Cuatro muertos en la mina Poderosa de Trujillo. Los familiares acusan a los encargados de seguridad de haberlos asesinado [Vídeos]

El jueves 3 de septiembre caía la tarde y en la comisaría de Vijus, anexo de la provincia de Pataz, en La Libertad, el panorama era desolador. Cuatro cadáveres, de cuatro jóvenes, protagonizaban la escena. Momentos antes, la policía los había trasladado desde la mina “Poderosa”. Han pasado más de 10 días y mientras la policía baraja hipótesis como: “accidente, ofrenda humana o muerte por robo”, los familiares dicen que sus hijos y hermanos han sido asesinados por “Poderosa”.

«Al parecer, mi hermano entró con siete chicos más a la mina “Poderosa”, entre ellos dos menores de edad, para sacar mineral por encargo del contratista para el que trabajaba”. Los de seguridad atraparon a cinco, los torturaron y mataron a cuatro, uno de ellos logró escapar. Luego los tiraron por el hueco de una chimenea, de 150 metros de altura. Todo esto lo sé porque me lo ha dicho quien logró huir. Lo extraño es que aunque su caída fue contenida por una malla los cadáveres están destrozados, todos sin masa encefálica».

María Rubio Coronel, es hermana de Yoner Rubio Coronel, joven minero de 32 años de edad cuyo cuerpo sin vida fue retirado por la policía del interior de la mina Poderosa. Según el sobreviviente, Yoner y otros tres fueron asesinados dentro de la mina por empleados de seguridad. «Gente de Poderosa nos ha dicho que los mataron para escarmentar a quienes sacan mineral de manera ilegal. Qué clase de escarmiento es este, ninguna piedra vale la vida de mi hermano ni la de nadie»

Quien logró escapar pudo hacerlo porque fingió estar muerto. «Dice que le pusieron un costal en la cabeza y que lo golpearon con un palo hasta que cayó y en un descuido aprovechó para esconderse y grabar un vídeo». También le dijo a María, que fueron los trabajadores de seguridad de la mina quienes los capturaron porque fueron a sacar mineral. «Luego nos torturaron y como pensaban que yo estaba muerto, sólo les dispararon a ellos, los mataron y los tiraron por la chimenea».

En el vídeo grabado por el sobreviviente podemos escuchar algunos gritos de alguien quejándose, María afirma que es la voz de Yoner, su hermano. También, a partir del segundo 00:00:09 podemos ver a un trabajador uniformado con una escopeta a la espalda.

Según María, el sobreviviente le ha dicho que con su hermano se ensañaron porque al ser el más adulto del grupo se enfrentó. «Dice que lo golpearon y le dispararon. Según la policía no hubo disparos, que los familiares por nuestro dolor decimos eso, pero que nos equivocamos, sin embargo, el cadáver de mi hermano tiene dos perforaciones en un brazo y son de bala. Mi otro hermano que ha servido en el ejercito norteamericano y ha estado en Irak dice que esas heridas son de bala».

Captura de pantalla del vídeo donde se puede ver al trabajador de la mina con la escopeta a la espalda

Testimonio policial

María afirma que la policía le ha dicho que los jóvenes que lograron escapar se escondieron hasta que ellos llegaron para el levantamiento de los cadáveres. «La policía me dijo que los encontró escondidos, asustados, tanto que cuando los vieron casi les tiraron piedras, pero la policía se identificó y ellos les dijeron que estaban escondiéndose de los vigilantes y que estaba esperando a sus amigos, la policía les enseño las fotos de los cadáveres y reconocieron a mi hermano y a los otros».

Interrogantes

¿Cómo entraron Yoner y los otros jóvenes sin ser vistos por los encargados de seguridad?

La única forma de entrar a la mina es por la puerta de vigilancia, así que según María, los vigilantes debían estar al tanto del ingreso de su hermano y de los otros jóvenes. «Mi hermano el día que vino a trabajar me envió un mensaje y me dijo ya me voy a la mina hermanita y luego me dicen que está muerto. El trabajaba para un contratista que proporcionaba trabajadores a Poderosa, pero el contratista también extraía mineral de manera ilegal y para eso contrataba trabajadores y pagaba cupo».

¿Qué es pagar cupo?

Pagar cupo significa, que el contratista, le pagan dinero a los vigilantes de la mina para que dejen pasar a sus “parqueros”, trabajadores que se encargan de extraer el mineral y sacarlo de la mina de manera ilegal. «Según los contratistas, como la mina está ubicada en su pueblo ellos también deben beneficiarse de su explotación y sus trabajadores desesperados por la situación económica y porque dependen de ellos para tener trabajo legal, terminan aceptando.

¿Son los vigilantes de Poderosa cómplices dela minería ilegal? Y si esta práctica está casi normalizada ¿por qué los vigilantes de Poderosa habría asesinado a estos 4 jóvenes?

Un trabajador de la mina admite que Poderosa está muy asustada con lo que ocurrido y aconseja a los familiares de llegar hasta el final. «Entre los vigilantes de Poderosa hay sicarios y tienen cabecillas que son los que mandan y cobran a los contratistas por entrar. A ellos les llaman buitres porque siempre quieren cobrar más a los contratistas, así me han informado los trabajadores»─dice María.

Poderosa dice que las muertes de los jóvenes son producto de un accidente mientras huían, si es así: ¿por qué se hizo cargo del traslado de los cuerpos a la morgue y del pago de los ataúdes?

¿Accidente?

«Según dijeron los ingenieros de la mina a la fiscal en la inspección realizada hace unos días, la jóvenes no trabajaban para la mina y su muerte ha sido accidental. Los representantes de Poderosa dijeron que los jóvenes entraron a robar y cuando fueron sorprendidos corrieron, cayeron en el hueco de la chimenea y murieron. Si todo fue un accidente y le estaban robando, por qué Poderosa se hace cargo de gastos que tienen que ver con el sepelio» ─se pregunta María.

«Mi hermano entró a Poderosa a trabajar, él me lo dijo justo antes de irse para la mina la última vez. Él ha entrado allí por orden del contratista para el que trabajaba y ahora ese señor no me quiere dar su certificado de trabajo, porque teme que Poderosa lo culpe a él de las muertes. Pero son los vigilantes de la mina los que los torturaron y apretaron el gatillo, y es Poderosa la que debe responder por sus vidas. Mi hermano era padre y deja dos niños de 8 y 10 añitos» ─afirma María.

Necropsia negada

De los otros cuatro cadáveres encontrados sólo a dos se les ha practicado la necropsia de ley, las familias de los otros dos presuntamente asesinados se opusieron a que sus cuerpos fuesen trasladados a la capital de provincia, Trujillo, para realizarles el examen. «Lo que ocurre es que se trata de gente muy humilde y su temor era que si se llevaban los cuerpos a Trujillo luego no se los devolverían y ellos lo que querían era llorar y enterrar a sus muertos» ─dice María.

El hermano de María fue uno de los necropsiados, pero se han negado a entregarle los resultados, le han dicho que tiene que solicitarlos a la fiscalía. Según María, esto se debe a su queja porque el resultado de ambos fue casi el mismo: “muerte por politraumatismo con perdida de masa encefálica provocado por contusión”, ella le dijo al médico que su hermano tenía perforaciones de bala y que eso no estaba en el informe, “entonces le haremos más exámenes” ─le dijo. Ahora no le quieren dar los resultados.

«El médico forense, corroborando la versión de Poderosa me dijo: “Según los exámenes, la muerte de su hermano ha sido posiblemente accidental, se ha caído de la chimenea de más o menos 150 metros de altura y el otro cuerpo igual”. Además me dijo que mi hermano no se podía identificar porque le faltaba la mitad de la cabeza y que había encontrado fisuras, posiblemente de bala” y me quejé porque eso no constaba en el informe».

María Rubio también denunció que le están negando su derecho a la información. «Hasta ahora no me dan los resultados, de la necropsia, no sé nada. Me están negando mi derecho a la información. Le he pedido el documento a la fiscal y me dice que todo se tiene que hacer por el conducto regular, por otro lado, mi abogado aún no puede participar de ninguna de las diligencias porque aún no hay carpeta fiscal y ya han pasado casi dos semanas del asesinato de mi hermano».

Certificado de necropsia de Yoner Rubio

Certificado de necropsia de Gerson Altamirano

El hermano de Gerson Altamirano también desmiente el informe de la necropsia, pues dice que el cuerpo de su hermano se encontraba descuartizado y que se lo han entregado por partes. «Queremos justicia, Poderosa viene haciendo lo que le da la gana con los pobladores. Esta no es la primera vez que comete abusos, queremos que se investigue todo hasta el final»

Corte en el pie

Además el cadáver del hermano de María presenta un corte en el pie, según ella, el corte podría haber sido hecho con una sierra eléctrica; pero el fiscal provincial Roberto Vera, dice que ese corte se lo hicieron ellos para examinarlo. «Eso no es cierto, los policías que hicieron el levantamiento de los cadáveres me enseñaron las fotos antes de llevarlo a la morgue y el pie ya tenía ese corte, parece como si hubiesen querido cortarle el pie en dos.

Inspección fiscal

Además en la inspección fiscal realizada el jueves 10, la fiscal del caso, Rosa Marisol Condor Olortiga, Fiscal Adjunta de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Pataz, casi no deja participar a ningún representante de las familias. «Me aviso del ingreso a la mina la noche antes y mi abogado no vive en Pataz, así que no pudo estar, pero me dijo que como habíamos sido notificados yo tenía derecho a participar de la diligencia, sin embargo, tuvimos que luchar para que la fiscal me deje entrar».



Audio de la fiscal Condor donde en un primer momento habla de muerte accidental. «Ya se hizo la necropsia y no hay impactos de bala, no hay indicios de asesinato, pero todo se está investigando. Lo que si hay, al parecer, es que los cuerpos se han caído en un socavón, derrepente escapando de alguien. Yo como fiscal de este “casito”, voy a hacer todas las investigaciones que corresponden cuando me remitan toda la información[…]».

Rosa Marisol Condor Olortiga, Fiscal Adjunta de la Fiscalía Pataz

TeleoLeo.com ha podido ver las fotos del cadáver de Yoner Rubio y todas las lesiones y características que menciona María pueden apreciarse en las imágenes que no reproduciremos porque son demasiado fuertes.

