Irregularidades en la necropsia de dos, de los cuatro, presuntos asesinados en la mina Poderosa

El 3 de septiembre pasado, 4 hombres fueron presuntamente asesinados dentro de la mina Poderosa, en Trujillo, Perú. Tres de ellos eran adolescentes, sólo uno era mayor de edad. Los familiares acusan a los guardias de seguridad de haberlos asesinado. La falta de transparencia en las investigaciones podrían no ayudar a esclarecer lo ocurrido

«El ‘primerito’ en ser ejecutado ha sido tu hermano, lo redujeron disparándole». Así le dijo a María Rubio, un joven sobreviviente del presunto cuádruple asesinato. María Rubio es hermana de Yoner Rubio ─uno de los presuntos asesinados─ Yoner tenía 32 años, era minero desde los 16, trabajaba para un service de Poderosa y tenía dos hijos pequeños.

En fotos enviadas a teleoLeo.com, se aprecian perforaciones en uno de los brazos, de Yoner Rubio, la falta de masa encefálica y un pie seccionado. Según Roberto Vera, fiscal de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Pataz, Yoner no tiene herida de bala y el corte del pie se lo hizo el médico legista. Sin embargo, un médico forense particular dice que las heridas del brazo son de bala y el corte del pie es anterior al examen.

«A los demás también les dispararon, pero el primero fue Yoner porque al ser más grande intentó defendernos» ─aseguró el testigo a María. Además, según este joven, que se encuentra escondido y aterrado por las posibles represalias de las que pudiese ser objeto, los 4 fueron torturados y baleados por los guardias de seguridad de la mina so pretexto de que habrían entrado a sacar oro.

TeleoLeo.com, publicó este caso, por primera vez, el 15 de septiembre pasado, desde esa fecha ha intentado obtener la versión de los directivos de Poderosa, sin embargo, a pesar de haber enviado varios mails, esto no ha sido posible. En las investigaciones los representantes de Poderosa han manifestado que los jóvenes entraron a robar y cuando fueron sorprendidos corrieron, cayeron en el hueco de la chimenea y murieron.

Sin embargo, en la inspección realizada a la mina Poderosa los peritos de criminalística de la ciudad de Trujillo encontraron «3 casquillos de escopeta calibre 12 y 9 proyectiles, perdigones de cartucho de escopeta». Llama la atención que en una investigación por «presunto delito contra la vida el cuerpo y la salud», el análisis de la escena del presunto crimen tarde 9 días en realizarse. ¿Esto es normal?

En su informe los peritos de criminalística también dicen que no hay impactos de bala en las paredes de la “escena” y arguyen que esto podría ser porque se trata de una zona rocosa, sin embargo, ¿también podría ser porque talvez los disparos fueron directos a los 4 jóvenes muertos? Queda por confirmar con la DICSCAMEC si el tipo de escopetas utilizadas por los guardias de Poderosa coinciden con los casquillos encontrados.

Dentro del círculo rojo se puede ver a un empleado de Poderosa con una escopeta colgada a la espalda en el momento en que el joven que se salvó los observa por detrás y graba este vídeo

«Mi hermano entró a Poderosa a trabajar. Él entró allí por orden del contratista para el que trabajaba, ahora ese señor no me quiere dar su certificado de trabajo, teme que Poderosa lo culpe a él de las muertes. Pero son los vigilantes de la mina los que torturaron y apretaron el gatillo, y es Poderosa la que debe responder por sus vidas. Mi hermano era padre de dos niños» ─afirmó María la primera vez que la entrevisté.

Leer también: Cuatro muertos en la mina Poderosa de Trujillo. Los familiares acusan a los encargados de seguridad de haberlos asesinado [Vídeos]

Balacera, ¿cuál balacera?

El día 4 de septiembre, María Rubio fue a la Morgue Central de Trujillo, su hermano, junto con otra de las víctimas, Gerson Altamirano Quezada (17) fueron trasladados para ser examinados. Los familiares de los otros dos muertos se opusieron a su trasladado, temían no poder recuperarlos. En la morgue, el fiscal Roberto Vera, le dijo a Rubio que en la mina había habido una balacera.

Luego, vía llamada telefónica, el fiscal Vera le dijo a María Rubio que no había habido balacera, ni tortura y que las lesiones que presentaban los cuerpos, como la falta de masa encefálica, podría estar relacionada con la caída que sufrieron.

En la necropsia de su hermano, María advirtió que no se mencionaba nada de los balazos que habría recibido ─según le dijo el sobreviviente el ataque─ y que sin haberle hecho ningún examen de sangre para ver si encontraban restos de plomo, el médico legista decía que la muerte era por politraumatismo causado por la caída; como ella protestó, le dijeron que harían análisis más exhaustivos y le darían los resultados en 15 días.

Treinta y nueve días han pasado y María Rubio no tiene el resultado de la necropsia de su hermano. «En la morgue dijeron que la fiscal a cargo del caso, Rosa Condor Olortiga (fiscal adjunta provincial de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Pataz), tenía que autorizar la entrega del documento, la llamé y le pedí la autorización, pero me dijo que la deje trabajar. Hasta el día de hoy no me han entregado nada».

Médico legista le dice al fiscal cómo hacer su trabajo

En la autopsia de Gerson Altamirano, el médico legista también dijo que la muerte fue producto de politraumatismo y, a pesar, que la fiscalía pedía la asistencia de un perito de criminalística en el procedimiento, su presencia fue rechazada por el médico legista delante del propio fiscal Roberto Vera. ¿Es normal que en la investigación de un posible homicidio, el médico legista le diga al fiscal cómo realizar la diligencia?

«No es necesaria la participación del perito de balística en la necropsia en el cuerpo de Gerson Altamirano porque la causa de su muerte no tiene relación con proyectiles de armas de fuego» ─dijo el médico legista, Miguel Ángel Medina Oré, y señaló que la causa de la muerte era: «Politraumatismo con ausencia de macizo facial y múltiples escoriaciones».

«Con este diagnóstico ya no es necesaria la presencia del perito balístico» ─dijo el fiscal provincial Roberto Vera, entonces: 1.- ¿Cómo se explica que el único sobreviviente diga que sí hubo disparos, 2.- ¿Que los peritos de criminalística encontrasen 13 casquillos de bala y ninguno hubiese impactado en las paredes de la mina? 3.-¿Cuál o quién fue el blanco de esas balas? 4.- ¿Por qué no se entrega a María Rubio la necropsia de su hermano?

Otra de las preguntas que genera el estado de los cuerpos, algunos mutilados e incompletos según afirman sus familiares, es que según lo encontrado por los peritos dentro de la mina, estas personas al precipitarse por la chimenea habrían caído sobre una manta plástica que impidió que se estamparan contra el suelo: ¿es posible que si no cayeron sobre una superficie dura, hayan sufrido los daños que han sufrido?

Necropsia por sospecha de homicidio se realiza con peritos

Hay necropsias de dos tipos, las clínicas y las médico legales, estas últimas se realizan en caso de sospecha de actos de criminalidad y en ellas se examina cavidades como la craneal, la torácica, abdominal y pélvica, también se obtienen muestras de tejidos que son estudiados bajo el microscopio. Adicionalmente se obtienen secreciones y líquidos corporales para el estudio químico toxicológico.

Según el proyecto de ley que modifica el artículo 196 del Código Procesal Penal respecto a cuándo y cómo realizar necropsias durante la pandemia, estas se realizarán cuando se sospeche la comisión de un delito contra la vida el cuerpo y la salud, además, «deben ser practicada por peritos y pueden asistir los abogados de las partes procesales e incluso acreditar peritos de parte».

Amenazas de muerte

María Rubio dice que no parará hasta obtener justicia para su hermano y los otros tres adolescentes encontrados muertos en la mina Poderosa; por su determinación ella ya ha sido víctima de amenazas. «Me llaman, me dicen que me matarán, me han seguido en moto, han dicho que me tienen que sacar de circulación y no me extraña; aquí se han cometido 4 asesinatos y los responsables tienen que pagar sean quienes sean».

Estos posibles asesinatos, como todos, deben ser investigados de manera acuciosa y transparente, por el momento ninguna de estas condiciones parece cumplirse. La lucha de María Rubio y de los familiares de las otras víctimas es la de David contra Goliat, lo peor es que con agentes policiales y de justicia proclives a la corrupción, a veces, los procesos que implican a poderosos terminan con sobres de dinero y casos sin resolver. Esperemos que este no sea el caso y se haga justicia caiga quien caiga

«MIS HIJOS TIENEN HAMBRE, LLORAN, AYER NO COMIERON NADA. HOY ME HAN DONADO ALGO Y PODRÁN COMER»

Tiene 24 años, es madre soltera con dos niños pequeños, uno muy enfermo y sin atención médica porque por ahora sólo atienden COVID-19. Ella es cabeza de familia de uno de los más de 200 mil hogares en pobreza y extrema pobreza, que no han recibido el bono del gobierno peruano otorgado por la pandemia

«Por favor ayúdeme. Aún no me llega el bono ni nada. No sé qué hacer Con mis bebés, el pequeño se congela, hace demasiado frío y por las noches se pone casi azul». A poco maś de un mes de iniciado el estado de emergencia en Perú, teleoLeo.com escribió el testimonio de una joven madre con dos niños pequeños, el menor de ellos un bebé de 15 meses con posible cianosis y una probable enfermedad cardíaca.

