Suspenden a policía denunciado por tocamientos indebidos a menor de 14 años de edad. Podría haber más afectadas

Otra menor de edad denunció a teleoLeo.com haber sido acosada por el mismo efectivo: el suboficial de la Policía Nacional del Perú, Carlos Enrique Cruzado Díaz

El suboficial Cruzado Díaz acaba de ser suspendido de funciones mientras se investigan las denuncias en su contra por tocamientos a una menor de edad. La adolescente de 14 años acudía regularmente, acompañada de una amiga, a la comisaría donde él trabajaba. Ella había vuelto a su casa luego de escapar unos días ─Cruzado Díaz fue uno de los policías que estuvo a cargo del caso─ así le dijo a su madre que cuando fuese a trabajar, para que la menor no se quedase sola, la mandase a la comisaría que él la cuidaría y le darían charlas.

Meses después, la madre y el padre de la menor descubrieron algunas fotos en uno de sus dispositivos, en ellas se ve a Cruzado Díaz tocándole los glúteos. Según declaró el policía a teleoLeo.com, en esa foto jugaban a que la detenía, pero no le tocaba nada. En otras de las fotos se ven situaciones más subidas de tono, también se ve a la menor jugando con el arma reglamentaria del policía o fumando en plena comisaría. Cuando los padres preguntaron a la menor por las fotos, ella les dijo que Cruzado Díaz también le había hecho un examen ginecológico.

En entrevista con teleoLeo.com, Cruzado Díaz aseguró que la denuncia era falsa, que la menor lo había denunciado por presión de su padre, además dijo que la menor iba a la comisaría por las tardes porque su madre, cuando se iba a trabajar, la envíaba allá para tenerla controlada. «Yo aquí la aconsejaba y hasta le había conseguido una beca de estudios» ─dijo el policía. Sin embargo, su sinceridad estaría hoy más en tela de juicio de lo que ya estaba: otra menor ha declarado a teleoLeo.com que Cruzado Díaz la habría acosado.

Testimonio de acoso a otra menor

«Yo confié en él. Estuvo durante meses enviándome mensajes en los que me decía que me quería ayudar, mensajes en los que me daba ánimo y me preguntaba por mis estudios, pero un día leo la entrevista que usted le hizo por la denuncia de tocamientos a otra chica y me sentí tan decepcionada» ─dijo a teleoLeo.com una adolescente de 15 años que en febrero de 2019 presentó una denuncia en la comisaría de Santa Isabel en Carabayllo y allí conoció a Cruzado Díaz.

«Yo tuve problemas con mi padrastro, me fui de mi casa, y presenté la denuncia en la comisaría de Santa Isabel, Cruzado Díaz fue quien me atendió. Al terminar de presentar la denuncia me pidió mi número de teléfono para ─según él─ informarme como iba el caso, pero no tenía celular y le dije que me hablase por Facebook. Una hora después me envió una solicitud de amistad y lo acepté».

Cuando esto ocurrió, esta adolescente tenía 15 años, ella no continúo con la denuncia porque se había ido a vivir con su abuelos y no quería problemas con su madre, sin embargo, Cruzado Díaz en un ‘exceso de celo’ le escribió durante 5 meses para convencerla de que vaya a verlo para ‘ayudarla’. «Me estuvo escribiendo desde febrero hasta junio de 2019, me preguntaba cómo estaba, me decía que fuese a la comisaría para ayudarme con mi caso y era muy insistente».

Pero el diálogo no quedaba sólo en las cuestiones relacionadas con la denuncia que ella había presentado. «Me preguntaba si tenía novio, si tenía relaciones y me decía que si no tenía un lugar a donde ir, que podía ir a la comisaría y me iba a dejar entrar con mi enamorado; que él dejaba entrar a muchas chicas con sus enamorados; que si no teníamos condones, él nos daría. También me dijo que vaya con una amiga».

La adolescente también dice que Cruzado Díaz le dio su número de teléfono pero que ella jamás lo llamó y que nunca más fue a la comisaría porque sus abuelos se lo prohibieron. «Además me pareció muy raro que un policía me preguntase si tenía o no relaciones sexuales, o que me ofreciera ir allí con mi enamorado si no teníamos a donde ir. También sonó raro eso de que el dejaba entrar a la comisaría a chicas con sus novios. Así que casi no le contestaba los mensajes, pero él no dejaba de enviarlos».

A continuación 10 capturas de pantalla en las que se puede ver la insistencia del suboficial Cruzado Díaz para que la adolescente fuese a verlo. Le decía que fuera a la comisaría para ayudarla con su caso, le enviaba insistentes saludos que ella no contestaba, le preguntaba si aún vivía con sus abuelos, le llegó a enviar mensajes a medianoche. A Cruzado, quien también tiene una hija adolescente, no le importaba, ni siquiera, que el abuelo de la menor fuese un policía retirado, es decir, alguien que podía llegar más fácilmente a él.

«Yo pensé que él era un amigo, porque se preocupaba por mí, me preguntaba cómo estaba, aunque su insistencia no me gustaba. Siento mucho lo que le hizo a esa chica de 14 años y pienso que pude ser yo, que me libre por poco de que me hiciera algo así, pero me da mucha rabia, porque él hace que confíes y me mintió. No es justo lo que le ha asado a esa chica. Él es policía, no debería actuar así».

Menor acosada por el suboficial Carlos Cruzado Díaz

teleoLeo.com ha intentado volver a hablar con Cruzado Díaz, como cuando lo entrevistamos antes de publicar el artículo sobre la denuncia de tocamientos indebidos a la menor de 14 años, queríamos preguntarle respecto a esta nueva adolescente a la que habría estado cercando con sus insistentes mensajes, sin embargo, ha sido imposible. Después que lo entrevistamos, Cruzado Díaz borró su cuenta de Messenger.

Suspensión de funciones

Fueron los abogados del Centro de Emergencia Mujer (CEM) a cargo de la denuncia por tocamientos indebidos a la menor de 14 años, los que informaron, a la ONG feminista Flora Tristán ─asesores legales de la adolescente─ de la suspensión de funciones del suboficial Carlos Cruzado Díaz. Sin embargo, si bien es cierto, el MIMP parece haber tomado el caso en serio y se está avanzando con la parte legal del mismo, se está descuidando la parte emocional.

En cuanto se hizo pública la denuncia contra del policía, se emitieron medidas de protección para la menor en las que se estipulaba que debía recibir terapia psicológica, pero eso no está ocurriendo. «Nadie del MIMP se ha comunicado con nosotros y ya han pasado dos semanas desde las medidas de protección. Ellos saben que mi hija necesita ayuda, esta no es la primera vez que es víctima de abuso. Necesita atención y no tengo dinero para pagarle un psicólogo».

Suspender de funciones a Cruzado Díaz es un paso dado por la PNP, sin embargo, la justicia debería dar otro y ordenar la prisión preventiva de este hombre pues, al parecer, es un peligro para las adolescentes que lo rodean. Si ha osado llegar tan lejos con las que conocía producto de su labor, cómo será sin uniforme. ¿Estarán seguras las niñas que están a su alrededor?

Para la recuperación de las víctimas de abuso sexual es necesaria no sólo la obtención de justicia, también lo es alcanzar la sanación y para eso es imprescindible que tengan oportuno y debido apoyo terepeútico, máxime cuando se trata de una adolescente. ¿Que está esperando el MIMP para proporcionarle a esta menor la terapia que necesita y que está señalada en sus medidas de protección. El estado de emergencia no es excusa, el mundo virtual existe.

También leer: TELEOLEO.COM ENTREVISTA A POLICÍA DENUNCIADO POR TOCAMIENTOS INDEBIDOS A UNA MENOR. UNO MÁS DENUNCIADO POR ABUSO SEXUAL [AUDIO]

TeleoLeo.com entrevista a policía denunciado por tocamientos indebidos a una menor. Uno más denunciado por abuso sexual [audio]

El suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP), Carlos Enrique Cruzado Díaz, también podría ser denunciado por pornografía infantil debido a las imágenes encontradas en los dispositivos de la menor. Él niega todas las acusaciones y asegura que no teme nada, porque no ha hecho nada

«Que tu hija venga cada día a la comisaría, porque allá le daremos charlas y así no estará aburrida en tu casa y no se escapará, o ¿prefieres que esté en la calle? ─así me dijo el suboficial Cruzado. Y por eso la mandé, porque se supone que en la comisaría estaría cuidada, pero no, él me engañó, sólo se quería aprovechar de ella».

ACTUALIZACIÓN:

Luego de la publicación de la denuncia en contra del suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz por tocamientos indebidos a una menor, por fin la justicia ha emitido las medidas de protección en las que ordena:

IMPEDIMENTO del denunciado y sus familiares directos de acercarse a la menor agraviada en cualquier lugar donde aquella se encuentre, debiendo la Comisaría responsable estar alerta al llamado de asistencia para su intervención inmediata.
PROHIBICIÓN del denunciado cese y abstención de toda agresión física, psicológica, sexual, económica, verbal o de cualquier forma ya sea en lugares públicos y/o privados.
IMPEDIMENTO al denunciado de efectuar actos perturbatorios, acoso, hostilidades, ofensas y/o comportamientos ofensivos, amenazar, intimidar, desmotivar, amedrentar e influir negativamente en la víctima; prohibición de injuriar, herir, humillar, de forma verbal, por redes sociales, por teléfono u otras formas de comunicación.

