta del referéndum celebrado el 1 de octubre (1-O), una oportunidad para refrendar el resultado conseguido (90% a favor de la independencia). Para los que no quieren la independencia, es el momento de volver las aguas a su cauce y no salir del orden establecido: seguir siendo una de las 17 comunidades autónomas de España.

Bloques a debate

Treinta y ocho son los candidatos a la presidencia de la Generalitat, sin embargo, para todos los efectos sólo se cuentan 7, que son los más potentes y los que tienen grupo parlamentario por la cantidad de escaños que obtuvieron en la pasada legislatura. Los 7 se enfrentaron este lunes en el último debate presidencial realizado por la televisión pública catalana y se dijeron de todo menos guapos. Tanto el bloque independentista, formado por Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC), Junts per Catalunya (JxCat) y la CUP, defendieron la libertad de los presos políticos, así como la anulación del artículo 155, y el respeto al resultado que salga de las urnas este jueves.

Por su parte, el bloque unionista, integrado por Ciutadans (Cs), el Partido Socialista de Catalunya (PSC) y el Partido Popular (PP), le recriminaron a la coalición independentista que sólo se haya dedicado a sus afanes separatistas y -en su opinión- no haya gobernado para todos los catalanes. También les reclamaron la fuga de 3.000 empresas desde el 1-O, sin embargo, según cifras del del Registro Mercantil español, sólo han marchado 332. Otro de los reproches fueron los recortes en políticas sociales, pero olvidaron mencionar que varias de las leyes dadas por el gobierno catalán en pro de los más desfavorecidos, han sido tumbadas por el Tribunal Constitucional español.

Y en medio de estos bloques encontramos a ‘los comunes’ del del partido de Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona. En estas elecciones de presentan bajo el nombre En Comú-Podem, (CeC) pues lo hacen en coalición con Podem, la delegación catalana de Podemos. El candidato de esta agrupación es Xavier Domènech y ha basado su campaña en una doble negación: “no al 155 y no a la independencia”, por eso mismo en esta campaña ellos son conocidos como el partido de la equidistancia.

Números que hablan y pactos que no llegan

A pocas horas del 21-D, el día “D” para el futuro de Catalunya, las encuestas mantienen en vilo a un pueblo que se debate entre liquidar el 155 -restituyendo al Govern destituido por Mariano Rajoy, el de Carles Puigdemont, o seguir gobernados a control remoto desde Madrid y si gana el bloque unionista así será, pues desde el Senado fueron los socios necesarios para la aplicación de la medida que acabó con la autonomía catalana. En sólo dos meses, el 155 se ha dedicado a “desinfectar” las políticas catalanas que ha considerado peligrosas para la unidad de España.

El pasado viernes fue el último día de encuestas dentro del territorio español, la ley electoral así lo estipula, sin embargo, esta prohibición es inútil, pues hasta este miércoles por la noche los medios internacionales las han seguido dando a conocer. Los resultados de las últimas encuestas españolas dependían del medio que las publicaba. Así, en el diario catalán, El Nacional.Cat, el bloque independentista obtennía entre 67 y 72 diputados. Este resultado tiene muy preocupado a Mariano Rajoy, instalado desde este lunes en Barcelona para dar apoyo a su candidato quien obtiene los peores resultados.

Y la preocupación de Mariano Rajoy tiene razón de ser, pues en ninguna de las encuestas realizadas hasta el momento el bloque unionista obtiene la cantidad de diputados necesaria para formar gobierno. En Catalunya y en todo España, no gobierna quien obtiene el mayor número de votos sino quien logra la mayoría parlamentaria, por sí mismo o por alianzas posteriores. En el parlamento catalán compuesto por 135 diputados, hacen falta 68 para obtener la mayoría absoluta.

Cifras en rojo para el unionismo

En la última encuesta de El Nacional, el bloque unionista, ‘supuestamente’ formado por Cs, con Inés Arrimadas de candidata; el PP, con Xavier García Albiol; y PSC, con Miquel Iceta; obtendría entre 56 y 60 diputados. Y digo “supuestamente”, porque mientras Cs y PP sumarán para desterrar al independentismo, el PSC dice que quiere un gobierno de izquierdas, y ambos partidos son la derecha catalana y española respectivamente. Para alcanzar la mayoría absoluta, Arrimadas, quien ya se ve como la primera presidenta de la Generalitat, sabe que el apoyo del PP no es suficiente, pues entre los dos sólo obtendrían de 37 y 39 diputados, lo cual la dejaría a 29 escaños de la mayoría absoluta.