«Mi hijo se pone todo morado, su piel helada, le pongo varios pares de medias en pies y manos y aunque lo abrigo mucho sigue helado. Para dormir lo arropó con plásticos y cartón, y vigilo su sueño porque le incomodan. El podría tener cianosis, pero no lo sé porque en el Hospital del Niño no lo atienden» ─decía Sheyla, la madre, el pasado 26 de abril a teleoLeo.com.

Ella pedía atención para su hijo, con la publicación y debido a la pandemia sólo consiguió que le hicieran análisis. «En el Hospital del Niño sólo atendían cirugías y COVID-19, me dijeron que pida cita cuando acabe la pandemia, pero no acaba y mi hijo está mal, deben examinarle el cerebro y el corazón, porque dicen que uno de esos órganos no funciona bien. Me dijeron que sólo vaya de emergencia si se ahogaba».

Cuatro meses después, a las necesidades médicas del pequeño se suman el hambre y el húmedo invierno limeño, que vuelve a amoratar la piel de Adrián. «Donde vivimos hace mucho frío, la poca ropa que tiendo ni seca, hay mucha humedad, por eso mi bebé está peor cada día. No tengo con que abrigarlo, además, su corazón late demasiado rápido. Yo sufrí del corazón de pequeña y tengo miedo» ─dice Sheyla angustiada.

Sin bono ni ayuda de su municipalidad

«Desde que despierto pienso qué comerán mis hijos, a veces sólo tengo para arroz con huevo, otras sólo pan y anís y otras, para nada. Me mandaron hierro para mi hijo, pero no puedo comprarle. Mi padre antes me ayudaba, pero con el estado de emergencia se quedó sin trabajo. Yo no he recibido ningún bono del gobierno, nada y no entiendo por qué. Estoy desesperada».

Según la Contraloría General del perú, 214.758 hogares en pobreza o pobreza extrema ─por error─ no han recibido ninguno de los dos bonos de 380 soles para paliar la falta de ingresos por el confinamiento debido al COVID-19. La familia de Sheyla es una de estas familias. La Contraloría dio a conocer esta cifra a principios de julio, un mes ha pasado y para Sheyla todo sigue igual.

Caramelos y gelatinas

Antes de la pandemia Sheyla se dedicaba a vender gelatinas y caramelos en las calles, salía con sus hijos porque no los podía dejar solos en su casa, pero cuando comenzó todo dejó de salir porque un día la policía la paró. «No sé qué hacer, no puedo trabajar y ellos lloran de hambre, y yo me desespero. He escrito al MIDIS para reclamar el bono pero no me contestan».

Según afirma Sheyla su municipio tampoco la ha ayudado. «Yo vivo en San Martín de Porres, de la municipalidad vinieron a empadronar casa por casa, pero nunca nos trajeron nada, cuando hicieron la entrega, a mi vecino le dieron y a mí nada, a pesar de que soy madre soltera, que mi padre está sin trabajo y que tengo dos niños pequeños y uno de ellos muy enfermo».

Sheyla también necesita pañales y ropa de abrigo para ella y sus niños pues dice que no tienen casi nada. «Mi hija es talla 6 de ropa y 27 de zapatos, mi hijo talla 4 y 22 en zapatos. El frío es intenso, corre viento helado en las noches, me duelen hasta los huesos. Mi casa es de adobe y el piso de tierra, mis hijos se ensucian mucho y no los puedo bañar, no tengo dinero para gas y no puedo gastarlo calentando agua, sino, no cocino».

Sheyla necesita toda la ayuda que se le pueda brindar, lo que no necesita es que la llamen para recibir proposiciones indecentes. «La primera vez que pedí ayuda como di mi número de teléfono me llamaron hombres de la edad de mi padre diciéndome que tenían dinero, que me podían dar de todo, criar a mis hijos. Yo Lloraba, porque realmente necesitaba la ayuda, nunca accedí y opte por bloquear mi número».

Se agradece toda ayuda que puedan hacerle llegar a esta joven madre

Nombre: Sheyla Villanueva

DNI: 76204652

Cuenta BCP: 19294133785029

Código Interbancario: 002-19219413378502935

También leer: BEBÉ CON POSIBLE CIANOSIS NO ES ATENDIDO EN EL INSTITUTO NACIONAL DE SALUD DEL NIÑO DE PERÚ

El alcalde de Lima le saca la vuelta al Poder Judicial generando más gasto para la comuna

Dos años y dos alcaldes después, la Municipalidad de Lima Metropolitana acata la sentencia y casación por desnaturalización del contrato de limpieza pública. Pero, acatando, ‘desnaturaliza’ la sentencia

Un clavo más a la cruz. La municipalidad de Lima, anunció este viernes en su página que acata la sentencia y desde este 1 de agosto, los trabajadores del sindicato SITOBUR ya son empleados de pleno derecho de la municipalidad, sin embargo, el anuncio tiene trampa, porque se estaría acatando la sentencia de manera un tanto ‘particular’.

«A partir de mañana, (1 de agosto) 436 trabajadores del Sindicato de Trabajadores Obreros de la Empresa Innova Ambiental S.A. (Sitobur), de un total de 570, se incorporarán a la planilla edil de la Municipalidad de Lima, luego de pasar los respectivos exámenes médicos y entregar la documentación correspondiente».

La municipalidad de Lima capitaneada por Jorge Muñoz, dice que esto lo hace en cumplimiento del mandato judicial, pero, no lo cumple del todo. «Con esta acción, la actual gestión municipal, que inició funciones en enero de 2019, cumple con el mandato judicial emitido en el 2018, en la línea del respeto y reconocimiento a las decisiones adoptadas por el Poder Judicial».

Y no lo cumple, porque los trabajadores de SITOBUR no realizarán las labores que realizan hasta el momento. «Es importante indicar que, al estar vigente el servicio brindado por Innova Ambiental S.A. y a fin de no duplicar funciones, al personal incorporado se le asignarán funciones complementarias y similares a las que viene realizando».

O sea, la municipalidad de Lima pone en planilla a los trabajadores de limpieza pública agrupados en SITOBUR, que desde 2002 realizaban este trabajo a través de la empresa Innova Ambiental S.A, pero los destinará a otras labores en otras áreas de la municipalidad, porque debe cumplir el contrato firmado con la empresa.

Algunos dirán, bien, “más empleos para maś peruanos”, pero no es oro todo lo que brilla. En julio de 2019, el regidor Jorge Valdez denunció en Radio Capital, que nada más asumir funciones, «la gestión del alcalde Jorge Muñoz despidió a 600 trabajadores, para después contratar a un total de 971 personas».

Según declaró el regidor a ese medio, el despido de los 600 trabajadores fue so pretexto de «racionalización y reducción de gastos», lo cual se contradice con la contratación posterior. Valdez afirmó que esto habría generado «un gasto aproximado de 167 millones de soles». Similar situación se genera ahora. ¿Racionalización, derroche o quid pro quo?

Con esta carambola la única que, por ahora, podemos afirmar que se beneficia es la empresa que gane la nueva licitación de la limpieza de la ciudad: llegará con sus trabajadores y cobrará por un servicio que la Corte Suprema ya ha dicho que no puede ser tercerizado porque las municipalidades están obligadas a otorgarlo permanentemente.

Lo que alguien debería aclararnos a todos es, si el Poder Judicial peruano, basado en la Ley Orgánica de Municipalidades que señala que la limpieza de la ciudad es un servicio de naturaleza principal y permanente, sentencia que este servicio no puede ser tercerizado: ¿por qué la comuna limeña realiza una nueva licitación del mismo y por qué, luego de dos años de publicada la sentencia, las municipalidades del Perú continúan tercerizando la limpieza?

No fui yo, fue él

«El cumplimiento de dicho mandato judicial se vio retrasado debido a que la anterior gestión no tomó las previsiones para contar con el presupuesto para asumir dicha obligación el 2019, ni tampoco las herramientas, locales, transporte, necesarios para el desarrollo de las funciones de los nuevos trabajadores de la comuna limeña».

Según el comunicado municipal, el retraso en el cumplimiento de la sentencia es por culpa de la anterior gestión, la de Luis Castañeda Lossio, sin embargo, no dice que el retraso también estuvo ligado a los recursos en contra de la sentencia interpuestos por la gestión del anterior alcalde, sí; pero también por la del mismísimo Jorge Muñoz. Pruebas al canto.

El siguiente documento es una “solicitud de suspensión del proceso”, presentado ante el Poder Judicial, por la cual se solicita impedir el cumplimiento de la sentencia ganada por los trabajadores de SITOBUR y refrendada por la casación de la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema.

Y aunque en el documento no aparece la municipalidad de Lima, teleoLeo.com encontró una extraña coincidencia. La solicitud fue ingresada por María Cristina Tarazona Obregón y, según la relación del personal activo de la municipalidad de Lima, a diciembre de 2019, por lo menos, había dos Tarazona Obregón en planilla.

Baile de cifras y despidos a la vista

«El pasado 1 de julio se inició el proceso de incorporación de 570 trabajadoras y trabajadores del Sitobur a la planilla municipal, en cumplimiento de una disposición judicial», afirma el comunicado municipal, sin embargo, según Isabel Cortez, presidenta del Comité de Lucha de SITOBUR, a la fecha en el sindicato sólo quedan 296 trabajadoras.

Fuera del paraguas de la sentencia estarían 504 trabajadoras que no pertenecen a SITOBUR, pues la sentencia siendo histórica en Perú ─porque beneficia a trabajadores en detrimento de una empresa privada y de una institución pública─ no obliga a la municipalidad a que tenga en planilla a todos los trabajadoras de limpieza de Lima Metropolitana.