DISPONER TERAPIA PSICOLÓGICA, a favor de la menor, que deberá de realizarse en el centro de salud más cercano a su domicili

En las últimas horas la comisaría de Santa Isabel ha comunicado que Cruzado Díaz ha sido suspendido, sin embargo, Inspectoría de la PNP aún no informa la suspensión de manera oficial. Y debería hacerlo en breve pues el cumplimiento de estas medidas está bajo la responsabilidad de la comisaría de Santa Isabel y sería absolutamente enajenado que la dependencia donde trabaja el denunciado, sea la encargada de dar protección a la menor violentada siendo el propio Cruzado Díaz uno de los efectivos en funciones.

Y la historia se repite

Con tan sólo 14 años ella habría vuelto a ser víctima de otro depredador sexual, el suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz, de 49 años de edad, quien trabaja en la comisaría de Santa Isabel. Según la madre de la adolescente él le recomendó que la enviase a la comisaría donde trabaja, porque allí estaría cuidada de los peligros de la calle.

suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz

«Con un policía se supone que mi hija estaría segura»

Lo que esta madre nunca imaginó es que el peligro podría ser él, un ‘efectivo del orden’, un funcionario pagado por el Estado para luchar contra los delincuentes. «En agosto de 2019 mi hija se fue de casa con una amiga, yo puse una denuncia. A los tres días ella me llamó desde una comisaría para que la fuese a buscar y el suboficial Cruzado y otro a cargo del caso fueron los que la intervinieron».

Y Cruzado, según afirma la madre, se la fue “ganando” para que ella misma anímase a su hija a ir a la comisaría. «Confié en él porque me dijo que le había cogido cariño a mi hija y siempre que me veía me preguntaba: “¿Cómo está la bebé? Y yo sólo pensaba en que yendo a las charlas que él decía que le darían en la comisaría, mi hija por fin recibiría ayuda».

Entrevista al policía denunciado por tocamientos a la menor

TeleoLeo.com ha entrevistado al suboficial de primera de la Policía Nacional del Perú (PNP) Carlos Enrique Cruzado Díaz, según él, nunca tocó a la adolescente. «Le agradezco el interés, pero todo es mentira, la menor estuvo presionada por su padre, por eso es la denuncia, pero nunca la toque» […] «eso está en investigación e inclusive en el informe psicológico que le hacen a la mamá de la menor ella ahí dice que el padre presiona a su hija para que diga…».

Los padres de la menor se enteraron de los tocamientos indebidos por parte del suboficial Carlos Enrique Cruzado Díaz a partir fotografías y hasta de vídeos encontrados en el teléfono de la menor. En una de esas fotografías se ve a Cruzado fingiendo esposarla con una mano, mientras con la otra le toca las nalgas, él dice que no, que no la toca; que hay un vacio entre su mano y el cuerpo de la menor.

La madre de la menor relata que vieron esa foto, unos videos y otra fotografía de la menor con un arma en la mano, le preguntaron qué significaba todo eso y ella, les dijo que Cruzado también le había hecho un examen vaginal. ─¿Se lo hizo?, ¿es usted médico? ─le preguntó TeleoLeo.com al policía: «Nunca la he tocado» […] «No soy médico para hacerlo ni tendría porqué hacerlo eso lo debe hacer el médico legista cuando pasa una menor examen de integridad sexual»

Cruzado también dijo a TeleoLeo.com que si la menor iba a la comisaría era porque su madre como trabajaba la enviaba allá para controlarla y que él la aconsejaba y hasta le consiguió una beca para estudiar. También afirma que en enero de este año, él le dijo que no fuera más. «Ella estuvo viniendo seguido desde septiembre del año pasado y mis superiores me dijeron que ya no venga porque se paraba tomando fotos con su amiga por toda la comisaría».

A continuación las capturas de pantalla de la entrevista que TeleoLeo.com realizó al suboficial Carlos Enrique Cruzado Díaz. He preferido presentarla así, porque la denuncia es en extremo delicada y prefiero que quede registro exacto de todo lo dicho y como se dijo.

¿En la comisaría nadie vio ni oyó nada?

Lo que llama la atención, es que dos menores de edad van durante 4 meses a una comisaría, sin razón alguna, y los jefes de la comisaría de Santa Isabel lo saben y lo permiten, pues sólo le dicen a Cruzado Díaz que dejen de ir en enero. ¿Esto es normal? ¿Las comisarías reciben menores para que “pasen la tarde” en sus dependencias? ¿Los superiores de Cruzado Díaz nunca vieron las fotos que la menor se tomaba en ese lugar con su amiga?

Según Cruzado Díaz estas fotos no son lo que parecen

Estas son dos fotos de la menor en la comisaría. En la primera se ve al suboficial Cruzado Díaz tocándole las nalgas. Él acepta ser el de la foto, sin embargo, niega haberla tocado, dice que se arrepiente de «haberle seguido el juego de simular una detención». En la segunda la menor empuña el arma del policía. Según él, ella, aprovechando un descuido, la cogió, «pero como siempre la llevaba descargada no hubo riesgo». Otra vez me pregunto: ¿nadie vio nada extraño en este comportamiento dentro de la comisaría de Santa Isabel?

TeleoLeo.com también obtuvo el testimonio de la madre de la menor

«El caso está a la espera de que mi hija pase la cámara gesell y el policía lo sabe y por eso me vino a decir que mi hija niegue todo, que diga que su padre la ha presionado para denunciarlo…».

Le rompieron la vida a los 12 años

Según su madre, ella no ha vuelto a ser la misma, ¿quién podría? Nunca más buenas notas en el colegio, nunca más inocencia, nunca más tranquilidad. El caso fue publicado en su momento por TeleoLeo.com y por el escándalo que comportó, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables se comprometió con la defensa y con terapias psicológicas.

Sin embargo, ninguna de las promesas fueron cumplidas. Según la madre, la menor no tuvo la defensa legal que necesitaba, ni tampoco las terapias. «Sólo una vez la vió la psicóloga del MIMP y mi hijita cada vez estaba más triste, más rabiosa, no me hablaba, se encerraba, no quería ir al colegio, yo no sabía cómo ayudarla y nadie me decía cómo hacer para que estuviera bien, nos dejaron solas».

Y la madre habla de abandono porque, además, a pesar que la justicia dictó prisión preventiva para el violador, esté se encuentra libre y tranquilo haciendo su vida. «La policía sabe donde está, a mí misma y a mis hijos nos han llevado todo un día a esperar que saliera de su casa para detenerlo, pero como no salió, ni siquiera lo fueron a buscar».

«Él es policía, se supone que cuida a la gente»

Debido a la denuncia contra del violador, la menor y su familia tuvieron que mudarse pues eran víctimas de constantes amenazas. En el nuevo barrio y debido a lo sufrido la menor se comportaba de manera rebelde, hasta que se escapó.A sí que según esta madre cuando Cruzado Díaz, en su calidad de policía, le ofreció ayuda para contener a su hija, ella aceptó.

Pronunciamiento de la ONG feminista que viene brindando apoyo a la menor en su denuncia

Esperemos que en este caso la menor reciba la justicia que necesita. Según Cruzado Díaz él es inocente. Dice que, mientras duran las investigaciones, lo han rebajado a vigilante de la comisaría y que lo está pasando muy mal porque la «denuncia es falsa». OJalá, ya que hay una menor y podrían haber más ─el mismo policía dice que ella iba a la comisaría en compañía de una amiga─ la justicia sea rápida y efectiva pues y el denunciado es nada menos que un policía. Además porque no sólo estaríamos hablando de tocamientos, incluso, podríamos estar ante un caso de pornografía infantil.

La Defensoría del Pueblo también demanda celeridad en la atención del caso y que el MIMP brinde a la víctima la atención que requiera.

También leer: Abuso sexual

Ella es mexicana y de los 7 a los 13 años de edad fue violada por su padre, sus tres hermanas también

México posee el terrible galardón de ser el primer país del mundo en abuso sexual a niñas y niños. Lorena es una de esas niñas. Años después e intentando sanar, explica su historia a teleoLeo.com (Ilustración: El Espectador)

TeleoLeo.com también ha podido hablar con otra de las hermanas abusadas de Lorena. Su testimonio será motivo de una segunda entrega del drama vivido por las hijas de esta familia. 

Peligro en casa

“No sólo yo fui violada por el perro de mi papá, somos 4 hermanas y a todas nos hizo lo mismo, durante años. Una de nosotras quedó embarazada y su hijo fue criado como un hermano más. Mi tío, el hermano de mi padre, también nos violó”.

Lorena es una mujer mexicana con un historial de abusos, prostitución y adicción a las drogas, ella no tuvo una buena infancia, es más, tuvo la peor de las infancias, una que comparten muchas niñas y niños, una en la que su propio hogar es el lugar más peligroso y terrible del mundo. 

