Cerrar

Las cifras bailan hasta que la cartografía habla [Vídeos]

Según estudios cartográficos de la prestigiosa universidad Pompeu Fabra, a la última manifestación catalana no acudieron 350 mil personas como dijo la Guardia Urbana, ni 750 mil como dijo la ANC. Fueron más, muchos más.

La manifestación realizada el domingo 15 de abril de 2018 para pedir la libertad de “los Jordis” y de los demás presos políticos: 7 exconsellers y diputados catalanes, así como diálogo con las autoridades del gobierno español -a fin negociar una salida a la situación que vive Catalunya- ha generado un baile de cifras absolutamente desigual.

Horas después de la multitudinaria cita, que gran parte de la avenida del Paral.lel de Barcelona, y calles adyacentes, la Guardia Urbana cifró los asistentes en trescientas cincuenta mil personas. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) en setecientas cincuenta mil, sin embargo, estas estimaciones quedarían cortas.

A casi una semana del evento, la universidad Pompeu Fabra de Barcelona, reconocida desde 2015 como la mejor universidad de España, ha dicho esta boca es mía, y echando mano de sus expertos en cartografía ha modificado completamente estas cifras: ni 350 mil, ni 750 mil, para la universidad, los asistentes a la manifestación fueron 1.650.000.

Para obtener este resultado, los cartógrafos de la Pompeu Fabra ha utilizado herramientas de diseño asistido por ordenador (CAD). Según han informado los expertos de la universidad, el margen de error de la cifra es de +/- 0’5 %. Así que podemos hablar de un éxito más de la sociedad civil catalana, la verdadera, no aquella que llevando el nombre sólo sabe corear en sus manifestaciones arengas de muerte y odio.

La manifestación fue organizada por la plataforma Democracia y Convivencia, creada para la defensa de los derechos y de las libertades ciudadanas, a finales del pasado mes de marzo. Esta plataforma está integrada por diferentes asociaciones catalanas, entre ellas la ANC, así como entidades sociales, sindicatos y asociaciones vecinales.

La manifestación estuvo encabezada por representantes de las entidades soberanistas, y -por primera vez- por representantes de importantes sindicatos: Comisiones Obreras y UGT. También participó la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cuya agrupación pide la celebración de un referéndum pactado con el gobierno español para permitir que los catalanes decidan lo que quieren para su territorio.

A continuación algunas voces de los que se dieron cita en la primera mañana primaveral, luego de 5 días de intensas lluvias en todo el territorio catalán. Hasta el sol confabuló con el pueblo y salió a iluminar una jornada de reivindicación y de lucha pacífica, porque las manifestaciones independentistas catalanas siempre han sido así: pacíficas, familiares y festivas. Y quien diga lo contrario es porque no ha participado en ninguna de ellas.

España, en ridículo una vez más

Alemania ha liberado a Carles Puigdemont porque, en ausencia de violencia, no ve delito de rebelión. Y en el mismo sentido podrían pronunciarse Bélgica, Reino Unido y Suiza

España ha quedado en ridículo una vez más. Minutos antes de las 14 horas de este viernes 6 de abril la justicia alemana ha dejado en libertad a Carles Puigdemont. No lo ve culpable del delito de rebelión del cual lo acusa el juez del Tribunal Supremo español, Pablo Llarena. Lo primero que ha hecho el expresident es exigir la liberación de los presos políticos pues su existencia, ha dicho, “es una vergüenza para Europa”. Puigdemont también ha vuelto a pedir diálogo al gobierno español. “La época del diálogo ha llegado y lo pedimos como lo hemos hecho en anteriores oportunidades en las que sólo hemos recibido una respuesta violenta y represiva”.

Un portavoz de la cancillera alemana Angela Merkel y desde el Ministerio de Exteriores de ese país, se ha urgido al Parlament a formar gobierno para encontrar una solución política. Esta es la primera vez que el gobierno alemán y su alta diplomacia intervienen de manera explícita en el conflicto catalán. Esta es la corroboración de que el procés ya no es un asunto interno como se ha cansado de repetir -y al día de hoy continúa repitiendo- la UE.

Y dirán ahora todos aquellos que aún viviendo lejos de España se llenan la boca diciendo que Puigdemont tenía la prisión bien merecida por haber cometido uno de los delitos más terribles del Código Penal español, el de rebelión. Y qué dirán todos aquellos que me leen e increpan lo que he venido escribiendo sobre el procés catalán. Déjame decirte una vez más, ciudadano del mundo, y esta vez con el respaldo de la justicia alemana, que tanto en España como en los países europeos donde se contempla el delito de rebelión, para ser tipificado se requiere el uso de: VIOLENCIA. Y en Catalunya, la única violencia ha sido la ejercida por los cuerpos de seguridad españoles que aporrearon a los pacíficos, inermes e indefensos votantes catalanes el 1 de octubre.

Este jueves 5 de abril, mientras en Lima, la ciudad en la que nací, se recordaba el autoritarismo de Alberto Fujimori, cuando hace 26 años dió un golpe de Estado; España, que desde el referéndum de autodeterminación de Catalunya está mostrando su cara más prepotente y cercana a las prácticas fascistas de la época del franquismo, recibía palos por todos lados. La justicia poética aún existe.

Violencia: no habida

Este 5 de abril, la justicia alemana le ha dado una bofetada con la mano abierta a España, ni siquiera ha admitido a trámite la denuncia por rebelión en contra del expresident de Catalunya. Según el juez de Schleswig-Holstein sólo tramitará la euroorden por el delito de malversación pues dice que “en Catalunya no hubo violencia”. Así las cosas, si Puigdemont es extraditado, en España sólo podría ser juzgado por delito de malversación. Pero la malversación tampoco está clara, no por lo menos para el juez alemán pues -según ha explicado mediante un comunicado- “hace falta aclarar otros hechos y obtener información adicional para esgrimir si ha habido malversación”.

Respecto a la acusación de malversación de la euroorden, es necesario recordar que tanto el presidente Mariano Rajoy, como el ministro de Hacienda español Cristóbal Montoro -el primero en sede parlamentaria y el segundo mediante informe entregado al propio juez del Tribunal Supremo- “en la realización del referéndum catalán NO se utilizó ni un sólo euro de la administración pública”. Por otro lado, si Puigdemont es extraditado por malversación, tampoco iría a prisión preventiva pues -según diversos juristas- mientras dura el proceso judicial podría consignar el 1.600.000 euros que -según afirma la justicia española- costó el referéndum.

Por todos los motivos expuestos en el comunicado de la justicia alemana, Carles Puigdemont ha sido excarcelado previo pago de una fianza de 75.000 euros, que ha sido ingresada por la Caja de la Solidaridad de OMMIUM y la ANC. La Caja de la Solidaridad se alimenta con donaciones de los propios ciudadanos catalanes y hasta el momento ha destinado casi 4.000.000 de euros en el pago de fianzas originadas por el procés.

Rebelión: no habida

Pero no sólo Alemania no ve el delito de rebelión por ningún lado, Bélgica iría por el mismo camino. Los ex consellers Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig han quedado en libertad y sin fianza luego de declarar este jueves ante la justicia flamenca. A espera de tomar una decisión sobre la euroorden, la justicia Belga ha impuesto a los exconsellers medidas cautelares como “la prohibición de la salida del país, estar localizables en un domicilio y atender a las peticiones que les haga la justicia belga”Otro de los países que tampoco vería rebelión es el Reino Unido donde la exconsellera Clara Ponsatí también ha sido dejada en libertad con medidas cautelares.

Y de Suiza ya no hablemos, ellos dicen que de haber una orden de extradición en contra de Marta Rovira, también acusada por rebelión, no la entregarían porque consideran que la acusación de la justicia española es por razones políticas. Por Anna Gabriel el juez Llarena no ha emitido ninguna orden porque a ella sólo se la acusa de desobediencia. España y su sistema judicial están en entredicho en cuatro países de la UE, es como cuando tu ves una cosa que nadie más ve y eso quiere significa que eres un visionario o que estás totalmente equivocado. Quienes conocen al juez Pablo Llarena no lo sitúan en la primera categoría.

Una de cal y otra de arena

Este 5 de abril, comenzábamos el día con una mala noticia, el exjefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, que cometió el pecado de ubicar y abatir a la célula terrorista que perpetró sendos atentados en Barcelona y Cambrils, en agosto de 2017, ha sido acusado de “pertenencia a organización criminal y de 2 delitos de sedición”. Según la jueza de la Audiencia Nacional española, Carmen Lamela, el exjefe de los mossos es acusado de sedición por “los hechos que tuvieron lugar en el Departamento de Economía el 20 y 21 de septiembre, así como por el referéndum del 1 de octubre”.  Junto con Trapero, otros altos cargos del cuerpo policial catalán también han sido acusados.

En un primer momento Lamela pretendía acusar de rebelión al jefe de los mossos, sin embargo, viendo que en diciembre el juez Llarena retiró la euroorden enviada a Bélgica en contra de Carles Puigdemont -un soplo de la fiscalía belga le hizo saber que el juez de ese país no veía la mentada rebelión por ningún lado- la jueza ha preferido bajarse del tan temible delito y se ha parapetado en el de sedición, abandonando así a Llarena, que continuaría viendo rebelión donde NO la hay. Sin embargo, según el artículo 544 del Código Penal españolpara que exista el delito de sedición también se requiere el uso de: VIOLENCIA.

Mentiras sólo mentiras…

Otro de los palos que este jueves ha recibido España, ha llegado desde Suiza que le ha dicho que miente, miente y miente. Este miércoles, Hervé Falciani, exbanquero de la filial suiza del banco británico HSBC, autor de la llamada ‘lista Falciani’, por la cual denunció la evasión fiscal de alrededor de 130.000 ciudadanos en todo Europa, fue detenido en España. Según las primeras informaciones del gobierno español, Falciani había sido detenido en virtud de una orden internacional de extradición emitida por Suiza el pasado mes de marzo.

De inmediato todo mundo dijo, “cambio de figuritas”. Ana Gabriel, exdiputada de la CUP y Marta Rovira, secretaria general de ERC y ex diputada catalana se encuentran en Suiza y aunque este país ya ha dicho que no las devuelve porque se las está juzgando por delitos políticos, todo hacía sospechar que Suiza no había sido sincera y que mediante una buena jugada de ajedrez pretendía recuperar al hombre que les ha llevado a reformar su política de secreto bancario. Sin embargo, como decían en mi casa, las mentiras tienen las patas cortas.

Veinticuatro horas después del anuncio de la orden de extradición y de su ingreso en prisión, Falciani ha sido liberado, la justicia helvética informó que esa orden de extradición había sido enviada a España a inicios de 2017. El propio portavoz del Ministerio de Justicia suizo, Folco Galli ha declarado a la televisión pública suiza (RTS) que “el exbanquero no será moneda de cambio por Anna Gabriel o Marta Rovira”, y agregó que “la cooperación jurídica se rige únicamente por tratados y leyes, de manera que no hay ningún margen para el intercambio”. Así que ahora la diplomacia española tiene otro problema entre manos.