«Si despiden a una, nos despiden a todas»

Esta frase, de la cuenta de Twitter de Cortez, refleja el porqué estas últimas semanas las trabajadoras de limpieza pública de la ciudad han estado protestando unidas exigiendo al alcalde que incluya una cláusula por la cual, la empresa ganadora de la licitación del servicio esté obligada a contratar a esas 504 trabajadoras.

Sin embargo, la gestión de Muñoz podría haberse dotado del mejor pretexto para hacer caso omiso a la exigencia: contrata a los que la justicia le obliga, los distribuye en diferentes áreas porque «aún está vigente el contrato con INNOVA AMBIENTAL» . La nueva empresa llega con su gente, mientras la antigua se lleva los suyos y aquí no pasó nada. Como siempre, trabajadores tratados como objetos descartables.

“Mi Way”

Sería muy interesante que el alcalde de Lima, nos explique, cómo trabajando para la ciudad, genera mayor gasto para la comuna cumpliendo la sentencia tarde y ‘a su manera’. Le dejo la pregunta por aquí, porque hace más de un mes envié un mail a la oficina de prensa de la municipalidad y aún no tengo respuesta.

También leer: «NO SOMOS OBJETOS DESCARTABLES, HEMOS ESTADO EN PRIMERA LÍNEA CONTRA EL COVID-19. MERECEMOS RESPETO» [VIDEO]

CONTINÚA EL CONFLICTO POR LA LIMPIEZA PÚBLICA EN LA CIUDAD DE LIMA [AUDIO]

900 TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LIMPIEZA PÚBLICA DE LA MUNICIPALIDAD DE LIMA PODRÍAN QUEDAR EN LA CALLE [AUDIO]

Mujeres migrantes maltratadas: ninguneadas por migraciones y por el Estado peruano

Ellas llegaron a Perú por amor. Muchas, maltratadas por sus parejas, cuando ‘osan’ dejar la relación pierden la residencia, pues son sus victimarios quienes se las deben renovar. Cada año se exponen a ser expulsadas del país perdiendo el vínculo con sus hijos. Esto tiene que cambiar, los derechos humanos de las mujeres migrantes existen

«Recuerdo cuando llegué a migraciones, había una asociación que se llamaba “Mujeres Maltratadas por Migraciones” recuerdo que muchas mujeres y algunos hombres hacían cola, eran padres de familia extranjeros, a los que sus parejas no les habían permitido mantenerse de manera regular, porque no habían solicitado a migraciones que pudieran ser residentes peruanos y por lo tanto estaban escondidos amenazados para poderse mantener cerca a sus hijos».

Los recuerdos son de la Superintendenta Nacional de Migraciones, Frieda Roxana del Águila y la asociación de la que habla se llama “Mujeres Migrantes Maltratadas” (MMM), pero podría perfectamente llamarse como dice la funcionaria: “Mujeres Maltratadas por Migraciones”, porque agrupa a mujeres despreciadas por las leyes migratorias peruanas, que las condena a no tener residencia si sus parejas no se la dan, incluso, siendo madres de peruanos obligadas a permanecer en el país para no perder a sus hijos.

Gráfica: Eva Machado

«Estas cosas suceden y estas personas sufren y por ellos lo primero que hicimos es promover normas para que esos padres ─no hay fronteras cuando hay padres e hijos─ puedan estar cerca, y hemos tenido que hacer muchas cosas» ─agrega del Águila. Según Inés Agressot de MMM, la preocupación de la superintendenta se centra en ayudar a los migrantes venezolanos: «Para ellos sí hay recursos y nos parece muy bien, porque lo necesitan y son nuestros hermanos, pero nosotras también existimos».

Carnet de extranjería

Fue Boris Gonzalo Potozen Braco, a cargo de Migraciones entre 2015 y 2016, quien dió por primera carnet de extranjería a estas mujeres, pero lamentablemente el documento debía renovarse cada año. En 2017, al entrar Eduardo Alfonso Sevilla ─antecesor de del Águila─ creó la Oficina de Atención a Poblaciones Vulnerables y renovó Carnet de Extranjería a las madres migrantes víctimas de violencia familiar, prorrogó residencias y apoyó a otras a obtener residencia de migrantes si cumplían con ciertos requisitos económicos.

«No sé a qué se refiere la superintendenta al decir que ha hecho muchas cosas por nosotras. En varias oportunidades y por diferentes vías hemos solicitado reunirnos con ella, sin embargo, nunca nos ha atendido; lo máximo que ha hecho es derivarnos con una funcionaria muy bien intencionada, pero sin capacidad real de decisión. Encima, la Oficina de Atención a Poblaciones Vulnerables ya ni siquiera existe en la página de Migraciones» ─dijo a teleoLeo.com, Inés Agresott, representante del colectivo MMM.

Inés Agresott, también ha escrito el presidente de la República, Martín Vizcarra, explicándole su situación, que es la del 99% de las mujeres de MMM que permanece en Perú. Todas llegaron allí enamoradas, luego la relación finalizó, normalmente, de mala manera, y ellos ni les tramitaron la residencia, ni las dejaron volver a su país, con la amenaza de quitarles a sus hijos. Varias de ellas y de sus hijos han sido víctimas de violencia de género y de violencia intrafamiliar, alguna incluso fue víctima de intento de feminicidio, pero nada. Desde las instituciones nadie las protege.

¿Burla estatal?

En enero pasado, la Plataforma Digital del Estado publicó una nota titulada “Programa Aurora articula con Superintendencia Nacional de Migraciones para proteger a las personas migrantes en situación de vulnerabilidad” donde Nancy Tolentino, directora del programa Aurora, afirmaba: «Hemos logrado encontrar líneas de trabajo conjuntas para desarrollar de manera articulada a mediano y largo plazo a favor de las víctimas migrantes que se encuentren en situación de vulnerabilidad y desprotección frente a la violencia de género en el país».

AURORA pertenece al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y es el “Programa Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra la Mujer e Integrantes del Grupo Familiar”.

Consultada sobre esta nota y los supuestos esfuerzos del Estado por ayudar a las mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad, Inés Agresott dijo a teleoLeo.com: «Esto es una burla, esta nota es de cuando a mí, en el MIMP, me dijeron que habían colapsado y que si necesitábamos albergue sólo podía ser en el interior, sabiendo que muchas mujeres no pueden ni moverse de Lima, porque los padres de sus hijos no les permiten ni eso y amenazan con denunciarlas si “desobedecen”. Tenemos varios casos para demostrar lo que digo».

Pandemia sin residencia

La pandemia supuso otra piedra en el camino de estas mujeres migrantes. Con el país en estado de emergencia ellas no pudieron renovar sus residencias, pues a pesar de la digitalización del sistema de la oficina de Migraciones, expuesto en televisión por la actual superintendenta como uno de los grandes logros de su gestión, la página destinada para la realización de este trámite no funcionaba correctamente. «Estas semanas, intentábamos, sin éxito, renovar la residencia a través de la página y la plataforma no nos reconocía» ─dice Agresott.

Ella señala, además, que presentó la queja correspondiente mediante la línea de atención al usuario y un funcionario de Migraciones le respondió “socarronamente”. «Burlándose me dijo que si no sabía que estábamos en medio de una pandemia, luego otra funcionaria me explicó que realmente había algún problema porque el sistema no nos encontraba y no podíamos renovar nuestras residencias. Y esto fue terrible, sobre todo para una de nuestras compañeras que enfermó de COVID y no podía ser atendida porque no tenía sus papeles en regla».

El caso que menciona Agressot es el de María de los Ángeles Sevilla, ella lleva 35 años en Perú y sólo pudo obtener atención médica gracias a su hijo que movió cielo y tierra para que, a pesar, de no tener sus papeles al día pudieran atenderla. Por todo este sufrimiento y para evitar mayores problemas, el colectivo de MMM piden que se prorroguen de inmediato las residencias de aquellas que durante el confinamiento les tocaba hacerlo, pues para completar la invisibilización de su problemática, para la página de Migraciones ni siquiera existían.

Y por todo lo antes dicho…

MMM pide que les den nacionalidad peruana no sólo por ser madres de peruanas y peruanos, sino porque ademaś, «del grupo, casi todas vivimos desde, por lo menos, hace 10 años en Perú y resulta, por lo menos, paradójico que no nos dejen regresar a nuestra tierra con nuestras hijas e hijos cuando la relación se trunca con la pareja peruana, pero que para quedarnos tengamos que pasar cada año por el martirio de la renovación de documentos.

