Los tres ‘asesinatos’ de Marisela Escobedo. Cuando buscando justicia se encuentra muerte

Uno que no supo amar mató a su hija y el sistema la mató a ella. Antes del final, baleada en una acera, ella le mostró el camino a otras madres que ahora luchan y se desgarran por encontrar justicia en un mundo poco amable con las mujeres

Hace ya algún tiempo que escribo sobre violencia de género, porque quería hacer algo ante los abusos y feminicidios cometidos en mi país, Perú. Y así comencé a recuperar historias de mujeres violentadas para explicarlas y confirmar, a mentes obtusas, que a las mujeres nos matan por el hecho de serlo, y nos tocan y violan porque pueden hacerlo, porque hacernos daño sale barato y, a veces, hasta gratis.

Entrevistando y escribiendo confirmé que los crímenes en contra de las mujeres no son sólo producto del machismo de nuestras sociedades, sino también de los Estados patriarcales que no hacen nada para protegernos, porque no les importamos, porque los culpables son hombres, y los gobernantes, legisladores, jueces, fiscales y policías ─en su mayoría─ también.

El primero de los testimonios que publiqué fue el de una joven y su prima, que con menos de 10 años fueron violentadas sexualmente por el padrastro evangélico de la primera, el hombre en el que confiaron porque era un “hombre de iglesia”. Luego llegaron más testimonios y más denuncias, incluso de feminicidios, no sé sobre cuántos asesinatos de mujeres he escrito ya, son varios y cada uno más desgarrador que el otro.

En cada crimen compruebo que a los feminicidas no les basta con asesinar, ellos quieren dejar escrito en el cuerpo de sus víctimas todo su odio, su frustración, su incapacidad de tenerlas, de retenerlas, y quieren decirle al mundo que ellos son los hombres, los que mandan; que el ‘game’ no es ‘over’ hasta que ellos no lo dicen. Y no les importan los años de prisión, ellos se saben amparados por la injusticia del sistema patriarcal.

Una madre no debería enterrar a sus hijxs

Hoy, desde la comodidad de mi sofá, vi “Las tres muertes de Marisela Escobedo” y terminé llorando, descargando dolor acumulado de las historias explicadas, pero también con ganas de homenajear a esas madres que recorren los largos pasillos del sistema buscando justicia para sus hijas. Sin embargo, la historia de Marisela es una película de terror y la negligencia del Estado mexicano, protagonista. Por eso se ha convertido en un documental de Netflix.

A Marisela le asesinaron a su hija menor. Rubí, tenía 16 años, vivía con un hombre 8 años mayor que ella, Sergio Barraza, con quien tenía una hija pequeña. La pareja vivía, en el Estado de Chihuahua, México, en un departamento de Marisela, pero un día desaparecieron, Marisela fue a casa de la madre de Barraza y allí lo encontró con su nieta y según le dijo: «Rubí se ha ido con otro».

Para Marisela esta versión era absurda, Rubí no se habría ido sin su bebé, pensó; y junto con su hijo mayor comenzaron a buscarla, hasta que encontraron a alguien que confesó haber ayudado a Barraza a deshacerse del cuerpo de la adolescente. Marisela fue a la policía y logró una orden de captura para el feminicida; pero tuvo que ser ella la que saliera a marchar, a protestar, y hasta a buscarlo porque la policía no hacía su trabajo.

(Foto: expansión.mx)

Barraza fue detenido, confesó el crimen y dio la ubicación de los restos calcinados de Rubí que había enterrado en medio de un basurero. Marisela confió en la justicia, lo dijo en la primera audiencia del juicio, sin embargo, la sala declaró inocente al asesino de su hija porque dijeron que no habían testigos que lo ubicasen en la escena del crimen y que no había pruebas materiales de que él fuese quien la mató.

Según Marisela, con el asesinato de su hija también la habían a ella y con el fallo judicial la habían vuelto a matar. Marisela lloró, se desmoronó, pero volvió a la calle, a marchar, a protestar; quería una rectificación de la sentencia. Marchó, cubriendo su cuerpo sólo con la foto de su hija: «La justicia me ha dejado desnuda» ─decía.
(Foto: Informador.mx)

Gracias a su determinación, Marisela logró la rectificación de la absurda e injusta sentencia. La Corte Suprema revocó el primer fallo y condenó a Barraza a 50 años de prisión, sin embargo, para Marisela ese fallo sólo era papel mojado, porque Barraza al verse libre ya había fugado. Muy segura de que su lucha continuaba y no acabaría hasta que el asesino de su hija pagase su crimen, Marisela volvió a buscar a Barraza.

Ella fue de pueblo en pueblo, en auto y caminando, arropada por gente que se encontraba en el camino. Además, ofreció una recompensa a quien le entregase al hombre que le había desgraciado la vida y una vez más lo encontró. Aviso a la policía, pero una vez más, Barraza escapó. Responsable fue la codicia de la policía, que pretendiendo cobrar la recompensa no pidió los refuerzos necesarios para un operativo de captura.

Marisela, no cejó y siguió buscando, volvió a dar con Barraza, pero ahora pertenecía a los Zetas ─el grupo criminal más sanguinario de la historia de México─ así que al reencontrarlo, él estaba protegido por la banda. Ante el peligro de la situación ella volvió a Ciudad Juárez, sede de la Gobernación del Estado de Chihuahua, y desde allí denunció todas las irregularidades de la policía y de la justicia a quien la quisiera escuchar.

Las autoridades le pidieron una denuncia formal. La Fiscalía le dijo que harían su trabajo y ella, esperando el resultado de sus gestiones, decidió esperar acampando delante de la Gobernación de Ciudad Juárez. Además, denunció la celeridad de la policía y de la justicia en el secuestro del hijo del gobernador: en 48 horas capturaron a los culpables, en cambio en el caso de Rubí ella tenía que hacerlo todo. Y así, se hizo más ‘antipática’ al sistema.

Una noche, cerca a navidad, un hombre bajó de un auto y mató de un disparo en la cabeza a Marisela Escobedo, delante de la gobernación, sin policías, ni cámaras de seguridad. Pocos días después la fiscalía presentó un culpable, pero el cuñado de Marisela que estaba con ella cuando la mataron decía que no, que ese no era el asesino y gracias a un retrato robot identificó como culpable a Dany Barraza, hermano del asesino de Rubí.

Marisela fue enterrada arropada de la gente de Chihuahua, la gente de su pueblo, su hijo mayor, que la acompañó durante toda su lucha dijo que ella era una heroína porque nunca dejó que el dolor la paralizase, la honró pidiendo el aplauso de los presentes y le prometió seguir exigiendo justicia, tanto para su hermana como para ella. Al día siguiente la familia de Marisela despertaba con la empresa familiar en llamas.

El cuñado de Marisela, quien había identificado al hermano de Sergio Barraza como su asesino, también fue hallado muerto. La familia de Marisela tuvo que huir, su hijo mayor pidió asilo político en USA y todo esto ocurrió porque el Estado mexicano no hizo su trabajo deteniendo a los malos. Desde USA, el hijo mayor de Marisela continúa luchando por justicia.

Marisela Escobedo se ha convertido en un ícono de la lucha en contra de la violencia de género, en un país donde cada día matan a 10 mujeres por el hecho de serlo. Sergio Barraza, el repugnante personaje que inició esta trágica historia, fue asesinado por un lío de bandas, su hermano está preso en Texas por robo agravado y la familia Frayre Escobedo sigue llorando a sus mujeres asesinadas que nunca hallaron justicia.

“Las tres muertes de Marisela Escobedo” nos muestra el tortuoso camino que siguen lxs familiares de las víctimas de feminicidio. Muchas madres me dicen, «a mí hija no la voy a recuperar, no me la van a devolver, lo único que quiero es justicia, es saber que su asesino está pagando por lo que ha hecho». Ojalá, las autoridades entendiesen que la obtención de justicia es un paso imprescindible para la reparación de estas madres rotas.

“Las tres muertes de Marisela Escobedo” son, en verdad, los tres asesinatos de Marisela Escobedo. Madre, luchadora y activista, Marisela no debe morir en nuestra memoria y debe ser recordada, igual que deben serlo todas las madres que aún no tienen tiempo ni paz para llorar a sus hijas, porque el sistema no las protege con investigaciones y juicios justos. Ojalá algún día despertemos de la ineficiencia y de la inacción que revictimiza y mata.

Durante 2019, en todo el mundo, fueron asesinadas 87.000 mujeres; unas 50,000 (el 58%), perdieron la vida a manos de sus parejas o familiares. Y durante el confinamiento la situación empeoró en todo el mundo, el encierro total nos protegió del COVID, pero no del peor depredador: el hombre.

A nivel mundial, el 35% de mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental, y violencia sexual por parte de otra persona en algún momento de sus vidas. (ONU Mujeres)

Por Marisela, por Rubí, por Estefanny, por Patricia, por María, por Andrea, por Ericka, por Jessica, por Sheyla, por Solsiret, por Sharoom, por Kimberly, por Nathaly, por Ruth, por Milena, por Sandra, por Zaisa, por Sheyla, por Nelva, por Juana. Y por todas las mujeres maltratadas, abusadas y asesinadas, vivan donde vivan, porque la lucha contra el machismo y el patriarcado se gana unidas.

