Racismo presente: «Si te digo mi monita más tarde te doy tu plátano, Ahí sí no»

La periodista y activista afroperuana, Giovanna Sofía Carrillo, fue revictimizada al reproducirse un vídeo de hace casi 20 años, en el que vulgar e irrespetuosamente, el periodista Alan Diez le decía que ser llamado mono o gorila le encantaría, «porque eso significaría tener una cosa muy importante, muy interesante. Y nadie se ha indignado lo suficiente por esta humillación»

Hace unos días en las redes y en los medios peruanos, el acoso sufrido por la periodista Mabel Huerta, por parte de una repartidor calenturiendo, ha sido motivo de críticas, opiniones encontradas y hasta de expresiones de lamento, porque el ‘pobre’ hombre se ha quedado sin empleo. Sin embargo, una periodista afroperuana también fue agredida y el tema apenas ha salido de las redes: ¿racismo?

¿O será porque en el caso de Huerta el ‘afectado’ fue un hombre y todos saltan para defenderlo, porque si defienden a uno defienden a todos los que alguna vez osaron acosar o trasgredir límites con mujeres que claramente no les dieron señales para hacerlo? ¿O será que comparar afrodescendientes con primates es algo que hemos normalizado tanto que cuando pasa nadie se inmuta?

Sofía Carrillo, periodista afroperuana, activista por los derechos de la mujer negra, mujer a la que admiro por tiene algo que decir y lo hace sin aspavientos, desde la seguridad de lo que sabe, fue víctima de racismo. De manera inconsulta, la cuenta de twitter de Archivo – Fútbol Peruano tuvo la infeliz idea de publicar un vídeo de hace casi 20 años, en el que Carrillo fue vejada e hipersexualizada.

El lunes 1 de junio, día que daba inicio al mes de la cultura afroperuana, luego de la publicación del vídeo, ante la indignación de la periodista ─por haber sido expuesta y humillada una vez más─ y de sus seguidores, Archivo – Fútbol Peruano retiró el vídeo y dijo que su publicación respondía a una campaña en contra del racismo. O sea, encima sin culpas ni remordimientos, ni disculpas, al contrario: ¿querían ayudar?

Sin embargo, el video fue publicado en la cuenta Archivo – Fútbol Peruano sin ninguna referencia a la mentada campaña, que más parecen habérsela sacado de la manga para justificar la difusión del vídeo vejatorio. TeleoLeo.com envió un mensaje a esta cuenta de twitter, varios días han pasado y no han respondido.

Historia de la vejación

El bochornoso vídeo fue grabado en un estadio de Fútbol, mientras Sofía Carrillo se encontraba allí apoyando, justamente, una campaña contra el racismo en los campos de juego. Alan Diez, hacía “La Previa”, espacio antes de los partidos en el que según él ha dicho a teleoLeo.com se dedicaba a «hacer bromas». Sin embargo, una broma tiene como objetivo divertir, no humillar, ni vejar. Y eso fue lo que él hizo.

Ese día, Diez, que también es afroperuano y conoce a Sofía, se le acercó, micrófono en mano, y le vomito demasiada vulgaridad para una sola persona. Le dijo que a él no le molestaba que le dijesen mono o mejor gorila «porque tienen una cosa importante», mientras esto decía, hacía gestos con la mano, cada vez más lejos de su bragueta, imaginando como triunfaría si tuviese un pene grande.

Mientras él la ofendía de palabra, su cámara lo hacía de imagen, con un barrido ‘mostrábala’ de cuerpo entero, porque el cuerpo de una negra está para mostrarlo. Lo que ella decía no importaba, eso era irrelevante, ella estaba allí para burlarse y punto. Y Diez, sin avergonzarse, seguía y le decía: «Si fuera tu pareja y te dijera mi monita más tarde te doy tu plátano, ahí si te gusta». Y cuando eso decía, reía.

Sofía Carrillo asegura que le contestó a Diez como se merecía, sin embargo, por estos días el video se compartió absolutamente editado, sin mostrar la reacción de desagrado de la periodista. Y la gente, en redes, le ha reclamado a ella por qué no contestó, porque claro, siempre son las víctimas las juzgadas, cuando el único culpable es el que agrede o abusa.