Levantamiento de cadáveres

«Ese día me llamó alguien de la ronda y me dijo acaban de traer a los muertos a la comisaría de la balacera que ha habido arriba, no sabemos de qué será». Según el teniente gobernador de Vijus, Juan Eduardo Trelles Araujo, el día jueves 3 de septiembre por la tarde, le avisaron que en la comisaría de Vijus había 4 cadáveres. «Yo acudí y lo primero que vi fue dolor de las madres y una de ellas me dijo que no sabían que hacer».

Las madres con las que hablo el teniente gobernador le reclamaron por que no había estado él en el levantamiento de los cadáveres pues según les dijo la policía lo habían llamado y él no había contestado. «Pero eso es falso, la policía nunca me llamó a mí. Yo los encaré y les dije que no me habían llamado ni a mí ni a nadie de la ronda y que no estaban actuando bien, porque mentían». Según el acta del levantamiento, en la diligencia estuvieron policías de Vijus y el asesor legal de la mina.

Desubicación

Llama la atención que según la ubicación de la mina, la policía que debía hacerse cargo de esto era la de Chagual, pero los trabajadores de la mina llamaron a los efectivos de Vijus para que realizaran la diligencia. «Todos dicen que los policías de Vijus están comprados por la minera» ─dice María Rubio. Comprados o no, es importante decir que la comisaría de Vijus fue creada en 2010 y su implementación “con modernos equipos” corrió por cuenta de Poderosa.

Actas de levantamiento de cadáver de Yoner Rubio y Gerson Altamirano

«Presenta herida a la altura del ojo derecho, una herida en el mentón y al parecer fractura expuesta en el tobillo izquierdo».
«Presenta una herida a la altura de la muñeca del brazo derecho. Cráneo destrozado con pérdida encefálica y con la boca abierta no presenta piezas dentales».

Cadáver envuelto en cal

María afirma, además, que cuando en la morgue le entregaron el cuerpo de su hermano, ella quiso vestirlo pero no la dejaron hacerlo allí, así que cuando lo llevaron a su casa, lo fue a vestir y lo que vio es que todo su cuerpo estaba bañado en cal y esto le extraño.

«Se tira cal a los cadáveres para desaparecer todo rastro de plomo de bala todo lo que pueda servir para investigar la causa de la muerte, por qué lo han hecho, si Poderosa dice que todo fue un accidente por qué pasan estas cosas».

3 de septiembre

Horas después del levantamiento de cuerpos, el mismo jueves 3, al borde de la medianoche, una de las madres de los asesinados se comunicó por teléfono con María y le dijo que su hermano había sufrido un accidente. «Yo pensé bueno lo trasladarán al hospital, un rato después la llamé y le pedí que me confirmará lo que me había dicho, pero me contesto: “Tu hermano está muerto, lo han matado en la mina Poderosa junto con mi hijo y otros tres chicos más”.

El viernes 4 María, que vive en Lima, se puso rumbo a Trujillo, pues su hermano había sido trasladado a la morgue, pero al llegar allí, nadie sabía nada. «El superior de la policía Wagner Ángeles, llevó a mi hermano y al otro cadáver y los dejo allí sin identificar, cuando mi hermano estaba con su mochila y dentro tenía sus documentos. Cuando yo llegué, el cajón de mi hermano estaba cerrado y me preguntaron si quería que le hicieran la necropsia, yo dije que sí, que claro».

Pero para que le hicieran la necropsia, María tuvo que hablar con el fiscal de guardia, el fiscal provincial Roberto Vera. «Al llamarlo me dijo: “yo no sé nada de muertos de Poderosa, la fiscal de Pataz no me ha dicho nada”. Le dije que mi hermano ni estaba registrado, así que llamó a la morgue, me llamó el medico forense y me dijo que haría la necropsia. Luego vino Vera a la morgue y me dijo en Poderosa había habido balacera».

Luego vía llamada telefónica, el fiscal Vera le dijo a María que todo lo que ella afirmaba respecto a la muerte de su hermano no lo habían podido encontrar en la necropsia: «Usted me dijo que les había disparado, no hemos encontrado bala, usted me dijo que los habían torturado y no hemos encontrado signos de tortura». También le dijo que el corte del pie que del cadáver de Yoner había sido realizado durante la necropsia y por eso presentaba el corte hecho con sierra.

Sin embargo, a parte de insistir en que su hermano por lo menos recibió disparos en uno de los brazos, María afirma que su cuerpo llegó a la morgue con el corte del pie. «El fiscal Vera primero me hablo de balacera, luego dice que no hay balas. También me dice que el machetazo del pie de mi hermano ha sido un corte hecho por el forense, pero en las fotos del levantamiento del cadáver que me enseño la policía, mi hermano tenía ese corte antes de llevarlo a la morgue».

Audio del fiscal Roberto Vera Fiscal Provincial

¿Ofrenda humana?

El director de la III Macro Región Policial La Libertad, Ángel Toledo Palomino, declaró a Sol Tv de Trujillo que aún no hay ninguna persona intervenida por estas muertes. Según afirma el reportero, en las necropsias no se encontró disparos de bala, sin embargo, la afirmación es atrevida pues la necropsia de Yoner, supuestamente, sólo la tiene la fiscal. Por otro lado, el informe también dice que la policía baraja hipótesis como: robo de mineral u ofrenda humana: ¿El robo es causa de muerte? y ¿la ofrenda humana, en qué parte del Código Penal se contempla?

Por su parte, en ese mismo reportaje, el oficial Toledo asegura que aún no se puede decir qué ocurrió con exactitud en Poderosa el 3 de septiembre pasado, porque aún hay mucho por investigar. «Los peritos tienen que levantar mucha información para saber si estamos frente a una muerte violenta, que sabemos que es violenta, pero para saber si fue por mano ajena o por otra circunstancia […] hay diversas hipótesis todavía no nos atrevemos a afirmar nada».

Fiscal y director de la policía Ángel Toledo desmentidos

Desmintiendo al fiscal Vera y al oficial Toledo, el juez de paz de Pataz, Daniel Baltodano, quien estuvo presente en el levantamiento de los cuerpos dice: «Constatamos casquillos de bala de escopeta calibre 2, la policía lo recogió todo y lo llevaron para investigar. Tengo evidencias, para qué ocultar lo que se ha observado. El superior Ángeles nos dijo que nos enviaría copia del acta, pero aún nada; junto con el jefe de la ronda se la hemos solicitado formalmente».

Los peritos de criminalística, en la inspección realizada este sábado 12 de septiembre, 9 días después de lo ocurrido, también encontraron casquillos de munición de escopeta y así dejaron constancia en el informe redactado en el lugar de los hechos.

Por otro lado, según afirmó el oficial Toledo al canal de televisión trujillano, ninguno de los presuntamente asesinados es minero, sin embargo, María entregó a teleoLeo.com documentos en los que consta que su hermano Yoner Rubio trabaja desde hace años como tal.

Yoner Rubio cargando la dinamita en la mina

Yoner Rubio perforando en la mina

Otro de los jóvenes, José Moíses Crisólogo de 20 años, era estudiante de explotación minera en el Instituto Superior Tecnológico Erasmo Arellano Guillen y acababa de entrar a realizar prácticas a Poderosa, según informó su madre.

Constancia de estudios en minería de José Moises Crisologo

Poderosa justicia

María y los familiares del resto de víctimas sólo quieren justicia, quieren que se esclarezca todo y están muy asustados por el poder de Poderosa en la zona. «A mí ya me han dicho que corro peligro, pero se han topado con una pared porque seguiré hasta el final. Hasta me han ofrecido dinero, pero la vida de mi hermano no se compra, yo sólo quiero que quienes han matado a nuestros familiares paguen y que la mina no siga abusando de la gente humilde».

«La mina ya viene aquí, a nuestras tierras y se lleva el mineral, no puede llevarse también a nuestros hijos»

Madre de una de las víctimas

TeleoLeo.com seguirá este caso, pues tenemos más material al respecto. Hemos intentado obtener respuestas de Poderosa, sin embargo, hasta el cierre de esta nota Poderosa no nos ha contestado.

“Velo por los más vulnerables… sus menores hijas”. Dijo la reclutadora de ANYPSA a una madre al rechazar contratarla, pese a calificar para el puesto

En un ¿exceso de empatía? la encargada de selección de personal, para la conocida empresa de pintura peruana, y en previsión de una posible denuncia por discriminación, culpa a la candidata de falta de comprensión auditiva [VÍDEO]

─¿Eres soltera?

─ No, tengo pareja y dos niñas, una de 11 años y la otra de 7 meses.

─Uy, me da mucha pena porque el gerente del área correspondiente pide una mujer soltera porque las madres piden permisos por sus hijos.

Ella encontró un anuncio de trabajo, en una página online, buscaban asistente de importaciones, «leí todo y pensé, esto es para mi y encima cerca de casa». De inmediato envió su curriculum y la llamada esperada llegó. «La reclutadora me llamó, hablamos sobre mi experiencia laboral, me dijo que la entrevista sería el lunes 7 de septiembre a las 8 de la mañana y que me enviaría los detalles más tarde».

Además, le dijeron que debía ir vestida formal y con una buena mascarilla, pero antes de colgar, la reclutadora le preguntó si tenía hijos. «Sí, tengo dos niñas ─le dije─ y contestó que lamentablemente el gerente del área quería mujeres solteras porque las madres pedían muchos permisos por sus hijos. Le dije que desde los 19 años trabajo y que siempre he tenido apoyo familiar, incluso, para estudiar y trabajar a la vez».

¿Apoyo en casa?

Luego, según afirma ella, la reclutadora le preguntó con quién vivía, «con mis padres» ─contestó. «¿Y en qué trabajan tus padres y tu pareja?», fue la siguiente pregunta. «Le dije en que trabajaban mis padres y además, que mi pareja hace teletrabajo y que por eso mi situación familiar nunca ha sido impedimento para desarrollar mi trabajo, ni tampoco he tenido necesidad de pedir permisos por mis hijas».