También leer: Feminicidio en teleoLeo.com

Girl Gov Perú da vida a Girl Gov en Acción: 23 adolescentes que han realizado un informe sobre la situación de niñas, niños y adolescentes durante la pandemia

Tejer feminismo con niñez y adolescencia es el objetivo de este programa, porque darle voz a las niñas y adolescentes es el comienzo de un gran futuro. Creando lideresas las sociedades crecen. Potenciando al 50,34% de la población sometida al patriarcado, todas y todos ganamos

«Teniendo en cuenta el contexto actual de aislamiento social y cuarentena, producto del COVID-19, nos vemos en la urgencia de pronunciarnos frente a las situaciones de vulnerabilidad que como niñas, niños y adolescentes nos están tocando experimentar. La manera en la que cada población se ve afectada es distinta, por lo que sentimos la necesidad de visibilizar las realidades y problemáticas que lxs niñxs y adolescentes enfrentan».

Así comienza el informe de la investigación titulada “Nuestros derechos importan: niñas y adolescentes luchando en el contexto del COVID 19”, realizada por 23 adolescentes peruanas pertenecientes a la primera promoción de Girl Gov Perú, programa de empoderamiento y liderazgo político para niñas y adolescentes entre 13 y 17 años que cursan estudios secundarios. Este programa ha sido implantado en Perú por 3 profesionales feministas peruanas.

Gianina Marquez, Beatriz Córdova y Karina Nuñez, especializadas en temas de educación, género y comunicaciones profesionales son las creadoras de Girl Gov Perú. «Vimos la necesidad de fomentar una conciencia feminista desde la niñez y así encontramos el programa Girl Gov de la Women and girls Fundation (WGF)». Ellas, que ya tenían un vínculo con esta entidad, fueron convidadas a su sede en USA para conocer el programa y desarrollarlo en Perú.

En 2019 salió la primera promoción de ‘GIRLGOVERS’ peruanas, conformada por 70 menores limeñas, de ellas, 23 formaron el colectivo Girl Gov en Acción y a partir de un webinar, realizado en abril de este año, en el que hablaron sobre su situación durante la pandemia, decidieron investigar sobre la problemática de su grupo etáreo y acabaron realizando una investigación y elaborando un documento donde dan a conocer al gobierno los problemas que les afectan.

Luego de la publicación del estudio donde las adolescentes dan a conocer los resultados de su investigación dividida en 4 grandes temas: educación, salud, necesidades básicas y violencia, lo repartieron entre las autoridades con poder de decisión en asuntos de menores, aún no reciben respuesta. TeleoLeo.com hablo con las impulsoras de Girl Gov Perú sobre sus objetivos, su metodología, y sobre el estudio realizado por sus aventajadas pupilas.

Futuro del futuro

El resultado del trabajo de Girl Gov Perú ha sido tan importante y satisfactorio que, con la tecnología gobernando nuestras vidas más que nunca, el programa de empoderamiento se ha trasladado a la red y eso permite que este 2020 sean más niñas y adolescentes las que participen del programa: de 70 han pasado a 100, y que se puedan incorporar a niñas y adolescentes de todo el Perú.

Salud mental: una de las facturas de la cuarentena en las y los menores de edad

«El estrés postraumático es cuatro veces mayor en los niños que han pasado por una cuarentena».

«Esta pandemia y las medidas de contención sin precedentes, derivadas de ella, están afectando a todos los aspectos de la vida de los niños, niñas y adolescentes: su salud física, su desarrollo, sus posibilidades de aprendizaje, su comportamiento, la seguridad económica de sus familias y su protección frente a la violencia y el abuso; y, por supuesto, también impactan en su salud mental. La situación vivida en España y en el mundo con la pandemia es tan excepcional, que no existen aún respuestas concluyentes sobre cuál será la afectación psicológica de niños, niñas y adolescentes en el corto, medio y largo plazo.

No obstante, la experiencia acumulada en crisis humanitarias y situaciones de confinamiento, así como los incipientes estudios realizados, llevan a los expertos a afirmar la especial vulnerabilidad que tienen los niños, niñas y adolescentes y la
necesidad de reforzar la detección y prevención de los problemas. Hay expertos que señalan que los niveles de estrés postraumático son cuatro veces mayores en los niños que han pasado por una cuarentena, y que estos episodios pueden llegar a darse hasta tres años después». (UNICEF, España)

Por dizque asintomáticos pagan pato

En nuestro país, los grandes olvidados de la pandemia son niñas, niños y adolescentes, quienes por su edad no han sido tomados en cuenta en la toma de decisiones . El confinamiento se ha prolongado hasta finales de agosto y los menores de 14 años, por el crecimiento de contagios vuelven a restricciones como salir sólo 30 minutos, no alejarse más de 500 metros de casa y no sacar a la calle patinetes o algún otro juguete, lo cual es duro para los más pequeños.

Retomar estas restricciones, según las autoridades sanitarias peruanas, se debe al aumento de contagios, lo cual, en parte, atribuyen a que los menores al salir interactúan y se contagian convirtiéndose en pacientes asintomáticos, contagiando a las personas mayores con las que conviven. Y otra vez se penaliza a los menores, cuando lo que hace daño no es que ellos salgan, sino que no se sigan las medidas recomendadas: mascarilla y distancia física, que no social.

Las y los menores merecen ser escuchados y atendidos. Ellas y ellos son el futuro y para que sus vidas afecten de manera positiva a la sociedad, su desarrollo presente tiene que darse en las mejores condiciones posibles. La pandemia nos afecta a todos, pero más a ellas y ellos porque están viviendo una situación para la que ni los adultos estamos preparados; por eso saber qué piensan, cómo se sienten y qué necesitan es vital, esperemos que las autoridades que han recibido el informe de Girl Gov en Acción lo hayan leído y comiencen a utilizarlo.

R.I.P Solsiret. Mis condolencias a familiares y amigos. Mi repudio a los que se aprovechan de la situación

Harta me tienen las redes y la prensa peruana, con el amarillismo con el que hablan del asesinato de Solsiret. Además lo están utilizado como arma de acoso y derribo contra el feminismo

(Foto: Ericka Cairo)

A Solsiret Rodríguez Aybar la asesinaron, la descuartizaron; repartieron y escondieron sus restos a discreción. ¿Es responsable una mujer?, ¿un hombre?, ¿los dos?; o ¿lo es el ‘ex’ que se encuentra no habido? Las investigaciones recién han comenzado, pero gente infame, prensa amarilla, opinólogos con entripados y denuncias previas por acoso, así como conocidos periodistas PROVIDA, antifeministas y anti libertades, ya señalan con todas sus letras que una mujer ha matado a otra mujer.

Y no se trata de una mujer cualquiera, para dar en la diana y barrer con la lucha de las mujeres peruanas que se fajan cada día en la defensa de sus derechos, a la que culpan la han llenado de títulos: feminista, activista pro derechos humanos, gran amiga de la víctima y como este último título ha sido desmentido por la familia, ahora, en la promoción de un programa dominical prometen diseccionar el despecho de la “asesina”.

Un titular de este sábado menciona que el cuñado de la víctima ─también pareja de la asesina─ estaba obsesionado con ella; o sea, hay un cadáver descuartizado y el tema a resaltar es la pasión desatendida del pobrecito hombrecito. Y es que se ha de ser muy pobrecito de espíritu para asesinar o colaborar en el asesinato de alguien que se sabe inalcanzable; pero nada de eso importa, lo importante es la búsqueda de justicia, no el desprestigio de un movimiento que incomoda, ni las incontinencias de un machirulo más.

A ver si todos dejan sus bajezas y prejuicios inquisitoriales en casa y paran ya de babear y de excitarse con el hecho de que una mujer esté involucrada en acto tan cruento contra otra mujer. A ver si cuando la prensa cubre estos hechos, antes de poner el micro o de invadir a familiares y amigos piensa que talvez un día ellos pueden ser los afectados y ya de paso en medio del ejercicio, piensan en cómo querrían ser tratados de sufrir una desgracia como esta.

Y mientras redes y prensa amarilla nos distraen, nos olvidamos de exigir real justicia y que los responsables del asesinato y de la crueldad con la que ha sido tratada Solsiret, además de los policías y operadores de justicia que no hicieron nada para investigar y descubrir lo ocurrido, purguen su responsabilidad. Las indignación y disculpas del actual Ministro del Interior no bastan, aquí tienen que rodar cabezas; las destituciones ya tardan.

¿Ministro del Interior dice verdad?

Carlos Morán en declaraciones a RPP ha dicho que desde que ha tomado las riendas de Interior ahora la atención es la adecuada. «A partir de 2019, con esta nueva gestión hemos demostrado que sí tenemos sensibilidad y calidad humana para atender estos casos» […] «Yo he ordenado al comandante general de la Policía para que inicie una investigación exhaustiva internamente contra todos los funcionarios policiales que de una u otra manera han estado involucrados en este caso».

Lamentablemente las palabras de Morán no son ciertas, cada día las mujeres peruanas son abusadas, asesinadas, maltratadas y sus casos no son atendidos adecuadamente porque ni la policía, ni el Ministerio Público, ni el Poder Judicial trabajan con enfoque de género. Cada día las mujeres son institucionalmente revictimizadas y culpadas, por su forma de vestir, por salir, por beber, por perrear y hasta por sonreír.