Le reclamaron también por sonreír mientras él decía lo que le decía: «Pero yo era muy joven y era una risa nerviosa. Cuando él se me acercó, yo no podía imaginar lo mal que me iba hacer sentir, no podía creer que me estuviese ofendiendo así. Yo le contesté, pero eso no lo han puesto». Y no ha faltado quien ha dicho que como Diez también es afroperuano, el video no era racista.

Pero ser afrodescendiente no es garantía de ser antirracista, como ser mujer no lo es de ser feminista. Ser antirracista y ser feminista es una decisión, producto del conocimiento, de las experiencias de vida, del deseo de igualad en el primer caso y de equidad en el segundo. No discriminar a nadie por raza, sexo, opción, religión o identificación política es un acto político y consciente, en suma: un acto inteligente.

TeleoLeo.com le preguntó a Alan Diez sobre este ‘incidente’: «Eso fue hace 15 o 18 años y era parte de una secuencia de bromas dentro de un programa deportivo. Iba al estadio antes del partido hacía una broma, ‘un cochineo’ a quien apareciera, no fue que yo haya ido con la determinación de decirle algo a Sofía. Lamento que el vídeo se haya vuelto a publicar y totalmente editado».

¿Pero como un hombre negro le hace ese tipo de bromas a una mujer afroperuana? ─ repregunté.

«Yo tengo valores y principios» […] «Yo también tengo tez morena, esto fue hace años, cuando lamentablemente se permitían este tipo de bromas y el canal lo difundió, no es de hace dos días. Yo hoy no haría esto, hoy no me cabe en la cabeza hacer este tipo de bromas» […] «Pero bueno, ya está y Sofía y la gente afroperuana saben que los respeto y los he respetado siempre».

Me llama poderosamente la atención que Alan Diez, siendo afroperuano hable de “la gente afroperuana” en tercera persona, ¿será que él no se reconoce como negro?

Otra cosa que me llama la atención son las disculpas de Diez respecto a el deplorable vídeo, él sigue diciendo que fue una broma. Y si algo que pensamos divertido, ofende a alguien, eso que nació como ‘broma’ deja de serlo y se convierte en humillación, ergo: agresión.

Sintiéndolo mucho…

Lamentablemente, en el país donde la paisana Jacinta y el Negro Mama son referentes de “personajes divertidos”, donde el fallecido Augusto Ferrando humillaba al negro de su ‘elenco’, por ser pobre y más negro que él, la actuación de Diez no es extraña y sólo demuestra que bajo el paraguas del humor algunos creen que pueden hacer y decir lo que les dé la gana. Y no.

Lo más curioso es que la publicación del vídeo que victimiza nuevamente a Sofía Carrillo ha sido emitido justo durante el mes de la Cultura Afroperuana y lo único que ha logrado es que una mujer negra peruana recuerde las veces en las que ha sido maltratada, en las que le han gritado negra de manera despectiva y en las que ha sido escupida o insultada por su color de piel y por sus cabellos en resistencia.

Sofía Carrillo es una de las negras que en el Perú ha roto el molde, su hermana Mónica también, ambas son mujeres inteligentes, cultivadas, exitosas, que pisan fuerte y eso no está bien para muchos: ni por negras orgullosas de serlo, ni por mujeres independientes. Y menos está bien, en un país que aspira a la blancura y la rubicundidad como pasaporte al éxito.

Yo también sufrí en Perú el haber roto el molde y eso me costó una denuncia por parte de un congresista que paralizó mi carrera durante 2 años, pero esa historia por bizarra, injusta y prejuiciosa, además de por todo el daño personal y profesional que me hizo, merece nota aparte.

Blanco aspiracional

Qué se puede esperar de un país de mayoría mestiza, donde en la publicidad de juguetes los niños y niñas son cuasi albinos, o donde en el spot de una marca de colchones, una chica blanca dice que ama el orden, así como su cama limpia y oliendo bien y, aunque, su “roomie” es negra y sucia, ella está tranquila porque su nuevo colchón la mantiene a salvo de todo y también de los malos olores.

Qué se puede esperar, además, de un país donde para conmemorar el mes de la cultura afroperuana, el Ministerio de Cultura publica un vídeo con voces y caras de conocidos blancos peruanos que dicen que están orgullosos de ser negros. ¿No hay suficientes afroperuanos en la esfera intelectual, cultural, artística y del periodismo, para visibilizarnos? ¿Ni en nuestro mes merecemos cuota de pantalla?