La reclutadora le dijo que explicaría eso para ver si el gerente cambiaba de idea y que la llamaría en las próximas horas. «Al no llamarme, la volví a llamar, para saber si ya no me estaban tomando en cuenta, o ya me habían descartado por ser madre; pero no me contestó. El sábado insistí más que nada porque la cita era a las 8 de la mañana y quería saber cómo organizar mi día».

A la espera de respuesta

La reclutadora le contestó que le daría una respuesta a las 2 de la tarde. Y llegaron las 2, y las 3, y las 4, y a las 4:07 le envió un mensaje disculpándose pues ya no la consideraban para el puesto porque «las postulantes deben ser solteras por el tema de permisos». O sea, en un país donde las mujeres no pueden decidir libremente el momento en el que más les conviene la maternidad, ser madre impide que se las contrate.

Redes sociales al rescate

Ella, indignada porque le decían que por ser madre no estaba siendo considerada para un trabajo, para el que siente estar hecha y para el cual tiene años de experiencia, ejerciendo su derecho al pataleo, escribió en sus redes explicando la experiencia. Las respuestas de solidaridad no se hicieron esperar, incluso SUNAFIL (Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral) se puso en contacto con ella para investigar el caso.

La Constitución peruana contempla una protección especial a la madre trabajadora. La Ley N° 30709 y el Decreto Supremo N° 002-2018-TR señalan que el potencial empleador no puede solicitar a las candidatas a un puesto de trabajo hacerse una prueba de embarazo. Proscriben el despido o no renovación de contrato por motivos vinculados con la condición de que las trabajadoras están embarazadas o en período de lactancia. La Ley N° 26772 considera ilegal discriminar a la trabajadora gestante cuando postula a un empleo.

https://elperuano.pe/noticia-oit-y-proteccion-de-maternidad-86683.aspx

Veinticuatro horas después y al ver la repercusión de haber discriminado a la postulante a un cargo por el hecho de ser madre y sabiendo que esto además podría ser sancionable, la reclutadora llamó por teléfono y le envió un mensaje en el que volvía a disculparse, pero le decía que la había malentendido, que la empresa «velaba por el cumplimiento y protección de los más vulnerables […] sus menores hijas»

Otro día joven

Ella, la mujer que postuló al cargo para asistenta de importaciones dice que a pesar que la empresa en esta última comunicación le ofreció realizarle la entrevista, ya no quiso ir porque la relación no había comenzado bien y sentía que le ofrecían recibirla sólo por cumplir y que ir sería una pérdida de tiempo. Este caso no sólo está en manos de la SUNAFIL, también lo está en las del MIMP, que ya han brindado asesoría legal a la madre rechazada.

TeleoLeo.com recabo el testimonio de este postulante a ANYPSA

TeleoLeo.com también intentó hablar con la reclutadora de ANYPSA, sin embargo, a pesar de haber visto el mensaje el día miércoles 9 de septiembre, hasta la publicación de esta nota no obtuvimos respuesta.

Antes y después

Luego de que la denuncia publica corriese como reguero de pólvora, ANYPSA hizo cambios substanciales a su anuncio de reclutamiento, uno de ellos fue el del perfil.

Antes

Cuando ANYPSA publicó el anuncio buscando asistente de importaciones, una de las exigencias en la página era que quienes respondieran fuesen “sólo damas de entre 27 y 32 años“. Me pregunto si la empresa no sabe que muchas mujeres a esa edad ya son madres y que también trabajan.

Después

El 9 de septiembre, 4 días luego de la denuncia, ANYPSA retiro la exigencia: “solo para damas”.

También hubo cambios al horario laboral

Antes

En el primer anuncio ANYPSA consignaba una jornada laboral de 10 horas, de lunes a viernes, y de 6 horas los días sábados, con lo cual la semana laboral estaba compuesta era de 56 horas.

Según la legislación laboral peruana la jornada laboral es de 8 horas, pasado ese tiempo se considera horas extras y no son ordinarias sino extraordinarias y se pagan como tal. Además, la semana laboral es de 48 horas.

Después

Luego de la denuncia publica y de que SUNAFIL tómase el caso en sus manos, ANYPSA corrigió el anuncio y ‘omitió’ la colocación del horario de trabajo.

Dejo esto por aquí a ver si ANYPSA se entera un poquito de la infracción cometida.

“Artículo 5.- La entidad empleadora garantiza un trato digno, un clima laboral con base en el respeto y la no discriminación, la compatibilidad de vida personal, familiar y laboral. Se garantiza particularmente la prevención y sanción del hostigamiento sexual, para estos casos se aplica las medidas establecidas en la Ley 27942, Ley de Prevención y Sanción del Hostigamiento Sexual”.

LEY QUE PROHÍBE LA DISCRIMINACIÓN REMUNERATIVA ENTRE VARONES Y MUJERES (Ley N° 30709, aprobada en 2017)

«Si no pago el alquiler del cuarto me botan el lunes y no tengo donde ir»

En el Perú pandémico, a pesar que el presidente ha prohibido los desalojos por el estado de emergencia, los que han perdido toda fuente de ingresos se encuentran en esta situación. Esta historia es mucho más dramática cuando se trata de inmigrantes, pues no tienen una red familiar que los acoja, y se agrava cuando se trata de mujeres cabeza de familia

Dayana necesita de nosotros. Ella es una inmigrante venezolana en Perú que, como muchos, debido a la pandemia quedó sin empleo. Ella también es una enfermera especializada en niños autistas que trabajaba en una casa limpiando y cuidando a dos niños. En cuanto se decretó el estado de emergencia sus empleadores la echaron.

Para sobrevivir durante estos meses ella ha tenido que salir a pedir, tocando puerta a puerta. En el camino fue conociendo otras mujeres venezolanas con sus mismas carencias y logró organizarlas para pedir juntas y repartirse lo que obtenían a fin de no morir de hambre.

Dayana es hija de una peruana que emigró a Venezuela hace 30 años y que ha tenido que hacer el camino de vuelta debido a la crisis que vive ese país en estos momentos. Por eso, con lo que consigue en las calles, ella también ha ayudado a varias vecinas peruanas de Villa Maria del Triunfo, distrito donde vive.

S.O.S

Ahora es Dayana la que necesita ayuda urgente, con lo que conseguía ella sólo ha podido comprar alimentos, las medicinas del corazón de su madre y las que ella misma debe tomar por su diabetes, pero no ha podido pagar el alquiler del cuarto donde vive con su madre y su sobrina que acaba de tener un hijo.

Dayana debe 2 meses y medio (650 soles) y la dueña de la casa le ha dicho que si el lunes no paga tendrían que irse, pero según manifestó la Defensoría del Pueblo a teleoLeo.com, «por la situación de emergencia debería hablar con el arrendador y fraccionar la deuda o firmar un compromiso de pago».

Los arrendadores no siempre pueden asumir la falta de pago de quienes han quedado sin ingresos por la pandemia, es el Estado el que debe hacerse cargo de esto, subvencionando a los más vulnerables, ampliando los bonos del MIDIS u otorgándoles una pensión hasta que encuentren un empleo, o demuestren ingresos.

La Defensoría también señala que sacar a alguien de una vivienda, aunque sea por falta de pago hay requisitos que cumplir: «La ejecución de desalojos sólo pueden realizarse mediante orden judicial o notarial. Las prácticas arbitrarias o abusivas pueden ser sancionadas».

Cortes de servicios por impago

Mientras Dayana no puede pagar, su arrendador le corta la luz de manera intermitente. Durante la pandemia, teleoLeo.com ha publicado el testimonio de mujeres en pobreza extrema y todas dicen que sus arrendadores les cortan luz y agua cuando no les pueden pagar.

Al respecto, la Defensoría afirma: «El corte de servicios de energía eléctrica y agua no son medios válidos para desalojar a una persona de un inmueble, y por el contrario constituye un acto vulneratorio de su dignidad. De suceder este hecho, puede presentarse una denuncia en la Comisaría».

Arrendador con familiar policía

Pero aquí se presenta el problema: «Yo fui a la comisaría» ─dice Dayana─ «pero como el dueño de las habitaciones tiene familiares policías, pues ellos sacan a la gente sin problemas y a mí me sacarán si no pago o les doy algo. A mi hermana con sus dos hijos también la quieren desalojar, no sé qué vamos a hacer ».

Arroz con huevo

Dayana busca trabajo, pero no lo encuentra. Estos días ha salido con su termo bajo el brazo a vender café y bizcochos. «Lo más que hice un día con mi sobrina fueron 8 soles y con eso sólo pudimos comprar algo de arroz, huevos y alguna cosita más para comer; mi sobrina tiene un recién nacido y debe alimentarse».

«Una de las niñas, que vive en un cuarto de la casa donde vive Dayana, tiene 11 años, está super delgada y no quiere desayunar, sólo come dos veces a día para ahorrar, dice» ─explica a teleoLeo.com una migrante chilena, amiga de Dayana, quien durante todo este tiempo la ha apoyado para conseguir ayuda.

Este viernes mientras escribía otra nota, hable con Dayana sobre su situación; en la conversación salió el tema de una joven madre peruana desesperada por comida y atención médica para sus hijos, uno de ellos un bebé cianótico y con una afección al corazón, cuya condición se ve agravada con el invierno limeño.

La respuesta inmediata de Dayana fue: «Dame su dirección, veré como consigo dinero para el pasaje y le llevo algo de comida y ropita, tengo una frazada que es mía, pero se la daré porque ese niño necesita ropa de abrigo».

Estas son las condiciones en las que viven Dayana y su familia

Pedido

La situación de Dayana es insostenible en estos momentos, ella necesita trabajo y dinero para poder pagar el cuarto donde vive con su madre enferma. Necesita lo que podamos brindarle. Dejo por aquí la cuenta bancaria de su madre para los que puedan solidarizarse con ella.

  • Titular de la cuenta: Juana Velázquez (madre de Dayana)
  • Número de cuenta BCP: 194 92515560058

Ojalá, así como Dayana, a pesar de sus carencias comparte lo poco que consigue caminando todos los días las calles de Lima, quienes lean esta nota se compadezcan de ella y la ayuden con la misma voluntad y presteza que ella ha ayudado y ayuda a otras mujeres, venezolanas y peruanas, que sufren el mismo estado de vulnerabilidad que ella.