A falta del PSC, Arrimadas dice que le gustaría contar con el apoyo de CeC, pero ni así el bloque unionista obtendría la mayoría, pues sólo llegarían a tener entre 45 y 49 diputados. Por su parte, CeC dice que no pactará “ni con los del 155 ni con el independentismo”. Arrimadas también confía en que su partido seduzca a los catalanes indecisos que hace unos días se contaban en un millón, sin embargo, según el analista electoral Jaime Miquel, los indecisos no son tantos, “entre ellos están los que no quieren decir por quién votarán, que son casi la mitad y, los que no saben si votarán a ERC o a JxCat, dos de las fuerzas independentistas”.

Por otro lado, saber con quién pactará el PSC es por ahora un albur porque por más que Iceta diga que quiere un gobierno de izquierdas, pactar con ERC no le dejó buen sabor de boca en el pasado. Con CeC la cosa sería más fácil, aunque después del 155 Ada Colau rompió el pacto de gobierno que tenía son los socialistas en el ayuntamiento de Barcelona, sin embargo, y como siempre, en política no todo está claro. En las últimas horas, la alcaldesa dice que pactará con ERC un acuerdo para los presupuestos municipales del 2018 y que también podría llegar a acuerdos con el PSC, “pero todo se verá luego de las elecciones”. O sea que sí, pero no, o quién sabe.

Encuesta de El País

Si nos vamos a la otra orilla del río y vemos un diario absolutamente favorable a mantener España unida, podríamos ver las encuestas de El País y aquí los resultados son algo diferentes, para ellos, Ciudadanos obtendría entre 35 y 36 escaños; ERC, 33; JxCat; 22; PSC, 20; CeC, 11; la CUP, 8; y el PP, entre 5 y 6 diputados, es el partido que maś baja pues pierde 5 diputados, en la anterior legislatura tenía 11.

Según las cifras de El País, ni el bloque independentista ni el unionistas obtendrían la mayoría necesaria para formar gobierno. Sumados los independentistas,  obtendrían 63 diputados. Por su parte los unionistas, obtendrían entre 60 y 62; con estos resultados ambos bloques tendrían que seducir a CeC, los equidistantes, que con sus 11 diputados tendrían, en este caso, la llave del triunfo.

Encuestas internacionales

En contraposición con las cifras españolas, dos diarios extranjeros, que no tienen interés, ni sesgo españolista o catalanista, dan el triunfo al bloque independentista. El Periòdic d’Andorra y el The National de Escocia son los dos medios que desde este sábado han publicado, cada día, la intención de voto de los catalanes. En la última encuesta de el Periòdic de Andorra, el bloque independentista obtendría entre 67 y 70 diputados, mientras que el bloque unionista sólo obtendría entre 55 y 58. Para ellos el CeC también podría tener la llave de la mayoría absoluta, pues con sus entre 10 y 11 escaños podrían ayudar a cualquiera de los dos bloques a concretar sus ansias de gobernar.

El siguiente cuadro contempla la evolución de las encuestas realizadas por este medio desde el día sábado hasta la última publicada esta medianoche en Andorra. Según estas cifras, ERC obtuvo cifras más altas este martes, después del último debate de candidatos realizado el lunes pasado. JxCat también convenció, aunque en toda esta campaña siempre ha ido por debajo de ERC, lo cual podría provocar una pugna a la hora de investir presidente. Los integrantes de este partido dicen que su candidato es Oriol Junqueras y es a él a quien quieren investir, así que en la práctica, si se cumple la tendencia de voto, Puigdemont podría tener complicado volver a gobernar.

También podemos observar que en el bloque unionista las cifras siguen estando en rojo porque no logran la mayoría para formar gobierno. Por otro lado Cs sigue siendo el partido de este bloque que obtiene más escaños y su mejor día también fue el posterior al debate, pues el martes obtiene entre 31 y 32 diputados. Y CeC aunque no supera la barrera de los 11 diputados, es verdaderamente importante y atractivo, para sumar mayorías.

Para el diario escocés The National las cifras son similares, pues le otorga entre 66 y 71 diputados al bloque independentista, y entre 57 y 61 a los unionista; y otra vez, CeC con sus entre 8 y 9 escaños podría ser decisivo para la formación de gobierno. En el siguiente cuadro, como en el anterior podemos observar como se ha ido moviendo el voto desde el pasado sábado hasta la madrugada de este jueves, y la tendencia también es dar como ganador al independentismo. Ahora sólo falta saber si de ganar el bloque independentista, M. Rajoy reconocería este resultado.