En el caso específico de Solsiret, las palabras de Morán también son rebatibles. Si bien es cierto durante 4 años su madre, conocida como la “señora Charito”; su padre, el “señor Carlos”; Kathe Soto, fundadora del colectivo “Mujeres Desaparecidas”; y otras organizaciones y colectivos lucharon por el esclarecimiento del caso, todo se acelera con la carta que el 6 de enero pasado un grupo de mujeres entrego en mano al presidente Martín Vizcarra, exigiendo entre otras cosas: #JusticiaParaSolsiret.

Carta abierta a la madre de un feminicida

Este 9 de octubre Jean Piero Castro Gouveia fue condenado a cadena perpetua por el feminicidio de su expareja, Andrea Rivera Sánchez. TeleoLeo.com, en su seguimiento del caso, publicó una nota con la lectura de la sentencia y una entrevista a Mónica Sánchez, la madre de la víctima. Veinticuatro horas después María Gouveia, la madre del feminicida, envió un comentario a esta web en el que, como periodista responsable, me culpa de la condena impuesta a su hijo.

A lo cual yo respondo…

Señora Maria Gouveia:

Yo, Leonor Pérez-Durand, no me he empeñado en condenar a su hijo, Jean Piero Castro Gouveia, porque no soy jueza. Yo, desde mi posición como periodista, lo único que he hecho es informar sobre el execrable delito cometido por él: degollar a su expareja, entrando al cuarto donde ella vivía, a escondidas, en plena noche, mientras dormía en la misma cama con sus hijos de 7 y 2 años de edad.

Lo único que he hecho es informar como el niño de 7 años intentó defender a su madre y fue golpeado por el asesino, su hijo; y como salió corriendo a buscar ayuda porque a su madre la estaban matando. Lo único que he hecho es difundir este caso para evitar que un feminicida fuese liberado al término de la prisión preventiva. Lo único que he hecho es seguir esta historia hasta el final.

Esta es la segunda vez que María Gouveia mediante comentario en teleoLeo.com, dice que su hijo no es un asesino, que «estaba borracho»; sin embargo, habrá que decirle a esta señora que si su afirmación fuese cierta, los bares estarían llenos de asesinos. Ella también se victimiza diciendo que no tiene dinero para poner en libertad a su hijo, o sea: ¿está hablando de sobornar a la justicia para librar a su hijo del castigo por un crimen que él mismo ha confesado?

En ambos comentarios usted, Maria Gauveia, me reprocha el haber escrito sobre el asesinato cometido por su hijo, menciona que lo hago porque es venezolano y en Perú ahora no son muy queridos, y es justo por esa ‘animadversión’ que en ninguno de los 6 artículos que he escrito sobre este caso menciono la nacionalidad del asesino. Lo único que dije en referencia a este tema es que su prisión preventiva debía ser prorrogada porque al ser su hijo, «un ciudadano extranjero» podría fugar en cuanto se viese libre.

Estas son las únicas veces, que en 3 de los 7 artículos que he escrito sobre este caso, mencionó que Jean Piero Castro Gouveia no es peruano y como se puede leer en ninguna digo que es venezolano, eso lo dice usted, su madre, en sus indolentes comentarios.

Así que no señora, esta periodista no ha hecho escarnio de su hijo, ni de su situación de migrante venezolano. Esta periodista sólo se ha dado el trabajo de investigar y de publicar todo lo que ha encontrado y ha podido corroborar respecto, repito, al execrable crimen cometido por su hijo contra la mujer que en Perú, le dio trabajo, contra la familia que lo acogió y ayudó, incluso, económicamente para que enviase dinero a los hijos que tiene en Venezuela, según asegura Mónica Sánchez.

Dicho todo esto, María Gouveia, y sólo por si usted no se ha dado el trabajo de escuchar la lectura de la sentencia en contra de su hijo, paso a enumerarle las razones por las que el juez lo ha condenado a cadena perpetua y le informo también que por más que apele, el resultado no será diferente porque el crimen cometido por su hijo contiene más de dos de las condiciones que estipula el decreto legislativo 1323, que puede leer integro en este enlace.

Razones para condenar a Jean Piero Castro Gouveia a cadena perpetua, por delito contra la vida el cuerpo y la salud en su modalidad de feminicidio.

  • Degolló a Andrea Rivera Sánchez en presencia de sus dos menores hijos.
  • Mintió cuando dijo que había intentado socorrerla luego de herirla, porque quien pidió ayuda fue el hijo de la víctima.
  • Mintió cuando dijo que no había intentado escapar, lo intentó, pero no pudo hacerlo porque los vecinos se lo impidieron.
  • Mintió cuando dijo que mató a su expareja sin premeditarlo. Según él mismo confesó, horas antes de matarla habían discutido y había comprado veneno para beberlo luego de acabar con ella.

Le dejo por aquí una captura de pantalla de una conversación que sostuvieron Andrea y su hijo donde ella le reclama que tenga un cuchillo y veneno para ratas.

Así que no señora Gouveia, su hijo luego de tomarse unas cuantas cervezas, no fue poseído por las fuerzas del mal que lo llevaron en hombros a matar a su expareja; no. Su hijo premeditó el asesinato de Andrea Rivera y no se contuvo ni cuando entró en medio de la noche al cuartito donde ella dormía en la misma cama con sus hijos. Él fue a matarla y así lo hizo y lo mínimo que se podría esperar de una madre, como lo es usted, es un poco de empatía por todo el daño causado por su hijo.

Usted se queja de no tener dinero para viajar a verlo, pero, sabe qué, la madre de Andrea no podrá volver a ver a su hija ni ahorrando todo el dinero del mundo. Los hijos de Andrea no podrán volver a ver a su madre. Puede usted imaginar lo que es para la madre de Andrea oír a su nieto preguntarle qué puede hacer para estar con su madre, puede usted imaginar lo que es tener que consolar a una pequeña de 3 años que despierta por la noche gritando «sangre mamita, sangre».

Señora Gouveia, la primera vez que hizo un comentario sobre mi cobertura respecto al crimen cometido por su hijo, me puse en sus zapatos y pensé en su dolor, porque obvio que tiene que sufrir al ver a su hijo tras las rejas y no le contesté nada, es más le envié un mail pidiéndole una entrevista, nunca dijo nada, así que entendí su silencio, pero su último comentario culpándome de que su hijo haya sido condenado a cadena perpetua es infeliz, calumnioso y desgraciado.

Nuestros hijos son lo que más queremos y daríamos la vida por ellos, pero no podemos, ni debemos, normalizar sus delitos. No podemos convertirlos en víctimas cuando son victimarios. No podemos buscar culpas externas cuando el único culpable es el que mata, el que deshumaniza al otro y lo convierte en un objeto con el que puede hacer y deshacer, al punto de quitarle la vida y decir cínicamente que lo hizo porque «estaba borracho».

Señora María Gouveia, lamento decirle que con sus comentarios demostraría ser tan mala persona como su hijo, porque antes de escribir lo que ha escrito no se ha detenido, ni un segundo, a pensar en las verdaderas y únicas víctimas de esta trágica historia:

  • Andrea Rivera, degollada
  • Sus pequeños hijos a los cuales, además, ella era la única que sustentaba
  • Mónica Sánchez, la madre de Andrea
  • El padre de Andrea que meses después del asesinato de su hija cayó fulminado de un ataque al corazón sin tener enfermedad cardiovascular previa.
  • El hermano de Andrea, un joven que ahora no puede estudiar la carrera que desea porque su madre se ha gastado lo que tenía y lo que no, para mantener a sus nietos y solventar los gastos que le ha ocasionado el proceso.

Así que señora Gouveia, no se atreva a culparme nunca más de la cadena perpetua impuesta a su hijo y no siga diciendo que me he ensañado con él por ser venezolano, porque no es cierto. Tampoco repita que su hijo no es un asesino, porque lo es, tanto, que no le importó que hubiesen criaturas en medio de la escena. Su hijo no ha sido víctima de un «desgraciado error», él planificó un asesinato y lo cometió, así que antes de volver a escribir póngase en la piel de los que de verdad sufren el crimen cometido por su hijo, el feminicida Jean Piero Castro Gouveia.

Según la La Universidad Nacional de San Agustín, en las marchas feministas se “desencadenan actos inmorales y violentos” [Video]

La Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa (UNSA), demostrando una gran ¿antipatía?, ¿animadversión?, contra el feminismo coló una extraña pregunta en su último examen de admisión realizado este domingo 25 de agosto.

Este pregunta que demuestra una carga represiva contra un movimiento que cada día cobra más fuerza en Perú, debido a los constantes episodios de violencia de género que se viven a diario en todos los ámbitos, fue vista y respondida por los 13 mil estudiantes que postularon a este centro de estudios.

Ankalli Kallpa, colectiva feminista creada en 2018 por un grupo de estudiantes de la UNSA, recibió capturas de pantalla de la ‘singular’ pregunta y no dudaron en mostrar su rechazo ante la misma. TeleoLeo.com entrevistó a Patricia Cervantes, estudiante y una de las activistas de este colectivo.

Además de la pregunta ‘estrella’ del examen, Patricia Cervantes también explicó que hasta hace poco en la UNSA impartían clases profesores con antecedentes penales por abuso sexual. «En las aulas el machismo, la misoginia y la homofobia son moneda corriente entre los profesores».

