«MIS HIJOS TIENEN HAMBRE, LLORAN, AYER NO COMIERON NADA. HOY ME HAN DONADO ALGO Y PODRÁN COMER»

Tiene 24 años, es madre soltera con dos niños pequeños, uno muy enfermo y sin atención médica porque por ahora sólo atienden COVID-19. Ella es cabeza de familia de uno de los más de 200 mil hogares en pobreza y extrema pobreza, que no han recibido el bono del gobierno peruano otorgado por la pandemia

«Por favor ayúdeme. Aún no me llega el bono ni nada. No sé qué hacer Con mis bebés, el pequeño se congela, hace demasiado frío y por las noches se pone casi azul». A poco maś de un mes de iniciado el estado de emergencia en Perú, teleoLeo.com escribió el testimonio de una joven madre con dos niños pequeños, el menor de ellos un bebé de 15 meses con posible cianosis y una probable enfermedad cardíaca.

«Mi hijo se pone todo morado, su piel helada, le pongo varios pares de medias en pies y manos y aunque lo abrigo mucho sigue helado. Para dormir lo arropó con plásticos y cartón, y vigilo su sueño porque le incomodan. El podría tener cianosis, pero no lo sé porque en el Hospital del Niño no lo atienden» ─decía Sheyla, la madre, el pasado 26 de abril a teleoLeo.com.

Ella pedía atención para su hijo, con la publicación y debido a la pandemia sólo consiguió que le hicieran análisis. «En el Hospital del Niño sólo atendían cirugías y COVID-19, me dijeron que pida cita cuando acabe la pandemia, pero no acaba y mi hijo está mal, deben examinarle el cerebro y el corazón, porque dicen que uno de esos órganos no funciona bien. Me dijeron que sólo vaya de emergencia si se ahogaba».

Cuatro meses después, a las necesidades médicas del pequeño se suman el hambre y el húmedo invierno limeño, que vuelve a amoratar la piel de Adrián. «Donde vivimos hace mucho frío, la poca ropa que tiendo ni seca, hay mucha humedad, por eso mi bebé está peor cada día. No tengo con que abrigarlo, además, su corazón late demasiado rápido. Yo sufrí del corazón de pequeña y tengo miedo» ─dice Sheyla angustiada.

Sin bono ni ayuda de su municipalidad

«Desde que despierto pienso qué comerán mis hijos, a veces sólo tengo para arroz con huevo, otras sólo pan y anís y otras, para nada. Me mandaron hierro para mi hijo, pero no puedo comprarle. Mi padre antes me ayudaba, pero con el estado de emergencia se quedó sin trabajo. Yo no he recibido ningún bono del gobierno, nada y no entiendo por qué. Estoy desesperada».

Según la Contraloría General del perú, 214.758 hogares en pobreza o pobreza extrema ─por error─ no han recibido ninguno de los dos bonos de 380 soles para paliar la falta de ingresos por el confinamiento debido al COVID-19. La familia de Sheyla es una de estas familias. La Contraloría dio a conocer esta cifra a principios de julio, un mes ha pasado y para Sheyla todo sigue igual.

Caramelos y gelatinas

Antes de la pandemia Sheyla se dedicaba a vender gelatinas y caramelos en las calles, salía con sus hijos porque no los podía dejar solos en su casa, pero cuando comenzó todo dejó de salir porque un día la policía la paró. «No sé qué hacer, no puedo trabajar y ellos lloran de hambre, y yo me desespero. He escrito al MIDIS para reclamar el bono pero no me contestan».

Según afirma Sheyla su municipio tampoco la ha ayudado. «Yo vivo en San Martín de Porres, de la municipalidad vinieron a empadronar casa por casa, pero nunca nos trajeron nada, cuando hicieron la entrega, a mi vecino le dieron y a mí nada, a pesar de que soy madre soltera, que mi padre está sin trabajo y que tengo dos niños pequeños y uno de ellos muy enfermo».

Sheyla también necesita pañales y ropa de abrigo para ella y sus niños pues dice que no tienen casi nada. «Mi hija es talla 6 de ropa y 27 de zapatos, mi hijo talla 4 y 22 en zapatos. El frío es intenso, corre viento helado en las noches, me duelen hasta los huesos. Mi casa es de adobe y el piso de tierra, mis hijos se ensucian mucho y no los puedo bañar, no tengo dinero para gas y no puedo gastarlo calentando agua, sino, no cocino».

Sheyla necesita toda la ayuda que se le pueda brindar, lo que no necesita es que la llamen para recibir proposiciones indecentes. «La primera vez que pedí ayuda como di mi número de teléfono me llamaron hombres de la edad de mi padre diciéndome que tenían dinero, que me podían dar de todo, criar a mis hijos. Yo Lloraba, porque realmente necesitaba la ayuda, nunca accedí y opte por bloquear mi número».

Se agradece toda ayuda que puedan hacerle llegar a esta joven madre

Nombre: Sheyla Villanueva

DNI: 76204652

Cuenta BCP: 19294133785029

Código Interbancario: 002-19219413378502935

También leer: BEBÉ CON POSIBLE CIANOSIS NO ES ATENDIDO EN EL INSTITUTO NACIONAL DE SALUD DEL NIÑO DE PERÚ

Mujeres migrantes maltratadas: ninguneadas por migraciones y por el Estado peruano

Ellas llegaron a Perú por amor. Muchas, maltratadas por sus parejas, cuando ‘osan’ dejar la relación pierden la residencia, pues son sus victimarios quienes se las deben renovar. Cada año se exponen a ser expulsadas del país perdiendo el vínculo con sus hijos. Esto tiene que cambiar, los derechos humanos de las mujeres migrantes existen

«Recuerdo cuando llegué a migraciones, había una asociación que se llamaba “Mujeres Maltratadas por Migraciones” recuerdo que muchas mujeres y algunos hombres hacían cola, eran padres de familia extranjeros, a los que sus parejas no les habían permitido mantenerse de manera regular, porque no habían solicitado a migraciones que pudieran ser residentes peruanos y por lo tanto estaban escondidos amenazados para poderse mantener cerca a sus hijos».

Los recuerdos son de la Superintendenta Nacional de Migraciones, Frieda Roxana del Águila y la asociación de la que habla se llama “Mujeres Migrantes Maltratadas” (MMM), pero podría perfectamente llamarse como dice la funcionaria: “Mujeres Maltratadas por Migraciones”, porque agrupa a mujeres despreciadas por las leyes migratorias peruanas, que las condena a no tener residencia si sus parejas no se la dan, incluso, siendo madres de peruanos obligadas a permanecer en el país para no perder a sus hijos.

Gráfica: Eva Machado

«Estas cosas suceden y estas personas sufren y por ellos lo primero que hicimos es promover normas para que esos padres ─no hay fronteras cuando hay padres e hijos─ puedan estar cerca, y hemos tenido que hacer muchas cosas» ─agrega del Águila. Según Inés Agressot de MMM, la preocupación de la superintendenta se centra en ayudar a los migrantes venezolanos: «Para ellos sí hay recursos y nos parece muy bien, porque lo necesitan y son nuestros hermanos, pero nosotras también existimos».

Carnet de extranjería

Fue Boris Gonzalo Potozen Braco, a cargo de Migraciones entre 2015 y 2016, quien dió por primera carnet de extranjería a estas mujeres, pero lamentablemente el documento debía renovarse cada año. En 2017, al entrar Eduardo Alfonso Sevilla ─antecesor de del Águila─ creó la Oficina de Atención a Poblaciones Vulnerables y renovó Carnet de Extranjería a las madres migrantes víctimas de violencia familiar, prorrogó residencias y apoyó a otras a obtener residencia de migrantes si cumplían con ciertos requisitos económicos.

