Sobre la actual representación de las mujeres en los medios de comunicación en el Perú

Pronunciamiento

Red de Comunicadorxs Feministas Perú

Cada 14 de septiembre se celebra el Día Latinoamericano de la Imagen de la Mujer en los Medios. El objetivo es llamar la atención de los medios de comunicación, culturales y publicitarios sobre el tratamiento de los contenidos que incluyen a mujeres cisgénero, mujeres trans, lesbianas, personas no binarias y disidencias, para que no sigan replicando estereotipos de roles y discriminaciones, y más bien nos muestren en toda nuestra diversidad cultural, étnica, social, económica y política.

La celebración se originó a partir de las protestas multitudinarias en Brasil, en 1990, luego que el programa radial de defensa de los derechos de las mujeres, “Viva María” de la periodista Mara Régia Di Perna, fuera censurado por el gobierno.

La Red de Comunicadorxs Feministas Perú se suma este 14 de septiembre a la invocación regional haciendo énfasis en Perú, donde la representación de mujeres y diversidades en los medios de comunicación suele darse sin igualdad ni enfoque de género.

Image for post

En su rol como agentes de cambio y de responsabilidad social, los medios tienen la obligación de elaborar sus prácticas comunicacionales promoviendo la igualdad de género, tal como señalan la Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar (Ley 30364, artículo 46); la Ley de Radio y Televisión (Ley N 28278); y el Código de ética de Servicio de Radio y TV Perú, que se rige bajo esta última ley.

Sin embargo, en la actualidad siguen siendo cómplices de la violencia machista que estigmatiza a las mujeres y disidencias y contribuye a la desigualdad ya existente en el país.

La calificación constante a las mujeres con adjetivos eróticos (e.g casos actrices menores de edad M.M y F.A), la exposición constante al escarnio público de las declaraciones de mujeres (e.g casos Mayra Couto y Yanira Dávila), la revictimización constante de la identidad de las mujeres y disidencias en casos de femicidios y violaciones (e.g. caso Gabriela Cruz Pimentel) y los casos de racismo contra mujeres racializadas e hipersexualizadas (e.g. caso Sofía Carrillo) constituyen formas de violencia de género y violencia de género en línea[1] que ponen en riesgo nuestra integridad física y psicológica y además refuerzan los substratos prejuiciosos del que emanan las violencias y la discriminación hacia las mujeres. [2]

Los medios exponen a las víctimas en vez de a los feminicidas

Por tanto, exigimos a los medios de comunicación nacionales, televisivos, radiales, digitales, y prensa en general; así como a los responsables de contenidos publicitarios, a construir la información de manera responsable e incluir un protocolo para el tratamiento de los temas con enfoque de género y así respetar a las mujeres y diversidades proyectando sus identidades libres de estereotipos y no desde la otredad o como objetos sexualizados.

La Red de Comunicadorxs Feministas Perú se declara en permanente vigilancia de los medios de comunicación, sociales y publicitarios. De ser identificado cualquier caso de discriminación, vejación, violencia concreta, mediática o simbólica contra mujeres, niñas y disidencias, procederemos a ejercer nuestro derecho de presentar una queja ante el Comité de Ética de la Sociedad Nacional de Radio y Televisión.

El tiempo del silencio se acabó. Somos la Red de Comunicadorxs Feministas Perú y nos movilizamos por la presencia, defensa, reivindicación de los derechos y respeto irrestricto en los medios de comunicación, sociales y publicitarios de las mujeres, niñas y disidencias.

Image for post

Únete a la campaña #ConEnfoqueDeGénero cambiando tu foto de perfil y subiendo nuestras imágenes sobre el tema a tus redes: https://bit.ly/3bX56rg

Puedes seguir a @comfemperú en Twitter, aquí
Puedes seguir a ComFemPerú en Facebook, aquí
Puedes seguir a ComFemPerú en Instagram, aquí


Link para compartir la nota: Sobre la actual representación de las mujeres en los medios de comunicación en el Perú

[1] Manual e investigación sobre Violencia de Género en Línea en el Perú, por Hiperderecho

[2] La comunicación con enfoque de género, herramienta teórica y acción política. Medios, agenda feminista y prácticas comunicacionales. El caso de Argentina. (pág 258)

Violada, supuestamente, por 3 “amigos”, todos en libertad, su caso está paralizado en la fiscalía de Chincha. La excusa: el COVID-19 [VÍDEO]

La pandemia lo ha alterado todo y es normal, sin embargo, lo que no debería alterarse es la atención judicial a los casos de violencia de género, hayan ocurrido antes o durante el estado de emergencia. Las mujeres, diversidades, niñas y niños maltratados, abusados y asesinados requieren una justicia rápida y eficaz

─«Hay restos de semen en mi truza»

─«Eso no puede ser porque nadie terminó»

«Me siento sucia, culpable, molesta, me asusta salir a la calle porque temo encontrarme con mis agresores, eran mis amigos, no sé cómo han podido hacerme esto. Ahora tengo pesadillas, sueño que me violan, que no puedo moverme, ni gritar, ni correr. Sueño con muchos globos con cara de hombres malos que me rodean. Hace unos meses estaba en el centro de salud, uno de ellos entró, me escondí en un baño, temblaba».

Hechos

La madrugada del 2 de febrero pasado ella fue abusada sexualmente, había estado tomando con tres amigos en casa de uno de ellos: dos, compañeros de estudios en la universidad; el tercero un amigo del dueño de casa al que conocía previamente. Ella sólo recuerda que bebían, que el licor le afectó, que pidió descansar y luego todo son imágenes difusas, ella vestida, ella desnuda, uno de ellos encima «haciendo cosas»; el otro al lado con el torso desnudo y el tercero, también semidesnudo, mirando la escena desde la puerta de la habitación.

«Dos de ellos eran mis amigos de la universidad, vivimos en Chincha y estudiamos juntos desde hace 2 años en la universidad San Luis Gonzaga de Ica. No entiendo cómo han podido hacerme esto, yo estaba ebria y me dormí, ellos sabían que estaba mal y ahora dicen que todos estaban igual de borrachos, que yo quería sexo, que me desnudé sola, que les suplicaba para estar con ellos. Y yo no soy así, nunca he sido así» ─dijo ella a teleoLeo.com.

El 1 de febrero por la noche ella (18 años de edad) recibió un mensaje de un “amigo”, Piero Motta de los Ríos (19 años de edad): «Ya pues habla cómo es para ir a tomar a la casa de Barahona», le decía, pero ella debía llevar a su hermano menor a un ‘quinceañero’. Motta insistió y quedaron en que ella dejaría a su hermano en la fiesta y que él la recogería para ir a casa de Johan Barahona Rivera (28 años de edad). Al llegar a casa de Barahona compraron ron, gaseosa y se pusieron a tomar.

«Barahona hizo la mezcla, ponía demasiado alcohol, yo le dije, pero no me hizo caso. Yo tomaba a sorbitos, no quería ponerme mal. Motta me dijo que era una viva y me sirvió un vaso lleno y me lo hizo tomar. Y yo confiaba, eran mis amigos de la universidad. Me dijeron que llamará amigas, pero todas estaban en Lima, así que dijeron de llamar a Jesús Atuncar (29 años de edad), amigo de Barahona, lo llamé; no recuerdo en qué momento llegó».

Mareada por el alcohol y con el celular a punto quedarse sin batería, ella pidió a Barahona poder descansar en la habitación que se veía desde el patio donde estaban. «Allí había una cama y un colchón en el piso, al lado un enchufe, me dormí en el colchón; no sé cómo, a las 2:30 de la mañana, le envié un mensaje a mi hermano y le dije que pasará a recogerme. Barahona luego cogió mi teléfono y le envió un audio diciéndole que fuera a las 3».

Ella dice que recuerda estar vestida y ver a Jesús Atuncar sentado en el colchón y que alguien la cargó y la pusó en la cama. «Me volví a dormir, cuando desperté, estaba desnuda, no podía moverme, ni gritar, Atuncar estaba encima mío moviéndose, haciéndome cosas, Barahona con el torso desnudo miraba desde la puerta y Motta, también sin camiseta, le dio unas palmaditas a Atuncar y le dijo algo como: “ya manito, ya”. Atuncar se paró y se subió el short».

El hermano de ella dice que sospechó de que Motta le dijera que fuese más tarde a recoger a su hermana, así que fue a buscarla de inmediato. «Yo no recuerdo ni cómo bajé hasta la puerta donde me esperaba mi hermano en el taxi, tampoco recuerdo como llegué a mi habitación. Mi hermano dice que yo me quejaba de que me dolía mucho abajo y el vientre, una amiga que iba con él en el taxi dice que me preguntó qué había pasado; yo no sabía nada».

¿Me han violado?

Antes de irse a dormir recuerda haber ido al baño y luego de miccionar notar que sangraba, le escribió a Atuncar, le dijo que lo denunciaría y se quedó dormida. «Al despertar tenía varios mensajes de Atuncar, decía que yo, borracha, me había desnudado, que sí había pasado algo, pero que yo quería. Le dije que me había violado, que tenía semen en mi ropa interior y él me dijo que eso era imposible: “porque nadie terminó” y ahí es cuando comencé a sospechar que los 3 habían abusado de mí».

Motta también le escribió y le repitió que ella, ebria, se había quitado la ropa y les había pedido estar con ellos; desesperado le pidió hablar “los 4 y ahí decidimos qué se hace”, le dijo que denuncié a Atuncar. Le pidió perdón por haberle fallado, le dijo que él no había hecho nada, pero que si ella iba a la policía lo sindicarían como cómplice y su abuelita sufriría. «Le dije por qué no me ayudaste si estaba mal y me dijo que él también estaba muy borracho».

Denuncia desatendida por pandemia

Ella habló con su madre y fueron a presentar la denuncia a la comisaría de Pueblo Nuevo de Chincha. En coordinación con la joven, la policía pudo detener a Motta y Barahona. Atuncar se dió a la fuga, porque, según él mismo le dijo a Barahona y Motta, policías de esa dependencia, amigos suyos, le había advertido que lo habían denunciado por violación sexual y pudo escapar; aún continúa en paradero desconocido.

