Cuatro muertos en la mina Poderosa de Trujillo. Los familiares acusan a los encargados de seguridad de haberlos asesinado [Vídeos]

El jueves 3 de septiembre caía la tarde y en la comisaría de Vijus, anexo de la provincia de Pataz, en La Libertad, el panorama era desolador. Cuatro cadáveres, de cuatro jóvenes, protagonizaban la escena. Momentos antes, la policía los había trasladado desde la mina “Poderosa”. Han pasado más de 10 días y mientras la policía baraja hipótesis como: “accidente, ofrenda humana o muerte por robo”, los familiares dicen que sus hijos y hermanos han sido asesinados por “Poderosa”.

«Al parecer, mi hermano entró con siete chicos más a la mina “Poderosa”, entre ellos dos menores de edad, para sacar mineral por encargo del contratista para el que trabajaba”. Los de seguridad atraparon a cinco, los torturaron y mataron a cuatro, uno de ellos logró escapar. Luego los tiraron por el hueco de una chimenea, de 150 metros de altura. Todo esto lo sé porque me lo ha dicho quien logró huir. Lo extraño es que aunque su caída fue contenida por una malla los cadáveres están destrozados, todos sin masa encefálica».

María Rubio Coronel, es hermana de Yoner Rubio Coronel, joven minero de 32 años de edad cuyo cuerpo sin vida fue retirado por la policía del interior de la mina Poderosa. Según el sobreviviente, Yoner y otros tres fueron asesinados dentro de la mina por empleados de seguridad. «Gente de Poderosa nos ha dicho que los mataron para escarmentar a quienes sacan mineral de manera ilegal. Qué clase de escarmiento es este, ninguna piedra vale la vida de mi hermano ni la de nadie»

Quien logró escapar pudo hacerlo porque fingió estar muerto. «Dice que le pusieron un costal en la cabeza y que lo golpearon con un palo hasta que cayó y en un descuido aprovechó para esconderse y grabar un vídeo». También le dijo a María, que fueron los trabajadores de seguridad de la mina quienes los capturaron porque fueron a sacar mineral. «Luego nos torturaron y como pensaban que yo estaba muerto, sólo les dispararon a ellos, los mataron y los tiraron por la chimenea».

En el vídeo grabado por el sobreviviente podemos escuchar algunos gritos de alguien quejándose, María afirma que es la voz de Yoner, su hermano. También, a partir del segundo 00:00:09 podemos ver a un trabajador uniformado con una escopeta a la espalda.

Según María, el sobreviviente le ha dicho que con su hermano se ensañaron porque al ser el más adulto del grupo se enfrentó. «Dice que lo golpearon y le dispararon. Según la policía no hubo disparos, que los familiares por nuestro dolor decimos eso, pero que nos equivocamos, sin embargo, el cadáver de mi hermano tiene dos perforaciones en un brazo y son de bala. Mi otro hermano que ha servido en el ejercito norteamericano y ha estado en Irak dice que esas heridas son de bala».

Captura de pantalla del vídeo donde se puede ver al trabajador de la mina con la escopeta a la espalda

Testimonio policial

María afirma que la policía le ha dicho que los jóvenes que lograron escapar se escondieron hasta que ellos llegaron para el levantamiento de los cadáveres. «La policía me dijo que los encontró escondidos, asustados, tanto que cuando los vieron casi les tiraron piedras, pero la policía se identificó y ellos les dijeron que estaban escondiéndose de los vigilantes y que estaba esperando a sus amigos, la policía les enseño las fotos de los cadáveres y reconocieron a mi hermano y a los otros».

Interrogantes

¿Cómo entraron Yoner y los otros jóvenes sin ser vistos por los encargados de seguridad?

La única forma de entrar a la mina es por la puerta de vigilancia, así que según María, los vigilantes debían estar al tanto del ingreso de su hermano y de los otros jóvenes. «Mi hermano el día que vino a trabajar me envió un mensaje y me dijo ya me voy a la mina hermanita y luego me dicen que está muerto. El trabajaba para un contratista que proporcionaba trabajadores a Poderosa, pero el contratista también extraía mineral de manera ilegal y para eso contrataba trabajadores y pagaba cupo».

¿Qué es pagar cupo?

Pagar cupo significa, que el contratista, le pagan dinero a los vigilantes de la mina para que dejen pasar a sus “parqueros”, trabajadores que se encargan de extraer el mineral y sacarlo de la mina de manera ilegal. «Según los contratistas, como la mina está ubicada en su pueblo ellos también deben beneficiarse de su explotación y sus trabajadores desesperados por la situación económica y porque dependen de ellos para tener trabajo legal, terminan aceptando.

¿Son los vigilantes de Poderosa cómplices dela minería ilegal? Y si esta práctica está casi normalizada ¿por qué los vigilantes de Poderosa habría asesinado a estos 4 jóvenes?

Un trabajador de la mina admite que Poderosa está muy asustada con lo que ocurrido y aconseja a los familiares de llegar hasta el final. «Entre los vigilantes de Poderosa hay sicarios y tienen cabecillas que son los que mandan y cobran a los contratistas por entrar. A ellos les llaman buitres porque siempre quieren cobrar más a los contratistas, así me han informado los trabajadores»─dice María.

Poderosa dice que las muertes de los jóvenes son producto de un accidente mientras huían, si es así: ¿por qué se hizo cargo del traslado de los cuerpos a la morgue y del pago de los ataúdes?

¿Accidente?

«Según dijeron los ingenieros de la mina a la fiscal en la inspección realizada hace unos días, la jóvenes no trabajaban para la mina y su muerte ha sido accidental. Los representantes de Poderosa dijeron que los jóvenes entraron a robar y cuando fueron sorprendidos corrieron, cayeron en el hueco de la chimenea y murieron. Si todo fue un accidente y le estaban robando, por qué Poderosa se hace cargo de gastos que tienen que ver con el sepelio» ─se pregunta María.

«Mi hermano entró a Poderosa a trabajar, él me lo dijo justo antes de irse para la mina la última vez. Él ha entrado allí por orden del contratista para el que trabajaba y ahora ese señor no me quiere dar su certificado de trabajo, porque teme que Poderosa lo culpe a él de las muertes. Pero son los vigilantes de la mina los que los torturaron y apretaron el gatillo, y es Poderosa la que debe responder por sus vidas. Mi hermano era padre y deja dos niños de 8 y 10 añitos» ─afirma María.

Necropsia negada

De los otros cuatro cadáveres encontrados sólo a dos se les ha practicado la necropsia de ley, las familias de los otros dos presuntamente asesinados se opusieron a que sus cuerpos fuesen trasladados a la capital de provincia, Trujillo, para realizarles el examen. «Lo que ocurre es que se trata de gente muy humilde y su temor era que si se llevaban los cuerpos a Trujillo luego no se los devolverían y ellos lo que querían era llorar y enterrar a sus muertos» ─dice María.

El hermano de María fue uno de los necropsiados, pero se han negado a entregarle los resultados, le han dicho que tiene que solicitarlos a la fiscalía. Según María, esto se debe a su queja porque el resultado de ambos fue casi el mismo: “muerte por politraumatismo con perdida de masa encefálica provocado por contusión”, ella le dijo al médico que su hermano tenía perforaciones de bala y que eso no estaba en el informe, “entonces le haremos más exámenes” ─le dijo. Ahora no le quieren dar los resultados.

«El médico forense, corroborando la versión de Poderosa me dijo: “Según los exámenes, la muerte de su hermano ha sido posiblemente accidental, se ha caído de la chimenea de más o menos 150 metros de altura y el otro cuerpo igual”. Además me dijo que mi hermano no se podía identificar porque le faltaba la mitad de la cabeza y que había encontrado fisuras, posiblemente de bala” y me quejé porque eso no constaba en el informe».

María Rubio también denunció que le están negando su derecho a la información. «Hasta ahora no me dan los resultados, de la necropsia, no sé nada. Me están negando mi derecho a la información. Le he pedido el documento a la fiscal y me dice que todo se tiene que hacer por el conducto regular, por otro lado, mi abogado aún no puede participar de ninguna de las diligencias porque aún no hay carpeta fiscal y ya han pasado casi dos semanas del asesinato de mi hermano».

Certificado de necropsia de Yoner Rubio

Certificado de necropsia de Gerson Altamirano

El hermano de Gerson Altamirano también desmiente el informe de la necropsia, pues dice que el cuerpo de su hermano se encontraba descuartizado y que se lo han entregado por partes. «Queremos justicia, Poderosa viene haciendo lo que le da la gana con los pobladores. Esta no es la primera vez que comete abusos, queremos que se investigue todo hasta el final»

Corte en el pie

Además el cadáver del hermano de María presenta un corte en el pie, según ella, el corte podría haber sido hecho con una sierra eléctrica; pero el fiscal provincial Roberto Vera, dice que ese corte se lo hicieron ellos para examinarlo. «Eso no es cierto, los policías que hicieron el levantamiento de los cadáveres me enseñaron las fotos antes de llevarlo a la morgue y el pie ya tenía ese corte, parece como si hubiesen querido cortarle el pie en dos.

Inspección fiscal

Además en la inspección fiscal realizada el jueves 10, la fiscal del caso, Rosa Marisol Condor Olortiga, Fiscal Adjunta de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Pataz, casi no deja participar a ningún representante de las familias. «Me aviso del ingreso a la mina la noche antes y mi abogado no vive en Pataz, así que no pudo estar, pero me dijo que como habíamos sido notificados yo tenía derecho a participar de la diligencia, sin embargo, tuvimos que luchar para que la fiscal me deje entrar».



Audio de la fiscal Condor donde en un primer momento habla de muerte accidental. «Ya se hizo la necropsia y no hay impactos de bala, no hay indicios de asesinato, pero todo se está investigando. Lo que si hay, al parecer, es que los cuerpos se han caído en un socavón, derrepente escapando de alguien. Yo como fiscal de este “casito”, voy a hacer todas las investigaciones que corresponden cuando me remitan toda la información[…]».

Rosa Marisol Condor Olortiga, Fiscal Adjunta de la Fiscalía Pataz

TeleoLeo.com ha podido ver las fotos del cadáver de Yoner Rubio y todas las lesiones y características que menciona María pueden apreciarse en las imágenes que no reproduciremos porque son demasiado fuertes.

Levantamiento de cadáveres

«Ese día me llamó alguien de la ronda y me dijo acaban de traer a los muertos a la comisaría de la balacera que ha habido arriba, no sabemos de qué será». Según el teniente gobernador de Vijus, Juan Eduardo Trelles Araujo, el día jueves 3 de septiembre por la tarde, le avisaron que en la comisaría de Vijus había 4 cadáveres. «Yo acudí y lo primero que vi fue dolor de las madres y una de ellas me dijo que no sabían que hacer».