«No sé a qué se refiere la superintendenta al decir que ha hecho muchas cosas por nosotras. En varias oportunidades y por diferentes vías hemos solicitado reunirnos con ella, sin embargo, nunca nos ha atendido; lo máximo que ha hecho es derivarnos con una funcionaria muy bien intencionada, pero sin capacidad real de decisión. Encima, la Oficina de Atención a Poblaciones Vulnerables ya ni siquiera existe en la página de Migraciones» ─dijo a teleoLeo.com, Inés Agresott, representante del colectivo MMM.

Inés Agresott, también ha escrito el presidente de la República, Martín Vizcarra, explicándole su situación, que es la del 99% de las mujeres de MMM que permanece en Perú. Todas llegaron allí enamoradas, luego la relación finalizó, normalmente, de mala manera, y ellos ni les tramitaron la residencia, ni las dejaron volver a su país, con la amenaza de quitarles a sus hijos. Varias de ellas y de sus hijos han sido víctimas de violencia de género y de violencia intrafamiliar, alguna incluso fue víctima de intento de feminicidio, pero nada. Desde las instituciones nadie las protege.

¿Burla estatal?

En enero pasado, la Plataforma Digital del Estado publicó una nota titulada “Programa Aurora articula con Superintendencia Nacional de Migraciones para proteger a las personas migrantes en situación de vulnerabilidad” donde Nancy Tolentino, directora del programa Aurora, afirmaba: «Hemos logrado encontrar líneas de trabajo conjuntas para desarrollar de manera articulada a mediano y largo plazo a favor de las víctimas migrantes que se encuentren en situación de vulnerabilidad y desprotección frente a la violencia de género en el país».

AURORA pertenece al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y es el “Programa Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra la Mujer e Integrantes del Grupo Familiar”.

Consultada sobre esta nota y los supuestos esfuerzos del Estado por ayudar a las mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad, Inés Agresott dijo a teleoLeo.com: «Esto es una burla, esta nota es de cuando a mí, en el MIMP, me dijeron que habían colapsado y que si necesitábamos albergue sólo podía ser en el interior, sabiendo que muchas mujeres no pueden ni moverse de Lima, porque los padres de sus hijos no les permiten ni eso y amenazan con denunciarlas si “desobedecen”. Tenemos varios casos para demostrar lo que digo».

Pandemia sin residencia

La pandemia supuso otra piedra en el camino de estas mujeres migrantes. Con el país en estado de emergencia ellas no pudieron renovar sus residencias, pues a pesar de la digitalización del sistema de la oficina de Migraciones, expuesto en televisión por la actual superintendenta como uno de los grandes logros de su gestión, la página destinada para la realización de este trámite no funcionaba correctamente. «Estas semanas, intentábamos, sin éxito, renovar la residencia a través de la página y la plataforma no nos reconocía» ─dice Agresott.

Ella señala, además, que presentó la queja correspondiente mediante la línea de atención al usuario y un funcionario de Migraciones le respondió “socarronamente”. «Burlándose me dijo que si no sabía que estábamos en medio de una pandemia, luego otra funcionaria me explicó que realmente había algún problema porque el sistema no nos encontraba y no podíamos renovar nuestras residencias. Y esto fue terrible, sobre todo para una de nuestras compañeras que enfermó de COVID y no podía ser atendida porque no tenía sus papeles en regla».

El caso que menciona Agressot es el de María de los Ángeles Sevilla, ella lleva 35 años en Perú y sólo pudo obtener atención médica gracias a su hijo que movió cielo y tierra para que, a pesar, de no tener sus papeles al día pudieran atenderla. Por todo este sufrimiento y para evitar mayores problemas, el colectivo de MMM piden que se prorroguen de inmediato las residencias de aquellas que durante el confinamiento les tocaba hacerlo, pues para completar la invisibilización de su problemática, para la página de Migraciones ni siquiera existían.

Y por todo lo antes dicho…

MMM pide que les den nacionalidad peruana no sólo por ser madres de peruanas y peruanos, sino porque ademaś, «del grupo, casi todas vivimos desde, por lo menos, hace 10 años en Perú y resulta, por lo menos, paradójico que no nos dejen regresar a nuestra tierra con nuestras hijas e hijos cuando la relación se trunca con la pareja peruana, pero que para quedarnos tengamos que pasar cada año por el martirio de la renovación de documentos.

MMM piden nacionalidad

  1. Patricia, Argentina. Aún esposa de peruano. Víctima de violencia psicológica. Madre de un niño peruano con autismo TDAH y epilepsia. Vive hace 15 años en Perú. No tiene documentos, se han perdido y se han vencido.
  2. María De Los Ángeles, Costa Rica. Viuda de peruano, madre y abuela de peruanos. Víctima de violencia física y psicológica, su esposo jamás realizó trámite alguno respecto a su situación migratoria. Recibió residencia por vulnerabilidad y no por sus hijos. Vive en Perú cerca de 40 años. Tiene la residencia vencida y solicita residencia por familiar de peruano.
  3. Flor María, Colombia. Separada de peruano, madre de peruanos. Cerca de 30 años en Perú. Su residencia es por sus hijos, pero se encuentra vencida.
  4. Natalia, Argentina. Ex pareja de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica y física. Con medidas de protección. 10 años en Perú. Residencia por inmigrante.
  5. Yeinis, Colombia. Ex pareja de peruano, madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica y física, con medidas de protección. 10 años en Perú. Residencia por inmigrante.
  6. Thais, Brasil. Esposa de Peruano, madre de dos niños peruanos. Víctima de violencia física y psicológica. Tenía residencia por trabajo, actualmente no tiene.
  7. Aleida, Colombia. Esposa de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica y física. Más de 10 años en Perú. Residencia por familiar de peruano.
  8. Zuzanna, Polonia. Ex pareja de peruano y madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica. Hace 18 años en Perú. Residencia por familiar, su hijo.
  9. Katerine, Colombia. Ex pareja de peruano y madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica y física. Primera sentencia a favor de una extranjera por violencia. Residencia por familiar, su hijo.
  10. Inés María Agresott , Colombia. Casada con peruano, madre de peruana. En octubre cumple 20 años en Perú. Residencia por esposo, fue renovada luego de denunciar ineficiencia del sistema electrónico de Migraciones.
  11. Yilian, Cuba. Hija de peruano nacionalizado, en diciembre cumple 10 años en Perú. Residencia por inmigrante
  12. Ángela, Colombia. Aún esposa de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica. Residencia por inmigrante.
  13. Arellys, Costa Rica. Ex pareja de peruano, víctima de violencia física y psicológica. Vive hace 13 años en Perú. Residencia por trabajo vence en septiembre.
  14. Luz María, Chile. Ex pareja de peruano, víctima de violencia física y psicológica, trajo al país a sus tres hijas, dos menores de edad, la mayor acababa de cumplir la mayoría de edad. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  15. Javiera, Chile. Hija mayor de Luz María. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  16. Paula Tamara, Chile. Víctima de violencia. Hija de Luz María, llegó a Perú siendo aún menor de edad, 15 años. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  17. Emilia Trinidad, Chile. Hija menor de Luz María. Actualmente tiene 16 años, no tiene documentos, llegó a Perú a los 10 años.
Gráfica: Eva Machado

Este viernes 31 de julio, MMM realizó un tuitazo para llamar la atención sobre su situación migratoria y para concientizar al Estado y explicar una vez más, a un Perú xenófobo, que ellas existen, que forman parte del tejido social del país y que son mujeres que aportan, que colaboran y que educan peruanas y peruanos; y que tienen derecho a tener estatus de ciudadanas en un país en el que decidieron quedarse o en el que deben de permanecer para no romper importantes lazos de amor.