Libres como el viento

El Centro de Emergencia Mujer de la comisaría de Pueblo Nuevo pidió prisión preventiva para los tres, sin embargo, todos están libres. Atuncar porque debido al soplo de malos efectivos policiales, fue advertido y puso pies en polvorosa saliendo de Chincha sin paradero conocido.

Barahona y Motta, sólo estuvieron encerrados 24 horas, la fiscal adjunta provincial, Estela Meza Benavides, los liberó con sendas órdenes: «[…] la presente libertad es por haber estado detenido al estar implicado en el delito contra la libertad sexual, violación en estado de inconsciencia». Un galimatías en toda regla.

Revictimización

Además de dejar en libertad a dos implicados en un caso de violación, la fiscal Meza Benavides revictimizó a la agraviada, preguntándole la frecuencia con la que bebe alcohol, si cuando estuvo sus “amigos” le propusieron tener sexo. El abogado defensor de los investigados hizo lo propio preguntándole por qué fue a casa de Barahona si se supone iba a un ‘quinceañero’; si Atuncar alguna vez se le había insinuado; cuánto habían bebido Motta y Barahona; si tenía enamorado.

¡Qué bonito eres Marcona!

Según la víctima, Atuncar se encontraría en Marcona porque una amiga suya ha visto sus estados en sus redes sociales y él dice estar allí, igual no es cierto, pero ella se lo ha comunicado a su abogada del Mimp, sin embargo, nada se ha podido hacer con esta información porque según le han dicho en la fiscalía: «Todo se ha detenido por la pandemia y sólo se están ocupando de los casos ocurridos desde el inicio del confinamiento, y lo mío pasó en febrero».

Este foto es de este sábado 22 de agosto de 2020

Con amigas y amigos así…

«Quienes se supone eran mis amigas y amigos de la universidad me han dado la espalda. Luego de ser puestos en libertad Motta y Barahona dieron su versión, varios me escribieron para decirme que retiré la denuncia. Una compañera publicó en su muro de Facebook la noticia que salió en el diario, pidiendo apoyo para ellos. A veces me siento mal porque he roto la armonía del grupo, pero yo no hice nada».

«No estoy bien, tengo miedo e ira todo el tiempo»

Ella está ahora con tratamiento psicológico y psiquiátrico, toma pastillas para dormir y para el control de la ira, desde lo ocurrido ni descansa, ni está en paz. «Me tuvieron que medicar porque no podía dormir y cuando lo hacía tenía la misma pesadilla siempre: me violaban una y otra vez, además, intenté hacerme daño. Ahora cuando me enojo pierdo el control, yo no era así, todo esto me tiene muy mal».

A ella, ahora, le cuesta salir de su casa, le han otorgado medidas de protección, pero teme encontrarse con sus agresores o con sus familias, a las que conoce y con las que tenía buena relación. «El día que vi llorar a la mamá de Motta en la comisaría me dio pena, ella siempre fue muy cariñosa conmigo. La mamá de Barahona me llamó y me dijo que entendía que me sintiese mal, pero que podíamos arreglar las cosas, nunca supe qué quiso decir».

Pruebas de la violación

Según el examen del médico legista ella “presenta lesiones traumáticas recientes en genitales externos” y según el examen psicológico tiene “problemas emocionales compatibles con experiencia negativa de tipo sexual”.

Así que sí, ella fue abusada y los únicos que estaban presentes en ese lugar eran: Piero Motta de los Ríos, Johan Barahona Rivera y Jesús Atuncar Zavala, los dos últimos además, hombres que tienen una diferencia de 10 años de edad respecto a la víctima. Así que sí, los 3 son responsables por acción u omisión y no pueden escudarse en su ebriedad, menos decir que la víctima quería tener sexo con los tres, porque una persona ebria e inconsciente no puede consentir.

Testimonio

TeleoLeo.com pudo hablar con la joven y recabar su testimonio, extenso y doloroso. A ella le han arrebatado parte de su vida, la han roto, pero no la han destruido. Seis meses han pasado desde el ataque sufrido, la vida no es fácil, pero hay que seguir y sanar, y para sanar hay que reparar; y eso se logra cuidando el estado emocional de las víctimas y consiguiendo justicia para sus casos.

Ella no sólo ha sido violada la madrugada del 2 de febrero, sino también:

  • Cuando los policías de la comisaría de Pueblo Nuevo ─según le dice Atuncar a sus amigos─ le avisan de que ha sido denunciado por violación sexual y eso le permite fugarse.
  • Cuando la fiscal Meza Benavides deja libres a dos de los implicados, porque la joven no sabe a ciencia cierta si ellos también abusaron de ella, sin embargo, ellos estuvieron allí y no detuvieron la acción, viéndola ebria e inconsciente, por lo menos son cómplices.
  • Cuando la fiscal Meza Benavides y el abogado de los implicados la revictimizan con sus preguntas fuera de lugar.
  • Cuando la fiscalía le informa a la víctima que su caso está paralizado porque, por ahora, sólo están atendiendo casos ocurridos durante la pandemia.
  • Cuando sus compañeras y compañeros de clase hacen escarnio de lo ocurrido y le dicen que retire la denuncia en contra de sus “amigos”.

«Mi vida se ha alterado, trato de no socializar con chicos, siento que todos me señalan por haber sido violada, los primeros meses pensaba que yo era la culpable y debía dejar la denuncia, gracias al apoyo de mi madre continúo adelante. Por ahora las clases en la universidad han sido virtuales, pero un día en que uno de ellos intervino, yo me puse muy nerviosa, me asusté muchísimo y no quiero vivir así. Sólo quiero justicia».

#NoSomosLibres [VÍDEO]

A un año del bicentenario de la independencia del Perú, seguimos tan colonizados como siempre. El patriarcado instaurado en nuestras tierras por el opresor europeo sigue dominando nuestra vida social, familiar e institucional. No hay resquicio ni espacio, privado ni público, donde la mujer peruana goce de equidad y de dignidad para su desarrollo integral.

(Ilustración: @EmmayYo)

La pandemia desatada por el maldito COVID-19, en una sociedad tan frágil, informal, inestable, racista, caótica y tumbada completamente a la derecha, como la peruana, no ha hecho más que exacerbar las diferencias y opresiones. Los pobres han salido más pobres del confinamiento, los ricos, más ricos; y las mujeres, niñas, niños y adolescentes más abusados y maltratados.

Este 28 de julio, el presidente Martín Vizcarra en su mensaje a la nación ha mencionado los 572 millones de soles destinados a la lucha contra la violencia de género durante este periodo, pero no ha dicho si este dinero se mantendrá, aumentará o disminuirá; el único aumento que ha señalado es la instalación de 20 CEM más, con lo cual estarán presentes en 416 comisarías de todo el Perú.

Vizcarra también ha manifestado que desde el primer día de confinamiento se dio adecuada atención a mujeres, niñas, niños y adolescentes. Según él, esto se refleja en la recepción de 75500 llamadas en la línea 100, destinada para denuncias de violencia de género y violencia intrafamiliar. Sin embargo, recibir una llamada no quiere decir darle la atención que corresponde a cada caso.

Por otro lado el presidente también ha anunciado 3 políticas a cumplir en lo que le queda de mandato: la política nacional para niños y adolescente, la política nacional para discapacitados y la política nacional para el desarrollo, habrá que estar pendientes de estas ‘promesas’, pues son temas vitales para el bienestar de las y los más vulnerables.

En el discurso del presidente sin embargo han faltado las cifras del dolor registradas durante la pandemia. Las de los muertos, que aún contamos, siendo durísimas por irreversibles, no son las únicas:

  • Feminicidios 34
  • Violación sexual 900, de ellas: 640 a niñas y adolescentes; y 40 a niños y adolescentes.
  • Según el MIMP, desde el 16 de marzo hasta el 15 de julio la línea 100 registró 5.546 denuncias de maltrato físico y 4.223 psicológico.
  • Según la Defensoría del Pueblo, durante la cuarentena han desaparecido 915 mujeres, de ellas el presidente Vizcarra no dijo nada.

Mujeres, niñas, niños y adolescentes han sido los más afectados por la pandemia. El confinamiento ha rubricado que los mayores delitos en su contra se cometen en el hogar y que los maltratadores, abusadores y asesinos tienen ‘cargo’ familiar. Mujeres, niñas, niños y adolescentes durante casi 4 meses han sido víctimas propicias del poder desquiciado de quienes dicen quererlos.

Por todo este dolor y abuso invisibilizado en las cifras del discurso presidencial, la “Red Brujas de Los Andes”, grupo de mujeres feministas, realizó un vídeo para mostrar en nuestros cuerpos las violencias que nos atraviesan, que nos hartan, y que nos hacen vivir en permanente estado de autodefensa, pues a pesar que nuestro himno lo diga, las mujeres en Perú, #NoSomosLibres.

Fiscal rectifica y cambia pedido de cadena perpetua, por 30 años de prisión e inhabilitación para el feminicida de Estefanny Flores Mendoza

«Luego de los debates orales se ha advertido que no ha existido mutilación o amputación del cuerpo, los peritos han informado que no ha habido amputación de partes del cuerpo de la víctima, por ende ya no concurría dicha agravante» […] «Hemos pedido 30 años de prisión y una inhabilitación por el mismo periodo».

En el último momento, Yoel Valverde, fiscal provincial del Distrito Fiscal de Lima Norte, ha cambiado su pedido de cadena perpetua para José Luis Falcón Gutiérrez, feminicida confeso de su expareja, Estefanny Flores Mendoza, y así se lo manifestó a teleoLeo.com. Valverde pedía la cadena perpetua, porque según sus investigaciones concurrían dos agravantes: mutilación del cuerpo de la víctima, y crueldad y alevosía.