Esto me hace recordar a cuando murió la veterana y conocida actriz afroperuana, Esther Chávez, encasillada en papeles de cocinera, nana o empleada del hogar, y el diario La República ilustró la noticia de su deceso, con fotos de los actores blancos con los que había trabajado y sólo pusieron su fotografía cuando teleoLeo.com se quejó.

MUERE ESTHER CHÁVEZ, ACTRIZ NEGRA PERUANA, Y UN DIARIO ILUSTRA LA NOTA CON ACTORES BLANCOS DE LAS TELENOVELAS EN LAS QUE TRABAJÓ

Qué se puede esperar de un Perú, donde otro personaje que se denomina periodista y que también es negro llama gorilas a los jugadores de la selección de fútbol ecuatoriana, casualmente integrada por negros. Y luego intenta arreglar las cosas diciendo que los llamó así por su potencia y su contundencia física. Y podría dar más ejemplos, porque lamentablemente el Perú es un país tremendamente racista.

Feliz mes de la cultura afroperuana, esperando que por fin los negros del Perú seamos valorados y asumidos como parte de un territorio multirracial y multilingüe. Que seamos respetados por todo lo que hemos aportado y aportamos a la historia y el desarrollo del país. Que nos hermanemos y nos reconozcamos como parte de la diáspora africana que tiene el deber de luchar unida por el reconocimiento de nuestros derechos y libertades. Amen.

También leer: Racismo en teleoLeo.com

Desde una ciudadana desconocida hasta un parlamentario, el racismo sigue campando robusto y henchido en Perú

«Hoy en el trabajo y dado que la conversación así lo llevó, le indiqué a une compañere que la frase ‘como has cambiado pelona’ venía de una poesía de Nicomedes Santa Cruz que normalmente la enseñan en la etapa escolar. Al desconocer lo que le decía, me indicó que ‘eso lo enseñaran en colegios nacionales o de otro nivel socioeconómico’… ¿Será cierto? Me ha quedado la duda puesto que yo estudié en colegio nacional».

Ayer vi este post en un muro de Facebook y no pude más que asquearme y reír por la ignorancia de quien decía que el trabajo del gran Nicomedes Santa Cruz era sólo enseñado en «el colegio fiscal del barrio donde nací». Ella, la del comentario, ni «a cocachos aprendió» a respetar a los demás por su calidad de seres humanos y por lo que todos sabemos tanto de Nicomedes como de Victoria Santa Cruz, su hermana; personas harto cultivadas y valiosas para la cultura de nuestro país.

 

Nicomedes y Victoria

Y es que Nicomedes Santa Cruz, el autor, el gran decimista e intelectual negro peruano es un orgullo para mi raza y para el Perú. Él fue uno de los investigadores más acuciosos que recorrió el país recopilando cantos populares y difundiendo la cultura negra a través de programas de radio y televisión. Junto a Victoria Santa Cruz, otra gran exponente y estudiosa de la cultura negra peruana, se dedicaron a reavivar el folklore negro y en general el folklore peruano que difundieron por Latinoamérica, América y Europa.

Entre otras cosas, por Nicomedes y Victoria sabemos que la Marinera proviene de la zamacueca que según explicaba él deriva de vertientes españolas y africanas; y según ella, deriva del mestizaje o fusión de música y baile traídos por gitanos, esclavos negros de Angola y mulatos que entre los siglos XVI y XVII formaban gran parte de la población de la ciudad de Lima y, sobre todo, de la costa norte del Perú.

«Eso lo enseñaran en colegios nacionales o de otro nivel socioeconómico», la frase es del todo racista y clasista y es una demostración de supina ignorancia y falta de respeto por el que no es «gente como uno», frase denigrante donde las haya. Alguien debería de explicarle a esta señora que las razas no existen y que el racismo responde a una serie de complejos y al desconocimiento científico de la esencia del género humano.

«La palabra “raza” es de origen árabe y fue llevada a Europa, con la invasión árabe a España a partir del siglo XV. Este concepto sirvió al colonialismo portugués y español, para denigrar a “los otros”, africanos y amerindios, justificando ideológicamente su dominación y exterminio, por sus supuestas inferioridades biológicas y culturales. Esta época corresponde al “racismo colonial”».