#NoSomosLibres [VÍDEO]

A un año del bicentenario de la independencia del Perú, seguimos tan colonizados como siempre. El patriarcado instaurado en nuestras tierras por el opresor europeo sigue dominando nuestra vida social, familiar e institucional. No hay resquicio ni espacio, privado ni público, donde la mujer peruana goce de equidad y de dignidad para su desarrollo integral.

(Ilustración: @EmmayYo)

La pandemia desatada por el maldito COVID-19, en una sociedad tan frágil, informal, inestable, racista, caótica y tumbada completamente a la derecha, como la peruana, no ha hecho más que exacerbar las diferencias y opresiones. Los pobres han salido más pobres del confinamiento, los ricos, más ricos; y las mujeres, niñas, niños y adolescentes más abusados y maltratados.

Este 28 de julio, el presidente Martín Vizcarra en su mensaje a la nación ha mencionado los 572 millones de soles destinados a la lucha contra la violencia de género durante este periodo, pero no ha dicho si este dinero se mantendrá, aumentará o disminuirá; el único aumento que ha señalado es la instalación de 20 CEM más, con lo cual estarán presentes en 416 comisarías de todo el Perú.

Vizcarra también ha manifestado que desde el primer día de confinamiento se dio adecuada atención a mujeres, niñas, niños y adolescentes. Según él, esto se refleja en la recepción de 75500 llamadas en la línea 100, destinada para denuncias de violencia de género y violencia intrafamiliar. Sin embargo, recibir una llamada no quiere decir darle la atención que corresponde a cada caso.

Por otro lado el presidente también ha anunciado 3 políticas a cumplir en lo que le queda de mandato: la política nacional para niños y adolescente, la política nacional para discapacitados y la política nacional para el desarrollo, habrá que estar pendientes de estas ‘promesas’, pues son temas vitales para el bienestar de las y los más vulnerables.

En el discurso del presidente sin embargo han faltado las cifras del dolor registradas durante la pandemia. Las de los muertos, que aún contamos, siendo durísimas por irreversibles, no son las únicas:

  • Feminicidios 34
  • Violación sexual 900, de ellas: 640 a niñas y adolescentes; y 40 a niños y adolescentes.
  • Según el MIMP, desde el 16 de marzo hasta el 15 de julio la línea 100 registró 5.546 denuncias de maltrato físico y 4.223 psicológico.
  • Según la Defensoría del Pueblo, durante la cuarentena han desaparecido 915 mujeres, de ellas el presidente Vizcarra no dijo nada.

Mujeres, niñas, niños y adolescentes han sido los más afectados por la pandemia. El confinamiento ha rubricado que los mayores delitos en su contra se cometen en el hogar y que los maltratadores, abusadores y asesinos tienen ‘cargo’ familiar. Mujeres, niñas, niños y adolescentes durante casi 4 meses han sido víctimas propicias del poder desquiciado de quienes dicen quererlos.

Por todo este dolor y abuso invisibilizado en las cifras del discurso presidencial, la “Red Brujas de Los Andes”, grupo de mujeres feministas, realizó un vídeo para mostrar en nuestros cuerpos las violencias que nos atraviesan, que nos hartan, y que nos hacen vivir en permanente estado de autodefensa, pues a pesar que nuestro himno lo diga, las mujeres en Perú, #NoSomosLibres.

Continúa el conflicto por la limpieza pública en la ciudad de Lima [audio]

¿Quién dijo desacato? Hace dos años una sentencia de la Corte Suprema del Perú falló a favor de los trabajadores de limpieza pública de la municipalidad de Lima, sin embargo, hasta el momento, dos administraciones no dan cumplimiento al mandato y la historia se hace más larga que un cuento sin fin. Mientras tanto 800 trabajadores, en su mayoría mujeres, sufren por la posible pérdida de sus puestos pues la comuna se encuentra licitando este servicio

En 1995, “El Hermanón”, el que se saltó el estado de emergencia en Perú para ir a darse un chapuzón a una playa, porque a él nadie le iba a prohibir salir, el ex alcalde Ricardo Belmont, dio a una empresa privada el servicio de limpieza de la municipalidad de Lima y de esos polvos, estos lodos. Hoy, 25 años después, las y los trabajadores que brindan este servicio a la comuna están en conflicto con la actual administración, comandada por Jorge Muñoz, quien a pesar de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia y de un recurso de amparo resuelto a favor de los trabajadores no cumple con el mandato judicial que ordena ponerlos en planilla.

«Antes de asumir el cargo, el alcalde Muñoz dijo que él era un hombre respetuoso de la ley y que cumpliría con el fallo de la Corte Suprema que reconocía que por más de que hubiésemos sido contratados por una empresa privada, al brindar un servicio esencial y permanente a la ciudad, el contrato se había desnaturalizado y debíamos ser parte de la planilla de la municipalidad, pero ya lleva más de un año en el cargo, apela la sentencia en enero ante el Tribunal Constitucional, no le dan la razón, sigue apelando y ahora espera que su recurso sera resuelto por la primera sala de ese tribunal a ver si le dan la razón y mientras licita el servicio».

Así dijo Isabel Cortez, presidenta del Comité de Lucha del SITOBUR, sindicato de los trabajadores de limpieza pública de la Municipalidad de Lima a teleoLeo.com. Este lunes 29 y el martes 30 de junio, las y los trabajadores de este sector, realizaron protestas y plantones exigiendo que se cumpla con las sentencias ganadas y lo que recibieron fue una dura represión policial. «El lunes, nos tiraron agua con el rochabus, agua sucia, apestaba, de que desagüe sería. El martes nos paramos delante de la municipalidad y vinieron los policías y nos detuvieron, a 46, todo el día sin comer ni nada en la carceleta».

Este jueves 2 de julio a las 8:30 de la mañana se realizará una audiencia solicitada por algunos regidores de la municipalidad de Lima para analizar la situación. TeleoLeo.com habló Isabel Cortez para tener su punto de vista sobre el estado del conflicto.

En la audiencia, regidores como Manuel Siccha defenderán, según dijo él mismo a teleoLeo.com, una cláusula laboral para que las empleadas de limpieza pública tengan garantizado su trabajo, en caso que la licitación del servicio realizada por la administración de Muñoz, elija una nueva empresa. La cláusula laboral pretende que quienes laboran limpiando la ciudad lo sigan haciendo, sin embargo, Siccha también dijo a este portal que eso es imposible porque un fallo de OSCE, el organismo que fiscaliza las contrataciones del Estado les ha dicho que no pueden imponer una planilla de trabajadores a una empresa privada para evitar casos de nepotismo.

Veremos qué ocurre en las próximas horas…..