Según explica Patricia en la entrevista, luego que en 2018 se manifestasen dentro de la UNSA, a favor del aborto legal, seguro y gratuito para todas las mujeres peruanas, la universidad no encajó bien el hecho y les dijo que no podían realizar marchas en las que se dañase la imagen de la universidad.

Esta universidad también prohibió que sus estudiantes protestasen contra la implantación de la minera Southern en el valle del Tambo, por el impacto medioambiental que significaría para los pobladores de la zona. O sea, ni a favor del aborto, ni en contra de las mineras. No logró entender la relación, pero seguro que hay alguna, por lo menos para la UNSA.

En las próximas horas conoceremos el pronunciamiento de Ankalli Kallpa que será remitido a la UNSA. Veremos cómo explica este centro de estudios aquello de los actos “inmorales y violentos” relacionados con un movimiento que tiene como objetivo la igualdad y el respeto de todes.

Deudor de alimentos, presunto violador y maltratador, Jorge Eduardo Andonayre, luce así de feliz porque la justicia peruana no hace su trabajo [Audio]

Un hombre, dos deudas de alimentos, dos juicios, dos niñas que no saben nada de su padre, dos mujeres que luchan porque sus hijas reciban lo que merecen y necesitan; y en ese intento se dejan la piel. Ellas exigen que sus procesos sean atendidos y resueltos, sin embargo, con la justicia peruana han topado, con una justicia que la hace larga, más larga que anaconda bien alimentada.

“Después de la última apelación que hizo el demandado solicitando que se envié a otra instancia el proceso de solicitudes de pago de deuda, sólo ha pasado a otra instancia que ha emitido una solicitud de apercibimiento y me han dicho que a fines de julio darán una respuesta a esta apelación. Y así vamos desde hace dos años” —dijo una de las madres, Ericka Cairo, a teleoLeo.com.

En octubre de 2017 Ericka Cairo inició una segunda demanda de alimentos en contra de Jorge Eduardo Andonayre, el padre de su hija que ahora tiene 11 años de edad. El hombre en cuestión, según ella, a duras penas habría pagado la pensión de alimentos durante poco más de dos años. “La pensión es de 209 soles y se estableció en un primer juicio de alimentos, pero, salvo raras excepciones, Andonayre nunca la pagó completa, ni regularizó las cantidades que quedó a deber”.

Pesiónde209soles.jpg

Ahora, según la liquidación hecha en el proceso iniciado en 2017, a enero de 2018, Andonayre debe pagar la suma de 17,700 y en esas están, él ha apelado porque no está de acuerdo con esta cantidad, además en una de las audiencias, según Cairo, él se atrevió a decir que no sabía porque le reclamaba la pensión si ella había estado trabajando como gerente en una empresa y a su hija no le había hecho falta nada, de nada.

liquidacióndeuda2.jpg

Sin embargo, la hija es de ambos, así que la responsabilidad de mantenerla también y según Cairo, a su hija, sí que le han faltado y le faltan cosas. “El año pasado no pude pagar varios meses de colegio y este año para matricularla he tenido que pedir que la dejasen inscribir y prorratear la deuda porque tampoco la podía cancelar; tampoco puedo comprarle todo lo que le hace falta”.

Según declaró a RPP Raúl Canelo, especialista en Derecho Civil, Derecho Procesal y Derecho de Familiala indolencia del sistema de administración de justicia en este tema da como resultado que ocho de cada 10 jueces en el país otorguen una pensión de alimentos a las madres demandantes que no superan los 500 soles, monto que no cubre las necesidades básicas de los menores”.

“Muchos días tengo que llevar a mi hija caminando al colegio (media hora a pie) porque no tengo ni para pagar los pasajes y también hay libros y material escolar que aún no le he podido comprar”, asegura Ericka apenada.

Mal pagador y abusador

Andonayre también tendría un historial de abusos, según Cairo, cuando ella estaba embarazada, él intentó violar a su hermana. “De no haber sido porque me metí y defendí a mi hermana, él la hubiese violado, además sé que tiene otra denuncia por otro intento de violación”. La denuncia de la hermana de Ericka fue archivada porque la familia le aconsejó que no se metiera en problemas.

TeleoLeo.com habló con Ericka Cairo para saber todos los detalles de su caso.

Otra relación, otra mujer maltratada y otra hija sin paga

“Nunca ha dado un sol para nuestra hija y encima quiere que volvamos, él cree que no recuerdo que intentó matarme dos veces”. Cuando Andonayre conoció a Claudia, en 2007, ya era pareja de Ericka, pero ella no lo sabía. “Trabajábamos juntos, a los pocos meses de salir, me enteré que tenía una hija, la mayor, con otra mujer que no era Ericka, pero como yo también tenía un hijo pues pensé que así nos entenderíamos más”.

Luego, por mensajes encontrados en su celular, Claudia se enteró que no era la única mujer en la vida de Andonayre. “Supe que estaba conmigo y con dos mujeres más al mismo tiempo, con Ericka y Jeanette, la madre de su hija mayor, quien me llamaba y me decía que yo era la otra, que él era su pareja; y él es tan manipulador que hacía que las mujeres pensaramos y dijéramos lo que él quería y que hasta rivalizáramos entre nosotras por su culpa”, afirma Claudia.

Según Claudia, las otras dos mujeres lo dejaron y ella continúo con él hasta 2014. “Aparentemente todo iba bien, él quería que tuviéramos un hijo, quería que nos casaramos, me compro el anillo de compromiso y yo, como lo quería y como siempre, confiaba en él, pero él seguía haciendo de las suyas, luego me enteré que alquilaba cuartos por Los Olivos -distrito de Lima- y allí hacía lo que quería con otras mujeres”.

Golpes por celos

A  los 3 años de estar juntos Claudia y pareja alquilaron un minidepartamento para poder verse, y según ella se hacía cargo de la mayoría de los gastos porque él le decía que no podía, pero, además, estaban sus celos enfermizos. “No salíamos mucho porque él era muy celoso, una vez, en una reunión, me sacó a la calle y me dio una cachetada por hablar con un amigo, así que terminé con él, se cortó las venas; su madre me llamó, me pidió que le diera una oportunidad y le hice caso, pero fue un error”.

Sin embargo, Jorge Eduardo Andonayre no cambió.“Yo veía que le llegaban mensajes de mujeres a su teléfono, él me decía que eran compañeras de trabajo y yo le creía, y fui buena con él, cuando necesitaba dinero yo le daba, le compraba cosas porque éramos pareja, pero a los 5 años de estar juntos los problemas y los celos aumentaron, yo ya no sabía qué hacer porque, además, no le daba motivo”.

“Aprendí a suplicar por mi vida”

Claudia explica que él le volvió a pegar, pero esta vez no fue sólo una cachetada. “Me sacó de una fiesta porque yo estaba bailando y discutimos, me comenzó a golpear en plena calle, me pateaba, me daba puñetazos, fue la primera vez que aprendí a suplicar por mi vida, para que no me mate, porque si seguía me iba a matar, y le dije que sí, que él tenía razón que no debía haber reído con mi amigo, sólo así se calmó y dejó de golpearme”.

Y como suelen hacer los abusadores, Jorge le dijo a Claudia que todo lo que le hacía era porque la quería y “porque él no podía permitir que ella lo dejase y tenía que  arreglar las cosas”. Luego de la golpiza, era de madrugada, y como no tenía dónde ir, ella se fue al minidepartamento que alquilaban con su maltratador, le dijo que todo estaba bien, que la única culpable era ella, que no debió hablar, que no debió sonreír, que no debió bailar. Sobrevivir era más importante que la verdad.

“Al día siguiente me fui a trabajar toda desfigurada, fue la peor experiencia de mi vida sentía amor y odio. A mí, mi padre nunca me puso un dedo encima y él, mi pareja, sí. Ver mi cara y mi cuerpo lleno de golpes y amoratado fue horrible, pero no pensaba en dejarlo porque mi hijo se llevaba bien con él y porque no quería que mi familia pensase que había vuelto a fracasar” —confiesa Claudia.

Claudia dice que su relación se volvió tóxica, los celos enfermizos de él, las discusiones constantes, sus golpes y ella contestándolos cuando podía. “Yo sabía que todo estaba mal, pero no sabía qué hacer. Cuando cumplimos 6 años de relación él hizo todos los trámites para casarnos, pero yo intuía que eso no iría bien y menos mal que no nos casamos porque si me hubiese ido a vivir sola con él, me mataba, ya lo había intentado una vez”.

Una de las cosas que permitió que el maltrato fuera en avance fue el silencio de Claudia, ella dice que no le contó a nadie lo que él le hacía, excepto a una amiga, asegura que al día de hoy su familia cree que la relación terminó por los celos de él, pero no están enterados ni de las infidelidades ni de las palizas que sufrió. “Y llegó el día en que salí embarazada, él dijo que cambiaría, y aunque estuvo presente durante el embarazo seguía viendo a otras mujeres”. 

“Debido a todos los mensajes y pruebas que encontraba yo sabía que estaba con otras —asegura Claudia— un día discutimos por eso, él se molestó mucho y no le importó que yo estuviese embarazada igual me pateó, menos mal que eso no afectó a mi hija”. 