Después de la 5ta encuesta publicada este miércoles, el The National ha publicado un último sondeo en el que ERC obtiene entre 30 y 31 votos, baja 1 y 2 escaños respecto a esta tarde; JxCat entre 29 y 30, baja 1 escaño en la posición más alta; CUP entre 8 y 9, baja uno en la posición más baja. Estos movimientos de última hora hacen perder posiciones al independentismo, pues ahora sumarían entre 67 y 70 diputados, mientras por la tarde sumaban entre 69 y 73.

En el bloque unionista las cifras también se han movido. En esta última encuesta, Cs obtiene entre 29 y 32 escaños, 3 y 1 menos que en la tarde; PSC sube pues obtiene entre 19 y 21, dos más en cada una de las posiciones de la tarde donde obtenía entre 17 y 19 diputados. Y el PP se queda sólo con 6, perdiendo 1 con respecto al sondeo de la tarde. Aquí la tendencia también se mantiene, el unionismo no obtiene mayoría pues sólo podría conseguir entre 54 y 58 escaños, bajando 1 en cada una de las posiciones de la tarde. Con lo cual, para ellos es vital retener al PSC y conseguir un pacto con CeC, que con los 10 escaños que obtiene en esta última encuesta, sí que podría darles la mayoría.

Según todas las encuestas, la participación en estas elecciones será nutrida, pues se prevé que subirá entre 5 y 7 puntos. En las elecciones del 2015 donde las fuerzas independentistas lograron la mayoría, la participación de electores fue de un 74,95%, para la cita del 21-D, y por todo lo que hay en juego, se prevé una participación deentre el 79 y el 81% de los electores catalanes, que según cifras oficiales se cuentan en 5.554.394 millones.

Segunda vuelta de la segunda vuelta

Luego de las elecciones y al investir al nuevo president de la Generalitat, el gobierno español desactivaría el artículo 155 en Catalunya, así lo ha dicho el gobierno español, sin embargo, de ganar el independentismo y de volver a las “andadas”, M. Rajoy ya ha manifestado que el artículo “seguiría vivo” y lo volvería a aplicar, con lo cual se volvería a convocar a elecciones, que serían para la primavera, es decir entre marzo y mayo del 2018. Además también ha afirmado que las cuentas de la Generalitat continuarían intervenidas para que los independentistas no tengan la tentación de financiar otro ‘procès’.

Feliz Navidad

En la cena navideña de su partido, M. Rajoy ha dicho, para beneplácito de la concurrencia que ha aplaudido contrita cada una de sus frases, que la actual crisis con Catalunya ha dejado varias enseñanzas, “ahora ya sabemos que el artículo 155 es uno de los instrumentos que se aplicará para defender a España de cualquier ataque”, o que todos los gobernantes deben actuar bajo el imperio de la ley.

Otra de las enseñanzas mencionadas por Rajoy, la más amenazante quizás ha sido la siguiente: “ahora aquí y en todos y cada uno de los lugares de España, los gobernantes ya saben lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer. Y aquí y en todos los territorios de españa los gobernantes ya saben lo que pasa cuando hacen lo que no se puede hacer, eso ya está allí para el futuro de España”.

Así que no se descarta la intervención de Catalunya hasta marzo o mayo del 2018 y este sería el mejor escenario para el PP que si no logra el apoyo del PNV, Partido Nacional Vasco, para la aprobación de los presupuestos del 2018 tendría que convocar elecciones generales en mayo del 2018. Así que cuanto más tiempo esté intervenida Catalunya mejor para Rajoy, pues tendría más tiempo para demostrar la dureza con la que es capaz de corregir el mal comportamiento de los catalanes, lo cual siempre rinde frutos entre el electorado español.

Por otro lado a Rajoy le interesa que la crisis catalana siga en el candelero, así los medios de comunicación no hablan de la corrupción de su partido, que tiene a 700 integrantes imputados y al mismísimo M. Rajoy como uno de los beneficiarios de la corrupción.

Las próximas horas son decisivas para el futuro de Catalunya, estaremos informado de todo lo que ocurra.