Falciani luego de ser detenido en España el año 2012 por “vulneración del secreto bancario”, debido a una orden internacional emitida por Suiza, no fue extraditado porque la Audiencia Nacional española dijo que “en el derecho español no existe una protección penal específica del secreto bancario”. Inmediatamente Falciani se convirtió en colaborador de la Hacienda española y fue decisivo en la recuperación de 300.000.000 de euros de evasores fiscales ibéricos.

Con la detención de Falciani, España demuestra que no le importa hacer lo que sea con tal de salirse con la suya: penalizar y acabar con el independentismo catalán, y para ello es capaz de traicionar, incluso, a quien colabora con ella. Y Falciani colaboró y mucho, recuperar 300.000.000 de euros para las arcas del Estado no es poca cosa.

La cereza del pastel

Otra de las bofetadas recibidas por España este 5 de abril es de la policía belga que ha iniciado una investigación para determinar el origen del geolocalizador colocado en el auto que transportaba a Puigdemont en su viaje de Finlandia a Bélgica. La investigación se produce porque -aunque es requisito indispensable- ni la justicia, ni la policía belga habrían tenido conocimiento de la colocación del dispositivo. El geolocalizador permitió el seguimiento y la posterior detención del expresident. Según algunas fuentes, doce agentes del Centro de Inteligencia Nacional español siguieron todos los movimientos de Carles Puigdemont durante su estancia en Helsinky.

La policía belga tendrá que deslindar si la colocación de este instrumento fue autorizado por la justicia española y comunicado a su homóloga en Bélgica. Según el artículo 588 del código penal español -reformado en 2016- “durante la instrucción de las causas se podrá acordar alguna de las medidas de investigación reguladas en el presente capítulo (interceptación de comunicaciones y la utilización de dispositivos técnicos de seguimiento) siempre que medie autorización judicial dictada con plena sujeción a los principios de especialidad, idoneidad, excepcionalidad”.

Y este podría ser otro gol de Puigdemont, porque el principio básico del derecho según el cual nadie puede ser condenado a partir de una prueba obtenida ilícitamente jugaría a su favor, y agregaría una cuenta más al rosario de ‘problemas’ que viene acumulando España.

Investidura

¿Este nuevo escenario reabre la posibilidad de la investidura de Carles Puigdemont como president de la Generalitat?

Esta semana el Parlament puso otra vez sobre la mesa la investidura de Jordi Sànchez, la proposición vino nuevamente de la mano de un Carles Puigdemont que no sospechaba ser liberado de manera tan inminente. La idea se sustenta en la resolución del consejo de Derechos Humanos de la ONU que hace unas semanas instó a la justicia española a que respetará los derechos políticos de Sànchez y, de manera extraordinaria, emitió medidas cautelares para tal fin.

Si España no respeta esta resolución vulneraría el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos según el cual, “todos los ciudadanos gozarán, sin ninguna distinción ni restricción del derecho de votar y ser elegidos en elecciones periódicas, auténticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores”.Y eso precisamente es lo que ocurrió el 21 de diciembre, en unas elecciones excepcionalmente convocadas en Catalunya por el gobierno español, lo que ocurre es que el tiro le salió por la culata pues los comicios ratificaron el resultado del referéndum del 1 de octubre.

Y algunos dirán, y de hecho ya han dicho, que la resolución de la ONU no es de obligado cumplimiento, sin embargo, el artículo 50 del mencionado pacto señala explícitamente: “las disposiciones del presente Pacto serán aplicables a todas las partes componentes de los Estados federales, sin limitación ni excepción alguna”. Y España es uno de los Estados firmantes de este pacto.

Puigdemont president

Una vez conocida la liberación del expresident, la CUP ha vuelto a ratificar su voluntad de investirlo president. “Carles Puigdemont es el único candidato que significa un golpe democrático al  Estado que no sólo responde a la soberanía popular expresada en las urnas el 21 de diciembre sino que responde a la reivindicación básica de soberanía de nuestro Parlament delante del Estado español y delante de sus tribunales. Hoy ningún otro candidato representa esa embestida”, pero no sólo la CUP se ha manifestado en este sentido. Este 3 de abril a través de un manifiesto, más de 600 personalidades catalanas defendieron la investidura del expresident.

Este blog también ha sido publicado en: LaMula.pe

Carles Puigdemont es detenido en Alemania a pedido de España y en Catalunya las protestas no cesan

Los independentistas catalanes están indignados, no soportan más la presión de España y se organizan para mantener la protesta hasta que Europa escuche su clamor. La justicia Alemana ha entrado al juego

“La revolución de las sonrisas ha acabado, la primavera catalana comienza”. Carles Puigdemont ha sido detenido esta mañana en Alemania, cerca a la frontera con Dinamarca cuando volvía por tierra de Finlandia a Bruselas. Y Catalunya se indigna, sale a las calles, protesta, y dice que luchará con todas sus fuerza por la República y esas mismas fuerzas le hacen gritar: “Puigdemont president”.

Las manifestaciones realizadas este domingo desde el mediodía en todo Catalunya han dejado como saldo, hasta el momento, noventa y ocho heridos, veintidós de los cuales son Mossos d’Esquadra, y tres detenidos. El objetivo de las manifestaciones ha sido protestar por los presos políticos y por la detención de Carles Puigdemont. Durante la jornada, los manifestantes ha intentado tomar las delegaciones de gobierno español. En la de Girona han bajado la bandera de España y la de Europa y además han hecho pintadas en la fachada. En Barcelona, Lleida y Tarragona es donde se han producido algunos enfrentamientos con la policía que incluso ha disparado salvas al aire para controlar la situación. También se han producido cierres de carreteras y autopistas. El president del Parlament en un mensaje televisado y los dirigentes de la ANC y Omnium, las entidades civiles soberanistas, han pedido a la gente que se calme, que no caiga en provocaciones porque eso sólo le da pretexto a España para justificar la acusación de rebelión.

Indignación ciudadana

Catalunya ya no quiere paños calientes, sabe que nada de lo que haga calmará la rabia de España. Y cuando digo España, hablo del gobierno, del Estado, de la monarquía, de la justicia, NO de la gente, pues muchos españoles también están indignados con la actuación de la justicia y del gobierno de la península. Y cuando hablo de rabia, me refiero a que el reino jamás perdonará el ‘atrevimiento’ de una comunidad súbdita de querer decidir su futuro en libertad.

Dos de las personalidades españolas que han levantado su voz de protesta por los presos políticos catalanes son: el expresidente Felipe González y el veterano cantante de rock Miguel Ríos. Ninguno de los dos es independentista, es más en varias oportunidades han criticado el procés, sin embargo, esta semana, cuando otros cinco políticos catalanes fueron encarcelados, los dos se pronunciaron en contra.

El expresidente socialista dijo este jueves “Ojalá no se le ocurra meter en la cárcel a ninguno de ellos“, aludiendo a Carme Forcadell, Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa, Marta Rovira y Turull, al saber que habían sido citados por el juez Llarena. “Hemos judicializado la política porque como políticos somos inútiles e intentamos que nos lo resuelva alguien, y cuando entregamos la responsabilidad a los jueces, estamos recibiendo la inevitable politización de la justicia”, agregaba González.

Miguel Ríos se pronunciaba en un programa de televisión español y decía que no estaba de acuerdo con la independencia, pero que una democracia no se puede permitir tener presos políticos. “Nadie tiene que estar en la cárcel por sus ideas. Se ha hecho un flaco favor a la democracia cuando ha intervenido la Justicia de esta forma; ha sido muy evidente que se han trabajado los tiempos que eran favorables o desfavorables a la causa (contra el independentismo)”

¿Qué pasará con Puigdemont?

Carles Puigdemont ha sido detenido en plena carretera cuando acababa de entrar a territorio alemán. El Centro Nacional de Inteligencia español le seguía los pasos desde Finlandia donde estuvo la semana pasada convidado a un debate sobre la situación de Catalunya. En horas de la tarde el expresident fue trasladado a una prisión y allí permanecerá hasta este lunes cuando comparecerá delante del juez de guardia, él lo identificará y decidirá si traslada “el caso” al Tribunal Superior donde determinarán si ingresa en prisión preventiva que podría durar hasta 60 días.

“El caso” es la euroorden emitida por el Tribunal Supremo español para que Puigdemont sea devuelto a España donde sería juzgado por delitos de rebelión y malversación.

Si el juez de guardia decide que la euroorden no se sostiene según el Código Penal alemán, Puigdemont podría quedar en libertad, con o sin medidas cautelares. Según un vicepresidente del parlamento federal alemán, Wolfgang Kubicki, la extradición del expresident no podría ser por el delito de rebelión porque “en Alemania no conocemos el delito de ‘rebelión’, a diferencia de España, por lo tanto, descarto una extradición a las autoridades españolas por este motivo”, ha manifestado a un diario alemán.

En el mismo sentido, el principal partido de la izquierda alternativa alemana, el Die Linke, ha manifestado que “la rebelión no es un delito Europeo y no es uno de los 32 delitos bajo los cuales la orden de arresto de la UE requiere una extradición”, además ha señalado que “España es el único estado de la UE que tiene este delito penal predemocrático. La acusación está obviamente motivada políticamente”. El responsable de política europea de la formación en el Bundestag, Andrej Hunk, tildó la detención de “vergüenza”.

Sin embargo, si bien es cierto en el código penal alemán, el delito de rebelión no existe, existe el de “Traición a la paz, alta traición y puesta en peligro del Estado democrático de Derecho” que en su título II señala:

“(1) Quien intente con violencia o por medio de amenaza con violencia:1. perjudicar la existencia de la República Federal de Alemania.

2. cambiar el orden constitucional que se basa en la Constitución de la República Federal de Alemania, será castigado con pena privativa de la libertad de por vida o con pena privativa de la libertad no inferior a 10 años.

(2) En casos menos graves la pena privativa de la libertad es de un año hasta 10 años”.

 

Si Alemania no ve delito de rebelión, Carles Puigdemont podría ser extraditado por delito de malversación y la pena contemplada en el Código penal alemán por este delito es de uno a cinco años, en este caso la justicia de ese país también analizaría si hay pruebas suficientes para esta acusación y según un informe de la Hacienda de España, no hay indicios del uso de dinero público en la realización del referéndum del 1 de octubre.