José Marín González (doctor en Antropología por la Universidad de La Sorbonne y diplomado del Instituto de Altos Estudios de América Latina de París)

Raza humana

Lo que existe es la raza humana y dentro de ese saco estamos todos, lo estuvo también Victoria Santa Cruz y así lo proclamó en una entrevista en la que dijo, que después de estar enfadada durante años por haber descubierto que ser negra era motivo de discriminación, se reconocía como integrante digna y orgullosa de la raza humana y que ya no le importaba si eso le desagradaba a alguien.

 

Ignorancia absoluta

A la señora, la que origina esta nota, por su falta de conocimiento, también habría que decirle que hace mucho se sabe que todos somos genéticamente iguales y que nuestras diferencias de color de piel, textura de cabello y demás características físicas dependen de nuestra adaptación al medio. Así, los africanos son negros pues su piel contiene más melanina para afrontar las altas temperaturas y para evitar la insolación, igual ocurre con el cabello que es encrespado para proteger el cuero cabelludo.

Los negros, también por los efectos del sol y del calor del continente africano, tenemos la nariz más corta y las fosas nasales más amplias porque en climas donde el aire es cálido y húmedo el objetivo es transportarlo rápidamente a los pulmones; mientras que en Europa, con climas más fríos, las narices son más estrechas y largas para poder calentar y humedecer el aire antes de introducirlo en los pulmones.

Si diseccionamos la frase «eso lo enseñaran en los colegios nacionales” podemos decir que «eso» es lo negro y «lo enseñaran en colegios nacionales», que la cultura negra sólo se difunde entre los que no pueden permitirse un colegio privado y para que no quede duda, la ignorante cabeza de donde brotan estas ideas, remata: «o de otro nivel sociocultural» y con esto reafirma que para ella lo negro está intrínsecamente relacionado con la pobreza.

‘Color Puerta’

Pero esta señora poco ilustrada no es la única que luce su vergonzante racismo y ella es una ciudadana cualquiera, desconocida, sin influencia ninguna sobre la opinión pública, pero qué pasa cuando quien discrimina es un personaje, un político conocido y reconocido que sin ninguna vergüenza también hace gala de esta lacra grabada a fuego en la mayoría de la sociedad peruana. Y la cosa llega hasta la esquizofrenia cuando el que discrimina por raza, sufre discriminación por su orientación sexual.

No sé si es por falta de raciocinio, que no, o por falta de coherencia, que el diputado Carlos Bruce dice en un tweet: «Vizcarra entró en plancha porque había demasiados blancos y necesitábamos un provinciano», un poco más y dice, necesitábamos un ‘color puerta’, como dijo aquella estudiante universitaria a un compañero mestizo, y esto es a todas luces incoherente. Bruce desde que asumió el cargo visibilizó su homosexualidad y luchó por los derechos LGTBI y no puede ser que luche contra la discriminación que le afecta, pero discrimine a quien no identifica como a un igual.

Ante la metida de pata hasta el cuello y la crítica desatada, el parlamentario se ha apurado a explicar lo que quiso decir, lo cual es pésimo, porque si tienes que explicar lo que dices o escribes, mejor piensas dos veces antes de expresarte, máxime si por el cargo lo ideal es ser políticamente correcto y si a eso le sumas tolerancia, solidaridad, empatía y honestidad ya te conviertes en político del año; ojalá encontráramos en el Perú varios a los cuales nombrar, pero ese es ya otro tema.

CARLOSBRUCERACISTA.png

Rommy Arce la concejala peruana del ayuntamiento de Madrid juzgada por unos tuits [AUDIO]

Con mucho esfuerzo, una mujer peruana ha llegado a ocupar un cargo político en la capital española y ahora está pendiente de juicio por criticar el racismo y la xenofobia institucional a causa de la muerte de un vendedor ambulante africano (Foto: El Confidencial)

El 15 de marzo de 2018 murió un ciudadano senegalés en el centro de Madrid, Mame Mbaye se llamaba y su muerte se produjo cuando escapaba de la policía municipal de esa ciudad. Un ataque cardíaco sufrió. Mame Mbaye vivía hace más de una década en España y seguía siendo un ‘sin papeles’ y, como tal, relegado a trabajar ‘en la manta’. Según sus amigos, a Mame no le gustaba ser mantero: vendedor ambulante que tiende su manta para vender sus productos y ganarse la vida. Pero intentando ganársela, la perdió.