Este blog también ha sido publicado en La Mula.pe

Más en Catalunya

Catalanes se manifiestan en Bruselas y desbordan la ciudad [VÍDEO]

La lucha por la independencia y por la libertad de los presos políticos toma las calles de Bruselas

Cuarenta y cinco mil, según la guardia urbana belga; y 60 mil, según la policía federal; fueron los catalanes que esta mañana colapsaron Bruselas. Hasta la capital de la UE y bajo el “Europe, Wake Up! Help Catalonia” llegaron para manifestarse en contra de la desactivación del Govern de la Generalitat y en contra de que España aún mantenga en prisión a 4 presos políticos, el vicepresident, Oriol Junqueras, el conseller d’Interior, Joaquim Forn y ‘los Jordis’ los presidentes de las asociaciones independentistas más importantes de Catalunya.

En 250 autobuses, 13 vuelos charters, 60 autocaravanas, cientos de autos y vagones de tren, han ido llegando desde este martes los independentistas salidos desde todo Catalunya. A la cita convocada por la Asamblea Nacional Catalana también han acudido catalanes desde otros puntos de Europa. Al parecer el músculo del soberanismo no se desinfla, sino más bien cobra fuerza frente a un Estado que no ha encontrado más respuesta que la fuerza y la imposición ante el reiterado pedido de diálogo.

La policía belga se ha visto desbordada con la manifestación, ellos preveían la participación de entre 20 y 30 mil catalanes, cerraron calles, dieron instrucciones para el uso más adecuado de las estaciones de metro, pero de nada sirvió, ni bien se inició la marcha por el barrio europeo, tuvieron que rediseñar sus planes, cerrar más calles y desviar la enorme cantidad de participantes hacia otras más amplias.

Mientras todo eso ocurría, el “Europe, Wake Up! Help Catalonia” fue contestado por el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, quien preguntado sobre la manifestación que se llevaba a cabo contestó: “yo veo toda esa gente con un espíritu muy positivo y determinado, si los ciudadanos salen a la calle está bien, tienen derecho a expresarse, y si no están de acuerdo con la ley pueden organizarse para cambiar la ley, la Constitución”.

Hasta aquí no se puede decir más que Timmermans es un demócrata a carta cabal, simpatiza con el pueblo manifestándose y dice que expresarse es un derecho ciudadano, sin embargo, la segunda parte de su declaración contradice la primera. Según Timmermans, el pueblo llano puede protestar, puede incluso votar, pero siempre dentro de la ley y de la Constitución: “pero lo que no se puede permitir en un estado de derecho es ignorar la ley, no se puede utilizar el voto democrático para ignorar la ley, en un estado de derecho eso no funciona así”.

Será necesario explicarle a tan alto funcionario de la UE que muchas de las conquistas sociales, a saber: voto femenino, abolición de la esclavitud, jornada laboral de 8 horas y otros, se consiguieron a base de desobedecer leyes que habían quedado obsoletas para sectores sociales que se echaron a las calles y lucharon por lograr cambios vitales de los cuales ahora todos no beneficiamos: Yo misma, si la esclavitud no hubiese sido abolida talvez no habría podido ni ir a la escuela.

Desde España, las opiniones sobre la multitudinaria manifestación también han sido poco menos que alentadoras, pero de ellos no se espera menos. La vicepresidenta española, Soraya Sáenz ha dicho por ejemplo que si los catalanes no tuviesen DNI español no podrían haberse desplazado hasta Bruselas para protestar. También ha dicho que “en campaña son los candidatos los que van a pedir el voto a sus votantes y esta vez son los votantes los q van a ver a Puigdemont, esto es muy significativo”.

Y sí pues es muy significativo. Habría que recordarle a la vicepresidenta que si Carles Puigdemont se encuentra fuera de Catalunya es para tener un juicio justo, como lo estaba teniendo en Bélgica hasta que España retiró la orden de extradición cursada hace un mes. Lo cual resulta bastante extraño, máxime cuando por los delitos de los que se acusa al president, aún hay 4 personas en prisión acusadas de pertenecer a un terrible entramado violento, imposible de ser liberado por el peligro que representan.

Otra cosa significativa es que hayan retirado la euroorden, pero la orden de detención contra Puigdemont y los consellers que están Bélgica continúa vigente en España. Así que sí, es muy significativo, que mientras hay un supuesto ‘delincuente’ de quien se conoce el paradero, no se haya decidido seguir adelante con la orden de extradición. El juez dice que ha suspendido la orden porque Puigdemont ha manifestado su deseo de volver a España, o sea: alguien delinque, lo ubican, pero rechazan extraditarlo porque dice que un día volverá. ¿Es así cómo funciona la justicia?, me he perdido.