También leer: 900 TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LIMPIEZA PÚBLICA DE LA MUNICIPALIDAD DE LIMA PODRÍAN QUEDAR EN LA CALLE [AUDIO]

Dar de comer a sus hijos es su prioridad, pero hoy no podrá hacerlo porque policías y militares desalojan a una parte de los vendedores ambulantes del mercado Unicachi en Comas

«Si yo salgo a vender es para llevar comida a mis hijos, ellos no saben de cuarentena ni nada cuanto tienen hambre. No es justo»

«Nosotros sólo queremos trabajar y no nos dejan, estamos rodeados de militares, policías y serenazgo que no permiten que vendamos nuestros productos en frente del mercado de Unicachi en Comas, primero nos piden nuestros documentos y luego vienen y nos ponen papeletas, y sólo a los que estamos en un lado del mercado, hay otros vendedores que están en los alrededores y a ellos no los dicen nada».

Este es el testimonio de una madre soltera, vendedora ambulante, recogido por teleoLeo.com. Este martes 30 de junio, mientras el presidente Martín Vizcarra anunciaba el fin del confinamiento ‘estricto’ y decía que ahora sí los peruanos están preparados para autocuidarse y hablaba de la necesidad de algunas personas de salir a trabajar para poder mantenerse, en el mercado Unicachi de Comas, un grupo de vendedores ambulantes era impedido de vender sus productos. ¿De ellos no hablaba el presidente?

«Yo tengo que trabajar, soy madre y padre para mis hijos, si yo fuese mayorista, bueno, pero no, vendo unos cuantos pantalones al día para comer y dar de comer a mis hijos. Hace unos días por lo menos nos dejaban vender unas horas y eso es lo que queremos, vender un rato para sacar algo de dinero e irnos, no hacemos daños a nadie. Han llegado varios camiones de militares y patrulleros y nosotros no estamos haciendo nada».

Y mientras el presidente Vizcarra seguía hablando de como el individualismo y el egoísmo y la falta de empatía nos había llevado a los brazos de la pandemia, los vendedores que continuaban en las inmediaciones del mercado de Unicachi, sin poder vender sus productos, sin ni siquiera exponerlos, eran amedrentados con sendas papeletas municipales. «No estamos haciendo nada, no estamos vendiendo, sólo estamos aquí y viene un trabajador de la municipalidad y le dice al alférez que nos ponga papeletas a todos».

De verdad, con un 70% de la PEA en trabajo informal, con la economía de muchas familias destruída por el encierro de más de 3 meses, de verdad es necesario prohibir que las personas intenten llevar comida a la mesa de sus hogares. La informalidad debe de ser combatida, sí; pero con políticas de Estado que permitan a la personas poder formalizarse y eso, en estos momentos, debería hacerse de manera más amable considerando el momento de pobreza y miseria que están pasando muchas familias.

Europarlamentarios se pronuncian contra el intento de censura de la derecha peruana, del documental ‘Hugo Blanco Río Profundo’

La polémica desatada por el documental en el que se retrata a Hugo Blanco y su lucha por el campesinado peruano ha traspasado el charco y ha llegado a Bruselas, para volver al Perú en forma de misiva en la que se solicita al Estado peruano: garantice la integridad del también ex congresista y de la cineasta ganadora de premios por esta obra

Miembros del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, del Grupo de los Verdes; y del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea ha hecho llegar una carta al embajador del Perú en Bélgica, Luxemburgo y la Unión Europea, Gonzalo Gutiérrez Reinel, para expresarle su «preocupación sobre la campaña de difamación contra Hugo Blanco Galdós y Malena Martínez Cabrera, directora y productora cineasta del documental ‘Hugo Blanco. Río Profundo’».

La carta ha sido remitida este 25 de junio al embajador Gutiérrez Reinel y en ella 12 diputados europeos expresan su «profunda preocupación» por toda la campaña de «difamación» que se está haciendo en Perú en contra de Hugo Blanco y de Malena Martínez, esta última, creadora del documental que expone la trayectoria de Blanco, como líder del movimiento campesino del Perú de los años 60.

Según los europarlamentarios firmantes, Malena Martinez es la herramienta efectiva para abordar la trayectoria de lucha de Hugo Blanco y esto ha generado «desde sectores de la derecha y ultraderecha política e institucional una reacción hostil de parte de cuerpos militares y policiales, políticos y ex políticos quienes han levantado difamaciones y graves acusaciones contra la obra, su directora y el protagonista a través de pronunciamientos ampliamente difundidos».

Los críticos al documental acusan a Hugo Blanco, de asesino y al documental de apología al terrorismo y esta no es la primera vez que la derecha y la ultraderecha peruana gritan terrorismo y se pronuncian exacerbadamente en contra de cualquier acción que reivindique a la izquierda o a personajes de la izquierda peruana; o contra cualquier cosa que signifique explicar desde todas las aristas la historia reciente del conflicto armado vivido en el Perú.

En la carta, los eurodiputados, además de mostrar su preocupación por las reacciones al documental de Martínez, también manifiestan su repudio y condena «a todo impulso autoritario […] así como a cualquier intento de censura en contra de las obras artísticas y de la actividad intelectual creadoras de Memoria HIstórica y conciencia popular». Y agregan: «[…] daremos seguimiento a esta situación».

La carta finaliza con expresiones de solidaridad al líder campesino y a la cineasta, así mismo, los firmantes señalan que confían en que el gobierno peruano «tome las medidas necesarias para garantizar la integridad física y moral de estos». Es tremendo, que desde Europa tengan que decirle a la derecha y ultra derecha peruana que se calmen y dejen de amedrentar a quienes sólo explican lo ocurrido en un periodo de nuestra historia.

TeleoLeo.com ha tenido acceso a la carta a través de la oficina del eurodiputado Miguel Urbán Crespo.

Tuit publicado en la cuenta del eurodiputado Miguel Urbán Crespo

«Cuando el cine remueve conciencias, cuando no dicta contenidos y más bien altera certezas, cuando el cine va más allá de las hojarascas de la superficie, es cuando más sentido tiene. Y sin embargo suele incomodar a quienes desean silencio para enterrar el pasado»

Malena Martínez, a través de su cuenta de Facebook

Las feministas en Perú protestan por los feminicidios y abusos registrados durante la pandemia

#SeguimosEnPieDeLucha porque HARTAS ESTAMOS de sufrir la violencia machista y la violencia estructural. Si tu también estás HARTA, súmate, hazte una foto y cuéntalo, hoy es el día. Inundemos las redes con nuestra indignación. Hoy gritamos desde nuestros cuerpos por las violentadas y por las que ya no están. Gritamos por las que han permanecido y permanecen en casa aterrorizadas 24 horas al día, porque viven con sus agresores

Hoy jueves 25 de junio, las mujeres y diversidades en el Perú han vuelto a decir basta a la violencia y bajo la frase “Hartas de…” sobre sus cuerpos, han querido visibilizar el maltrato sufrido durante los más de 3 meses de confinamiento forzado. Lamentablemente a las muertas y muertos por la pandemia hay que sumarle las 21 mujeres asesinadas por su parejas o exparejas, quienes las tuvieron más a mano y más desvalidas que nunca, ante la orden de no salir de casa dada desde el Estado.

Y es que al virus que sigue matando gente, alrededor del mundo, se le combate con aislamiento, pero a la violencia machista se la combate justo con lo contrario. Las mujeres en relaciones tóxicas necesitan de las redes que puedan tejer para salir de la opresión de sus victimarios y, mientras que esas redes se han seguido tejiendo desde las colectivas feministas, desde el Estado no porque, antes y durante la pandemia, ha seguido enfrentando la violencia machista sin enfoque de género.

ACCIÓN VIRTUAL FEMINISTA #SEGUIMOSENPIEDELUCHA

Hartas de que nos maten, nos violen, nos manoseen, nos acosen, nos maltraten, y hartas de que todo ocurra en la mayor impunidad, las mujeres y diversidades seguimos en pie de lucha. La cuarentena sigue, pero la movilización en defensa de nuestros derechos no se detiene.


Sigue la acción con el hashtag #SeguimosEnPieDeLucha


De esta manera levantaremos nuestros gritos de protesta contra los feminicidios, contra el acoso, contra las violaciones agresiones sexuales, contra las violaciones a menores, contra las desapariciones y contra todo tipo de violencia machista.
Según el MIMP, del 1 de enero al 30 de abril de este año, 46 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas.


Y durante el confinamiento la violencia de género ha continuado, demostrando fehacientemente que el hogar no es refugio seguro para todas y todes. Según el MIMP del 16 de marzo al 8 de junio 21 mujeres fueron asesinadas a manos de parejas o exparejas, y se registraron 522 casos de violación sexual: 369 de ellos en contra de menores de edad.


Además, según la Defensoría del Pueblo 557 mujeres han sido reportadas como desaparecidas. Porque ellas y elles no son sólo cifras gritamos que estamos hartas de tanto dolor. Y por ellas, por todas y todes, #SeguimosEnPieDeLucha.
Ayúdanos a difundir esta acción. Sube tu foto, indignate con nosotr@s

Racismo presente: «Si te digo mi monita más tarde te doy tu plátano, Ahí sí no»

La periodista y activista afroperuana, Giovanna Sofía Carrillo, fue revictimizada al reproducirse un vídeo de hace casi 20 años, en el que vulgar e irrespetuosamente, el periodista Alan Diez le decía que ser llamado mono o gorila le encantaría, «porque eso significaría tener una cosa muy importante, muy interesante. Y nadie se ha indignado lo suficiente por esta humillación»

Hace unos días en las redes y en los medios peruanos, el acoso sufrido por la periodista Mabel Huerta, por parte de una repartidor calenturiendo, ha sido motivo de críticas, opiniones encontradas y hasta de expresiones de lamento, porque el ‘pobre’ hombre se ha quedado sin empleo. Sin embargo, una periodista afroperuana también fue agredida y el tema apenas ha salido de las redes: ¿racismo?

¿O será porque en el caso de Huerta el ‘afectado’ fue un hombre y todos saltan para defenderlo, porque si defienden a uno defienden a todos los que alguna vez osaron acosar o trasgredir límites con mujeres que claramente no les dieron señales para hacerlo? ¿O será que comparar afrodescendientes con primates es algo que hemos normalizado tanto que cuando pasa nadie se inmuta?

Sofía Carrillo, periodista afroperuana, activista por los derechos de la mujer negra, mujer a la que admiro por tiene algo que decir y lo hace sin aspavientos, desde la seguridad de lo que sabe, fue víctima de racismo. De manera inconsulta, la cuenta de twitter de Archivo – Fútbol Peruano tuvo la infeliz idea de publicar un vídeo de hace casi 20 años, en el que Carrillo fue vejada e hipersexualizada.

El lunes 1 de junio, día que daba inicio al mes de la cultura afroperuana, luego de la publicación del vídeo, ante la indignación de la periodista ─por haber sido expuesta y humillada una vez más─ y de sus seguidores, Archivo – Fútbol Peruano retiró el vídeo y dijo que su publicación respondía a una campaña en contra del racismo. O sea, encima sin culpas ni remordimientos, ni disculpas, al contrario: ¿querían ayudar?

Sin embargo, el video fue publicado en la cuenta Archivo – Fútbol Peruano sin ninguna referencia a la mentada campaña, que más parecen habérsela sacado de la manga para justificar la difusión del vídeo vejatorio. TeleoLeo.com envió un mensaje a esta cuenta de twitter, varios días han pasado y no han respondido.

Historia de la vejación

El bochornoso vídeo fue grabado en un estadio de Fútbol, mientras Sofía Carrillo se encontraba allí apoyando, justamente, una campaña contra el racismo en los campos de juego. Alan Diez, hacía “La Previa”, espacio antes de los partidos en el que según él ha dicho a teleoLeo.com se dedicaba a «hacer bromas». Sin embargo, una broma tiene como objetivo divertir, no humillar, ni vejar. Y eso fue lo que él hizo.

Ese día, Diez, que también es afroperuano y conoce a Sofía, se le acercó, micrófono en mano, y le vomito demasiada vulgaridad para una sola persona. Le dijo que a él no le molestaba que le dijesen mono o mejor gorila «porque tienen una cosa importante», mientras esto decía, hacía gestos con la mano, cada vez más lejos de su bragueta, imaginando como triunfaría si tuviese un pene grande.

Mientras él la ofendía de palabra, su cámara lo hacía de imagen, con un barrido ‘mostrábala’ de cuerpo entero, porque el cuerpo de una negra está para mostrarlo. Lo que ella decía no importaba, eso era irrelevante, ella estaba allí para burlarse y punto. Y Diez, sin avergonzarse, seguía y le decía: «Si fuera tu pareja y te dijera mi monita más tarde te doy tu plátano, ahí si te gusta». Y cuando eso decía, reía.

Sofía Carrillo asegura que le contestó a Diez como se merecía, sin embargo, por estos días el video se compartió absolutamente editado, sin mostrar la reacción de desagrado de la periodista. Y la gente, en redes, le ha reclamado a ella por qué no contestó, porque claro, siempre son las víctimas las juzgadas, cuando el único culpable es el que agrede o abusa.

Le reclamaron también por sonreír mientras él decía lo que le decía: «Pero yo era muy joven y era una risa nerviosa. Cuando él se me acercó, yo no podía imaginar lo mal que me iba hacer sentir, no podía creer que me estuviese ofendiendo así. Yo le contesté, pero eso no lo han puesto». Y no ha faltado quien ha dicho que como Diez también es afroperuano, el video no era racista.

Pero ser afrodescendiente no es garantía de ser antirracista, como ser mujer no lo es de ser feminista. Ser antirracista y ser feminista es una decisión, producto del conocimiento, de las experiencias de vida, del deseo de igualad en el primer caso y de equidad en el segundo. No discriminar a nadie por raza, sexo, opción, religión o identificación política es un acto político y consciente, en suma: un acto inteligente.

TeleoLeo.com le preguntó a Alan Diez sobre este ‘incidente’: «Eso fue hace 15 o 18 años y era parte de una secuencia de bromas dentro de un programa deportivo. Iba al estadio antes del partido hacía una broma, ‘un cochineo’ a quien apareciera, no fue que yo haya ido con la determinación de decirle algo a Sofía. Lamento que el vídeo se haya vuelto a publicar y totalmente editado».

¿Pero como un hombre negro le hace ese tipo de bromas a una mujer afroperuana? ─ repregunté.

«Yo tengo valores y principios» […] «Yo también tengo tez morena, esto fue hace años, cuando lamentablemente se permitían este tipo de bromas y el canal lo difundió, no es de hace dos días. Yo hoy no haría esto, hoy no me cabe en la cabeza hacer este tipo de bromas» […] «Pero bueno, ya está y Sofía y la gente afroperuana saben que los respeto y los he respetado siempre».

Me llama poderosamente la atención que Alan Diez, siendo afroperuano hable de “la gente afroperuana” en tercera persona, ¿será que él no se reconoce como negro?