Según una investigación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cada año, en México, 4,5 millones de niñas y niños sufren abuso sexual. La investigación también revela que siete de cada 100 adultos mexicanos han sido víctimas de abuso sexual durante la infancia.

Abandono

Lorena explica que su madre salía cada día a las 6 de la mañana para trabajar y no volvía hasta entrada la noche, y su padre aprovechaba eso para hacer lo que quería con ellas. «Mi madre se iba con sus amantes y él en venganza abusaba de nosotras». 

«Un día, él comenzó a tocarme —qué me haces —le dije, —soy tu hija; —cállate —dijo él; me jalo del cabello y siguió haciéndome lo que quiso, —tú y tus hermanas van a pagar todo lo que me hace tu madre, me decía y no me soltaba. Yo tenía solo 7 años». 

El padre de Lorena comenzó a abusar de ella a los 7 años de edad, sus otras hijas tenían 9, 6 y 5, a ellas también las violaba. La menor no aguantó el dolor y su mente se quedó en el tiempo. «Ella no nació así, era normal, todo es culpa de mi padre» ─dice Lorena.

Lorena era abusada por su padre a cualquier hora del día o de la noche, él sólo esperaba que la madre no estuviese para hacer lo que quería con ella y sus hermanas. «Una noche que llovía sentí que me agarraron la vagina, desperté y vi que era él y me dijo bajito —no digas nada o te pego».

La niña no quería ser tocada por su padre, la hacía sentir sucia, sensación de la que aún no se libera. «Él hacía lo que quería y lo siguió haciendo una y otra vez; ahora me siento sucia, tanto que he sido incapaz de contarle mi esposo todo lo que viví de pequeña».

El día que nunca olvidará

“Un día, mi padre me despertó, me levante enseguida para que no me pegase, era oscuro; ─acuéstate conmigo ─me dijo, quise correr, pero me agarro del cabello ─si dices algo te mato a golpes ─dijo, y me dejé. Llore en voz baja. Me daba asco todo lo que me estaba haciendo”. 

Lorena aún no es capaz de borrar aquel día de su cabeza. “Nunca podre olvidar ese día, marcó para siempre mi vida y fue el inicio de 6 años en los que mi padre me violó, me penetraba y me dolía mucho, yo lloraba y él disfrutaba. Era un perro de verdad”. 

Cuando Lorena fue violada por su padre, su hermana mayor ya había pasado por lo mismo. «Yo fui la segunda, luego abusó de las más pequeñas, nos turnaba el desgraciado, a mí me lo hacía un día, otro día a otra, durante años. Yo no dormía por miedo a que me tocase». 

“Ustedes lo provocan”

Luego de unos años, cuando Lorena y sus hermanas encontraron valor, le explicaron a  su madre los abusos sufridos. «Mi mamá siempre nos culpó de todo, según ella, mi padre nos violó, una y otra vez, porque nos gustaba: ─’Ustedes lo provocan’ —nos dijo».

La reacción de la madre de Lorena recuerda al discurso del ex arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani: «Hay abortos de niñas, no porque hayan abusado de ellas, muchas veces es porque la mujer se pone en un escaparate, provocando». Como siempre la víctima, revictimizada.

«Callamos no porque nos gustaba lo que nos hacía, nos tenía amenazadas —si hablan las mato ─decía». Que la madre de Lorena justificase el abuso que sufrían ella y sus hermanas fue lo más nefasto para la niña y la mujer que es hoy, en pelea constante con sus adicciones. 

«Ella siempre nos pegaba con alambres de luz y nos dejaba todas marcadas y adoloridas». Según Lorena, además de las amenazas del padre, las niñas temían el maltrato de su madre,  por eso demoraron en contarle el abuso del que eran objeto. 

«Luego que mi madre supo que éramos violadas por mi padre, nunca le reclamó, ni lo denunció. Ella siguió durmiendo con él y no le dijo nada, es más, hasta él se burlaba de nosotras porque mi mamá no nos hacía caso, yo no aguantaba, y otra de mis hermanas tampoco».

Huyendo del horror

El abuso reiterado hacía que Lorena y una de sus hermanas escapasen frecuentemente y durmiesen en autos abandonados. «Nos íbamos 6, 7 días y cuando volvíamos, porque al vernos solas la gente nos quería llevar a la policía, mi madre nos recibía con golpes».

Lorena fue violada por su padre hasta de los 7 a los 13 años de edad, momento en el que conoció al padre de sus 3 primeros hijos y, sin saber que clase de persona era, se fue con él para liberarse del peligro que vivía en casa; pero, huyendo de su realidad, encontró más sufrimiento.

Prostitución y drogas

«Yo crecí en la calle, dormía en autos abandonados, igual que una de mis hermanas, cuando nos cansábamos de lo que nos hacía mi padre, nos íbamos de casa y dormíamos donde podíamos, después de unos días volvíamos, hasta que no volví porque conocí a ese hombre».

En cuanto conoció al que fue el padre de sus hijos, se fue con él, sin más. «Huí de casa con él, sin saber qué clase de persona era; sólo quería un lugar donde vivir. A su lado sufrí golpes, engaños, pero lo soporté todo, prefería eso a volver a vivir con mis padres».

El hombre con el que se fue Lorena la prostituyo en cuanto pudo. «Me enviaba a cantinas en Juarez, me hacía bailar con hombres mayores, si no hacía lo que me decía, me pegaba; yo era muy chica, no conocía a nadie en esa ciudad, así que tenía que hacer lo que él ordenase».

De los 13 a los 16 años de edad Lorena fue prostituida por su pareja, a los 15 años comenzó a consumir drogas. «La madre de mi ex pareja me hizo papeles falsos para llevarme de cantina en cantina y comenzó darme drogas para prostituirme porque yo no soportaba a los hombres». 

Además de tener que soportar que comerciarán con su cuerpo, Lorena tuvo que aguantar la infidelidad de su pareja. «Él me pegaba todo el tiempo y metía mujeres en la casa, a mí me echaba fuera para tener relaciones con ellas; no importaba si hacía mucho frío, o no, igual me echaba».

Cuando Lorena no pudo más, volvió a su pueblo, en Chihuahua. «Dejé a ese hombre y me fui con mis hijos, el mayor tenía 5 años. Alquilé un cuartito y me dediqué a la ‘vida fácil’, seguí yendo a cantinas y comencé con la cocaína y a alcoholizarme todo el día, sólo así soportaba todo».

Además de la cocaína, Lorena comenzó con la metanfetamina y eso fue su perdición durante varios años. Años en los que tuvo 6 hijos, ahora hasta es abuela. «Sólo vivo con mis dos hijas adolescentes y hasta hace poco consumía cristal (metanfetamina) de noche, cuando no me veían».

Intentó de suicidio

«Hace 2 años 6 meses murió mi hijo, tenia 22 años, se ahorcó, tenía esquizofrenia, se la detectaron después que ser testigo de una balacera, decía que lo iban a  matar, escuchaba voces que le decían que matase a sus hermanos. Ahora vivo muerta en vida».

Un año después de la muerte de su hijo, Lorena se quiso matar. «Me tomé 100 pastillas, pero tengo una misión que cumplir, cuidar a mis hijos y Dios no me dejó morir. Mi segundo hijo tuvo cáncer y se curó, luego estuvo preso en California porque intentar entrar a Estados Unidos».

Desintoxicación

Meses después de las primeras conversaciones con Lorena, ella dijo a teleoLeo.com que había dejado de consumir drogas. «Ahora estoy en tratamiento, me quiero curar, por mi familia, porque ellos me necesitan, porque tengo que estar bien por ellos y por mí».

Lo vívido sumado a la falta de protección y amor mientras crecía, hicieron que Lorena se aferrase al consumo de sustancias como la metanfetamina. «Estuve enganchada mucho tiempo, me ha costado dejarla, estoy en tratamiento y no es fácil, pero lo sigo intentando».

Al inicio de nuestras conversaciones, Lorena sufría de intensos dolores en el cuerpo y eso no es extraño, un gran porcentaje de mujeres abusadas de pequeñas, somatizan el mal que les hicieron y de adultas padecen de fibromialgia o de dolor crónico. 

También leer: CARMEN, RAPTADA AL AÑO DE EDAD, VIOLADA A LOS 7, LISIADA A LOS 13, ABUSADA POR SU PAREJA DESDE LOS 31; A PESAR DE TODO, AÚN VE LA VIDA CON ESPERANZA

Ella dice que con el tratamiento para las drogas, el dolor ha desaparecido, sin embargo, esto podría deberse a que ahora la medican con alprazolam y clonazepam, ambos fármacos potentes ansiolíticos, sedantes, hipnóticos y estabilizadoras del estado de ánimo.

Sufro de depresión y ansiedad, me puedo pasar días durmiendo, me siento muy cansada siempre, además me duele todo el cuerpo y tengo la presión alta, dijo Lorena a teleoLeo.com meses antes de someterse al tratamiento para desintoxicarse. 