Otros de los que se han pronunciado son el candidato del PP a las elecciones del 21-D, para Xavier García Albiol, la manifestación en Bruselas ha sido esperpéntica, para los de Ciudadanos, que tiene como candidata a Inés Arrimadas, no se debe usar el “manifestometro” para leer la tendencia de voto y para el PSC, con Miquel Iceta de candidato, “la fuerza se demuestra el día que se vota con todas las garantías”. 

Al final de la manifestación se han realizado diferentes intervenciones en las que se ha reiterado el llamado de ayuda a Europa y se ha expresado la voluntad de una parte del pueblo catalán de ser soberano y republicano, a su turno el presidente de la Generalitat ha agradecido la presencia de sus compatriotas y ha dicho: “cuando millones de personas nos manifestamos pacíficamente durante años, eso ha de enorgullecer a Europa, porque así es como se cambian las cosas”.

 

El enemigo catalán vencido y humillado [VÍDEOS]

Una parte de los presos políticos catalanes han sido liberados hoy, no sin antes haberse retractado hasta de lo que aún no han hecho

Además de vencidos, arrepentidos, besando a la Constitución y abjurando de sus convicciones, España quiere que los catalanes independentistas se humillen hasta la máxima expresión para así acabar con lo que han llamado, ilegalidad, actos tumultuosos, rebelión, sedición y todos los delitos de los que han acusado a ‘los Jordis’, al president catalán, y a la cúpula del Govern cesada a golpe de decreto constitucional.

De no ser así, no se entiende que la justicia española mantenga en prisión a ‘los Jordis’, los expresidentes de las entidades independentistas, encargadas durante años de realizar manifestaciones multitudinarias, en las que nunca se ha registrado ningún llamado a la subversión, ni ha habido ningún acto violento, ni siquiera un papel en las calles al acabar los eventos.

De lo único que son responsables ‘los Jordis’ es de organizar al pueblo y eso es terriblemente peligroso, sobre todo cuando a pesar de llamarte gobierno democrático vas enseñando el fustán autoritario. Tampoco conviene tener al pueblo organizado cuando eres un gobierno con más de 700 imputados por corrupción y un tal M.Rajoy aparece en los papeles de una de las tramas de corrupción más grande de Europa.

 

De no ser así, no se entiende cómo es que amenazan con españolizar la escuela y la televisión pública catalana. Y es lógico, luego del 1-0 y del terrible uso de la fuerza ejercido por la policía española, en contra de ciudadanos indefensos, Europa la jalo las orejas a España y el propio presidente de la UE le dijo que esperaba que “impere la fuerza de la razón y no la razón de la fuerza”.

Desde ese momento las fuerzas policiales españolas que ocupan Catalunya tuvieron que guardar las porras, pero lo hicieron apenados, sin convicción; da fe de ello el infausto tuit publicado en la cuenta del sindicato de policías, en el que difundían una foto de efectivos armados hasta los dientes con la palabra “HABLAMOS”, burlándose del pedido de diálogo hecho por el President Puigdemont.

sindicatoUFOlHABLAMOS

Paz y amor, ¡NO!

Para España todo sería más fácil si los catalanes pisasen el palito y se rebelasen de verdad. Así harían realidad sus sueños húmedos sobre violencia y rebelión plasmados en sus autos e investigaciones. Así le darían la vuelta al 1-O, deslegitimarían la causa catalana delante del mundo,  y podrían por fin acusarles de sediciosos y rebeldes con imágenes que grabaría la BBC, y que le respaldaría para entrar a sangre y fuego y “acabar con la tontería”.

Hasta ahora en ninguna manifestación independentista he visto, ni he vivido ningún acto de violencia, ni de rechazo por ser latinoamericana ni periodista. Cosa diferente pasa en las manifestaciones unionistas.

Sin embargo, España aún no entiende ni a Catalunya, ni a los catalanes, yo misma no los entendía cuando llegue a vivir aquí. Ante los problemas o las discrepancias los catalanes son gente que piensa, pondera y decide sin aspavientos, y son así en todo, incluso en un momento tan convulso como el actual. Un amigo catalán me apunta que esta actitud también tiene que ver con la experiencia de resistencia de los catalanes.

Resistencia relacionada con los ‘mems’. “Los mems” -dice mi amigo- “son lo mismo que los genes, pero en forma de memoria histórica”. Él se refiere a todas las historias de represión española vividas por los catalanes y que se han ido transmitiendo de generación en generación. “Después del 21-D, si no hay un retroceso importante del independentismo, esta resistencia aflorará porque los Catalanes no hacemos karate, hacemos judo y aprovechamos la fuerza de ataque del rival para proyectarlo contra el tatami” – sigue diciendo mi amigo.