Un artículo de la prensa alemana titula, “Alemania tiene su primer preso político” y en él el periodista Thomas Urban cuestiona el papel de la UE: “¿Pueden los otros estados de la UE aceptar durante mucho más tiempo que Madrid intente despedazar un movimiento masivo democrático a través de la prisión y las multas?”. Además señala que la detención de Puigdemont no ha sido inteligente porque “no es un terrorista, sino un político legitimado por unas elecciones libres”, escribe. Otro diario alemán ha titulado que Alemania debe hacer lo que no ha hecho Europa.

Una de las razones, por las que Alemania podría haber detenido a Puigdemont es porque quiere que se produzca una negociación, recordemos que el 22 de diciembre, luego de las elecciones en donde el independentismo volvió a ganar en Catalunya, Angela Merkel le dijo a M.Rajoy que se siente a hablar y encuentre una solución. Y Alemania es Alemania y cuando habla Europa escucha, y M.Rajoy también debería de hacerlo.

Inglaterra, Suiza y Bélgica y las euro órdenes

La policía escocesa ha recibido una orden de detención internacional en contra de Clara Ponsatí, una de las exconselleras que luego de estar un tiempo en Bruselas se trasladó a Escocia para retomar su trabajo como catedrática universitaria. La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, ha manifestado su “firme oposición a la decisión del estado español de buscar y encarcelar a los políticos independentistas” y ha expresado su “soporte a la autodeterminación del pueblo catalán”. Sturgeon ha dejado entrever que le gustaría intervenir pero, “el procedimiento es más jurídico que no político”.

Los abogados de Ponsatí han informado que la exconsellera se pondrá a disposición de la policía este mismo lunes.

Suiza aún no ha recibido el pedido el pedido de extradición por Marta Rovira, secretaría general de ERC, el partido de Oriol Junqueras, sin embargo consultada sobre el asunto ha dicho que considera que si recibe el pedido de España, al igual que en el caso de Ana Gabriel, la exdiputada de la CUP, consideraría que se trata de un caso político y que la extradición no procede. 

Y los exconsellers que se encuentran en Bélgica, Meritxell Serret, Lluís Puig y Toni Comín, ya han dicho que este lunes se pondrán a disposición de la justicia belga, ellos son los que están más tranquilos pues cuando la Audiencia Nacional emitió en noviembre pasado la primera euroorden en su contra, la justicia flamenca no veía motivos para acusarlos de rebelión, no sólo porque no habían actuado con violencia, sino porque no existe en su código penal.

Lo más cercano a la rebelión que contempla el Código Penal belga es el “delito de coalición de funcionarios” relacionado más con la “conspiración de funcionarios y/o cargos públicos para organizarse como banda criminal y delinquir”. 

Catalunya se encuentra en un momento más que complicado y la gente no aguanta más, saben que es importante mantener la protesta pacífica en las calles, por eso durante las manifestaciones del domingo, donde gritaban “Puigdemont President” o “Puta España”, cuando alguno de los participantes hacía algo indebido, lo señalaban y lo expulsaban. Para los próximos días se ha hablado de huelga general, de parar Catalunya tres días, de cerrar carreteras y autopistas y todo para ver si así alguien escucha el clamor general: libertad para los presos políticos y poder investir el president que Catalunya decida.

(Este blog también fue publicado en: La Mula.pe)

 

Miles de catalanes han vuelto a manifestarse al grito de ‘República Ahora’

A casi tres meses de las elecciones del 21-D, los catalanes han vuelto a la calle para exigir a los parlamentarios independentistas que se pongan de acuerdo y formen gobierno YA

“No retrocederemos. No nos sentimos ciudadanos del reino de España. Nos sentimos ciudadanos de la República catalana y como ciudadanos de la República catalana exigimos su implementación y su pleno desarrollo como una nación dentro de la comunidad de naciones libres del mundo”. Así lo ha manifestado el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Agustí Alcoberro en la manifestación independentista realizada este domingo en Barcelona.

Bajo el lema ‘República Ahora’, miles de catalanes han salido a las calles para demandar a los partidos independentistas que se pongan de acuerdo de una vez por todas y lleven a cabo la investidura de un presidente en Catalunya. Pero eso no es todo lo que ha dicho Alcoberro, durante su discurso, también ha emplazado a los políticos soberanistas a que se muevan rápido y de manera efectiva porque “no tenemos gobierno, y eso no se puede permitir”.

“Libertad presos políticos” e “independencia ya”, han sido otras de las frases que se han podido escuchar de boca de los 45 mil manifestantes (la cifra corresponde a las estimaciones de la guardia urbana).

El objetivo de esta movilización ha sido exigir a los partidos independentistas que no alarguen más las negociaciones para formar gobierno y que se dediquen a construir la República declarada el 27 de octubre en el Parlament catalán. Según Alcoberro, “la sociedad civil ha de dar un mensaje claro, ganamos en las urnas el 1 de octubre y el 21 de diciembre y queremos que el gobierno cumpla con el mandato para el cual se le ha votado”.

“¿Qué coño está pasando? ¿Qué no se no está diciendo?”

Estas interrogantes fueron parte del discurso del Secretario Nacional de la ANC, Jordi Pairo, quien de forma más contundente que Alcoberro, ha expresado el hartazgo y el desconcierto de la población por  la falta de acuerdo entre las agrupaciones independentistas: ERC y JxCat quieren investir un presidente dentro de Catalunya y un presidente en Bruselas, mientras que la CUP, que no quiere más autonomismo, es decir quiere que sus socios mayores le garanticen que implementarán la República.

Héroes anónimos

Pero el verdadero protagonismo de la marcha ha estado en la gente de a pie, en el ciudadano, en los “héroes anónimos”, como les ha llamado Alcoberro. En aquellos que pusieron la cara y el cuerpo para que el 1 de octubre fuese posible; en aquellos que en unas elecciones ilegitimamente convocadas por el Estado español acudieron a las urnas para reafirmar su voto independentista; en aquellos que a pesar de los porrazos y de las agresiones sufridas se siguen organizando en torno a los ‘Comités de Defensa de la República’ (CDR), para llevar a Catalunya a Ítaca.

Por eso, porque el protagonismo ha sido de ellos, antes de los discursos de los máximos representantes de la ANC, ellos desfilaron por el escenario y contaron su experiencia. Entre los “héroes anónimos” estuvo, el regidor de un municipio, acusado por delito de odio y de resistencia grave, su pecado: ponerse una nariz de payaso y hacer guardia al lado de uno de los policías que custodiaba la Conselleria de Economía, el día en que allí realizaban un registro.

Otro de los que habló fue un mecánico, dueño de un taller de reparación de autos, que se negó a reparar el vehículo de un guardia civil al cual también se le acusa de delito de odio. Sin embargo, si nos atenemos al Código Penal, estas acusaciones no se aguantan por ningún sitio, pues la tipificación de ‘delito de odio’ fue creada para proteger de discriminación y de posibles agresiones a las minorías, raciales, o religiosas, o que pudiesen ser agredidas, entre otras cosas, por su condición sexual.

Art. 510 Código Penal: “Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

Todos los “héroes anónimos se la jugaron”, dice Alcoberro. “Se la jugaron el 1 de octubre y las semanas posteriores y ahora quieren que los representantes de Catalunya también se la jueguen”. La manifestación de Catalunya ha tenido su réplica en Londres, y en esa ciudad una de las que se ha manifestado ha sido Clara Ponsatí, la exconsellera de Educación que hace unas semanas renunció a su acta de diputada y ha retomado sus catedra en una universidad escocesa.

Libertad de movimiento

Clara Ponsatí era una de los cuatro consellers que se encontraban con Carles Puigdemont en Bélgica y esta mañana ha publicado en su cuenta de twitter un mensaje en el que decía: “disfrutando de mi libertad de movimiento como ciudadana europea, esta semana me he reincorporado a la Universidad de St Andrews”.

Investidura

La marcha de este domingo cuyo objetivo era exigir a los partidos independentistas formar gobierno y construir la República, también sirvió para denunciar públicamente de la falta de separación de poderes en España, pues las resoluciones del Poder Judicial no difieren con las del gobierno estatal. En este sentido, este lunes se pretendía hacer ingresar a escena al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

La razón para acudir al TEDH era para demandar medidas cautelares a favor de Jordi Sánchez, expresidente de la ANC, actual diputado de JxCat y uno de los cuatro políticos que España mantiene en prisión. La semana pasada, al defensa de Sànchez pidió del Tribunal Supremo que liberase a su cliente o que, por lo menos, le concediera permiso para acudir a la sesión de investidura ya que es el candidato del Parlament para ocupar la presidencia de la Generalitat.

Carles Puigdemont en un nuevo giro táctico anunció hace unos días que daba un paso al ladoen favor de Sánchez para que se encargue de gobernar la Generalitat de manera efectiva mientras él establece el Consejo de la República desde Bruselas.

Ante la petición de los abogados de Sánchez, el Tribunal Supremo ha negado toda posibilidad de que Sánchez acuda al Parlament al Pleno de investidura, razón por la cual, la defensa de diputado anunció que recurriría la decisión del Supremo en el TEDH, sin embargo, en 48 horas esta acción ha quedado descartada. Diferentes juristas y abogados expertos en derechos humanos han manifestado que la vía europea es válida, pero sólo después de agotar las instancias nacionales.

Este mismo domingo, luego de la manifestación de Barcelona, la defensa de Jordi Sánchez ha anunciado que han descartado -por el momento- la posibilidad de ir ante la justicia europea y que agotaran todas las vías en el país. Así que primero tendrán que acudir a la sala de apelaciones de la Corte Suprema y en caso de que el fallo vuelva a ser desfavorable acudirían al Tribunal Constitucional, y si todo sale ‘torcido’, es en ese momento que podrían acudir al tribunal europeo.

Por su parte, desde Bélgica, Carles Puigdemont ha dicho que ha llegado el momento en que la ‘lista del presidente’ -nombre que se le dió a todos los que se presentaron con él en las elecciones del 21 de diciembre- se convierta en partido y pueda participar en elecciones futuras. En los últimos comicios la ‘lista del presidente’ fue a las urnas bajo el nombre de JxCat, al amparo del PDCAT, partido de Artur Mas, quien en varias oportunidades ha dejado ver su desconfianza en el proceso independentista.

Así que el ‘embòlic’,  la confusión, continúa. Nada está dicho aún en el procès catalán y la cosa no tiene cara de solucionarse rápidamente. Los obstáculos a vencer están fuera y dentro y son todos intrincado y complejos. Y es que las verdaderas intenciones del independentismo serían descoser la democracia española, atada con puntadas dispares y débiles, que van saltando con cada paso, con cada estrategia de los soberanistas.

La investidura del president de Catalunya ya tiene fecha en el calendario

Si la coalición independentista vuelve a trabajar unida y los jueces no se oponen, Jordi Sánchez será investido president de la Generalitat mientras que Carles Puigdemont ejercería el cargo desde la “Casa de la República” en Waterloo.