Otra cosa que me llama la atención son las disculpas de Diez respecto a el deplorable vídeo, él sigue diciendo que fue una broma. Y si algo que pensamos divertido, ofende a alguien, eso que nació como ‘broma’ deja de serlo y se convierte en humillación, ergo: agresión.

Sintiéndolo mucho…

Lamentablemente, en el país donde la paisana Jacinta y el Negro Mama son referentes de “personajes divertidos”, donde el fallecido Augusto Ferrando humillaba al negro de su ‘elenco’, por ser pobre y más negro que él, la actuación de Diez no es extraña y sólo demuestra que bajo el paraguas del humor algunos creen que pueden hacer y decir lo que les dé la gana. Y no.

Lo más curioso es que la publicación del vídeo que victimiza nuevamente a Sofía Carrillo ha sido emitido justo durante el mes de la Cultura Afroperuana y lo único que ha logrado es que una mujer negra peruana recuerde las veces en las que ha sido maltratada, en las que le han gritado negra de manera despectiva y en las que ha sido escupida o insultada por su color de piel y por sus cabellos en resistencia.

Sofía Carrillo es una de las negras que en el Perú ha roto el molde, su hermana Mónica también, ambas son mujeres inteligentes, cultivadas, exitosas, que pisan fuerte y eso no está bien para muchos: ni por negras orgullosas de serlo, ni por mujeres independientes. Y menos está bien, en un país que aspira a la blancura y la rubicundidad como pasaporte al éxito.

Yo también sufrí en Perú el haber roto el molde y eso me costó una denuncia por parte de un congresista que paralizó mi carrera durante 2 años, pero esa historia por bizarra, injusta y prejuiciosa, además de por todo el daño personal y profesional que me hizo, merece nota aparte.

Blanco aspiracional

Qué se puede esperar de un país de mayoría mestiza, donde en la publicidad de juguetes los niños y niñas son cuasi albinos, o donde en el spot de una marca de colchones, una chica blanca dice que ama el orden, así como su cama limpia y oliendo bien y, aunque, su “roomie” es negra y sucia, ella está tranquila porque su nuevo colchón la mantiene a salvo de todo y también de los malos olores.

Qué se puede esperar, además, de un país donde para conmemorar el mes de la cultura afroperuana, el Ministerio de Cultura publica un vídeo con voces y caras de conocidos blancos peruanos que dicen que están orgullosos de ser negros. ¿No hay suficientes afroperuanos en la esfera intelectual, cultural, artística y del periodismo, para visibilizarnos? ¿Ni en nuestro mes merecemos cuota de pantalla?

Esto me hace recordar a cuando murió la veterana y conocida actriz afroperuana, Esther Chávez, encasillada en papeles de cocinera, nana o empleada del hogar, y el diario La República ilustró la noticia de su deceso, con fotos de los actores blancos con los que había trabajado y sólo pusieron su fotografía cuando teleoLeo.com se quejó.

MUERE ESTHER CHÁVEZ, ACTRIZ NEGRA PERUANA, Y UN DIARIO ILUSTRA LA NOTA CON ACTORES BLANCOS DE LAS TELENOVELAS EN LAS QUE TRABAJÓ

Qué se puede esperar de un Perú, donde otro personaje que se denomina periodista y que también es negro llama gorilas a los jugadores de la selección de fútbol ecuatoriana, casualmente integrada por negros. Y luego intenta arreglar las cosas diciendo que los llamó así por su potencia y su contundencia física. Y podría dar más ejemplos, porque lamentablemente el Perú es un país tremendamente racista.

Feliz mes de la cultura afroperuana, esperando que por fin los negros del Perú seamos valorados y asumidos como parte de un territorio multirracial y multilingüe. Que seamos respetados por todo lo que hemos aportado y aportamos a la historia y el desarrollo del país. Que nos hermanemos y nos reconozcamos como parte de la diáspora africana que tiene el deber de luchar unida por el reconocimiento de nuestros derechos y libertades. Amen.

También leer: Racismo en teleoLeo.com

680 Colombianos varados en Perú: Vuelos humanitarios tarde y caros

Ellos son turistas y viajeros de negocios, pero también son inmigrantes que se han quedado sin empleo. El gobierno colombiano no repatriará a estos últimos y los beneficiarios de los “vuelos humanitarios” deberán pagar su billete, el problema es que la mayoría no tiene dinero ni para comer

«El gobierno colombiano no ha habilitado vuelos humanitarios para retornar a los 10.000 colombianos varados por el mundo a raíz de la pandemia, lo que hace son vuelos comerciales de carácter humanitario, donde lo único humanitario es el permiso de vuelo, pues el que quiere volver debe pagarse su pasaje y no todo mundo tiene dinero para los billetes que ya les han dicho que fluctuarán entre 250 y 300 dólares».

Así declaró a teleoLeo.com, Xiomara Castro de la organización S.O.S. Colombianos en el Exterior, iniciativa creada para poder ayudar y canalizar toda la información de los colombianos varados por el mundo, debido al cierre de fronteras a causa del COVID-19. «Necesitan que los traigamos a casa. Hay niños, mujeres embarazada, personas mayores enfermas y muchos están durmiendo en la calle y no tienen ni para sustentarse».

S.O.S. Colombianos en el Exterior nace desde la preocupación de Iván Cepeda, filósofo, defensor de los derechos humanos y actual senador por el partido de centro izquierda Polo Democrático Alternativo.

Según Xiomara, en el Perú hay atrapados 680 colombianos, de ellos, 380 estaban allí por turismo, o negocios; los otros 300 son inmigrantes que estaban en Perú por trabajo y que por la pandemia han sido despedidos y no tienen ni razón, ni casa, ni dinero, para seguir en tierra extranjera. Ellos necesitan volver a su país para no caer en mayor precariedad de la que ya están experimentando, pero Colombia los atiende tarde y mal.

«Entre los varados hay embarazadas que desde el inicio de la pandemia no reciben atención médica. Hay madres solteras y familias con niños, hay personas mayores. Los que han tenido suerte han sido acogidos por familias sin recursos, porque los pobres siempre nos ayudamos. Por eso muchos colombianos han optado por volver caminando, incluso, con bebés en brazos y eso lo permite mi gobierno» ─dice Xiomara Castro.

En el limbo de Avianca

Los colombianos en Perú, además de sufrir la desidia de su gobierno, sufren también el maltrato de las aerolíneas con las que tenían contratado su retorno. «Avianca, la que creíamos nuestra, ha cerrado sus operaciones en Perú y a la gente que tenía sus billetes con ellos les han dicho que por ahora no pueden reembolsarles nada, ni colocarlos en otros vuelos porque aún no toman ninguna decisión como empresa».

[…]«por el momento no podemos generar ningún tipo de proceso dentro de su boleto ya que este mismos estaría emitido bajo Avianca Perú y Avianca Perú ya cesó operaciones». «sería necesario esperar hasta que nos brinden los lineamientos para ver de qué manera podemos proceder».

Vivaair muy viva

Vivaair.com es otra de las aerolíneas que ha perjudicado a sus clientes. Ante la demanda de retorno de los colombianos en el exterior el gobierno dio un decreto para que las aerolíneas y agencias de viaje devolvieran el costo de los pasajes de los clientes que lo solicitasen. Según Castro, Vivaair.com, sin que nadie se lo pida, devolvió el dinero a todos sus pasajeros, previo descuento de gastos administrativos.