Las madres con las que hablo el teniente gobernador le reclamaron por que no había estado él en el levantamiento de los cadáveres pues según les dijo la policía lo habían llamado y él no había contestado. «Pero eso es falso, la policía nunca me llamó a mí. Yo los encaré y les dije que no me habían llamado ni a mí ni a nadie de la ronda y que no estaban actuando bien, porque mentían». Según el acta del levantamiento, en la diligencia estuvieron policías de Vijus y el asesor legal de la mina.

Desubicación

Llama la atención que según la ubicación de la mina, la policía que debía hacerse cargo de esto era la de Chagual, pero los trabajadores de la mina llamaron a los efectivos de Vijus para que realizaran la diligencia. «Todos dicen que los policías de Vijus están comprados por la minera» ─dice María Rubio. Comprados o no, es importante decir que la comisaría de Vijus fue creada en 2010 y su implementación “con modernos equipos” corrió por cuenta de Poderosa.

Actas de levantamiento de cadáver de Yoner Rubio y Gerson Altamirano

«Presenta herida a la altura del ojo derecho, una herida en el mentón y al parecer fractura expuesta en el tobillo izquierdo».
«Presenta una herida a la altura de la muñeca del brazo derecho. Cráneo destrozado con pérdida encefálica y con la boca abierta no presenta piezas dentales».

Cadáver envuelto en cal

María afirma, además, que cuando en la morgue le entregaron el cuerpo de su hermano, ella quiso vestirlo pero no la dejaron hacerlo allí, así que cuando lo llevaron a su casa, lo fue a vestir y lo que vio es que todo su cuerpo estaba bañado en cal y esto le extraño.

«Se tira cal a los cadáveres para desaparecer todo rastro de plomo de bala todo lo que pueda servir para investigar la causa de la muerte, por qué lo han hecho, si Poderosa dice que todo fue un accidente por qué pasan estas cosas».

3 de septiembre

Horas después del levantamiento de cuerpos, el mismo jueves 3, al borde de la medianoche, una de las madres de los asesinados se comunicó por teléfono con María y le dijo que su hermano había sufrido un accidente. «Yo pensé bueno lo trasladarán al hospital, un rato después la llamé y le pedí que me confirmará lo que me había dicho, pero me contesto: “Tu hermano está muerto, lo han matado en la mina Poderosa junto con mi hijo y otros tres chicos más”.

El viernes 4 María, que vive en Lima, se puso rumbo a Trujillo, pues su hermano había sido trasladado a la morgue, pero al llegar allí, nadie sabía nada. «El superior de la policía Wagner Ángeles, llevó a mi hermano y al otro cadáver y los dejo allí sin identificar, cuando mi hermano estaba con su mochila y dentro tenía sus documentos. Cuando yo llegué, el cajón de mi hermano estaba cerrado y me preguntaron si quería que le hicieran la necropsia, yo dije que sí, que claro».

Pero para que le hicieran la necropsia, María tuvo que hablar con el fiscal de guardia, el fiscal provincial Roberto Vera. «Al llamarlo me dijo: “yo no sé nada de muertos de Poderosa, la fiscal de Pataz no me ha dicho nada”. Le dije que mi hermano ni estaba registrado, así que llamó a la morgue, me llamó el medico forense y me dijo que haría la necropsia. Luego vino Vera a la morgue y me dijo en Poderosa había habido balacera».

Luego vía llamada telefónica, el fiscal Vera le dijo a María que todo lo que ella afirmaba respecto a la muerte de su hermano no lo habían podido encontrar en la necropsia: «Usted me dijo que les había disparado, no hemos encontrado bala, usted me dijo que los habían torturado y no hemos encontrado signos de tortura». También le dijo que el corte del pie que del cadáver de Yoner había sido realizado durante la necropsia y por eso presentaba el corte hecho con sierra.

Sin embargo, a parte de insistir en que su hermano por lo menos recibió disparos en uno de los brazos, María afirma que su cuerpo llegó a la morgue con el corte del pie. «El fiscal Vera primero me hablo de balacera, luego dice que no hay balas. También me dice que el machetazo del pie de mi hermano ha sido un corte hecho por el forense, pero en las fotos del levantamiento del cadáver que me enseño la policía, mi hermano tenía ese corte antes de llevarlo a la morgue».

Audio del fiscal Roberto Vera Fiscal Provincial

¿Ofrenda humana?

El director de la III Macro Región Policial La Libertad, Ángel Toledo Palomino, declaró a Sol Tv de Trujillo que aún no hay ninguna persona intervenida por estas muertes. Según afirma el reportero, en las necropsias no se encontró disparos de bala, sin embargo, la afirmación es atrevida pues la necropsia de Yoner, supuestamente, sólo la tiene la fiscal. Por otro lado, el informe también dice que la policía baraja hipótesis como: robo de mineral u ofrenda humana: ¿El robo es causa de muerte? y ¿la ofrenda humana, en qué parte del Código Penal se contempla?

Por su parte, en ese mismo reportaje, el oficial Toledo asegura que aún no se puede decir qué ocurrió con exactitud en Poderosa el 3 de septiembre pasado, porque aún hay mucho por investigar. «Los peritos tienen que levantar mucha información para saber si estamos frente a una muerte violenta, que sabemos que es violenta, pero para saber si fue por mano ajena o por otra circunstancia […] hay diversas hipótesis todavía no nos atrevemos a afirmar nada».

Fiscal y director de la policía Ángel Toledo desmentidos

Desmintiendo al fiscal Vera y al oficial Toledo, el juez de paz de Pataz, Daniel Baltodano, quien estuvo presente en el levantamiento de los cuerpos dice: «Constatamos casquillos de bala de escopeta calibre 2, la policía lo recogió todo y lo llevaron para investigar. Tengo evidencias, para qué ocultar lo que se ha observado. El superior Ángeles nos dijo que nos enviaría copia del acta, pero aún nada; junto con el jefe de la ronda se la hemos solicitado formalmente».

Los peritos de criminalística, en la inspección realizada este sábado 12 de septiembre, 9 días después de lo ocurrido, también encontraron casquillos de munición de escopeta y así dejaron constancia en el informe redactado en el lugar de los hechos.

Por otro lado, según afirmó el oficial Toledo al canal de televisión trujillano, ninguno de los presuntamente asesinados es minero, sin embargo, María entregó a teleoLeo.com documentos en los que consta que su hermano Yoner Rubio trabaja desde hace años como tal.

Yoner Rubio cargando la dinamita en la mina

Yoner Rubio perforando en la mina

Otro de los jóvenes, José Moíses Crisólogo de 20 años, era estudiante de explotación minera en el Instituto Superior Tecnológico Erasmo Arellano Guillen y acababa de entrar a realizar prácticas a Poderosa, según informó su madre.

Constancia de estudios en minería de José Moises Crisologo

Poderosa justicia

María y los familiares del resto de víctimas sólo quieren justicia, quieren que se esclarezca todo y están muy asustados por el poder de Poderosa en la zona. «A mí ya me han dicho que corro peligro, pero se han topado con una pared porque seguiré hasta el final. Hasta me han ofrecido dinero, pero la vida de mi hermano no se compra, yo sólo quiero que quienes han matado a nuestros familiares paguen y que la mina no siga abusando de la gente humilde».

«La mina ya viene aquí, a nuestras tierras y se lleva el mineral, no puede llevarse también a nuestros hijos»

Madre de una de las víctimas

TeleoLeo.com seguirá este caso, pues tenemos más material al respecto. Hemos intentado obtener respuestas de Poderosa, sin embargo, hasta el cierre de esta nota Poderosa no nos ha contestado.

“Velo por los más vulnerables… sus menores hijas”. Dijo la reclutadora de ANYPSA a una madre al rechazar contratarla, pese a calificar para el puesto

En un ¿exceso de empatía? la encargada de selección de personal, para la conocida empresa de pintura peruana, y en previsión de una posible denuncia por discriminación, culpa a la candidata de falta de comprensión auditiva [VÍDEO]

─¿Eres soltera?

─ No, tengo pareja y dos niñas, una de 11 años y la otra de 7 meses.

─Uy, me da mucha pena porque el gerente del área correspondiente pide una mujer soltera porque las madres piden permisos por sus hijos.

Ella encontró un anuncio de trabajo, en una página online, buscaban asistente de importaciones, «leí todo y pensé, esto es para mi y encima cerca de casa». De inmediato envió su curriculum y la llamada esperada llegó. «La reclutadora me llamó, hablamos sobre mi experiencia laboral, me dijo que la entrevista sería el lunes 7 de septiembre a las 8 de la mañana y que me enviaría los detalles más tarde».

Además, le dijeron que debía ir vestida formal y con una buena mascarilla, pero antes de colgar, la reclutadora le preguntó si tenía hijos. «Sí, tengo dos niñas ─le dije─ y contestó que lamentablemente el gerente del área quería mujeres solteras porque las madres pedían muchos permisos por sus hijos. Le dije que desde los 19 años trabajo y que siempre he tenido apoyo familiar, incluso, para estudiar y trabajar a la vez».

¿Apoyo en casa?

Luego, según afirma ella, la reclutadora le preguntó con quién vivía, «con mis padres» ─contestó. «¿Y en qué trabajan tus padres y tu pareja?», fue la siguiente pregunta. «Le dije en que trabajaban mis padres y además, que mi pareja hace teletrabajo y que por eso mi situación familiar nunca ha sido impedimento para desarrollar mi trabajo, ni tampoco he tenido necesidad de pedir permisos por mis hijas».

La reclutadora le dijo que explicaría eso para ver si el gerente cambiaba de idea y que la llamaría en las próximas horas. «Al no llamarme, la volví a llamar, para saber si ya no me estaban tomando en cuenta, o ya me habían descartado por ser madre; pero no me contestó. El sábado insistí más que nada porque la cita era a las 8 de la mañana y quería saber cómo organizar mi día».

A la espera de respuesta

La reclutadora le contestó que le daría una respuesta a las 2 de la tarde. Y llegaron las 2, y las 3, y las 4, y a las 4:07 le envió un mensaje disculpándose pues ya no la consideraban para el puesto porque «las postulantes deben ser solteras por el tema de permisos». O sea, en un país donde las mujeres no pueden decidir libremente el momento en el que más les conviene la maternidad, ser madre impide que se las contrate.

Redes sociales al rescate

Ella, indignada porque le decían que por ser madre no estaba siendo considerada para un trabajo, para el que siente estar hecha y para el cual tiene años de experiencia, ejerciendo su derecho al pataleo, escribió en sus redes explicando la experiencia. Las respuestas de solidaridad no se hicieron esperar, incluso SUNAFIL (Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral) se puso en contacto con ella para investigar el caso.