Raíz podrida

La madre de Lorena no sólo no la protegió cuando era pequeña, además la siguió maltratando de adulta. «Mi madre no me quiere, les habla mal de mí a mis hijos. Yo vendo ropa en casa y si quienes vienen a comprar se equivocan y tocan su puerta, ella les dice que no me conoce».

Según Lorena su madre nunca cuido de ellas. «Mi madre siempre ha estado con hombres, ahora se hace la decente. Nos dejaba a mis hermanas y a mí solas en la calle mientras ella estaba con alguno y hacía que le dijéramos a mi papá que nos había llevado al médico o a cualquier sitio».

«Una vez, una de tantas, mi madre me maldijo porque le recordé que cuando era niña la vi abrazada a un hombre -ella siempre iba con muchos hombres- y su pareja le reclamó, mi padre se enteró y le pegó».

Una vez Lorena le dijo a su madre que anhelaba su atención. «Le dije cuanto deseaba un abrazo, un consejo de madre, riéndose de mí me contestó: De cuál si no tienes, eres adoptada, pero no es cierto porque soy igual que mi padre».

A pesar de todo, Lorena dice haber perdonado a su madre. «Hubo una oración de sanación en mi casa, estaba mi madre y dijeron es momento de perdonar, y yo que por esos días no le hablaba a mi madre porque había maldecido a mis hijas, corrí y la abracé».

Ella se siente aliviada porque se ha desecho de un lastre. «Logré quitarme esa carga, esa cruz que llevaba a la espalda, el odio desapareció,  no sé cómo. No he olvidado todo lo que permitió que me hicieran, pero la perdono».

Sin embargo y a pesar de quebrarse -una vez más- a pesar de haberla perdonado y abrazado, su madre no cambia. «Nunca me ha querido,  nunca me ha perdonado que yo le reclamase el estar con hombres y se lo dijese a mi padre. Yo sólo le pido a Dios que me la cuide».

N.G.R.H, 13 años de edad, violada. Otra niña destrozada. ¿Su agresor? Bien, gracias, en su casa [AUDIO]

Javier Obenses Enríquez Aguirre, presunto violador de N.G.R.H, de 13 años de edad, estaría tranquilo, haciendo tres comidas al día, disfrutando del calor del hogar. Así lo afirmó Virginia Huangal, madre de la niña, a teleoLeo.com. “Policías de la DININCRI me han dicho que está en su casa, pero no lo detienen porque no tienen una orden judicial para entrar”.

Sin embargo, desde marzo de 2019 hay una orden de prisión preventiva en contra de Enríquez. Huangal también dice que su abogada ha pedido al juez una orden para que se le pueda detener en su casa, pero aún nada de nada. Mientras, N.G.R.H está rota, no quier ir al colegio, no duerme, no habla con su madre, no quiere ver a nadie y debido a la ansiedad come hasta de madrugada.

“Te voy a matar a ti y a tu familia”

Este 19 de julio de 2019 Virginia Huangal, acudió con su hija a una audiencia ante la Fiscalía de Villa el Salvador, especializada en Delitos de Violencia contra la Mujer y los Integrantes del Grupo Familiar. N.G.R.H debía declarar sobre las amenazas de muerte recibidas contra ella y su familia. Denunciar a Enríquez ha obligado a la niña, su madre y su hermano, a mudarse por temor a los ‘avisos’ de su presunto agresor.

Recordemos que N.G.R.H fue violada hasta en 3 oportunidades, presuntamente, por Enríquez Aguirre, quien era su vecino. Producto de la violación la menor quedó encinta y eso la llevó a ser ingresada varias veces en el hospital. Su cuerpo de niña, como el de cualquier niña, no estaba preparado para el trauma físico que significa un embarazo.

Leer también: N.G.R.H TIENE SÓLO 13 AÑOS Y PODRÍA SER LA SIGUIENTE ‘NIÑA MADRE’ CON GRAVES CONSECUENCIAS PARA SU VIDA Y SU SALUD #NIÑASNOMADRES [AUDIO]

MURIÓ EL NEONATO DE LA NIÑA DE 13 AÑOS A LA QUE LE NEGARON EL ABORTO TERAPÉUTICO #NIÑASNOMADRES

TeleoLeo.com entrevistó a Virginia Huangal quien se siente impotente porque la violación de su hija y el embarazo ‘sufrido’ -porque a los 13 años un embarazo no es una bendición, es un sufrimiento- ha dejado a la niña sumida en una profunda depresión. Virginia clama justicia, los abusos a los que fue sometida su hija le han trastocado la vida a toda su familia.

Justicia para N.G.H.R

Es muy injusto que N.G.H.R no siga siendo la niña que era. Es muy injusto que mientras que ella no puede seguir con la vida que tenía, su agresor esté impasible y cobijado por su familia. Es muy injusto que ni la policía, ni la justicia peruana hagan algo para reparar en parte el dolor sufrido por esta menor.

Es muy injusto que N.G.R.H haya tenido que cambiarse de barrio para evitar las amenazas debajo de su puerta. Es muy injusto que este cambio de domicilio haya significado que su madre deba dejar su actividad: la venta de comida. “Tenía 4 carritos, con su cocina, en los que vendía papas rellenas con chicha, mantenía a mis hijos y daba trabajo a otras mujeres. Ahora, donde me he mudado no tengo la clientela que tenía”.

El MIMP, el Ministerio Público, el Ministerio de Justicia y la policía peruana deben comenzar a trabajar, de verdad, por las víctimas. Basta ya de “hermanitos lindos” las niñas y mujeres abusadas necesitan justicia, la sociedad en general necesita que se haga justicia. Basta ya de la cultura de la violencia contra la mujer que también colma las instituciones.

Violada desde los 5 años por su padre, revictimizada por su madre, sobrevive con el dolor

“Los niños no mienten” reza el dicho, sin embargo, cuando revelan haber sido abusados sexualmente por uno de sus progenitores muchas veces no son creídos y eso maximiza el abuso, es el caso de Mally, una mujer mexicana que, ahora, con 30 años de edad, explica su historia a teleoLeo.com

“La última vez que intentó tocarme agarre un cuchillo y lo amenacé. Tenía 12 años. Le explique a una compañera de la escuela que mi padre abusaba de mí, ella se lo dijo a una maestra y me llevaron a la oficina de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), allí hablé con una señora, me intimidó, me dijo que mentía, que dejase mi rebeldía y volviese a casa porque ese lugar era para niños que tenían problemas de verdad”.

Ella ahora es una mujer  adulta, viuda, madre de 3 hijos a los cuales cuidar y mantener, vive con sus suegros; con su padre la única relación que mantiene es porque él le paga los estudios. Ella aspira a ser autónoma y a mantenerse por sí misma. Su nombre es Mally, vive en algún lugar de México y desde pequeña su padre fue el mayor peligro a enfrentar. Su madre nunca le creyó, “vamos a dejárselo a dios”, le decía.

México goza del terrible mérito de ser el primer país en abuso sexual infantil. Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cada año, más de 4,5 millones de niñas y niños son víctimas de estos delitos. Además el Informe Percepción del Abuso Sexual en México de la asociación no gubernamental “Guardianes”, afirma que el 80% de agresores son familiares directos de las víctimas”.

Infelicidad

“Esta es mi historia”, así comienza Mally a narrar su testimonio a teleoLeo.com. “No tuve una niñez feliz, entre los 5 y 6 años de edad mi padre comenzó a tocarme. Él era petrolero, casi nunca estaba en casa, pero tuvo un accidente, lo jubilaron y comenzó mi calvario. Un día estaba jugando, él salió de la ducha, mi madre estaba ocupada y me descuidó. Mi papá me llamó y fui a ver qué quería”.

Cuando Mally acudió al llamado de su padre, este la sentó en sus piernas y le metió la mano bajo la ropa. “Entonces mamá lo llamó y me soltó, no sin antes amenazarme. Me dijo que no le dijera nada y como nunca me habían dicho que nadie me podía tocar, era pequeña y él era mi padre, no supe que lo que me había hecho era malo y callé”.  Mally dice que sus recuerdos de aquella época no son claros, “sólo me vienen flashes”.

En medio de una violación sexual, el circuito cerebral del miedo toma las riendas, mientras que otras partes claves del cerebro dejan de funcionar parcialmente o del todo. Eso es lo que debe pasar y es lo que explica la naturaleza fragmentada e incompleta de los recuerdos de la mayoría de víctimas de violación. (Jim Hopper, psicólogo y docente Asociado en Psicología de la Escuela de Medicina de Harvard)

Abusos

Luego de la primera vez, hubo muchas más. “Mi padre me tocaba a diario, me introducía los dedos en la vagina, me besaba por todos lados, aprovechaba cuando mi madre se iba a clases de repostería y me seguía amenazando, decía que si le contaba no volvería a verla; luego comenzó a darme dinero para callar, un día pasó a la penetración, pero de manera superficial y ahora no sé si eso fue bueno” —confiesa Mally.