Acusación mutilada

Sin embargo, Valverde señala que los peritos han dejado claro que Estefanny no fue mutilada. «Yo interpreté al acusar que había existido una mutilación del cuerpo de Estefanny, pero los peritos explicaron que no, ya que no había existido amputación alguna de las partes integrantes de su cuerpo». Según el fiscal cambio de ‘opinión’ sólo se debe al análisis de los peritos y esto es parte de todo proceso.

TeleoLeo.com también le preguntó al fiscal si el que la joven tuviese un leve retraso mental no podría ser incluido como otra de las agravantes en este caso. Según el artículo 108-B del Código Penal que pena el feminicidio, el que la víctima tenga alguna discapacidad es considerado una agravante; el fiscal dijo: no. «Esto no se puede considerar porque no hay un certificado de Conadis que certifique su incapacidad»

Según la actual ley que pena el feminicidio, para que el feminicida sea condenado a cadena perpetua deben concurrir dos o más agravantes, así que en el caso de Estefanny Flores, descartándose la mutilación, sólo concurriría una: crueldad y alevosía.

Tratamiento Noguchi

Sin embargo sí que se contaría con informes médicos de Estefanny Flores, ya que ella había sido tratada en el hospital Noguchi, pero según el fiscal esto no serviría porque no es una evaluación de una junta médica actual; aunque el retraso mental sea de la graduación que sea es una condición congénita que no desaparece con los años, así que comprobarlo sería cuestión de revisar su historia médica y certificarla con quien la atendió.

Intento de feminicidio

Según el fiscal tampoco cuenta el intento de feminicidio sufrido por Estefanny el día 24 de marzo, hecho denunciado ante la policía y que le valieron unas medidas de protección que llegaron a su casa luego de su asesinato, el día 13 de abril, cuando por ley estas deben ser emitidas y entregadas en un máximo de 72 horas. A Estefanny no sólo la mató José Luis Falcón, también lo hizo la lentitud de los operadores de justicia.

Corolario de una cadena perpetua

«Le agradezco por preocuparse del caso, ya veremos qué dice el Colegiado». Así que sin defensa acreditada como actor civil y con el fiscal bajándose de la cadena perpetua que pedía para José Luis Falcón, lo único que le queda a Carmen Mendoza, madre de la joven asesinada, es esperar que los jueces a cargo del caso: Ángela Vivanco García, Edgardo Asenjo Tamayo y Juana Durand Flores, decidan en justicia.

Este viernes 10 de julio es la próxima audiencia del caso, en ella tendrá voz la madre de Estefanny durante 5 minutos. Tan sólo 5 minutos podrá hablar la mujer que le dio la vida, que la cuidó, que la acompañó en sus primeros pasos, en sus estudios, en sus proyectos. La mujer que a veces no puede ni hablar de lo ocurrido porque se desmorona, porque le duele el cuerpo de tanto sufrimiento. Este cambio en la acusación fiscal es un nuevo dolor.

Leer también: FEMINICIDA PODRÍA SER CONDENADO A CADENA PERPETUA POR GOLPEAR, AHORCAR, MUTILAR Y ESCONDER EL CADÁVER DE SU EXPAREJA EN UNA MALETA [VÍDEO]

EN DOS AUDIENCIAS MÁS, JOSÉ LUIS FALCÓN, FEMINICIDA CONFESO, PODRÍA SER CONDENADO A CADENA PERPETÚA

En dos audiencias más, José Luis Falcón, feminicida confeso, podría ser condenado a cadena perpetúa

En audiencia privada fueron vistas este lunes las pruebas del feminicidio agravado de la joven de 20 años Estefanny Flores Mendoza. Su madre, cansada de exigir justicia, se desmorona por momentos, pero sigue adelante, sabe que el 14 de julio se cumple la prórroga de la prisión preventiva del hombre que le arrebató a su hija y espera, por fin, poder cerrar un ciclo en este inmenso dolor

«Acaba de culminar la lectura de las documentales, la continuación de la audiencia será el 09 de julio de 2020 a las 09:00 a.m para la visualización de los CDs. Es importante la visualización del video para que quede claro la actuación del procesado. Así se corroboraría que el acusado previo a los hechos estuvo vigilando y rondando el domicilio de Estefanny para abordarla desprevenida y no como este señala que ella lo llamó para reunirse».

Este lunes 6 de julio tuvo lugar la 2da audiencia del juicio por el feminicidio agravado cometido y confesado por José Luis Falcón Gutiérrez de 30 años de edad, contra su expareja Estefanny Flores Mendoza de 20. Vía whatsapp, a través de los abogados del MIMP, Carmen Mendoza, la madre de Estefanny, se enteraba de lo que ocurría en la cita virtual. En estos días de pandemia, en Perú, las audiencias judiciales siguen realizándose virtualmente. Zoom se ha convertido, también, corte de justicia.

La madre de Estefanny esperaba estar presente en la audiencia, aunque eso representa revivir una y otra vez el asesinato de su hija, «pero es lo que toca y seguiré luchando hasta que ese hombre sea condenado» ─dijo a teleoLeo.com. Sin embargo, cuando la audiencia ya se estaba en marcha, le informaron que sería privada pues se estaban leyendo las pruebas del caso y por ley estas diligencias no son públicas. Pero, ¿tan privada que ni la madre de la víctima podía asistir?

Los abogados del MIMP que asesoran a Carmen Mendoza le dijeron que en la audiencia se habían leído las pruebas que demostraban el feminicidio agravado, así como, el informe social elaborado por el Servicio de Atención Urgente del MIMP (SAU), los informes psicológicos donde, además de la vulnerabilidad emocional de Estefanny, se daba cuenta del ligero retardo que padecía. También se leyeron las documentales (documentos que fundamentan el alegato) y la acta de levantamiento del cadáver.

«Ese hombre sabía todo lo que mi hija tenía, él mismo la llevaba al hospital Noguchi donde se atendía, ellos estuvieron juntos 3 años y medio, él le daba la medicación y aún así, aún sabiendo lo frágil que era, la insultaba, la maltrataba. Yo le decía que lo dejará, que ella era independiente, porque ella era una emprendedora. El segundo piso de mi casa donde cosía la ropa de mujer que vendía, lo construyó ella. Ella tenía muchos sueños. Él los destruyó todos» ─dice Carmen.

Dos audiencias más

Justamente, este jueves 9 a las 9:00 a.m, se realizará la 3ra audiencia donde los jueces podrán visualizar y escuchar los audios de los mensajes de José Luis Falcón que demuestran las afirmaciones de la madre de Estefanny. También se demostrará que Falcón miente cuando dice que el día que asesinó a su expareja ella lo había llamado por teléfono para que fuera a su casa a su casa y que fue ella quien le abrió la puerta de su cuarto donde la mañana del 13 de abril de 2019 le quitó la vida con total crueldad.

El viernes 10 a las 15.00 horas se realizarán los debates orales a cargo de las partes procesales. «Lo bueno es que en los alegatos finales le van a conceder el uso de la palabra, señora Carmen», le han dicho los abogados a la madre de Estefanny. Ella podrá explicar todo lo que vivió su hija en la relación con Falcón, también porque escogió un día sábado para meterse a su casa, pues, como conocía la rutina familiar, sabía que ella estaría sola. Además podrá explicar el intento de feminicidio sufrido por Estefanny semanas antes de su asesinato.

También leer: FEMINICIDA PODRÍA SER CONDENADO A CADENA PERPETUA POR GOLPEAR, AHORCAR, MUTILAR Y ESCONDER EL CADÁVER DE SU EXPAREJA EN UNA MALETA [VÍDEO]

«A mi hija la encontré apestando, descomponiéndose, pudriéndose en una bolsa, a pesar de eso tengo que salir cada día a pedir justicia. Nadie sabe cómo vive una madre así, sintiendo la indolencia, la indiferencia, de las autoridades que dan vergüenza. La justicia no se mendiga, se exige en las calles con luchas y marchas, esas son las únicas armas que tenemos los pobres. Todo es corrupción, todo es plata, los funcionarios no entienden que nosotros les pagamos el sueldo. Yo sólo pido justicia para mi hija».

Carmen Mendoza, madre de Estefanny Flores Mendoza.

Carmen Mendoza también podría explicar que Estefanny era su engreída, su última hija, y que a pesar de haber sido concebida en un momento complicado, ella decidió tenerla y sacarla adelante igual que a sus otros dos hijos. «Yo he sido madre y padre, y a ella siempre le di todo mi amor porque de niña fue muy enfermiza, la hice estudiar, la apoyé siempre, hasta en su relación. Yo quería que cuando yo ya no estuviese, ella me recordase bonito; pero ella se fue primero y es tan duro seguir».

Estefanny sólo tenía 20 años y con 17 tuvo la mala suerte de relacionarse con un hombre que casi le doblaba la edad, su estado emocional la hizo presa de una relación en la que fue controlada y manipulada; pero a pesar de todo ella se labraba un futuro, luchaba por su independencia económica. A su corta edad y mientras otras chicas aún son mantenidas por sus padres, ella ya emprendía y manejaba un negocio. Muchos sueños han quedado truncos tras su máquina de coser.

Este 14 de julio se cumple la prórroga de la prisión preventiva de José Luis Falcón Gutiérrez, acusado de feminicidio agravado, para quien el fiscal, Joel Valverde, pide cadena perpetua y 15 mil soles de reparación civil. Lo único que interesa a la madre de Estefanny Flores es que Falcón pague el asesinato a su hija y no pueda volver a vulnerar a otra mujer, y eso para ella sólo se logrará condenándolo a la pena solicitada por el fiscal; porque para Carmen, la vida de su hija no vale ni 15 mil, ni todos los millones del mundo que le puedan dar.

Feminicida podría ser condenado a cadena perpetua por golpear, ahorcar, mutilar y esconder el cadáver de su expareja en una maleta [VÍDEO]

Este lunes 6 de julio se celebra la segunda audiencia del juicio oral por el feminicidio cometido por José Luis Falcón Gutiérrez en contra de su expareja. La crueldad y alevosía del asesinato son los agravantes que forman parte de este cruento caso

«Ella estaba echada en su cama, el la golpeó con algo contundente en la cara, le destrozó la nariz, mi hija debió desmayarse, luego también le destrozó el cráneo, ella se desangraba, pero como no moría, la metió debajo de la ducha y allí la asfixió, la mutiló y luego la metió en una maleta, y la maleta en una bolsa de rafia grande con cierre; la metió debajo de su cama y allí la dejó. Yo encontré a mi hija descomponiéndose, pudriéndose, nadie merece morir así».