La Constitución peruana contempla una protección especial a la madre trabajadora. La Ley N° 30709 y el Decreto Supremo N° 002-2018-TR señalan que el potencial empleador no puede solicitar a las candidatas a un puesto de trabajo hacerse una prueba de embarazo. Proscriben el despido o no renovación de contrato por motivos vinculados con la condición de que las trabajadoras están embarazadas o en período de lactancia. La Ley N° 26772 considera ilegal discriminar a la trabajadora gestante cuando postula a un empleo.

https://elperuano.pe/noticia-oit-y-proteccion-de-maternidad-86683.aspx

Veinticuatro horas después y al ver la repercusión de haber discriminado a la postulante a un cargo por el hecho de ser madre y sabiendo que esto además podría ser sancionable, la reclutadora llamó por teléfono y le envió un mensaje en el que volvía a disculparse, pero le decía que la había malentendido, que la empresa «velaba por el cumplimiento y protección de los más vulnerables […] sus menores hijas»

Otro día joven

Ella, la mujer que postuló al cargo para asistenta de importaciones dice que a pesar que la empresa en esta última comunicación le ofreció realizarle la entrevista, ya no quiso ir porque la relación no había comenzado bien y sentía que le ofrecían recibirla sólo por cumplir y que ir sería una pérdida de tiempo. Este caso no sólo está en manos de la SUNAFIL, también lo está en las del MIMP, que ya han brindado asesoría legal a la madre rechazada.

TeleoLeo.com recabo el testimonio de este postulante a ANYPSA

TeleoLeo.com también intentó hablar con la reclutadora de ANYPSA, sin embargo, a pesar de haber visto el mensaje el día miércoles 9 de septiembre, hasta la publicación de esta nota no obtuvimos respuesta.

Antes y después

Luego de que la denuncia publica corriese como reguero de pólvora, ANYPSA hizo cambios substanciales a su anuncio de reclutamiento, uno de ellos fue el del perfil.

Antes

Cuando ANYPSA publicó el anuncio buscando asistente de importaciones, una de las exigencias en la página era que quienes respondieran fuesen “sólo damas de entre 27 y 32 años“. Me pregunto si la empresa no sabe que muchas mujeres a esa edad ya son madres y que también trabajan.

Después

El 9 de septiembre, 4 días luego de la denuncia, ANYPSA retiro la exigencia: “solo para damas”.

También hubo cambios al horario laboral

Antes

En el primer anuncio ANYPSA consignaba una jornada laboral de 10 horas, de lunes a viernes, y de 6 horas los días sábados, con lo cual la semana laboral estaba compuesta era de 56 horas.

Según la legislación laboral peruana la jornada laboral es de 8 horas, pasado ese tiempo se considera horas extras y no son ordinarias sino extraordinarias y se pagan como tal. Además, la semana laboral es de 48 horas.

Después

Luego de la denuncia publica y de que SUNAFIL tómase el caso en sus manos, ANYPSA corrigió el anuncio y ‘omitió’ la colocación del horario de trabajo.

Dejo esto por aquí a ver si ANYPSA se entera un poquito de la infracción cometida.

“Artículo 5.- La entidad empleadora garantiza un trato digno, un clima laboral con base en el respeto y la no discriminación, la compatibilidad de vida personal, familiar y laboral. Se garantiza particularmente la prevención y sanción del hostigamiento sexual, para estos casos se aplica las medidas establecidas en la Ley 27942, Ley de Prevención y Sanción del Hostigamiento Sexual”.

LEY QUE PROHÍBE LA DISCRIMINACIÓN REMUNERATIVA ENTRE VARONES Y MUJERES (Ley N° 30709, aprobada en 2017)

«No pasó nada de lo que nosotros hacemos», respondió Dany Maraví Aranciaga cuando su pareja le reclamó haber violado a su hija

En Perú se viven dos epidemias, la del COVID-19 y la de la violencia contra mujeres, niñas y niños. Desde el inicio del estado de emergencia, se han registrado más de una treintena de feminicidios y más de 600 niñas, niños y adolescentes han sido violados sexualmente. Y todo ha ocurrido dentro de casa, donde el depredador tiene a su víctima, a su merced, 24 horas al día. La hija de Rosa es una de esas niñas [VÍDEO]

«Soy una mala chica mamita, discúlpame, he tenido relaciones con mi ‘dady’ ─así llamaba ella a mi pareja─. Mamita perdóname, por favor, soy una chica mala. Le dicho a mi ‘dady’ para contarte, pero él decía que no, que quería seguir. Me decía para hacerlo y yo ya no quería. Me dijo que no te podía contar porque tu lo botarías de la casa y yo no quería que se vaya porque tú lo quieres. Hoy le he dicho de nuevo para contarte pero me ha dicho que lo botarás y lo matarás».

Rosa quedó lívida cuando, la noche del 31 de julio de este año, su hija de 11 años de edad le reveló que durante más de dos años había sido abusada sexualmente, en reiteradas oportunidades, por su pareja. Después de 6 años de relación Rosa se enteraba que Dany Alfredo Maraví Aranciaga de 44 años, abogado de profesión, penalista de especialidad y “Héroe del Cenepa” ─por su participación en la guerra entre Perú y Ecuador de 1995─ le había realizado tocamientos y actos de índole sexual a su pequeña.

En 2019, veintisiete miembros del Ejército fueron investigados por sustracción de combustible, ellos eran conocidos como ‘Los capos del diésel’. Veinte de ellos fueron detenidos por el robo sistemático de combustible el Ejército peruano. El delito que se produjo entre 2013 y 2018, generó perjuicios al Estado por más de 3.5 millones de soles. Dany Maraví Aranciaga fue uno de los investigados, estuvo con orden de detención por 10 días, los mismos que no cumplió porque, según dice Rosa, estuvo escondido.

«Le pregunté a mi hija desde cuándo había abusado de ella y me dijo que desde que él trajo a casa un hijo que tuvo mientras estábamos juntos, la madre lo había abandonado y yo se lo críe como si fuese un mío y eso hace dos años, así que él ha estado abusando de mi hija desde que ella tenía 9 añitos. Ella dice que todo comenzó cuando jugaba con el bebé en la bañera, ella se ponía su ropa de baño para jugar y dice que Dany la tocaba, que ella lo miraba asustada, pero que él seguía».

Luego de lo dicho por la pequeña, Rosa increpó a Maraví. «El me dijo, “no es como tu crees”, le pregunté si mi hija mentía, si era mentira todo lo que me había explicado que él la había obligado a hacerle y lo que él le había hecho. Él repetía, “no es como tu crees, no es como piensas”». Eso mismo repitió Maraví Aranciaga en un mensaje de whatsapp luego que Rosa lo botase de casa. Nótese que no niega que haya abusado de la menor sólo dice: «Entiende que no pasó nada de lo que nosotros hacemos».

Y decir «[…] no pasó nada de lo que nosotros hacemos», no significa que no hubo abuso, puede significar que no hubo penetración, pues aunque según Rosa, su hija le dijo que lo que Maraví le hacía algunas veces le dolía, según el examen del médico legista no habría pruebas de un acto sexual completo.

En entrevista con teleoLeo.com, Rosa manifiesta que Maraví Aranciaga está muy tranquilo con las conclusiones del examen ─«no hay signos de desfloración himeneal, ni signo de actos contra natura»─ pues según el artículo 173 del Código Penal se considera violación sexual «al acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o cualquier otro acto análogo con la introducción de un objeto por alguna de las dos primeras vías». La pena para quien viola a alguien menor de 14 años es cadena perpetua.

Maraví Aranciaga es abogado penalista y conoce estos ‘detalles’ que hacen la diferencia entre la cadena perpetua y la condena por tocamientos, actos de connotación sexual o actos libidinosos en agravio de menores contemplado en el artículo 176-A del Código Penal: «[…] si alguien realiza sobre un menor de catorce años u obliga a este a efectuar sobre sí mismo, sobre el agente o tercero, tocamientos indebidos en sus partes íntimas, actos de connotación sexual […] o actos libidinosos».

El delito de tocamientos, actos de connotación sexual o actos libidinosos en agravio de menores se condena con entre 9 y 15 años de prisión, sin embargo, si Maraví Aranciaga fuese hallado culpable, debido a que era la pareja de la madre de la menor y, por tanto, «ejercía particular autoridad sobre la víctima o la impulsa a depositar su confianza en él», la pena se incrementaría en 5 años, es decir, podría ser condenado hasta a 20 años de prisión si le otorgan el rango máximo de la condena.

Suspicacias

Pero Rosa teme que nada de esto ocurra y que Maraví Aranciaga pueda, incluso, fugarse pues desde el día en que realizó la denuncia ─el 1 de agosto─ no se ha tomado ninguna medida que impida su salida del país. «Eso me preocupa porque él tiene familia fuera, su hermana siempre le dice que tiene todo a punto para que llevárselo cuando él quiera y temo que ahora, con esto, se vaya». Por otro lado ella también teme que su expareja pueda intentar salvarse haciendo uso de sus ‘amistades’.

«Yo presenté la denuncia en fin de semana en la comisaría de Barboncitos, que es la que está cerca a mi casa, cuando pedí copia de la misma y del examen del médico legista que le practicaron a mi hija en ese momento, me dijeron que debía volver el lunes. Así que el lunes, como yo trabajo normalmente por miraflores y barranco, solicite allí los documentos, me dieron la denuncia, pero la prueba del médico me dijeron que debían dármela donde había denunciado».

Rosa cuenta que la tía de su hija fue a la comisaría de Barboncitos a recoger el examen, pero le dijeron que debía ir la madre. «Fui al día siguiente y no me la dieron porque el policía que había registrado la denuncia estaba de vacaciones, volví al otro día para hablar con el comisario y me dijo lo mismo, así que tuve que decirle que mi hermano era militar, en ese momento llamó al policía y le pidió el número de carpeta fiscal».

En todo ese proceso, a pesar, de haber un CEM en la comisaría de Barboncitos, ninguno de los policías que atendió a Rosa le comunicó que podría dirigirse allí para una atención integral, ¿o será talvez, que por la pandemia ese CEM, como el de otras comisarías tampoco funcionaba? Como Rosa no sabía bien qué hacer, una amiga la puso en contacto con la Defensoría del Pueblo y gracias a la intervención de la doctora Marlene Berrocal comenzó a ver la luz.

«La doctora Berrocal me llamó el 16 de agosto y me dijo que una abogada me llamaría, y al día siguiente me llamó, y me informó que no encontraban el expediente de mi hija, que en su traslado a Chorrillos se había traspapelado ──la niña fue abusada por última vez por Maraví Aranciaga en su domicilio en Chorrillos─. Así que debía conseguirle copia de la denuncia y del examen del médico legista, la primera la tenía y para el examen fui otra vez a la comisaría de Barboncitos».