«Luego del descuento de los gastos administrativos, Vivaair.com ha devuelto a sus clientes 125 dólares de pasajes que les costaron 400. Si esa gente no tiene más recursos, ni familia que los ayude, no podrán volver a Colombia, porque los “vuelos humanitarios” con los que el gobierno se llena la boca, desde Perú han oscilado desde el inicio de la pandemia entre los 375 y 500 dólares» ─afirma Castro.

¿Y el consulado qué?

Xiomara Castro critica la falta de atención efectiva a sus compatriotas por parte del cónsul colombiano en Perú. «A muchos los hemos tenido que inscribir hasta 10 veces en el censo del consulado, porque sólo así los incluirán en el próximo “vuelo humanitario” ─previo pago de su billete─. Además, al llegar, si no tienen casa en Bogotá, tendrán que hacer la cuarentena en hoteles pagados por ellos mismos. A muchas familias las harán contraer una deuda muy complicada de pagar».

«Por la desesperación la gente ha armado varios chats para ver cómo vuelven y sólo 127 colombianos cuentan con el dinero para pagarse el billete de vuelta, por lo cual muchos de ellos, desesperados, planean venir caminando como lo han hecho tantos otros. Incluso cargando con bebés, niños y personas mayores». ─dijo Xiomara a teleoLeo.com.

Entrevista completa de teleoLeo.com a Xiomara Castro de la organización S.O.S. Colombianos en el Exterior

Palos por protesta pacífica

Desde Perú, los colombianos varados, protestaron de manera pacífica delante de la residencia de la embajada. Las oficinas del consulado a cargo del cónsul Emilio Merino, están cerradas y necesitaban ser oídos. Algunos de los concurrentes al acto, a pesar de no generar disturbios, de estar con mascarillas y de respetar la distancia de seguridad, fueron aporreados por la policía. Y todo por pedir ayuda para volver a su país.

«Protestamos aquí porque el consulado está cerrado, allí no hay nadie, lo único que queremos es volver a Colombia, aquí estamos en la calle, no tenemos ni para comer». Pero la policía peruana sólo sabía que tenía que cuidar la residencia del embajador. Xiomara Castro desde S.O.S consultó hace algunas semanas al cónsul Merino si el policía pegalón ha sido denunciado. Aún no ha recibido respuesta.

«Nuestro compromiso con los colombianos que están fuera es permanente»

Según la cancillera Claudia Blum, Colombia está haciendo su mejor esfuerzo para la repatriación de connacionales, para lo cual está organizando vuelos humanitarios en las mismas condiciones que otros países, afirma. Sin embargo, Perú, por lo menos, en el caso de sus ciudadanos atrapados en Estados Unidos los repatrió en vuelos comerciales y al llegar a Lima los instaló en hoteles para que hicieran la cuarentena y todo gasto corrió por cuenta del Estado.

La cancillera Blum también dice que su gobierno está prestando asistencia a los connacionales que están pasando necesidades económicas debido a haberse quedado varados. Según dice, se han destinado 7 mil millones de pesos (1.854.691,903 de dólares) a 94 consulados que registran colombianos atrapados, para que puedan atender las necesidades de aquellos que demuestren insolvencia económica. «Estamos dando prioridad a gestantes, ancianos, hogares con niños y discapacitados»

Testimonios

Los testimonios recabados por teleoLeo.com dejan en entredicho lo afirmado por la cancillera Blum

Colombianos vuelven a casa caminando, desde Perú, incluso con una criatura de meses en brazos

Pidieron ayuda a su consulado, protestaron delante de la casa del cónsul Emiliano Merino, pero nadie los escuchó, no con la rapidez que su situación requería pues llevaban días viviendo en las calles de Lima, dormían en la calle y ya no tenían ni para comer.

En el siguiente video se les ve atravesando la frontera entre Perú y Ecuador, ya faltaba menos para llegar a casa, pero ─siendo madre─ no quiero ni ponerme en la piel de los padres de la criatura de meses que va con ellos. Y el consulado lo sabía.

Colombiana en Perú con embarazo de alto riesgo y sin atención médica. Ella pide ayuda a su consulado

Andrea Ordoñez llegó a Perú a mediados de diciembre acompañando a su esposo a un curso de chef, su embarazo es de alto riesgo, pero desde el inicio de la pandemia no tiene atención médica. Ella pide a su gobierno ayuda para poder mantenerse en Perú hasta que pueda dar a luz y que luego los puedan repatriar.

Colombianos en Perú: «Mi mujer embarazada y el bebé desnutrido. No tenemos ni para comer»

Eny Martinez y su esposo están atrapados en Lima desde hace 65 días, ella está embarazada de 6 meses y su bebé viene bajo de peso porque no tienen dinero para una buena alimentación. Tampoco cuenta con atención médica. La asistenta social del consulado, Lorena Patiño, ha informado a esta pareja, que debido al fallo judicial que los reconoce dentro de “los criterios de priorización” por el estado de gestación de Eny, tendrán cupo en el vuelo humanitario del 1 de junio.

Vía llamada telefónica, Patiño les dijo que cada billete les costará entre 300 y 400 dólares. En un comunicado posterior el consulado informó que los vuelos oscilarán entre 250 y 300 dólares, suma igual impagable para esta pareja que no tiene ni para alimentarse en Lima. La asistenta social también les dijo que están tramitando atención médica para Eny, pero que si le hacen falta medicinas el sistema de salud peruano no se las proporcionará. Ellos tampoco las podrían comprar y el consulado lo sabe.

La cancillera colombiana, Claudia Blum, en un vídeo ha dicho que han destinado un fondo para atender a las personas que en el exterior se encuentran en extrema vulnerabilidad. Esta pareja por su falta de recursos y, sobre todo, porque el bebé que está por venir acusa desnutrición ─pues no se pueden alimentar bien─ estarían dentro de esa categoría, ergo: ¿qué ayuda les dará su gobierno?

Madre con dos hijas menores pide a Colombia que las repatrien. Sin dinero viven de «la caridad»

Yenny y su esposo son comerciantes y hacen viajes comprando y vendiendo cosas entre Perú y Colombia, ellos y sus dos hijas llegaron los primeros días de marzo a Perú, pero no pudieron volver juntos porque las cosas no salieron como esperaban y no pudieron comprar todos los pasajes, así que él volvió a Colombia a conseguir dinero para que ella y sus niñas pudiesen viajar luego de unos días.

Pero la cuarentena llegó y todo quedó inmovilizado, ellas estaban en un hotel de donde las echaron por falta de dinero y fueron recogidas por una familia solidaria, con la que han convivido estos días en un asentamiento humano. «Vivo de la caridad y gracias a eso comemos» ─dice ella. Por ser madre y viajar con dos niñas, ha sido considerada en la lista del “vuelo humanitario” organizado por el gobierno de Colombia para el próximo 1 de junio.

Ahora, lo que le falta es el dinero para poder embarcar rumbo a casa con sus hijas, por lo menos 900 dólares es lo que necesita y tiene menos de una semana para reunirlo. Un comunicado del consulado, emitido este lunes 25 de mayo, señala que los vuelos estarán entre los 250 y los 300 dólares y que el precio lo fija la compañía. O sea, dicho en cristiano, no pidan rebaja porque no estamos a cargo del tema.