Con esta nueva golpiza Claudia volvió a romper la relación, pero luego él volvió y ella lo volvió a perdonar. “La bebé nació y un día me llamó una mujer y me dijo que era su pareja, como él estaba allí puse el teléfono en altavoz, le pedí a ella que repitiera lo que me había dicho para que él escuchase y volví a terminar con él, y aunque estábamos en la calle, me jaloneó, como siempre, y me zarandeó, pero igual terminé con él”. 

Ruptura

Claudia cree que esa llamada era el empujón que necesitaba para tomar una decisión, pero él no se resignó. “Me siguió buscando y comenzaron las amenazas: ‘Tú no me vas a dejar, no vas a estar con nadie porque te meto un tiro. Una vez me siguió, me cogió del cuello, me estrelló contra una pared y me comenzó a ahorcar, luego me soltó, me beso, le seguí la corriente, le dije que volvería con él”. 

“Yo soy profesional y ver que te destruyen el orgullo, tu dignidad, tu ego, tus logros, que te maltratan, que te hagan ver que no vales nada y que te hagan vivir con la sensación de que te pueden hacer lo que quieran contigo es terrible. Yo he vivido por mucho tiempo con miedo, miedo a que mi hijo vea las fotos que colgó de mi, miedo a que me haga algo en la calle, miedo a ir a trabajar, miedo a todo. No le deseo esto a nadie”.

Y volvieron, pero ella ya no quería estar en esa relación y volvió a terminarla, pero él siguió sin conformarse. “Me enviaba  mensajes diciéndome que sabía donde estaba y con quien, hasta me decía la ropa que llevaba puesta”, pero ella no volvía a él, así que al ver que intimidarla no daba resultado, la expusó. “Se creó una cuenta de Facebook, colgó las fotos íntimas que algún día nos hicimos e invitó a mis amigos y compañeros de trabajo para que me vieran.

Denuncias

Claudia ya no podía ni ir a trabajar, se sentía observada y criticada por las fotos y en ese momento, finales de 2016, decidió denunciar a Jorge Eduardo Andonayre por violencia física y maltrato psicológico. “Presenté fotos con los moretones que me hizo la primera vez que intentó matarme, en 2014, pero no las aceptaron”. Esta era la segunda vez que ella denunciaba a Andonayre, en 2010 ya lo había hecho, pero nunca lo notificaron.

 

“En la pericia psicológica salió que tenía un alto grado de pánico, yo no podía ni caminar en la calle, viví un infierno. Tarde como dos años en recuperarme y durante todo ese tiempo Jorge me acosó y me envió amenazas, fue horrible porque, además, nunca compartí nada de esto con nadie, mi familia aún cree que nos separamos por sus celos excesivos, pero nada más”. 

DenunciaPsicologicaDetalle.jpg

Debido al resultado de la esta denuncia, la justicia otorgó medidas de protección para Claudia.

DenunciaContraDonanteXViolenciapiscologica2 (3)

“No paga ni nunca ha pagado la pensión”

Desde 2014 Claudia no deja que Andonayre vea a su hija. “Él no está bien de la cabeza y yo no voy a permitir que se acerque a ella, él me ha querido matar dos veces no puede estar preparado para ver a mi hija, además, hasta ahora no abona nada para su manutención, en 2017 le inicié un proceso de alimentos, he presentado la liquidación de lo que debe al juzgado, pero nada, no paga”.

En 2018, durante el juicio de alimentos, Claudia se enteró que Andonayre tenía otras 4 hijas y que, por lo menos, a la que tiene con Ericka Cairo, tampoco le paga la pensión y por eso ella también lo ha llevado a juicio. “El vive su vida feliz con su nueva pareja y no le interesan sus hijas, ha vuelto a  pedirme que volvamos, obvio le he dicho que no, además, ahora estoy con un buen hombre, pero él dice que no importa, que no estoy casada y que si quiero dinero para mi hija él me lo da pero en persona”.

Redam

En 2007, el gobierno peruano creó el Redam, Registro de Deudores Alimentarios Morosos para consignar a los deudores de alimentos. Mensualmente, el Poder Judicial traslada a la Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones (SBS) la lista actualizada de los deudores para que quede registrada en la central de riesgos de esta institución, lo cual limita el acceso al crédito de los morosos.

Recién en 2019, el gobierno aprobó el reglamento de la ley que creó el Redam y en el se establecen varios mecanismos para luchar contra el impago de las pensiones de alimentos, entre ellas, que el Ministerio de Trabajo, a pedido del Órgano de Gobierno del Poder Judicial remita, en un plazo de 5 días, la planilla de los contratos laborales de los deudores de alimentos para dar esta información a los juzgados pertinentes y tomar las medidas para obligar el pago de la deuda.

Registros Públicos, también a pedido del Órgano de Gobierno del Poder Judicial y en el mismo plazo anterior, remitirá la lista de bienes inmuebles o muebles registrados a nombre de los deudores, para que los Juzgados correspondientes procedan conforme a sus atribuciones. Por su parte, los deudores alimentarios que quieran trabajar para el estado deberán acreditar el pago de su deuda o autorizar el descuento de la misma a través de planilla.

Quienes suscriban un contrato con el Estado, sea cual fuera la modalidad contractual sea laboral o civil, deben firmar una declaración jurada en la que se señale si se encuentran o no inscritos en el REDAM. Las empresas del sector privado también deberán revisar semestralmente en este registro si sus trabajadores tienen deudas de alimentos y deberán ‘invitarlos’ a pagarla mediante el descuento mensual respectivo.

Y la ley es muy bonita y colaboradora con el sistema de justicia para combatir la insana y perjudicial costumbre de no pagar las pensiones alimenticias, pero para figurar en el Redam, hace falta una sentencia judicial que reconozca la calidad de deudor del progenitor moroso y aquí es donde fallan las cosas, pues el Poder Judicial se toma con mucha calma la resolución de estos casos.

Tanto Ericka como Claudia interpusieron sendas demandas de alimentos entre 2016 y 2017, han pasado tres y dos años, y Jorge Eduardo Andonayre aún no aparece en el Redam porque no hay sentencia alguna emitida en su contra, y ya se sabe que “justicia que tarda, no es justicia”.

Tener hijos es una responsabilidad, no se puede ir fecundando a diestra y siniestra y luego dejar niñas y niños tirados sin hacerse cargo de sustento y crianza. No hay excusa para no cuidar de nuestros hijos, no hay excusa para dejarlos en la estacada porque ellos son pequeños, no pueden cuidar de sí mismo y, sobre todo, porque no han pedido venir al mundo y ya que engendramos a nuestras ‘bendiciones’ pues asumamos su cuidado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra mujer denuncia a Jerónimo Centurión, aún presidente de PROMSEX

Podría haber una tercera víctima de Jerónimo Centurión, quien aún sigue siendo Presidente de Promsex, a la espera de los resultados de la comisión investigadora creada por la ONG feminista para estudiar 2 denuncias de abuso sexual presentadas en su contra hace dos semanas.

También leer: Según PROMSEX y ACCEDER, Jerónimo Centurión miente

“Hola, les escribo desde la preocupación por el caso de Jerónimo Centurión. Esta semana me enteré de la denuncia y al leerla hizo eco en mí una serie de hechos que me pasaron con él. Si bien considero que lo que me pasó no es muy grave, o en todo caso, nunca lo vi así, sí creo que lo que él hace es grave, es decir querer manipular y someter al otro desde un actuar perverso”. Así comienza la redacción de su testimonio esta nueva denunciante.

“Al ver lo que pasó con la chica de Costa Rica me hace constatar que su forma equivocada de actuar con las mujeres ha ido avanzado de manera progresiva y negativa. Al leer los descargos de Jerónimo en los que niega “las imputaciones de carácter sexual y la escena escalofriante que ella describe, me alarma que use los mismos argumentos que utilizó conmigo y que mucha gente haya salido a defenderlo porque no creen posible que él sea capaz de hacer una cosa así”.

Este nueva denunciante dice ser la novia de un amigo de Centurión. “Yo sí creo que sea capaz de hacer lo que niega, si bien es cierto, tuve una serie de episodios desagradables con él, en los que más allá de sus chistes sexuales y de sus saludos incómodos, sí se dio una situación que sobrepasó los límites”.

Y pasa a contar: “Un día, creo que el 2016, luego de jugar ping pong en su terraza, cosa que hacíamos no muy seguido pero de vez en cuando, me contó que acababa de comprarse un sillón que hacía masajes, le dije que quería verla. El sillón estaba en su cuarto, pero eso yo no lo sabía, supuse que sería muy rápido todo así que entré y me senté en el sillón, pero luego de unos segundos Jerónimo se sentó encima mío, eso fue muy extraño”. 

Pero según la propia denunciante, lo más extraño aún vino después. “Jerónimo me agarró del cuello con las dos manos y apretó muy fuerte mientras me miraba a los ojos, yo no podía entender lo que estaba pasando y al principio sólo me quedé inmóvil, luego, al ver que no paraba, lo empujé, le dije que era un idiota y me fui de su casa. Fue muy raro todo, no entendí ni entiendo hasta ahora qué es lo que pretendía hacer”.

Una escena similar fue descrita por la joven costarricense que denunció a Centurión hace unos días, ella narró que bañándose en la playa él la intentó ahogar y que luego hizo lo mismo en la piscina del hotel donde se hospedaban. “Como digo esta manera de querer “jugar” y asustar al otro no me es difícil de creer; luego de lo ocurrido, aunque en un primer momento me afectó mucho, hice como si nada hubiese pasado”.