Nuevamente le dijeron que no podían darle nada porque el policía que le tomó la denuncia seguía de vacaciones. «Como tenía el teléfono del policía lo llamé y me dijo que en Mesa de Partes habría una copia, pero allí no había nada, faltaba justo el archivo de la denuncia de mi hija y me dijeron que no serviría de nada que solicite una copia porque ellos no la tenían, le dije al comisario y me dijo que ellos ya no tenían nada que hacer, que fuera a fiscalía y le dije que acudiría a Inspectoría».

Pero, ‘rarezas’ del destino, una horas después, el policía que registró su denuncia envió un whatsapp a Rosa remitiéndole los documentos por encargo del comisario.

Justicia, justicia y justicia

Como madre de una niña abusada ella sólo pide un proceso limpio y justo. «Mi temor es por todo esto. Yo he vivido varios años con él y sé que tiene amigos en las comisarías y también amigos militares por ser un Héroe del Cenepa. Él es egresado de la promoción 105 de la Escuela militar de Chorrillos. Él asesora particularmente a varios amigos militares, ademaś forma parte del Comité Consultivo del partido de Antauro Humala que se presentará en las próximas elecciones».

Otra de las cosas que hace sospechar a Rosa es que luego de haberse traspapelado el examen del médico legista, el resultado consignado en el mismo sea que su hija no tienen ningún daño, cuando la pequeña le ha referido todas las prácticas a las Maraví Aranciaga la habría sometido. «La abogada me ha dicho que no me preocupe, que la verdad saldrá en la cámara Gesell y espero que así sea porque ninguna niña se merece pasar por esto y que el responsable no pague».

Violencia no confinada

La hija de Rosa es una de las 600 niñas y adolescentes que han sido víctimas de violencia sexual durante el confinamiento. TeleoLeo.com obtuvo el testimonio de Rosa, donde cuenta con un poco más de detalle todo lo sufrido por su hija y lo que están viviendo con esta denuncia que parece no avanzar por el estado de emergencia en el que se mantiene Perú debido a la pandemia.

TeleoLeo.com también habló con Dany Maraví Aranciaga. Él negó haber abusado de la menor, acusó a la madre a someterla al morbo de la prensa y señaló que no decía nada más porque el caso ya estaba siendo judicializado y no podía entorpecer la labor de la justicia peruana. «Es lamentable todo lo que la señora viene haciendo con la pequeña, a la que crié desde que tenía 5 años». Esgrimió en su defensa el examen del médico legista: «Pídale que le envíen la pericia del médico Legal de la menor».

Medidas de protección

Debido a la denuncia, Rosa y su hija cuentan ahora con medidas de protección por riesgo grave. Maraví Aranciaga no se les puede acercar a menos de 100 metros, ni comunicarse con ellas y debe ser sometido a terapia psicológica, igual que la menor que ya ha comenzado tratamiento. «Aparentemente mi hija está bien, pero a veces la sorprendo con la mirada pérdida. Los primeros días me pedía perdón y yo le decía que no tenía culpa de nada, ahora me abraza y me pregunta si la quiero».

Espacio personal vital

La pequeña también escribió una carta para un trabajo del colegio, el tema era el espacio personal. En la carta explica como la violación del espacio personas puede incomodar a las y los niños, y dice que hay personas que lo hacen a propósito y que estas personas pueden ir a prisión por el daño que causan a niños y adolescentes. «Y lo peor es que las personas dañadas pueden quitarse la vida» […] «Por eso debemos de tratar de no hacer daño a nadie».

Corte Superior de Justicia de Rioja decide hoy prórroga de prisión preventiva para hombre que habría quemado a su pareja mientras dormía

Hoy, 1 de septiembre de 2020, la Corte Superior de Justicia de La Rioja decidirá si prorroga la prisión preventiva a Leoncio Daza, único sospechoso del asesinato de María Alvarado, su pareja; pues la medida se cumple este 25 de septiembre. El 26 de diciembre de 2019, luego de haber estado celebrando las fiestas navideñas en un local social, María Alvarado y Leoncio Daza retornan a casa y todo indica que mientras ella dormía él la habría rociado con gasolina y le habría prendido fuego.

TeleoLeo.com informó en ese momento de este posible feminicidio y según la hija y familiares de María Alvarado esa fue la tercera vez que Daza intentaba asesinarla. María Alvarado tenía 45 años, madre de 3 hijos, el menor de 14 años, era una mujer activa con muchos planes y con uno muy importante, la celebración del cumpleaños de su nieta de 3 años que aún pregunta a su madre porque “la abeita” ya no le hace videollamadas.

Leer también: LEONCIO DAZA TEJADA, ÚNICO SOSPECHOSO DEL FEMINICIDIO EN TARAPOTO [VÍDEOS]

El pasado mes de junio Daza estuvo a punto de ser liberado, pues entre las medidas COVID dadas por el gobierno peruano estaba el excarcelar a los presos en riesgo de contagio, pero según el presidente Martín Vizcarra los reos por casos de feminicidio o violación sexual no serían liberados. A pesar de eso, la defensa de Daza presentó un Habeas Corpus alegando que por su edad, 59 años, era población de riesgo, sin embargo, el segundo juzgado de Rioja declaró improcedente el pedido.

Ocho meses después…..

Según la hija de María Alvarado hasta el momento se han tomado declaraciones a los testigos y «se han visualizado los vídeos donde mi madre estuvo celebrando fiestas con Daza. Falta la reconstrucción de los hechos. Mi abogada dice que han designado a los funcionarios para la diligencia, pero aún no ponen fecha y hora porque hasta el momento San Martín (departamento al que pertenece Rioja) sigue en emergencia por la pandemia».

Legislación

Según el Observatorio Nacional de violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar: «El hombre que usa el fuego como medio para agredir a una mujer, tiene además el objetivo de destruir su cuerpo, provocarle una discapacidad física, una discapacidad social y lesiones psicológicas de gran impacto que en muchos casos no tienen recuperación, en caso que sobreviva al ataque».

El artículo 108-B del Código Penal peruano, en el inciso 7 de su segundo párrafo condena con no menos de 30 años a quien haya matado a una mujer por medio de uno de los agravantes considerados en el artículo 108. Matar a una mujer quemándola es uno de ellos. Así que en este caso, siendo Leoncio Daza el único sospechoso del asesinato de María Alvarado y considerando que se le impondría una pena mayor de 4 años, la prórroga de la prisión preventiva es la única resolución que este 1 de septiembre puede tomar el Poder Judicial de Rioja.

Tuitazo: #JusticiaParaMaríaAlvarado

Dos años después, feminicida que quemó a su pareja, en un cilindro, podría ser condenado a cadena perpetua

La realidad constantemente supera la ficción cuando se trata de un feminicidio, pero el asesinato confesado por José Luis Ramírez Ramírez es uno de los más truculentos ocurrido en Perú. La fiscalía pide cadena perpetua para él, este lunes 31 de agosto los jueces deciden si acatan el pedido

Tenía 30 años, era de Loreto, la quinta de 8 hermanos que emigraron a Lima para trabajar y continuar estudios. Desde 2009 trabajaba en un fábrica de plásticos . Ella tenía sueños, quería tener su propio negocio: «No quiero trabajar siempre para otro» ─le decía a su familia. Durante toda su vida laboral ahorró y cuando estaba a punto de hacer realidad sus sueños, su pareja la mató de un golpe en la cabeza, la enterró y desenterró varias veces e intentó deshacerse de su cuerpo cercenándola y quemándola en un cilindro.

Ellos

Milena Tapullima Magipo se llamaba, José Luis Ramírez Ramírez era su pareja y se convirtió en su asesino. En 2011 se conocieron en el trabajo y comenzaron una relación. El hermano de ella, Edson Tapullima, con quien teleoLeo.com habló para esta nota, escuchó rumores de que Ramírez tenía mujer e hijos y se lo dijo, ella contestó que él ya había arreglado su situación. Edson y su familia acabaron confiando en José Luis porque vieron que trataba bien a Milena.

Control

Sin embargo, no todo iba bien en la relación, según la familia de Milena, en cuanto se fueron a vivir juntos José Luis la comenzó a alejar de los suyos; cuando iban a visitarla los recibía en la puerta y le prohibió usar faldas y maquillarse. Además, unos años después de estar juntos a él lo despidieron de la fábrica por robar y ella no sólo lo mantuvo, además, con sus ahorros, compró un terreno y una furgoneta ─para que él hiciera taxi─ que puso a nombre de él.

El sueño del negocio propio

«Desde que lo votaron él le insistía a mi hermana para que renuncie, porque como ella llevaba en la empresa más de 10 años cobraría una buena liquidación ─50 mil soles─ y con eso, le decía, podría hacer realidad su sueño del negocio propio» ─manifestó Edson Tapullima a teleoLeo.com. Y fue ese sueño el que Ramírez utilizó para tapar su crimen. El 16 de diciembre de 2018, fue el último día que algún familiar de Milena escuchó su voz.

«Milena llamó a una de mis hermanas menores y le dijo que estaba viajando a Tingo María con familiares de Ramírez, “por fin voy a abrir mi negocio” ─le dijo─; mi hermana le deseo éxitos y esa fue la última vez que alguno de nosotros habló con ella». Confiados en que Milena había marchado a cumplir su sueño, su familia se quedó tranquila en Lima, además, casi cada día, ella les enviaba mensajes de whatsapp diciéndoles que todo iba bien.

«Dos semanas después Milena me escribió, me dijo que estaba embarazada y que era el primero de la familia en saberlo» ─dice Edson─ la infidencia no le extrañó, ambos eran muy unidos. Los mensajes iban y venían, pero Milena no contestaba cuando la llamaban por teléfono, les decía por texto que las llamadas no entraban por la pésima cobertura. Un día José Luis le dijo a una hermana de Milena que le llevaría a Lima un poder para cobrase su liquidación del trabajo.

La hermana aceptó, recibió el documento, pero el trámite no pudo hacerse porque la empresa donde había trabajado Milena exigía su presencia para proceder al pago. Durante el proceso se descubriría que el poder era un documento comprado en ‘Azángaro’, calle de Lima donde se falsifica desde una partida de nacimiento hasta un máster o doctorado de la universidad y de la especialidad que el ‘cliente’ requiera.

Sospechas

Dos meses después del supuesto viaje de Milena a Tingo María, su madre, una de sus hermanas y su tía fueron a verla, no escuchar su voz desde su partida las había puesto en alerta. José Luis Ramírez les dijo donde estaba el local que habían puesto, «a 5 minutos de la cueva de La Lechuza», pero allá no encontraron nada, es territorio protegido y no se puede construir. Fotografías en mano preguntaron en la zona por ellos, pero nadie los conocía.