MMM piden nacionalidad

  1. Patricia, Argentina. Aún esposa de peruano. Víctima de violencia psicológica. Madre de un niño peruano con autismo TDAH y epilepsia. Vive hace 15 años en Perú. No tiene documentos, se han perdido y se han vencido.
  2. María De Los Ángeles, Costa Rica. Viuda de peruano, madre y abuela de peruanos. Víctima de violencia física y psicológica, su esposo jamás realizó trámite alguno respecto a su situación migratoria. Recibió residencia por vulnerabilidad y no por sus hijos. Vive en Perú cerca de 40 años. Tiene la residencia vencida y solicita residencia por familiar de peruano.
  3. Flor María, Colombia. Separada de peruano, madre de peruanos. Cerca de 30 años en Perú. Su residencia es por sus hijos, pero se encuentra vencida.
  4. Natalia, Argentina. Ex pareja de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica y física. Con medidas de protección. 10 años en Perú. Residencia por inmigrante.
  5. Yeinis, Colombia. Ex pareja de peruano, madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica y física, con medidas de protección. 10 años en Perú. Residencia por inmigrante.
  6. Thais, Brasil. Esposa de Peruano, madre de dos niños peruanos. Víctima de violencia física y psicológica. Tenía residencia por trabajo, actualmente no tiene.
  7. Aleida, Colombia. Esposa de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica y física. Más de 10 años en Perú. Residencia por familiar de peruano.
  8. Zuzanna, Polonia. Ex pareja de peruano y madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica. Hace 18 años en Perú. Residencia por familiar, su hijo.
  9. Katerine, Colombia. Ex pareja de peruano y madre de niño peruano. Víctima de violencia psicológica y física. Primera sentencia a favor de una extranjera por violencia. Residencia por familiar, su hijo.
  10. Inés María Agresott , Colombia. Casada con peruano, madre de peruana. En octubre cumple 20 años en Perú. Residencia por esposo, fue renovada luego de denunciar ineficiencia del sistema electrónico de Migraciones.
  11. Yilian, Cuba. Hija de peruano nacionalizado, en diciembre cumple 10 años en Perú. Residencia por inmigrante
  12. Ángela, Colombia. Aún esposa de peruano, madre de niña peruana. Víctima de violencia psicológica. Residencia por inmigrante.
  13. Arellys, Costa Rica. Ex pareja de peruano, víctima de violencia física y psicológica. Vive hace 13 años en Perú. Residencia por trabajo vence en septiembre.
  14. Luz María, Chile. Ex pareja de peruano, víctima de violencia física y psicológica, trajo al país a sus tres hijas, dos menores de edad, la mayor acababa de cumplir la mayoría de edad. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  15. Javiera, Chile. Hija mayor de Luz María. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  16. Paula Tamara, Chile. Víctima de violencia. Hija de Luz María, llegó a Perú siendo aún menor de edad, 15 años. Tenía residencia por MERCOSUR, ahora se encuentra indocumentada, además, según migraciones «nunca tuvo carnet».
  17. Emilia Trinidad, Chile. Hija menor de Luz María. Actualmente tiene 16 años, no tiene documentos, llegó a Perú a los 10 años.
Gráfica: Eva Machado

Este viernes 31 de julio, MMM realizó un tuitazo para llamar la atención sobre su situación migratoria y para concientizar al Estado y explicar una vez más, a un Perú xenófobo, que ellas existen, que forman parte del tejido social del país y que son mujeres que aportan, que colaboran y que educan peruanas y peruanos; y que tienen derecho a tener estatus de ciudadanas en un país en el que decidieron quedarse o en el que deben de permanecer para no romper importantes lazos de amor.

«No somos objetos descartables, hemos estado en primera línea contra el COVID-19. merecemos respeto» [Video]

Isabel Cortez es una de las caras más conocidas de la lucha de las mujeres trabajadoras de la limpieza pública de la Municipalidad de Lima. TeleoLeo.com ha intentado hacer un retrato de esta lideresa

«La gente tira mascarillas y guantes, servilletas o papeles de limpiarse la nariz en medio de la calle y somos nosotras las trabajadoras de limpieza pública las que recogemos todo y nos contagiamos. Durante el confinamiento por la pandemia, alrededor del 40% de las trabajadoras de limpieza pública de la Municipalidad de Lima ha estado contagiada de COVID-19, y eso es porque hemos estado en primera línea de batalla contra el virus, pero eso no le importa al alcalde Jorge Muñoz».

La voz es de Isabel Cortez, presidenta del Comité de Lucha del Sindicato de Trabajadores de Limpieza Pública de la Municipalidad de Lima, SITOBUR; ex candidata al Congreso peruano, mujer aguerrida y de convicciones que no dejan indiferente a nadie. Cortez reclama atención para su gremio, también empatía, respeto, agradecimiento y civismo por parte del pueblo, así como garantías para sus puestos de trabajo. «No somos objetos descartables», es el grito que ella y sus compañeras entonan desde hace semanas en las calles de Lima, porque hoy 504 de ellas podrían quedar en la calle.

«Las trabajadoras de la limpieza pública hemos estado en primera línea de lucha contra del COVID-19, nuestro trabajo ahora es de más riesgo que nunca porque hemos estado y estamos en contacto con los residuos sólidos de los vecinos. Hemos estado muy preocupadas y asustadas, el 40% de los trabajadores estuvimos contagiados y ahora e la alcalde nos paga así, licitando el servicio. Como somos obreras nos tratan como objetos descartables» ─señala Isabel.

La vida de una trabajadora de limpieza pública en Perú no es un lecho de rosas, no es, ni siquiera, la vida de cualquier obrero. Ellas cada día están en contacto con las inmundicias de todo mundo, realizando un trabajo que nadie quiere hacer, pero que alguien debe hacer. «Mi vida y las de mis compañeras es difícil, nosotras somos como los médicos y enfermeras que no podemos parar; el servicio de limpieza pública no puede parar, sin embargo, a nosotras el gobierno no nos ha dado ningún bono por estar en primera línea contra el COVID, ¿por qué no nos valoran?»

Un día con Chabelita

Mientras Lima duerme, ella ya está de pie y dispuesta para una nueva jornada. «Yo me levanto a las 4 de la mañana a prepararme mi ‘taper’ a las 5 tengo que estar en el paradero y a las 6 en la puerta de mi trabajo, con toda la preocupación de que me puedo contagiar. Con las compañeras las cosas han cambiado, ya no podemos abrazarnos, ni preguntarnos cómo estamos, ahora de lejitos nomás marcamos nuestra entrada y nos ponemos nuestro uniforme».

Luego a comenzar el día. «En el trabajo nos dan un plano para saber que zona vamos a limpiar y así salimos, al mediodía paramos para comer, donde estamos. No tenemos comedor, ‘refrigeramos’ donde nos da la hora, un parque, una avenida, sentadas en una vereda o en un puerta; a veces la gente nos vota. Normalmente trabajamos de 6 de la mañana a 3.30 de la tarde, durante el confinamiento acabábamos a la 1:30. Volvemos a la empresa, nos desinfectan al llegar, nos duchamos, nos cambiamos y volvemos a nuestras casas».

Y allí comienza otro ritual. «Yo en mi casa tengo una tina con lejía con un poco de agua, ahí desinfecto mis zapatos, de frente me meto a mi cuarto, me cambio de ropa, pongo a lavar todo, incluso, me da recelo acercarme a mis hijos, ‘apapacharlos’, como antes, porque pienso que tengo el virus pegado a la ropa, en el cuerpo, o el cabello y no quiero contagiarlos, todo y que ha dado negativo a todas las pruebas que me han hecho. Pero tengo miedo, una de las veces que nos hicieron la prueba, de 20 compañeras, sólo 7 dimos negativo».

El 70% de las trabajadoras de la limpieza pública de la ciudad de Lima son mujeres, la mayoría, cabezas de familia con hijos menores, ellas por 1200 soles al mes han arriesgado sus vidas desde el inicio de la pandemia y hoy 504 de ellas podrían quedarse sin empleo y sin protección: ¿esto es normal?, ¿esto es justo?, ¿así paga la ciudad el esfuerzo?, ¿hasta cuándo tanta injusticia con la clase trabajadora? «Cada vez que subo a un bus para ir a mi trabajo sólo me encomiendo a dios» ─concluye Chabelita.

Negocios municipales

Este 29 de julio, la municipalidad de Lima Metropolitana capitaneada por Jorge Muñoz decidirá a qué empresa le otorga la buena pro para la limpieza de la ciudad. Esto, a pesar que en 2018, la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema declarase la desnaturalización de la tercerización del servicio de limpieza pública de la ciudad, porque este es un servicio permanente que las municipalidades deben ofrecer, tal y como lo ratifica la Ley Orgánica de Municipalidades.

Ley Orgánica de Municipalidades: Artículo 80.- Numeral 3. Funciones específicas exclusivas de las municipalidades distritales:  3.1. Proveer del servicio de limpieza pública determinando las áreas de acumulación de desechos, rellenos sanitarios y el aprovechamiento industrial de desperdicios. 3.2. Regular y controlar el aseo, higiene y salubridad en los establecimientos comerciales, industriales, viviendas, escuelas, piscinas, playas y otros lugares públicos locales.

La sentencia de la Corte Suprema se debe a la demanda entablada por los trabajadores de limpieza que brindan este servicio a la municipalidad de Lima a través de la empresa Innova Ambiental, ellos agrupados en el sindicato SITOBUR, exigían estar en la planilla municipal para dejar la precariedad a la que se les somete cada vez que un nuevo gobierno de la comuna decide cambiar de empresa y licita los servicios de limpieza.

La sentencia, favorable a los trabajadores, también se basó en jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que ratifica que la limpieza pública es un servicio permanente y uno de los principales que las municipalidades deben brindar a la comunidad, porque de su ejecución depende el cuidado del medio ambiente y la salud pública.

Tras marchas y contra demandas, incluso del actual alcalde, Jorge Muñoz, quien prometió cumplir las sentencias judiciales, los trabajadores de SITOBUR estarán en la planilla municipal desde el 1 de agosto. Sin embargo, 504 trabajadores de Innova Ambiental que no están dentro del sindicato temen por sus puestos de trabajo. Lo único que piden es que la licitación de este servicio incluya una cláusula que garantice la permanencia de todos los trabajadores.