Ya hay fecha para la investidura presidencial en Catalunya. Lunes 12 de marzo será, lunes del cual tengo ya el recuerdo…naaaa. La investidura del president de la Generalitat tiene de todo, menos poesía: no será jueves y no estará Vallejo. El elegido para el cargo es Jordi Sánchez, uno de los presos políticos que España se encuentra en prisión provisional desde hace 5 meses.

Jordi Sánchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y actual diputado por Junts per Catalunya (JxCat) -el partido de Carles Puigdemont- está acusado de actos de rebelión y sedición por haberse subido al techo de un auto de la policía para disolver una manifestación congregada durante horas delante de la Conselleria de Economía catalana, donde la policía española practicaba un registro días antes de la celebración del referéndum del 1 de octubre.

El candidato es el propuesto por Carles Puigdemont cuando la semana pasada dió“provisionalmente” un paso al costado. Ante la imposibilidad de plantarse en el Parlament catalán para defender su plan de gobierno y de ser investido president con el voto de la mayoría independentista, Puigdemont ha planteado un gobierno en territorio catalán, presidido por Jordi Sánchez, número dos de la lista de JxCat y un gobierno de la República que se organizaría desde el exilio.

Luego de arduas negociaciones con su principal socio, Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC), y del reparto de Conselleries, el partido del expresident ha logrado seducir a ERC con su propuesta. A los que falta convencer es a los socios menores, pero NO menos importantes. La CUP -grupo de izquierda anticapitalista- que con sus 4 diputados, es indispensable para mantener la mayoría absoluta del bloque independentista (68 diputados), y para lograr la investidura de Sánchez en primera vuelta.

Pero la CUP no está muy convencida de la investidura de Sánchez, en su Consejo Político celebrado el sábado, tomaron la decisión de no apoyarla porque según manifestó Vidal Aragonés, uno de los 4 diputados del partido, “representa la sumisión total a la legalidad española”. Y es que la CUP ya ha pasado la pantalla autonomista y sólo quiere formar República.

La pantalla autonomista es aquella que nos sitúa antes del 1 de octubre, pero peor, pues ya no sólo seguiríamos siendo una de las 17 comunidades autónomas de España, sino que seríamos la rebelde, a la que hay que meter en cintura, a la cual hay que gobernar con mano de hierro no vaya a ser que… Y para ello lo primero que haría el gobierno de España es mantener intervenida la economía catalana. Mariano Rajoy ya anunció esta medida, antes de las elecciones del 21 de diciembre, si en Catalunya volvía a ganar el independentismo.

Para la CUP investir a Puigdemont sería lo más adecuado, pues es el president elegido los catalanes en las urnas, por eso para ellos claudicar en su investidura es someterse a la voluntad del Estado español. “Nosotros estábamos listos para investir a Puigdemont”. Con esta afirmación la CUP recuerda que es el Tribunal Supremo español el que no permite la investidura del expresident porque dice que esta sólo puede ser presencial (mientras que mantiene una orden de captura sobre él), y el Tribunal Constitucional no permite la investidura telemática porque aún NO de respuesta a la consulta formulada al respecto por el gobierno español.

“Estamos en la perspectiva de construir legalidad republicana, no de continuar con el autonomismo. No es un tema de nombres ni de personas” -aseguraba Aragonés en la conferencia de prensa posterior al Consejo Político de su partido- “es un tema de proyectos políticos”.

La “legalidad republicana” es aquella que según la CUP se debe desplegar, pues el independentismo ganó el referéndum del 1 de octubre y a pesar de los golpes sufridos y de la represión, volvió a ganar en las urnas el 21 de diciembre. Según ellos, la independencia ya ha sido proclamada y ya no se le debe “vasallaje” al Estado español que no ha querido sentarse un sólo minuto a negociar, que no ha hecho política en todo este tiempo y que sólo ha lanzado a jueces, fiscales y policías a la caza de quienes han desafiado el orden establecido.

Planes para sumar

Este martes por la tarde, JuntsxCat, ERC y la CUP, los tres partidos independentistas, se reunieron para negociar. Según ha trascendido, los socios mayores, JxCat y ERC, han presentado a la CUP una nueva propuesta basada en el preacuerdo alcanzado por las dos formaciones: gobierno efectivo en Catalunya, recuperación de las instituciones catalanas y levantar el 155; y un gobierno en el exterior, el del “Consell de la República”, comandado por Carles Puigdemont, pero además incorpora propuestas para concretar la cristalización de la República.

En una entrevista ofrecida a The Guardian el viernes pasado Puigdemont  decía que el Consell de la República desde Bruselas podía “actuar sin los problemas que impone la policía y la justicia españolas”. Según manifestaba,  el Consell de la República representará la diversidad del país pues además de los Consellers que trabajarán con él en el exterior, también tendrán representación  las comunidades locales y las asociaciones. “Tenemos que salir del viejo modelo del gobierno para la gente hacia un gobierno con la gente“.

Así las cosas, y de manera provisional, si Sánchez es investido, Catalunya pasaría a tener dos presidents. El del Consell de la República, que sería el gobierno en el exilio comandado por Puigdemont y el gobierno de la Generalitat en Catalunya, que -según un acuerdo entre los grupos independentistas, a los cuales esperan se sume la CUP- reconocería formalmente la primacía del Consell de la República a la hora de tomar decisiones. Ambos se reunirían cada semana para coordinarse.

La “Casa de la República”, que es así como la llaman los que ya trabajan allí, es la sede ubicada en Waterloo, Bélgica, donde funcionaría el Consell de la República y en la que Puigdemont ya recibe la visita de diputados, alcaldes, políticos, periodistas, ciéntificos y hasta de artistas; desde allí se prepara todo para emular a Estonia y poder funcionar de manera virtual. El país báltico ha creado un entorno virtual que le permitiría funcionar como un Estado independiente en caso de una posible invasión rusa.

Contando espero

La investidura de Jordi Sánchez prevista para el próximo lunes, de no contar con los votos de la CUP, sólo obtendría 64 votos, los que suman JxCat y ERC con lo cual es imposible alcanzar la mayoría absoluta -los diputados de la cámara catalana son 135, la mayoría absoluta se obtiene con 68 diputados-. Así que se tendría que convocar a una segunda sesión de investidura que se celebraría 48 horas después, o sea el miércoles 14 de marzo, aquí sólo haría falta que el independentismo obtuviese la mayor cantidad de votos.

JxCat y ERC, el primero con 34 diputados y el segundo con 32, suman 66 diputados, pero para todos los efectos, sólo pueden contar con 64 pues tanto Carles Puigdemont, como el exconseller Toni Comin – elegido diputados en las elecciones del 21 de diciembre- se encuentran en Bélgica y no pueden volver porque serían inmediatamente apresados. El Tribunal Constitucional no les permite a ambos delegar su voto, en castigo por haber huído de “sus redes”.

Peligro…peligro

Y es justo aquí donde la cuerda podría estar MÁS floja que nunca. El bloque unionista, es decir los diputados de Ciutadans, el Partido Socialista de Catalunya y el Partido Popular suman 57 votos, si a ellos se le añaden los 9 de los de En Comú Podem, tendríamos 66 votos (dos maś que JxCat y ERC juntos). Cabe resaltar que los de En Comú Podem han dicho por activa y por pasiva que NUNCA votarían al lado de los responsables de que el 155 haya sido aplicado en Catalunya, pero NUNCA se sabe. Así que JxCat y ERC tienen muy poco tiempo para ofrecer propuestas verdaderamente “republicanas” a la CUP y así poder sumar sus 4 encarecidos votos. 

Los partidos unionistas también han manifestado que la propuesta de investir a Jordi Sánchez es una estratagema más del independentismo para seguir alargando las cosas. Ellos concuerdan con el deseo de Mariano Rajoy: “Queremos que el president sea una persona que no tenga cuentas con la justicia porque sino será imposible generar un mínimo de estabilidad en Catalunya y queremos que ese nuevo gobierno mire al futuro y cumpla la ley. El gobierno de España cumplió con su obligación y seguirá cumpliendo con su obligación”. 

¿Con la palabra obligación a qué se referirá Mariano Rajoy?:

-A la brutal intervención policial del 1 de Octubre que según Human Rights Watch y Amnistía Internacional fue tan violenta como innecesaria.

-A la intervención de las cuentas de la Generalitat días antes de la celebración del referéndum en salvaguarda de no gastar un euro en el procés, y con ello haber burocratizado las compras hasta de gasas y agujas para la seguridad social. El propio ministro de Hacienda español, luego solicitar información, ha revelado que no se gastó ni un sólo euro público en el referéndum.

-Al cese del govern y del parlament catalán cosa que NO permite la aplicación del 155 pues claramente dice: “si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan” […]  “el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”. Por ninguna parte aparece la palabra DESTITUCIÓN.

Recurso en marcha

El abogado de Jordi Sánchez ya ha presentado un recurso ante Pablo Llerena, el juez del Tribunal Supremo que instruye la causa del independentismo y ante el Tribunal Constitucional, para solicitar que su cliente sea puesto en libertad condicional. El abogado reclama que ambos tribunales se manifiesten respecto a la petición de “inmediata libertad” y en caso de no concederla, “se arbitren las medidas necesarias para que su cliente pueda acudir personalmente al debate de presentación de su programa de gobierno y solicitar la confianza de la Cámara”.

El abogado de Sánchez advierte en sus escritos que en caso de que su petición no sea aceptada, “asistiríamos a un lamentable paso atrás en materia de protección de los derechos cívicos y políticos, que además situaría a España ante un posible riesgo de condena futura por parte del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos”.

La petición para que Sánchez asista a la sesión de investidura tiene un antecedente en la justicia española.  En 1987, el terrorista de ETA, Juan Carlos Yoldi, siendo preso preventivo fue autorizado por un juez para acudir presencialmente a una sesión de investidura en el Parlamento vasco. Según argumenta el abogado de Sánchez, “desautorizar el criterio aplicado en el único precedente español supondría una triste involución en materia de respeto a los derechos civiles y políticos de los ciudadanos, además de un grave perjuicio para la democracia y el pluralismo político”.

Desde JxCat ya han anunciado que si el juez Llarena no deja en libertad a Jordi Sànchez, o no le da permiso para asistir al debate de investidura, promoverán una “querella criminal por prevaricación” en su contra. Si Sánchez no pudiese ser investido, la posta pasaría a Jordi Turull, número cuatro de la lista del president Puigdemont -la número tres, Clara Punsatí es otra de los exconsellers que se encuentra con Puigdemont en Bélgica- sin embargo, según Rajoy, Turull tampoco es “viable pues, “tampoco puede ser president de la Generalitat alguien que pueda estar en prisión de aquí unos meses”.