Raudas, madre e hija volvieron a Lima y fueron en busca de pistas al terreno comprado por Milena en el distrito de San Juan de Lurigancho. Al llegar vieron la furgoneta de José Luis, lo encontraron, y le preguntaron qué hacía allí, «por el embarazo Milena está irritable, por eso he venido a Lima» ─contestó. Le dijeron que habían ido a Tingo María pero no habían dado con ella, ni con el negocio. Él les hizo un croquis sobre la tierra explicando lo inexplicable.

La hermana de Milena, viendo que mentía, corrió hasta la precaria construcción que tenía su hermana en el terreno, empujó la puerta y encontró un cilindro donde Ramírez estaba quemando algo, tiró agua, metió la mano y sacó la cabeza de Milena. En el acto José Luis Ramírez escapó, pero según afirma Edson, gracias al apoyo de amigos, vecinos y medios de comunicación, 24 horas después el asesino de la joven era capturado y confesaba su crimen.

José Luis Ramírez dijo que había matado a Milena en diciembre, que no habían viajado nunca, que luego de asesinarla la había enterrado allí, pero que ella en sueños le dijo que la quemará y conservará en una urna. Luego de capturarlo, en febrero de 2019, le dieron 9 meses de prisión preventiva, sin embargo, las investigaciones fueron tan lentas que esta medida tuvo que ser prorrogada otros 9 meses, plazo que se cumple este 1 de septiembre.

A punto de sentencia

Casi dos años han pasado desde el feminicidio de Milena Tapullima y recién este 31 de agosto, ‘in extremis’, la justicia decidirá si acepta el pedido de cadena perpetua que solicita la fiscalía para José Luis Ramírez por: feminicidio agravado y falsedad genérica: Ramírez no sólo acabó con la vida de su pareja, además, hizo creer a la familia de ella que se encontraba en Tingo María poniendo en marcha el negocio de sus sueños y llevando feliz su embarazo.

Cadena Perpetua

Según lo expresado por la fiscalía en su dictamen, José Luis Ramírez Ramírez debe ser condenado a cadena perpetua por feminicidio agravado con dos agravantes, que en este caso serían: haberla quemado y estar embarazada. También lo consideran responsable del delito de falsedad genérica por haber usurpado el nombre de la joven para hacerle creer a su familia, durante dos meses, que se encontraba viva fuera de Lima.

Jueces de la Corte Superior de Lima Este que el lunes 31 de agosto tienen la misión de hacer justicia y permitir que la familia de Milena Tapullima pueda comenzar a hacer el duelo por su pérdida

«Por la lentitud de la justicia peruana todo se ha dilatado. En diciembre se cumplen dos años del asesinato de mi hermana, durante todo este tiempo he tenido que presionar, incluso, para que el abogado que nos han asignado solicitase la ampliación de la prisión preventiva, de lo contrario el asesino de mi hermana habría quedado en libertad y habría fugado. He llegado hasta el juez, porque si yo no le explico lo que sentimos como familia el abogado no lo iba a hacer.

Mi madre no está bien, Milena, por su empuje y sus ganas de emprender, era su orgullo y ese hombre se la arrebató, nos la arrebató a todos. Por ahora estamos fuertes, luchando por justicia, pero queremos que esto se acabe ya, todo el proceso ha sido agotador, emocional y físicamente. Sólo esperamos que condenen a cadena perpetua a ese hombre. Tiene que pagar todo el daño que le ha hecho a mi hermana y a toda mi familia».

Edson Tapullima

Este lunes 31 de agosto y demandando justicia para Milena Tapullima, se realizará un tuitazo. Su familia pide que, por favor, apoyemos esta acción

Violada, supuestamente, por 3 “amigos”, todos en libertad, su caso está paralizado en la fiscalía de Chincha. La excusa: el COVID-19 [VÍDEO]

La pandemia lo ha alterado todo y es normal, sin embargo, lo que no debería alterarse es la atención judicial a los casos de violencia de género, hayan ocurrido antes o durante el estado de emergencia. Las mujeres, diversidades, niñas y niños maltratados, abusados y asesinados requieren una justicia rápida y eficaz

─«Hay restos de semen en mi truza»

─«Eso no puede ser porque nadie terminó»

«Me siento sucia, culpable, molesta, me asusta salir a la calle porque temo encontrarme con mis agresores, eran mis amigos, no sé cómo han podido hacerme esto. Ahora tengo pesadillas, sueño que me violan, que no puedo moverme, ni gritar, ni correr. Sueño con muchos globos con cara de hombres malos que me rodean. Hace unos meses estaba en el centro de salud, uno de ellos entró, me escondí en un baño, temblaba».

Hechos

La madrugada del 2 de febrero pasado ella fue abusada sexualmente, había estado tomando con tres amigos en casa de uno de ellos: dos, compañeros de estudios en la universidad; el tercero un amigo del dueño de casa al que conocía previamente. Ella sólo recuerda que bebían, que el licor le afectó, que pidió descansar y luego todo son imágenes difusas, ella vestida, ella desnuda, uno de ellos encima «haciendo cosas»; el otro al lado con el torso desnudo y el tercero, también semidesnudo, mirando la escena desde la puerta de la habitación.

«Dos de ellos eran mis amigos de la universidad, vivimos en Chincha y estudiamos juntos desde hace 2 años en la universidad San Luis Gonzaga de Ica. No entiendo cómo han podido hacerme esto, yo estaba ebria y me dormí, ellos sabían que estaba mal y ahora dicen que todos estaban igual de borrachos, que yo quería sexo, que me desnudé sola, que les suplicaba para estar con ellos. Y yo no soy así, nunca he sido así» ─dijo ella a teleoLeo.com.

El 1 de febrero por la noche ella (18 años de edad) recibió un mensaje de un “amigo”, Piero Motta de los Ríos (19 años de edad): «Ya pues habla cómo es para ir a tomar a la casa de Barahona», le decía, pero ella debía llevar a su hermano menor a un ‘quinceañero’. Motta insistió y quedaron en que ella dejaría a su hermano en la fiesta y que él la recogería para ir a casa de Johan Barahona Rivera (28 años de edad). Al llegar a casa de Barahona compraron ron, gaseosa y se pusieron a tomar.

«Barahona hizo la mezcla, ponía demasiado alcohol, yo le dije, pero no me hizo caso. Yo tomaba a sorbitos, no quería ponerme mal. Motta me dijo que era una viva y me sirvió un vaso lleno y me lo hizo tomar. Y yo confiaba, eran mis amigos de la universidad. Me dijeron que llamará amigas, pero todas estaban en Lima, así que dijeron de llamar a Jesús Atuncar (29 años de edad), amigo de Barahona, lo llamé; no recuerdo en qué momento llegó».

Mareada por el alcohol y con el celular a punto quedarse sin batería, ella pidió a Barahona poder descansar en la habitación que se veía desde el patio donde estaban. «Allí había una cama y un colchón en el piso, al lado un enchufe, me dormí en el colchón; no sé cómo, a las 2:30 de la mañana, le envié un mensaje a mi hermano y le dije que pasará a recogerme. Barahona luego cogió mi teléfono y le envió un audio diciéndole que fuera a las 3».

Ella dice que recuerda estar vestida y ver a Jesús Atuncar sentado en el colchón y que alguien la cargó y la pusó en la cama. «Me volví a dormir, cuando desperté, estaba desnuda, no podía moverme, ni gritar, Atuncar estaba encima mío moviéndose, haciéndome cosas, Barahona con el torso desnudo miraba desde la puerta y Motta, también sin camiseta, le dio unas palmaditas a Atuncar y le dijo algo como: “ya manito, ya”. Atuncar se paró y se subió el short».

El hermano de ella dice que sospechó de que Motta le dijera que fuese más tarde a recoger a su hermana, así que fue a buscarla de inmediato. «Yo no recuerdo ni cómo bajé hasta la puerta donde me esperaba mi hermano en el taxi, tampoco recuerdo como llegué a mi habitación. Mi hermano dice que yo me quejaba de que me dolía mucho abajo y el vientre, una amiga que iba con él en el taxi dice que me preguntó qué había pasado; yo no sabía nada».

¿Me han violado?

Antes de irse a dormir recuerda haber ido al baño y luego de miccionar notar que sangraba, le escribió a Atuncar, le dijo que lo denunciaría y se quedó dormida. «Al despertar tenía varios mensajes de Atuncar, decía que yo, borracha, me había desnudado, que sí había pasado algo, pero que yo quería. Le dije que me había violado, que tenía semen en mi ropa interior y él me dijo que eso era imposible: “porque nadie terminó” y ahí es cuando comencé a sospechar que los 3 habían abusado de mí».

Motta también le escribió y le repitió que ella, ebria, se había quitado la ropa y les había pedido estar con ellos; desesperado le pidió hablar “los 4 y ahí decidimos qué se hace”, le dijo que denuncié a Atuncar. Le pidió perdón por haberle fallado, le dijo que él no había hecho nada, pero que si ella iba a la policía lo sindicarían como cómplice y su abuelita sufriría. «Le dije por qué no me ayudaste si estaba mal y me dijo que él también estaba muy borracho».

Denuncia desatendida por pandemia

Ella habló con su madre y fueron a presentar la denuncia a la comisaría de Pueblo Nuevo de Chincha. En coordinación con la joven, la policía pudo detener a Motta y Barahona. Atuncar se dió a la fuga, porque, según él mismo le dijo a Barahona y Motta, policías de esa dependencia, amigos suyos, le había advertido que lo habían denunciado por violación sexual y pudo escapar; aún continúa en paradero desconocido.

Libres como el viento

El Centro de Emergencia Mujer de la comisaría de Pueblo Nuevo pidió prisión preventiva para los tres, sin embargo, todos están libres. Atuncar porque debido al soplo de malos efectivos policiales, fue advertido y puso pies en polvorosa saliendo de Chincha sin paradero conocido.

Barahona y Motta, sólo estuvieron encerrados 24 horas, la fiscal adjunta provincial, Estela Meza Benavides, los liberó con sendas órdenes: «[…] la presente libertad es por haber estado detenido al estar implicado en el delito contra la libertad sexual, violación en estado de inconsciencia». Un galimatías en toda regla.

Revictimización

Además de dejar en libertad a dos implicados en un caso de violación, la fiscal Meza Benavides revictimizó a la agraviada, preguntándole la frecuencia con la que bebe alcohol, si cuando estuvo sus “amigos” le propusieron tener sexo. El abogado defensor de los investigados hizo lo propio preguntándole por qué fue a casa de Barahona si se supone iba a un ‘quinceañero’; si Atuncar alguna vez se le había insinuado; cuánto habían bebido Motta y Barahona; si tenía enamorado.

¡Qué bonito eres Marcona!

Según la víctima, Atuncar se encontraría en Marcona porque una amiga suya ha visto sus estados en sus redes sociales y él dice estar allí, igual no es cierto, pero ella se lo ha comunicado a su abogada del Mimp, sin embargo, nada se ha podido hacer con esta información porque según le han dicho en la fiscalía: «Todo se ha detenido por la pandemia y sólo se están ocupando de los casos ocurridos desde el inicio del confinamiento, y lo mío pasó en febrero».