Por más que ella dice que las penetraciones eran superficiales, confiesa que le dolía, que le pedía parar. “Le prometía que me portaría bien, que no me hiciera más daño y él me decía que yo ya me portaba muy bien y me obligaba a hacerle sexo oral. Yo lo detestaba”. Todo esto pasó hasta que Mally cumplió 8 años, a esa edad su madre le comenzó a hablar de sexo y a decirle que nadie podía tocarla.

“Entonces, cuando mi madre me explicó que nadie me podía tocar me sentí peor por todo lo que él me hacía y por no poder huir; era una niña tenía miedo y él era mi padre y lo que hacía me lo hacía en mi casa, a dónde iba a ir, con quiénes, qué personas me cuidarían mejor de lo que supuestamente debían hacer mis padre, ni siquiera podía pedir ayuda porque me moría de vergüenza y creía en sus amenazas” —dice Mally.

Según Mally, desde que su madre le dijo que nadie la debía tocar comenzó a intentar escapar de su padre. “Cada vez que me daba cuenta que él quería hacerme algo lo persuadía, hasta que al final entendió, o no sé qué pasó, pero paró cuando tuve 8 años. Ella confiesa que por ese tiempo no se atrevió a decirle nada a su madre. “Guardé silencio,  trate de olvidar, pero comencé a comportarme muy mal”.

Silencio

Durante mucho tiempo Mally, la niña abusada, fue incapaz de decir lo que le había ocurrido y a su corta edad era incapaz de manejar esa carga, así que se convirtió en una adolescente conflictiva que escapaba de casa. “Mi madre pensaba lo peor de mí, pero yo no podía estar bajo el mismo techo que mi violador; lo peor es que mis padres eran creyentes y no soportaba verlos yendo a misa y a él hablando de dios; era aberrante”.

Según Mally, sus padres eran vistos como el matrimonio perfecto, “gente de iglesia”, de ella todos decían que era “la oveja negra”; pero nunca, nadie intentó saber por qué era así. “Yo me portaba mal porque quería que él pagará, era mi forma de decirle a mi padre que merecía mi mal comportamiento; no me daba cuenta que la perjudicada era yo porque cuando confesé los abusos de mi padre, mi madre no me creyó”.

Revelación

Tenía 14 años cuando Mally se atrevió a decirle a su madre que su padre había abusado de ella. “Se lo confesé a mi mamá, ella lloró, me hizo muchas preguntas, me dijo que cómo era posible, que nunca había vista nada raro, que cuando salía procuraba no dejarme sola y vi su cara de “no te creo” y de decepción total; lloraba conmigo y en ese momento me sentí aliviada creyendo que mi calvario acababa ahí”. 

Sin embargo, allí no acabó nada. Al día siguiente su madre habló con su padre delante de ella y él lo negó todo. “Dijo que yo estaba loca, que todo era por mi rebeldía. Así que mi madre me llevó al médico para que me revisará. Yo fui a la revisión confiando en que la verdad saldría a la luz, pero no, según las pruebas yo seguía siendo virgen. En ese tiempo ni mi madre, ni yo sabíamos de la existencia del himen elástico”.

Rebeldía

Ante los resultados del examen, la situación de Mally empeoró, ya no sólo convivía con su agresor, además lidiaba con la desconfianza de su madre, quien creyó lo dicho por su padre, que la denuncia era producto de su rebeldía. “Yo me escapaba de mi casa con mayor frecuencia porque las discusiones intentando desenmascarar a mi padre eran interminables y lamentablemente nunca lo logré que mi madre me creyese”. 

Mally confiesa que insultaba a sus padres, les robaba dinero, se iba de casa, no estudiaba. “Les gritaba que eran un asco, que se murieran, que tanta religión no les servía de nada. Recuerdo una vez, iban a ver a mi hermano a Puebla, les dije que ojalá el autobús se volteará para no verlos más”. Mally incluso probó dejar de existir. “Intenté suicidarme 2 veces, mi madre sólo me dijo que dejase de ser manipuladora”.

Huida

Al cumplir 18 años Mally se fue de su casa con un chico que conoció, no quería seguir viviendo con sus padres. A los 4 meses de convivencia quedó embarazada, se casaron, pero en menos de un año se separaron. “Las cosas no funcionaron, no había amor, ni dinero y obvio, todo salió mal porque esa unión sólo era una vía de escape, huí de mi realidad para estrellarme con otra” —confiesa la mujer.

Luego del fracaso de esta relación, Mally regresó con sus padres, el papá de su hija encontró otra pareja y se hizo cargo de su manutención de manera intermitente. “Mis papas se hicieron cargo de mi y de mi hija entre a estudiar para poder sacarla adelante a mi hija, pero siempre alerta para que mi padre no tocase ni un pelo. Jamás volvimos a hablar de los abusos que sufrí, ese tema fue enterrado por siempre”.

Pérdida

Cuando la hija de Mally cumplió 3 años la vida le sonrió. “Conocí a un buen hombre, él acepto a mi hija y me acepto a mí con todo mi pasado. Nos fuimos a vivir juntos a otro lugar, él ha sido la única relación estable que he tenido, tuvimos a nuestro primer hijo y al año y medio tuvimos una niña. Hasta que otra vez la vida me hizo una mala jugada y luego de vivir 7 años juntos falleció y me quedé sola con 3 hijos”.

La madre de Mally falleció hace 3 años de cáncer. “Antes de morir me pidió perdón por no estar a mi lado cuando más la necesité, por no haberme creído cuando le dije que mi padre me había violado las veces que había querido. Ellos me dieron todo económicamente nunca pasé hambre, pagaron mi educación, me dieron todo lo que necesitaba, pero les falto darme los más importante: amor”.

Presente

Mally ahora tiene 30 años y dice que sus padres nunca asumieron el abuso que sufrió por guardar las apariencias y porque su hermano no se enterase, “creo que él no lo sabe y si lo supo nunca dijo nada”. Hace algunos años ella le increpó a su padre su comportamiento, “me gritó que estaba loca que lo superará de una vez”, y eso le duele más, qué él ni siquiera se arrepiente de lo que le hizo y que crea que es fácil olvidar que la violó.

Y Mally termina de explicarme su testimonio revelándome una sospecha. “Tal vez debí comenzar explicándole que soy hija adoptiva y creo que por eso mi madre no me defendió. Soy su hija legal desde que tuve 1 año. Nunca he tenido ninguna relación con mis padres biológicos solo sé que me pusieron el nombre de mi verdadera madre y que me dieron en adopción porque ella se drogaba”.

Sin embargo Mally, no, quienes adoptan escogen amar y cuidar a una criatura, tuviste la mala suerte y caíste en un mal hogar y eso no tiene que ver con que sean tus padres biológicos, o no. Las comisarias y juzgados están llenos de denuncias de padres ‘de sangre’ que han violado o abusado de sus hijos de todas las maneras posibles. El problema es cuando los adultos ven a los menores como si fuesen sus objetos de placer.

Cifras

Según el informe Ocultos a Plena Luz de Unicef, en todo el mundo, “alrededor de 120 millones de niñas menores de 20 años (1 de cada 10) han experimentado relaciones sexuales u otros actos sexuales forzados“. El informe también señala que entre las adolescentes de 15 a 19 años víctimas de violencia física y/o sexual, 7 de cada 10 nunca pidió ayuda y cuando lo hicieron “la mayoría la solicitó a sus familiares”.

En el caso de Mally, solicitar ayuda a su madre sólo la revictimizó. Para nadie es fácil explicar haber sido víctima de un abuso sexual, menos si el abusador es el propio padre, por eso es primordial educar a lxs niñxs sexual y afectivamente, enseñarles desde muy pequeñxs que su cuerpo se respeta y que nadie puede hacerles algo que no quieren, y si eso ocurre ellxs no tienen culpa y deben decirlo de inmediato; y los adultos a creer.

Es violado a los 5 años y hoy con 11 se quiere matar [Audio]

Jeremy tiene 11 años de edad y lleva una pesada carga. A los 5 años fue violado por varios chicos más grandes en dos de los colegios donde ha estudiado y se lo ha confesado a su madre hace poco. Ella, Luzmila, está desesperada. “Sólo vi que a esa edad su comportamiento cambió, le quitaba la ropa interior a los muñecos, yo le preguntaba por qué lo hacía y no decía nada. No sé cómo no me di cuenta de nada”.

Este ‘cambio de comportamiento’ provocó que Luzmila llevase a su hijo hasta la consulta de más de un psicólogo. “Durante los últimos 6 años he llevado a mi hijo a 10 psicólogos, pero lo extraño es que nunca, ninguno me dijo que mi hijo había sido violado, no entiendo, ellos tenían que haberlo visto, además, el último psicólogo, que lo vio en el Hospital del Niño, me dijo que la que debía tratarse era yo, que yo estaba loca”.

Del primer colegio donde Jeremy fue violado, al cabo de un tiempo fue expulsado, pero Luzmila dice que nunca le dijeron por qué echaban a su hijo. “Yo creo que ellos sabían todo, él sólo tenía 5 años y a esa edad los vigilan siempre”. Del segundo colegio lo sacó ella para ponerlo en uno particular donde le pudiesen dar mejor atención y lo ha conseguido, sin embargo, Jeremy ha manifestado ideas suicidas y eso la tiene desesperada.