Rommy Arce, peruana de nacimiento, es concejala del ayuntamiento de Madrid, es la primera extranjera en ese cargo, ella misma ha experimentado vivir como una persona indocumentada, y por eso no pudo callar. En cuanto se conoció la muerte de Mbaye, Arce publicó unos tuits en los que denunciaba las políticas y actitudes racistas y xenófobas que hacen que, cada día, los inmigrantes indocumentados vivan a salto de mata, buscándose la vida, bajito, sin hacer ruido para no llamar la atención, para que no les pidan: “Papeles”. Y aún así, a veces, sin venir a cuento, la policía les exige identificarse.

“A esta gente la policía urbana la persigue, muchas veces con vehículos motorizados y ellos no pueden más que correr con su manta con varios kilos a cuestas, lo cual significa un sobreesfuerzo”, que en el caso de Mame tuvo un resultado fatal. “En la entrevista en audio no lo he dicho, pero aparte de mi crítica, también soy consciente de que fue la policía municipal la que auxilio a Mame cuando tuvo el paro cardíaco”. (Rommy Arce)

Tuits del mal

2019-03-05 (7)

2019-03-05 (5)

¿Odiadora virtual?

Luego de los tuits, Rommy Arce fue denunciada por un supuesto delito de ‘incitación al odio’ por el sindicato de la policía municipal del ayuntamiento de Madrid, sin embargo, tras apelar, desde mediados de febrero, la acusación fue rebajada y ahora le han abierto un proceso judicial por ‘injurias graves‘. El delito de odio está castigado con prisión de uno a cuatro años y una multa de seis a doce meses. El de ‘injurias graves’ con multa e inhabilitación para cargo público de 6 a meses a dos años.

TeleoLeo entrevistó a Rommy Arce, a continuación el audio.

 

Las conductas castigadas por ‘incitación al odio son:

Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odiohostilidaddiscriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistasantisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creenciassituación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etniaraza o nación, su origen nacional, su sexoorientación o identidad sexual, por razones de géneroenfermedad o discapacidad.

Leyendo este tipo penal, es obvio que Rommy Arce no podía ser juzgada por algo que ella misma denuncia públicamente: la discriminación racial y social de la que son víctimas los ‘sin papeles’. “Si no tienes papeles nadie te da trabajo […] si entras a España con una visa de estudios o de turista, tampoco” —señala la concejala—. Para los que llegan a España sin mediar contrato, ni relación familiar, existe la figura del arraigo que tiene 3 modalidades, una de ellas es el arraigo social, concedido a los que viven en España al menos durante tres años y que tienen un contrato de trabajo de 1 año.

Para Mame Mbaye y para otros Mame, la ley de extranjería sólo sirve para discriminarlos, él vivía hace 12 años en España y seguía siendo un ‘sin papeles’ porque, en los tiempos que corren, incluso para los nacionales, desde la reforma laboral de 2012 realizada por el PP —cuando no la derecha— se firman contratos de corta duración que pueden ser hasta de una semana. Así que, es bastante excepcional que a estas alturas alguien pueda presentar un contrato de 1 año de duración.

De ocupación: Precario

Mame Mbaye tenía 34 años y murió por una “parada cardiorrespiratoria” cuando corría escapando de la policía municipal. En cuanto vio venir a ‘los urbanos’, Mame, al igual que sus compañeros, tiró de la soga cocida al borde de la manta en la que tenía los productos que vendía, se la puso a la espalda y corrió; y corrió tan rápido como pudo, porque si lo atrapaban le decomisaban la mercadería y encima, como no tenía papeles lo habrían enviado a un Centro de Internamiento de Extranjeros y de allí a su país. Mame vivía hace 12 años en España, ¿cuál era su país?

De ocupación: Concejala

Rommy Arce llegó a España con 15 años y recién a los 24 pudo obtener la nacionalidad. Trabajó, incluso limpiando casas, se licenció en Historia del Arte, fue una de las activistas del 15M, también se cuenta entre los fundadores de Podemos y es bibliotecaria en la Universidad Complutense de Madrid.

“Mi padre nos abandonó en Perú y mi madre desesperada, como tenía una hermana en España, decidió emigrar; nosotros entramos como turistas y luego nos quedamos. Al principio yo tuve una tarjeta de ayuda humanitaria, que ya no existe, y luego una de estudiante, con ninguna de las dos podía trabajar de manera legal. Mi familia y yo pasamos muchos problemas para tener documentos, yo he sido una ‘sin papeles’, por eso entiendo el drama de aquellos que no pueden regularizar su situación pues eso los condena a la precariedad absoluta”, explica Rommy Arce a teleoLeo.com.

