Intenta quemar viva a su pareja y la obliga a declarar que se prendió fuego ella misma [Vídeos]

Ella pudo escapar de la muerte, ahora tiene quedamaduras en gran parte del cuerpo y un tobillo roto que no le permite caminar bien . Desde su natal Colombia ha llegado a España en busca de asilo, en su tierra su vida seguía en peligro

Él intentó matarla porque se iba, porque lo dejaba. Él la roció con disolvente y la encendió porque la sorprendió hablando por teléfono con un amigo. «Era quien iba ayudarme a escapar. Él me tenía encerrada, incomunicada» ─dice ella. Días antes él le había propinado varios puñetazos, la golpeó en la cabeza. También le rompió móvil y documentos.

Él se llama Jonathan Quintero Montoya. Ella prefiere mantener su nombre en reserva. Él está en prisión preventiva desde el día que la agredió. Ella escapó de la muerte, pero tiene quemaduras de 2do y 3er grado en el 40% del cuerpo, además de un tobillo roto en 3 secciones que después de un año aún le impide caminar bien.

Las fotos pueden ser chocantes, pero sólo tienen como objetivo demostrar el daño de la víctima y remecer las consciencias de aquellos que dicen que las leyes de violencia de género son innecesarias

Encierro con libertades

Él, aunque encerrado en prisión, mantiene comunicación con el exterior a través de un teléfono móvil y sus cuentas de Facebook y whatsapp, de hecho, desde esas mismas cuentas ha osado amenazarla, por no retirar la denuncia en su contra.

No es la primera vez que Jonathan Quintero Montoya se ve envuelto en una agresión. Según un informe de Interpol solicitado por la justicia chilena, a finales de 2015 un juzgado colombiano dio por extinguida la pena de 14 meses y 20 días que le fue impuesta por el delito de lesiones personales.

Antes de amenazar a su víctima, Jhonathan Quintero se dedicó a reconquistarla, ella que pasaba por un momento de soledad y se sentía absolutamente desvalida, porque aún no se curaba de sus heridas y debía cuidarse sola, cayó. Le volvió a creer.

Sin embargo, un día, ella tenía que abrir los ojos y los abrió luego de grabar un vídeo en el que se autoinculpaba. Él le pidió que lo hiciera, «me van a matar sin no salgo de aquí» ─le dijo. Una vez le envió una foto con un corte en el hombro producto de un supuesto apuñalamiento y ella le creyó.

Un absurdo sentimiento de culpa la llevó a grabar el vídeo exigido. La abogada de él, Jeanette Cofre, en conversación con Mario Quintero Gutiérrez, padre del agresor, guió sus palabras y se las transmitió a través de él y de su hermano.

«Ella tiene que implicarse plenamente y eximirlo plenamente, tiene que decir que ella fraguó todo esto por celos, por rabia, por ira, porque sabía que él la iba a dejar porque estaba con otra». «Tiene que ser así», agregaba la abogada Cofre, a quien podemos escuchar en este vídeo.

La voz de hombre predominante es la de Mario Quintero Gutiérrez, padre de Jonathan Quintero. La mujer es Jeanette Cofre, abogada del violentador y el otro hombre es hermano de Quintero

Despertar

«Sentí una rabia tan grande conmigo misma por haberle creído otra vez, por haber caído, me sentí utilizada, pero por fin afloro la fuerza para gritarle que lo que me había hecho no estaba bien, que me había destrozado. Y lo volví a dejar» ─dijo ella a teleoLeo.com.

En ese momento ella habló con su abogada, le explicó todo lo que había hecho y su abogada le dijo que tranquila, que había demasiadas evidencias en contra de Jonathan Quintero Montoya y que ningún vídeo que ella pudiese hacer lo eximiría.

Amenazas

Luego de haber retomado su proceso y su vida ella recibió amenazas. Según ella, Jonathan Quintero la habría intentado amedrentar a través de presos con los que compartía el pabellón 33 de la prisión “Santiago Uno”. Desde allí le enviaban mensajes en los que la palabra más ‘bonita’ era “puta”.

A las amenazas de los ‘amigos’ de Quintero, se sumaron las de su padre y hermano. Según ella, la abogada Cofre le había dicho «lo mejor es autoinculparte y evitar tener una familia de enemiga». Y las amenazas fueron tan potentes que luego de denunciarlos ha tenido que abandonar su país y se encuentra en España pidiendo asilo .