También leer: A LA XENOFOBIA PERUANA CONTRA LOS VENEZOLANOS, UNA VENEZOLANA RESPONDE CON SOLIDARIDAD [VÍDEO]

DISCRIMINACIÓN, HAMBRE Y FRÍO: TESTIMONIOS DE MUJERES VENEZOLANAS EN EL PERÚ DE LA PANDEMIA

#NoSomosLibres [VÍDEO]

A un año del bicentenario de la independencia del Perú, seguimos tan colonizados como siempre. El patriarcado instaurado en nuestras tierras por el opresor europeo sigue dominando nuestra vida social, familiar e institucional. No hay resquicio ni espacio, privado ni público, donde la mujer peruana goce de equidad y de dignidad para su desarrollo integral.

(Ilustración: @EmmayYo)

La pandemia desatada por el maldito COVID-19, en una sociedad tan frágil, informal, inestable, racista, caótica y tumbada completamente a la derecha, como la peruana, no ha hecho más que exacerbar las diferencias y opresiones. Los pobres han salido más pobres del confinamiento, los ricos, más ricos; y las mujeres, niñas, niños y adolescentes más abusados y maltratados.

Este 28 de julio, el presidente Martín Vizcarra en su mensaje a la nación ha mencionado los 572 millones de soles destinados a la lucha contra la violencia de género durante este periodo, pero no ha dicho si este dinero se mantendrá, aumentará o disminuirá; el único aumento que ha señalado es la instalación de 20 CEM más, con lo cual estarán presentes en 416 comisarías de todo el Perú.

Vizcarra también ha manifestado que desde el primer día de confinamiento se dio adecuada atención a mujeres, niñas, niños y adolescentes. Según él, esto se refleja en la recepción de 75500 llamadas en la línea 100, destinada para denuncias de violencia de género y violencia intrafamiliar. Sin embargo, recibir una llamada no quiere decir darle la atención que corresponde a cada caso.

Por otro lado el presidente también ha anunciado 3 políticas a cumplir en lo que le queda de mandato: la política nacional para niños y adolescente, la política nacional para discapacitados y la política nacional para el desarrollo, habrá que estar pendientes de estas ‘promesas’, pues son temas vitales para el bienestar de las y los más vulnerables.

En el discurso del presidente sin embargo han faltado las cifras del dolor registradas durante la pandemia. Las de los muertos, que aún contamos, siendo durísimas por irreversibles, no son las únicas:

  • Feminicidios 34
  • Violación sexual 900, de ellas: 640 a niñas y adolescentes; y 40 a niños y adolescentes.
  • Según el MIMP, desde el 16 de marzo hasta el 15 de julio la línea 100 registró 5.546 denuncias de maltrato físico y 4.223 psicológico.
  • Según la Defensoría del Pueblo, durante la cuarentena han desaparecido 915 mujeres, de ellas el presidente Vizcarra no dijo nada.

Mujeres, niñas, niños y adolescentes han sido los más afectados por la pandemia. El confinamiento ha rubricado que los mayores delitos en su contra se cometen en el hogar y que los maltratadores, abusadores y asesinos tienen ‘cargo’ familiar. Mujeres, niñas, niños y adolescentes durante casi 4 meses han sido víctimas propicias del poder desquiciado de quienes dicen quererlos.

Por todo este dolor y abuso invisibilizado en las cifras del discurso presidencial, la “Red Brujas de Los Andes”, grupo de mujeres feministas, realizó un vídeo para mostrar en nuestros cuerpos las violencias que nos atraviesan, que nos hartan, y que nos hacen vivir en permanente estado de autodefensa, pues a pesar que nuestro himno lo diga, las mujeres en Perú, #NoSomosLibres.

Dar de comer a sus hijos es su prioridad, pero hoy no podrá hacerlo porque policías y militares desalojan a una parte de los vendedores ambulantes del mercado Unicachi en Comas

«Si yo salgo a vender es para llevar comida a mis hijos, ellos no saben de cuarentena ni nada cuanto tienen hambre. No es justo»

«Nosotros sólo queremos trabajar y no nos dejan, estamos rodeados de militares, policías y serenazgo que no permiten que vendamos nuestros productos en frente del mercado de Unicachi en Comas, primero nos piden nuestros documentos y luego vienen y nos ponen papeletas, y sólo a los que estamos en un lado del mercado, hay otros vendedores que están en los alrededores y a ellos no los dicen nada».

Este es el testimonio de una madre soltera, vendedora ambulante, recogido por teleoLeo.com. Este martes 30 de junio, mientras el presidente Martín Vizcarra anunciaba el fin del confinamiento ‘estricto’ y decía que ahora sí los peruanos están preparados para autocuidarse y hablaba de la necesidad de algunas personas de salir a trabajar para poder mantenerse, en el mercado Unicachi de Comas, un grupo de vendedores ambulantes era impedido de vender sus productos. ¿De ellos no hablaba el presidente?

«Yo tengo que trabajar, soy madre y padre para mis hijos, si yo fuese mayorista, bueno, pero no, vendo unos cuantos pantalones al día para comer y dar de comer a mis hijos. Hace unos días por lo menos nos dejaban vender unas horas y eso es lo que queremos, vender un rato para sacar algo de dinero e irnos, no hacemos daños a nadie. Han llegado varios camiones de militares y patrulleros y nosotros no estamos haciendo nada».

Y mientras el presidente Vizcarra seguía hablando de como el individualismo y el egoísmo y la falta de empatía nos había llevado a los brazos de la pandemia, los vendedores que continuaban en las inmediaciones del mercado de Unicachi, sin poder vender sus productos, sin ni siquiera exponerlos, eran amedrentados con sendas papeletas municipales. «No estamos haciendo nada, no estamos vendiendo, sólo estamos aquí y viene un trabajador de la municipalidad y le dice al alférez que nos ponga papeletas a todos».

De verdad, con un 70% de la PEA en trabajo informal, con la economía de muchas familias destruída por el encierro de más de 3 meses, de verdad es necesario prohibir que las personas intenten llevar comida a la mesa de sus hogares. La informalidad debe de ser combatida, sí; pero con políticas de Estado que permitan a la personas poder formalizarse y eso, en estos momentos, debería hacerse de manera más amable considerando el momento de pobreza y miseria que están pasando muchas familias.

Discriminación, hambre y frío: Testimonios de mujeres venezolanas en el Perú de la pandemia

Sufrir la muerte de miles de personas podría haber sido un punto de inflexión en esta loca carrera por abrazar al neoliberalismo, aunque en el camino queden muchos, pero no. Perú sigue siendo un país en el que la pobreza humana se perpetúa permitiendo la miseria de sus ciudadanos más pobres y de las y los más de 800 mil venezolanos que se refugiaron allí. Esta es la historia de 9 mujeres venezolanas y de 15 niños que deben pedir en las calles de Lima para poder comer y tener un techo sobre sus cabezas

«Sólo comemos una vez al día, estoy sola con mis hijos de dos y 1 año de edad, el más pequeño nació con síndrome de down, tiene problemas cardíacos, nació con neumonía y a los 3 días de nacido fue operado de páncreas y duodeno; debe tomar medicamentos, cada 8 días se le acaban y no tengo dinero para comprarle. El padre se fue a trabajar al interior y desde hace 3 meses no envía dinero, nuestra relación acabó y lo único que hace ahora es llamar, nada más».

Desde el inicio del estado de emergencia en Perú, esta mujer de 23 años de edad cuida sola a sus hijos. El padre de sus hijos se fue a trabajar hace varios meses a Chimbote, iba y volvía a Lima regularmente, pero antes del estado de emergencia la relación se acabó y él se ha desatendido de la manutención de sus hijos. Ella dice que salía a vender agua, café y bizcochos, para mantenerse, pero en cuanto llegó la pandemia tuvo que dejar hacerlo porque la policía casi la multa.

«Cada día dejo un poco de comida del almuerzo para poder darle a mi hijo más pequeño algo para la noche ─tiene casi un año pero parece de 6 meses─. Para ir a dormir les doy a los dos un vaso de leche, a veces, cuando no tengo ni para leche, les doy agua con maizena. Luego nos vamos a dormir. Dormimos en el piso con un colchoncito, el más pequeño siempre se me tapa, debido a la neumonía con la que nació».

A la lamentable situación económica de esta mujer, debemos agregar que es extranjera, así que no tiene una red familiar que la sostenga. Ella es venezolana y eso agrega gravedad a su situación, debido a la gran cantidad de venezolanos llegados ─a Perú a raíz del éxodo masivo de su país─ lo peruanos no los tienen en mucha estima, porque como siempre, cuando una oleada migratoria arriba a un lugar, se le echa la culpa de todos los males y carencias, incluso de los endémicos.

«Llegué a Perú en 2018, venía con mi pareja, mi hijo de 1 año en brazos y otro que traía en la panza y no lo sabía. Mi bebé nació con síndrome de down, lo operaron a los dos meses del corazón. Cuando rompí con el padre de mis hijos justo llegó la pandemia y él dejó de enviarnos dinero porque también se quedó sin trabajo y me dijo que ya le era imposible hacerlo». Ahora ella carga sola con el peso de sacar adelante su familia en un momento de gran incertidumbre.

«Cuando mi pareja se fue yo trabajaba de noche, una amiga me ayudaba con mis hijos, así cuando ella volvía, yo me iba a vender café, vendía tres o 4 termos al día y con eso pagaba alquiler y comida, luego me mudé y tengo una vecina que me ha ayudado con leche para los niños y nos ayuda con lo que puede. A comienzo de la pandemia, Aldeas infantiles nos trajó alimentos, pero ahorita no tenemos nada» ─dice afligida a teleoLeo.com

Y para mayor drama, su hijo de dos año sufrió un accidente doméstico que no ha podido tratar como corresponde porque no ha tenido dinero para toda la medicación. «Mi hijito de 2 años se quemó el brazo y la pierna, fue horrible y los únicos que me ayudaron fueron mis compatriotas venezolanos, los peruanos no. El médico le recetó antibióticos y una crema y sólo pude comprar la crema».