Jordi Turull, como exconseller del gobierno de Carles Puigdemont también está incurso en la causa que el Tribunal Supremo instruye contra el proceso independentista catalán y aunque por ahora se encuentra en libertad condicional, en cualquier momento podría volver a prisión.

Así que hasta próximo aviso, el futuro de Catalunya podría ser deshojar margaritas preguntándole a Mariano Rajoy, “me quiere, no me quiere”, porque siendo el más “fuerte de la clase” y teniendo la sartén por el mango, mientras los tribunales internacionales de Derechos Humanos, la ONU o la UE -y es a esta a la que pongo en último plano porque en 5 meses de crisis sólo se ha sabido poner al lado del más fuerte- el conflicto que mantiene España con Catalunya no se resolverá pues Mariano Rajoy y “sus amigos” no saben hacer política, sólo saben llamar a tribunales y llenarse la boca con palabras como “normalidad” y “legalidad”.

Y atendiendo a ese llamado vamos a ser todos muy “normales” y a decirle al juez que investiga los casos de corrupción de la trama Gürtel que tiene imputados a más de 700 cargos del Partido Popular -el partido de Mariano Rajoy- que talvez, si aguza la inteligencia podría encontrar que el M.Rajoy que aparece en los papeles de la trama, comparables con las “agendas de Nadine”, podría ser el mismísimo presidente de gobierno, porque Mariano comienza con M y Rajoy pues es igual a Rajoy. Ahora si hablemos de gobiernos “legales” y “normales”.

Y el procès ¡ay! siguió muriendo

España saliva, jadea, se humedece y llega al climax. Carles Puigdemont ha enviado un mensaje de derrota a uno de los diputados que se mantiene con él en el exilio, y eso, sólo eso, ha sido suficiente para que los representantes del unionismo, excitados, digan -una vez más- que el proceso independentista está muerto y enterrado. Y que lo único que le queda al expresident es acercarse al Tribunal Supremo (TS) a declarar, que allí lo esperan para ponerle las esposas y darle un pasearlo por las calles de Madrid en furgoneta policial con la sirena a todo meter (tal como ya hicieron con los presos políticos que mantienen en prisión desde hace más de 3 meses).

  • “Volvemos a vivir los últimos días de la Cataluña republicana…”
  • “Supongo que tienes claro que esto ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado. Al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo), pero yo ya estoy sacrificado tal y como sugería Tardà”.
  • “El plan de Moncloa triunfa. Sólo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no, el ridículo histórico, es histórico…”
  • “No sé lo que me queda de vida (¡espero que mucha!), pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia”.

Estos mensajes fueron enviados por Carles Puigdemont a Antoni Comín, quien este martes por la noche -luego del aplazamiento del pleno de investidura– se encontraba representando al expresident en un acto político en Lovaina. Las cámaras de un medio de comunicación español grabaron la pantalla del diputado y este miércoles los catalanes desayunaban con el chat derrotista. En un primer momento el entorno de Puigdemont negó los mensajes, sin embargo, el propio expresident los confirmó en un tuit.

“Soy periodista y siempre he entendido que hay límites, como la privacidad, que nunca se ha de violar. Soy humanos y hay momento que también yo dudo. También soy el President i dará un paso atrás, por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos y el país. ¡Seguimos!”

Luego del momento de humanidad del candidato a la presidencia de la Generalitat, el gobierno español y los partidos unionistas, poseídos por un extraño frenesí, sus manos frotaban. La vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaria fue una de las primeras en reaccionar. “Creo que ha llegado el momento de que se asuma públicamente lo que se ha dicho muchas veces y por muchos en privado”.

El ministro del Interior, Juan Zoido tampoco ha callado: “Me quedo con el mensaje en el que Puigdemont dice ‘esto ha fracasado’. Creo que esto es un auténtico esperpento al que ha sometido a la sociedad catalana que está dando lugar a una situación que no es deseable, teniendo una actuación circense por ahí con una falta absoluta de respeto hacia los catalanes y hacia la Constitución y el Estado de Derecho”.

Inés Arrimadas diputada de Ciutadans (Cs) -excandidata a la presidencia de Catalunya- también se ha apresurado a decir que “lo que los independentistas dicen en privado no se atreven a decirlo en público”. Por su parte, Xavier García Albiol -presidente del PP catalán- felicitó a Mariano Rajoy por el chat del expresident. “En palabras del mismo Puigdemont, el plan que tenía el gobierno de España para desmontar el procés es un plan que ha triunfado”.

Mientras, Miquel Iceta, el líder del Partido Socialista de Catalunya (PSC) dijo que los mensaje de Puigdemont se debían a un “estado de ánimo momentáneo, y comprendo su decepción tras chocar con la realidad, ya que ha insistido en que su investidura y esta es imposible porque no está en condiciones de ejercer como presidente”. Tanto Arrimadas, como Albiol e Iceta, continuando con su fidelidad al 155, se han apresurado en pedir al bloque independentista que proponga a otro candidato.

Y es que ese sería el quid de la cuestión, evitar que el rey Felipe VI tenga que firmar el nombramiento de aquel que le ha querido romper el reino.

¿Descabezar es antidemocrático?

Con el pleno de investidura presidencial aplazado, que NO suspendido, y con el chat de Puigdemont, el gobierno central cree haber hecho una gran ‘faena’ y reclama rabo y oreja. Sin embargo, en su loca carrera por “descabezar el independentismo” -frase salida del estómago de la Soraya Sáenz- tendrá que comenzar a asumir que ha hipotecado el concepto de país democrático del que disfrutaba. Según ‘The Economist’ -prestigioso semanario inglés- España puede convertirse en una “democracia imperfecta”.

El índice de la Democracia, elaborado cada año por el influyente think tank británico The Economist Intelligence Unit (EIU), ha rebajado la calificación de España de 8,3 puntos que tenía en 2017 y por los cuales se le consideraba un país de “democracia plena”, a 8,08 puntos situandola en el límite con la tipificación de “democracia imperfecta”.

Según The Economist, la causa del descenso en la puntuación se debe a que el gobierno español “impidió por la fuerza la ilegal consulta sobre la independencia de Catalunya del 1 de octubre y a su tratamiento represivo de los políticos independentistas”. El informe “Democracy Index 2017”, que recoge la información sobre el rango de democracia en 167 países, “la represión policial del 1-O y la aplicación del 155 han llevado a España a una situación de pérdida de calidad democrática”.

La posición de España en el ranking EIU de 2016 fue citada por el rey Felipe VI en el Foro de Davos para acreditar la solidez de la democracia española.

El informe también pone de manifiesto que los delitos de rebelión y sedición atribuidos a los líderes independentistas catalanes -castigados con penas de hasta de 30 años, las más altas del código penal español- no existen en otras democracias europeas, y están siendo utilizados por España como la vía para acabar con el procès. Según Joan Hoey, directora para Europa de l’EIU, “si España sigue incurriendo en los mismos comportamientos, en 2018 podría caer de categoría y sumarse a la fila de las “democracias imperfectas”.

Hoey también señala que “el legalismo exacerbado para responder a lo que es esencialmente una problema democrático y una votación democrática no es la marca de un gobierno que valora la democracia y quiere expandirla”[…] “Actualmente, en una democracia moderna, ver cargos electos procesados por causas que parecen como mínimo arcaicas no ayuda  a España a ser considerada una democracia plena, de las que sólo hay 19 en el mundo”.

Puigdemont y las margaritas deshojadas

Este martes, el president del Parlament aplazó el pleno de investidura presidencial en espera de la resolución del recurso presentado por el gobierno español ante el Tribunal Constitucional (TC). El recurso es para dilucidar si Carles Puigdemont puede ser investido president de Catalunya. Este sábado, el TC dio un plazo de 10 días para que las partes presenten alegaciones, Puidemont ya presentó la suya diciéndole al tribunal que de si se opone a su investidura viola sus derechos como diputado electo. El TC le contesto que NO, que ellos no violan nada.

Sin embargo, los 10 días siguen formando parte de la ecuación porque la cuestión principal del recurso no ha sido resuelta oficialmente.  Ahora bien, en su discurso de aplazamiento, el president del Parlament dijo que el candidato a investir era Puigdemont y que defendería sus derechos hasta el final, ¿será cierto esto? De no serlo, el independentismo buscaría un nuevo candidato y tendría que elegir a uno o una limpios de causas judiciales, que pueda gobernar sin el aliento del juez respirándole en la nuca.

¿Pero esto serviría para que los presos políticos queden en libertad y el gobierno español levante el artículo 155 y “saquen sus sucias manos de la Generalitat de Catalunya” (Carles Puigdemont dixit)? En un mensaje difundido horas después del del aplazamiento del pleno, Puigdemont ya puso en duda esta posibilidad: “la única manera de levantar el 155 es respetando la normalidad democrática que salió de las urnas el 21 de diciembre, y la que sale del Parlament, no de un TC intervenido y teledirigido por el gobierno español”.

Según dijo el ministro de economía -cuando Mariano Rajoy de manera irregular convocó las elecciones catalanas del 21 de diciembre pasado- aunque se levante el artículo 155, la economía catalana seguiría intervenida para no dotar de recursos un nuevo intento de separación. Y digo de manera irregular porque los únicos que pueden convocar a elecciones en las comunidades autónomas son los presidentes de las mismas y no hay 155 que lo impida. Este artículo no da carta blanca para destituir a ningún gobierno ni a ningún parlamento. Cosa que al bloque unionista que dice defender la Constitución no les ha importado.

Tic-tac, tic-tac

El tiempo a comenzado a correr y como el conejo de Alicia vamos contra reloj. Más de dos millones de catalanes, sin importar golpes ni amenazas, votaron independencia, y los Comités de Defensa de la República (CDR) constituidos de manera espontánea y con gran presencia en todo Catalunya, han anunciado que la resistencia continúa: “seguiremos presentes en la calle, pararemos el país cuando convenga e iremos al Parlament cuando decidamos”. Así que España deberá asumir que el independentismo sigue en pie de lucha. David aún tiene la honda en la mano.

Investidura interruptus

“El pleno de hoy queda suspendido pero no desconvocado. El pleno de investidura del candidato Carles Puigdemont i Casamajor se mantiene convocado y se celebrará una vez que aseguremos un debate de investidura efectivo y con garantías porque esta es la voluntad expresada por los grupos parlamentarios. También se pospone para garantizar el derecho del president Puigdemont a un debate de investidura efectivo y sin injerencias, una investidura que tenga valor real y que sea efectiva”.

Con estas palabras y antes de las 10 de esta mañana, el president del Parlament catalán, Roger Torrent, suspendía el pleno de investidura presidencial de Carles Puigdemont, convocado para las 15 horas y justificaba su decisión para permitir que el Tribunal Constitucional (TC) “deshaga la chapuza”.