A continuación la conversación que teleoLeo.com mantuvo con Luzmila

Mientras se informa de cómo realizar la denuncia formal, Luzmila pide ayuda para poder hacer frente a las terapias porque su situación económica no le permite pagar una consulta privada para que su hijo pueda recuperarse y abandone la depresión en la que está sumido.

“Todas las formas de exposición a la violencia en edades tempranas están asociadas con mayor riesgo de futuros intentos de suicidio y, en particular, con el suicidio en los jóvenes y adultos jóvenes, en edades comprendidas entre los 12 y los 26 años de edad. Por tipo de violencia, el abuso sexual infantil y el acoso escolar son los principales contribuyentes a estos intentos de suicidio. Así lo confirman investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) en una revisión de estudios”.

Cualquier ayuda que puedan brindar, llamar a Luzmila a los números: 37 96 754 o al 949 602 218

Fiscalía archiva caso de niño de 9 años violado, presuntamente, por un profesor en su colegio . La causa: dos años después no encuentra al culpable [Audio]

Lo que más le gusta es jugar al fútbol y jugando olvida que hace dos años un adulto lo tomó y lo usó para satisfacerse. Tenía 9 años cuando se sintió sucio y avergonzado. Hoy, con 11, se siente triste porque la justicia no lo ampara

Cristiano habría sido abusado sexualmente cuando tenía tan sólo 9 años, según el niño, el culpable sería un maestro de su escuela, el colegio Reino de España del distrito de Barranco. “Estaba orinando, un profesor entró, me empujó, me bajó el pantalón y el calzoncillo, me hizo agachar y luego sentí algo mojado. Él se fue, me limpie, en el papel quedó un liquido medio blanco transparente y pegajoso. Luego volví a clase y no dije nada”. 

DenunciaMinisterioPublicoHechos(2).jpg

Los hechos habrían ocurrido el 13 de noviembre de 2017, en ese momento la madre de Cristiano, Clorinda Flores, fue a varios medios de comunicación para denunciar lo ocurrido, pero le dijeron que debía sentar la denuncia y no le hicieron caso, igual ha ocurrido hace unas semanas. En cuanto supo que la denuncia por la violación de su hijo sería archivada, ella volvió a recurrir a los medios y volvieron a ignorarla.

Clorinda dice que recurrió a la prensa antes que a la policía y a la justicia porque hace años denunció la violación de su hija mayor por parte de unos familiares y acabaron quitándole a la menor, la ingresaron en el INABIF y luego la justicia le dio la custodia a los familiares denunciados. Hoy la joven tiene 21 años y está embaraza, posiblemente de sus violadores, según afirma la madre.

Archivo de la causa

Y Clorinda podría tener razón en su desconfianza, pues la justicia le habría vuelto a fallar. El 30 de abril pasado la 35 Fiscalía Penal de Lima archivó la denuncia por la violación de su hijo porque no ha logrado identificar al culpable: “[…]Si bien existen elementos de juicio que permiten establecer la comisión del delito imputado, también lo es, que pese a las investigaciones realizadas por la unidad policial a cargo y por este Despacho Fiscal, no se ha identificado al autor del mismo”.

DenunciaMinistPublicoArchivaCasoXNoIdentificarCulpable (3).jpg

O sea, la Fiscalía advierte que hay indicios de la comisión del Delito contra la Libertad Sexual, en su modalidad de Violación de la Libertad Sexual de un menor de Edad, penado con cadena perpetua cuando la víctima es menor de 14 años, pero cierra el caso porque no logran identificar al presunto agresor.

“Ahora la Fiscalía cierra el caso y dicen que lo hace porque no han identificado al culpable, pero a mi hijo nunca le enseñaron una sola foto de los profesores que estuvieron el 13 de noviembre de 2017 en el colegio”. Clorinda Flores afirma, además, que pidió al colegio en reiteradas oportunidades que le enseñaran a su hijo fotos de los profesores que estuvieron ese día, “pero me dijeron que esa información sólo podían dársela a la Fiscalía; pedí lo mismo a la policía, pero nadie me escuchó”.

Se acabó la alegría

“El 14 de noviembre de 2017, mi hijo no quería ir al colegio. El día anterior ya había vuelto a casa todo tristón y no caminaba bien, le pregunté qué pasaba y me dijo que era porque había jugado fútbol. Insistía en no querer ir al colegio, eso me hizo sospechar que había pasado algo malo, así que seguí preguntándole hasta que me contó que un profesor había abusado de él en el baño”, afirma la madre de Cristiano.

Clorinda dice que en ese primer relato su hijo no le dio muchos detalles, “mi hijo y yo nos pusimos mal, lloramos, nos abrazamos, le pregunté si tenía algo más que contarme, pero se cerró y no quiso decirme nada más, salvo que su abusador era un profesor suplente de secundaria “. Luego de presentada la denuncia, Cristiano pasó por el médico legista, pero Clorinda no está conforme con el resultado. “El examen no pone que mi hijo no podía caminar bien y que tenía arañazos en las nalgas”. 

MedicoLegistaCorregido
Si bien es cierto en las primeras líneas del examen del médico legista dice que no se observan lesiones traumáticas recientes genitales, ni paragenitales, la conclusión del mismo es que hay signos de un acto contranatura reciente.

Luego de presentada la denuncia y ante el temor del niño de volver al colegio porque no identificaban a su agresor, su madre pidió que la dejaran asistir a clase para que su hijo no perdiera el año, la antigua directora se lo permitió, sin embargo, este año Cristiano aún no puede ir al colegio, según afirma Clorinda Flores, el nuevo director, Luis Aldana Martínez, no la deja estar en el aula con su hijo. El director tiene una versión diferente.

TeleoLeo.com habló con Luis Aldana Matinez sobre esta denuncia, por la negativa del colegio a permitir que el niño identifique al profesor a través de fotografías del personal y de la supuesta negativa a que la madre lo acompañe en clase. Según Aldana el niño podría no haber sido violado dentro del colegio porque dice que al volver del baño -como el mismo menor afirma- no le dijo nada a su profesor. Aldana también asegura que durante toda la investigación el Colegio Reino de España ha colaborado con la justicia y ha cumplido con la ley en todo momento.

La madre de Cristiano asegura que su hijo no fue violado una sola vez. “Durante todo el 2017, el profesor sustituto abusó de mi hijo 3 veces por semana, eso es lo que me ha dicho él”. Es por lo menos raro que la Fiscalía no haya presentado al niño las fotos de los profesores para que pudiese identificar a su agresor, sobre todo, cuando el niño afirma haber sido abusado en reiteradas ocasiones. Con la denuncia archivada y los pocos recursos económicos de la familia de Cristiano, lo más probable es que este sea otro caso de abuso sexual que en el Perú pasan al diabólico e injusto olvido al que se condena a los más desposeídos.

La dirección de la Niña, el Niño y el Adolescente del Ministerio de La Mujer y Poblaciones Vulnerables sería la llamada a arrimar el hombro y dar una mano y hasta el brazo, si es necesario, para que esta denuncia por abuso sexual en contra del pequeño Cristiano sea esclarecida. Y en estos casos, donde lo que está en juego es el bienestar físico y emocional de un menor, si la ley contempla cadena perpetua cuando el delito es cometido en contra de menores de 14 años, ¿por qué la investigación prescribe?

Y la respuesta será: porque no se pueden destinar recursos “ad infinitum” a un sólo caso. Mi respuesta alejada del conocimiento legal es que lo que no podemos estar pagando son sueldos exorbitantes y gollerías a legisladores que sólo cuidan de su propio bienestar y que han hecho del Congreso un vertedero de porquería y cucufatería, indecente, en un Estado laico. Lo que no podemos es seguir destinando dinero a mantener un poder judicial corrupto, coladera de violadores y feminicidas.

En su desesperación por identificar a su agresor, Cristiano ha hecho una descripción física de sus rasgos. Tal vez, cruzando esta información con las fotos, los señores de la 35 Fiscalía Penal de Lima podrían identificar al ‘escurridizo’ violador.

CaracterísticasViolador.jpg

#PorCristiano

Abusaron sexualmente de ella cuando era una niña, ahora sufre de diversos trastornos y hasta de tendencias suicidas

El abuso sexual infantil es una de las lacras a las que nos enfrentamos como sociedad. Según Unicef, 120 millones de niñas de todo el mundo, han sufrido algún tipo de violencia sexual, los niños también la sufren pero en menor medida. 

“Desde que tenía 5 años, la expareja de mi abuela me tocaba ‘mis partes’ y me hacía que le besará los genitales. Yo no sabía que eso era malo, era pequeña y ese señor era una persona de confianza. Ahora tengo 26 años, me autolesiona, sufro dolores en todo el cuerpo, migrañas, posible Trastorno Límite de la Personalidad y a pesar de estar medicada tengo pensamientos suicidas”.