Esta nueva denunciante dice creer la denuncia de la joven de Costa Rica porque ella reaccionó igual. “Una reacción frente a lo ocurrido es la la negación, tal y como hice yo.

Y el testimonio continúa: “Jerónimo dice ‘si fuese el agresor de la escena, debió al menos compartir lo ocurrido con su amigo activista’. A inicios de marzo del 2018 yo le conté a mi novio y a mi compañero de piso lo que había pasado con él y decido no participar de encuentros sociales con Jerónimo, mi novio fue y lo cuestionó, pero Jerónimo negó todo, dijo que yo mentía. Mi novio me contó esto y fui a la casa de Jerónimo a enfrentarlo porque una cosa es sobrepasar los límites y otra además es decir que una miente”.

Ella dice que tocó su puerta varias veces y él solo le abrió la ventana pequeña de su puerta. “Le grité que cómo podía decir que yo estaba mintiendo y él solo decía que yo estaba inventando y evidentemente nunca reconoció nada. Este hecho me indignó mucho y le dije que debía tener miedo pues alguien en algún momento lo iba a denunciar por acosador. Mi novio grabó el audio de esa conversación”.

“Cuento todo con detalle porque así sucedió y si alguien lo conoce puede dar fe de la mesa de ping pong, su cuarto en el segundo piso, la ventana pequeña de su puerta. Es decir, que no tengo ningún motivo para inventar nada y como he mencionado, si bien considero que lo que me hizo no fue lo más grave, sí me parece peligroso que después de que yo le reclamé y lo enfrenté, salga a la luz este hecho grave con esta chica, o sea, días o meses después no se retracta, ni se cuestiona lo que hizo”.

La denunciante pide que permanecer en el anonimato, pero da permiso para que se publique su testimonio porque dice estar muy indignada con lo que se ha sabido sobre Centurión en los últimos días. “Si ustedes quieren publicar esto no tengo ningún problema, solo les pediría que como con la chica de Costa Rica no publiquen mi nombre, ni mis datos, no quiero exponerme más de lo que estoy haciendo al escribir esto”.

Descargo de Jerónimo Centurión

teleoLeo.com le preguntó a Jerónimo Centurión sobre esta nueva denuncia, “no tengo información de nada” fue lo primero que me contestó, le envié el testimonio y luego me dijo: “Lo niego y no voy a responder más denuncias anónimas […] Como te dije, esto no le hace bien al feminismo y su lucha […] No voy a responder denuncias anónimas […] Esto no es periodismo […] Esto es injusto. Qué quieres que te diga”

Y mientras tanto en PROMSEX…

Consultada Susana Chávez, la directora de la ONG, sobre este nuevo caso su respuesta fue que estaban enterados de esta denuncia y que todo se estaba investigando. “Hay una comisión de investigación que está haciendo su trabajo”. En una entrevista anterior, Cháves dijo a teleoLeo.com que los resultados de la investigación estarían en 25 días, así que aún tendremos que esperar para saber cuál es el dictamen de la misma.

Según PROMSEX y ACCEDER, Jerónimo Centurión miente

Varias de las afirmaciones hechas por el periodista a teleoLeo.com han sido desmentidas por ambas organizaciones.

Este miércoles teleoLeo.com publicó una extensa entrevista realizada a Jerónimo Centurión, periodista y documentalista, denunciado por agresión sexual por parte de una joven costarricense. Durante la entrevista, Centurión hizo varias afirmaciones que involucran tanto a PROMSEX, ONG feminista peruana, como a ACCEDER, ONG de Derechos Humanos de Costa Rica.

A la espera de los resultados de una investigación interna, Jerónimo Centurión, presidente de PROMSEX, sigue formando parte de la ONG. 

También leer: La denuncia de violencia sexual contra Jerónimo Centurión, directivo de PROMSEX, pone en el punto de mira a la ONG feminista [Entrevista de audio]

“PROMSEX nunca me amonestó” asegura Jerónimo Centurión, retirado de la presidencia de la ONG por una denuncia de agresión sexual

Con el objetivo de contrastar lo dicho por Centurión, teleoLeo.com ha vuelto a entrevistar a Susana Chávez, directora de PROMSEX y a Larissa Arroyo, directora de ACCEDER.

Entrevista a Susana Chávez

¿Cuál es exactamente la situación actual de Centurión dentro de PROMSEX. En un comunicado publicado, este martes, luego de conocerse la denuncia ustedes manifestaban: “…hemos decidido relevar al señor Centurión de sus funciones y suspender cualquier relación contractual”.

A ver, Jerónimo no es trabajador de Promsex, es un asociado. Ser asociado es un cargo ad honorem, además, Jerónimo fue contratado, efectivamente con costos muy bajos, para desarrollar algunas producciones. Ahora ha sido suspendida una orden de servicio que estaba en trámite y de la que aún no había contrato formal.

Pero, él sigue perteneciendo a PROMSEX, o no? 

Por ahora Centurión se encuentra suspendido de sus funciones como presidente de PROMSEX y se ha cancelado un producto que se le había encargado. Las acusaciones contra Centurión están siendo investigadas. Estamos siguiendo el debido proceso.

En la entrevista, Jerónimo Centurión también desmintió la afirmación del comunicado de PROMSEX respecto a que fue amonestado. ¿Fue amonestado, o no?

Fue amonestado, sino, nunca hubiese escrito ningún mensaje de disculpa. Promsex frente al conocimiento que ha tomado, hace muy pocos días, del testimonio de la joven ha conformado una comisión investigadora conformada por 3 asociados, una persona externa de mucho prestigio y una trabajadora, en 25 días ellos darán un dictamen que seguramente será puesto a consideración de la asamblea y en base a eso decidiremos si lo retiramos definitivamente de la organización y dejamos de contar con sus servicios.

También dice que el comunicado emitido por PROMSEX por esta denuncia es impreciso en algunos término y afirma: “yo no recibí ninguna amonestación y el testimonio de la segunda víctima no califica como abuso”.

Fue una amonestación porque la información que yo tuve y que me fue transmitida fue de un comentario que desde mi punto de vista califica de acoso verbal de índole sexual cuando él dice que van a compartir la cama. A los directores nos pareció absolutamente inapropiado y que ameritaba un llamado de atención. Con esa información era difícil considerar todo lo que ahora se menciona.

Bueno, compartir cama no fue sólo un comentario, de hecho lo hicieron, es más, es el único punto de la denuncia que él acepta 

Esa información nosotras no la tuvimos, ni eso fue dicho cuando se presentó la queja y Jerónimo nunca lo mencionó, y tal vez esa hubiese sido la diferencia pues ese hubiese sido un acto absolutamente fuera de toda consideración.

Para Centurión el comunicado, en el que se anuncia su suspensión del cargo y se sospecha de su actitud debido a las dos denuncias de agresión sexual que pesan sobre él, también es “injusto”

Es su percepción y los términos del comunicado son el resultado de lo que la junta ha decidido hacer público.

Centurión también dijo a teleoLeo.com que la denuncia de la joven costarricense podría deberse a celos entre instituciones, por elpresupuesto que maneja PROMSEX, o porque usted también tiene un cargo directivo en CLACAI (Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro), “o porque pueden creer que yo gano plata por el documental, cuando encima perdí dinero y lo hice porque creí y creo en eso”.

No he pensado en eso.

PROMSEX no está pensando, entonces, que esto pueda ser parte de una campaña de desprestigio ni de celos profesionales

Sí hay una campaña de desprestigio hacia Promsex y hacia mí, no por razones personales, sino por ser directora institucional, lo entiendo y lo asumo, sin embargo, hay personas que aún no entienden que hay una institucionalidad, una organización formal, hay representantes y hay muchísima seriedad que respalda nuestro trabajo y prestigio

Pero, cree que las denuncias en contra de Jerónimo son parte de esta campaña y cree que ACCEDER estaría colaborando en la misma o que tengan ‘celos’ institucionales

No, de ninguna manera. Con Acceder siempre hemos tenido una relación de alianza, de compromisos compartidos. El tema es un asunto local y no involucra a ninguna ONG, puede sí involucrar a algunos movimientos que no necesariamente crean en la institucionalidad.

Este miércoles un grupo de feministas publicó un pronunciamiento y piden firmas en repulsa a la actitud de PROMSEX no sólo en este caso, sino también en el de Jaris Mujica, profesor de la Universidad Católica e investigador de la ONG acusado de violación en 2017, así como en el de una mujer acusada de trata cuando en verdad era una víctima; en este caso se dijo que desde esta institución no proporcionaron información que la habría puesto en libertad. ¿Cuál es la opinión de PROMSEX respecto a esta recogida de firmas?

Estas son acusaciones que en su debido momento han tenido un procedimiento y resolución. Y el pronunciamiento no es de las feministas. Nosotras también somos feministas, hay varias organizaciones históricas feministas que no están, hay mucha gente feminista que nos ha hecho llegar el apoyo. No discuto la identidad que cada persona o grupo pueda tener, pero no se puede decir que son las feministas

Entrevista a Larissa Arroyo

Por su parte, Larissa Arroyo, directora de ACCEDER, la ONG a través de la cual Jerónimo Centurión conoce a la persona que colaboró con él en la realización del documental en Costa Rica y que luego lo denuncia por agresión sexual, contradice las declaraciones de Centurión e incluso las de Susana Chávez.