Este sábado, el TC respondía un recurso presentado por el gobierno español en el que se impugnaba la investidura de Carles Puigdemont como president de la Generalitat de Catalunya. Después de 6 horas de intensas discusiones entre los magistrados del TC y de llamadas telefónicas, tanto de la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaria, como del propio presidente, Mariano Rajoy, el TC resolvió que Puigdemont podía ser investido, no sin antes cumplir con ciertas condiciones: que el candidato sea investido de forma presencial y previa autorización judicial. 

El TC, también decía que no admitía a trámite el recurso del gobierno español y que se daba 10 días para hacerlo, esperando las alegaciones de las partes. “En ese sentido, he instado a los servicios jurídicos de la cámara a que el Parlament se persone y formule alegaciones  a lo dicho por el TC y atendiendo a la petición del president de garantizar su derecho a un debate de investidura con garantías, y a su vez para dar tiempo a las alegaciones presentadas por el mismo president”, decía Torrent esta mañana.

A las 14:00 horas y luego de reunirse durante una hora, el TC contestaba la alegación presentada por Puigdemont y le decía que  todo continuaba igual, que sus derechos no estaban siendo vulnerados y que sólo podría ser investido de manera presencial y con la autorización judicial.

Según arguye el gobierno español en el recurso presentado, Puigdemont no puede ser investido porque tiene una orden de búsqueda y captura en territorio español, sin embargo, hasta el momento, no hay orden de detención en contra del candidato en todo el territorio español. Dejó de haberla cuando el juez del TS anuló la Euroorden cursada a Bélgica pidiendo la extradición de Puigdemont. Lo que hay es una orden de apercibimiento por no haber acudido a la citación del Tribunal Supremo (TS).

Así las cosas, Puigdemont podría ser conducido por la policía ante el juez para declarar. La reclusión en prisión -preventiva- sólo podría ser ordenada por el juez luego del interrogatorio de rigor. Por otro lado, se ha de considerar el derecho del candidato a la inmunidad parlamentaria establecido en la propia Constitución española.

Artículo 71: Durante el período de su mandato los Diputados y Senadores gozarán de inmunidad y sólo podrán ser detenidos en caso de flagrante delito. No podrán ser inculpados ni procesados sin la previa autorización de la Cámara respectiva”.

Minutos después de la respuesta del TC, Elsa Artadi, portavoz de Junts per Catalunya -el partido del expresident- manifestaba que ellos y los parlamentarios de la CUP, otra de las fuerzas independentistas, no habían sido consultados por el president del Parlament para la suspensión del pleno y manifestaban que este tenía todas las garantías para ser realizado y que TODOS los parlamentarios estaban presentes para poder realizarlo.

Se busca

¿Se refería Elsa Artadi a que Carles Puigdemont estaba en la sede del Parlament?No lo sabemos, sin embargo, de ser esto cierto sería una bofetada a Juan Zoido, el ministro del Interior español, quien hace unos días declaró en una entrevista que a Puigdemont lo buscaban por tierra, mar y aire expertos oficiales de la Guardia Civil (GC) y la Policía Nacional (PN).

“Trabajamos para que Puigdemont no pueda acceder al Parlament, expertos de la GC y la PN trabajan de manera muy intensa mañana tarde y noche para que eso no suceda, y aunque es verdad que la frontera a cubrir es muy extensa, que no sólo hay grandes vías que la penetran y que son más fáciles de controlar, sino que hay muchos caminos rurales que se puede entrar a través de helicópteros, que se puede entrar con un ultraligero, que se puede entrar por barco, nosotros estamos trabajando para que eso no pueda pasar y que la legalidad, sea la que impere en España”. (Juan Zoido dixit)

“España debe de ser el único Estado del mundo que teme y se prepara para la eventual invasión de un solo hombre”. Este tuit retrata perfectamente la nueva paranoia del Ministerio del Interior español, encontrar al diputado Carles Puigdemont, al que buscan hasta bajo las cloacas del Parlament catalán.

Desde hace más de una semana Puigdemont es buscado hasta en el sistema de alcantarillado que rodea el Parlament. Este lunes, una mujer envió un audio de whatsapp a una amiga: “Esta mañana saliendo del departamento de mi novio, que vive cerca al Parlament, me subí a la moto para ir a trabajar y un policía salió de la alcantarilla que tenía al lado, me vió y se volvió a meter”.

Este lunes alerta máxima en un aeródromo español, aterrizaba una avioneta procedente de Bélgica y el enemigo podía estar dentro, rápidamente la policía se apersona, revisa hasta las alas de la nave y sólo encuentra una española, dos belgas, un ruso y alguien más, pero, Carles Puigdemont el hombre más buscado del momento, NO. Esto da hasta para hacer un chiste de aquellos que todos conocemos.

¿Y qué dicen los especialistas?

La respuesta dada por el TC al recurso presentado el sábado por el gobierno español, ha sido cuestionada por juristas españoles y catalanes pues impone medidas cautelares que nadie le ha pedido, y no dice si admite a trámite, o no, el recurso presentado por el gobierno, sobre el cual -además- tiene un mínimo de 5 meses para pronunciarse.

Además el recurso presentado por el gobierno había sido desaconsejado por el Consejo de Estado. Soraya Sáenz de Santamaria, vicepresidenta del gobierno español, en total actitud “Minority Report”, pidió un informe a este órgano para presentar  la impugnación de la candidatura de Carles Puigdemont ante el TC, la respuesta fue que no se podía actuar sobre algo que aún no había ocurrido.

Oh qué será, qué será

Esta no es la primera vez que utilizó este subtitulo para un artículo referente al proceso catalán y es que ahora deberemos esperar a ver qué pasa, ningún analista es capaz de predecir nada, algunos dicen que nos vamos a nuevas elecciones, otros que Puigdemont podría dejar la candidatura para que otro sea investido president y él nombrado algo así como primer ministro y que gobernase desde el exterior, cualquier otro escenario lo sitúa dentro de un prisión, y según su abogado sería por un periodo de 42 años.

Por ahora la oposición celebra la suspensión de pleno de investidura y Mariano Rajoy ha dicho en una entrevista a la radio que ahora sólo queda que el president del Parlament proponga a otro candidato, que sea una persona sin problemas con la justicia y que se comprometa en cumplir con la legalidad española, o sea, que escoja a alguien que acepte todas las imposiciones de un gobierno cuyo partido tiene sólo 4 parlamentarios en la cámara catalana.

Todo está abierto, nada está dicho, delante del Parlament cientos de manifestantes se mantienen con máscaras de la cara de Puigdemont gritando “ni un paso atrás” y algunos de los Comités de Defensa de la República dicen que se mantendrán allí hasta que el pleno de investidura se realice.

Amenazas

Dentro de lo que está ocurriendo es necesario mencionar que en la NO resolución del TC, se le señalaba al president del Parlament que si permitía la investidura telemática de Carles Puigdemot se exponía a una querella judicial. Pero esta no es la única amenaza hecha a Torrent. Pablo Casado, portavoz de comunicación del PP, dijo este lunes que el president del Parlament “tiene dos hijos y sabe lo que le espera”.

Esta no es la primera vez que Casado amenaza a un representante del independentismo. Antes de declarar la independencia de Catalunya el 27 de octubre pasado, Casado le advirtió a Puigdemont que tenga cuidado al declarar la independencia, no sea que acabase como el president Lluis Companys, ejecutado por el dictador Francisco Franco luego de proclamar la república catalana a principios del siglo XX.

Sin embargo, ante las amenazas, que algunos han calificado de mafiosas, el president del Parlament no arruga. “Llegaré hasta el final para defender los derechos de todos los diputados y de los ciudadanos porque la democracia no puede suspenderse, ni violentarse”. En la suspensión del pleno de investidura Torrent también dijo: “no aceptaré ni que el Gobierno español, ni el TC violen los derechos de los diputados” […] “no se le puede decir a los catalanes que han votado mal porque no han votado como quería el gobierno español” […] “El pueblo catalán se respeta”, concluyó.

Carles Puigdemont ya es el candidato oficial del Parlament a la presidencia de Catalunya

“Certifico que el único candidato propuesto para la presidencia de la Generalitat de Catalunya es el señor Carles Puigdemont y Casamajor, así entonces lo propongo a la cámara como candidato”. Ya es oficial. Poco antes del mediodía, el president del Parlament, Roger Torrent, presentaba la candidatura de Puigdemont como candidato a la presidencia de Catalunya. Ahora queda esperar el pleno de investidura y la votación de los diputados.

Sin embargo y como ya sabemos la cosa no será fácil. Y ahora me saltarán a la yugular y saldrán los detractores, los defensores de la unidad de España, aquellos que dicen que Puigdemont es un fresco, que está llevando a Catalunya por el camino de a amargura, los que afirman que los catalanes independentistas están mal de la cabeza y que España no se rompe porque NO. Pero sólo una detalle, si Puigdemont es el candidato a la presidencia es porque el pueblo catalán en su mayoría ha votado por eso y el pueblo es soberano, ¿o no?

Pero dejando el escenario de la pataleta irracional y volviendo al político, la cosa está complicada, el mismo president del Parlament en su discurso de presentación de la candidatura de Puigdemont ha manifestado que es consciente de la situación personal judicial y de la amenaza judicial que pesa sobre el candidato, “pero de igual manera también soy consciente de su absoluta legitimidad para ser candidato”.

Y como dice -sin faltar a la verdad- la posibilidad de afrontar esta investidura es una cuestión política. “Es por eso que he propuesto en una carta dirigida al presidente del gobierno español, al señor Mariano Rajoy, sentarme con él para dialogar sobre la situación anómala que vive el parlament, pues 8 de sus diputados tienen vulnerados sus derechos políticos de representación y en consecuencia los de la ciudadanía que representan”.

Sin embargo, puede que esta solicitud de diálogo tampoco sea atendida. Los días posteriores al referéndum catalán, Puigdemont pidió hablar con Rajoy en diferentes oportunidades, la negativa siempre fue la respuesta. Luego de las elecciones convocadas por Rajoy el 21 de diciembre (21-D), en las que el bloque independentista ganó en número de diputados, Rajoy volvió a manifestar que no tenía nada que hablar con Puigdemont, “con la única que tendría que hablar es con Inés Arrimadas que ha sido la ganadora”.

Inés Arrimadas fue la candidata de Ciutadans, partido más a la derecha de la derecha española. En las elecciones del 21-D, Ciutadans obtuvo 200 mil votos más que Junts per Catalunya, el partido de Carles Puigdemont, pero junto con los otros dos partidos unionistas -el Partido Popular de Catalunya (PP) y el Partido Socialista de Catalunya (PSC)- sólo obtuvieron 57 diputados. El bloque independentista suma 70. Tanta es su debilidad, que aún habiendo obtenido más diputados de manera individual (36), Ciutadans no ha presentado a Arrimadas ante el Parlament como su candidata a la presidencia. O sea, Arrimadas sólo es candidata e interlocutora válida para M.Rajoy.