Estado de las cosas

Según el Ministerio de Interior español, sólo en enero de 2019 han llegado a las costas españolas 4.104 inmigrantes, el triple de personas que llegaron en ese mismo periodo en 2019. Cuatro mil personas que llegan a Europa y que no tienen garantizada la documentación para poder trabajar o poder alquilar una vivienda y así pueden permanecer durante años, décadas incluso; lamentablemente la precariedad en la que vivía Mame Mbaye no es extraordinaria.

El caso de Rommy Arce tampoco es excepcional, las sanciones y persecuciones judiciales por ejercer la libertad de expresión están en auge en una España, que ya no tiene vergüenza de mostrarse fascista. Por primera vez desde el final del franquismo, un partido de ultraderecha, Vox —confeso Nazi— ha ingresado a formar parte de un gobierno, el de Andalucía y sus dos proyectos icónicos son: no aplicar la ley de violencia de género y que el servicio de salud entregue los datos de los inmigrantes sin papeles, que reciben o han recibido atención médica, para deportarlos. 

Rommy Arce no es la única imputada por manifestar su indignación por la muerte de Mame Baye en sus tuits, o sea, por decir lo que pensaba; otros 5 usuarios de redes sociales también serán procesados por delito de injurias y calumnias en contra de la Policía Municipal de Madrid.

¿Qué pasará con Rommy Arce?

Desde los partidos de derecha están pidiendo la destitución de la concejala, la alcaldesa Manuela Carmena, mujer de izquierdas, no contempla esa posibilidad, pero ha dicho que sus tuits son “absolutamente imprudentes”[…] “Cuando diriges a una parte de la Policía Municipal tienes que medir las palabras“. Ahora, habrá que ver si la justicia española demuestra ser tan independiente y garantista como presume, sin embargo, recientes casos en los que la libertad de expresión ha sido llevada al banquillo y ha perdido, nos hablan de lo contrario.

En España tenemos a saber: un rapero exiliado en Bélgica porque se le ocurrió hacer un tema contra el rey, otro condenado a 2 años de prisión por lo mismo; titiriteros presos por un guión; 76 tuiteros acusados de enaltecimiento del terrorismo; un cantante y un profesor universitario acusados de injurias, el primero por ‘dedicarle’ una jota a la Guardia Civil y el segundo por unos tuits relacionados con el proceso independentista catalán, y la lista suma y sigue.

Este es Mame Mbaye: “Sobrevivir no es un delito”, pero él no sobrevivió

659357-600-338
(Foto: 20 Minutos)

Muere Esther Chávez, actriz negra peruana, y un diario ilustra la nota con actores blancos de las telenovelas en las que trabajó

El racismo, esa lacra que arrastramos en el Perú, está enquistado en nuestras entrañas. Sigue vivo en las calles y contamina los medios de comunicación. 

Crecí viendo a Esther Chávez en la pantalla, era una actriz negra a la que encasillaron en papeles de negra, o sea, ama de crianza, empleada cama adentro o cocinera. En mi casa, a mi madre no le gustaba mucho porque, además, le daban papeles estereotipados que correspondían a lo que se dice de los negros o afrodescendientes, que gritan, que hacen aspavientos por todo, y mi madre mujer negra, discreta y pequeña empresaria, detestaba que las negras sólo fuésemos vistas como escandalosas; buenas para el voley, el baile, el canto y la cocina.

Esther Chávez acaba de morir, hace mucho que no sabía nada de ella, de hecho desde que dejé el Perú no volví a saber de ella, como de muchos otros actores con los que crecí viendo en pantalla, y hoy, hace un momento, mientras me preparaba para dejar de trabajar, revisando mis redes, encontré la noticia de su muerte en un diario, en la edición digital del diario peruano La República, y no he podido más que indignarme. No entiendo, cuál es la causa, motivo, razón o circunstancia para que informen de la muerte de esta actriz negra poniendo fotos de actores blancos de las telenovelas en las que trabajó.

unnamed (3)

‘Inocentemente’ he pensado, lo que pasa es que seguro no tienen fotos de ella, pero «oh sorpresa, oh tres veces oh», como decía el cómico Tulio Loza, me encuentro con que diarios como Perú 21, El Trome y El Comercio han informado del deceso de Chávez con sendas fotos de la actriz. Y, entonces, la rabia me crece desde la boca del estómago y salta al teclado y me hace escribir que me jode sobremanera, que una mujer como ella, con toda una trayectoria sea tratada de así. No entiendo, ¿el diario de marras no puede poner una negra en sus páginas?