Ella habla

TeleoLeo.com hablo con ella, desesperada por su situación, en un país que no es el suyo, lejos de los suyos, sin poder caminar bien por la lesión en el tobillo, sin poder trabajar porque no tiene papeles y en casa de una buena persona que le ha brindado, temporalmente, una habitación.


Declaración y versiones

Interrogada en su cama de hospital ella declaró sobre como Jonathan Quintero Montoya intentó matarla quemándola. Lo dicho por ella coincide con la versión de la mujer de la limpieza de la finca donde vivía, quien fue la primera en socorrerla.

La declaración del dueño de la finca que vio todo desde la ventana de su oficina, coincide con la de la víctima y la de su empleada, la mujer de la limpieza. La única versión disonante es la del agresor, según él, ella se prendió fuego sola y él intentó apagarla.

Declaración de Jonathan Quintero Montoya ante el fiscal horas después del intento de feminicidio

La declaración de Quintero cae por sí sola. Él dice que aunque había mucha ropa donde ella se prende fuego, él intentó apagarla con las palmas de la mano. Dice también que la abraza y se tira al primer piso con ella, pero que él cae encima, si eso fuese cierto: ¿intentaba apagarla o aplastarla?

Según la víctima, en cuanto él la encendió en el segundo nivel de la habitación en la que vivían, ella se quitó el pijama que llevaba puesto y se tiró por las escaleras para huir, luego se levantó del piso y salió como pudo buscando ayuda.

En el pasillo de la casa, la mujer de la limpieza la divisó, encendida, escapando; buscó un trapo, la llevó al patio interior de la vivienda, la envolvió, la abrazó, la apagó y vió que tenía una fractura expuesta en el pie «luego vi a Jonathan que salió tras ella […] él no la apagó, la apagué yo» -declaró la mujer.

Declaración de la mujer de la limpieza

Por todo esto, Jonathan Quintero Montoya está siendo investigado por delito de “feminicidio frustrado”. Sin embargo, a pesar de que: ya han pasado 14 meses, de las declaraciones de los testigos que ratifican la versión de la víctima y del informe del médico legista; la investigación del caso sigue abierta.

La fiscalía chilena aún no determina la pena que solicitará para Jonathan Quintero y sólo lo hará al finalizar la investigación. Luego de eso, la justicia de ese país tiene 3 meses para la realización del juicio oral. Mientras tanto, ella, la víctima, se siente doblemente victimizada, porque justicia que tarda no es justicia .

Según el parte de lesiones del servicio médico legista chileno, ella sufrió lesiones graves: «Se hace presente que las lesiones hubieren resultado mortales de no mediar los socorros médicos oportunos y eficaces» .

¿Preso o en Cancún?

Tener un móvil en prisión desde el cual mantener contacto no controlado es algo que las autoridades penitenciarias de Chile deberían de sancionar. Desde el móvil con el cual se comunica Quintero se han hecho graves amenazas a la vida de la víctima y se la ha puesto en situación de vulnerabilidad ante su agresor.

Que un presidiario tengan una vida activa en redes sociales tampoco es normal. ¿Cómo es posible que alguien recluido por intentar matar a su pareja publique fotos en Facebook desde Cancún? La fecha de la publicación es junio de 2019, o sea: ¿Quintero Montoya está entre rejas a la espera de condena o la justicia chilena lo ha dejado en libertad sin comunicárselo a la víctima?

Asilo

Ella ha estado punto de perder la vida por el machismo y posesividad de su pareja. Ella podría ser ahora una estadística, un número más en los informes anuales del horroroso mapa de feminicidios en Sudamérica, continente que no destaca por el respeto a la integridad de sus mujeres.

Ella se salvó, pero para mantenerse con vida ha tenido que dejar tierra e hijos. Ella es chef pastelera, tiene un hermoso catálogo, pero hasta eso le quitó Jonathan Quintero con la brutal agresión. Ella está sola en España y, mientras su petición de asilo no sea resuelta, condenada a vivir de la caridad o a trabajar sin contrato: explotada y sin derechos.

Así que la próxima vez que alguien acuse a Las Tesis, creadoras de “Un violador en tu camino”, de feminazis, antes de hacerlo reprímase un poquito pues corre el riesgo de quedar muy en ridículo. Las mujeres, como “ella” ya hemos despertado y seguiremos luchando para que nos oigan y nos respeten. Jonathan Quintero Montoya: «El que la quemó eres tú»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .