Girl Gov Perú da vida a Girl Gov en Acción: 23 adolescentes que han realizado un informe sobre la situación de niñas, niños y adolescentes durante la pandemia

Tejer feminismo con niñez y adolescencia es el objetivo de este programa, porque darle voz a las niñas y adolescentes es el comienzo de un gran futuro. Creando lideresas las sociedades crecen. Potenciando al 50,34% de la población sometida al patriarcado, todas y todos ganamos

«Teniendo en cuenta el contexto actual de aislamiento social y cuarentena, producto del COVID-19, nos vemos en la urgencia de pronunciarnos frente a las situaciones de vulnerabilidad que como niñas, niños y adolescentes nos están tocando experimentar. La manera en la que cada población se ve afectada es distinta, por lo que sentimos la necesidad de visibilizar las realidades y problemáticas que lxs niñxs y adolescentes enfrentan».

Así comienza el informe de la investigación titulada “Nuestros derechos importan: niñas y adolescentes luchando en el contexto del COVID 19”, realizada por 23 adolescentes peruanas pertenecientes a la primera promoción de Girl Gov Perú, programa de empoderamiento y liderazgo político para niñas y adolescentes entre 13 y 17 años que cursan estudios secundarios. Este programa ha sido implantado en Perú por 3 profesionales feministas peruanas.

Gianina Marquez, Beatriz Córdova y Karina Nuñez, especializadas en temas de educación, género y comunicaciones profesionales son las creadoras de Girl Gov Perú. «Vimos la necesidad de fomentar una conciencia feminista desde la niñez y así encontramos el programa Girl Gov de la Women and girls Fundation (WGF)». Ellas, que ya tenían un vínculo con esta entidad, fueron convidadas a su sede en USA para conocer el programa y desarrollarlo en Perú.

En 2019 salió la primera promoción de ‘GIRLGOVERS’ peruanas, conformada por 70 menores limeñas, de ellas, 23 formaron el colectivo Girl Gov en Acción y a partir de un webinar, realizado en abril de este año, en el que hablaron sobre su situación durante la pandemia, decidieron investigar sobre la problemática de su grupo etáreo y acabaron realizando una investigación y elaborando un documento donde dan a conocer al gobierno los problemas que les afectan.

Luego de la publicación del estudio donde las adolescentes dan a conocer los resultados de su investigación dividida en 4 grandes temas: educación, salud, necesidades básicas y violencia, lo repartieron entre las autoridades con poder de decisión en asuntos de menores, aún no reciben respuesta. TeleoLeo.com hablo con las impulsoras de Girl Gov Perú sobre sus objetivos, su metodología, y sobre el estudio realizado por sus aventajadas pupilas.

Futuro del futuro

El resultado del trabajo de Girl Gov Perú ha sido tan importante y satisfactorio que, con la tecnología gobernando nuestras vidas más que nunca, el programa de empoderamiento se ha trasladado a la red y eso permite que este 2020 sean más niñas y adolescentes las que participen del programa: de 70 han pasado a 100, y que se puedan incorporar a niñas y adolescentes de todo el Perú.

Salud mental: una de las facturas de la cuarentena en las y los menores de edad

«El estrés postraumático es cuatro veces mayor en los niños que han pasado por una cuarentena».

«Esta pandemia y las medidas de contención sin precedentes, derivadas de ella, están afectando a todos los aspectos de la vida de los niños, niñas y adolescentes: su salud física, su desarrollo, sus posibilidades de aprendizaje, su comportamiento, la seguridad económica de sus familias y su protección frente a la violencia y el abuso; y, por supuesto, también impactan en su salud mental. La situación vivida en España y en el mundo con la pandemia es tan excepcional, que no existen aún respuestas concluyentes sobre cuál será la afectación psicológica de niños, niñas y adolescentes en el corto, medio y largo plazo.

No obstante, la experiencia acumulada en crisis humanitarias y situaciones de confinamiento, así como los incipientes estudios realizados, llevan a los expertos a afirmar la especial vulnerabilidad que tienen los niños, niñas y adolescentes y la
necesidad de reforzar la detección y prevención de los problemas. Hay expertos que señalan que los niveles de estrés postraumático son cuatro veces mayores en los niños que han pasado por una cuarentena, y que estos episodios pueden llegar a darse hasta tres años después». (UNICEF, España)

Por dizque asintomáticos pagan pato

En nuestro país, los grandes olvidados de la pandemia son niñas, niños y adolescentes, quienes por su edad no han sido tomados en cuenta en la toma de decisiones . El confinamiento se ha prolongado hasta finales de agosto y los menores de 14 años, por el crecimiento de contagios vuelven a restricciones como salir sólo 30 minutos, no alejarse más de 500 metros de casa y no sacar a la calle patinetes o algún otro juguete, lo cual es duro para los más pequeños.

Retomar estas restricciones, según las autoridades sanitarias peruanas, se debe al aumento de contagios, lo cual, en parte, atribuyen a que los menores al salir interactúan y se contagian convirtiéndose en pacientes asintomáticos, contagiando a las personas mayores con las que conviven. Y otra vez se penaliza a los menores, cuando lo que hace daño no es que ellos salgan, sino que no se sigan las medidas recomendadas: mascarilla y distancia física, que no social.

Las y los menores merecen ser escuchados y atendidos. Ellas y ellos son el futuro y para que sus vidas afecten de manera positiva a la sociedad, su desarrollo presente tiene que darse en las mejores condiciones posibles. La pandemia nos afecta a todos, pero más a ellas y ellos porque están viviendo una situación para la que ni los adultos estamos preparados; por eso saber qué piensan, cómo se sienten y qué necesitan es vital, esperemos que las autoridades que han recibido el informe de Girl Gov en Acción lo hayan leído y comiencen a utilizarlo.