También leer: Abuso y desacato de sentencia

Mientras este 29 de julio, el presidente estaba de Parada Militar y en la municipalidad de Lima se decidía el futuro del servicio de limpieza pública de la ciudad, las trabajadoras protestaban en las calles y eran reprimidas, como en otras ocasiones, con gran cantidad de policías, con bombas lacrimógenas y con chorros de agua sucia

#NoSomosLibres [VÍDEO]

A un año del bicentenario de la independencia del Perú, seguimos tan colonizados como siempre. El patriarcado instaurado en nuestras tierras por el opresor europeo sigue dominando nuestra vida social, familiar e institucional. No hay resquicio ni espacio, privado ni público, donde la mujer peruana goce de equidad y de dignidad para su desarrollo integral.

(Ilustración: @EmmayYo)

La pandemia desatada por el maldito COVID-19, en una sociedad tan frágil, informal, inestable, racista, caótica y tumbada completamente a la derecha, como la peruana, no ha hecho más que exacerbar las diferencias y opresiones. Los pobres han salido más pobres del confinamiento, los ricos, más ricos; y las mujeres, niñas, niños y adolescentes más abusados y maltratados.

Este 28 de julio, el presidente Martín Vizcarra en su mensaje a la nación ha mencionado los 572 millones de soles destinados a la lucha contra la violencia de género durante este periodo, pero no ha dicho si este dinero se mantendrá, aumentará o disminuirá; el único aumento que ha señalado es la instalación de 20 CEM más, con lo cual estarán presentes en 416 comisarías de todo el Perú.

Vizcarra también ha manifestado que desde el primer día de confinamiento se dio adecuada atención a mujeres, niñas, niños y adolescentes. Según él, esto se refleja en la recepción de 75500 llamadas en la línea 100, destinada para denuncias de violencia de género y violencia intrafamiliar. Sin embargo, recibir una llamada no quiere decir darle la atención que corresponde a cada caso.

Por otro lado el presidente también ha anunciado 3 políticas a cumplir en lo que le queda de mandato: la política nacional para niños y adolescente, la política nacional para discapacitados y la política nacional para el desarrollo, habrá que estar pendientes de estas ‘promesas’, pues son temas vitales para el bienestar de las y los más vulnerables.

En el discurso del presidente sin embargo han faltado las cifras del dolor registradas durante la pandemia. Las de los muertos, que aún contamos, siendo durísimas por irreversibles, no son las únicas:

  • Feminicidios 34
  • Violación sexual 900, de ellas: 640 a niñas y adolescentes; y 40 a niños y adolescentes.
  • Según el MIMP, desde el 16 de marzo hasta el 15 de julio la línea 100 registró 5.546 denuncias de maltrato físico y 4.223 psicológico.
  • Según la Defensoría del Pueblo, durante la cuarentena han desaparecido 915 mujeres, de ellas el presidente Vizcarra no dijo nada.

Mujeres, niñas, niños y adolescentes han sido los más afectados por la pandemia. El confinamiento ha rubricado que los mayores delitos en su contra se cometen en el hogar y que los maltratadores, abusadores y asesinos tienen ‘cargo’ familiar. Mujeres, niñas, niños y adolescentes durante casi 4 meses han sido víctimas propicias del poder desquiciado de quienes dicen quererlos.

Por todo este dolor y abuso invisibilizado en las cifras del discurso presidencial, la “Red Brujas de Los Andes”, grupo de mujeres feministas, realizó un vídeo para mostrar en nuestros cuerpos las violencias que nos atraviesan, que nos hartan, y que nos hacen vivir en permanente estado de autodefensa, pues a pesar que nuestro himno lo diga, las mujeres en Perú, #NoSomosLibres.

Trabajadores de limpieza de Hospital Regional de Huacho denuncian discriminación y abuso [videos]

Hospital Regional de Huacho investigado por negligencia médica por no ofrecer asistencia adecuada a un trabajador de limpieza contagiado de COVID-19. La muerte de Fernando Bernal ha sido, además, el caldo de cultivo para que los trabajadores salgan a protestar por las condiciones en las que trabajan: sin protección adecuada y muchos de ellos jugándose la vida por menos del sueldo mínimo

Desde las 8 de esta mañana, los trabajadores de limpieza del Hospital Regional de Huacho protestan por lo que lo ellos llama discriminación y abusos. Cada día enfrentan a la muerte, trabajando directamente con el virus porque, aunque no son personal médico, cada día tocan el COVID-19 con sus manos. De su trabajo depende mantener a raya el contagio, pero no cuentan con los equipos de protección adecuados, tampoco han sido capacitados para esta labor y hacen todo por intuición. El 10 de junio, ante la vista impertérrita del personal médico, murió un trabajador, Fernando Bernal, y con él murió el silencio.

El día de la muerte de Bernal, uno de sus compañeros se sentía mal y no quería exponerse a ir a trabajar porque desde que comenzó la pandemia el hospital se negaba a hacerles pruebas rápidas o moleculares, «nos decían que no tenían». Sin embargo, horas después de la trágica muerte, las pruebas rápidas aparecieron y se las hicieron a todos los trabajadores, como resultado, otra de las trabajadoras de limpieza dio positivo, ella ha sido enviada a hacer la cuarentena a casa y los compañeros que han estado en contacto con ella continúan trabajando.

«Ustedes tienen toda la protección, las botas, el casco […] ¿No vas a trabajar? […] Tenemos que cumplir […] Lamentablemente tú eres autónomo, tú tienes que venir a cumplir con tus labores, tú no eres estable, ni siquiera puedes decir voy a denunciarlos, tú estaś haciendo abandono de trabajo […] Necesitamos que continúe la limpieza, todo eso está contaminado, va a ir un personal a limpiar pero estamos abandonando los servicios de piso[…] Tendremos que poner que no tomar algunas acciones y tu no eres ni nombrado para decirme falto, a ti se te ha contratado para realizar un función».

Con estas palabras, Nelly Loza Samanamud, directora administrativa del Hospital Regional de Huacho, increpaba a un trabajador de limpieza, que la llamó para decirle que no se sentía bien y que no podía ir a trabajar. Él, que prefiere no dar su nombre por temor a represalias, es uno de los trabajadores autónomos, del Hospital Regional de Huacho, es decir no tiene contrato, ni seguridad social y cobra 840 soles por 150 horas al mes. Este trabajador, además, es de limpieza de planta, no ha sido contratado para el área COVID, sin embargo, asegura, que cuando toca limpiar en COVID y no hay nadie más, pues también tiene que hacerlo.

Aquí el audio completo enviado a teleoLeo.com por el propio trabajador

COVID o no COVID

El hospital contrató personal específico para la limpieza del área donde se trata a los pacientes contagiados de COVID-19 con un sueldo de 2500 soles, sin embargo, según los trabajadores de limpieza de planta, el hospital se ha convertido en hospital 100% COVID y esta distinción ya no cabría. «En todo el hospital hay pacientes contagiados y mueren en todo sitios, la situación se ha desbordado y por eso todos deberíamos cobrar lo mismo, además a todos nos manda a limpiar todo» ─aseguró a teleoLeo.com Cristian Díaz, otro trabajador de esa área.

La muerte, la semana pasada de un trabajador de limpieza, Fernando Bernal Cordero, ‘Chingolo’ para los amigos, delante del personal médico sin recibir la atención médica debida, tal y como quedó registrado en un vídeo, ha desatado la indignación de los trabajadores del hospital que luego de despedir el féretro de ‘Chingolo’, protestaron a las puertas del mismo exigiendo mejores condiciones de trabajo, un contrato laboral, seguridad social, un salario acorde con el riesgo que corren y equipos de protección adecuados.

También leer: MUERE TRABAJADOR DE LIMPIEZA DEL HOSPITAL REGIONAL DE HUACHO ANTE LA INACCIÓN DEL PERSONAL MÉDICO

A la protesta acudió el fiscal de Prevención del Delito de Huaura, José Carlos Bautista, él los acompañó a hablar con el director del hospital, Juan Carlos Nicho Virú, para ─según dijo Bautista─ «tender puentes y encontrar soluciones»; pero, nada lograron. «El director dijo que no podía hacer nada porque el gobierno no da dinero y que si todo sigue así, él renunciaría. Pero aquí alguien miente porque el gobierno y el premier dicen que ya dieron dinero para la atención del COVID en los hospitales» ─aseguró a teleoLeo.com Cristian Díaz.

Veinticuatro horas después de la protesta, el Hospital Regional de Huacho entregó nuevos equipos de protección a los trabajadores. «Una burla fue lo que nos dieron, mandil y gorro casi de papel, mascarilla delgada y guantes quirúrgicos, si algo se rompe nos las tenemos que ingeniar para acabar la jornada, porque no nos reponen nada hasta el día siguiente. Para limpiar usamos trapos con lejía y trapeadores que no se esterilizan, ni desinfectan, de manera especial, además ni siquiera nos han capacitado para hacer este trabajo».

Pero los trabajadores de limpieza no son los únicos que carecen de equipos de protección adecuados

No a la discriminación laboral

Por eso este miércoles 17 de junio, ante la visita del premier Vicente Zeballos quien acude al Hospital Regional de Huacho para inaugurar una carpa con 100 camas totalmente equipadas para pacientes COVID, los trabajadores del nosocomio están protestando para hacer llegar sus demandas y contrastar lo dicho por el director Juan Carlos Nicho Virú respecto a que no puede hacer caso a ninguna de sus demandas porque no tiene el tan ansiado dinero prometido por el Estado.

Los trabajadores de limpieza de este nosocomio demanda a saber:

  • Contrato CAS para los autónomos, así pasarían a tener seguridad social, AFP y horas extras, entre otros beneficios.
  • Equipos de protección adecuados para la limpieza en área COVID.
  • Equiparación de salarios entre todos los trabajadores de limpieza del hospital porque consideran que todas las instalaciones son ya área COVID-19.
  • Bono y seguro de vida del gobierno para los trabajadores del área de salud que ahora les es negado porque según el director del hospital, sólo corresponde a quienes tratan a los pacientes.