Stefany Flores Mendoza tenía 20 años, se dedicaba a la confección de ropa femenina, Amapola Moda y Estilo era la marca que creó con tan sólo 17 años de edad; su pareja, José Luis Falcón Gutiérrez, de 30 años, era quien figuraba como dueño de todo, ella al ser menor cuando concibió la idea no podía hacerlo. Stefany era una emprendedora, una luchadora que, a pesar de tener un diagnóstico por depresión, labraba su camino; luchaba cada día con el apoyo de su madre y de su familia.

Antecedentes

Estefanny Flores comenzó su relación con José Luis Falcón a los 16 años de edad, él sabiendo lo vulnerable que era, según explica Carmen Mendoza, madre de la joven, la maltrataba. «Ese hombre daño a mi hija, él sabía que ella tenía depresión, que estaba en tratamiento permanente, pues él mismo la llevaba a sus citas médicas, él sabía todo y la insultaba, la maltrataba, la humillaba, ella aguantó en parte porque tenían un negocio juntos, pero un día no pudo más y terminó con él».

Los primeros días de febrero de 2019 Estefanny acabó con José Luis, sin embargo, por el trabajo seguían viéndose. «Antes de separarse las peleas eran constantes. Por el trabajo seguían en contacto y él la seguía humillando e insultando, yo le advertí que no la molestará, pero él seguía; hasta que el 23 de marzo, intentó matarla ahorcándola, denunciamos, pero la justicia es tan lenta que las medidas de protección llegaron después de su muerte».

Yo acuso

¿Hasta cuando la falta de enfoque de género de policías y operadores de justicia seguirá siendo colaborador necesario para los cientos de feminicidios que se comenten en Perú? Según el artículo 16 de la ley 30364 “Ley para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres y el grupo familiar”, las medidas de protección para garantizar el bienestar de la víctimas deben ser emitidas en un máximo de 72 horas desde el momento de la denuncia. Estefanny Flores fue asesinada por José Luis Falcón 20 días después de denunciarlo por intento de feminicidio.

«Ella se sentía a salvo en casa»

El viernes 12 de abril Estefanny salió con sus amigos, su madre le pidió que tuviese cuidado. «A las 5 de la mañana, me fui a trabajar, mi hija llegó a las 9.30, su padre la vio cuando se iba a la iglesia evangélica, cada sábado él se va allá todo el día; en casa sólo quedaba mi hijo que tiene algo de retraso y ese hombre lo sabía, porque él había vivido con nosotros y sabía lo que hacíamos cada día y por eso se aprovechó y entró a matar a mi hija. Ella se sentía segura en casa y allí la mató».

Estefanny habría sido asesinada alrededor de las 11.30 de la mañana del sábado 13 de abril de 2019. «Según mi hijo, ella llegó a casa, desayunó con él y le dijo que se iba a dormir, pero luego escuchó la puerta y pensó que volvía a salir, pero a mí me parecía raro, en su habitación estaba su neceser y ella nunca salía sin sus cosméticos. Levanté un poco la colcha de su cama y no tenía sábanas, si la hubiese quitado toda habría visto el colchón lleno de sangre. Pero no lo hice».

Carmen Mendoza estaba intranquila, su familia le decía que seguro estaba con alguna amiga, pero ella no podía dormir, el domingo a primera hora salió de casa con su esposo a dar vueltas por el barrio a ver si lograba enterarse de algo, al volver, la policía estaba en la puerta de su casa y los vecinos se agolpaban alrededor. «Dicen que han venido por tu hija» ─le dijo una de las vecinas a Carmen y ella pensó que Estefanny habría sufrido un accidente, el asesinato no era opción. La esperanza la acompañaba.

Noticias policiales

«Señora entremos a su casa que debemos hablar» ─le dijo uno de los efectivos. «Su hija ha sido asesinada por José Luis Falcón Gutiérrez, esta mañana ha ido a la comisaría preguntando no habían denunciado su desaparición, le hemos preguntado por qué decía eso y ha confesado que la mató y que el cuerpo está en su casa». Carmen no creía, buscaron el cuerpo por todos lados hasta que lo encontraron bajo de su cama, dentro de una bolsa de rafia, dentro de una maleta.

TeleoLeo.com obtuvo el testimonio de Carmen Mendoza, la madre de Estefanny Flores, a propósito de la audiencia que este lunes 6 de julio de 2020 se celebrará para exponer las pruebas del cruento crimen cometido contra su hija. Según la fiscalía, José Luis Falcón Gutiérrez debe ser condenado por feminicidio agravado debido a la crueldad y alevosía con las que asesinó a su expareja y por eso, el fiscal del caso, Joel Valverde, pide para Falcón Gutiérrez la pena de: cadena perpetua.

El fiscal acusa

TeleoLeo.com también habló con el fiscal superior penal de la corte de Lima Norte, Joel Valverde, respecto a lo que espera de la segunda sesión del juicio oral iniciado el 25 de junio pasado. «El Ministerio Público solo espera una sentencia condenatoria, objetiva e imparcial» ─dijo. Lo cual significaría que los jueces a cargo: Ángela Vivanco García, Edgardo Asenjo Tamayo y Juana Duran Flores, luego de analizar las pruebas y declaraciones, condenen a José Luis Falcón Gutiérrez a: cadena perpetua.

Contusiones, fracturas y asfixia

Demasiadas heridas para el cuerpo de una mujer. Ella medía 1.50 y pesaba 50 kilos; él, su asesino confesó, 1,62 y de contextura mediana, la suficiente para golpearla, mutilarla, ahorcarla, doblarla en posición fetal y atarla de pies y manos para meterla en un maleta. Y, aunque, el acusado haya declarado que estaba muerto de celos porque ella salía con otro y que él también recibía terapia psicológica por culpa de su relación: nada, nada justifica que haya cegado su vida y menos con la crueldad que lo hizo.

Y, aunque el acusado diga que la denuncia por intento de feminicidio es falsa, que la agresión fue mutua. Que el día que la mató ella lo llamó, le pidió dinero, lo insultó por no darle, lo amenazó con decir a su padre que había entrado a la fuerza a su casa y le comenzó a tirar cosas; y que la violencia y la crueldad con la que actuó fue una reacción a todo esto, (según las investigaciones estas afirmaciones son falsas): nada, nada justifica que haya cegado su vida y menos con la crueldad que lo hizo.

Diagnóstico de feminicidio con agravantes

La defensa de José Luis Falcón alega que este no debe ser condenado a cadena perpetua porque ha confesado el crimen, sin embargo, confesar no significa reparar. Por otro lado, si los jueces no se decantan por el castigo máximo contemplado en la justicia peruana, la fiscalía sería la llamada a apelar para cambiar el fallo. La reparación civil por este feminicidio se ha establecido en 15.000 mil soles para la madre de Estefanny esto es inaudito.

«¿La vida de mi hija cuesta 15.000 soles? El dolor que yo siento y que sienten muchas madres, a las que nos han quitado a nuestras hijas, no se paga con dinero. Ni siquiera la prisión de ese hombre me devuelve a mi hija, pero, por lo menos, haciéndolo pagar encontraré un poco de paz. Yo sólo quiero que le den la cadena perpetua, es la única pena con la que por lo menos se hará justicia».

Carmen Mendoza, madre de Estefanny Flores Mendoza

Esperamos que este lunes 6 de julio, la Corte superior de Justicia Lima Norte haciendo caso de las investigaciones de la fiscalía emitan una sentencia justa y contundente por el feminicidio de Estefanny Flores Mendoza. Una sentencia que reafirme que las mujeres no somos propiedad de nadie, que nadie puede agredirnos y matarnos y que tenemos derechos inalienables que deben de ser defendidos siempre por las instituciones del Estado.

#JusticiaEstefannyFlores

Las feministas en Perú protestan por los feminicidios y abusos registrados durante la pandemia

#SeguimosEnPieDeLucha porque HARTAS ESTAMOS de sufrir la violencia machista y la violencia estructural. Si tu también estás HARTA, súmate, hazte una foto y cuéntalo, hoy es el día. Inundemos las redes con nuestra indignación. Hoy gritamos desde nuestros cuerpos por las violentadas y por las que ya no están. Gritamos por las que han permanecido y permanecen en casa aterrorizadas 24 horas al día, porque viven con sus agresores

Hoy jueves 25 de junio, las mujeres y diversidades en el Perú han vuelto a decir basta a la violencia y bajo la frase “Hartas de…” sobre sus cuerpos, han querido visibilizar el maltrato sufrido durante los más de 3 meses de confinamiento forzado. Lamentablemente a las muertas y muertos por la pandemia hay que sumarle las 21 mujeres asesinadas por su parejas o exparejas, quienes las tuvieron más a mano y más desvalidas que nunca, ante la orden de no salir de casa dada desde el Estado.

Y es que al virus que sigue matando gente, alrededor del mundo, se le combate con aislamiento, pero a la violencia machista se la combate justo con lo contrario. Las mujeres en relaciones tóxicas necesitan de las redes que puedan tejer para salir de la opresión de sus victimarios y, mientras que esas redes se han seguido tejiendo desde las colectivas feministas, desde el Estado no porque, antes y durante la pandemia, ha seguido enfrentando la violencia machista sin enfoque de género.

ACCIÓN VIRTUAL FEMINISTA #SEGUIMOSENPIEDELUCHA

Hartas de que nos maten, nos violen, nos manoseen, nos acosen, nos maltraten, y hartas de que todo ocurra en la mayor impunidad, las mujeres y diversidades seguimos en pie de lucha. La cuarentena sigue, pero la movilización en defensa de nuestros derechos no se detiene.


Sigue la acción con el hashtag #SeguimosEnPieDeLucha


De esta manera levantaremos nuestros gritos de protesta contra los feminicidios, contra el acoso, contra las violaciones agresiones sexuales, contra las violaciones a menores, contra las desapariciones y contra todo tipo de violencia machista.
Según el MIMP, del 1 de enero al 30 de abril de este año, 46 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas.


Y durante el confinamiento la violencia de género ha continuado, demostrando fehacientemente que el hogar no es refugio seguro para todas y todes. Según el MIMP del 16 de marzo al 8 de junio 21 mujeres fueron asesinadas a manos de parejas o exparejas, y se registraron 522 casos de violación sexual: 369 de ellos en contra de menores de edad.


Además, según la Defensoría del Pueblo 557 mujeres han sido reportadas como desaparecidas. Porque ellas y elles no son sólo cifras gritamos que estamos hartas de tanto dolor. Y por ellas, por todas y todes, #SeguimosEnPieDeLucha.
Ayúdanos a difundir esta acción. Sube tu foto, indignate con nosotr@s

#SINJUSTICIAENCHONTALÍ. Las mujeres peruanas se autoconvocan para protestar delante del Ministerio Público

Contra la falta de justicia y la revictimización de las mujeres que sufren violencia de género, y que la han padecido y la padecen 24 horas al día por el estado de emergencia debido al COVID-19, las peruanas con las mascarillas bien puestas vuelven a las calles este sábado

Hartas de que nos maten, nos violen, nos toquen y hartas de que todo ocurra en la mayor impunidad, las mujeres peruanas vuelven a las calles. Este sábado 20 de junio a las 11 de la mañana, desde la indignación y la rabia, las mujeres se ha autoconvocado para protestar delante del Ministerio público. El caso del violador de Jaén, José Felizardo Zoriano Arias, con 8 violaciones en su haber y los intentos de violación y feminicidio de su hija de 13 años de edad ─publicados por Wayka─ han sido la gota que ha colmado la paciencia.

Y no sólo ha colmado la paciencia por la cantidad de mujeres violentadas, también por la brutalidad de los actos en contra de su hija, a la cual ató los brazos al techo con cinta de embalaje para violarla. La indignación, además, se ha visto acrecentada porque el Poder Judicial obviando que este depredador sexual fue detenido en flagrancia por los tíos de la niña, pues lo capturaron cuando intentaba huir, ni siquiera ordenó que sea puesto en prisión preventiva y le ‘impone’ libertad con comparecencia restringida, cuando lo que correspondía era el inicio del juicio.

FLAGRANCIA

En este caso, el juicio debía haberse iniciado inmediatamente y Zoriano no tenía que haber sido puesto en libertad luego de su detención

La segunda detención de Zoriano, cuando intentó quemar a su hija también ha sido en flagrancia.

Víctima en peligro por malos jueces

Luego de ser liberado, por los jueces superiores de la Sala Mixta Desentralizada y de Apelaciones de Jaén, Leonardo Cipriano Purihuamán, Emiliano Sánchez Bances y Harold Ortiz Carrasco; Zoriano intentó matar a su hija quemándola viva. El depredador se encuentra en estos momentos detenido, pero podría volver a ser puesto en libertad si la justicia no le revoca la medida de comparecencia y lo juzga de inmediato, pues también en el intento de asesinar a su hija fue detenido en flagrancia.

La justicia de Chontalí con sus deficiencias revictimiza a la menor una y otra vez. En la reconstrucción de los hechos, ocurrida este jueves 18 de junio, se la hizo participar al lado de su agresor y sin permitir la presencia de su madre.

#LaPolicíaNoMeCuida

Esta semana teleoLeo.com también publicó el testimonio de una menor que denunciaba al suboficial de la Policía Nacional del Perú, Carlos Cruz Díaz, por acoso. Este efectivo policial ya está siendo investigado por tocamientos indebidos a otra menor de 14 años de edad y lo único que han hecho con él hasta el momento, a pesar de las pruebas presentadas, es suspenderlo de funciones, nada más. Así que sí por todo esto las mujeres estamos hartas y volvemos a las calles este sábado.

El 30 de junio se supone que se acaba el estado de emergencia en Perú, casi 100 días mujeres, niñas y niños habrían estado expuestos al mayor de los peligros, el del machismo. Sus hogares han sido y seguirán siendo por unos días más su cárcel, el lugar de sus peores pesadillas de donde ni siquiera han podido escapar unas horas, para ir al trabajo o a la escuela, a respirar ratitos de tranquilidad. Para otras, la casa donde se protegían del virus ha sido su tumba.

Cifras para la indignación

Según el Centro de Monitoreo y Alerta del Ministerio Público del Perú, del 16 de marzo al 31 de mayo, 12 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, 8 de estos crímenes fueron cometidos dentro del domicilio. También se han registrado 25 intentos de feminicidio y, además, investigan 42 posibles intentos de feminicidio.

A principios de mayo el Ministerio Público también registraba más de 3763 detenidos por agresiones dentro del grupo familiar

Además, según la Defensoría del Pueblo, sólo entre abril y mayo de este año, 500 mujeres fueron reportadas como desaparecidas, según esta institución durante el estado de emergencia, cada 3 horas una mujer ha sido reportada como desaparecida.

Justicia queremos, empatía por nuestro dolor, respeto por nuestras vidas, igualdad de trato y equidad; y sobre todo, necesitamos que los operadores de justicia y los poderes del Estado se instruyan y actúen con enfoque de género. No puede ser que una niña sea violada y el violador esté libre, no puede ser que un policía valiéndose de las denuncias que recibe de menores, aproveche y contacte con ellas para acosarlas y manosearlas.

¡El hartazgo es mayúsculo!

Fiscalía archiva una de las denuncias por delito de aborto inducido contra el psicólogo César Sparrow

Contacta a mujeres jóvenes por Tinder o Facebook, según ellas las enamora y cuando salen embarazadas, porque él se niega a utilizar métodos de barrera, les introduce misoprostol en la vagina y problema resuelto. Una de sus exparejas lo denunció: la denuncia ha sido desestimada. Sin embargo, Sparrow también fue denunciado por otra joven por aborto inducido y agresión

En octubre de 2018, teleoLeo.com publicaba una denuncia por aborto inducido en contra del psicólogo César Sparrow. Una joven, Valeria Quispe, que había entablado una relación con él era quien lo había denunciado ante la policía. Luego de la investigación policial, esta escaló y pasó al Ministerio Público donde se decidiría si se formalizaba y se convertía en un proceso legal en contra del psicólogo.

Sin embargo, en enero de 2020 la 18.º Fiscalía Provincial Penal de Lima archivó la denuncia de Valeria Quispe.

«Retire su artículo falso e infamante»

César Sparrow se comunicó conmigo para que retirase el artículo publicado, pero le dije que él había sido denunciado formalmente por otra mujer, por el mismo delito, quien además también lo denunciaba por violación y agresión física. Pero negó todo. « Yo no provoqué ningún aborto» […] «Todo es falso, ambas denuncias ocurrieron casi al mismo tiempo, todo fue coordinado porque se enteraron que salía con las dos a la vez. Ambas son pacientes psiquiátricas».

TeleoLeo.com intentó hablar con esta segunda denunciante para esta nota, pero lo único que dijo fue que había pasado por todos los exámenes: legista y psicológico, pero no sabe el estado de su caso porque no cuenta con recursos para seguir con el. Ella, además, no quiere hablar del tema porque todo este proceso la ha afectado emocionalmente y lo único que desea es recuperar su tranquilidad.

En la misma nota, teleoLeo.com adjunto otras denucias y testimonios en contra de César Sparrow, donde también se relataban abortos inducidos por el psicólogo. En la siguiente captura de pantalla una ex pareja narra como la llevó a un médico y allí la durmieron y cuando despertó ya la habían sometido a un aborto que ella nunca autorizó.

Por otro lado, en el atestado policial de una de las denuncias en contra de Sparrow, una mujer declaró que ella le había pedido cuidarse con algún método de barrera para no quedar embarazada y él le había dicho que para eso existía el misoprostol y que se introducía en la vagina, se producía una hemorragia y eso era más seguro que ir a cualquier “centro clandestino”.

La siguiente captura de pantalla corresponde a una colega de Sparrow que se comunicó con una de las denunciantes para decirle que desde que estudiaban en la universidad juntos, a ella le habían dicho que él se comportaba mal con las chicas con las que salía. TeleoLeo.com también habló con esta psicóloga y corroboró su versión.

Y la cereza del pastel en la nota publicada por teleoLeo.com hace dos años la puso la propia hermana de Sparrow, cuando en una conversación con una de las denunciantes admite que su hermano hace mucho daño a su familia con su comportamiento y les desea suerte con sus procesos: «Espero que les vaya bien y que este país haga por una vez en su vida, justicia para ustedes. Suerte»

Un amigo de Sparrow también se refiere a su comportamiento con las mujeres con las que ha tenido relación

Noticias de Sparrow

Este fin de semana un hombre me envió un mensaje diciéndome que le habían comentado que Sparrow daba clases de inglés en una academia y que eso le preocupaba por la cercanía que podía tener con jovencitas. Y no sé por qué sospeché que pronto volvería a tener noticias del psicólogo. Este martes desperté y tenía otro mensaje: una mujer que se presentó como familiar suya me increpaba por no haber retirado la denuncia de Valeria Quispe de mi blog, a pesar, de que el Ministerio Público ya había archivado el caso.

Esta nota es mi respuesta a su pregunta señor Inna Castilla: no retiro la nota publicada en octubre de 2018, porque Valeria Quispe no es la única que dice haber sufrido la inducción de un aborto por parte de César Sparrow, otra joven ─incluso─ lo denuncia por violación y maltrato. Así que atendiendo a su pedido y al del propio Sparrow, procedo a publicar el documento del archivo de la denuncia de Quispe. Espero que con esto el tema quede zanjado .