Para Arroyo, la versión de Centurión y la de Chávez son contradictorias, porque por un lado él dice que no ha sido amonestado por PROMSEX y Chávez dice que sí. Según la directora de ACCEDER, esta es una clara señal de que alguien miente y para ella quien miente es Centurión. 

 

Arroyo también niega que la denuncia tenga algo que ver con un motivo de celos entre organizaciones.

 

La directora de ACCEDER cree que las declaraciones dadas por Centurión a este portal tienen que ver con defenderse de las acusaciones en su contra.

 

…Mientras tanto…

teleoLeo.com ha recibido unas capturas de pantalla en las que otra mujer explica algunas experiencias de su trato con Jerónimo Centurión.

Intríngulis

Estamos pues, ante un caso complicado en el que no sólo alguien ha puesto en juego su reputación por no comportarse de manera adecuada al compartir habitación y cama con una colaboradora, a la que ni siquiera le unía un vínculo de confianza, sino que, además, ha puesto en una posición delicada a una organización feminista.

Los Provida y los de #ConMisHijosNoTeMetas deben estar frotándose hasta las plantas de los pies con las denuncias en contra del presidente de PROMSEX, son las cerezas que necesitaban en su pastel de mentiras, desinformación y temores anales. La lucha feminista es dura y los hombres ‘aliados’ tienen que purgarse de actitudes y de comportamientos patriarcales, máxime cuando ostentan un cargo dentro de ella.

 

 

 

.

 

 

 

La denuncia de violencia sexual contra Jerónimo Centurión, directivo de PROMSEX, pone en el punto de mira a la ONG feminista [Entrevista de audio]

“Yo no me siento responsable de una falta grave, pero si es necesario para mi institución renunciaría”. Así contestó Susana Chávez, Directora Ejecutiva de Promsex a teleoLeo.com, luego que este fin de semana circulase un mail en el que una joven costarricense denuncia por violencia sexual a Jerónimo Centurión, periodista peruano, productor audiovisual y Presidente de Promsex.

Según consta en la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos desde marzo de 2017 Jerónimo Centurión es Presidente de esta ONG feminista. La información ha sido publicada en la página Paro Internacional de Mujeres-Perú

2019-05-21 (6).png

 

La denunciante

“Por favor, en razón de ser víctima de violencia sexual, no reenviar este correo sin proteger mi identidad, profesión y contacto. Y en realidad, solicito que se aborde la situación sin hacer mención a mis datos personales y sin reenviar el correo”. Esta es la razón por la que teleoLeo.com no reproduce textualmente en sus páginas el correo electrónico a través del cual se dio a conocer la denuncia.

En el mail de marras la joven no sólo acusa a Centurión, directivo de Promsex, escritor de varios artículos en contra de la violencia de género y director de documentales como “Género bajo ataque”, de violentarla sexualmente, sino que también revela que, a pesar, de que estos hechos fueron denunciados a la directora de Promsex, Centurión siguió en su puesto, viajando y representándolos en el exterior.

Luego de conocer la existencia del mail y a fin de obtener el permiso para poder publicarlo, teleoLeo.com ubicó a la denunciante y se comunicó con ella, pero se mostró bastante enfadada porque no quiere ser contactada por este tema. Ella prefiere protegerse para no ser revictimizada.

Costa Rica 2018

En Semana Santa de 2018 Jerónimo Centurión viaja a Costa Rica para grabar parte del documental “Género bajo ataque”, producido por CLACAI, Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro, integrado por diversas instituciones entre ellas Promsex y cuya Secretaria Ejecutiva también es Susana Chavez.

Promsex se pone en contacto con Acceder, Asociación Ciudadana costarricense que trabaja en derechos humanos y le pide que le consigan a Centurión alguien que le ayude en las coordinaciones y producción en ese país.  Acceder, en la confianza que Centurión iba de parte de Promsex, recomienda una joven para que trabaje con él y es ella quien ahora lo denuncia por violencia sexual.

En su mail de denuncia, la joven explica que fueron a grabar a una playa, él reservó una habitación de hotel para los dos y con una sola cama, ella se quejó, pero quedaron en que cada uno dormiría en su lado de la cama. Según la joven, Centurión no cumplió con el compromiso y a pesar de su negativa la tocó e intentó forzarla para tener relaciones sexuales.

Luego de unos días, cuando Centurión ya se encontraba de regreso en Lima, la joven le explicó lo ocurrido a la directora de Acceder, Larissa Arroyo, ella se comunicó con a Susana Chávez, en busca de alguna sanción ejemplar en contra del periodista, pero “eso no ocurrió y no interpusimos ninguna denuncia penal ni la interpondremos, porque él ya no estaba ni está en el país”, afirmó Arroyo a teleoLeo.com.

¿Sabía o no sabía?

Consultada Susana Chávez para esta nota, ella manifiesta que nunca supo que Centurión violentó a la joven costarricense. “Yo solo recibí una queja de una proposición indecorosa que hizo Jerónimo y esto casi lo lleva a la expulsión institucional, pero jamás supe de una violación. El envió una comunicación pidiendo disculpas. Yo pedí hablar con la joven para ver qué es lo que pensaba ella y dijo que no era necesario. Estoy devastada”.

Según Arroyo, la joven, al ver que a pesar de la denuncia Centurión seguía formando parte de Promsex, se sintió decepcionada y decidió cortar la comunicación con esta ONG y por eso se negó a hablar con Susana Chávez. En su descargo Chávez manifiesta que si hubiese sabido la gravedad de lo ocurrido “habrían separado a Centurión de la organización”. 

teleoLeo.com entrevistó a Larissa Arroyo quien, entre otras cosas, afirma que la denuncia de la joven costarricense se debe a que, al parecer, en Perú, hay otra chica violentada por Jerónimo Centurión.

Otra denuncia por violencia sexual

Según manifestó Chávez a teleoLeo.com, ella supo de otra denuncia en contra de Centurión. Al parecer hay más afectadas por el comportamiento de Centurión, según fuentes consultadas por este blog: “Centurión es un acosador reincidente”.

Sendos comunicados

Según manifestó Susana Chávez este lunes a teleoLeo.com lamenta tremendamente la situación. “La información que yo tuve es que se trató de una petición que califica de acoso sexual y entendí que no hubo ningún otro hecho más que lamentar. No pongo en duda el relato de la joven, pero yo no recibí la información que ahora se difunde. Cuando supimos el hecho advertimos a Jerónimo que estos hechos jamás deberían volver a pasar, escribió pidiendo disculpas. Un hecho tan grave como la joven relata jamás hubiese sido admitido, hubiese significado la expulsión inmediata e incluso hubiésemos animado la denuncia”.

Este martes a primera hora la ONG ACCEDER emitió un comunicado dando pleno respaldo a la la joven costarricense. Además manifiestan que seguirán hablando de este tema en diferentes espacios.

comunicadoACCEDER2

Al cierre de esta nota, PROMSEX publicó en su twitter un comunicado en el que desmienten la versión de la denunciante y de ACCEDER, pues se reafirman en que ellos no sabían que Centurión había agredido sexualmente a la trabajadora de esa ONG que colaboró con él mientras grabó en Costa Rica.

00d9a58d-0058-4116-a609-512d1fd362a2A.jpg

Comunicación trunca

TeleoLeo.com ha intentado hablar con Jerónimo Centurión, pero ha sido imposible. Por motivo laborales conozco a Jerónimo desde hace muchos años, trabajamos juntos en ATV y luego en Canal N, y nunca supe, ni fui testigo de ningún acto de acoso ni de violencia sexual mientras fuimos compañeros de trabajo. Lo recuerdo como un chico inteligente, sarcástico, trabajador y divertido. El Jerónimo de mi recuerdo y el de la denuncia son, para mí, dos personas diferentes.

Según Larissa Arroyo, Centurión mediante un mensaje escrito admitió lo ocurrido, así que sólo me queda preguntarme qué pasa con los hombres, es que acabaremos contando con los dedos de la mano a aquellos capaces de contener sus impulsos. Y qué pasa con los que se dicen “aliados”, con aquellos que se muestran a favor de la causa feminista y la defienden, ¿es esto lo que tenemos que esperar de ellos?

Contradicciones te da la vida

Este artículo lo publicó Centurión en el diario El Comercio en noviembre de 2018, meses después de los hechos denunciados.

2019-05-21 (5).png

Desmentido

Luego de cerrar esta nota, Centurión ha publicado en su Facebook un desmentido de las acusaciones, ha dicho que él no reservó una sola habitación con una sola cama en Costa Rica, sino que al no haber más habitaciones en ese momento reservó una con dos camas, pero al entrar a la reserva y darse cuenta que sólo había una cama doble intentaron, tanto él como la colaboradora de la ONG, deshacerla pero no pudieron.

En su desmentido, el periodista también niega cualquier acto de violencia sexual del que se le acuse, señala que recibió a una trabajadora en toalla en su casa, dice que fue un error, pero afirma que jamás ha abusado ni violentado sexualmente a nadie, también dice tener mails y chats con la joven costarricense en los que supuestamente hablan cordialmente luego de la supuesta violación.

“Los hombres, y yo en particular, tenemos mucho por desaprender y aprender. La historia, que nos sobrepasa, así lo demanda. He cometido decenas, cientos de errores que no debo repetir. Pero la agresión y violencia sexual no son parte de ellos. Esa es mi verdad y la expongo ante ustedes pidiendo no que me crean, sino que la corroboren”, así acaba su desmentido el periodista.

En el portal Me too Perú, una chica, Pierina Ravizza, quien dice haber sido compañera de departamento de Jerónimo Centurión el año 2009 explica conductas un tanto extrañas de él.

“A la mierda! Y yo que pensaba que era creepy porque cuando fue mi roomie nos vea a mí a mi mejor amiga hacer siesta, me contaba los segundos que me tomaba orinar o me abría la puerta del baño mientras me bañaba porque no teníamos chapa… o porque el día de mi cumple celebrado solo entre chicas nos puso una cámara y se transmita a la tele de su cuarto… impactada he quedado”.

Abusaron sexualmente de ella cuando era una niña, ahora sufre de diversos trastornos y hasta de tendencias suicidas

El abuso sexual infantil es una de las lacras a las que nos enfrentamos como sociedad. Según Unicef, 120 millones de niñas de todo el mundo, han sufrido algún tipo de violencia sexual, los niños también la sufren pero en menor medida. 

“Desde que tenía 5 años, la expareja de mi abuela me tocaba ‘mis partes’ y me hacía que le besará los genitales. Yo no sabía que eso era malo, era pequeña y ese señor era una persona de confianza. Ahora tengo 26 años, me autolesiona, sufro dolores en todo el cuerpo, migrañas, posible Trastorno Límite de la Personalidad y a pesar de estar medicada tengo pensamientos suicidas”.

No dire su nombre, no es necesario y ella no quiere ser expuesta, vive demasiado atormentada con el pasado y atrapada por el presente. Sin embargo, no quiere seguir callando, no puede, porque el silencio de más de 20 años la está carcomiendo por dentro, al punto que en la actualidad debe llevar tratamiento psiquiátrico.

“Cuando tenía entre 5 y 6 años ese hombre abusó de mí constantemente. Me tocaba la vulva, me manoseaba, me hacía besarle los genitales; yo pensaba que eso era normal, nunca nadie me dijo que eso era malo. Cuando terminaba, él me daba dinero o golosinas. Él se lo pasó bien y a mí me destrozó la vida”. Dijo la joven a teleoLeo.com.

Guillermo Villalobos es el nombre del abusador, ella no sabe dónde puede estar ahora, no sabe si sigue vivo o está muerto, no sabe si es el abusador de otras niñas, no sabe nada de su vida actual, lo único que sabe es que es el hombre que abusó de su autoridad y de su ascendencia para vulnerarla y satisfacerse cual bestia hambrienta.

795aa3cf-5ebc-40de-b770-9096dace0822A
El hombre del círculo es Guillermo Villalobos, abusó de una menor de 5 años. La bebé de vestido blanco es la niña abusada.

“Mi madre alguna vez vio algo, me preguntó qué pasaba, yo le dije —nada. No estoy segura de lo que vio, creo que ella tampoco porque él le daba la espalda. Aún ahora me pregunto por qué no le dije lo que ese tipo me hacía”. Pero esto es normal, sobre todo con menores a los que no se les ha dicho que nadie los debe tocar, además, los niños abusados se sienten culpables de no haberse mantenido a salvo.

“Cuando fuí creciendo me comencé a sentir mal con lo que ese hombre me hacía y fui intentando no quedarme a solas con él cuando iba a ver a mi abuela, pero nuestro departamento es pequeño y eso era complicado”. Un día, Guillermo Villalobos dejó de frecuentar la casa de la joven y ella llegó a darse cuenta que lo que ese hombre le había hecho no era normal.

“Ese hombre, por mucho tiempo, dejó de ir a visitar a mi abuela, hasta que volvió, yo ya tenía entre 11 y 12, creo, y fue horrible”. El regreso de Guillermo Villalobos detonó algo en la mente de la niña. “En un momento me quedé a solas con él, él me miraba, se tocaba la pierna y me sentí asqueada, no pude más y grité”. 

Y lo que la niña confesó, a pesar de la gravedad, no fue tomado muy en serio. “Este señor me quiere tocar —no, yo me estaba rascando la pierna, está mintiendo —dijo Villalobos, —él me quiere tocar, siempre me ha tocado —gritaba yo; pero no me creyeron, pensaron que me había confundido”.

Luego de esta confesión a gritos, le pidieron a la niña que se tranquilizará y se fuera a su habitación. “No sé lo que pasó, no sé si lo echaron o le reclamaron, pero Guillermo Villalobos se fue y no volvió nunca más por casa. Luego de esto, mi familia no me preguntó nada, enterraron el tema y yo, ya no dije nada más”.

Según la joven, en esa última visita sólo estaban en casa su abuela y su bisabuela y ella cree que no le dijeron nada a su madre. “No volví a hablar del tema con nadie, ni siquiera con mi madre porque pensé, que igual que mi abuela y mi bisabuela, no me haría caso. Pasó el tiempo y reprimí ese recuerdo, intenté sacarlo de mí”.

Pero ella no sólo fue abusada por este hombre, su hermano mayor hizo lo mismo. “Mi hermano es 4 o 5 años mayor que yo , un día me vio tocándome y me dijo que si no me dejaba tocar, me delataría. “Para evitar que diga nada, lo dejé y estuvo haciéndolo durante un tiempo, ahora lo veo y pienso que era un niño igual que yo, aunque me hizo sentir muy mal”.

Secuelas

Veinte años han pasado desde el abuso sufrido y callar y acallar el dolor emocional se ha convertido en imposible. “A los 16 años comencé a sufrir de migrañas tan intensas que me hacían vomitar y por cualquier situación conflictiva me golpeo la cabeza hasta sentir dolor, también me duele todo el cuerpo, mi médico dice que eso es por la escoliosis que tengo, pero yo creo que es algo más”.

De todas las mujeres abusadas durante la infancia, a las cuales he entrevistado, el 99.9% sufre fibromialgia, dolor crónico y dolor articular. Según una investigación,  sobre esta enfermedad, “la presencia de abuso sexual era de un 75% en las pacientes con fibromialgia, y había un aumento en la percepción de dolor, mayor fatiga e inhabilidad funcional en estas mujeres que en las pacientes con fibromialgia que no habían experimentado abuso sexual”.

Ahora se autolesiona y dice que lo hace ante cualquier situación que no puede manejar. “Me araño, la última vez que lo hice fue más fuerte, no recuerdo cómo empecé y sólo reaccioné cuando me ví todo el brazo lastimado. Fui al psicólogo de mi trabajo y me llevó a Psiquiatría del Larco Herrera, allí me dieron tranquilizantes, me dijeron que necesito tratamiento y que todo lo que tengo es por el abuso sufrido”.

Cada vez que tiene un problema, por mínimo que sea, también llora sin poder contenerse. “Aunque me repita a mí misma que no hay razón para llorar, no puedo evitar llorar ante cualquier situación de estrés por más mínima que sea y lloro de manera desconsolada, con un llanto de niña y comienzo a arañarme y a golpearme la cabeza, luego viene el dolor en todo el cuerpo y me quedo dormida”.

Lamentablemente ella no tiene ayuda de los suyos, pues desde que contó que Guillermo Villalobos abusaba de ella y no le creyeron, decidió no contarles nada más. “Me han pasado muchas cosas fuertes, mi propio estado actual me lleva a tener pensamientos suicidas, pero creo que no gano nada contándoles porque si no me hicieron caso cuando era una niña que dependía de ellos, pues ahora menos”.

Según los médicos a consecuencia del abuso sexual sufrido durante la infancia, ella podría tener Trastorno Límite de la Personalidad y además le han dicho que autolesionarse es una forma de castigarse por lo que le pasó, por no haber podido evitarlo, por no haber podido quejarse. Ahora debe de llevar un tratamiento, pero no se lo puede costear. Ahora no está bien y todo por culpa de Guillermo Villalobos, su abusador.

Las mujeres que han sufrido abuso sexual durante la infancia presentan síntomas de estrés postraumático crónico: miedo, problemas para dormir, pesadillas, confusión, sentimientos de culpa, vergüenza, rabia, asco, odio, desconfianza, indefensión, ira junto con la incapacidad de manejar estas emociones. Además desarrollan comportamientos auto-agresivos y autodestructivos llegando a autolesionarse.

“Explicar todo esto me cuesta mucho porque siempre he reprimido los recuerdos y lo que sentía”. Y eso es cierto, en los audios que me envió se notaba su voz temblorosa, la agitación al recordar lo vivido, el miedo y rabia, también, de haber pasado por tanto. Ella sufre no sólo por el abuso del que fue víctima, también sufre por la indiferencia de la familia. Para un niño su familia es su refugio y si esta no lo protege, quién lo hará.

“Siento que no tengo futuro”. Fue la frase con la que la joven acabó la entrevista y es muy doloroso que con sólo 26 años, con un mundo de cosas por hacer y descubrir, con miles de posibilidades que se van creando día a día a su alrededor ella sienta que no tiene futuro por culpa de un hombre que no supo contenerse, ni controlarse. Los niños son el bien supremo, son sujetos de derecho y de cuidados, no son objeto de satisfacción.