Entrevista completa a Cristian Díaz

«Si no nos hacen caso, nos iremos con todo, porque no puede ser que abusen de esta manera de nosotros, la discriminación por el trabajo que hacemos debe parar, también somos personas, tenemos familia y merecemos trabajar en buenas condiciones y sabiendo que el hospital nos protege, cómo es posible que haya trabajadores que permanecer como autónomos luego de 7 años o más de trabajo en el hospital, ojalá que el ministro Zeballos nos escuche» Todo esto y más manifestó Cristian Díaz en entrevista concedida a teleoLeo.com

Resulta increíble es que el Estado peruano tenga trabajadores informales bajo su mando, es decir, ¿cómo puede un gobierno tener personal desempeñándose en dependencias públicas sin un contrato formal, cobrando por recibo por honorarios cuando tienen una jornada de 150 horas al mes, sin tener un seguro social que los cubra en caso de enfermedad. Y cómo puede ocurrir esto justamente con trabajadores que están en primera línea de lucha contra el COVID-19?

Estado calamitoso del hospital Regional de Huacho: ventanas sin vidrios cubiertas por cartones, ascensores malogrados que obligan a que en el mismo ascensores transporte a todos los pacientes, incluídos los contagiados con COVID-19 y cañerías al descubierto que gotean agua dentro de los pasillos del hospital

Sala de descanso de trabajadores de limpieza. Ventanas tapadas con cartón y con un único sofá roto

Mujeres teletrabajando en tiempos de COVID-19

En estos días de confinamiento y coronavirus, TeleoLeo.com ha recopilado el testimonio de madres solteras o separadas, con hijos de padres ausentes. En esta segunda entrega, hablamos con mujeres que debido al confinamiento, tras pantallas y teléfonos, trabajan desde casa

«Estoy buscando con urgencia que alguien me venda una computadora que no utilice, trabajo en un call center y me quieren dar trabajo para mi casa; ellos me pagan un porcentaje de la línea telefónica, pero yo tengo que tener mi propia máquina. Tengo dos hijos y necesito trabajar para poder cuidarlos y pagar sus gastos porque su padre es un irresponsable».

Una de las modalidades de trabajo contempladas en los países que han dado orden de aislamiento social, para menguar la pandemia, es el teletrabajo. Perú también está en esa línea ─según dijo la ministra de Trabajo y Promoción del Empleo, Sylvia Cáceres─ y cuenta con una ley que regula este tipo de trabajo. Sin embargo, la empresa que quiere contratar a Pilar, al pedirle que ella que ponga el equipo, no respeta la normativa.

Pilar es madre de un niño de 4 años y de una adolescente de 15 y es una de las miles de mujeres que en Perú mantiene sola a sus hijos, porque el progenitor no asume la responsabilidad de pagar la pensión. «El padre sólo paga por la mayor, 250 soles al mes, sin embargo, siempre debo esperar unos meses impagos, luego le hago un documento para que pague, sino lo hace lo llevó a la vía penal».

Según el INEI, en Perú, son 645 032 las mujeres cabeza de familias monoparentales con hijos menores de 18 años de edad y el 52 9 % de ellas tiene empleos vulnerables. Por su parte, los hombres solos con hijos menores a cargo son sólo 120 214; de ellos el 47 5% tiene empleos vulnerables.

Las acciones de Pilar ya han llevado a prisión al padre de su hija, pero eso no evita que ahora, que está en libertad, incumpla con su obligación. Por el otro de sus hijos ella ni percibe pensión, ni la reclama, prefiere no cobrar a exponerse a posibles amenazas o represalias: «El padre es un hombre violento y más vale mi tranquilidad, él incluso tiene dudas de ser el padre, así que lo prefiero lejos de nuestras vidas».

Leer también: MADRES SOLAS Y SIN TRABAJO EN TIEMPOS DE COVID-19

Hasta hace un mes Pilar tenía dos trabajos para poder mantener a sus hijos, en uno ganaba 850 soles mensuales, el equivalente a 300 dólares; en el otro, cobra 8 soles la hora cuando la contratan por campaña y debe trabajar 16 horas por día, durante 3 días. O sea, en 3 jornadas hace las 48 horas semanales permitidas por la legislación laboral peruana.

La LEY Nº 30036 que regula el teletrabajo en Perú estipula que si el trabajador proporciona los equipos para desarrollar su labor, el costo de los mismos, así como el derivado de las comunicaciones que realice deben ser asumidos por el empresario.

Artículo 3. Reglas sobre el uso y cuidado de los equipos
[…] Cuando el teletrabajador aporte sus propios equipos o elementos de trabajo, el empleador debe compensar la totalidad de los gastos, incluidos los gastos de comunicación, sin perjuicio de los mayores benefi cios que pudieran pactarse por acuerdo individual o convenio colectivo. Si el teletrabajador realiza sus labores en una cabina de Internet o en un equipo proporcionado por terceras personas, el empleador asume los gastos que esto conlleva. El reglamento establece la forma como se efectuará esta compensación de condiciones de trabajo.

La exigencia del equipo propio a Pilar podría ser considerada abusiva, pero, bajo otras características, se repite en otras partes del mundo. Laura, en Barcelona, madre separada con un niño de 8 años, teletrabaja en casa desde el confinamiento decretado en España, a ella sí le han dado los equipos necesarios: un ordenador, monitor y teclado; pero corren por su cuenta los gastos de luz y de wifi de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Mujeres teletrabajando

Otras mujeres peruanas con las que he podido hablar están trabajando desde sus casas en ‘trabajo remoto’. Ellas fueron contratadas para hacer trabajo presencial, con el estado de emergencia sus empresas han seguido pagando sus sueldos ─ que deberán compensar en horas maś adelante─ y desde el 1 de abril ellas ya trabajan de manera más formal cumpliendo objetivos y no horarios, sin embargo, sus contratos no han cambiado.

Teletrabajo para evitar el contagio

Esta pandemia nos enseña que las cosas se tendrán que hacer de otra manera. En España, si bien es cierto, se ha aprobado una nueva prórroga para el confinamiento ─hasta el 26 de abril─, este lunes 13 de abril podrán comenzar a trabajar el sector de la industria y el de la construcción, para lo cual las empresas deben cumplir con medidas como: garantizar la distancia de dos metros entre trabajadores y equipos de protección para cada uno.

Otra recomendación es que las empresas que puedan mantengan el teletrabajo para evitar el contagio de sus trabajadores, el gobierno peruano, seguramente, también la hará. Desde el comienzo de esta crisis, el presidente, Martín Vizcarra, está demostrando que tiene ganas de hacer las cosas bien. En este sentido, el Ministerio de Trabajo debería fiscalizar que quienes trabajen desde casa lo hagan bajo la normativa existente.

Desde el gobierno también se ha instado a las empresas para que escalen los horarios de entrada y salida con el fin de evitar aglomeraciones en el transporte público. Además, recomiendan a los trabajadores ir al trabajo caminando, en bicicleta o en auto propio. Durante años, una de las políticas europeas ha sido la de evitar el uso del transporte propio para evitar la contaminación. El COVid-19 también trastoca esto.

Con la extensión del teletrabajo, la más perjudicada podría ser la mujer y, sobre todo, la que es madre de familia. Por un lado, en el hogar es donde se cometen el mayor número de abusos en su contra y por el otro, son ellas las que se normalmente se encargan del cuidado de la familia y del hogar. Así que por un tiempo, muchas continuarán las 24 horas del día a expensas de sus maltratadores y, posiblemente, más de 8 horas a disposición de sus empleadores.

El diario La República, por segunda vez, no cita correctamente contenido de teleoLeo.com

No hay primera sin segunda, aunque a la tercera va la vencida. Luego de utilizar, hasta en dos oportunidades, contenido de esta web y no citarla, La República publicó un artículo con el enlace debido. Sin embargo, la situación es más comprometedora. El Centro Berkman Klein para Internet & Sociedad de la Universidad de Harvard registra 71 denuncias contra este diario por derechos de autor

Una vez más el diario La República no respeta los derechos de autor de teleoLeo.com y como se les dijo hace un año: «Así no juega Perú». En esta oportunidad, como en la anterior, teleoLeo.com ha intentado ponerse en contacto con el diario para decirles que han vuelto a utilizar información de esta web sin mencionarla correctamente. El martes 24 de septiembre se les envió un mail y el jueves 26 otro; a ninguno de ellos ha respondido.

RENZO TELLO GARCÍA, DE 21 AÑOS DE EDAD, ES INVESTIGADO POR INTENTO DE FEMINICIDIO es la nota en ‘discordia’. Este 22 de septiembre teleoLeo.com publicó en exclusiva una denuncia contra este estudiante de noveno ciclo de Derecho de la PUCP, investigado por intento de feminicidio.

Omisión

El 23 de septiembre, el diario La República se hizo eco de la nota, utilizó documentos y algunas frases de la publicación original, pero no citó correctamente la fuente. El diario consignó “Teleoleo”, cuando el nombre de esta web es: teleoLeo.com. También omitieron poner un enlace clickable a la nota original, como se debe hacer y tal como este portal hace cada vez que utiliza información de otros medios.

Primera vez

La primera vez que La República no respetó la autoría de teleoLeo.com fue en 2018, cuando reveló el acoso sufrido por las trabajadoras de la compañía de publicidad SrBurns y el diario copió parte del texto sin entrecomillar, ni citar la fuente, máxime cuando se trataba de testimonios obtenidos por esta web. Durante meses recopilé las historias de las afectadas, fue un trabajo arduo, pues eran mujeres acosadas sexualmente y humilladas por su jefe y La República copió sin respetar el esfuerzo ajeno.