Pero el president del Parlament lo intenta, él dice que en protección de los 135 diputados y diputadas que representa, hablará con quien tenga que hablar, por eso “he iniciado los trámites para visitar a los diputados y el conseller que se encuentran en prisión preventiva, también con los diputados que están fuera del país, y con el president Puigdemont, porque mi deber es hablar con todos los diputados y diputadas de esta cámara”. 

Pero además, Torrent ha sido contundente en afirmar que su deber es proteger los derechos de participación política de todos los diputados y diputadas de la cámara catalana, “porque la limitación del ejercicio de este derecho supondría la limitación del ejercicio de soberanía de nuestro pueblo, por eso ejerceré mis responsabilidades siendo consciente de esto y de que mi obligación es defender esta institucion de injerencia y escenarios de paralización”.

Estas ultimas afirmaciones están referidas a la voluntad del gobierno estatal de no permitir ni la votación ni la investidura de Carles Puigdemont. Mariano Rajoy ha dicho que no se puede permitir que vote desde fuera del país, ni él ni ninguno de los que se diputados que se encuentran en Bruselas “porque el voto delegado -que un diputado reciba el encargo de votar por otro que se encuentra ausente en la cámara- se contempla sólo en caso de baja maternal o paternal y de imposibilidad grave”. 

M.Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría han declarado que en cuanto Carles Puigdemont fuese investido el artículo 155 que ya desactivó el gobierno de la Generalitat desde la declaración de independencia del 27 de octubre, volvería a ser aplicado y así ad infinitum. ¿Hasta que los catalanes aprendan a votar?

Atrapado en Honduras

“Salí a comprar comida y en la puerta de mi casa había un cadáver”. Quien afirma esto es Primo Pinatar, ciudadano español que desde hace 6 años vive en Honduras. Acaba de aterrizar en Barcelona, y se siente aliviado. Le reciben un día ventoso y el cielo azul del Mediterráneo, su familia le espera ansiosa. Media hora de tren y ya estará con ellos. En casa aguardan esposa y dos hijos, una niña de 11 y un chico de 16. Las últimas 5 semanas han sido angustiantes para los cuatro.

Primo vive en Honduras debido a la falta de empleo en España. Él tenía una empresa especializada en la fabricación de calderas y maquinarias para el tratamiento de la madera, la crisis económica causó el impago de algunos de sus clientes, lo cual lo llevó a la quiebra y lo obligó a marchar en busca de nuevos horizontes. En Honduras, dirige una empresa de energías renovables, pero a finales de noviembre todo se complicó.

Los hondureños fueron convocados a las urnas para elegir nuevo presidente, los resultados no fueron claros y dos de los candidatos se autoproclamaron ganadores. “Las cosas están ahora más calmadas, ya no hay violencia en las calles, pero han sido días muy malos, han habido 30 muertos y la prensa internacional ni se ha interesado. Sentíamos que Honduras no le importaba a nadie”. 

“Hemos pasado unas semanas terribles, con disparos, muertos, incendios, saqueos y algunos hasta sin comida, ni agua; con cortes intermitentes de luz, sin combustible y con los militares en las calles tratando de poner orden”.

La semana antes de navidad, el ejército ordenó a los ciudadanos que no salieran de sus casas, la medida se prolongó durante tres días. “El día que pude salir a comprar comida, había un muerto en la puerta de mi casa. La situación ha sido terrible, había zonas de la ciudad donde las ‘maras’ cobraban peaje para pasar, además las carreteras de entrada y salida del país estaban cerradas, al igual que el aeropuerto” -explica Primo.

La mara es el diminutivo de  la Mara Salvatrucha, organización internacional de pandillas criminales asociadas e integradas principalmente por salvadoreños, guatemaltecos y hondureños. La mara se originó en Los Ángeles y ha logrado expandirse en norteamérica: Canadá y México; al norte de centroamericana: Guatemala, El Salvador y Honduras;  y en el sur de Europa:  Italia y España.

Cronología de una elección bananera

  • El 26 de noviembre de 2017 Honduras va a las urnas para escoger nuevo presidente.
  • Los colegios electorales cierran a las 16:00 horas, cuando siempre lo hacen a las 17:00.
  • El Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio los primeros resultados SIETE horas después de lo previsto.
  • ‘El presidente candidato’, Juan Orlando Hernández -quien en 2015 aprobó una ley para ser reelegido- se proclama vencedor sin conocerse los resultados oficiales.
  • El 27 de noviembre, con el 57% de los votos escrutados, el TSE anuncia que el candidato de la oposición, Salvador Nasralla -carismático presentador de televisión que iba en coalición con Manuel Zelaya, ex presidente destituido por “violaciones de la Constitución, otras leyes y sentencias judiciales”– tenía una ventaja de 5 puntos sobre Hernández.
  • El TSE suspende el conteo durante 36 horas y dice que dará a conocer los resultados el día 30. Al parecer la cocina funcionaba, pero no a todo gas.
  • El día 29 con el escrutinio al 82.89%, como por arte de magia, Hernández superaba a Nasralla.
  • Ese mismo día y debido a las fuertes protestas en las calles, ambos candidatos firman un acuerdo, con el jefe de la misión de observadores de la OEA, para llamar a la calma a sus seguidores y aceptar los resultados del conteo final.
  • Horas más tarde, el presidente del TSE reconoce una falla en su sistema informático, pero dice que esta NO compromete los resultados.
  • Por la noche, el presentador de televisión denuncia al TSE por fraude, declara que no reconoce los resultados ni el acuerdo, e insta a sus partidarios a que “defiendan el triunfo” en las calles.​

La OEA habla

Según la OEA, hubo un cambio repentino en el total después de contar el 68 por ciento de los votos, “las diferencias son demasiado grandes para ser generadas por el azar y no son fácilmente explicables, lo que plantea dudas sobre la veracidad del resultado general”. The Economist también concluyó que no se entendía el cambio de tendencia en el voto entre el resultado al 57% y el dado a conocer al 82.89%.

Honduras no es un país fácil. Por eso, a pesar que su futuro parece estar en esas tierras, Primo renunció hace unos años a llevarse a su familia con él. Lo pensó, pero desistió, en la escuela que había escogido para matricular a sus hijos, dos profesores fueron asesinados delante de los estudiantes. La causa: sus ideas políticas.

“Lo peor de todo, es que durante toda la crisis, los españoles no hemos tenido el apoyo de los funcionarios de nuestra embajada, lo único que nos dijeron a los que llamamos fue que hiciéramos caso al ejército y punto, mientras que el embajador de Estados Unidos salió hasta en la televisión para apoyar a sus ciudadanos”, explica Primo.

Fin del conflicto

Luego de varias semanas de violencia, el 22 de diciembre, Nasralla se retira de la escena política. Tras el anuncio del TSE, Estados Unidos reconoce como ganador a Hernández, al cual, además, le pide que las fuerzas armadas actúen con mayor contundencia. “Con la decisión de Estados Unidos quedo fuera de escena” […] “seguiré en la televisión, mis programas son de los de mayor audiencia en el país”, declaró Nasralla.

La postura norteamericana contradice la de la OEA, cuyo secretario general, Luis Almagro, ante las irregularidades del proceso electoral -señaladas por  la misión electoral enviada al país centroamericano- pide nuevos comicios.

Investidura ¿inocente?

El jueves 28 de diciembre, el día de los Inocentes, Hernández fue investido presidente de Honduras y las protestas eran ya residuales. Primo está ahora en casa, llegó con los Reyes, fue el mejor regalo para su familia. La estancia se le hará corta, un mes, y luego volverá a Honduras. “Lo único que espero es poder trabajar tranquilo y sin miedos. Aquí no puedo quedarme, no hay trabajo, y el que hay está muy mal pagado”.

Elecciones en Catalunya: El independentismo gana la mayoría absoluta según las últimas encuestas

Este 21-D los catalanes votan para elegir ser gobernados por una posible coalición independentista, o por control remoto desde Madrid

(Estas elecciones son tan irregulares que en la foto de portada dos de los candidatos no aparecen. Tanto el candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, como Oriol Junqueras, exvicepresidente no están en la toma. El primero está exiliado en Bruselas; y el segundo, en prisión preventiva.) 

Catalunya vuelve a las urnas. Los catalanes eligen hoy un nuevo gobierno. Independentismo SÍ, independentismo NO, eh ahí el dilema. Este 21 de diciembre (21-D) se enfrentan dos bloques, el unionista y el independentista. Para los que quieren separarse de España, estas elecciones serán la segunda vuelta del referéndum celebrado el 1 de octubre (1-O), una oportunidad para refrendar el resultado conseguido (90% a favor de la independencia). Para los que no quieren la independencia, es el momento de volver las aguas a su cauce y no salir del orden establecido: seguir siendo una de las 17 comunidades autónomas de España.

Bloques a debate

Treinta y ocho son los candidatos a la presidencia de la Generalitat, sin embargo, para todos los efectos sólo se cuentan 7, que son los más potentes y los que tienen grupo parlamentario por la cantidad de escaños que obtuvieron en la pasada legislatura. Los 7 se enfrentaron este lunes en el último debate presidencial realizado por la televisión pública catalana y se dijeron de todo menos guapos. Tanto el bloque independentista, formado por Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC), Junts per Catalunya (JxCat) y la CUP, defendieron la libertad de los presos políticos, así como la anulación del artículo 155, y el respeto al resultado que salga de las urnas este jueves.

Por su parte, el bloque unionista, integrado por Ciutadans (Cs), el Partido Socialista de Catalunya (PSC) y el Partido Popular (PP), le recriminaron a la coalición independentista que sólo se haya dedicado a sus afanes separatistas y -en su opinión- no haya gobernado para todos los catalanes. También les reclamaron la fuga de 3.000 empresas desde el 1-O, sin embargo, según cifras del del Registro Mercantil español, sólo han marchado 332. Otro de los reproches fueron los recortes en políticas sociales, pero olvidaron mencionar que varias de las leyes dadas por el gobierno catalán en pro de los más desfavorecidos, han sido tumbadas por el Tribunal Constitucional español.

Y en medio de estos bloques encontramos a ‘los comunes’ del del partido de Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona. En estas elecciones de presentan bajo el nombre En Comú-Podem, (CeC) pues lo hacen en coalición con Podem, la delegación catalana de Podemos. El candidato de esta agrupación es Xavier Domènech y ha basado su campaña en una doble negación: “no al 155 y no a la independencia”, por eso mismo en esta campaña ellos son conocidos como el partido de la equidistancia.