Qué clase de medios de comunicación tenemos en el Perú que una actriz reconocida por todos es anulada de esta manera. ¿Racismo?, ¿falta de criterio?, ¿alguien fue a trabajar con alguna copa de más u otra substancia encima y no sabía lo que hacía? Sea como fuere, el diario La República es una publicación que en el proceso de edición y de digitalización pasa por varias manos y por varios ojos, ¿nadie fue capaz de ver la aberración que estaban haciendo?

O sea, que ahora, las mujeres negras ya no servimos ni para envolver pescado, que es lo que se hacía con los diarios pasados en el pasado. Hace poco asistimos a la publicidad de una marca de colchones en la que la amiga negra era la sucia y desordenada, y se criticó hasta el cansancio el racismo en la publicidad; ahora asistimos a algo mucho más surrealista y grave pues al parecer, para algunos medios, una negra no merece ni que se ponga su foto en la noticia que nos informa de su muerte.

Indignación

Estamos bien jodidos. Hasta cuando mi país seguirá negreando y choleando, supongo que eso acabará el día en que no haya ningún político peruano que defienda ser descendiente de los que expoliaron el país y mataron a su gente. Supongo que eso acabará el día en que no haya ningún político peruano al que se le ocurra decir que la guerra por la independencia del yugo español fue una guerra entre hermanos.

Veinticuatro horas después…

Luego de publicada esta nota y de la indignación suscitada, el diario La República cambió la foto con la que reseñaba la muerte de la actriz en la edición digital. Ahora han puesto a Esther Chávez —como tuvo que ser desde el principio— como foto principal y una galería de fotos en la que aún podemos ver a los actores blancos que en un primer momento fueron los protagonistas de su obituario.

2018-11-22 (9).png

Las siguientes capturas de pantalla dejan patente el cambio. Google que todo lo ve, todo lo sabe y todo lo registra nos permite apreciarlo. La nota fue publicada hace un día, por eso la foto que la ilustraba dice: “hace un día”; y en la segunda imagen, donde apreciamos la foto de la actriz en primer plano dice “hace 12 horas”.

…Pero, Ojo, ojito

La República no ha sido el único medio que ha ‘blanqueado’ la noticia de la muerte de Chávez, el diario Ojo ha hecho lo propio, pero entre actriz y actor blanco ha puesto un circulo pequeño con la foto de Chávez, para que no se diga que ellos también son racistas.

OJO.png

De negra a negra, descansa en paz Esther Chávez!

El ciberacoso y derribo a la mujer tiene muchas caras, una de ella es el racismo [Audio]

Denunciar el abuso puede generar más abuso, pero eso no nos va a callar, ni a mi, ni a las miles de mujeres de todos los colores que estamos hartas de ser tratadas como objetos a los que se puede insultar, acosar, maltratar y hasta asesinar. (Imagen: Revista Mira)

“Vuelve al algodonal”. “Vete a cocinar”. “Negra color Bartola”. “Ya te hemos ubicado”.  Negra ‘ctmdre’ ya rastreamos tu IP”. “No tendremos piedad de ti ‘CTM'”, “Mulata esclava”. Todas estas frases han estado llegando a mi muro de Facebook y al inbox de mi página durante todo el día de hoy y todo porque este sábado ‘osé’ publicar un reportaje sobre el ciberacoso a feministas, defensores de las mismas, comunidad LGTBI y personajes que luchan por la igualdad y el bienestar de todos.

Leer más:  El ciberacoso, deporte de la ultraderecha nacional

Cuidado con lo que publicas negra de mierda

Hoy Juliana Oxenford me entrevistó en su programa transmitido por Exitosa radio. Les dejo el audio de la entrevista donde hablamos del ciberacoso, del riesgo que corren cada día las mujeres, de la desubicada ultraderecha chola y del racismo que pervive en nuestro mestizo Perú.