Lo único que ella quiere es que el COVID-19 desaparezca. «Que se acabe la pandemia ya. Mis hijos me gritan desesperados que tienen hambre y yo sin poder salir a vender nada, están desnutridos porque sólo les puedo dar una comida al día, no puedo ni pagar el alquiler. Además la dueña nos corta el agua y la luz, sólo las pone una hora al día y eso hizo un mes nos llenamos de sarna porque no podemos ni lavarnos».

Las mujeres se organizan

Pero ella no es la única madre soltera venezolana pasando penurias en Perú. TeleoLeo.com ha contactado con un grupo de mujeres que piden comida en las calles, piden ropa, piden todo lo que les puedan dar para poder repartirse o hacer olla y así alimentarse y alimentar a sus hijos, todos pequeños. Tener un lugar donde dormir, una comida caliente, medicinas y ropa de abrigo; en una Lima que va entrando al invierno, son las prioridades.

Dayana, Génesis, Stefany, kleydis, son algunos de los nombres de estas 9 mujeres que juntas tienen 15 menores a su cargo. Dayana vive hace dos años en Perú y es quien comenzó con la recolección y repartición de víveres, ropa y hasta medicinas, ella trabajaba en una casa cuidando niños y limpiando, las otras también trabajaban y se iban manteniendo en un país que ahora pide más requisitos que Europa para regularizar la situación de los inmigrantes.

Kleydis es una de esas mujeres, ella tiene 3 niños y además está embarazada

«En respuesta a la inadecuada protección prestada por Perú a los derechos humanos de las personas refugiadas procedentes de Venezuela, y dada la urgencia que impone la pandemia de COVID-19, que ha afectado a Perú de forma especialmente fuerte, las autoridades peruanas deben regularizar la situación migratoria de la totalidad de mujeres, hombres, niñas y niños de Venezuela que se encuentran en el país».

Amnistía Internacional, junio 2020

Sin trabajo y sin ayudas

Al inicio de la pandemia Dayana fue despedida del trabajo y viéndose sin recursos, conoció un día a un señor, el padre de Kleymar, que le recomendó salir a la calle a pedir, que algo le darían. «Yo me inicié en esto por ese señor y así también fui conociendo a más mujeres venezolanas, como yo, que se habían quedado sin trabajo y sin dinero para mantenerse y comencé a pedir, ya no sólo, para mí y mi familia, si no también para ellas y sus hijos».

El padre de Kleimar murió por el COVID-19 el 12 de junio en el hospital María Auxiliadora y aunque le dieron el SIS el hospital no lo crema. «Nosotras no podemos hacernos cargo del cuerpo porque no tenemos dinero, estamos esperando que el hospital lo creme, como corresponde, pero nada, han incinerado a otros pacientes que han fallecido después, pero a él no». Este es el espeluznante nivel de miseria y desatención que viven estas y otras mujeres y madres migrantes en Perú.

Madres

«Stefany tiene 2 niños; Kleydis, 3, todos pequeños y está embarazada; . Ellas también salen a pedir a la calle con sus hijos. Stefany se pone debajo el puente de Atocongo, así llueva ella está allí con ellos porque si no, no comen. Tengo a mi hermana, ella era ayudante de cocina en un restaurante, también se ha quedado sin trabajo, y sale a pedir con sus dos hijos» ─dice Dayana. Y no les queda otra salida, porque a pesar de su fragilidad económica y social, al no ser peruanas no reciben ninguna ayuda estatal.

Así que cada día, Dayana y las compatriotas con las que se ha organizado, salen a buscarse el sustento como pueden. «La calle es muy dura. Venecos, vayan a trabajar, vayanse a su país, nos gritan, y nosotros no estamos aquí por gusto, estamos porque hemos tenido que huír de nuestro país por la situación política y económica». De eso los peruanos saben mucho, pero parecen haber olvidado que en los años 80 miles migraron por los mismos motivos y Venezuela fue uno de los destinos elegidos por aquellos que no podían acceder a USA o Europa.

Francia tiene 2 niñas, una en Venezuela y otra de 1 mes en Perú, adonde llegó caminando en busca de un futuro mejor, pero la pandemia le torció la suerte

La salud no es para pobres

En el Perú de las diferencias, no todos los peruanos tienen atención sanitaria garantizada, incluso durante la pandemia, menos las migrantes sin recursos; como es el caso de Dayana y su grupo. Y el sistema de salud está tan colapsado que ni siquiera tienen preferencia las parturientas. En algunos casos, además del sistema, los profesionales de la salud también son un problema. «A mi sobrina Génesis le dieron el SIS, pero la doctora que le tocó la atendía mientras jugaba al Candy Crush. Ah tu eres venezolana ─la decía, ah llena esa hoja; mi sobrina le preguntaba sobre su estado y las ecografías y ella le contestaba mal».

Para la última ecografía que Génesis debía hacerse tenía que pagar 80 soles, si no pagaba no se la hacían, así que ella y las demás mujeres del grupo juntaron el dinero pidiendo en una calle sí y en la otra también, la ecografía fue hecha, pero las adversidades continuaron. Cuando llegó el día del parto, ella dio a luz en casa, pues cuando las contracciones se manifestaron acudió al hospital, pero no la ingresaron por estar poco dilatada y la mandaron a casa, sabiendo que podría ponerse de parto a partir del toque de queda y que sería muy complicado, trasladarla.

«El día que mi sobrina se puso de parto fue al hospital, la mandaron a la posta y de la posta la mandaron a casa y allí parió por la noche. La ayudamos, pero no sabíamos ni cómo cortarle el cordón. Mientras ella paría, mi mamá y las vecinas fueron a la policía, a los bomberos, para poder llevarla al hospital, y nos decían que no tenían unidades para llevarla, al final fuimos en moto taxi y al bebé le tuvieron que poner antibióticos porque como le tuvimos que cortar el cordón, se infectó» ─explica Dayana.

Otra mujer venezolana no fue atendida a tiempo en el parto y ahora su bebé tiene granitos en la cara por posible aspiración de meconio ─primeras heces de los bebés─. «No la querían atender porque no tenía contracciones, aunque estaba en la semana 42 y, además, porque era venezolana. Fuimos con una amiga peruana que se pusó fuerte y dijo que era su sobrina. Sólo por eso le hicieron la cesárea, ahora tiene dolores y no le dan nada, además, está muy preocupada porque su bebé tiene erupciones en la cara, unos amigos médicos de mi país me han dicho puede ser por sus propias heces» ─explica Dayana.

Sin techo

También está la historia de Jessica, ella es la única del grupo que tiene pareja y estuvieron durmiendo 15 días en la calle, algunos de los cuales con sus dos hijos pequeños. «A ellos los echaron de su cuarto porque no podían pagar el alquiler, yo los conocí pidiendo» ─dice Dayana─ «así que les buscamos ayuda, me llevé a sus dos niños conmigo para que no durmieran en la calle, a ella y a su pareja no porque vivo en un cuartito pequeño con mi familia, pero ya les hemos conseguido a donde mudarse y esta semana volverán a estar los 4 juntos. Es así como nos ayudamos porque si no, no lo hace nadie».

Yusmeli es otra de estas mujeres sin techo. Madre de 7 hijos, vive con 2 Perú, antes de la pandemia se ganaba la vida con su trabajo, ahora se encuentra en la calle pues al no poder pagar el cuarto se ha quedado sin un lugar donde guarecerse ella ni sus hijos

TeleoLeo.com recogió el testimonio de este grupo de mujeres a través de Dayana

Comparten sin mirar a quien

Dayana y su grupo, no sólo se cuidan entre ellas, también intentan cuidar a más mujeres necesitadas; las donaciones que ellas consiguen las comparten con vecinas peruanas que también están pasando hambre y miseria porque durante toda la pandemia no han podido trabajar. Ojalá ellas encontrasen la misma solidaridad como país. Ojalá dejasen de ser discriminadas por ser venezolanas. Muchas llegaron al Perú caminando, con la esperanza de una vida mejor y se han topado con la xenofobia de un pueblo que ha migrado tantas veces como ha podido, por los mismos motivos que ellas.

Aquí vemos a Dayana llevando alimentos a vecinas peruanas que, como ella y sus compañeras, carecen de todo por no haber podido trabajar durante la pandemia

S.O.S

En medio de las voces que se alzan contra los venezolanos en Perú, también los que se rebelan y ayudan en lo que pueden. Paula Lizama es una de ellas, ella es amiga de Génesis y cuando ella y su familia se vieron sin trabajo por la pandemia, Paula pidió entre conocidos, amigos y en las redes, toda la ayuda que le pudieran brindar para llevárselas y en ese trabajo continúa, dando su tiempo y colaborando con la organización de las donaciones que recibe y que espera seguir recibiendo porque la calle seguirá muy dura para estas mujeres. Para muchas peruanas también.

Se acepta la voluntad

Quien pueda ayudar a Dayana y su grupo de mujeres y niños pueden realizar donaciones en la cuenta Yape a nombre de Paula Lizama: +51977735881

También pueden llamar a ese mismo número para donar ropa de abrigo, mantas, alimentos, leche para bebés y medicamentos. Toda ayuda será bien recibida y mejor utilizada.

Según Fernanda Doz Costa, directora adjunta para las Américas de Amnistía Internacional (AI): «Perú no ha querido o no ha podido proteger adecuadamente los derechos y la dignidad de las personas de Venezuela que huyen de las violaciones de derechos humanos masivas cometidas en su país de origen». Y esto es muy preocupante pues, según datos oficiales, Perú es el país que a nivel mundial concentra el mayor número de solicitantes de asilo de nacionalidad venezolana: más de 482.000 y acoge a 830.000 personas venezolanas en total.

900 trabajadoras y trabajadores de limpieza pública de la municipalidad de Lima podrían quedar en la calle [audio]

La mayoría son mujeres con historias de vida complicadas. Han estado en primera línea de batalla contra el COVID-19. Salen cada día, al alba, a recoger las inmundicias de la ciudad y ahora, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, realiza una licitación para contratar una nueva empresa de limpieza para la ciudad

«Somos trabajadores que luchamos contra el COVID-19, realizamos un trabajo esencial. El 70% somos mujeres viudas o madres solteras jefas de hogar y no recibimos el bono de gratificación que da el gobierno a los trabajadores que combaten el virus en primera línea. Nadie ve que en estos momentos estamos el doble de expuestos pues tratamos con los residuos sólidos de todos: de los sanos y de los enfermos. Y encima podemos quedar en la calle».