En Honduras una elección no salió bien y la gente se lanza a las calles a quemar neumáticos y a saquear tiendas y supermercados, en Catalunya una elección no salió bien y los catalanes se manifiestan llenando kilómetros de grandes avenidas, coreografiando su protesta, cantando lemas de libertad, leyendo manifiestos. Haciendo la revolución de las sonrisas.

Y todo ese pacifismo indigna y exaspera a un país descendiente de un imperio, acostumbrado a ganar los conflictos en campos de batalla, a un país que no ha roto con la dictadura franquista, a un país que impide la manifestación de unos abuelos que piden la libertad de los presos políticos y por eso llevan unos lazos amarillos, y NO impide la manifestación de un grupo de ultraderecha delante de una sede de la CUP, partido anticapitalista catalán.

Para España lo más fácil sería tener delante a una Catalunya violenta, porque es allí donde puede ganar. Hacer política es peligroso, si ahora ceden y son blandos con los catalanes luego que vendría: ¿los vascos? En la última manifestación del 11S un vasco me dijo: “estamos muy atentos con todo lo que pasa por aquí”, y esta afirmación deja mucho para pensar.

La frase de esta persona evidencia dos cosas: que el conflicto en Catalunya no es por dinero, los vascos tienen un concierto económico que les permite manejar ‘lo suyo’ y aún así están “atentos” a lo que pasa por aquí. Y la segunda -que se desprende de la primera- es que hay razones estructurales que empujan a parte de los catalanes, y podrían empujar a otros, a luchar por su independencia y contra eso no hay coacción ni fuerza que valga.

Presos políticos liberados

Hoy han sido liberados 6 presos políticos catalanes, 4 aún dormirán en prisión, lejos de sus casas. Para visitarlos hay que conducir alrededor de 7 horas y una vez allí sus hijos no pueden ni abrazarlos, porque las visitas con ellos no son vis a vis. Pero igual van, porque aunque son jóvenes saben que es lo que toca, que hay que estar allí dándoles apoyo y transmitiéndoles el calor de la gente de la calle.

Una de las que hace ese viaje es la compañera de uno de ‘los Jordis’, ella lo hace con un bebe de meses en brazos, él lo agradece, por lo menos no se pierde tanto de su crecimiento. Y es que según el juez del Supremo, ni el vicepresident Oriol Junqueras, ni el conseller de Interior Joaquim Forn, ni ‘los Jordis’, pueden ser liberados porque “sus aportaciones están directamente vinculadas a una explosión violenta que, de reiterarse, no deja margen de corrección o de satisfacción a quienes se vean alcanzados por ella”.

Así que al más puro estilo de Minority Report, y sin Tom Cruise en el papel principal, la justicia española estaría deteniendo políticos y activistas catalanes por lo que puedan hacer (recordemos que ninguno de los encarcelados ha sido enjuiciado aún). A propósito, el Ministerio del Interior español ha habilitado un número de teléfono para denunciar “delitos de odio” cometidos por CATALANES, la pestaña para denunciar los mismos delitos cometidos por españoles aún NO ha sido habilitada. 
 

 

Érase una vez un pequeño e independiente país llamado Catalunya…[VÍDEO]

Catalunya fue rica y -sobre todo- plena, así lo dice su himno. Ahora, al inicio de una nueva campaña electoral les dejo un poco de historia por aquí, a ver si así comenzamos a entender “el por qué de las cosas” 

A dos meses y dos días del 1 de octubre. A dos meses y dos días del referéndum de autodeterminación catalán, Catalunya no es independiente. El President, Carles Puigdemont y 4 de sus consellers están en el exilio. De los 9 consellers restantes, 8 están en prisión y 1 en su casa -el que renunció a su cargo antes de la Declaración de Independencia-. ‘Los Jordis’ -los presidentes de las entidades soberanistas más potentes- aún siguen en prisión. Y el 155, el artículo correctivo aplicado a los ‘sediciosos’ catalanes,  campa a sus anchas en este pequeño país.

Y sí, ya saltarán los que se escandalizan con que Catalunya sea llamada ‘país’, pero es así. En Catalunya y en catalán, los territorios que la componen se denominan país desde antiguo. El término proviene  del latín ‘pagus’ que en francés se transforma en ‘pays’ y designaba una subdivisión territorial. En la edad media un ‘pagus ‘indicaba una comarca como subdivisión de un condado. Otro dato, no es extraño que este término sea utilizado en catalán pues este idioma tiene sus orígenes en el latín.