Mutilación genital femenina: la extirpación del clítoris como arma de control y tortura

Sudán acaba de prohibir cualquier tipo de ablación genital en su territorio y castigará hasta con 3 años de cárcel a quien la realice, incluso en el ámbito hospitalario. Según la ONU, en Sudán el 90% de mujeres ha sufrido algún tipo de ablación genital. En América Latina hay cierta evidencia anecdótica de esta práctica

“La mutilación no sólo extirpa el sexo de la mujer, sino también una parte del cerebro convirtiéndola así en una mujer sumisa, porque cuando una niña es mutilada se están vulnerando sus derechos y eso la acompaña a lo largo de toda su vida.” (Presidenta de la Red Europea contra las Mutilaciones Sexuales)

Hace algún tiempo realicé un amplio reportaje sobre este tema con testimonios obtenidos de mujeres africanas que fueron mutiladas, incluso habiendo nacido en Europa. A continuación el resultado de semanas de entrevistas con estas mujeres y de recopilación de datos. Lo más duro fue escuchar a una ellas decir, que no sólo le habían cortado el clítoris y cerrado la vagina, también la habían cerrado a una vida plena.

¿Qué es la mutilación genital femenina?

La mutilación genital femenina (MGF) es el seccionamiento total o parcial de los genitales femeninos. El procedimiento comprende: cortar el clítoris y coser los labios vaginales dejando un pequeño orificio para la orina. La ‘intervención’, que no tiene motivos médicos ni justificación ninguna, es reconocida internacionalmente como una manera de maltrato y como la violación de los derechos humanos de mujeres y niñas.

La MGF se practica en 30 países de África Oriente Medio y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, además, constituye una forma extrema de discriminación de la mujer, constituye una violación de los derechos del niño, viola los derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometido a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte”.

Cifras de la barbarie

Según el último informe  de Unicef Female Genital Mutilation/Cutting: A Global Concern Concern (La mutilación genital femenina: una preocupación mundial publicado en febrero del 2016), la cifra de mujeres y niñas mutiladas asciende al menos a 200 millones. Este informe revela que la mitad de niñas y mujeres mutiladas radican en tres países: Egipto, Etiopía e Indonesia; y según Unicef,“hay pruebas anécdoticas de que la mutilación genital femenina es un problema mundial de derechos humanos que afecta a las niñas y mujeres en todas las regiones del mundo”.

Según los datos consignados en el informe, 44 millones de niñas de 14 años de edad y menos han sufrido la mutilación de sus genitales. En los países donde se realiza esta práctica, la mayoría fueron mutiladas antes de los 5 años. “La mayor incidencia entre las niñas de esta edad se produce en Gambia con un 56%, en Mauritania con un 54%, y en Indonesia donde alrededor de la mitad de las niñas de 11 años y menos han sido sometidas a la MGF. Los países con mayor prevalencia entre niñas y mujeres de 15 a 49 años son Somalia, con un 98%, Guinea con un 97%, y Djibouti con un 93%”.

En 2013 UNICEF cifró entre 120 y 140 millones las niñas y mujeres víctimas de este atropello.  Según este organismo, el aumento actual se debe al incremento de la población en algunos países y a los datos recopilados por el gobierno de Indonesia. “A medida que se dispone de más información sobre el alcance de la MGF, aumenta la estimación del número total de niñas y mujeres que la han sufrido”. Desde 2016, UNICEF dispone de los datos representativos de 30 países, antes sólo contaba con los de 29.

¿Por qué nos mutilan?

Razones culturales y religiosas son esgrimidas para la práctica de la MGF, que desde sus orígenes sólo tuvo como objetivo principal controlar la sexualidad femenina y hacer de nosotras, seres cuya única finalidad es mantener la virginidad y la castidad. En algunas etnias, la MGF representa la purificación, otras creen que las mujeres nacen endemoniadas y les cortan el clítoris para extirparles ‘el mal’.

También están las comunidades que afirman que si al nacer una criatura toca el clítoris de la madre, morirá en el acto. Quienes practican la MGF también creen que las mujeres que no están mutiladas son sucias y se les prohíbe manipular el agua y los alimentos de la comunidad. Esta práctica también tiene motivos estéticos, en algunos de los países donde se practica los genitales femeninos son considerados voluminosos y carentes de belleza.

Según la OMS, la MGF también “está asociada a ideales de femineidad y modestia, así como a la noción de que las niñas están limpias y bellas después de la resección de partes del cuerpo consideradas masculinas o sucias; aunque no hay escritos religiosos que prescriban la práctica, quienes la llevan a cabo suelen creer que tiene un respaldo religioso”. Demás está decir que en los países donde la MGF se realiza, la mujer solo tiene valor en tanto que cuidadora del hogar y reproductora.

Quiero ver tus genitales

Esta frase no es de una película triple X, es el requerimiento que muchas víctimas de MGF hacen a otras mujeres. Su viaje en busca de un futuro mejor -en continentes donde la publicidad promete una vida feliz y una sexualidad desinhibida- les ha hecho saber que aunque comparten sexo y género con las nativas, son diferentes. Ellas, por desgracia, nacieron en lugares donde las mujeres son sólo objetos y están expuestas a toda clase de abusos y atropellos.

20150427_RIM_Mbera_Child_marriage_Dragaj_002

¿Cuándo y cómo?

La MGF se practica desde los primeros días de vida hasta la adolescencia. Siempre marca el paso ritual de una etapa a otra de la vida. A las recién nacidas se les practica como parte del rito del bautizo y cuando son adolescentes representa el paso de niña a mujer apta ya para casarse, esto es, entre los 13 y 15 años de edad.

En el último caso las niñas son aisladas de su comunidad y les cortan el cabello así, cuando vuelven a sus casas, sus familiares y amigos saben que son nuevas personas. Luego son preparadas para la ceremonia especial: ‘la mutilación’. “Yo estudié en un internado en Kenia hasta los 14 años, el día que volví a casa en mi comunidad celebraban una fiesta, la gente cantaba, bailaba, bebía y comía por las calles. Le pregunté a mi madre qué pasaba y me dijo: celebran que vas a convertirte en mujer.”

Para Agnes, la vuelta a casa iniciada con ilusión acabó de forma brutal en menos de 24 horas. “Crecí odiando la mutilación. El dolor es inimaginable y no se cura al cicatrizar la herida”. A la niña que volvía del internado la bañaron al amanecer entre dos mujeres, la cogieron una por cada pierna mientras le aplastaban el vientre para inmovilizarla. Luego, sin anestesia, la matrona cogió su cuchilla y le cortó el clítoris y los labios menores. Le dijeron que la sangre que manó de su cuerpo era impura. La limpiaron con su propia orina y la cosieron.Mutilacion2

Formas de mutilarnos

  1. Amputación parcial o total del clítoris, es la más leve de todas.
  2. Amputación parcial o total del clítoris y extirpación de los labios menores
  3. La infibulación, es la MGF más radical, comporta la extirpación del clítoris, labios menores y mayores y parte del útero. La obertura vaginal es cosida con fibras vegetales, alambre o hilo de pescar, dejando únicamente un orificio para que salga la sangre menstrual; la uretra también queda tapada por la costura.
  4. El cuarto tipo es bastante inusual, consiste en la punción, perforación o incisión del clítoris y/o de los labios vaginales, estiramiento del clítoris y/o de los labios, cauterización del clítoris y del tejido circundante o corte de la vagina e introducción de sustancias y de hierbas corrosivas para causar el sangrado con la finalidad de empequeñecer el canal vaginal.

MGF-tipos-y-países-por-tipo

Infografía: plataformadeinfancia.or

Consecuencias

Las mujeres mutiladas sufren de constantes infecciones vaginales. Al tener obstruida la uretra, orinan por segunda intención, quedándoles siempre sedimentos que les ocasionan continuos problemas de hongos. Si estas infecciones prosperan y llegan al útero, son causa de infertilidad irremediable. Recientes estadísticas clínicas demuestran que la MGF causa otros daños irreparables, como el contagio del VIH-sida, o la hepatitis.

Según un estudio de la OMS, la MGF también está asociada a una mayor probabilidad de problemas durante el parto y a la pérdida del bebé. Las mujeres mutiladas normalmente dan a luz vía cesárea, al haber tenido los genitales cerrados, tienen vaginas poco flexibles y sufren más episiotomías y hemorragias. La episiotomía es la incisión quirúrgica que amplía la abertura vaginal para facilitar el parto.

La tasa de mortalidad de neonatos hijos de mujeres mutiladas es mucho mayor, y el nivel de complicación y mortalidad aumenta según la extensión y la gravedad de la mutilación. En el continente africano la MGF ocasiona entre 10 y 20 muertes más de bebés por cada 1.000 partos.

Antes que Sudán, Nigeria

En 2016, la mutilación genital femenina (MGF) fue declarada ilegal en Nigeria. Después de más de 12 años de debate, la ley de Prohibición de Violencia Contra las Personas, fue promulgada -el 29 de mayo de 2016- por el presidente saliente Jonathan Goodluck. Nigeria, con poco más de 189 millones de habitantes, es  el país africano más poblado y vecinos como Somalia y Djibouti podrían ‘contagiarse’ y adoptar la iniciativa.

Nada justifica la mutilación de una mujer y Nigeria, donde se estima que casi 20 millones de niñas y mujeres han sido mutiladas, así lo ha entendido y ahora la castiga. “Quienes practiquen o promuevan la mutilación, podrían enfrentar hasta cuatro años de prisión y una multa de mil dólares”. Según PreciosMundi, en Nigeria el salario promedio es de  539,51 $, la multa costaría tan sólo dos sueldos, cifra en extremo exigua para el dolor que se causa y las consecuencias que acarrea una invasión tan lesiva al cuerpo de una mujer.