En entrevista con teleoLeo.com Isabel Cortez, presidenta del Comité de Lucha del Sindicato de Trabajadores de Limpieza Pública de la Municipalidad de Lima, SITOBUR, dijo, además, que la licitación de la municipalidad está amañada porque los requisitos del concurso sólo los cumple una empresa. «Piden 3 rellenos sanitarios y la única que los tiene es la que casi monopoliza la limpieza de los distritos de la ciudad, usted investigue y verá. Le da servicio a San Isidro y Miraflores».

Revisando las bases del concurso de la municipalidad de Lima teleoLeo.com ha encontrado el requisito de poseer relleno sanitario, sin embargo, no especifica la cantidad

Y la empresa a la que se refiere Cortez sería Petramás que da servicio a 20 de los 43 distritos de Lima, entre ellos, San Isidro y Miraflores. Y La Perla en el Callao.

Petramás

¿Negocios son negocios?, pero ¿para quién?

«Y lo peor es que cada empresa nueva cobra más caro, pero cada alcalde viene con su empresa y los que sufrimos somos los trabajadores a los que despiden. Nosotros lo único que pedimos al alcalde Jorge Muñoz es que haga cumplir la sentencia de 2018 y que en el contrato que haga ponga una cláusula que obligue a la nueva empresa a garantizar la estabilidad y el respeto de los derechos adquiridos de los trabajadores actuales» ─dijo Cortez a teleoLeo.com.

La sentencia a la que se refiere Isabel Cortez fue emitida en 2018 por la Corte Suprema de Justicia y les reconocía a 709 trabajadores de limpieza pública, integrantes del Sindicato de Trabajadores de la empresa Innova Ambiental S.A., SITOBUR, el derecho a estar en la planilla de la municipalidad de Lima Metropolitana, pues aunque hubiesen sido contratados por una empresa privada realizaban labores que deben estar garantizadas por todo municipio.

«La existencia de una relación laboral a tiempo indeterminado entre los setecientos nueve trabajadores que son representados por el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Innova Ambiental S.A.- SITOBUR con la Municipalidad Metropolitana de Lima desde el nueve de enero de dos mil dos, debiendo esta parte registrar a los actores en su libro de planillas, bajo esta condición jurídica, luego de considerar: b) los servicios de ayudante de mecánica, ayudante de recolección, barrendero, chofer de unidades mayores, chofer de unidades intermedias, jardinero, lavador, viverista, podador, regador, maquinista, soldador, fumigador y operario, constituyen funciones primordiales, permanentes y necesarias para el complemento de los servicios básicos (…) d) por lo que, en aplicación del principio de primacía de la realidad, es de concluir que existe una relación laboral entre los trabajadores y la Municipalidad Metropolitana de Lima, y por tanto los contratos de naturaleza laboral celebrados entre los trabajadores e Innova Ambiental S.A. (antes Relima Ambiental S.A.) devienen en ineficaces, desde su celebración».

¿Desacato?

Sin embargo, desde 2018 la sentencia no ha sido acatada. «El alcalde Luis Castañeda no lo hizo y el nuevo alcalde, Jorge Muñoz, recién en enero de este año, nos pidió nuestros documentos para ponernos en planilla, en febrero terminamos de entregárselos. Luego llegó la pandemia y todo se paralizó, además, sólo pasaríamos a planilla los que estamos ahora en el sindicato, 500 trabajadores; los 400 restantes, no» ─asegura Cortez.

La sentencia de la Corte Suprema sólo protege a los trabajadores de SITOBUR que reclamaron entrar en la planilla de la municipalidad, los demás están desprotegidos, tal como señala la dirigenta sindical. «Por eso pedimos que en el contrato con la nueva empresa, la municipalidad ponga una cláusula que garantice la permanencia y el respeto a los derechos laborales de todos, porque todos hemos estado en primera línea luchando contra el COVID-19».

Entrevista a Isabel Cortez, dirigenta sindical de SITOBUR

Historia de una sentencia histórica

La sentencia de 2018 nace el 2015. Ante un despido masivo de trabajadores de limpieza de la municipalidad de San Isidro, los trabajadores afiliados a SITOBUR presentaron una demanda en contra de la municipalidad de Lima y de la propia Innova Ambiental S.A. ─empresa que los contrata─ exigiendo ser puestos en la planilla de la municipalidad y así evitar la vulnerabilidad de sus puestos de trabajo cada vez que una nueva administración cambia de empresa de limpieza.

El fallo de la 4ta. Sala Laboral fue a favor de los trabajadores de SITOBUR. La municipalidad de Lima debía ponerlos en planilla porque según la ley de municipalidades, la limpieza de la ciudad es un servicio básico que el consistorio debe garantizar. El gobierno municipal al mando de Luis Castañeda Lossio e Innova Ambiental S.A., empresa que continúa dando el servicio de limpieza pública a la ciudad, no estuvieron de acuerdo con el fallo e interpusieron recurso de casación.

En un fallo histórico, la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema volvió a fallar a favor de los trabajadores. En las siguientes elecciones municipales, Jorge Muñoz, alcalde de Miraflores, fue elegido alcalde de Lima y cuando ni siquiera había calentado el asiento ─mientras su administración conversaba con los trabajadores de SITOBUR para acatar la sentencia─ presentó un recurso de amparo en contra de la decisión de los magistrados de la Segunda Sala.

Días después, a mediados de enero de 2019, erre con erre, la Primera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema de Justicia volvía a fallar a favor de los trabajadores, sin embargo, no es hasta enero de 2020 cuando por fin la municipalidad de Lima dio muestras de acatar la sentencia y comenzó a pedir a los trabajadores de SITOBUR su documentación para incluirlos dentro de la plantilla municipal. Este proceso culminó en febrero.

Con la contratación detenida por la paralización de labores debido al COVID-19, los puestos de estas trabajadoras y trabajadores siguen pendiendo de un hilo, sin embargo, es ‘curioso’ ver como la pandemia ha detenido el proceso de contratación de 900 personas que han estado al pie del cañón exponiéndose al contagio, más no las ganas de licitaciones. ¿Quién se beneficia con esto?: ¿la ciudad? ¿la alcaldía? o ¿Petramás?, posible ganadora, pues es la única empresa de limpieza con los 3 rellenos sanitarios que exige la licitación.

Racismo presente: «Si te digo mi monita más tarde te doy tu plátano, Ahí sí no»

La periodista y activista afroperuana, Giovanna Sofía Carrillo, fue revictimizada al reproducirse un vídeo de hace casi 20 años, en el que vulgar e irrespetuosamente, el periodista Alan Diez le decía que ser llamado mono o gorila le encantaría, «porque eso significaría tener una cosa muy importante, muy interesante. Y nadie se ha indignado lo suficiente por esta humillación»

Hace unos días en las redes y en los medios peruanos, el acoso sufrido por la periodista Mabel Huerta, por parte de una repartidor calenturiendo, ha sido motivo de críticas, opiniones encontradas y hasta de expresiones de lamento, porque el ‘pobre’ hombre se ha quedado sin empleo. Sin embargo, una periodista afroperuana también fue agredida y el tema apenas ha salido de las redes: ¿racismo?

¿O será porque en el caso de Huerta el ‘afectado’ fue un hombre y todos saltan para defenderlo, porque si defienden a uno defienden a todos los que alguna vez osaron acosar o trasgredir límites con mujeres que claramente no les dieron señales para hacerlo? ¿O será que comparar afrodescendientes con primates es algo que hemos normalizado tanto que cuando pasa nadie se inmuta?

Sofía Carrillo, periodista afroperuana, activista por los derechos de la mujer negra, mujer a la que admiro por tiene algo que decir y lo hace sin aspavientos, desde la seguridad de lo que sabe, fue víctima de racismo. De manera inconsulta, la cuenta de twitter de Archivo – Fútbol Peruano tuvo la infeliz idea de publicar un vídeo de hace casi 20 años, en el que Carrillo fue vejada e hipersexualizada.

El lunes 1 de junio, día que daba inicio al mes de la cultura afroperuana, luego de la publicación del vídeo, ante la indignación de la periodista ─por haber sido expuesta y humillada una vez más─ y de sus seguidores, Archivo – Fútbol Peruano retiró el vídeo y dijo que su publicación respondía a una campaña en contra del racismo. O sea, encima sin culpas ni remordimientos, ni disculpas, al contrario: ¿querían ayudar?

Sin embargo, el video fue publicado en la cuenta Archivo – Fútbol Peruano sin ninguna referencia a la mentada campaña, que más parecen habérsela sacado de la manga para justificar la difusión del vídeo vejatorio. TeleoLeo.com envió un mensaje a esta cuenta de twitter, varios días han pasado y no han respondido.

Historia de la vejación

El bochornoso vídeo fue grabado en un estadio de Fútbol, mientras Sofía Carrillo se encontraba allí apoyando, justamente, una campaña contra el racismo en los campos de juego. Alan Diez, hacía “La Previa”, espacio antes de los partidos en el que según él ha dicho a teleoLeo.com se dedicaba a «hacer bromas». Sin embargo, una broma tiene como objetivo divertir, no humillar, ni vejar. Y eso fue lo que él hizo.

Ese día, Diez, que también es afroperuano y conoce a Sofía, se le acercó, micrófono en mano, y le vomito demasiada vulgaridad para una sola persona. Le dijo que a él no le molestaba que le dijesen mono o mejor gorila «porque tienen una cosa importante», mientras esto decía, hacía gestos con la mano, cada vez más lejos de su bragueta, imaginando como triunfaría si tuviese un pene grande.

Mientras él la ofendía de palabra, su cámara lo hacía de imagen, con un barrido ‘mostrábala’ de cuerpo entero, porque el cuerpo de una negra está para mostrarlo. Lo que ella decía no importaba, eso era irrelevante, ella estaba allí para burlarse y punto. Y Diez, sin avergonzarse, seguía y le decía: «Si fuera tu pareja y te dijera mi monita más tarde te doy tu plátano, ahí si te gusta». Y cuando eso decía, reía.