Ella es mexicana y de los 7 a los 13 años de edad fue violada por su padre, sus tres hermanas también

México posee el terrible galardón de ser el primer país del mundo en abuso sexual a niñas y niños. Lorena es una de esas niñas. Años después e intentando sanar, explica su historia a teleoLeo.com (Ilustración: El Espectador)

TeleoLeo.com también ha podido hablar con otra de las hermanas abusadas de Lorena. Su testimonio será motivo de una segunda entrega del drama vivido por las hijas de esta familia. 

Peligro en casa

“No sólo yo fui violada por el perro de mi papá, somos 4 hermanas y a todas nos hizo lo mismo, durante años. Una de nosotras quedó embarazada y su hijo fue criado como un hermano más. Mi tío, el hermano de mi padre, también nos violó”.

Lorena es una mujer mexicana con un historial de abusos, prostitución y adicción a las drogas, ella no tuvo una buena infancia, es más, tuvo la peor de las infancias, una que comparten muchas niñas y niños, una en la que su propio hogar es el lugar más peligroso y terrible del mundo. 

Según una investigación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cada año, en México, 4,5 millones de niñas y niños sufren abuso sexual. La investigación también revela que siete de cada 100 adultos mexicanos han sido víctimas de abuso sexual durante la infancia.

Abandono

Lorena explica que su madre salía cada día a las 6 de la mañana para trabajar y no volvía hasta entrada la noche, y su padre aprovechaba eso para hacer lo que quería con ellas. «Mi madre se iba con sus amantes y él en venganza abusaba de nosotras». 

«Un día, él comenzó a tocarme —qué me haces —le dije, —soy tu hija; —cállate —dijo él; me jalo del cabello y siguió haciéndome lo que quiso, —tú y tus hermanas van a pagar todo lo que me hace tu madre, me decía y no me soltaba. Yo tenía solo 7 años». 

El padre de Lorena comenzó a abusar de ella a los 7 años de edad, sus otras hijas tenían 9, 6 y 5, a ellas también las violaba. La menor no aguantó el dolor y su mente se quedó en el tiempo. «Ella no nació así, era normal, todo es culpa de mi padre» ─dice Lorena.

Lorena era abusada por su padre a cualquier hora del día o de la noche, él sólo esperaba que la madre no estuviese para hacer lo que quería con ella y sus hermanas. «Una noche que llovía sentí que me agarraron la vagina, desperté y vi que era él y me dijo bajito —no digas nada o te pego».

La niña no quería ser tocada por su padre, la hacía sentir sucia, sensación de la que aún no se libera. «Él hacía lo que quería y lo siguió haciendo una y otra vez; ahora me siento sucia, tanto que he sido incapaz de contarle mi esposo todo lo que viví de pequeña».

El día que nunca olvidará

“Un día, mi padre me despertó, me levante enseguida para que no me pegase, era oscuro; ─acuéstate conmigo ─me dijo, quise correr, pero me agarro del cabello ─si dices algo te mato a golpes ─dijo, y me dejé. Llore en voz baja. Me daba asco todo lo que me estaba haciendo”. 

Lorena aún no es capaz de borrar aquel día de su cabeza. “Nunca podre olvidar ese día, marcó para siempre mi vida y fue el inicio de 6 años en los que mi padre me violó, me penetraba y me dolía mucho, yo lloraba y él disfrutaba. Era un perro de verdad”. 

Cuando Lorena fue violada por su padre, su hermana mayor ya había pasado por lo mismo. «Yo fui la segunda, luego abusó de las más pequeñas, nos turnaba el desgraciado, a mí me lo hacía un día, otro día a otra, durante años. Yo no dormía por miedo a que me tocase». 

“Ustedes lo provocan”

Luego de unos años, cuando Lorena y sus hermanas encontraron valor, le explicaron a  su madre los abusos sufridos. «Mi mamá siempre nos culpó de todo, según ella, mi padre nos violó, una y otra vez, porque nos gustaba: ─’Ustedes lo provocan’ —nos dijo».

La reacción de la madre de Lorena recuerda al discurso del ex arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani: «Hay abortos de niñas, no porque hayan abusado de ellas, muchas veces es porque la mujer se pone en un escaparate, provocando». Como siempre la víctima, revictimizada.

«Callamos no porque nos gustaba lo que nos hacía, nos tenía amenazadas —si hablan las mato ─decía». Que la madre de Lorena justificase el abuso que sufrían ella y sus hermanas fue lo más nefasto para la niña y la mujer que es hoy, en pelea constante con sus adicciones. 

«Ella siempre nos pegaba con alambres de luz y nos dejaba todas marcadas y adoloridas». Según Lorena, además de las amenazas del padre, las niñas temían el maltrato de su madre,  por eso demoraron en contarle el abuso del que eran objeto. 

«Luego que mi madre supo que éramos violadas por mi padre, nunca le reclamó, ni lo denunció. Ella siguió durmiendo con él y no le dijo nada, es más, hasta él se burlaba de nosotras porque mi mamá no nos hacía caso, yo no aguantaba, y otra de mis hermanas tampoco».

Huyendo del horror

El abuso reiterado hacía que Lorena y una de sus hermanas escapasen frecuentemente y durmiesen en autos abandonados. «Nos íbamos 6, 7 días y cuando volvíamos, porque al vernos solas la gente nos quería llevar a la policía, mi madre nos recibía con golpes».

Lorena fue violada por su padre hasta de los 7 a los 13 años de edad, momento en el que conoció al padre de sus 3 primeros hijos y, sin saber que clase de persona era, se fue con él para liberarse del peligro que vivía en casa; pero, huyendo de su realidad, encontró más sufrimiento.

Prostitución y drogas

«Yo crecí en la calle, dormía en autos abandonados, igual que una de mis hermanas, cuando nos cansábamos de lo que nos hacía mi padre, nos íbamos de casa y dormíamos donde podíamos, después de unos días volvíamos, hasta que no volví porque conocí a ese hombre».

En cuanto conoció al que fue el padre de sus hijos, se fue con él, sin más. «Huí de casa con él, sin saber qué clase de persona era; sólo quería un lugar donde vivir. A su lado sufrí golpes, engaños, pero lo soporté todo, prefería eso a volver a vivir con mis padres».

El hombre con el que se fue Lorena la prostituyo en cuanto pudo. «Me enviaba a cantinas en Juarez, me hacía bailar con hombres mayores, si no hacía lo que me decía, me pegaba; yo era muy chica, no conocía a nadie en esa ciudad, así que tenía que hacer lo que él ordenase».

De los 13 a los 16 años de edad Lorena fue prostituida por su pareja, a los 15 años comenzó a consumir drogas. «La madre de mi ex pareja me hizo papeles falsos para llevarme de cantina en cantina y comenzó darme drogas para prostituirme porque yo no soportaba a los hombres». 

Además de tener que soportar que comerciarán con su cuerpo, Lorena tuvo que aguantar la infidelidad de su pareja. «Él me pegaba todo el tiempo y metía mujeres en la casa, a mí me echaba fuera para tener relaciones con ellas; no importaba si hacía mucho frío, o no, igual me echaba».

Cuando Lorena no pudo más, volvió a su pueblo, en Chihuahua. «Dejé a ese hombre y me fui con mis hijos, el mayor tenía 5 años. Alquilé un cuartito y me dediqué a la ‘vida fácil’, seguí yendo a cantinas y comencé con la cocaína y a alcoholizarme todo el día, sólo así soportaba todo».

Además de la cocaína, Lorena comenzó con la metanfetamina y eso fue su perdición durante varios años. Años en los que tuvo 6 hijos, ahora hasta es abuela. «Sólo vivo con mis dos hijas adolescentes y hasta hace poco consumía cristal (metanfetamina) de noche, cuando no me veían».

Intentó de suicidio

«Hace 2 años 6 meses murió mi hijo, tenia 22 años, se ahorcó, tenía esquizofrenia, se la detectaron después que ser testigo de una balacera, decía que lo iban a  matar, escuchaba voces que le decían que matase a sus hermanos. Ahora vivo muerta en vida».

Un año después de la muerte de su hijo, Lorena se quiso matar. «Me tomé 100 pastillas, pero tengo una misión que cumplir, cuidar a mis hijos y Dios no me dejó morir. Mi segundo hijo tuvo cáncer y se curó, luego estuvo preso en California porque intentar entrar a Estados Unidos».

Desintoxicación

Meses después de las primeras conversaciones con Lorena, ella dijo a teleoLeo.com que había dejado de consumir drogas. «Ahora estoy en tratamiento, me quiero curar, por mi familia, porque ellos me necesitan, porque tengo que estar bien por ellos y por mí».

Lo vívido sumado a la falta de protección y amor mientras crecía, hicieron que Lorena se aferrase al consumo de sustancias como la metanfetamina. «Estuve enganchada mucho tiempo, me ha costado dejarla, estoy en tratamiento y no es fácil, pero lo sigo intentando».

Al inicio de nuestras conversaciones, Lorena sufría de intensos dolores en el cuerpo y eso no es extraño, un gran porcentaje de mujeres abusadas de pequeñas, somatizan el mal que les hicieron y de adultas padecen de fibromialgia o de dolor crónico. 

También leer: CARMEN, RAPTADA AL AÑO DE EDAD, VIOLADA A LOS 7, LISIADA A LOS 13, ABUSADA POR SU PAREJA DESDE LOS 31; A PESAR DE TODO, AÚN VE LA VIDA CON ESPERANZA

Ella dice que con el tratamiento para las drogas, el dolor ha desaparecido, sin embargo, esto podría deberse a que ahora la medican con alprazolam y clonazepam, ambos fármacos potentes ansiolíticos, sedantes, hipnóticos y estabilizadoras del estado de ánimo.

Sufro de depresión y ansiedad, me puedo pasar días durmiendo, me siento muy cansada siempre, además me duele todo el cuerpo y tengo la presión alta, dijo Lorena a teleoLeo.com meses antes de someterse al tratamiento para desintoxicarse. 

Raíz podrida

La madre de Lorena no sólo no la protegió cuando era pequeña, además la siguió maltratando de adulta. «Mi madre no me quiere, les habla mal de mí a mis hijos. Yo vendo ropa en casa y si quienes vienen a comprar se equivocan y tocan su puerta, ella les dice que no me conoce».

Según Lorena su madre nunca cuido de ellas. «Mi madre siempre ha estado con hombres, ahora se hace la decente. Nos dejaba a mis hermanas y a mí solas en la calle mientras ella estaba con alguno y hacía que le dijéramos a mi papá que nos había llevado al médico o a cualquier sitio».

«Una vez, una de tantas, mi madre me maldijo porque le recordé que cuando era niña la vi abrazada a un hombre -ella siempre iba con muchos hombres- y su pareja le reclamó, mi padre se enteró y le pegó».

Una vez Lorena le dijo a su madre que anhelaba su atención. «Le dije cuanto deseaba un abrazo, un consejo de madre, riéndose de mí me contestó: De cuál si no tienes, eres adoptada, pero no es cierto porque soy igual que mi padre».

A pesar de todo, Lorena dice haber perdonado a su madre. «Hubo una oración de sanación en mi casa, estaba mi madre y dijeron es momento de perdonar, y yo que por esos días no le hablaba a mi madre porque había maldecido a mis hijas, corrí y la abracé».

Ella se siente aliviada porque se ha desecho de un lastre. «Logré quitarme esa carga, esa cruz que llevaba a la espalda, el odio desapareció,  no sé cómo. No he olvidado todo lo que permitió que me hicieran, pero la perdono».

Sin embargo y a pesar de quebrarse -una vez más- a pesar de haberla perdonado y abrazado, su madre no cambia. «Nunca me ha querido,  nunca me ha perdonado que yo le reclamase el estar con hombres y se lo dijese a mi padre. Yo sólo le pido a Dios que me la cuide».

Abusaron sexualmente de ella cuando era una niña, ahora sufre de diversos trastornos y hasta de tendencias suicidas

El abuso sexual infantil es una de las lacras a las que nos enfrentamos como sociedad. Según Unicef, 120 millones de niñas de todo el mundo, han sufrido algún tipo de violencia sexual, los niños también la sufren pero en menor medida. 

“Desde que tenía 5 años, la expareja de mi abuela me tocaba ‘mis partes’ y me hacía que le besará los genitales. Yo no sabía que eso era malo, era pequeña y ese señor era una persona de confianza. Ahora tengo 26 años, me autolesiona, sufro dolores en todo el cuerpo, migrañas, posible Trastorno Límite de la Personalidad y a pesar de estar medicada tengo pensamientos suicidas”.

No dire su nombre, no es necesario y ella no quiere ser expuesta, vive demasiado atormentada con el pasado y atrapada por el presente. Sin embargo, no quiere seguir callando, no puede, porque el silencio de más de 20 años la está carcomiendo por dentro, al punto que en la actualidad debe llevar tratamiento psiquiátrico.

“Cuando tenía entre 5 y 6 años ese hombre abusó de mí constantemente. Me tocaba la vulva, me manoseaba, me hacía besarle los genitales; yo pensaba que eso era normal, nunca nadie me dijo que eso era malo. Cuando terminaba, él me daba dinero o golosinas. Él se lo pasó bien y a mí me destrozó la vida”. Dijo la joven a teleoLeo.com.

Guillermo Villalobos es el nombre del abusador, ella no sabe dónde puede estar ahora, no sabe si sigue vivo o está muerto, no sabe si es el abusador de otras niñas, no sabe nada de su vida actual, lo único que sabe es que es el hombre que abusó de su autoridad y de su ascendencia para vulnerarla y satisfacerse cual bestia hambrienta.

795aa3cf-5ebc-40de-b770-9096dace0822A
El hombre del círculo es Guillermo Villalobos, abusó de una menor de 5 años. La bebé de vestido blanco es la niña abusada.

“Mi madre alguna vez vio algo, me preguntó qué pasaba, yo le dije —nada. No estoy segura de lo que vio, creo que ella tampoco porque él le daba la espalda. Aún ahora me pregunto por qué no le dije lo que ese tipo me hacía”. Pero esto es normal, sobre todo con menores a los que no se les ha dicho que nadie los debe tocar, además, los niños abusados se sienten culpables de no haberse mantenido a salvo.

“Cuando fuí creciendo me comencé a sentir mal con lo que ese hombre me hacía y fui intentando no quedarme a solas con él cuando iba a ver a mi abuela, pero nuestro departamento es pequeño y eso era complicado”. Un día, Guillermo Villalobos dejó de frecuentar la casa de la joven y ella llegó a darse cuenta que lo que ese hombre le había hecho no era normal.

“Ese hombre, por mucho tiempo, dejó de ir a visitar a mi abuela, hasta que volvió, yo ya tenía entre 11 y 12, creo, y fue horrible”. El regreso de Guillermo Villalobos detonó algo en la mente de la niña. “En un momento me quedé a solas con él, él me miraba, se tocaba la pierna y me sentí asqueada, no pude más y grité”. 

Y lo que la niña confesó, a pesar de la gravedad, no fue tomado muy en serio. “Este señor me quiere tocar —no, yo me estaba rascando la pierna, está mintiendo —dijo Villalobos, —él me quiere tocar, siempre me ha tocado —gritaba yo; pero no me creyeron, pensaron que me había confundido”.

Luego de esta confesión a gritos, le pidieron a la niña que se tranquilizará y se fuera a su habitación. “No sé lo que pasó, no sé si lo echaron o le reclamaron, pero Guillermo Villalobos se fue y no volvió nunca más por casa. Luego de esto, mi familia no me preguntó nada, enterraron el tema y yo, ya no dije nada más”.

Según la joven, en esa última visita sólo estaban en casa su abuela y su bisabuela y ella cree que no le dijeron nada a su madre. “No volví a hablar del tema con nadie, ni siquiera con mi madre porque pensé, que igual que mi abuela y mi bisabuela, no me haría caso. Pasó el tiempo y reprimí ese recuerdo, intenté sacarlo de mí”.

Pero ella no sólo fue abusada por este hombre, su hermano mayor hizo lo mismo. “Mi hermano es 4 o 5 años mayor que yo , un día me vio tocándome y me dijo que si no me dejaba tocar, me delataría. “Para evitar que diga nada, lo dejé y estuvo haciéndolo durante un tiempo, ahora lo veo y pienso que era un niño igual que yo, aunque me hizo sentir muy mal”.

Secuelas

Veinte años han pasado desde el abuso sufrido y callar y acallar el dolor emocional se ha convertido en imposible. “A los 16 años comencé a sufrir de migrañas tan intensas que me hacían vomitar y por cualquier situación conflictiva me golpeo la cabeza hasta sentir dolor, también me duele todo el cuerpo, mi médico dice que eso es por la escoliosis que tengo, pero yo creo que es algo más”.

De todas las mujeres abusadas durante la infancia, a las cuales he entrevistado, el 99.9% sufre fibromialgia, dolor crónico y dolor articular. Según una investigación,  sobre esta enfermedad, “la presencia de abuso sexual era de un 75% en las pacientes con fibromialgia, y había un aumento en la percepción de dolor, mayor fatiga e inhabilidad funcional en estas mujeres que en las pacientes con fibromialgia que no habían experimentado abuso sexual”.

Ahora se autolesiona y dice que lo hace ante cualquier situación que no puede manejar. “Me araño, la última vez que lo hice fue más fuerte, no recuerdo cómo empecé y sólo reaccioné cuando me ví todo el brazo lastimado. Fui al psicólogo de mi trabajo y me llevó a Psiquiatría del Larco Herrera, allí me dieron tranquilizantes, me dijeron que necesito tratamiento y que todo lo que tengo es por el abuso sufrido”.

Cada vez que tiene un problema, por mínimo que sea, también llora sin poder contenerse. “Aunque me repita a mí misma que no hay razón para llorar, no puedo evitar llorar ante cualquier situación de estrés por más mínima que sea y lloro de manera desconsolada, con un llanto de niña y comienzo a arañarme y a golpearme la cabeza, luego viene el dolor en todo el cuerpo y me quedo dormida”.

Lamentablemente ella no tiene ayuda de los suyos, pues desde que contó que Guillermo Villalobos abusaba de ella y no le creyeron, decidió no contarles nada más. “Me han pasado muchas cosas fuertes, mi propio estado actual me lleva a tener pensamientos suicidas, pero creo que no gano nada contándoles porque si no me hicieron caso cuando era una niña que dependía de ellos, pues ahora menos”.

Según los médicos a consecuencia del abuso sexual sufrido durante la infancia, ella podría tener Trastorno Límite de la Personalidad y además le han dicho que autolesionarse es una forma de castigarse por lo que le pasó, por no haber podido evitarlo, por no haber podido quejarse. Ahora debe de llevar un tratamiento, pero no se lo puede costear. Ahora no está bien y todo por culpa de Guillermo Villalobos, su abusador.

Las mujeres que han sufrido abuso sexual durante la infancia presentan síntomas de estrés postraumático crónico: miedo, problemas para dormir, pesadillas, confusión, sentimientos de culpa, vergüenza, rabia, asco, odio, desconfianza, indefensión, ira junto con la incapacidad de manejar estas emociones. Además desarrollan comportamientos auto-agresivos y autodestructivos llegando a autolesionarse.

“Explicar todo esto me cuesta mucho porque siempre he reprimido los recuerdos y lo que sentía”. Y eso es cierto, en los audios que me envió se notaba su voz temblorosa, la agitación al recordar lo vivido, el miedo y rabia, también, de haber pasado por tanto. Ella sufre no sólo por el abuso del que fue víctima, también sufre por la indiferencia de la familia. Para un niño su familia es su refugio y si esta no lo protege, quién lo hará.

“Siento que no tengo futuro”. Fue la frase con la que la joven acabó la entrevista y es muy doloroso que con sólo 26 años, con un mundo de cosas por hacer y descubrir, con miles de posibilidades que se van creando día a día a su alrededor ella sienta que no tiene futuro por culpa de un hombre que no supo contenerse, ni controlarse. Los niños son el bien supremo, son sujetos de derecho y de cuidados, no son objeto de satisfacción.

 

 

 

 

 

 

Prisión preventiva para padre que viola a su hija de 11 años y la deja embarazada

Violar sexualmente a un menor es muy fácil para algunos padres. Alberto Arirama Guabloche es uno de ellos, según ha referido su hija de 12 años, él la violó en reiteradas oportunidades y por ello podría ser condenado a cadena perpetua (Ilustración El Diario de Hoy) 

La tercera Fiscalía Provincial Penal de Maynas ha pedido prisión preventiva de 9 meses para Alberto Arirama Guabloche, de 36 años de edad, se le acusa de violar en reiteradas oportunidades a su hija de 11 años de edad a quien además dejó embarazada. Arirama Guabloche se encuentra “no habido” desde octubre de 2018, fecha en la que la Fiscalía de Maynas ordenó su búsqueda y captura.

OrdendePRISIONPREVENTIVAlafirme).jpg

Este es el rostro de Alberto Arirama Guabloche, si lo ven no duden en denunciarlo a la policía.

Alberto Arirama2

Los hechos

En septiembre de 2018 teleoLeo.com publicó una denuncia sobre la violación de una menor de 11 años de edad identificada como X.A.S. Ella dejó de menstruar y su madre la llevó a la posta médica del lugar donde vivían, Tamshiyacu, pequeña localidad del distrito de Fernando Lores en la provincia de Maynas, para que la revisarán, allí descubrieron que la niña estaba embarazada. Cuando la madre le preguntó qué había pasado, X.A.S le dijo que su padre la tocaba y le hacía cosas que ella no quería.

La madre denunció ante la policía lo que había ocurrido y según refirió el tío de la menor, a teleoLeo.com en esa oportunidad, los efectivos llevaron a comisaría a Arirama Guabloche, cuando le pidieron su versión, él contestó: “Lo que pasó, ya pasó” y, aunque con esta frase acepta su responsabilidad, la policía lo dejó ir. Según dijo el tío, los efectivos se comunicaron con la Fiscalía y recibieron la orden de retener a Arirama Guabloche mientras investigaban, pero 4 horas después lo dejaron ir.

El 4 de octubre la Fiscalía emitió una orden de búsqueda y captura, pero Arirama Guabloche ya no estaba en Tamshiyacu. Es que claro, si lo llaman a declarar, él acepta su culpa y lo dejan ir, es como haberle dado un pasaporte a la libertad que él ni tonto ni perezoso utilizó.

Resultado de las investigaciones

Luego de las investigaciones la Fiscalía ha concluido que los hechos que se le imputan a Arirama Guabloche tienen credibilidad y que el proceso judicial debe de continuar con él tras las rejas. Las respuestas dadas por X.A.S en la cámara Gessel —ambiente  dividido en dos espacios separado por cristales que se utiliza para evitar la revictimización de un menor al momento de declarar— no han dejado lugar a dudas.

cámaraGessel.jpg

Y el testimonio de X.A.S quedó perfectamente corroborado con el examen del médico legista según el cual fue se encontraron lesiones que certifican que fue pentrada vaginal y analmente.

Resultadomédicolegista.jpg

Fundamentos para la prisión preventiva

Luego de haber denunciado la violación de X.A.S, ella, su madre y su hermanito tuvieron que mudarse a Iquitos, la gente en el mercado rumorea que su marido ha dicho que no parará hasta matarla, la familia de él también está muy enfadada —decía a teleoLeo.com el tío de la menor. Y esta es una de las razones por las que la Fiscalía pide que el ‘presunto’ violador siga el juicio en prisión preventiva: para no obstaculizar a la justicia.

NOcolaboraciónYposiblesAmenazas.jpg

Por otro lado, la Fiscalía también toma en cuenta que nada ata a Arirama Guabloche a Tamshiyacu, ni trabajo, ni negocio, ni familia, es más, el estar “no habido” es una muestra de que el mejor escenario para afrontar el proceso es con él privado de su libertad. Lo que hace falta es encontrarlo.

FundamentosdePedidodePrisiónPreventiva.jpg

Cadena Perpetua

De ser hallado culpable y todo indica que así será. Según las pruebas y motivos que ha presentado la Fiscalía para el pedido de prisión preventiva la violación cometida en contra de X.A.S está más que probada. Por el delito en contra de la libertad sexual en la submodalidad de violación se una menor de edad, Arirama Guabloche se enfrentaría a la cadena perpetua. Según la abogada de la menor, la doctora Carmen López, como mínimo le caerían 35 años.

ProyectoDePena.jpg

X.A.S ha podido volver a Tamshiyacu con su familia y sólo espera justicia, lo más probable es que ante todas las pruebas presentadas por la Fiscalía, el juez ordene la prisión preventiva de Arirama Guabloche, falta encontrarlo y esperar que la justicia cumpla con uno de sus deberes, la protección de los más débiles y, en este caso, velar porque los hombres entiendan que una violación sexual no sale gratis, ni tampoco es barata.

Cuando el Convenio de La Haya para la Restitución Internacional de Menores no se aplica bien, todo puede salir mal [AUDIO]

Los padres de Nina, una niña de 8 años sacada del Perú sin permiso de su padre y devuelta por el Convenio supranacional, siguen disputándose su custodia en los juzgados. Si este mecanismo legal hubiese sido respetado 2 años de padecimientos se habrían ahorrado

El martes 9 de abril, Natalia Breso y Gerardo Cárdenas asistieron a una audiencia en el décimo quinto Juzgado de Familia de Lima, donde se ve el pedido de Variación de Tenencia presentado por Cárdenas para obtener la custodia de la hija de ambos. Pero Virginia Arroyo, la jueza a cargo, suspendió la sesión porque Nina no fue llevada a la cita. Su padre no la llevó.

En anterior audiencia la jueza había señalado que en la próxima cita quería hablar con la niña para escucharla y saber cómo estaba. La niña, es Nina tiene 8 años de edad y  es hija de la ciudadana argentina Natalia Breso y el ciudadano peruano Gerardo Cárdenas, ella nació en Argentina el año 2010, sus padres se separaron en 2013, y vía conciliación judicial Breso obtuvo la custodia de su hija.

TeleoLeo.com conversó con Doris Blas Ramírez del Estudio Iqualia, abogada de Natalia Breso, para que nos explique qué ocurrió en la audiencia truncada.

Resúmen del caso

En 2016, y según afirma Breso, debido a que su padre se encontraba muy enfermo ella le pide a Cárdenas permiso para viajar con su hija a Argentina, Cárdenas niega la salida de la menor, sin embargo, Breso marcha y luego se va a Bélgica con su nueva pareja. Cárdenas interpone el Convenio de La Haya para la Restitución Internacional de Menores y denuncia en Perú a Breso por sustracción parental.

Leer también: Gerardo Cárdenas exige rectificación y/o despublicación de los artículos que he escrito sobre el conflicto con su expareja por la custodia de su hija

A mediados de 2017 Nina es devuelta al Perú y llega acompañada de una amiga de su madre quien le entrega la niña a Cárdenas. Breso no viaja a Perú con su hija debido al proceso penal que le habían abierto, “—temía ser encarcelada” —afirma—, y hasta no estar segura de que no corría peligro, no vuelve a Perú.

¿Custodia pérdida?

En enero de 2018 Breso llega a Perú, reclama la custodia de su hija pidiendo que se ejecute el Acta de Conciliación. El juez falla que Nina sea devuelta a su madre incluso “bajo apercibimiento de procederse el allanamiento del domicilio sin perjuicio de ser denunciada por violencia o resistencia a la autoridad”.

Este fallo judicial también es coherente con el artículo 19 del Convenio de La Haya para la Restitución Internacional de Menores, pues según el mismo, el que un niño sea devuelto a su domicilio habitual, no afecta la custodia del progenitor que la ostenta. En este caso, el domicilio habitual de Nina era en casa de su madre, pues desde el momento en que Breso y Cárdenas se separan la niña pasa a vivir sólo con su madre.

RestituciónNoquitaCustodia2

El padre da pelea

Cárdenas apela la ejecución del Acta de Conciliación favorable a Breso y gana.  La Segunda Sala Especializada de Familia de la Corte Superior de Lima resuelve que la Conciliación no va porque Breso tiene un proceso penal por sustracción parental en Perú, sin embargo, la sentencia no toma en cuenta que según el Convenio de La Haya, por el cual se devuelve a su hija a Perú, la sustracción de un menor no es delito.

Y no es que los jueces de la Segunda Sala Especializada de Familia de la Corte Superior de Lima, desconozcan el Convenio, sino que en una aplicación cantinflesca de su articulado dicen que la Conciliación no se puede cumplir porque, aunque el Convenio señala que su aplicación no afecta el derecho de custodia, pues ellos, desde su Sala Superior de Lima, saltándose la jerarquía de una ley supranacional, lo afectan.

TribSupNataliaNopuedaTeenraNinanPqConvenioDeLaHayaDevuelveANina (2)3.png

¿Y la fiscalización de la aplicación del Convenio: pa’ cuando?

Habría que preguntarles a María del Carmen Santiago Bailetti, al mando de  la Dirección General de la Niña, el Niño y el Adolescente del MIMP, encargada de aplicar el Convenio en Perú y a la jueza de enlace de la Haya para estos temas, Luz María Capuñay Chávez, qué es lo que están haciendo para supervisar el cumplimiento de las decisiones tomadas al amparo de este instrumento legal supranacional del cual Perú es uno de los más de 90 países firmantes.

Por otro lado también habría que preguntarle a Santiago Bailetti por qué aún no remiten a Breso el expediente de restitución de su hija a Perú. El documento ha sido solicitado desde el mes de enero de este año de manera formal, y aparte del compromiso verbal de Bailetti de conceder ‘la gracia’ Breso afirma que aún no recibe nada y que Bailetti ya no le responde las llamadas telefónicas.

Defensoría del Pueblo

El 10 de abril, un día después de la audiencia truncada para la Variación de Tenencia de Nina, solicité información del seguimiento y las acciones que tomará la Defensoría del Pueblo en este caso, sin embargo, aún no he recibido respuesta de la comisionada Luz Barreto, quien en un primer momento me informaron que estaba a cargo del caso.

El 15 de abril a través del messenger de la Defensoría me comunicaron que el mail que había enviado a Barreto había sido trasladado a Karen Martin Palomino, “—nuestra Adjunta para los Derechos Humanos y las Personas con Discapacidades y ella le contestara” —me dijeron, pero estamos a día 23 y aún no recibo la prometida respuesta.

El futuro se decide en mayo

La próxima audiencia para decidir la custodia de Nina será en mayo —y esta vez sí Cárdenas no lleva a su hija será apercibido y multado. Sin embargo, este proceso no tendría razón de ser pues se basa en una denuncia penal improcedente, la de sustracción parental cuando el caso fue resuelto por la vía civil a través de la restitución internacional.

Esperemos a ver qué ocurre, en maro, a ver si de una vez la justicia peruana respeta las decisiones tomadas al amparo del Convenio que el Perú se comprometió a cumplir, y las autoridades competentes en la materia hilan de forma delicada y precisa para velar por el cumplimiento de sus normas, porque comprometerse a aplicar un mecanismo legal y no cumplir tiene muchos nombres y ninguno tiene que ver con impartir justicia.

 

 

 

Murió el neonato de la niña de 13 años a la que le negaron el aborto terapéutico #NiñasNoMadres

Más de 48 horas de contracciones y un parto pretérmino no son experiencias para una niña. ¿Hasta cuándo la salud pública peruana seguirá eludiendo el aborto terapéutico en estos casos, cuando por ley está permitido? (Foto: Red Social de Política ConCiencia)

Código Penal Peruano: Aborto terapéutico
Artículo 119°.- No es punible el aborto practicado por un médico con el consentimiento de la mujer embarazada o de su representante legal, si lo tuviere, cuando es el único medio para salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal grave y permanente.

El neonato de la niña de 13 años, violada por un ex vecino, ha muerto. A las 4 de la mañana de este miércoles 20 de marzo, los médicos le dijeron a la madre de N.G.R.H que su hija se había puesto de parto. A las 5 de la mañana tuvo al neonato en un parto pretérmino. A las 6 de la mañana el neonato falleció.

“Acompañé a mi hija durante todo el proceso, ella sufrió mucho, yo me quería morir, tenía mucho miedo de que le pase algo, ella es todo para mí”, declaró Virginia Huangal a teleoLeo.com

A N.G.R.H no le hicieron una cesárea porque, aunque algunos médicos dicen que actualmente conlleva menos riesgos para las niñas embarazadas, según dice la madre, los médicos del  Hospital Edgardo Rebagliati le comunicaron que podría ser “peligroso realizar ese procedimiento porque en el futuro podría no tener más hijos”.

Según Susana Chávez, directora ejecutiva de Promsex: “Una cesárea antes de las 32 semanas tiene un impacto en el futuro reproductivo, dado que le habrían tenido que hacer una cesárea corporal, es decir, le cortarían el cuerpo del útero y no el cuello que es lo normal”. 

Recuperación

Todo el día miércoles N.G.R.H estuvo en la sala de observaciones, su madre dice que no la vio bien el proceso, pero los médicos le han dicho que está mejorando. “Yo solo quiero que mi hija se recupere porque es mi niña y no quiero que sufra ni que le pase nada malo”.

Este jueves en conversación con teleoLeo.com la madre dice que está más tranquila: “Me han dejado ver a mi hija, está mejor, pero no quiere hablar, no me contesta, sólo se tapa la cara y llora, está muy triste”. Y es normal, N.G.R.H ha pasado por demasiado maltrato y dolor, ahora debe sanar tanto física como emocionalmente.

Se busca

Recordemos que N.G.R.H fue violada el año pasado, hasta en 3 oportunidades, ella señala como culpable a Javier Obenses Enríquez Aguirre, de 23 años de edad, para quien el juzgado de Familia de Villa el Salvador dictó prisión provisional de 9 meses este martes 19 de marzo. Durante la investigación del caso Enríquez nunca se ha presentado a declarar.

54417776_2600732273276290_1420155155742982144_n.jpg
Javier Obenses Enríquez Aguirre

Duelo

Ahora Virginia Huangal necesita ayuda, desde que supo que su hija estaba embarazada tuvo que dejar de trabajar porque la niña comenzó a sufrir de fuertes dolores de vientre, infecciones urinarias y hasta un desgarro, todo esto hizo que tuviese que ingresar en 4 oportunidades a los servicios de emergencia del hospital Edgardo Rebagliati.

Virginia, además, es madre y padre para sus hijos, su ex pareja no paga la pensión desde diciembre y ella ha tenido que sacar de donde no tiene para alimentar a su otro hijo. Hace una semana Virginia recibió ayuda económica de varias mujeres feministas y con eso pudo pagar el cuarto donde vive, pero el dinero se acaba y ahora necesita dinero para el entierro.

Acongojada y al borde del llanto, Virginia Huangal pide ayuda. “Tengo que ir a RENIEC, a hacer la inscripción, pero no sé cómo haré, no tengo dinero para darle sepultura, y en el hospital me han dicho que me lo entregarán. No sé qué haré. Necesito mucha ayuda por favor, porque además mi hija también necesitará ayuda psicológica”.

54257699_2054901471476731_7426827550975852544_n

Cualquier ayuda por favor consignarla en la cuenta bancaria de la ilustración.

 

 

 

Una niña muere por parir “su bendición”

Ha vuelto a pasar, en Perú, esta semana, una menor de edad ha perdido la vida a causa de un embarazo. Según Promsex, entre 2012 y 2014, fueron 180 las menores muertas (Ilustración: Ser Niña)

Otra niña muere en Perú luego de haber parido “su bendición”, porque toda criatura por venir, haya sido gestada como haya sido gestada, vale más que la mujer que la incuba, porque el sistema es tan perverso que no importa si el embarazo es producto de una violación, eso da igual, estamos aquí para traer hijos al mundo y no para decidir en libertad si queremos ser madres, o no, aunque eso,  al ser una menor de edad signifique poner en riesgo la vida del ‘receptáculo’.

Esta pequeña, sea por la razón que fuese no debía haber llevado este embarazo hasta el final: 1– Su cuerpo no está preparado para albergar un bebé y menos para parirlo. 2- Una menor no está preparada ni cognitiva ni emocionalmente para hacerse cargo de una nueva vida, porque ella aún está en formación de todo tipo.

Una niña de 13 años, a la que un diario donde se publica la noticia la mal llama “fémina de temprana edad”, ha sido asesinada por el sistema patriarcal, por la cucufatería, por las reglas no escritas que sojuzgan a toda mujer a ceñirse a su papel de ente sumiso y reproductor; y por aquellas ideas “provida” que hace que una de las mujeres que comenta la noticia pregunte por el estado del bebé, cuando la noticia es una menor muerta por parir.

Según un estudio de Promsex: “Las adolescentes están sometidas a riesgo elevado para su salud durante el embarazo, lo que puede exponerlas incluso a la posibilidad de muerte materna por alguna complicación obstétrica, o en extremos, incluso al llevarlas suicidio al enterarse de que están embarazadas [..] El embarazo en adolescentes está considerado como uno de los problemas de salud pública más importantes que afectan a las mujeres, especialmente cuando se trata”. 

Este viernes #8M las mujeres marcharemos también por esta pequeña y por todas las que, sea por la razón que sea, no pueden abortar, porque en Perú aún no es ley; y, sobre todo, por aquellas que tras ser víctimas de violación son obligadas a cargar con el producto del deleznable acto, siendo así revictimizadas una y otra vez, mientras que -talvez- la bestia culpable ni siquiera será castigado con todo el peso de la ley; o con ‘suerte’, se cruce en su camino, un juez ‘benévolo’ que esté dispuesto a liberarlo previo paso por caja y según haya habido penetración, o no.

En perú los riesgos para abortar que afrontan las adolescentes y las mujeres en general, son considerables, porque ocurre clandestinamente y en condiciones insatisfactorias. “Consecuencia de estos hechos son las complicaciones, como hemorragia, anemia, septicemia, desgarros vaginales, abscesos pélvicos, perforación uterina, lesiones de vísceras huecas, esterilidad secundaria y muerte“.

La noticia

La niña de 13 años identificada con las iniciales M.F.A.M, de 13 años de edad, murió este martes 5 de marzo en el Hospital Regional de Ica donde, según el informe médico ingresó el día 23 de febrero por un coma neurológico, luego de haber dado a luz por cesárea.

La niña llegó al hospital de Ica, derivada del Hospital San Juan de Dios de Pisco, donde fue ingresada en la UCI de pediatría, allí le diagnosticaron muerte encefálica. Según afirma el informe médico le dieron la atención necesaria, “pero tuvo una evolución desfavorable falleciendo el día de hoy”.

Niñas condenadas a ser madres

Según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2017 del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 13,4% de adolescentes de 15 a 19 años fueron madres por primera vez; 0,7% más respecto al 2016, cuando el índice fue del 12,7%. La mayor tasa de embarazos se produce en el área rural, 23,2%; mientras que en el área urbana es del 10,7%.

Según el INEI, en Perú, cada día, cuatro adolescentes menores de 15 años quedan embarazadas. Cuando llegan a los 15 años esta cifra sube a diez menores embarazadas por día.

Las cifras de embarazo infantil no han disminuido en el tiempo

En el 2011 el 12,5% de adolescentes quedó embarazada; en 2013: 14%; en 2014: 14,6%; en 2015: 13,6%. Pero decir 14% o 15% no nos deja muy clara la verdadera dimensión del problem; según manifestó en su momento el subjefe del INEI, Aníbal Sánchez Aguilar, en 2014, el 14,6% representaba a 207 mil 800 adolescentes de 15 a 19 años de edad que habían sido madres o habían quedado embarazadas por primera vez.

“La edad de la madre constituye un factor de riesgo obstétrico y de mortalidad
materna y neonatal, principalmente en edades extremas (menores de 15 años de edad y mayores de 35 años de edad). Al respecto, el Ministerio de Salud a través del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades, informó que hasta la semana epidemiológica N° 52 del año 2017, el 16% de muertes maternas ocurrió en mujeres menores de 19 años de edad. Este porcentaje se incrementó en relación a los años 2016 (14.3%); 2015 (12.0%); 2014 (13.6%) y 2013 (8.9%)”.

He buscado información sobre el número exacto de niñas y adolescentes muertas a causa de un embarazo: “Perú niñas y adolescentes muertas por embarazo”, y no la he encontrado —puede que yo no sepa buscar información, quien la encuentre me la remita por favor— o puede que aún nadie se haya preocupado por contar, en números y no en porcentajes, cuántas niñas pierden la vida por la perversidad de nuestras leyes que no les permite abortar para preservar su existencia.

Según un estudio de Promsex, entre 2012 y 2014 murieron aproximadamente 180 adolescentes a causa de un embarazo

O puede que sólo se cuente a las que quedan embarazadas porque sólo importan “las bendiciones”, en tanto que nuestra principal función es emular a la virgen María, la mujer que sin saber cómo —bueno sí, dicen que fue una paloma— quedó embarazada y parió feliz, sintiéndose importante por ser la ‘escogida’ y, sólo por eso, se convirtió en la mujer más importante de todos los tiempos del ideario católico. Y mientras la leyenda se alimenta, las niñas embarazadas podrían no llegar a ser adultas.