Este foto es de este sábado 22 de agosto de 2020

Con amigas y amigos así…

«Quienes se supone eran mis amigas y amigos de la universidad me han dado la espalda. Luego de ser puestos en libertad Motta y Barahona dieron su versión, varios me escribieron para decirme que retiré la denuncia. Una compañera publicó en su muro de Facebook la noticia que salió en el diario, pidiendo apoyo para ellos. A veces me siento mal porque he roto la armonía del grupo, pero yo no hice nada».

«No estoy bien, tengo miedo e ira todo el tiempo»

Ella está ahora con tratamiento psicológico y psiquiátrico, toma pastillas para dormir y para el control de la ira, desde lo ocurrido ni descansa, ni está en paz. «Me tuvieron que medicar porque no podía dormir y cuando lo hacía tenía la misma pesadilla siempre: me violaban una y otra vez, además, intenté hacerme daño. Ahora cuando me enojo pierdo el control, yo no era así, todo esto me tiene muy mal».

A ella, ahora, le cuesta salir de su casa, le han otorgado medidas de protección, pero teme encontrarse con sus agresores o con sus familias, a las que conoce y con las que tenía buena relación. «El día que vi llorar a la mamá de Motta en la comisaría me dio pena, ella siempre fue muy cariñosa conmigo. La mamá de Barahona me llamó y me dijo que entendía que me sintiese mal, pero que podíamos arreglar las cosas, nunca supe qué quiso decir».

Pruebas de la violación

Según el examen del médico legista ella “presenta lesiones traumáticas recientes en genitales externos” y según el examen psicológico tiene “problemas emocionales compatibles con experiencia negativa de tipo sexual”.

Así que sí, ella fue abusada y los únicos que estaban presentes en ese lugar eran: Piero Motta de los Ríos, Johan Barahona Rivera y Jesús Atuncar Zavala, los dos últimos además, hombres que tienen una diferencia de 10 años de edad respecto a la víctima. Así que sí, los 3 son responsables por acción u omisión y no pueden escudarse en su ebriedad, menos decir que la víctima quería tener sexo con los tres, porque una persona ebria e inconsciente no puede consentir.

Testimonio

TeleoLeo.com pudo hablar con la joven y recabar su testimonio, extenso y doloroso. A ella le han arrebatado parte de su vida, la han roto, pero no la han destruido. Seis meses han pasado desde el ataque sufrido, la vida no es fácil, pero hay que seguir y sanar, y para sanar hay que reparar; y eso se logra cuidando el estado emocional de las víctimas y consiguiendo justicia para sus casos.

Ella no sólo ha sido violada la madrugada del 2 de febrero, sino también:

  • Cuando los policías de la comisaría de Pueblo Nuevo ─según le dice Atuncar a sus amigos─ le avisan de que ha sido denunciado por violación sexual y eso le permite fugarse.
  • Cuando la fiscal Meza Benavides deja libres a dos de los implicados, porque la joven no sabe a ciencia cierta si ellos también abusaron de ella, sin embargo, ellos estuvieron allí y no detuvieron la acción, viéndola ebria e inconsciente, por lo menos son cómplices.
  • Cuando la fiscal Meza Benavides y el abogado de los implicados la revictimizan con sus preguntas fuera de lugar.
  • Cuando la fiscalía le informa a la víctima que su caso está paralizado porque, por ahora, sólo están atendiendo casos ocurridos durante la pandemia.
  • Cuando sus compañeras y compañeros de clase hacen escarnio de lo ocurrido y le dicen que retire la denuncia en contra de sus “amigos”.

«Mi vida se ha alterado, trato de no socializar con chicos, siento que todos me señalan por haber sido violada, los primeros meses pensaba que yo era la culpable y debía dejar la denuncia, gracias al apoyo de mi madre continúo adelante. Por ahora las clases en la universidad han sido virtuales, pero un día en que uno de ellos intervino, yo me puse muy nerviosa, me asusté muchísimo y no quiero vivir así. Sólo quiero justicia».

«MIS HIJOS TIENEN HAMBRE, LLORAN, AYER NO COMIERON NADA. HOY ME HAN DONADO ALGO Y PODRÁN COMER»

Tiene 24 años, es madre soltera con dos niños pequeños, uno muy enfermo y sin atención médica porque por ahora sólo atienden COVID-19. Ella es cabeza de familia de uno de los más de 200 mil hogares en pobreza y extrema pobreza, que no han recibido el bono del gobierno peruano otorgado por la pandemia

«Por favor ayúdeme. Aún no me llega el bono ni nada. No sé qué hacer Con mis bebés, el pequeño se congela, hace demasiado frío y por las noches se pone casi azul». A poco maś de un mes de iniciado el estado de emergencia en Perú, teleoLeo.com escribió el testimonio de una joven madre con dos niños pequeños, el menor de ellos un bebé de 15 meses con posible cianosis y una probable enfermedad cardíaca.

«Mi hijo se pone todo morado, su piel helada, le pongo varios pares de medias en pies y manos y aunque lo abrigo mucho sigue helado. Para dormir lo arropó con plásticos y cartón, y vigilo su sueño porque le incomodan. El podría tener cianosis, pero no lo sé porque en el Hospital del Niño no lo atienden» ─decía Sheyla, la madre, el pasado 26 de abril a teleoLeo.com.

Ella pedía atención para su hijo, con la publicación y debido a la pandemia sólo consiguió que le hicieran análisis. «En el Hospital del Niño sólo atendían cirugías y COVID-19, me dijeron que pida cita cuando acabe la pandemia, pero no acaba y mi hijo está mal, deben examinarle el cerebro y el corazón, porque dicen que uno de esos órganos no funciona bien. Me dijeron que sólo vaya de emergencia si se ahogaba».

Cuatro meses después, a las necesidades médicas del pequeño se suman el hambre y el húmedo invierno limeño, que vuelve a amoratar la piel de Adrián. «Donde vivimos hace mucho frío, la poca ropa que tiendo ni seca, hay mucha humedad, por eso mi bebé está peor cada día. No tengo con que abrigarlo, además, su corazón late demasiado rápido. Yo sufrí del corazón de pequeña y tengo miedo» ─dice Sheyla angustiada.

Sin bono ni ayuda de su municipalidad

«Desde que despierto pienso qué comerán mis hijos, a veces sólo tengo para arroz con huevo, otras sólo pan y anís y otras, para nada. Me mandaron hierro para mi hijo, pero no puedo comprarle. Mi padre antes me ayudaba, pero con el estado de emergencia se quedó sin trabajo. Yo no he recibido ningún bono del gobierno, nada y no entiendo por qué. Estoy desesperada».

Según la Contraloría General del perú, 214.758 hogares en pobreza o pobreza extrema ─por error─ no han recibido ninguno de los dos bonos de 380 soles para paliar la falta de ingresos por el confinamiento debido al COVID-19. La familia de Sheyla es una de estas familias. La Contraloría dio a conocer esta cifra a principios de julio, un mes ha pasado y para Sheyla todo sigue igual.

Caramelos y gelatinas

Antes de la pandemia Sheyla se dedicaba a vender gelatinas y caramelos en las calles, salía con sus hijos porque no los podía dejar solos en su casa, pero cuando comenzó todo dejó de salir porque un día la policía la paró. «No sé qué hacer, no puedo trabajar y ellos lloran de hambre, y yo me desespero. He escrito al MIDIS para reclamar el bono pero no me contestan».

Según afirma Sheyla su municipio tampoco la ha ayudado. «Yo vivo en San Martín de Porres, de la municipalidad vinieron a empadronar casa por casa, pero nunca nos trajeron nada, cuando hicieron la entrega, a mi vecino le dieron y a mí nada, a pesar de que soy madre soltera, que mi padre está sin trabajo y que tengo dos niños pequeños y uno de ellos muy enfermo».

Sheyla también necesita pañales y ropa de abrigo para ella y sus niños pues dice que no tienen casi nada. «Mi hija es talla 6 de ropa y 27 de zapatos, mi hijo talla 4 y 22 en zapatos. El frío es intenso, corre viento helado en las noches, me duelen hasta los huesos. Mi casa es de adobe y el piso de tierra, mis hijos se ensucian mucho y no los puedo bañar, no tengo dinero para gas y no puedo gastarlo calentando agua, sino, no cocino».

Sheyla necesita toda la ayuda que se le pueda brindar, lo que no necesita es que la llamen para recibir proposiciones indecentes. «La primera vez que pedí ayuda como di mi número de teléfono me llamaron hombres de la edad de mi padre diciéndome que tenían dinero, que me podían dar de todo, criar a mis hijos. Yo Lloraba, porque realmente necesitaba la ayuda, nunca accedí y opte por bloquear mi número».

Se agradece toda ayuda que puedan hacerle llegar a esta joven madre

Nombre: Sheyla Villanueva

DNI: 76204652

Cuenta BCP: 19294133785029

Código Interbancario: 002-19219413378502935

También leer: BEBÉ CON POSIBLE CIANOSIS NO ES ATENDIDO EN EL INSTITUTO NACIONAL DE SALUD DEL NIÑO DE PERÚ

«Si no pago el alquiler del cuarto me botan el lunes y no tengo donde ir»

En el Perú pandémico, a pesar que el presidente ha prohibido los desalojos por el estado de emergencia, los que han perdido toda fuente de ingresos se encuentran en esta situación. Esta historia es mucho más dramática cuando se trata de inmigrantes, pues no tienen una red familiar que los acoja, y se agrava cuando se trata de mujeres cabeza de familia

Dayana necesita de nosotros. Ella es una inmigrante venezolana en Perú que, como muchos, debido a la pandemia quedó sin empleo. Ella también es una enfermera especializada en niños autistas que trabajaba en una casa limpiando y cuidando a dos niños. En cuanto se decretó el estado de emergencia sus empleadores la echaron.

Para sobrevivir durante estos meses ella ha tenido que salir a pedir, tocando puerta a puerta. En el camino fue conociendo otras mujeres venezolanas con sus mismas carencias y logró organizarlas para pedir juntas y repartirse lo que obtenían a fin de no morir de hambre.

Dayana es hija de una peruana que emigró a Venezuela hace 30 años y que ha tenido que hacer el camino de vuelta debido a la crisis que vive ese país en estos momentos. Por eso, con lo que consigue en las calles, ella también ha ayudado a varias vecinas peruanas de Villa Maria del Triunfo, distrito donde vive.

S.O.S

Ahora es Dayana la que necesita ayuda urgente, con lo que conseguía ella sólo ha podido comprar alimentos, las medicinas del corazón de su madre y las que ella misma debe tomar por su diabetes, pero no ha podido pagar el alquiler del cuarto donde vive con su madre y su sobrina que acaba de tener un hijo.

Dayana debe 2 meses y medio (650 soles) y la dueña de la casa le ha dicho que si el lunes no paga tendrían que irse, pero según manifestó la Defensoría del Pueblo a teleoLeo.com, «por la situación de emergencia debería hablar con el arrendador y fraccionar la deuda o firmar un compromiso de pago».

Los arrendadores no siempre pueden asumir la falta de pago de quienes han quedado sin ingresos por la pandemia, es el Estado el que debe hacerse cargo de esto, subvencionando a los más vulnerables, ampliando los bonos del MIDIS u otorgándoles una pensión hasta que encuentren un empleo, o demuestren ingresos.

La Defensoría también señala que sacar a alguien de una vivienda, aunque sea por falta de pago hay requisitos que cumplir: «La ejecución de desalojos sólo pueden realizarse mediante orden judicial o notarial. Las prácticas arbitrarias o abusivas pueden ser sancionadas».

Cortes de servicios por impago

Mientras Dayana no puede pagar, su arrendador le corta la luz de manera intermitente. Durante la pandemia, teleoLeo.com ha publicado el testimonio de mujeres en pobreza extrema y todas dicen que sus arrendadores les cortan luz y agua cuando no les pueden pagar.

Al respecto, la Defensoría afirma: «El corte de servicios de energía eléctrica y agua no son medios válidos para desalojar a una persona de un inmueble, y por el contrario constituye un acto vulneratorio de su dignidad. De suceder este hecho, puede presentarse una denuncia en la Comisaría».

Arrendador con familiar policía

Pero aquí se presenta el problema: «Yo fui a la comisaría» ─dice Dayana─ «pero como el dueño de las habitaciones tiene familiares policías, pues ellos sacan a la gente sin problemas y a mí me sacarán si no pago o les doy algo. A mi hermana con sus dos hijos también la quieren desalojar, no sé qué vamos a hacer ».

Arroz con huevo

Dayana busca trabajo, pero no lo encuentra. Estos días ha salido con su termo bajo el brazo a vender café y bizcochos. «Lo más que hice un día con mi sobrina fueron 8 soles y con eso sólo pudimos comprar algo de arroz, huevos y alguna cosita más para comer; mi sobrina tiene un recién nacido y debe alimentarse».

«Una de las niñas, que vive en un cuarto de la casa donde vive Dayana, tiene 11 años, está super delgada y no quiere desayunar, sólo come dos veces a día para ahorrar, dice» ─explica a teleoLeo.com una migrante chilena, amiga de Dayana, quien durante todo este tiempo la ha apoyado para conseguir ayuda.

Este viernes mientras escribía otra nota, hable con Dayana sobre su situación; en la conversación salió el tema de una joven madre peruana desesperada por comida y atención médica para sus hijos, uno de ellos un bebé cianótico y con una afección al corazón, cuya condición se ve agravada con el invierno limeño.

La respuesta inmediata de Dayana fue: «Dame su dirección, veré como consigo dinero para el pasaje y le llevo algo de comida y ropita, tengo una frazada que es mía, pero se la daré porque ese niño necesita ropa de abrigo».

Estas son las condiciones en las que viven Dayana y su familia

Pedido

La situación de Dayana es insostenible en estos momentos, ella necesita trabajo y dinero para poder pagar el cuarto donde vive con su madre enferma. Necesita lo que podamos brindarle. Dejo por aquí la cuenta bancaria de su madre para los que puedan solidarizarse con ella.

  • Titular de la cuenta: Juana Velázquez (madre de Dayana)
  • Número de cuenta BCP: 194 92515560058

Ojalá, así como Dayana, a pesar de sus carencias comparte lo poco que consigue caminando todos los días las calles de Lima, quienes lean esta nota se compadezcan de ella y la ayuden con la misma voluntad y presteza que ella ha ayudado y ayuda a otras mujeres, venezolanas y peruanas, que sufren el mismo estado de vulnerabilidad que ella.

También leer: A LA XENOFOBIA PERUANA CONTRA LOS VENEZOLANOS, UNA VENEZOLANA RESPONDE CON SOLIDARIDAD [VÍDEO]

DISCRIMINACIÓN, HAMBRE Y FRÍO: TESTIMONIOS DE MUJERES VENEZOLANAS EN EL PERÚ DE LA PANDEMIA

Mujeres migrantes maltratadas: ninguneadas por migraciones y por el Estado peruano

Ellas llegaron a Perú por amor. Muchas, maltratadas por sus parejas, cuando ‘osan’ dejar la relación pierden la residencia, pues son sus victimarios quienes se las deben renovar. Cada año se exponen a ser expulsadas del país perdiendo el vínculo con sus hijos. Esto tiene que cambiar, los derechos humanos de las mujeres migrantes existen

«Recuerdo cuando llegué a migraciones, había una asociación que se llamaba “Mujeres Maltratadas por Migraciones” recuerdo que muchas mujeres y algunos hombres hacían cola, eran padres de familia extranjeros, a los que sus parejas no les habían permitido mantenerse de manera regular, porque no habían solicitado a migraciones que pudieran ser residentes peruanos y por lo tanto estaban escondidos amenazados para poderse mantener cerca a sus hijos».

Los recuerdos son de la Superintendenta Nacional de Migraciones, Frieda Roxana del Águila y la asociación de la que habla se llama “Mujeres Migrantes Maltratadas” (MMM), pero podría perfectamente llamarse como dice la funcionaria: “Mujeres Maltratadas por Migraciones”, porque agrupa a mujeres despreciadas por las leyes migratorias peruanas, que las condena a no tener residencia si sus parejas no se la dan, incluso, siendo madres de peruanos obligadas a permanecer en el país para no perder a sus hijos.

Gráfica: Eva Machado

«Estas cosas suceden y estas personas sufren y por ellos lo primero que hicimos es promover normas para que esos padres ─no hay fronteras cuando hay padres e hijos─ puedan estar cerca, y hemos tenido que hacer muchas cosas» ─agrega del Águila. Según Inés Agressot de MMM, la preocupación de la superintendenta se centra en ayudar a los migrantes venezolanos: «Para ellos sí hay recursos y nos parece muy bien, porque lo necesitan y son nuestros hermanos, pero nosotras también existimos».

Carnet de extranjería

Fue Boris Gonzalo Potozen Braco, a cargo de Migraciones entre 2015 y 2016, quien dió por primera carnet de extranjería a estas mujeres, pero lamentablemente el documento debía renovarse cada año. En 2017, al entrar Eduardo Alfonso Sevilla ─antecesor de del Águila─ creó la Oficina de Atención a Poblaciones Vulnerables y renovó Carnet de Extranjería a las madres migrantes víctimas de violencia familiar, prorrogó residencias y apoyó a otras a obtener residencia de migrantes si cumplían con ciertos requisitos económicos.

«No sé a qué se refiere la superintendenta al decir que ha hecho muchas cosas por nosotras. En varias oportunidades y por diferentes vías hemos solicitado reunirnos con ella, sin embargo, nunca nos ha atendido; lo máximo que ha hecho es derivarnos con una funcionaria muy bien intencionada, pero sin capacidad real de decisión. Encima, la Oficina de Atención a Poblaciones Vulnerables ya ni siquiera existe en la página de Migraciones» ─dijo a teleoLeo.com, Inés Agresott, representante del colectivo MMM.

Inés Agresott, también ha escrito el presidente de la República, Martín Vizcarra, explicándole su situación, que es la del 99% de las mujeres de MMM que permanece en Perú. Todas llegaron allí enamoradas, luego la relación finalizó, normalmente, de mala manera, y ellos ni les tramitaron la residencia, ni las dejaron volver a su país, con la amenaza de quitarles a sus hijos. Varias de ellas y de sus hijos han sido víctimas de violencia de género y de violencia intrafamiliar, alguna incluso fue víctima de intento de feminicidio, pero nada. Desde las instituciones nadie las protege.

¿Burla estatal?

En enero pasado, la Plataforma Digital del Estado publicó una nota titulada “Programa Aurora articula con Superintendencia Nacional de Migraciones para proteger a las personas migrantes en situación de vulnerabilidad” donde Nancy Tolentino, directora del programa Aurora, afirmaba: «Hemos logrado encontrar líneas de trabajo conjuntas para desarrollar de manera articulada a mediano y largo plazo a favor de las víctimas migrantes que se encuentren en situación de vulnerabilidad y desprotección frente a la violencia de género en el país».

AURORA pertenece al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y es el “Programa Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra la Mujer e Integrantes del Grupo Familiar”.

Consultada sobre esta nota y los supuestos esfuerzos del Estado por ayudar a las mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad, Inés Agresott dijo a teleoLeo.com: «Esto es una burla, esta nota es de cuando a mí, en el MIMP, me dijeron que habían colapsado y que si necesitábamos albergue sólo podía ser en el interior, sabiendo que muchas mujeres no pueden ni moverse de Lima, porque los padres de sus hijos no les permiten ni eso y amenazan con denunciarlas si “desobedecen”. Tenemos varios casos para demostrar lo que digo».

Pandemia sin residencia

La pandemia supuso otra piedra en el camino de estas mujeres migrantes. Con el país en estado de emergencia ellas no pudieron renovar sus residencias, pues a pesar de la digitalización del sistema de la oficina de Migraciones, expuesto en televisión por la actual superintendenta como uno de los grandes logros de su gestión, la página destinada para la realización de este trámite no funcionaba correctamente. «Estas semanas, intentábamos, sin éxito, renovar la residencia a través de la página y la plataforma no nos reconocía» ─dice Agresott.

Ella señala, además, que presentó la queja correspondiente mediante la línea de atención al usuario y un funcionario de Migraciones le respondió “socarronamente”. «Burlándose me dijo que si no sabía que estábamos en medio de una pandemia, luego otra funcionaria me explicó que realmente había algún problema porque el sistema no nos encontraba y no podíamos renovar nuestras residencias. Y esto fue terrible, sobre todo para una de nuestras compañeras que enfermó de COVID y no podía ser atendida porque no tenía sus papeles en regla».

El caso que menciona Agressot es el de María de los Ángeles Sevilla, ella lleva 35 años en Perú y sólo pudo obtener atención médica gracias a su hijo que movió cielo y tierra para que, a pesar, de no tener sus papeles al día pudieran atenderla. Por todo este sufrimiento y para evitar mayores problemas, el colectivo de MMM piden que se prorroguen de inmediato las residencias de aquellas que durante el confinamiento les tocaba hacerlo, pues para completar la invisibilización de su problemática, para la página de Migraciones ni siquiera existían.