Sofía Carrillo asegura que le contestó a Diez como se merecía, sin embargo, por estos días el video se compartió absolutamente editado, sin mostrar la reacción de desagrado de la periodista. Y la gente, en redes, le ha reclamado a ella por qué no contestó, porque claro, siempre son las víctimas las juzgadas, cuando el único culpable es el que agrede o abusa.

Le reclamaron también por sonreír mientras él decía lo que le decía: «Pero yo era muy joven y era una risa nerviosa. Cuando él se me acercó, yo no podía imaginar lo mal que me iba hacer sentir, no podía creer que me estuviese ofendiendo así. Yo le contesté, pero eso no lo han puesto». Y no ha faltado quien ha dicho que como Diez también es afroperuano, el video no era racista.

Pero ser afrodescendiente no es garantía de ser antirracista, como ser mujer no lo es de ser feminista. Ser antirracista y ser feminista es una decisión, producto del conocimiento, de las experiencias de vida, del deseo de igualad en el primer caso y de equidad en el segundo. No discriminar a nadie por raza, sexo, opción, religión o identificación política es un acto político y consciente, en suma: un acto inteligente.

TeleoLeo.com le preguntó a Alan Diez sobre este ‘incidente’: «Eso fue hace 15 o 18 años y era parte de una secuencia de bromas dentro de un programa deportivo. Iba al estadio antes del partido hacía una broma, ‘un cochineo’ a quien apareciera, no fue que yo haya ido con la determinación de decirle algo a Sofía. Lamento que el vídeo se haya vuelto a publicar y totalmente editado».

¿Pero como un hombre negro le hace ese tipo de bromas a una mujer afroperuana? ─ repregunté.

«Yo tengo valores y principios» […] «Yo también tengo tez morena, esto fue hace años, cuando lamentablemente se permitían este tipo de bromas y el canal lo difundió, no es de hace dos días. Yo hoy no haría esto, hoy no me cabe en la cabeza hacer este tipo de bromas» […] «Pero bueno, ya está y Sofía y la gente afroperuana saben que los respeto y los he respetado siempre».

Me llama poderosamente la atención que Alan Diez, siendo afroperuano hable de “la gente afroperuana” en tercera persona, ¿será que él no se reconoce como negro?

Otra cosa que me llama la atención son las disculpas de Diez respecto a el deplorable vídeo, él sigue diciendo que fue una broma. Y si algo que pensamos divertido, ofende a alguien, eso que nació como ‘broma’ deja de serlo y se convierte en humillación, ergo: agresión.

Sintiéndolo mucho…

Lamentablemente, en el país donde la paisana Jacinta y el Negro Mama son referentes de “personajes divertidos”, donde el fallecido Augusto Ferrando humillaba al negro de su ‘elenco’, por ser pobre y más negro que él, la actuación de Diez no es extraña y sólo demuestra que bajo el paraguas del humor algunos creen que pueden hacer y decir lo que les dé la gana. Y no.

Lo más curioso es que la publicación del vídeo que victimiza nuevamente a Sofía Carrillo ha sido emitido justo durante el mes de la Cultura Afroperuana y lo único que ha logrado es que una mujer negra peruana recuerde las veces en las que ha sido maltratada, en las que le han gritado negra de manera despectiva y en las que ha sido escupida o insultada por su color de piel y por sus cabellos en resistencia.

Sofía Carrillo es una de las negras que en el Perú ha roto el molde, su hermana Mónica también, ambas son mujeres inteligentes, cultivadas, exitosas, que pisan fuerte y eso no está bien para muchos: ni por negras orgullosas de serlo, ni por mujeres independientes. Y menos está bien, en un país que aspira a la blancura y la rubicundidad como pasaporte al éxito.

Yo también sufrí en Perú el haber roto el molde y eso me costó una denuncia por parte de un congresista que paralizó mi carrera durante 2 años, pero esa historia por bizarra, injusta y prejuiciosa, además de por todo el daño personal y profesional que me hizo, merece nota aparte.

Blanco aspiracional

Qué se puede esperar de un país de mayoría mestiza, donde en la publicidad de juguetes los niños y niñas son cuasi albinos, o donde en el spot de una marca de colchones, una chica blanca dice que ama el orden, así como su cama limpia y oliendo bien y, aunque, su “roomie” es negra y sucia, ella está tranquila porque su nuevo colchón la mantiene a salvo de todo y también de los malos olores.

Qué se puede esperar, además, de un país donde para conmemorar el mes de la cultura afroperuana, el Ministerio de Cultura publica un vídeo con voces y caras de conocidos blancos peruanos que dicen que están orgullosos de ser negros. ¿No hay suficientes afroperuanos en la esfera intelectual, cultural, artística y del periodismo, para visibilizarnos? ¿Ni en nuestro mes merecemos cuota de pantalla?

Esto me hace recordar a cuando murió la veterana y conocida actriz afroperuana, Esther Chávez, encasillada en papeles de cocinera, nana o empleada del hogar, y el diario La República ilustró la noticia de su deceso, con fotos de los actores blancos con los que había trabajado y sólo pusieron su fotografía cuando teleoLeo.com se quejó.

MUERE ESTHER CHÁVEZ, ACTRIZ NEGRA PERUANA, Y UN DIARIO ILUSTRA LA NOTA CON ACTORES BLANCOS DE LAS TELENOVELAS EN LAS QUE TRABAJÓ

Qué se puede esperar de un Perú, donde otro personaje que se denomina periodista y que también es negro llama gorilas a los jugadores de la selección de fútbol ecuatoriana, casualmente integrada por negros. Y luego intenta arreglar las cosas diciendo que los llamó así por su potencia y su contundencia física. Y podría dar más ejemplos, porque lamentablemente el Perú es un país tremendamente racista.

Feliz mes de la cultura afroperuana, esperando que por fin los negros del Perú seamos valorados y asumidos como parte de un territorio multirracial y multilingüe. Que seamos respetados por todo lo que hemos aportado y aportamos a la historia y el desarrollo del país. Que nos hermanemos y nos reconozcamos como parte de la diáspora africana que tiene el deber de luchar unida por el reconocimiento de nuestros derechos y libertades. Amen.

También leer: Racismo en teleoLeo.com

TeleoLeo.com entrevista a policía denunciado por tocamientos indebidos a una menor. Uno más denunciado por abuso sexual [audio]

El suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP), Carlos Enrique Cruzado Díaz, también podría ser denunciado por pornografía infantil debido a las imágenes encontradas en los dispositivos de la menor. Él niega todas las acusaciones y asegura que no teme nada, porque no ha hecho nada

«Que tu hija venga cada día a la comisaría, porque allá le daremos charlas y así no estará aburrida en tu casa y no se escapará, o ¿prefieres que esté en la calle? ─así me dijo el suboficial Cruzado. Y por eso la mandé, porque se supone que en la comisaría estaría cuidada, pero no, él me engañó, sólo se quería aprovechar de ella».

ACTUALIZACIÓN:

Luego de la publicación de la denuncia en contra del suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz por tocamientos indebidos a una menor, por fin la justicia ha emitido las medidas de protección en las que ordena:

IMPEDIMENTO del denunciado y sus familiares directos de acercarse a la menor agraviada en cualquier lugar donde aquella se encuentre, debiendo la Comisaría responsable estar alerta al llamado de asistencia para su intervención inmediata.
PROHIBICIÓN del denunciado cese y abstención de toda agresión física, psicológica, sexual, económica, verbal o de cualquier forma ya sea en lugares públicos y/o privados.
IMPEDIMENTO al denunciado de efectuar actos perturbatorios, acoso, hostilidades, ofensas y/o comportamientos ofensivos, amenazar, intimidar, desmotivar, amedrentar e influir negativamente en la víctima; prohibición de injuriar, herir, humillar, de forma verbal, por redes sociales, por teléfono u otras formas de comunicación.

DISPONER TERAPIA PSICOLÓGICA, a favor de la menor, que deberá de realizarse en el centro de salud más cercano a su domicili

En las últimas horas la comisaría de Santa Isabel ha comunicado que Cruzado Díaz ha sido suspendido, sin embargo, Inspectoría de la PNP aún no informa la suspensión de manera oficial. Y debería hacerlo en breve pues el cumplimiento de estas medidas está bajo la responsabilidad de la comisaría de Santa Isabel y sería absolutamente enajenado que la dependencia donde trabaja el denunciado, sea la encargada de dar protección a la menor violentada siendo el propio Cruzado Díaz uno de los efectivos en funciones.

Y la historia se repite

Con tan sólo 14 años ella habría vuelto a ser víctima de otro depredador sexual, el suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz, de 49 años de edad, quien trabaja en la comisaría de Santa Isabel. Según la madre de la adolescente él le recomendó que la enviase a la comisaría donde trabaja, porque allí estaría cuidada de los peligros de la calle.

suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz

«Con un policía se supone que mi hija estaría segura»

Lo que esta madre nunca imaginó es que el peligro podría ser él, un ‘efectivo del orden’, un funcionario pagado por el Estado para luchar contra los delincuentes. «En agosto de 2019 mi hija se fue de casa con una amiga, yo puse una denuncia. A los tres días ella me llamó desde una comisaría para que la fuese a buscar y el suboficial Cruzado y otro a cargo del caso fueron los que la intervinieron».

Y Cruzado, según afirma la madre, se la fue “ganando” para que ella misma anímase a su hija a ir a la comisaría. «Confié en él porque me dijo que le había cogido cariño a mi hija y siempre que me veía me preguntaba: “¿Cómo está la bebé? Y yo sólo pensaba en que yendo a las charlas que él decía que le darían en la comisaría, mi hija por fin recibiría ayuda».

Entrevista al policía denunciado por tocamientos a la menor

TeleoLeo.com ha entrevistado al suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz, según él, nunca tocó a la adolescente. «Le agradezco el interés, pero todo es mentira, la menor estuvo presionada por su padre, por eso es la denuncia, pero nunca la toque» […] «eso está en investigación e inclusive en el informe psicológico que le hacen a la mamá de la menor ella ahí dice que el padre presiona a su hija para que diga…».