Lamentablemente la medida tomada en Sudán o Nigeria podría no ser del todo efectiva. En otros países donde se ha prohibido la MGF, esta se sigue realizando de forma clandestina, porque se cree que es la única manera de mantener la tradición, la dignidad y la higiene de sus mujeres. La MGF sólo dejará de existir, cuando quienes la practican estén convencidos que es lo mejor para ellos y para eso, además de crear leyes que protejan a  las mujeres, se ha de informar, educar y sensibilizar.

th_73d9f63cbf68d5d7391d41bb4dcbecbf_Una-comunidad-de-Mali-celebra-la-erradicación-de-la-mutilación

Activista indignada

“Cuando supe cómo estaba, no pude entender por qué a mí. Cuando dejé mi país y comencé a compararme con otras mujeres, sentí rabia, indignación”. Esta es la voz de una mujer africana, que vive en Catalunya, y que a pesar de ser  activista en contra de la MGF, no quiere ser identificada. Se avergüenza de ser y de sentirse: “una mujer incompleta”.

En las zonas donde se practica la MGF se aducen razones religiosas. La mayoría de países que la realizan son musulmanes, sin embargo, no se ha encontrado ningún texto del Corán en donde se hable de la mutilación; lo que sí se ha hallado son momias egipcias del siglo II a.c. mutiladas, lo cual también hace dudar del origen religioso de la práctica dado el escenario politeísta de esta cultura.

Mutilar para controlar

Según manifiesta nuestra activista, se mutila por razones más terrenales: “Nos mutilan por pura ignorancia y machismo. Según los mayores, esta práctica se comenzó a realizar cuando los hombres se iban a la guerra y hacían cortar el clítoris de sus esposas y cerrarles la vagina para evitar infidelidades.”

Actualmente, la MGF es realizada -normalmente- por mujeres de la comunidad que mutilan y cosen la vagina de niñas y adolescentes para garantizar su virginidad hasta que sean dadas en matrimonio. En la noche de bodas, otra de estas mujeres, o el propio marido, abrirá a la mujer con un cuchillo y será penetrada en el acto para evitar que el orificio se vuelva a cerrar. En todo este proceso la anestesia y la asepsia brillan por su ausencia.

Por su parte, para UNICEF, “la mutilación genital femenina (MGF) es una forma de violación de los derechos humanos” y está dirigida a controlar o mitigar la sexualidad femenina, como rito de iniciación de las niñas a la edad adulta o como forma de lograr la integración y el mantenimiento de la cohesión social.

images

UNICEF afirma que la MGF no sólo se realiza en países del continente africano, si no también en varios de Asia —como la India, Indonesia, Iraq e Israel— y entre algunos inmigrantes de estos países en Europa, América del Norte y Australia. En menor medida, también en Latinoamérica, entre algunas tribus amazónicas de Colombia y el Perú.

Latinoamérica no está exenta

Según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), en América Latina el único lugar donde la práctica de la MGF ha sido detectada es en la comunidad Emberá Chamí, uno de los 102 pueblos indígenas reconocidos por Colombia. Sin embargo, según un artículo de la BBC, esta práctica también se estaría realizando entre los Nasa, pueblo indígena que habita el departamento del Cauca en la zona andina del suroccidente de Colombia.

Según un artículo del UNFPA, recientemente se han reportado dos casos de niñas emberá en el departamento de Valle del Cauca que presentaban infecciones generadas por mutilación. “En América Latina hay cierta evidencia anecdótica de la práctica en grupos indígenas desde Brasil y Ecuador hasta México e incluso algunos afro, aunque se cree que en la mayoría ha sido erradicada o ha desaparecido”.Indigenas

En el 2007 dos niñas de la tribu de los Emberá chamí murieron al ser mutiladas, la falta de asepsia fue la causa. En ese momento, organismos del Estado y entidades internacionales comenzaron a trabajar para enfrentar el problema, incluso se pensó en quitar la custodia de sus hijas a las familias que las hubiesen mutilado, pero eso podría haber cerrado en sí misma a la comunidad y la práctica se hubiese seguido realizando con sigilo y silencio.

En 2010 y con la firma de un compromiso por parte de los Emberá Chamí, la asesora de género y derechos del UNFPA, Esmeralda Ruiz, declaró que “luego de años de trabajo, los Emberá Chamí habían entendido que la mutilación violaba los derechos a la vida, la integridad y la salud de las mujeres y que dejarían de practicarla”. Sin embargo, en febrero del 2016 el UNFPA reconoció que se sigue realizando entre los miembros de esa tribu.

Hasta el 2010 cada año morían tres o cuatro niñas emberá debido a la MGF. Según Patricia Tobón Yagarí, abogada de este pueblo, “si bien no se dispone de cifras exactas, es una práctica extendida entre los aproximadamente 250.000 miembros de esta comunidad” […], además, agrega que para erradicar la práctica, “el Gobierno y las instituciones deben involucrarse en acciones concretas para fortalecer las capacidades de las comunidades indígenas para seguir progresando”.

Según Jorge Parra, representante de la UNFPA en Colombia, “el principal desafío es que la MGF es una práctica tradicional”; sin embargo, según el historiador Víctor Zuluaga Gómez hay 3 versiones sobre el origen de la práctica, “por un lado está la idea de que se trata de una práctica ancestral, por el otro, que fue introducida por un grupo de monjas a principios del siglo XX y, finalmente, que fue algo que los indígenas adoptaron de esclavos negros musulmanes provenientes de Malí en torno al siglo XVIII”.

Por otro lado, entre los emberá y los nasa también se practica la MGF porque creen que el clítoris puede crecer y convertirse en un pene, pero fundamentalmente se cree que así se limita el deseo de la mujer de estar con otros hombres que no sean su marido. “Por eso anteriormente cortaban esa cosita, porque así la mujer no tiene deseo, pero pura mentira, hasta cuando tiene eso cortado también busca otro marido”, explica a la BBC, Irene Guasiruma, una anciana del resguardo Wasiruma, en Valle del Cauca.

En la legislación colombiana la muerte a consecuencia de la MGF está contemplada dentro de ley de feminicidio del 2015, pero mientras las comunidades indígenas crean que la práctica es parte intrínseca de su historia, las mutilaciones se sucederán.

Pediatra catalana en pie de lucha

“Hace más de 20 años comencé a toparme con niñas africanas que venían a mi consulta con infecciones de orina. La primera que examiné tenía los genitales cosidos. Le pregunté a la madre qué le había pasado y me dijo que le habían cortado el clítoris y los labios menores, y que en su país hacían eso a las niñas para purificarlas, que era como circuncidarlas”.

Desde ese momento la pediatra catalana Inma Sau ha hecho un largo camino en el tema de la mutilación y sabe perfectamente que no se trata de una circuncisión: “La MGF amputa parte de un órgano, la circuncisión corta un trozo de piel. En el primer caso la mujer pierde sensibilidad, su vida física y sexual se ven afectadas; en el segundo, el hombre no pierde nada”.

A partir del primer caso la doctora Sau, prestó más atención al colectivo africano. Cuando les preguntaba a las madres por qué mutilaban, decían que eso lo decidían los hombres y ellos decían que era cosa de mujeres. En los años 90, debido a la gran cantidad de inmigrantes africanos en Catalunya, los jefes religiosos musulmanes trasladaron a una mujer que recorrió todas las provincias de la comunidad mutilando a las niñas de familias africanas nacidas en territorio español.

Según la doctora Sau, en esos años, dos niñas fueron ingresadas en los servicios de urgencias porque se desangraban profusamente. “Los padres dijeron que las había mutilado una mujer que había venido de su país, esta fue identificada pero huyó antes de que la pudieran capturar. El mal que hizo fue terrible, pero también nos empujó a trabajar por lograr una legislación que, por lo menos, protegiese a las posibles víctimas que viven en nuestro país ”.54d60f46af61f_1420_!

Delito de lesiones 

Desde el año 2003 Cataluña es la primera comunidad en España y Europa en la que el tema de la MGF es abordado mediante un protocolo de trabajo conjunto entre varios sectores (Salud, Educación y Justicia), el objetivo es evitar que se mutile a las niñas africanas residentes en territorio español. Desde el 2005 se ha logrado que la práctica sea perseguida extraterritorialmente. En cuanto alguna niña se encuentra en peligro potencial, los padres son citados e informados de las nefastas secuelas de la MGF y de las consecuencias legales que sufrirán si sus hijas son mutiladas.

La MGF está considerada en Cataluña como un delito de lesiones, “es un ataque contra la integridad física de la persona” y se castiga con penas que van de 6 a 12 años de prisión. Esta condena también puede ir acompañada de 10 años de inhabilitación de la potestad, la tutela o la guarda de la menor. En Europa se han producido importantes cambios en los últimos años, entre ellos, la aprobación del Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra la mujer que incorpora como “tipo específico de violencia, el de la Mutilación Genital Femenina”.

Así mismo, algunos países como España, han incorporado la MGF específicamente en la legislación. En noviembre del 2011 la Audiencia de Barcelona condenó a 12 años de prisión a un matrimonio de Gambia, “por haber practicado o permitido la extirpación del clítoris de sus dos hijas menores de edad”. Esta pareja fue la primera en ser condenada por esta práctica, si bien es cierto, hay denuncias realizadas en la década de los 90, hasta ese momento ningún progenitor había sido condenado por MGF pues se trataba de familias acabadas de inmigrar y aducían que al ser una práctica arraigada en sus países no sabían el mal que infligían a sus hijas.

En abril del 2013, la Audiencia Nacional de España, condenó a una madre senegalesa a dos años de cárcel, por mutilar a su hija en su país. El hecho fue detectado en una revisión médica en Cataluña, cuando la mujer y sus hijas llegaron a España en 2010, para reencontrarse con el marido. La Audiencia de Teruel también ha condenado a otra pareja de Gambia por mutilar a su hija de 8 meses de edad dentro de territorio español. Y los casos suman y siguen.

47310-733-532

Mujeres rotas

Tiene 46 años de edad, se llama Aisa y es de Senegal. La mutiló su abuela a los 7 días de nacida, el día de su bautizo. Es la segunda de 8 hermanas, 4 de las cuales están mutiladas. Las más pequeñas se salvaron porque sus padres se informaron sobre el tema y se dieron cuenta de que eso no era bueno para sus hijas.