Números que hablan y pactos que no llegan

A pocas horas del 21-D, el día “D” para el futuro de Catalunya, las encuestas mantienen en vilo a un pueblo que se debate entre liquidar el 155 -restituyendo al Govern destituido por Mariano Rajoy, el de Carles Puigdemont, o seguir gobernados a control remoto desde Madrid y si gana el bloque unionista así será, pues desde el Senado fueron los socios necesarios para la aplicación de la medida que acabó con la autonomía catalana. En sólo dos meses, el 155 se ha dedicado a “desinfectar” las políticas catalanas que ha considerado peligrosas para la unidad de España.

El pasado viernes fue el último día de encuestas dentro del territorio español, la ley electoral así lo estipula, sin embargo, esta prohibición es inútil, pues hasta este miércoles por la noche los medios internacionales las han seguido dando a conocer. Los resultados de las últimas encuestas españolas dependían del medio que las publicaba. Así, en el diario catalán, El Nacional.Cat, el bloque independentista obtennía entre 67 y 72 diputados. Este resultado tiene muy preocupado a Mariano Rajoy, instalado desde este lunes en Barcelona para dar apoyo a su candidato quien obtiene los peores resultados.

Y la preocupación de Mariano Rajoy tiene razón de ser, pues en ninguna de las encuestas realizadas hasta el momento el bloque unionista obtiene la cantidad de diputados necesaria para formar gobierno. En Catalunya y en todo España, no gobierna quien obtiene el mayor número de votos sino quien logra la mayoría parlamentaria, por sí mismo o por alianzas posteriores. En el parlamento catalán compuesto por 135 diputados, hacen falta 68 para obtener la mayoría absoluta.

Cifras en rojo para el unionismo

En la última encuesta de El Nacional, el bloque unionista, ‘supuestamente’ formado por Cs, con Inés Arrimadas de candidata; el PP, con Xavier García Albiol; y PSC, con Miquel Iceta; obtendría entre 56 y 60 diputados. Y digo “supuestamente”, porque mientras Cs y PP sumarán para desterrar al independentismo, el PSC dice que quiere un gobierno de izquierdas, y ambos partidos son la derecha catalana y española respectivamente. Para alcanzar la mayoría absoluta, Arrimadas, quien ya se ve como la primera presidenta de la Generalitat, sabe que el apoyo del PP no es suficiente, pues entre los dos sólo obtendrían de 37 y 39 diputados, lo cual la dejaría a 29 escaños de la mayoría absoluta.

A falta del PSC, Arrimadas dice que le gustaría contar con el apoyo de CeC, pero ni así el bloque unionista obtendría la mayoría, pues sólo llegarían a tener entre 45 y 49 diputados. Por su parte, CeC dice que no pactará “ni con los del 155 ni con el independentismo”. Arrimadas también confía en que su partido seduzca a los catalanes indecisos que hace unos días se contaban en un millón, sin embargo, según el analista electoral Jaime Miquel, los indecisos no son tantos, “entre ellos están los que no quieren decir por quién votarán, que son casi la mitad y, los que no saben si votarán a ERC o a JxCat, dos de las fuerzas independentistas”.

Por otro lado, saber con quién pactará el PSC es por ahora un albur porque por más que Iceta diga que quiere un gobierno de izquierdas, pactar con ERC no le dejó buen sabor de boca en el pasado. Con CeC la cosa sería más fácil, aunque después del 155 Ada Colau rompió el pacto de gobierno que tenía son los socialistas en el ayuntamiento de Barcelona, sin embargo, y como siempre, en política no todo está claro. En las últimas horas, la alcaldesa dice que pactará con ERC un acuerdo para los presupuestos municipales del 2018 y que también podría llegar a acuerdos con el PSC, “pero todo se verá luego de las elecciones”. O sea que sí, pero no, o quién sabe.

Encuesta de El País

Si nos vamos a la otra orilla del río y vemos un diario absolutamente favorable a mantener España unida, podríamos ver las encuestas de El País y aquí los resultados son algo diferentes, para ellos, Ciudadanos obtendría entre 35 y 36 escaños; ERC, 33; JxCat; 22; PSC, 20; CeC, 11; la CUP, 8; y el PP, entre 5 y 6 diputados, es el partido que maś baja pues pierde 5 diputados, en la anterior legislatura tenía 11.

Según las cifras de El País, ni el bloque independentista ni el unionistas obtendrían la mayoría necesaria para formar gobierno. Sumados los independentistas,  obtendrían 63 diputados. Por su parte los unionistas, obtendrían entre 60 y 62; con estos resultados ambos bloques tendrían que seducir a CeC, los equidistantes, que con sus 11 diputados tendrían, en este caso, la llave del triunfo.

Encuestas internacionales

En contraposición con las cifras españolas, dos diarios extranjeros, que no tienen interés, ni sesgo españolista o catalanista, dan el triunfo al bloque independentista. El Periòdic d’Andorra y el The National de Escocia son los dos medios que desde este sábado han publicado, cada día, la intención de voto de los catalanes. En la última encuesta de el Periòdic de Andorra, el bloque independentista obtendría entre 67 y 70 diputados, mientras que el bloque unionista sólo obtendría entre 55 y 58. Para ellos el CeC también podría tener la llave de la mayoría absoluta, pues con sus entre 10 y 11 escaños podrían ayudar a cualquiera de los dos bloques a concretar sus ansias de gobernar.

El siguiente cuadro contempla la evolución de las encuestas realizadas por este medio desde el día sábado hasta la última publicada esta medianoche en Andorra. Según estas cifras, ERC obtuvo cifras más altas este martes, después del último debate de candidatos realizado el lunes pasado. JxCat también convenció, aunque en toda esta campaña siempre ha ido por debajo de ERC, lo cual podría provocar una pugna a la hora de investir presidente. Los integrantes de este partido dicen que su candidato es Oriol Junqueras y es a él a quien quieren investir, así que en la práctica, si se cumple la tendencia de voto, Puigdemont podría tener complicado volver a gobernar.

También podemos observar que en el bloque unionista las cifras siguen estando en rojo porque no logran la mayoría para formar gobierno. Por otro lado Cs sigue siendo el partido de este bloque que obtiene más escaños y su mejor día también fue el posterior al debate, pues el martes obtiene entre 31 y 32 diputados. Y CeC aunque no supera la barrera de los 11 diputados, es verdaderamente importante y atractivo, para sumar mayorías.

Para el diario escocés The National las cifras son similares, pues le otorga entre 66 y 71 diputados al bloque independentista, y entre 57 y 61 a los unionista; y otra vez, CeC con sus entre 8 y 9 escaños podría ser decisivo para la formación de gobierno. En el siguiente cuadro, como en el anterior podemos observar como se ha ido moviendo el voto desde el pasado sábado hasta la madrugada de este jueves, y la tendencia también es dar como ganador al independentismo. Ahora sólo falta saber si de ganar el bloque independentista, M. Rajoy reconocería este resultado.

Después de la 5ta encuesta publicada este miércoles, el The National ha publicado un último sondeo en el que ERC obtiene entre 30 y 31 votos, baja 1 y 2 escaños respecto a esta tarde; JxCat entre 29 y 30, baja 1 escaño en la posición más alta; CUP entre 8 y 9, baja uno en la posición más baja. Estos movimientos de última hora hacen perder posiciones al independentismo, pues ahora sumarían entre 67 y 70 diputados, mientras por la tarde sumaban entre 69 y 73.

En el bloque unionista las cifras también se han movido. En esta última encuesta, Cs obtiene entre 29 y 32 escaños, 3 y 1 menos que en la tarde; PSC sube pues obtiene entre 19 y 21, dos más en cada una de las posiciones de la tarde donde obtenía entre 17 y 19 diputados. Y el PP se queda sólo con 6, perdiendo 1 con respecto al sondeo de la tarde. Aquí la tendencia también se mantiene, el unionismo no obtiene mayoría pues sólo podría conseguir entre 54 y 58 escaños, bajando 1 en cada una de las posiciones de la tarde. Con lo cual, para ellos es vital retener al PSC y conseguir un pacto con CeC, que con los 10 escaños que obtiene en esta última encuesta, sí que podría darles la mayoría.

Según todas las encuestas, la participación en estas elecciones será nutrida, pues se prevé que subirá entre 5 y 7 puntos. En las elecciones del 2015 donde las fuerzas independentistas lograron la mayoría, la participación de electores fue de un 74,95%, para la cita del 21-D, y por todo lo que hay en juego, se prevé una participación deentre el 79 y el 81% de los electores catalanes, que según cifras oficiales se cuentan en 5.554.394 millones.

Segunda vuelta de la segunda vuelta

Luego de las elecciones y al investir al nuevo president de la Generalitat, el gobierno español desactivaría el artículo 155 en Catalunya, así lo ha dicho el gobierno español, sin embargo, de ganar el independentismo y de volver a las “andadas”, M. Rajoy ya ha manifestado que el artículo “seguiría vivo” y lo volvería a aplicar, con lo cual se volvería a convocar a elecciones, que serían para la primavera, es decir entre marzo y mayo del 2018. Además también ha afirmado que las cuentas de la Generalitat continuarían intervenidas para que los independentistas no tengan la tentación de financiar otro ‘procès’.

Feliz Navidad

En la cena navideña de su partido, M. Rajoy ha dicho, para beneplácito de la concurrencia que ha aplaudido contrita cada una de sus frases, que la actual crisis con Catalunya ha dejado varias enseñanzas, “ahora ya sabemos que el artículo 155 es uno de los instrumentos que se aplicará para defender a España de cualquier ataque”, o que todos los gobernantes deben actuar bajo el imperio de la ley.

Otra de las enseñanzas mencionadas por Rajoy, la más amenazante quizás ha sido la siguiente: “ahora aquí y en todos y cada uno de los lugares de España, los gobernantes ya saben lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer. Y aquí y en todos los territorios de españa los gobernantes ya saben lo que pasa cuando hacen lo que no se puede hacer, eso ya está allí para el futuro de España”.

Así que no se descarta la intervención de Catalunya hasta marzo o mayo del 2018 y este sería el mejor escenario para el PP que si no logra el apoyo del PNV, Partido Nacional Vasco, para la aprobación de los presupuestos del 2018 tendría que convocar elecciones generales en mayo del 2018. Así que cuanto más tiempo esté intervenida Catalunya mejor para Rajoy, pues tendría más tiempo para demostrar la dureza con la que es capaz de corregir el mal comportamiento de los catalanes, lo cual siempre rinde frutos entre el electorado español.

Por otro lado a Rajoy le interesa que la crisis catalana siga en el candelero, así los medios de comunicación no hablan de la corrupción de su partido, que tiene a 700 integrantes imputados y al mismísimo M. Rajoy como uno de los beneficiarios de la corrupción.

Las próximas horas son decisivas para el futuro de Catalunya, estaremos informado de todo lo que ocurra.

Este blog también ha sido publicado en La Mula.pe

Más en Catalunya

Volver al principio
A %d blogueros les gusta esto: