Le quitaron su bebé al nacer y gracias a su lucha y al apoyo de su comunidad podría estar a punto de recuperarlo

«Secuestraron a mi hijo, no pude ni amamantarlo, no dejaron ni que tome un poquito de mi, me lo quitaron a las pocas horas de nacido y sólo podía verlo dos veces al día, 15 minutos; pero sin tocarlo, porque lo metieron en una incubadora diciendo que tenía hipoglucemia, luego ictericia. A mí me echaron del hospital a las 72 horas amenazándome con que si no me iba llamarían a la policía. Y se quedaron con mi hijo».