Y por todo lo antes dicho…

MMM pide que les den nacionalidad peruana no sólo por ser madres de peruanas y peruanos, sino porque ademaś, «del grupo, casi todas vivimos desde, por lo menos, hace 10 años en Perú y resulta, por lo menos, paradójico que no nos dejen regresar a nuestra tierra con nuestras hijas e hijos cuando la relación se trunca con la pareja peruana, pero que para quedarnos tengamos que pasar cada año por el martirio de la renovación de documentos.

MMM piden nacionalidad

  1. Patricia, Argentina. Aún esposa de peruano. Víctima de violencia psicológica. Madre de un niño peruano con autismo TDAH y epilepsia. Vive hace 15 años en Perú. No tiene documentos, se han perdido y se han vencido.
  2. María De Los Ángeles, Costa Rica. Viuda de peruano, madre y abuela de peruanos. Víctima de violencia física y psicológica, su esposo jamás realizó trámite alguno respecto a su situación migratoria. Recibió residencia por vulnerabilidad y no por sus hijos. Vive en Perú cerca de 40 años. Tiene la residencia vencida y solicita residencia por familiar de peruano.
  3. Flor María, Colombia. Separada de peruano, madre de peruanos. Cerca de 30 años en Perú. Su residencia es por sus hijos, pero se encuentra vencida.
  4. Natalia, Argentina. Ex pareja de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica y física. Con medidas de protección. 10 años en Perú. Residencia por inmigrante.
  5. Yeinis, Colombia. Ex pareja de peruano, madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica y física, con medidas de protección. 10 años en Perú. Residencia por inmigrante.
  6. Thais, Brasil. Esposa de Peruano, madre de dos niños peruanos. Víctima de violencia física y psicológica. Tenía residencia por trabajo, actualmente no tiene.
  7. Aleida, Colombia. Esposa de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica y física. Más de 10 años en Perú. Residencia por familiar de peruano.
  8. Zuzanna, Polonia. Ex pareja de peruano y madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica. Hace 18 años en Perú. Residencia por familiar, su hijo.
  9. Katerine, Colombia. Ex pareja de peruano y madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica y física. Primera sentencia a favor de una extranjera por violencia. Residencia por familiar, su hijo.
  10. Inés María Agresott , Colombia. Casada con peruano, madre de peruana. En octubre cumple 20 años en Perú. Residencia por esposo, fue renovada luego de denunciar ineficiencia del sistema electrónico de Migraciones.
  11. Yilian, Cuba. Hija de peruano nacionalizado, en diciembre cumple 10 años en Perú. Residencia por inmigrante
  12. Ángela, Colombia. Aún esposa de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica. Residencia por inmigrante.
  13. Arellys, Costa Rica. Ex pareja de peruano, víctima de violencia física y psicológica. Vive hace 13 años en Perú. Residencia por trabajo vence en septiembre.
  14. Luz María, Chile. Ex pareja de peruano, víctima de violencia física y psicológica, trajo al país a sus tres hijas, dos menores de edad, la mayor acababa de cumplir la mayoría de edad. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  15. Javiera, Chile. Hija mayor de Luz María. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  16. Paula Tamara, Chile. Víctima de violencia. Hija de Luz María, llegó a Perú siendo aún menor de edad, 15 años. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  17. Emilia Trinidad, Chile. Hija menor de Luz María. Actualmente tiene 16 años, no tiene documentos, llegó a Perú a los 10 años.
Gráfica: Eva Machado

Este viernes 31 de julio, MMM realizó un tuitazo para llamar la atención sobre su situación migratoria y para concientizar al Estado y explicar una vez más, a un Perú xenófobo, que ellas existen, que forman parte del tejido social del país y que son mujeres que aportan, que colaboran y que educan peruanas y peruanos; y que tienen derecho a tener estatus de ciudadanas en un país en el que decidieron quedarse o en el que deben de permanecer para no romper importantes lazos de amor.

«No somos objetos descartables, hemos estado en primera línea contra el COVID-19. merecemos respeto» [Video]

Isabel Cortez es una de las caras más conocidas de la lucha de las mujeres trabajadoras de la limpieza pública de la Municipalidad de Lima. TeleoLeo.com ha intentado hacer un retrato de esta lideresa

«La gente tira mascarillas y guantes, servilletas o papeles de limpiarse la nariz en medio de la calle y somos nosotras las trabajadoras de limpieza pública las que recogemos todo y nos contagiamos. Durante el confinamiento por la pandemia, alrededor del 40% de las trabajadoras de limpieza pública de la Municipalidad de Lima ha estado contagiada de COVID-19, y eso es porque hemos estado en primera línea de batalla contra el virus, pero eso no le importa al alcalde Jorge Muñoz».

La voz es de Isabel Cortez, presidenta del Comité de Lucha del Sindicato de Trabajadores de Limpieza Pública de la Municipalidad de Lima, SITOBUR; ex candidata al Congreso peruano, mujer aguerrida y de convicciones que no dejan indiferente a nadie. Cortez reclama atención para su gremio, también empatía, respeto, agradecimiento y civismo por parte del pueblo, así como garantías para sus puestos de trabajo. «No somos objetos descartables», es el grito que ella y sus compañeras entonan desde hace semanas en las calles de Lima, porque hoy 504 de ellas podrían quedar en la calle.

«Las trabajadoras de la limpieza pública hemos estado en primera línea de lucha contra del COVID-19, nuestro trabajo ahora es de más riesgo que nunca porque hemos estado y estamos en contacto con los residuos sólidos de los vecinos. Hemos estado muy preocupadas y asustadas, el 40% de los trabajadores estuvimos contagiados y ahora e la alcalde nos paga así, licitando el servicio. Como somos obreras nos tratan como objetos descartables» ─señala Isabel.

La vida de una trabajadora de limpieza pública en Perú no es un lecho de rosas, no es, ni siquiera, la vida de cualquier obrero. Ellas cada día están en contacto con las inmundicias de todo mundo, realizando un trabajo que nadie quiere hacer, pero que alguien debe hacer. «Mi vida y las de mis compañeras es difícil, nosotras somos como los médicos y enfermeras que no podemos parar; el servicio de limpieza pública no puede parar, sin embargo, a nosotras el gobierno no nos ha dado ningún bono por estar en primera línea contra el COVID, ¿por qué no nos valoran?»

Un día con Chabelita

Mientras Lima duerme, ella ya está de pie y dispuesta para una nueva jornada. «Yo me levanto a las 4 de la mañana a prepararme mi ‘taper’ a las 5 tengo que estar en el paradero y a las 6 en la puerta de mi trabajo, con toda la preocupación de que me puedo contagiar. Con las compañeras las cosas han cambiado, ya no podemos abrazarnos, ni preguntarnos cómo estamos, ahora de lejitos nomás marcamos nuestra entrada y nos ponemos nuestro uniforme».

Luego a comenzar el día. «En el trabajo nos dan un plano para saber que zona vamos a limpiar y así salimos, al mediodía paramos para comer, donde estamos. No tenemos comedor, ‘refrigeramos’ donde nos da la hora, un parque, una avenida, sentadas en una vereda o en un puerta; a veces la gente nos vota. Normalmente trabajamos de 6 de la mañana a 3.30 de la tarde, durante el confinamiento acabábamos a la 1:30. Volvemos a la empresa, nos desinfectan al llegar, nos duchamos, nos cambiamos y volvemos a nuestras casas».

Y allí comienza otro ritual. «Yo en mi casa tengo una tina con lejía con un poco de agua, ahí desinfecto mis zapatos, de frente me meto a mi cuarto, me cambio de ropa, pongo a lavar todo, incluso, me da recelo acercarme a mis hijos, ‘apapacharlos’, como antes, porque pienso que tengo el virus pegado a la ropa, en el cuerpo, o el cabello y no quiero contagiarlos, todo y que ha dado negativo a todas las pruebas que me han hecho. Pero tengo miedo, una de las veces que nos hicieron la prueba, de 20 compañeras, sólo 7 dimos negativo».

El 70% de las trabajadoras de la limpieza pública de la ciudad de Lima son mujeres, la mayoría, cabezas de familia con hijos menores, ellas por 1200 soles al mes han arriesgado sus vidas desde el inicio de la pandemia y hoy 504 de ellas podrían quedarse sin empleo y sin protección: ¿esto es normal?, ¿esto es justo?, ¿así paga la ciudad el esfuerzo?, ¿hasta cuándo tanta injusticia con la clase trabajadora? «Cada vez que subo a un bus para ir a mi trabajo sólo me encomiendo a dios» ─concluye Chabelita.

Negocios municipales

Este 29 de julio, la municipalidad de Lima Metropolitana capitaneada por Jorge Muñoz decidirá a qué empresa le otorga la buena pro para la limpieza de la ciudad. Esto, a pesar que en 2018, la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema declarase la desnaturalización de la tercerización del servicio de limpieza pública de la ciudad, porque este es un servicio permanente que las municipalidades deben ofrecer, tal y como lo ratifica la Ley Orgánica de Municipalidades.

Ley Orgánica de Municipalidades: Artículo 80.- Numeral 3. Funciones específicas exclusivas de las municipalidades distritales:  3.1. Proveer del servicio de limpieza pública determinando las áreas de acumulación de desechos, rellenos sanitarios y el aprovechamiento industrial de desperdicios. 3.2. Regular y controlar el aseo, higiene y salubridad en los establecimientos comerciales, industriales, viviendas, escuelas, piscinas, playas y otros lugares públicos locales.

La sentencia de la Corte Suprema se debe a la demanda entablada por los trabajadores de limpieza que brindan este servicio a la municipalidad de Lima a través de la empresa Innova Ambiental, ellos agrupados en el sindicato SITOBUR, exigían estar en la planilla municipal para dejar la precariedad a la que se les somete cada vez que un nuevo gobierno de la comuna decide cambiar de empresa y licita los servicios de limpieza.

La sentencia, favorable a los trabajadores, también se basó en jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que ratifica que la limpieza pública es un servicio permanente y uno de los principales que las municipalidades deben brindar a la comunidad, porque de su ejecución depende el cuidado del medio ambiente y la salud pública.

Tras marchas y contra demandas, incluso del actual alcalde, Jorge Muñoz, quien prometió cumplir las sentencias judiciales, los trabajadores de SITOBUR estarán en la planilla municipal desde el 1 de agosto. Sin embargo, 504 trabajadores de Innova Ambiental que no están dentro del sindicato temen por sus puestos de trabajo. Lo único que piden es que la licitación de este servicio incluya una cláusula que garantice la permanencia de todos los trabajadores.

También leer: Abuso y desacato de sentencia

Mientras este 29 de julio, el presidente estaba de Parada Militar y en la municipalidad de Lima se decidía el futuro del servicio de limpieza pública de la ciudad, las trabajadoras protestaban en las calles y eran reprimidas, como en otras ocasiones, con gran cantidad de policías, con bombas lacrimógenas y con chorros de agua sucia