No dire su nombre, no es necesario y ella no quiere ser expuesta, vive demasiado atormentada con el pasado y atrapada por el presente. Sin embargo, no quiere seguir callando, no puede, porque el silencio de más de 20 años la está carcomiendo por dentro, al punto que en la actualidad debe llevar tratamiento psiquiátrico.

“Cuando tenía entre 5 y 6 años ese hombre abusó de mí constantemente. Me tocaba la vulva, me manoseaba, me hacía besarle los genitales; yo pensaba que eso era normal, nunca nadie me dijo que eso era malo. Cuando terminaba, él me daba dinero o golosinas. Él se lo pasó bien y a mí me destrozó la vida”. Dijo la joven a teleoLeo.com.

Guillermo Villalobos es el nombre del abusador, ella no sabe dónde puede estar ahora, no sabe si sigue vivo o está muerto, no sabe si es el abusador de otras niñas, no sabe nada de su vida actual, lo único que sabe es que es el hombre que abusó de su autoridad y de su ascendencia para vulnerarla y satisfacerse cual bestia hambrienta.

795aa3cf-5ebc-40de-b770-9096dace0822A
El hombre del círculo es Guillermo Villalobos, abusó de una menor de 5 años. La bebé de vestido blanco es la niña abusada.

“Mi madre alguna vez vio algo, me preguntó qué pasaba, yo le dije —nada. No estoy segura de lo que vio, creo que ella tampoco porque él le daba la espalda. Aún ahora me pregunto por qué no le dije lo que ese tipo me hacía”. Pero esto es normal, sobre todo con menores a los que no se les ha dicho que nadie los debe tocar, además, los niños abusados se sienten culpables de no haberse mantenido a salvo.

“Cuando fuí creciendo me comencé a sentir mal con lo que ese hombre me hacía y fui intentando no quedarme a solas con él cuando iba a ver a mi abuela, pero nuestro departamento es pequeño y eso era complicado”. Un día, Guillermo Villalobos dejó de frecuentar la casa de la joven y ella llegó a darse cuenta que lo que ese hombre le había hecho no era normal.

“Ese hombre, por mucho tiempo, dejó de ir a visitar a mi abuela, hasta que volvió, yo ya tenía entre 11 y 12, creo, y fue horrible”. El regreso de Guillermo Villalobos detonó algo en la mente de la niña. “En un momento me quedé a solas con él, él me miraba, se tocaba la pierna y me sentí asqueada, no pude más y grité”. 

Y lo que la niña confesó, a pesar de la gravedad, no fue tomado muy en serio. “Este señor me quiere tocar —no, yo me estaba rascando la pierna, está mintiendo —dijo Villalobos, —él me quiere tocar, siempre me ha tocado —gritaba yo; pero no me creyeron, pensaron que me había confundido”.

Luego de esta confesión a gritos, le pidieron a la niña que se tranquilizará y se fuera a su habitación. “No sé lo que pasó, no sé si lo echaron o le reclamaron, pero Guillermo Villalobos se fue y no volvió nunca más por casa. Luego de esto, mi familia no me preguntó nada, enterraron el tema y yo, ya no dije nada más”.

Según la joven, en esa última visita sólo estaban en casa su abuela y su bisabuela y ella cree que no le dijeron nada a su madre. “No volví a hablar del tema con nadie, ni siquiera con mi madre porque pensé, que igual que mi abuela y mi bisabuela, no me haría caso. Pasó el tiempo y reprimí ese recuerdo, intenté sacarlo de mí”.

Pero ella no sólo fue abusada por este hombre, su hermano mayor hizo lo mismo. “Mi hermano es 4 o 5 años mayor que yo , un día me vio tocándome y me dijo que si no me dejaba tocar, me delataría. “Para evitar que diga nada, lo dejé y estuvo haciéndolo durante un tiempo, ahora lo veo y pienso que era un niño igual que yo, aunque me hizo sentir muy mal”.

Secuelas

Veinte años han pasado desde el abuso sufrido y callar y acallar el dolor emocional se ha convertido en imposible. “A los 16 años comencé a sufrir de migrañas tan intensas que me hacían vomitar y por cualquier situación conflictiva me golpeo la cabeza hasta sentir dolor, también me duele todo el cuerpo, mi médico dice que eso es por la escoliosis que tengo, pero yo creo que es algo más”.

De todas las mujeres abusadas durante la infancia, a las cuales he entrevistado, el 99.9% sufre fibromialgia, dolor crónico y dolor articular. Según una investigación,  sobre esta enfermedad, “la presencia de abuso sexual era de un 75% en las pacientes con fibromialgia, y había un aumento en la percepción de dolor, mayor fatiga e inhabilidad funcional en estas mujeres que en las pacientes con fibromialgia que no habían experimentado abuso sexual”.

Ahora se autolesiona y dice que lo hace ante cualquier situación que no puede manejar. “Me araño, la última vez que lo hice fue más fuerte, no recuerdo cómo empecé y sólo reaccioné cuando me ví todo el brazo lastimado. Fui al psicólogo de mi trabajo y me llevó a Psiquiatría del Larco Herrera, allí me dieron tranquilizantes, me dijeron que necesito tratamiento y que todo lo que tengo es por el abuso sufrido”.

Cada vez que tiene un problema, por mínimo que sea, también llora sin poder contenerse. “Aunque me repita a mí misma que no hay razón para llorar, no puedo evitar llorar ante cualquier situación de estrés por más mínima que sea y lloro de manera desconsolada, con un llanto de niña y comienzo a arañarme y a golpearme la cabeza, luego viene el dolor en todo el cuerpo y me quedo dormida”.

Lamentablemente ella no tiene ayuda de los suyos, pues desde que contó que Guillermo Villalobos abusaba de ella y no le creyeron, decidió no contarles nada más. “Me han pasado muchas cosas fuertes, mi propio estado actual me lleva a tener pensamientos suicidas, pero creo que no gano nada contándoles porque si no me hicieron caso cuando era una niña que dependía de ellos, pues ahora menos”.

Según los médicos a consecuencia del abuso sexual sufrido durante la infancia, ella podría tener Trastorno Límite de la Personalidad y además le han dicho que autolesionarse es una forma de castigarse por lo que le pasó, por no haber podido evitarlo, por no haber podido quejarse. Ahora debe de llevar un tratamiento, pero no se lo puede costear. Ahora no está bien y todo por culpa de Guillermo Villalobos, su abusador.

Las mujeres que han sufrido abuso sexual durante la infancia presentan síntomas de estrés postraumático crónico: miedo, problemas para dormir, pesadillas, confusión, sentimientos de culpa, vergüenza, rabia, asco, odio, desconfianza, indefensión, ira junto con la incapacidad de manejar estas emociones. Además desarrollan comportamientos auto-agresivos y autodestructivos llegando a autolesionarse.

“Explicar todo esto me cuesta mucho porque siempre he reprimido los recuerdos y lo que sentía”. Y eso es cierto, en los audios que me envió se notaba su voz temblorosa, la agitación al recordar lo vivido, el miedo y rabia, también, de haber pasado por tanto. Ella sufre no sólo por el abuso del que fue víctima, también sufre por la indiferencia de la familia. Para un niño su familia es su refugio y si esta no lo protege, quién lo hará.

“Siento que no tengo futuro”. Fue la frase con la que la joven acabó la entrevista y es muy doloroso que con sólo 26 años, con un mundo de cosas por hacer y descubrir, con miles de posibilidades que se van creando día a día a su alrededor ella sienta que no tiene futuro por culpa de un hombre que no supo contenerse, ni controlarse. Los niños son el bien supremo, son sujetos de derecho y de cuidados, no son objeto de satisfacción.

 

 

 

 

 

 

Prisión preventiva para padre que viola a su hija de 11 años y la deja embarazada

Violar sexualmente a un menor es muy fácil para algunos padres. Alberto Arirama Guabloche es uno de ellos, según ha referido su hija de 12 años, él la violó en reiteradas oportunidades y por ello podría ser condenado a cadena perpetua (Ilustración El Diario de Hoy) 

La tercera Fiscalía Provincial Penal de Maynas ha pedido prisión preventiva de 9 meses para Alberto Arirama Guabloche, de 36 años de edad, se le acusa de violar en reiteradas oportunidades a su hija de 11 años de edad a quien además dejó embarazada. Arirama Guabloche se encuentra “no habido” desde octubre de 2018, fecha en la que la Fiscalía de Maynas ordenó su búsqueda y captura.

OrdendePRISIONPREVENTIVAlafirme).jpg

Este es el rostro de Alberto Arirama Guabloche, si lo ven no duden en denunciarlo a la policía.

Alberto Arirama2

Los hechos

En septiembre de 2018 teleoLeo.com publicó una denuncia sobre la violación de una menor de 11 años de edad identificada como X.A.S. Ella dejó de menstruar y su madre la llevó a la posta médica del lugar donde vivían, Tamshiyacu, pequeña localidad del distrito de Fernando Lores en la provincia de Maynas, para que la revisarán, allí descubrieron que la niña estaba embarazada. Cuando la madre le preguntó qué había pasado, X.A.S le dijo que su padre la tocaba y le hacía cosas que ella no quería.