Colombianos en Perú, sin ayuda de su gobierno, sin techo y sin comida, vuelven caminando a su país

Juan Puertas llegó de Brasil a Perú con un grupo el día 15 de marzo. Se hospedaron en hostales para recuperarse y coger algún transporte que los llevase a Colombia. En Bolivia cada uno tuvo que pagar 200 dólares para poder pasar, el aire olía ya a pandemia y los abusos estaban a la orden del día. Pero lo peor para ellos fue que Perú entró en estado de emergencia y tuvieron que quedarse esperando que su consulado los ayude.

El dinero, como era previsible, se acabó y fueron echados de sus alojamientos por la policía, a la que no le importó que en el grupo hubiesen niños y gente mayor. Ellos estuvieron varios días en la calle esperando la ayuda de su consulado, pero no la obtuvieron, así que emprendieron una larga caminata que los llevó a casa antes de que en Bogotá aterrizara el primer “vuelo humanitario” procedente de Perú.

Colombianos en Perú vuelven a casa caminando, en camiones y sin distancia de seguridad

Pero Juan Puertas y sus amigos no son los únicos que han vuelto como han podido a Colombia. Lamentablemente su gobierno no ha sido efectivo al momento de repatriar a sus connacionales y los “vuelos humanitarios” que han realizado y siguen organizando ─a cuenta gotas─, deben ser pagados por los propios viajeros que fuera de casa y sin trabajar durante más de 2 meses no cuentan con recursos para costear el desplazamiento.

Y la desesperación por volver a la tierra es tanta, que han hecho la travesía incluso con menores. Ni el temor al contagio los ha detenido, pues incluso han viajado apiñados en la tolva de un camión, sin poder respetar la distancia de seguridad y con un cochecito de bebé participando del drama.

Javier Guerrero y su madre deben ser repatriados, ella sufre un desgarro de vejiga que debe atender

Él es otro de los colombianos que desea volver a su país. Llegó con su madre de 67 años el día 13 de marzo, quería llevarla a conocer Machu Picchu para alejarla, al menos unos días, de la depresión que sufre por el asesinato de un nieto, ocurrido durante un atraco en Colombia.

El día 15 de marzo se quedaron atrapados en Lima y necesitan volver a su país porque ella sufre de hipotiroidismo, presión arterial alta y tiene un desgarro en la vejiga que no ha sido atendido en Perú. En este vídeo Javier afirma que de todos los colombianos que hay en Perú en situación precaria, sólo 10 han obtenido ayudas de su gobierno para alojarse en un hotel durante 10 días. Y ya llevan allí más de 70.

De Cajamarca a Lima una odisea. Ahora esperan el “vuelo humanitario” de Lima a Colombia

Daniel Taboada se encuentra en Perú con su padre de 63 años de edad y su hermano, ellos estuvieron varados en Cajamarca y han tenido que pasar muchos problemas para llegar a Lima. La primera vez que lo intentaron, a pesar, de haber dado negativo en la prueba del COVID-19, no pudieron subir a un avión que trasladaba gente atrapada en esa ciudad, porque no eran peruanos.

En esa ocasión pidieron ayuda al consulado, pero no la recibieron y se desplazaron hasta la capital del Perú sorteando mil y una dificultades. Llegar a Lima era indispensable, pues, según el mismo consulado, quien no está allí, no puede acceder al “vuelo humanitario”. Ahora sólo esperan poder embarcar hacia su país el próximo 1 de junio.

FEM: Fondo de Emergencia para las Migraciones

El gobierno de Colombia en 2018, en una circular dirigida a los consulados colombianos, explicaba que el objetivo del FEM, entre otras cosas, era ser utilizado para la repatriación de connacionales que se encuentren en situación de extrema vulnerabilidad en el exterior y para ello destinaban la suma de 353.000.00 millones de pesos colombianos o sea, 93.495.045 miles de dólares.

Con más de 3 millones de colombianos repartidos por el mundo, consignar poco más de 90 mil dólares para la atención de sus ciudadanos en situación de “extrema vulnerabilidad”, es absolutamente insuficiente. En la citada circular, Luz Estela Jara Portilla, ex viceministra de Relaciones Exteriores de Colombia decía que «ante los recursos insuficientes» […] «sólo se atenderán los casos de extrema gravedad».

Según Xiomara Castro, además, el gobierno colombiano ha dicho que ante la crisis suscitada, este fondo ha sido utilizado para afrontar la pandemia.

Cónsul diplomático

TeleoLeo.com se comunicó con el cónsul de Colombia en Perú para preguntarle sobre las denuncias de sus compatriotas respecto a la falta de atención a sus necesidades tales como: alojamiento y alimentación pues han agotado sus recursos económicos. También le preguntamos sobre si desde el consulado no habían podido encontrar alguna solución respecto al cierre de operaciones de Avianca, que ha dejado en el limbo a sus clientes.

Otra de las preguntas realizadas al cónsul Merino fue sobre por qué los vuelos humanitarios de su país deben ser solventados por las personas que se han quedado atrapadas, si, por ejemplo, en el caso de Perú, el gobierno de Martín Vizcarra han repatriado peruanos varados en Estados Unidos a costo cero, incluso les han costeado la estancia durante el tiempo de la cuarentena en hoteles de la capital, mientras que los colombianos repatriados también deberán hacerse cargo de ese gasto.

Para terminar, teleoLeo.com también le preguntó a Merino si han denunciado el policía que golpeó a un colombiano durante la protesta pacífica realizada frente a su residencia. En menos de 5 minutos el cónsul respondió y muy diplomáticamente manifestó: «Las preguntas deben ser dirigidas a la oficina de prensa de la Cancillería de Colombia» […] «Debemos observar el conducto regular» ─dijo. Así que observándolo, el mail a la mencionada oficina ha sido enviado y quedamos a la espera de pronta respuesta.

Este lunes 25 de mayo a las 00:00 horas, el consulado de Colombia en Perú envió un comunicado a los varados, en el que les daba 24 horas para inscribirse en el censo ─a los que aún no lo habían hecho─ para el vuelo humanitario planificado para el 1 de junio próximo y les hacía saber el nuevo criterio para elegir a los beneficiarios del mismo.

En esta oportunidad, se aplicarán criterios de priorización, a saber:
a. Menores de dieciocho (18) años no acompañados;
b. Mayores de sesenta (60) años;
c. Personas con discapacidad o necesidad de tratamiento médico
permanente en Colombia, con los soportes correspondientes;
d. Mujeres en estado de embarazo, con los soportes correspondientes; y
e. Familias viajeras con menores de edad.

Leer también: RAPERA COLOMBIANA VARADA EN PERÚ PIDE AYUDA A SU GOBIERNO PARA RETORNAR Y LE DICEN QUE PAGUE SU PASAJE

Carta abierta de un colombiano varado en el exterior al Presidente Iván Duque

Perla consular

«Es cierto que los consulados se abren para atender a los colombianos, pero no para escalvizarnos de los colombianos» […] «Yo soy una persona en la cual usted puede confiar, pero no es que yo esté disponible para usted las 24 horas». Esta es la respuesta que recibió un colombiano en Islas Canarias, España, cuando llamó a quien hace las veces de cónsul de su país en ese territorio para indagar sobre lo que debía hacer para ser repatriado.

Según la propia cancillera colombiana, hay colombianos varados en 94 países. Ellos han solicitado ser repatriados desde el inicio de la pandemia por el COVID-19 y la mayoría están, como los que están en Perú, en vulnerabilidad extrema. Xiomara Castro, impotente y aguerrida dice: «El gobierno tiene que hacerse cargo, tiene que ayudarlos y traerlos. No puede dejarlos tirados como si no contasen para nada».