“Hace 20 años que la mutilación no se practica oficialmente en mi país. Hay solo dos clases de personas que la continúan realizando: las personas más ignorantes y las mujeres que siempre se han ganado la vida de esa manera y siguen asustando a las familias con el demonio para que los padres continúen mutilando a sus hijas y no quedarse, ellas, sin trabajo.”

Aisa no era consciente de que ella hubiera sido mutilada. “Un día fui a visitar a una amiga y en su casa hacían una fiesta. Yo no sabía por qué. Cuando le pregunté qué celebraban, me dijo que la habían mutilado. Sentí mucha pena y lloré por ella. Aún no sabía que yo estaba igual.”

Cuando llegó a la adolescencia, Aisa comenzó a descubrir que algo no iba bien: “Una compañera del colegio me dijo que le picaban los labios de la vagina, y yo pensaba qué labios, de qué habla. Y fue así como comencé a investigar por mi cuenta; busqué respuestas en los libros de Anatomía y me reconocí diferente”.

Los padres de Aisa nunca le explicaron lo que le habían hecho de pequeña. “Yo no he hablado nunca de esto con nadie de mi familia. El tema del sexo en África es tabú y más con la familia”. A los 14 años Aisa tuvo su primer periodo menstrual y comenzó a sufrir infecciones de orina. “Fui a la ginecóloga y ella confirmó mis sospechas. Fue un periodo muy duro y me di por vencida, no luché porque vi que las demás mujeres estaban igual y sobrevivían”.

Con 31 años de edad, Aisa abandonó Senegal en busca de nuevos horizontes. Llegó a Madrid y allí tuvo que ir al médico por otra de sus constantes infecciones de orina. Cuando la ginecóloga la vio, llamó a otra doctora: “Ambas se pusieron a cuchichear mientras me miraban los genitales y yo me sentía como un monstruo”.

Cuando comenzó a tener una vida sexual activa, Aisa sentía vergüenza: “Lo hacía a oscuras. No quería que me vieran. Y como me habían mutilado de muy pequeña, el daño era casi imperceptible. A veces disfrutaba y a veces fingía, pero, sobre todo, quería que me percibieran como una mujer normal”.

Según Aisa, los hombres tienen relaciones sexuales placenteras con una mujer mutilada, “las encuentran más cerradas, pero muchas son absolutamente insensibles y cada vez que tenemos sexo sufrimos dolor, así que a la larga ellos se van con una que no está mutilada, porque llegan a aburrirse de alguien que no siente ni expresa nada”.

Hace 8 años Aisa se trasladó a vivir a Barcelona y tuvo otra infección de orina. En la consulta del ginecólogo se desmontó, explicó su necesidad de ser ‘normal’, de sentirse ‘completa’, y dijo que estaba a punto de viajar a Francia para ver si la podían operar para hacerse una reconstrucción vaginal.

El ginecólogo le informó que, en Barcelona, un médico de la clínica universitaria Dexeus realizaba reconstrucciones de clítoris. “Me dieron el número de teléfono de la primera mujer que se había sometido a la intervención. Ella me explicó que sus genitales habían quedado como si no hubiera pasado por la mutilación, y que funcionalmente sentía como una mujer ‘normal’”.

Después de un mes Aisa fue operada y, según sus propias palabras, ahora es una mujer feliz. “He recuperado toda la sensibilidad. Disfruto plenamente del sexo, soy una persona normal, completa. Ahora me siento absolutamente segura como mujer”. Sin embargo, hay mujeres que luego de la operación manifiestan que aunque sus genitales han recuperado su apariencia ellas, están igual que antes.

Hay mujeres que a pesar de la reconstrucción de sus genitales, no recuperan la sensibilidad y son incapaces de sentir placer. “A esas mujeres no solo les cerraron la vagina; les han cortado las alas, les han mutilado las ilusiones, les han cerrado la libido” ─dice Aisa.

Siempre hay esperanza 

Ablación-sonrisas

Reconstruir la vida de una mujer mutilada no es tarea fácil, por eso el responsable del Programa de Reconstrucción Genital Post Mutilación de la Fundación Dexeus (Barcelona), el doctor Pere Barri Soldevilla, el primero en realizar estas intervenciones en España, dice que ésta es una tarea que no acaba con la cirugía.

Hasta el momento, 73 mujeres han sido reconstruidas. “Se trata de una cirugía reconstructiva del clítoris consistente en una intervención de unos 45 minutos y un día de hospitalización y el coste de cada intervención lo asume la Fundación Dexeus Salud de la Mujer”.

En el 90% de los casos los genitales femeninos recobran su aspecto original. “Luego de confrontarse con la mujer occidental, la mujer africana sometida a la mutilación sufre un golpe letal en su autoestima. La recuperación de sus genitales las ayuda a recuperarla”.

“La cirugía es una técnica adaptada de la que se aplica para el alargamiento del pene. El clítoris es un órgano de unos 10 cm de largo, la mayor parte de los cuales se encuentran en el interior de la vagina. Lo que hacemos es coger lo que queda del clítoris y desinsertarlo del ligamento que se ancla al hueso y dejarlo lo más externamente posible” ─explica el doctor Barri.

La reconstrucción del clítoris, además de recuperar el aspecto estético, ayuda a que la mujer recupere la funcionalidad sexual en un porcentaje muy elevado. Según las cifras del equipo médico comandado por el doctor Barri, luego de operadas, el 75% de las mujeres recuperan la capacidad objetiva de excitarse; de éstas, el 40% llega a tener orgasmos siempre que quiere y un 30% los tiene parcialmente, es decir, no siempre que lo desea.

Lamentablemente, esta técnica aún es irrealizable allí donde más se necesita, en los países donde se practica la MGF. Los cirujanos que se han arriesgado a desplazarse para realizar estas intervenciones, han visto sus vidas amenazadas; además la mayoría de mujeres que se han sometido a la reconstrucción han sido rechazadas por sus familias y por la comunidad.

Desde el 2015, el Departamento de Salud catalán también ofrece la reconstrucción del clítoris a través de la sanidad pública. Según el Mapa de la MGF elaborado por el Departamento de Antropología Social y Cultural de la Universitat Autónoma de Barcelona y la ONG Wassu Gambia Kafo, “57.000 mujeres mutiladas viven en España y el número de niñas residentes en riesgo de sufrir esta práctica ha aumentado más de un 60% desde 2008”.

En España, las mujeres en riesgo son menores de 14 años que proceden de los países subsaharianos donde persiste la MGF. Según la antropóloga Adriana Kaplan, directora de la Fundación Wassu-UAB, el protocolo establecido en Catalunya si bien es cierto es bueno, se ha pervertido, pues no se respetan los niveles de actuación: prevención, detección y atención. “Se saltan el primero y directamente interviene la policía, con lo cual, los padres mandan a las niñas de vuelta a sus países y allá quedan expuestas a la mutilación”.

La ONU contraataca

Desde Naciones Unidas se ponen severos y en el caso de la MGF apuestan por una regulación específica, consideran insuficiente tipificarla sólo un delito de lesiones. “Es necesario que se tipifique el supuesto específico de Mutilación Genital Femenina”, por ello da una serie de pautas innovadoras, entre ellas: la necesidad de adoptar planes y estrategias nacionales, así como el establecimiento de preámbulos legislativos con una postura contraria a la violencia contra la mujer.

También propone definiciones claras y precisas sobre la MGF y la tipificación de delito del acto así como la colaboración en el mismo, es decir, “serían responsables penales, quienes lleven a una niña o mujer hasta la persona que le practique la MGF y quienes soliciten la MGF, ayuden, asesoren o busquen apoyo;  o quienes ordenen o inciten a otras personas a someter a una mujer o niña a la MGF. Y quienes no denuncien el riesgo o el acto de MGF”.

Así mismo la ONU, considera importante que “se incluya explícitamente a los progenitores y los miembros de la familia de la víctima entre las personas sujetas a responsabilidad penal” […] “Además, la legislación debería establecer que ninguna forma de atenuante estará permitida como circunstancia eximente de la MGF, debiendo prohibirse expresamente la excusa de cultura, honor o religión. Tampoco el consentimiento constituirá una circunstancia eximente”.

La ONU también contempla castigar la MGF extraterritorialmente, prohibiendo el traslado de niñas de un país donde la práctica es ilegal, a un país donde esté permitida. “En caso de que las personas que cometan MGF o inciten, ayuden o aconsejen a otra para que cometa MGF fuera de las fronteras de su país serán perseguidas, enjuiciadas y castigadas”[…] “no debería ser necesario que la MGF sea delito en el país donde se cometió para enjuiciar a una persona por conductas relacionadas con este hecho”.

A fin de salvaguardar los derechos de las víctimas, la ONU propone que debe “reconocerse el acceso gratuito a los servicios sanitarios y atención a largo plazo, incluidas reparaciones médicas gratuitas. Acceso a servicios jurídicos y servicios psicológicos y de formación profesional gratuitos, así como órdenes de protección para las víctimas reales o potenciales e indemnizaciones, y la posibilidad de presentar demandas civiles contra los perpetradores y los responsables gubernamentales, o no, que no hayan ejercido la diligencia debida para prevenir, investigar o castigar la MGF”.

Además debe permitirse que las supervivientes/denunciantes presenten demandas civiles basadas en leyes contra la discriminación y disposiciones de derechos humanos. También es necesaria una declaración clara de las funciones y responsabilidades de los actores gubernamentales y comunitarios y de las políticas coordinadas más generales que incluya una respuesta comunitaria coordinada: educación pública y capacitación. Estas son sólo algunas de las recomendaciones que se plantean desde ONU Mujeres.

Europa también mutilaba

En Europa, en los siglos XVIII y XIX, se practicó la cliterodectomía, o lo que es lo mismo, la extirpación del clítoris, el objetivo: ‘curar’ la histeria y la epilepsia en las mujeres. Desde el principio de los tiempos, el dominio sobre las féminas se ha ejercido de diferentes maneras, unas han sido más brutales que otras. Lo que nadie sabe a ciencia cierta es: ¿desde cuándo mutilar a las mujeres se convirtió en una costumbre normalizada por algunas sociedades?