Notas originales publicadas por teleoLeo.com:

Acoso sexual en empresas de publicidad. El caso de SrBurns

SrBurns despide a Miguel Rodríguez, su gerente, por denuncias de acoso sexual

Estas notas también fueron publicadas en LaMula.pe, pero tenían autor: Leonor Pérez-Durand, propietaria de teleoLeo.com, sin embargo La República sólo consignó: nota publicada en LaMula.

Nota del diario La República:

Trabajadoras de agencia de publicidad denuncian acoso en SrBurns

Párrafos copiados por La República

En esa oportunidad, el diario tampoco contestó al mail que les envié haciéndoles saber su ‘omisión’, así también me vi obligada a denunciarlos: DIARIO LA REPÚBLICA NO RESPETA MIS DERECHOS DE AUTOR

Chiquita, pero matona

TeleoLeo.com es una web pequeña que ha ido haciéndose un espacio y cada día recibe denuncias de abusos y maltratos de todo tipo en contra de la mujer y se esfuerza por investigar y denunciar estas situaciones. El objetivo: que las víctimas anónimas, también puedan acceder a un medio que les da voz para que sus casos sean abordados sin revictimizarlas y logren justicia. Hasta ahora hemos obtenido algunos logros de los cuales estoy muy orgullosa.

Diario Expreso, en la otra acera

Situación diferente ha sido la experimentada con otras publicaciones online que han utilizado información de teleoLeo.com, el ejemplo más notable y equiparable a La República es el del diario Expreso. En dos oportunidades este medio han replicado mis notas, en ambas me citaron mal, en ambas me comuniqué con ellos; en ambas rectificaron el mismo día que hice notar la omisión: colocaron los enlaces clickables correspondientes y el enlace a las notas originales al pie de su publicación.

Más vale tarde que nunca

Este viernes 27 de septiembre, informando sobre la marcha realizada por la Federación de Estudiantes de la PUCP, por el incumplimiento de su protocolo de violencia de género, el diario La República volvió a hacer mención del artículo publicado por teleoLeo.com sobre la denuncia por intento de feminicidio en contra de uno de sus estudiantes y esta vez sí colocó el enlace correspondiente. Esperemos que si alguna otra oportunidad vuelve utilizar contenido de esta web o de cualquier otra, se conduzcan con el debido respeto y reconocimiento al trabajo ajeno.

Denuncias contra La República en Lumen

Y como manifesté hace un año, lamentablemente, copiar y no citar correctamente parece ser práctica habitual de La República. Lumen, proyecto independiente de investigación de terceros, del “Centro Berkman Klein para Internet & Sociedad” de la Universidad de Harvard, que estudia denuncias y solicitudes para eliminar contenido plagiado de la web, en 2018 tenía en su base de datos 53 denuncias contra La República. Hasta los acusaban de robar horóscopos. Este año, Lumen registra 71 denuncias en contra del diario.

«Yo te voy enseñar a ti lo que es violencia familiar». Hace dos meses denunció a su esposo y tuvo que huir de casa, desde entonces sólo ha podido ver a sus hijos en cuatro ocasiones

Felipe Zucchetti y Sophie Shindele son los protagonistas de esta dura historia de violencias varias y separación. En medio de ellos sus hijos, dos pequeños de 2 y 3 años de edad. Shindele también explicó, a teleoLeo.com, que Zucchetti la violó y no la asistió cuando sufrió un aborto espontáneo

«Sé que eres la mejor mama del mundo y se que te fallé. Es un problema de mi cultura y sé que lo voy a manejar […] No me voy a volver a desaparecer es una promesa». Así le pedía Felipe Zucchetti, peruano ─en marzo de 2018─ a su esposa, Sophie Shindele, francesa, que volviese al Perú con sus hijos.

Primera denuncia

Ella volvió y dos meses después lo denunció por maltrato psicológico y económico, pero la juez del 15° juzgado de familia no le otorgó las medidas de protección correspondientes y, desatinadamente, le comunicaron esta decisión a Zucchetti, lo cual desaró su ira porque fue así como se enteró que su esposa lo había denunciado.

Segunda denuncia

«Te voy a enseñar a ti lo que es violencia familiar» ─le dijo Felipe a Sophie mientras ella, desde la habitación, llamaba a su abogada. «Entró al cuarto, me arrancó el teléfono e intentó pegarme, su madre lo impidió, le dijo que sería peor». Ella quiso salir a denunciar este nuevo acto de violencia, él no la dejó, le dijo que debía hacer la comida de sus hijos.

Según asegura Sophie, además de intentar pegarle, Felipe le quitó el teléfono móvil, pasaporte, carnet de extranjería y tarjetas bancarias, al parecer, pretendía que no tuviese como identificarse, recordemos que Sophie es extranjera. «Además arrancó el cable del teléfono fijo para incomunicarme». En cuanto ella pudo, se acercó a la comisaría más cercana y lo volvió a denunciar.

Violencia física

«Cuando volví a casa de mis suegros donde vivía contra mi voluntad, desde que volvimos de Francia —a mediados de mayo de este año— mi suegra sólo abrió la puerta cuando vio que me acompañaba una amiga. Entré y le dije a Felipe que tenía trabajo y un lugar para irme con mis hijos, se volvió a poner furioso» ─explicó Sophie a teleoLeo.com.

Según Sophie, este nuevo encuentro con su marido la dejo muy asustada . «Él cogió un cuchillo, lo blandía, jugaba con él, hasta que lo clavó en la mesa alrededor de la cual hablábamos, sin importarle que estaba mi amiga delante y que yo tenía a mi hijo pequeño en brazos. ‘Sobre mi cadáver te vas a llevar a mis hijos’ ─me grito»

Muerta de miedo, según dice, se refugió en una habitación con su hijo. «Él vino, abrió la puerta a patadas y sin importarle que nuestro hijo estuviese presente me dijo: Nunca más me vas a desobedecer, y me pegó en la cara». El informe del médico legista ratifica su versión.

Pero Felipe Zuchetti también denuncia a su aún esposa por maltrato físico y según se puede ver en el examen legista, a pesar de ser más corpulento que ella, es él quien presenta más heridas en el cuerpo.

Entrevista

TeleoLeo.com habló con Sophie Shindele y esto fue lo que explicó.

¿Cómo comenzó todo?

Felipe Zucchetti y Sophie Shindele se conocieron en 2014 en Perú, ella mujer independiente, profesional del turismo; él, consultor. Luego de un rápido romance se casaron en agosto de 2015, en septiembre tuvieron su primer hijo, un año después el segundo. «Las cosas sólo funcionaron al principio, su consumo de alcohol y drogas fue fuente de conflicto constante» ─afirma Sophie.

Audio en el que se puede escuchar una discusión entre la pareja, él está bebiendo de madrugada solo en casa, ella le recrimina él le dice que está trabajando y que no se preocupe, que al día siguiente podrán salir con sus hijos como tenían planeado.

Problemas

Según ella, a las adicciones de su marido, se suma el maltrato psicológico del que afirma haber sido víctima. «Luego de tener a los niños Felipe no quería que trabaje, tampoco ayudaba con los bebés, me alejó de mis amistades, no quería que viese ni a la esposa de mi primo que vive en Perú, decía que era una mala influencia; pero él sí salía y regresaba de madrugada ebrio. Yo le reclamaba y se enfadaba mucho».

Luego de un viaje de su madre a Lima, Sophie se da cuenta que la vida que lleva no era la que quería y decide que no puede continuar creyendo en las promesas de cambio de su marido. «Cada vez que por su forma de vida y su irresponsabilidad con la familia intenté terminar con Felipe, él prometía que cambiaría y me decía que si lo dejaba se mataba».

Viaje revelador

En diciembre de 2017 ella viajó con sus hijos a Francia, por un par de meses, con la autorización legal de su esposo. «Allí, acompañada de mi familia, reconocí y acepté que era víctima de maltrato psicológico. Fui con una especialista y le dije a Felipe que me quedaría más tiempo para tratarme». Según ella, él acepto, sin embargo, en abril de 2018, envió un mail a los padres de Sophie titulado: «solicitud de divorcio».

En el correo, Felipe amenaza a los padres de Sophie. «Si mis hijos no vuelven el 1 de junio demandaré a los 3 por rapto de menores de edad, que Interpol se encargue, esas serán las consecuencias legales. También habrá consecuencias fuera de la ley […] Pido disculpas por mis errores que iniciaron esta situación […] No existe seguridad en Francia ni en ningún lugar en donde yo no pueda acceder a ustedes».

Más amenazas

A este mail le siguieron mensajes amenazantes al whatsapp de Sophie. «Te estoy amenazando […] Voy a ser el más hijo de puta hasta recuperar a mis hijos […] Nadie te va a proteger de mí […] A tu padre me lo como en 5 segundos».

No contento con eso, Felipe también envía mensajes a la hermana de Sophie diciéndole que se está volviendo loco porque su esposa no le da fecha de regreso y vuelve a proferir amenazas, esta vez, contra el primo de ambas que vive en Perú. «Ya mande a secuestrar a Arnaud» Momentos después vuelve a comunicarse y dice: «Ya cancelé el secuestro de Arnaud».