La madre denunció ante la policía lo que había ocurrido y según refirió el tío de la menor, a teleoLeo.com en esa oportunidad, los efectivos llevaron a comisaría a Arirama Guabloche, cuando le pidieron su versión, él contestó: “Lo que pasó, ya pasó” y, aunque con esta frase acepta su responsabilidad, la policía lo dejó ir. Según dijo el tío, los efectivos se comunicaron con la Fiscalía y recibieron la orden de retener a Arirama Guabloche mientras investigaban, pero 4 horas después lo dejaron ir.

El 4 de octubre la Fiscalía emitió una orden de búsqueda y captura, pero Arirama Guabloche ya no estaba en Tamshiyacu. Es que claro, si lo llaman a declarar, él acepta su culpa y lo dejan ir, es como haberle dado un pasaporte a la libertad que él ni tonto ni perezoso utilizó.

Resultado de las investigaciones

Luego de las investigaciones la Fiscalía ha concluido que los hechos que se le imputan a Arirama Guabloche tienen credibilidad y que el proceso judicial debe de continuar con él tras las rejas. Las respuestas dadas por X.A.S en la cámara Gessel —ambiente  dividido en dos espacios separado por cristales que se utiliza para evitar la revictimización de un menor al momento de declarar— no han dejado lugar a dudas.

cámaraGessel.jpg

Y el testimonio de X.A.S quedó perfectamente corroborado con el examen del médico legista según el cual fue se encontraron lesiones que certifican que fue pentrada vaginal y analmente.

Resultadomédicolegista.jpg

Fundamentos para la prisión preventiva

Luego de haber denunciado la violación de X.A.S, ella, su madre y su hermanito tuvieron que mudarse a Iquitos, la gente en el mercado rumorea que su marido ha dicho que no parará hasta matarla, la familia de él también está muy enfadada —decía a teleoLeo.com el tío de la menor. Y esta es una de las razones por las que la Fiscalía pide que el ‘presunto’ violador siga el juicio en prisión preventiva: para no obstaculizar a la justicia.

NOcolaboraciónYposiblesAmenazas.jpg

Por otro lado, la Fiscalía también toma en cuenta que nada ata a Arirama Guabloche a Tamshiyacu, ni trabajo, ni negocio, ni familia, es más, el estar “no habido” es una muestra de que el mejor escenario para afrontar el proceso es con él privado de su libertad. Lo que hace falta es encontrarlo.

FundamentosdePedidodePrisiónPreventiva.jpg

Cadena Perpetua

De ser hallado culpable y todo indica que así será. Según las pruebas y motivos que ha presentado la Fiscalía para el pedido de prisión preventiva la violación cometida en contra de X.A.S está más que probada. Por el delito en contra de la libertad sexual en la submodalidad de violación se una menor de edad, Arirama Guabloche se enfrentaría a la cadena perpetua. Según la abogada de la menor, la doctora Carmen López, como mínimo le caerían 35 años.

ProyectoDePena.jpg

X.A.S ha podido volver a Tamshiyacu con su familia y sólo espera justicia, lo más probable es que ante todas las pruebas presentadas por la Fiscalía, el juez ordene la prisión preventiva de Arirama Guabloche, falta encontrarlo y esperar que la justicia cumpla con uno de sus deberes, la protección de los más débiles y, en este caso, velar porque los hombres entiendan que una violación sexual no sale gratis, ni tampoco es barata.

Con mis hijos no te metas obsesionado con el sexo anal [VIDEO]

Los carteles rosa y azul cielo han vuelto a invadir el país, la gente de Con mis hijos no te metas ha vuelto con renovados impulsos a luchar contra la pornografía y las orgías que les quitan el sueño. 

El año escolar ya cabalga en Perú y vuelve el cuco de la inexistente ‘Ideología de Género’, los ‘conservas’ ultrareligiosos han sacado la cartelería pesada y han comenzado su campaña desinformativa en puentes, plazas, mercados e intersecciones de diferentes ciudades del país; caldean el ambiente para el “Paro y Marcha Nacional” que han convocado para el 24 de mayo, día del cumpleaños de mi padre, hombre que en vida fue persona tolerante y libre de prejuicios. Me le manchan el día, caray.

Durante el día de hoy, la página de Con mis hijos no te metas (CMHNTM) orgullosa y altiva, viene posteando fotos de sus incautos seguidores sosteniendo pancartas y banderolas, y de carteles colgados con desternillantes mensajes sacados de un obsceno imaginario; y se están despachando a gusto, pues en ellos  acusan a la ministra de Educación y al presidente Martín Vizcarra de llevar prácticas orgiásticas a los colegios del país y de enseñar a los niños, dentro de las aulas, a tener sexo hasta por las orejas.

58755181_806439103063343_57186097976836096_n

Sin embargo, si lo que dicen los carteles es para reír sin piedad, lo que dice una de sus publicaciones es para pincharse y no sacarse sangre, pues señala que la aprobada educación con enfoque de género pretende que los niños sepan como tener sexo grupal, lo que es una penetración anal, el sexo oral infantil, la inducción al aborto y, “la masturbación con la penetración de aparatos perversos en sus características”. O sea quien tenga un vibrador sepa que tiene un aparato perverso. Por enterada me doy.

00016a99-d4bd-4441-b89b-ea946a1a4ae9.jpg

Y qué dice la RAE

Según la RAE, una orgía es un “festín en que se come y bebe inmoderadamente y se cometen otros excesos” —nótese que la Real Academia, conservadora ella, evita la palabra sexo—. También dice que una orgía “es una satisfacción viciosa de apetitos y pasiones”. Si nos remitimos a la primera acepción, que yo sepa, en las escuelas peruanas no se da de comer, ni de beber, ni moderada, ni inmoderadamente, y el único exceso que veo es que para dar una buena educación a sus hijos, muchos padres pagan sumas elevada porque Perú no tiene aún un sistema educativo público de calidad.

Si analizamos la segunda acepción, sería fantástico que la escuela no sólo satisficiera “viciosamente”, sino que también despertase en niños y adolescentes el apetito y la pasión por aprender, conocer y profundizar en la materias que se les enseñan. Así las cosas, ojo, pestaña y ceja que este movimiento religioso ultraconservador, apoyado por reconocidos pastores y políticos, se las trae, además del paro que están convocando, para este 2019 también anuncian “Marcha Intercontinental”.

Link malo, malo

Demás está decir que CMHNTM, sigue blandiendo cual arma llancívola el famoso link de la perversión absoluta, aquel del que todos ellos y sus aliados hablan pero no han leído y han aceptado a pie juntillas lo que dicen sus mandamases; recuerdo que en las marchas y protestas que organizaron en el pasado, en las que además decían que el curriculo homosexualizaba, y que costó la pérdida del ministro de Educación Jaime Saavedra, los manifestantes decían que no habían leído el vituperado documento.

Les dejo un interesante videito de AmaruTv

A ver si con dibujitos…

Para explicar de manera didáctica el enfoque de género dentro del curriculo escolar el MINEDU ha hecho una infografía con muchos dibujitos, a ver si así se entiende de qué va la cosa. Los de CMHNTM dicen que la educación sexual se imparte en casa, que los maestros no son nadie para hablarles de sexo a sus hijos, sin embargo, cada día conocemos denuncias de situaciones de acoso, abusos, maltratos, violaciones y feminicidios. Estamos terminando el cuarto mes del año y ya son 53 las mujeres asesinadas a manos de parejas, exparejas y conocidos.

Y no hablemos de los embarazos adolescentes, muchos producto de la violación de menores por sus padres —esos que según dicen los de CMHNTM deben impartir la educación sexual en casa— o familiares; y otros, no deseados, porque no se les enseñó a los adolescentes cómo cuidarse y sobre todo no se les enseñó que antes de tener sexo deben de saber qué es lo que están haciendo y sus consecuencias y tampoco se les dió información de cómo cuidarse.

Sólo en enero de este año, según el informe estadístico del Centro de Emergencia Mujer del MIMP, se registraron 793 denuncias de violencia sexual cometida en contra de niños y adolescentes de entre 0 y 17 años de edad. En el caso de los abusos cometidos a niños de 0 a 5 años de edad (58 casos), el principal agresor fue el padre o la madre (24%). A ver si los de CMHNTM leen estadísticas y se enteran que afirmar que la educación sexual se debe dar sólo en casa, es una metida de pata hasta el fondo y más allá.

Así que sí, aunque les arda señores de CMHNTM, la educación con enfoque de género va y no lo digo yo, ni ninguna “feminazi”, lo ha dicho —como es de conocimiento público— la Corte Suprema de Justicia y lo dice la vida y la experiencia de otros países donde las cosas no son perfectas, pero, por lo menos, los chicos están más informados sobre su sexualidad. Y otro sí digo, a ver si los de CMHNTM y los Provida dejan ya de dar mensajes sacados de la edad media y del oscurantismo de sus cabezas, las sociedades avanzan y el también Perú necesita avanzar.