Los padres de la menor se enteraron de los tocamientos indebidos por parte del suboficial Carlos Enrique Cruzado Díaz a partir fotografías y hasta de vídeos encontrados en el teléfono de la menor. En una de esas fotografías se ve a Cruzado fingiendo esposarla con una mano, mientras con la otra le toca las nalgas, él dice que no, que no la toca; que hay un vacio entre su mano y el cuerpo de la menor.

La madre de la menor relata que vieron esa foto, unos videos y otra fotografía de la menor con un arma en la mano, le preguntaron qué significaba todo eso y ella, les dijo que Cruzado también le había hecho un examen vaginal. ─¿Se lo hizo?, ¿es usted médico? ─le preguntó TeleoLeo.com al policía: «Nunca la he tocado» […] «No soy médico para hacerlo ni tendría porqué hacerlo eso lo debe hacer el médico legista cuando pasa una menor examen de integridad sexual»

Cruzado también dijo a TeleoLeo.com que si la menor iba a la comisaría era porque su madre como trabajaba la enviaba allá para controlarla y que él la aconsejaba y hasta le consiguió una beca para estudiar. También afirma que en enero de este año, él le dijo que no fuera más. «Ella estuvo viniendo seguido desde septiembre del año pasado y mis superiores me dijeron que ya no venga porque se paraba tomando fotos con su amiga por toda la comisaría».

A continuación las capturas de pantalla de la entrevista que TeleoLeo.com realizó al suboficial Carlos Enrique Cruzado Díaz. He preferido presentarla así, porque la denuncia es en extremo delicada y prefiero que quede registro exacto de todo lo dicho y como se dijo.

¿En la comisaría nadie vio ni oyó nada?

Lo que llama la atención, es que dos menores de edad van durante 4 meses a una comisaría, sin razón alguna, y los jefes de la comisaría de Santa Isabel lo saben y lo permiten, pues sólo le dicen a Cruzado Díaz que dejen de ir en enero. ¿Esto es normal? ¿Las comisarías reciben menores para que “pasen la tarde” en sus dependencias? ¿Los superiores de Cruzado Díaz nunca vieron las fotos que la menor se tomaba en ese lugar con su amiga?

Según Cruzado Díaz estas fotos no son lo que parecen

Estas son dos fotos de la menor en la comisaría. En la primera se ve al suboficial Cruzado Díaz tocándole las nalgas. Él acepta ser el de la foto, sin embargo, niega haberla tocado, dice que se arrepiente de «haberle seguido el juego de simular una detención». En la segunda la menor empuña el arma del policía. Según él, ella, aprovechando un descuido, la cogió, «pero como siempre la llevaba descargada no hubo riesgo». Otra vez me pregunto: ¿nadie vio nada extraño en este comportamiento dentro de la comisaría de Santa Isabel?

TeleoLeo.com también obtuvo el testimonio de la madre de la menor

«El caso está a la espera de que mi hija pase la cámara gesell y el policía lo sabe y por eso me vino a decir que mi hija niegue todo, que diga que su padre la ha presionado para denunciarlo…».

Le rompieron la vida a los 12 años

Según su madre, ella no ha vuelto a ser la misma, ¿quién podría? Nunca más buenas notas en el colegio, nunca más inocencia, nunca más tranquilidad. El caso fue publicado en su momento por TeleoLeo.com y por el escándalo que comportó, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables se comprometió con la defensa y con terapias psicológicas.

Sin embargo, ninguna de las promesas fueron cumplidas. Según la madre, la menor no tuvo la defensa legal que necesitaba, ni tampoco las terapias. «Sólo una vez la vió la psicóloga del MIMP y mi hijita cada vez estaba más triste, más rabiosa, no me hablaba, se encerraba, no quería ir al colegio, yo no sabía cómo ayudarla y nadie me decía cómo hacer para que estuviera bien, nos dejaron solas».

Y la madre habla de abandono porque, además, a pesar que la justicia dictó prisión preventiva para el violador, esté se encuentra libre y tranquilo haciendo su vida. «La policía sabe donde está, a mí misma y a mis hijos nos han llevado todo un día a esperar que saliera de su casa para detenerlo, pero como no salió, ni siquiera lo fueron a buscar».

«Él es policía, se supone que cuida a la gente»

Debido a la denuncia contra del violador, la menor y su familia tuvieron que mudarse pues eran víctimas de constantes amenazas. En el nuevo barrio y debido a lo sufrido la menor se comportaba de manera rebelde, hasta que se escapó.A sí que según esta madre cuando Cruzado Díaz, en su calidad de policía, le ofreció ayuda para contener a su hija, ella aceptó.

Pronunciamiento de la ONG feminista que viene brindando apoyo a la menor en su denuncia

Esperemos que en este caso la menor reciba la justicia que necesita. Según Cruzado Díaz él es inocente. Dice que, mientras duran las investigaciones, lo han rebajado a vigilante de la comisaría y que lo está pasando muy mal porque la «denuncia es falsa». OJalá, ya que hay una menor y podrían haber más ─el mismo policía dice que ella iba a la comisaría en compañía de una amiga─ la justicia sea rápida y efectiva pues y el denunciado es nada menos que un policía. Además porque no sólo estaríamos hablando de tocamientos, incluso, podríamos estar ante un caso de pornografía infantil.

La Defensoría del Pueblo también demanda celeridad en la atención del caso y que el MIMP brinde a la víctima la atención que requiera.

También leer: Abuso sexual

DOS BEBÉS MUEREN EN HUAMPANÍ. UNA AL NACER, EL OTRO EN EL VIENTRE DE SU MADRE. NINGUNA TUVO ATENCIÓN MÉDICA A TIEMPO. POR ESO Y PORQUE YA NO SOPORTAN EL ENCIERRO, “LOS CAMINANTES” RECLUIDOS EN ESTE CENTRO ESTAŃ EN PIE DE LUCHA

Dos madres confinadas se han quedado “con los pechos llenos de leche y amor”, como decía la canción. Sus hijos han muerto sin apenas haber vivido. Estas dos madres son parte de los ciudadanos peruanos ─casi 1000─ recluidos, desde finales de abril, en el Centro Recreacional Huampaní. Ellas son parte de los miles de personas del interior del Perú a los que el COVID-19 los cogió fuera de su casa y con lo justo

Ellos sólo quieren volver a casa, Lima ya no les es grata, se ha convertido en la prisión en la que no merecen continuar, porque no han cometido ningún delito. Y por eso, porque quieren volver a casa, pero son retenidos en este centro, pero también en 4 más a las afueras de la ciudad, este primer día de junio ellos se levantaron. No han hecho caso a la prohibición de salir de sus habitaciones y desde primeras horas de la mañana se han apostado en los jardines del lugar. Exigen que la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) les digan cuando los trasladarán.

La protesta ha comportado la presencia de más militares de lo normal y de policías que han pretendido someterlos a punta de bombas lacrimógenas y de disparos al aire. «7 bombas nos han tirado, 4 de nosotros, incluyendo una niña, han acabado en el tópico. Esto no es justo, no somos delincuentes, sólo queremos que nos digan cuándo nos llevan a casa. El gobierno de nuestra región, Loreto, nos ha dicho que ya han arreglado todo y que sólo falta que el PCM coordine y eso queremos que hagan, que coordinen y dejen de mecernos».

Zoilita Aguirre, es la dueña de estas palabras. Ella es la coordinadora del edificio número 2 de Huampaní. TeleoLeo.com habló con ella


#ACTUALIZACIÓN: 24 horas después de las protestas del lunes “los caminantes” de Huampaní, aún no reciben ninguna comunicación respecto a cuándo los trasladarán a su región. Los ciudadanos de Loreto durmieron la noche del lunes en los jardines de este centro recreacional, allí estuvieron familias enteras con niños, tapados con mantas y lo que pudieron para guarecerse del frío que ya ha llegado a Lima. Además han anunciado que harán huelga de hambre hasta que atiendan su pedido.

A continuación uno de los videos que los recluidos en Huampaní han hecho llegar a teleoLeo.com

¿Negligencia médica?

«Aquí no podemos seguir más, un bebé ha muerto o ha nacido muerto, no lo sabemos». La semana pasada y durante, por lo menos, 3 días, una mujer entró en trabajo de parto; el viernes pasado, por la tarde, ‘rompió aguas’ y no fue atendida de inmediato por un médico. «A las 4 de la mañana del sábado la vinieron a buscar, se la llevaron y recién la hicieron dar a luz el sábado a las 4 de la tarde, pero el padre nos ha dicho que ni a él ni a su pareja les dejaron ver a la bebé y este lunes les han dicho que estaba muerta». ¿Alguien responderá por esto?

Sin embargo este no es el único bebé muerto, otra mujer embarazada ha perdido a su hijo, a ella aún no le tocaba parir, pero pasó varios días con dolor hasta que un día sangró y supo que lo había perdido. Ambas madres ya no se encuentran en Huampaní, sus familias tampoco. «No sabemos en qué hospital estarán, sólo sabemos que esto pasó porque, por más que nos quejamos, ellas no fueron atendidas por un médico y eso no es justo, dos criaturas han perdido la vida, nosotros qué somos, peor que animales nos tienen» ─dijo Zoilita Aguirre.

TeleoLeo.com también habló con Zoilita Aguirre sobre el bebé que murió al nacer

Duelo

No hay derecho para que 2 vidas se pierda por falta de atención médica en un centro donde, las autoridades a cargo de las acciones para enfrentar la pandemia, han encerrado a la gente que lo único que quería era volver a casa. Se creó un protocolo según el cual estas personas serían trasladadas a sus zonas de origen o residencia y allí harían la cuarentena, cerca a los suyos, sin embargo, nada se ha hecho como se estipuló, sólo se ha reaccionado sobre la marcha. Y sobre la marcha podrían haber matado a una bebé.

En pie de lucha

Al cierre de esta nota, la protesta continúa, los ‘inquilinos forzados’ de Huampaní exigen la presencia de alguien del PCM para que les expliqué qué será de ellos, muchos llevan allí más de un mes. «No entraremos a nuestras habitaciones hasta que no venga alguien y hable con nosotros, estamos decididos, todos estamos decididos», dijo a teleoLeo.com un hombre cuya mujer también está embarazada y viendo lo ocurrido este fin de semana, teme por la suerte que puedan correr.

La protesta en imágenes