Promesas y rehabilitación

Los meses avanzaban, Sophie decía necesitar más tiempo y seguridades para volver y su marido, que la había amenazado con un proceso internacional para que regresase a Perú con sus hijos, volvió a prometer. «Si vienes en junio no te haré ninguna demanda internacional […] Empezare tratamiento contra el cigarrillo y cualquier otra droga que se te ocurra […] Si quieres sacamos análisis una vez al mes para que vuelvas a confiar […] Voy a hacer láser que quita todo»

Vacaciones en familia

Luego de las amenazas, Felipe viaja a Francia y pasan unas semanas en familia, ella confía en que todo se arreglará, pero permanece en su país para seguir su tratamiento, además, convence a Felipe para contratar una mediadora que los ayude para conciliar posiciones y volver a Perú. Entre los acuerdos tomados están: contrato de trabajo fijo para Felipe, nido para los niños, que ella pueda trabajar y una carta notarial autorizándola a salir de Perú con sus hijos cuando quisiese. Felipe está de acuerdo en todo.

O vuelves, o vuelves

Pero luego de esto la magia se vuelve a romper y el 27 de noviembre Felipe le envía una carta notarial a Sophie en la que le pide que regrese a Perú con sus hijos. «El 3 de enero respondo que no puedo volver por falta de seguridad financiera para mí y mis hijos, por las amenazas que había hecho contra mi familia y, ademas, porque tampoco sabía si se había sometido al tratamiento contra sus adicciones como había prometido».

¿Yo drogas?, no

En respuesta a un Hábeas Corpus presentado por Sophie para poder ver a sus hijos luego de las denuncias presentadas por maltrato (julio 2019) Felipe afirma que él no consume drogas. Sin embargo, en el mail que envía a Sophie el 25 de abril de 2018 (adjunto más arriba), mientras ella estaba en Francia, él acepta que irá a rehabilitación para el alcohol y a terapia láser, una de las utilidades de esta terapia es la desintoxicación por cocaína.

Proceso de la Haya

Felipe cumplió su amenaza y solicitó el retorno de sus hijos invocando el Convenio de la Haya para la Sustracción Internacional de Menores. De nada sirvieron los alegatos de Sophie durante el proceso. En mayo de 2019, la justicia francesa falló a favor de Felipe y ordenó que los niños volviesen a Perú en un plazo de 10 días.

«A la justicia no le importó ni las pruebas de que era víctima de maltrato psicológico, ni que presentase todas las amenazas que Felipe me había hecho a mí y a mi familia, la jueza las justificó diciendo que las había hecho porque estaba desesperado por recuperar a sus hijos», afirma Sophie.

Costas y costes

Además de ordenar que los hijos de la pareja volviesen a Perú, la justicia francesa condenó a Sophie a pagar 3,500 euros a Felipe en cumplimiento del artículo 26 de la Convención de La Haya para la Restitución Internacional de Menores, monto que ella abonó mediante transferencia bancaria internacional.

Sin embargo, en una carta notarial, fechada en agosto de 2019 y enviada por Felipe a Sophie, reclamándole haberlo denunciado, también le exige el pago de 30,000 euros que según él, «[…] la Corte Suprema de Nanterre te ordenó que me repongas por costos y costas en la Restitución de mis hijos y no has cumplido hasta la fecha».

Transferencia

Pero Sophie sí que había pagado la suma estipulada por la justicia francesa, y lo hace mediante transferencia bancaria el día 7 de junio de 2019. Ella transfiere 3650 euros correspondientes a la deuda y a los gastos de envío, desde una cuenta bancaria francesa a una cuenta del BBVA de Perú a nombre de Felipe Zucchetti.

Abuso y aborto

«Cuando volví de Francia con mis hijos, a mediados de mayo, Felipe nos llevó directamente a la casa de sus padres, casa sobre la que pesan varias hipotecas, con lo cual nada garantiza que mis hijos tengan un techo seguro sobre sus cabezas. Dormíamos todos en 3 camas en una habitación grande».

Sophie dice que ya no quería tener relaciones sexuales con su marido. «La segunda noche Felipe se metió en mi cama, yo estaba medio dormida, me obligó a tener sexo, no pude defenderme, él es mucho más fuerte que yo, además, no quería que despertar a mis hijos, estaban allí, al lado de la cama. Cuando acabó me fui a la cama de mis hijos, no dejé de llorar toda la noche y todo el día, eso me dio fuerzas para salir de esta situación» ─dice Sophie con la voz quebrada.

Producto de esa noche Sophie quedó embarazada. «Como ya no quería tener relaciones sexuales con Felipe, había dejado de tomar las pastillas. Sophie le comunicó su embarazo, sin embargo, ​las agresiones psicológicas y las amenazas que dice haber sufrido, no habrían sido el mejor ambiente para su estado.

«Felipe seguía vigilando a quien veía, qué hacía, no quería inscribir a nuestros hijos en la guardería para que yo pudiese trabajar, y yo sufría pensando que sin su colaboración en el cuidado de los niños mi vida iba a ser más complicada con otro hijo. Pero Dios lo había decidido así, tenia que tener fe» ─agrega.

Un mes después la noche del 13 de junio ella sufrió un aborto espontáneo y según afirma, Felipe no la ayudó, ni la llevó a ningún médico para que la viera. «Comencé a perder mucha sangre y tuve contracciones durante media hora, más o menos, él estuvo allí, vio todo, pero no hizo nada, tuve que pedir ayuda a una de mis amigas porque yo no tenía ningún tipo de seguro médico y no sabía adónde ir».

Hábeas Corpus

Luego de presentadas las denuncias y de haberse ido de la casa de sus suegros, Sophie no pudo ver a sus hijos durante más de un mes. «Felipe se llevó a mis hijos fuera de Lima sin decirme nada, fui hasta 3 veces a su casa con la policía y constataron que mis hijos no estaban allí. La propia madre de Felipe dijo que se los había llevado de vacaciones e incluso amenazó a los policías con hablar con un general».

Hábeas Corpus

Vía Hábeas Corpus, Sophie logró una visita con sus hijos el 29 de agosto pasado, no los veía desde el 16 de julio, día en el que huyó de la casa de sus suegros porque, según afirma, tuvo miedo que su marido la matase. «Los vi, me supo a poco, luego lloré mucho por no poder estar con mis niños, yo nunca me he separado de ellos, son muy pequeñitos, no saben lo que esta pasando, no saben que es su propio papá quien no me deja verlos. No entiendo cómo la justicia no me permite recuperarlos ya».

Sophie recurrió al Hábeas Corpus para poder ver a sus hijos y, a través de esta acción, pudo acreditar que el paradero de los niños era desconocido y que sus derechos constitucionales estaban siendo vulnerados al no saber donde estaban, actualmente sigue a la espera de que el Juez Penal del 12 Juzgado Penal de Lima, resuelva esta medida.

Una de arena …

Este 5 de septiembre, la Corte Superior de Justicia de Lima declaró inadmisible la demanda de tenencia presentada por Felipe, pues además de señalar que hay documentos probatorios ilegibles y no legalizados, dice que Zucchetti solicita la tenencia de sus hijos, pero no propone un régimen de visitas para la madre y eso no está en concordancia con el Código del Niño y el Adolescente.

En lugar de proponer un régimen de visitas ante la Corte Superior para que Sophie pueda ver a sus hijos, Felipe le envía una carta notarial a ella donde le dice que podrá verlos los días 18 y 20 de septiembre en la casa de sus padres y bajo vídeo vigilancia. Esta propuesta, tampoco es un régimen de visitas.

…y otra de cal

Este 9 de septiembre, el segundo juzgado de Paz Letrado de la sede Surco – San Borja, admitió una demanda de alimentos para los niños Zucchetti Shindele interpuesta por Felipe Zuccheti. O sea, no ofrece un régimen de visitas para que los niños mantengan el vínculo con su madre, pero sí presenta un requerimiento de pensión para los mismos.

Esta no es la primera vez que la justicia peruana admite una demanda de alimentos en contra de una madre extranjera a la cual el padre restringe el derecho de ver a sus hijos.

Sophie pide

«Yo sólo quiero tener conmigo a mis niños, dejé mi país y volví con ellos, dejé mi tratamiento psicológico a medias todo por seguir con ellos, porque ellos son mi vida, no entiendo como la justicia es tan machista y no entiende que dos niños tan pequeños tienen que estar con su madre».

Sophie no entiende porque ni la justicia de su país, ni la de Perú han podido tener una mirada más empática con su caso y atender a las pruebas presentadas respecto a las amenazas de su marido y del maltrato psicológico sufrido.

«Yo nunca me he separado de mis hijos, ahora no sé que pueden estar pensando, pueden hasta creer que los he abandonado. Si me fui de la casa fue porque Felipe me pegó y amenazó clavando ese cuchillo y pensé que era mejor irme porque muerta no podría seguir cuidándolos y ahora no están conmigo, es un dolor muy grande» ─dice Sophie.

TeleoLeo.com ha intentado en dos oportunidades obtener la versión de Felipe Zucchetti sobre todos estos hechos, además, nos gustaría saber por qué Sophie Shindele sólo ha podido ver a sus hijos en 2 oportunidades ─en dos meses─ luego que marchará del domicilio familiar por temor a mayores agresiones, según afirma ella.

Sophie espera y necesita justicia, ella no quiere convertirse en otra Madre Migrante Maltratada en Perú a la que le quitan el derecho de tener a sus hijos, porque al dejar de ser la ‘señora de’ pierden la residencia y se quedan sin papeles durante meses. Indocumentadas conseguir un trabajo se complica y eso también es causa para que pierdan a perder la custodia legal de sus hijos porque no pueden demostrar ingresos para mantenerlos.