Pero el conflicto catalán no es de ahora, no nace con las porras y las balas de goma que el 1 de octubre fueron propinadas a aquellos que sólo querían votar, NO. El conflicto catalán está enquistado hace siglos y es que Catalunya como territorio independiente es incluso más antigua que España. Y sí dirán, “pero Catalunya no era independiente, era parte del Reino de Aragón”; pero NO, eso no es del todo cierto.

Existen varios momentos para situar la fundación o creación de España, la más factible es la unión de las Coronas de Castilla y Aragón que dieron paso al reinado de los reyes católicos (para entonces Catalunya ya existía pues formaba parte de la corona de Aragón). “No fue hasta el comienzo de la Edad Moderna, con la reducción del poder de la nobleza y el clero, cuando surgen los primeros embriones de estados modernos por toda Europa y los españoles ven cumplida su vieja pretensión. El intento corrió a cargo de los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, que unificaron las dos coronas más poderosas de la península en 1469 y cuyos descendientes heredaron una algarabía de reinos ibéricos que se conocían, entre otras denominaciones, como «las Españas»”[…] “Sin embargo, en opinión de muchos historiadores la unión dinástica no es un hecho suficiente para hablar de una única entidad política, puesto que no existía una integración jurídica. Los Reyes Católicos unificaron la política exterior, la hacienda real y el ejército, pero lo hicieron respetando los fueros y privilegios de sus reinos“. (El enlace es del diario ABC, poco sospechoso de ser independentista)

Creación de Catalunya

Catalunya se formó a partir de los condados que constituían la Marca Hispánica del imperio carolingio. Este territorio ubicado al nordeste de la península ibérica, al igual que toda la península fue dominado por los musulmanes quienes intentaron expandirse hasta lo que conocemos ahora como Francia. A finales del siglo VIII, Carlomagno, rey de los francos los combatió y los hizo retroceder liberando las tierras que constituyeron la mencionada demarcación.

La Marca Hispánica estaba compuesta por condados independientes que subdividían Gerunda, Barcelona y Tarraco -tres de las actuales provincias catalanas fundadas por los romanos durante la expansión de su imperio-. Los condados fueron organizándose a través de matrimonios y alianzas, se independizaron de los francos y centralizaron el poder en Barcelona. En el siglo XI, este territorio ya se había dado unas leyes para su autogobierno, los “Usatges”.

Los Usatges son los usos y costumbres que formaban parte de la base de las Constituciones catalanas, normas promulgadas por el conde de Barcelona y aprobadas por las Cortes catalanas entre los siglos XII y XVIII. Los Usatges también contemplaban fragmentos del derecho romano, del derecho visigodo, de cánones religiosos y usos consuetudinarios. Por otro lado, cabe recalcar que el Parlamento catalán es el más antiguo del mundo, se tiene conocimiento de su existencia a través de las asambleas de “Paz y Tregua” y de la Corte Condal que datan del siglo XI. 

Catalunya y Aragón se desposan

En el siglo XII, Catalunya y Aragón se unen, el conde de Barcelona se casa con la princesa de Aragón, ambos territorios pasan a ser gobernados por los mismos monarcas, pero cada uno mantiene su idioma y sus propias instituciones. Esta puntualización es para aquellos que afirman que Catalunya nunca fue independendiente, lo fue, porque lo era antes de ser parte de Aragón y después de la unión mantuvo sus fueros.

Nupcias entre Castilla y Aragón

En el siglo XIV se funda la Generalitat de Catalunya, es el momento de mayor autogobierno. Catalunya ya le había arrebatado las Islas Baleares y Valencia a los musulmanes. A finales del siglo XV, el rey Fernando de Aragón se casa con la princesa Isabel de Castilla, y aquí la cosa es igual: al unirse estas dos casas se crea la corona de Castilla y Aragón, y ambas mantienen su soberanía.

Impuesto de guerra

En el siglo XVII y debido a la guerra de los 30 años en Europa, la administración del reino de Castilla y Aragón decide centralizar el gobierno y el cobro de impuestos. Los nobles catalanes aceptan, pero los campesinos se alzan para luchar por su soberanía, a este cruento evento -que duró 12 años-  se le llamó “la guerra de los segadores”. Al final, los nobles se retiran de la contienda y el pueblo ganó manteniendo su soberanía. Esta guerra sirvió de inspiración para la creación del himno catalán, “l’himne dels Segadors”.

Pérdida del autogobierno catalán

La pérdida de autogobierno de Catalunya no tardaría en llegar, a comienzos del siglo XVIII muere el rey, y la corona se la pelean borbones y austrias, emparentados con el rey de España. El borbón apostaba por la centralización del gobierno y el austria prometía mantener las cosas como estaban, para no perder su estatus los catalanes apostaron por el austria pero el 11 de septiembre de 1714 lo perdieron todo. El Borbón se hizo con el trono y las leyes catalanas fueron abolidas, Catalunya perdió su soberanía y hasta su idioma le fue prohibido. 

¿Quién existió primero Barcelona o Madrid?

Según los historiadores, Barcelona es más antigua que Madrid, pues la primera vez que se sabe de ella es a finales del siglo I aC, cuando se fundó como colonia romana con el nombre de Barcino. En ese momento, la ciudad estaba habitada por unas mil personas y aún podemos encontrar vestigios de esa época paseando su centro histórico.

De Madrid como tal, “la primera evidencia histórica de la ciudad data del año 865, cuando el emir Muhammed I mandó construir una alcazaba en la aldea de Mayrit, a orillas del río Manzanares. Mayrit significa en árabe “abundancia de ríos de agua”. Por este motivo, el lema del primer escudo de la ciudad reza: “Fui sobre agua edificada / Mis muros de fuego son / Esta es mi insignia y mi blasón”.

¿Y ahora qué?

‘De esos polvos estos lodos’. Hemos llegado al siglo XXI y las heridas no han sido curadas, España lejos de haber intentado una forma de gobierno en la que Catalunya se sintiese acogida, respetada, la ha tratado como al enemigo derrotado. El rey en el trono sigue siendo un borbón y su estirpe parece no haberle perdonado a Catalunya el haber apoyado -hace 3 siglos- a un austria para la sucesión.

Después de 300 años la forma de actuar del reino no ha cambiado mucho. Allí donde Catalunya pedía diálogo, España ha aplicado el 155, ha destituido al gobierno catalán, a algunos de sus miembros los ha metido en prisión y a los otros los “requiere”, ha denunciado a 700 alcaldes por apoyar el referéndum, e investiga a todo aquel que incluso de palabra se oponga a su voluntad.

Luego de la imposibilidad de Catalunya de ejercer su declarada independencia, y haciendo uso y abuso del 155, España arrasa las instituciones catalanas y vuelve a proscribir el catalán pidiendo que la documentación gubernamental sea en español. No contenta con eso, desarma las delegaciones catalanas en el exterior y amenaza con reformar la escuela y la televisión catalanas a las que acusa de adoctrinar en el independentismo.

Les dejo un vídeo muy didáctico para aquellos que en verdad quieren enterarse de cómo comenzó todo. Para los otros, para los que sólo se alimentan de la información de un diario con denominación territorial no es necesario que vean nada, porque nunca cambiarán la opinión sesgada que tienen de lo que ocurre por estas tierras, a ellos sólo les digo: seguir leyendo vuestro diario de confianza.

Atento a los símbolos

ayuntamiento de ulmY para los que aún tienen alguna duda de que Catalunya fue independiente antes de ser parte de España, como dice un amigo: “atento a los símbolos”. En el ayuntamiento de Ulm en Alemania podemos ver pintado en su fachada el escudo de Catalunya. El edificio data del siglo XIV y al lado del blasón catalán aparecen otros menos el de España. Porque en el siglo XIV España aún no existía tal y como la conocemos en la actualidad.

Banderas 

La bandera catalana conocida como “La Senyera” para algunos historiadores proviene del emblema del linaje de los condes de Barcelona del cual ya se tiene constancia el año 1150, otros afirman que eso no es cierto. Sin embargo a finales del siglo XIV, se extendió la idea de que cuatro barras rojas y cuatro barras amarillas -que es así como se describe a la Senyera- era el emblema del condado de BarcelonaUn documento de 1380 así lo reafirma y la reconoce como uno de los símbolos del “Conte de Cathalogne”.

La bandera española, conocida como la “rojigualda”, fue creada durante el reinado de Carlos III, en mayo de 1785. Pero fue el año 1843 cuando la reina Isabel II la instauró como bandera nacional de España.

Bandera española elegida por Carlos III
 

Esta blog también fue publicado en la sección Catalunya de La Mula.pe

Volver al principio
A %d blogueros les gusta esto: